Políticas de empleo, competitividad y crecimiento de Perú

  • Economía
  • 23 minutos de lectura
19
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
Políticas de empleo, competitividad y crecimiento1
Norberto E. García  IEP
En la actualidad, menos de la tercera parte de los pe-
ruanos activos tiene acceso a un empleo estable, con
una productividad que permita la remuneración ne-
cesaria para sobrevivir adecuadamente. El desempleo
es solo un 10 por ciento de los 2/3 que no tienen un
empleo de calidad.
En una economía abierta, la creación de empleos de
calidad y productivos depende del crecimiento de la
inversión privada, la cual requerirá condiciones apro-
piadas de competitividad para materializarse.
En este contexto, el propósito de este trabajo es argu-
mentar que, en la actual situación del país, la mejor
estrategia de creación de empleos de calidad es una
combinación de políticas orientadas a expandir mer-
cados externos para las exportaciones peruanas, con
otras dirigidas a mejorar la competitividad del país y
de sus empresas, elevando la productividad de todos
los recursos, en especial la del trabajo.
Antecedentes
Entre 1990 y el año 2002, el crecimiento del empleo
formal fue de solo 1,2% anual, en contraste con el 4,8%
«...la mejor estrategia de
creación de empleos de calidad
es una combinación de políticas
orientadas a expandir mercados
externos para las exportaciones
peruanas, con otras dirigidas a
mejorar la competitividad del
país y de sus empresas,...»
«Con relación a la productividad
total de factores, esta ha
permanecido estancada en los
últimos tres decenios, con
excepción del período
comprendido entre 1992-1997»
registrado por el empleo informal. Esto continúa ten-
dencias registradas desde 1982 en adelante, y manifies-
ta la debilidad del crecimiento de la inversión para sus-
tentar un aumento significativo en el empleo de calidad.
La debilidad del aumento de la inversión reconoce
varias causas. Una de ellas, la más relevante para una
economía abierta, es la débil competitividad del país y
de sus empresas. Un ejemplo de ello es lo sucedido
con dos variables clave para la competitividad: la pro-
ductividad total y el tipo de cambio real. Con relación
a la productividad total de factores, esta ha permane-
cido estancada en los últimos tres decenios, con ex-
cepción del período comprendido entre 1992-19972.
El tipo de cambio real multilateral descendió en 68%
entre 1986 y 2002. Por consiguiente, el Perú perdió
competitividad por ambas vías (tipo de cambio real y
productividad total), en un período en el que muchos
países devaluaban y hacían esfuerzos por mejorar la
productividad y competitividad de sus economías.
La válvula de escape ante estos hechos fue la reduc-
ción de los costos laborales medios, a través de la re-
forma de los contratos laborales iniciada durante los
primeros años de 1990. No obstante, dicha medida
solo sirvió para mantener a flote a algunas empresas,
mas no para generar el estímulo necesario para incre-
mentar permanentemente la inversión privada y, con
ello, el empleo.
1/ Resumen del documento titulado Políticas de empleo, competitividad
y crecimiento: un enfoque estratégico, desarrollado en el marco del Con-
curso de Investigación 2001. Podría descargar la versión completa en
http://www.consorcio.org/programa2000.asp
2/ En dicho período, la productividad total de los factores solo se incre-
mentó en un punto porcentual.
20
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
A lo anterior se agrega el hecho de que la reforma
planteada en la década de 1990, promovió la desregu-
lación y la flexibilización de los contratos laborales. Esto
redujo drásticamente la estabilidad en el mercado la-
boral, lo que afectó el gasto en capacitación y, con ello,
el incremento de la productividad en las empresas.
Ciertamente, a inicios del año 2000, esta estrategia
basada en la reducción de costos laborales medios
enfrentaba ya su agotamiento, después de su inefica-
cia para mejorar la competitividad y de su vigencia
para incrementar la inestabilidad. En momentos en que
la economía entraba en un proceso de recesión pro-
longado, la coyuntura exigía -y exige aún- un cambio
de estrategia general.
¿Existe una relación entre la
inversión privada y el aumento
del empleo de calidad?
Un ritmo de crecimiento económico elevado es una
contribución positiva para la creación de empleos de
calidad. No obstante, la forma en la que se produzca
dicho crecimiento económico es importante para ge-
nerar empleo de calidad.
Específicamente, en la medida en que el crecimiento
esté impulsado por los componentes de largo plazo del
producto bruto interno (PBI) -entre ellos la inversión
privada, particularmente en productos transables-, se
tenderá a crear un mayor ritmo de generación de
empleos de calidad3. La razón de ello es que la inver-
sión privada origina una nueva demanda por trabajo,
a través de la inyección de capital proveniente de fuen-
tes externas. Es decir, se crearán nuevas fábricas, nue-
vas empresas, se traerán nuevas máquinas y equipos,
que requerirán nuevos trabajadores.
A pesar de ello, el enfoque seguido por el Gobierno en
los últimos años, parece haberse alejado de esta vi-
sión4. Se ha enfatizado el crecimiento a través de un
mayor gasto fiscal y de un mayor consumo. Este enfo-
que es errado por dos motivos. El primero, porque la
reactivación vía gasto público dinamiza decisiones de
inversión privada solo en contextos en que el país ya es
competitivo y el mercado doméstico es amplio. El se-
gundo, porque aun en dichos contextos, esas políticas
tienen un carácter transitorio, toda vez que el impulso
se da una sola vez y su efecto se diluye en el tiempo5.
En la perspectiva expuesta, la nueva estrategia en la
que debe basarse la generación de empleos de cali-
dad pasa por la aceleración de la inversión privada.
No obstante, como se señaló anteriormente, el creci-
miento económico no garantiza su incremento. Exis-
ten obstáculos, los cuales deben eliminarse con el fin
de sentar las condiciones necesarias para impulsar el
incremento de la inversión privada.
En particular, un incremento significativo de esta
última demanda: a) reglas claras y estables; b) equili-
«a inicios del año 2000, esta
estrategia basada en la
reducción de costos
laborales medios enfrentaba
ya su agotamiento, después
de su ineficacia para mejorar
la competitividad y su
vigencia para incrementar la
inestabilidad»
«...la nueva estrategia en la
que debe basarse la
generación de empleos de
calidad pasa por la aceleración
de la inversión privada»
3/ Se dice que los motores de largo plazo del crecimiento económico
vienen dados por la inversión y las exportaciones, mientras que aquellos
de corto plazo están comprendidos por el gasto público y el consumo, ya
que sus efectos son transitorios.
4/ Solo para citar dos ejemplos, la inversión en maquinaria y equipo se
había reducido de un 24% del PBI en 1975 a 8,6% hacia el año 2002.
5/ Aun en el caso de países ya competitivos, la estrategia de crecimiento
sigue descansando en la mejora de los diferentes factores que contribu-
yen a elevar la productividad de todos los recursos. Es decir, en mejorar
y aumentar las fuentes del crecimiento de la productividad total.
21
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
brios macroeconómicos; c) credibilidad y confianza
en el país y Gobierno; d) seguridad jurídica; y e) la
mejora de la competitividad de las empresas y del
país y, con ello, el aumento de la rentabilidad para la
inversión en transables.
En una economía inserta en la globalización, las em-
presas no invertirán, si no se alcanzan ciertos estánda-
res mínimos de competitividad o si la tasa de retorno
de la inversión no justifica invertir en dichos estánda-
res, como paso previo a la inversión en la producción
de bienes o servicios. Por consiguiente, teniendo en
cuenta una rentabilidad promedio en el nivel regio-
nal, la débil competitividad y la ausencia de políticas
concretas para mejorarla, son las dos barreras princi-
pales que estarían restringiendo el dinamismo de la
inversión privada en el Perú.
Por lo anteriormente expuesto, se puede deducir que
la estrategia que se debe seguir, a fin de incrementar
el empleo de calidad en el país, implica el aumento de
la inversión privada. Para ello, no solo se deben gene-
rar las condiciones que permitan tal incremento, sino
también se deben eliminar los obstáculos a su creci-
miento. Tal enfoque supone la priorización de la com-
petitividad de las empresas en el país, a través de una
mejora en la productividad total de los factores, con
particular énfasis en el factor trabajo. El aumento de la
productividad total reduce los costos unitarios y am-
plía el margen para mejorar la calidad, reducir precios
y/o aumentar la rentabilidad de la inversión.
El aumento de la productividad:
condición necesaria, pero no
suficiente
Es importante enfatizar que el aumento de la producti-
vidad total de los factores es necesario para hacer más
competitivo el país, pero ello por sí solo no garantiza el
crecimiento del empleo de calidad. Para ello, es im-
«Tal enfoque supone la
priorización de la
competitividad de las
empresas en el país, a
través de una mejora en la
productividad total de los
factores, con particular
énfasis en el factor trabajo»
prescindible combinar las políticas para aumentar la
productividad con las acciones orientadas a impulsar
decididamente el crecimiento de la demanda esperada
por transables, particularmente de las exportaciones.
Un país pequeño, en el que las dos terceras partes de
su población activa están ocupadas en actividades de
productividad muy baja o desocupadas, no posee un
mercado interno dinámico relevante para impulsar
decisiones de inversión privada, en un contexto de
economía abierta. Resulta, entonces, indispensable un
conjunto de acciones deliberadas para remover los
obstáculos a las exportaciones, obtener su diversifica-
ción y lograr que crezcan a tasas muy superiores al
aumento de la productividad6.
Es necesario tener en cuenta que, en el año 2001, las
exportaciones per cápita, a precios constantes, eran
6/ Si el objetivo es lograr un crecimiento del empleo del 4% anual para
absorber el crecimiento de la población económicamente activa (PEA) y
reducir la informalidad, sería necesario un aumento anual de 8% en la
inversión en transables. Ello, a su vez, requiere un aumento acorde de
las importaciones, por lo que el crecimiento de las exportaciones debe-
ría situarse entre el 8,6% y 9% anual.
22
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
inferiores a las verificadas en 1975. En la actualidad,
su composición sigue estando dominada por produc-
tos primarios7, al igual que cincuenta años atrás.
Adicionalmente, como se señala en Araoz8, las expor-
taciones se encuentran muy concentradas en un triple
sentido: i) un 68% corresponde a productos tradicio-
nales; ii) un 25% se orienta hacia EE UU, un 24,9% a
tres países de la Unión Europea y Suiza y un 15% a
cinco países de América Latina9; y iii) el 12% de las
empresas exportadoras genera el 95% del total. En
consecuencia, la política debería orientarse a la diver-
sificación de las exportaciones en cada uno de los tres
niveles antes mencionados.
El objetivo es la mejora del nivel de vida inducido por
el aumento de la productividad. El aumento y la diver-
sificación de las exportaciones es un medio para tal
fin. En particular, se plantean siete ámbitos clave para
acelerar las exportaciones en el Perú:
i) Acuerdos comerciales. En el pasado se han dado
pasos positivos, que deben continuarse10 . El Perú
está ya orientado hacia el logro de acuerdos co-
merciales con otros países, por lo que son clave las
negociaciones con EE UU, la Unión Europea y los
principales países de Asia.
ii) Créditos y seguros. El sistema financiero posee ya
las condiciones para difundir el acceso al crédito
pre y pos-embarque. Aún es necesario, sin embar-
go, reducir las barreras de acceso a estos créditos
en otros ámbitos de la economía.
iii) Institucionalidad para la prospección de mercados11.
Esta es muy débil en la actualidad, por lo que se hace
indispensable una agencia, privada-pública, que
opere con criterios empresariales para potenciar la
labor de prospección de mercados externos.
iv) Normas de calidad. Es imprescindible promover la
adopción de normas de tipificación y calidad de
productos y servicios con credibilidad en el exte-
rior. Hacia el año 2001, no más de 250 empresas
se habían acogido a este proceso.
v) Difusión de criterios de gestión por productividad
y calidad. Es esencial difundir el sistema de geren-
cia, según criterios de productividad y calidad, prin-
cipalmente en las pequeñas empresas.
vi) Reducción de aranceles. No existe una política aran-
celaria clara y estable en el Perú. Entre 1993 y el
presente, se verifican ocho cambios significativos
en las tasas arancelarias. En consecuencia, si se desea
contribuir a un proceso rápido de diversificación y
aumento de las exportaciones, es necesario un pro-
grama serio y definitivo de fijación arancelaria, en
la dirección de un arancel flat. Asimismo, es nece-
sario aplicar cláusulas de salvaguardias para casos de
dumping y de sobretasas temporales, para preser-
var la producción doméstica de subsidios externos.
vii) El desarrollo del sector turismo. Este sector es im-
portantes por tres motivos. En primer lugar, tiene un
enorme potencial para generar divisas. En segundo
lugar, tiene un elevado efecto -directo e indirecto-
sobre el empleo12 . Y tercero, se trata de un sector
«...las exportaciones se encuentran
muy concentradas en un triple
sentido: i) un 68% corresponde a
productos tradicionales; ii) un 25%
se orienta hacia EE UU, un 24,9% a
tres países de la Unión Europea y
Suiza y un 15% a cinco países de
América Latina2; y iii) el 12% de las
empresas exportadoras genera el
95% del tota
«No existe una política arancelaria
clara y estable en el Perú. Entre
1993 y el presente, se verifican
ocho cambios significativos en las
tasas arancelarias»
7/ Principalmente minerales y metales.
8/ Araoz, Mercedes (2003). Perspectivas de la política arancelaria y de
integración, en Economía y Sociedad, Nº 48. Lima: CIES, abril, pp. 38-46.
9/ Ellos son: Brasil, México, Colombia, Chile y Venezuela.
10/ La firma del ATPDEA y el tratado con Brasil y Mercosur, son dos
importantes acuerdos comerciales.
11/ La prospección implica la exploración de posibilidades futuras de
incursionar en ciertos mercados, basada en la generación y difusión de
información específica sobre estos, con el fin de ir superando los obstá-
culos para el ingreso a ellos.
12/ El empleo vinculado con este sector creció, entre 1992 y 1998, a
una tasa de 15% anual.
23
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
en el que no existen barreras de conocimiento ni
grandes innovaciones. El punto central, no obstan-
te, es la remoción de los obstáculos que permitan
expandir la oferta interna de servicios turísticos. Ello
se ubican en cuatro ámbitos: a) seguridad personal;
b) paquetes mayoristas; c) desarrollo de proyectos
en la amazonía; y d) infraestructura turística.
Complementando los avances
macro: el papel de las reformas
microeconómicas
La apertura económica es una senda eficaz para ele-
var la productividad y la competitividad en el país. Sin
embargo, para mejorar las posibilidades de captar y
adoptar dichos cambios, así como de aprovechar sus
efectos, es indispensable que se remuevan los obstá-
culos a la competitividad que enfrentan las empresas,
induciendo la adopción de estrategias de aumento de
la productividad en ese nivel.
Así, los cambios en el nivel microeconómico son los
determinantes para mejorar la competitividad de la
economía en su conjunto, fortaleciendo las capacida-
des individuales de las empresas y complementando
el entorno macroeconómico. Estas reformas microeco-
nómicas abarcan la difusión de estrategias y prácticas
empresariales, mejoras en la infraestructura producti-
va, administrativas, regulatoria, de capital humano, ins-
titucionalidad micro, entre otras.
La evidencia empírica sugiere poner atención a este
enfoque. De acuerdo con el Informe global de compe-
titividad del Foro Económico Mundial13, los países que
más han crecido son los que han mejorado los indica-
dores de cambio microeconómico14.
Políticas para aumentar la
productividad de todos los factores
En esta sección, se busca señalar los ámbitos priorita-
rios en los cuales se debe trabajar para incrementar la
productividad de los factores en el país. En particular,
estos ámbitos se pueden clasificar en dos:
El entorno para el desarrollo de la
competitividad en el nivel micro
Está referido, principalmente, a la infraestructura físi-
ca, administrativa y para el desarrollo tecnológico, ca-
lidad de los recursos humanos, desarrollo de los recur-
sos financieros, marco regulatorio, incentivos a la com-
petitividad, barreras comerciales, entre otros.
Los ámbitos en los que es necesario trabajar este pun-
to son los siguientes:
i) Mejoramiento de la infraestructura productiva. Para
contar con una infraestructura similar a la existente
en Chile o en Colombia, se requieren, aproxima-
damente, US$ 18.200 millones15 . Ello generaría al-
rededor de 200 mil puestos de trabajo directo y
cerca de 600 mil puestos de trabajo indirecto16 .
No obstante, el problema es que el Gobierno no
cuenta con los recursos financieros, humanos ni
materiales para este desafío, por lo que es impres-
cindible la puesta en marcha de un programa de
concesiones al sector privado para la construcción
de infraestructura, vía licitaciones.
ii) La modernización de la capacitación laboral. Un
requisito fundamental para el incremento de la pro-
ductividad es la capacitación de los trabajadores.
En la actualidad, lamentablemente, la formación
profesional y la capacitación laboral son ofertadas
«Para contar con una
infraestructura similar a la
existente en Chile o en Colombia,
se requieren, aproximadamente,
US$ 18.200 millones»
13/ World Economic Forum (2003). The global competitiveness report
2003. www.worldeconomicforum.org
14/ Según este índice, el Perú habría descendido de la posición 47 a la
66 entre los años 1998 y 2002.
15/ Ver Instituto Peruano de Economía (2002). Estado actual de la
infraestructura de servicios públicos: estimación de la brecha de inver-
sión. Lima: IPE, enero.
16/ Ver Corporación Andina de Fomento (2002), Obstáculos al aumen-
to de la productividad en el Perú. Documento interno. Lima: CAF.
24
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
solo por una docena de entidades de gran trayec-
toria y experiencia. El resto opera sin ningún tipo
de control de calidad o garantía alguna.
El punto de partida, sin embargo, es la inexistencia
de recursos fiscales para establecer un sistema de
formación continua de la mano de obra. Por ello,
se propone una alternativa que supone un uso mí-
nimo de recursos fiscales. Esta consiste en el desa-
rrollo de un mercado de servicios de capacitación
y en el establecimiento de un marco regulatorio
para este mercado17 . Este marco estaría guiado por
dos ideas centrales: a) adecuación permanente y
sistemática a la demanda de las empresas (pertinen-
cia) y b) calidad de la capacitación.
Se propone crear un Consejo Nacional de Forma-
ción y Capacitación, entre cuyas funciones se en-
cuentren el establecimiento de los criterios y orien-
taciones para el mercado de capacitación, la bús-
queda activa de recursos internos y externos, la li-
citación de los recursos y su asignación, entre otras.
iii) Los servicios de capacitación de las PYME. Las ac-
ciones y programas dirigidos a las PYME, se carac-
terizan por una gran dispersión. De igual manera,
la productividad de estas difiere significativamente
de aquella de las empresas más grandes (16% de la
productividad de estas últimas). Por si fuera poco,
los Servicios de Desarrollo Empresarial (SDE) han
tenido poco impacto en la productividad.
Por ello, se sugiere expandir el uso de BonoPYME
para cofinanciar los SDE, de manera focalizada. Asi-
mismo, dado el gran número de PYME y su elevada
dispersión, es necesario estimular la formación de
asociaciones de pequeños productores, de forma
que accedan a políticas y programas de apoyo.
iv) La infraestructura para la adopción de innovacio-
nes. En primera instancia, se debe enfatizar que,
dadas las condiciones de nuestro país, lo que se
busca es adaptar las innovaciones creadas en el
exterior a la realidad nacional. Aun así, son pocas
las empresas que innovan en el país. El desafío no
pasa por el abandono de la estrategia basada en
recursos naturales, sino por: a) contribuir, a través
del estímulo de las innovaciones, al aumento de la
productividad y al crecimiento de la inversión pri-
vada; y b) establecer las bases para una posterior
transición gradual hacia un futuro modelo de com-
petencia, basado en la adopción de innovaciones y
el aumento de la productividad. En la medida en
que se asuma que la productividad es vital para el
futuro del país, es imprescindible generar políticas
que fomenten las innovaciones y las protejan18 . Fi-
nalmente, es importante mencionar que el even-
tual gasto fiscal que ello implique es aparente, ya
que gracias a los aumentos de productividad, dicho
gasto se recuperará posteriormente.
Factores que influyen sobre las
estrategias de las empresas
Se refiere a la naturaleza de la ventaja competitiva, la
sofisticación de procesos productivos, entrenamiento
del staff, estrategia de mercadeo, penetración de mer-
cados externos, entre otros. Específicamente, se busca
el tránsito gradual hacia estrategias de aumento de la
productividad-competitividad y reemplazo de la, ya
agotada, estrategia de minimización de costos labora-
les medios. Entre dichos factores se encuentran:
i) Modernización de las estrategias de las empresas.
La productividad solo es un tópico de preocupación
en las grandes empresas. Por ello, se debe difundir
esta práctica en el resto de empresas. Sin embargo,
«...dadas las condiciones de
nuestro país, lo que se busca
es adaptar las innovaciones
creadas en el exterior a la
realidad nacional. Aun así,
son pocas las empresas que
innovan en el país»
17/ Además, la propuesta incluye: establecer un Fondo Nacional para la
Formación, estimular el desarrollo de oferentes de calidad para este
mercado, orientarlo hacia la formación por competencias, establecer un
sistema de certificación de calidad de los oferentes de las capacitacio-
nes, establecer un método de evaluación y certificación de pertinencia
de las mismas, establecer incentivos fiscales para la inversión en forma-
ción laboral por parte de las empresas, entre otras.
18/ Ello permitirá su difusión y mejorará la actitud hacia ellas. Es nece-
sario protegerlas; de lo contrario habrían muchas empresas que imiten o
copien el avance, lo que desincentivaría la inversión en innovaciones.
25
Economía y Sociedad 51, CIES, abril 2004
es relevante desarrollar acciones que influyan direc-
tamente sobre la mentalidad de los actores. Median-
te el Consejo Nacional del Trabajo, se debe difundir
y propagar este cambio de actitud.
Es importante también que este cambio de actitud
sea reforzado, a través de mejoras en el conocimien-
to técnico. Para poder llevar a cabo todo esto, es
imprescindible: a) esclarecer la importancia del tema;
b) una difusión generalizada de la estrategia de au-
mento de la productividad-competitividad; c) la in-
corporación del aumento de la productividad y de las
políticas que inciden en él, en el Acuerdo Nacional
de Concertación; y d) destinar recursos para com-
plementar las iniciativas de las empresas que desean
mejorar sus prácticas en materia de productividad.
ii) Cambio en el modelo de negociación laboral. El
modelo de negociación laboral basado en el reajuste
del salario nominal aún persiste. El problema con
ello es que excluye de la negociación los incenti-
vos a la productividad. Por ello, se plantea reempla-
zar dicho modelo por uno centrado en dos temas:
a) negociación de los aspectos y compromisos de
ambas partes, que contribuya a elevar la producti-
vidad en las empresas; y b) negociación de los in-
centivos salariales a la productividad, que permita
vincular reajustes de salarios reales con aumentos
de la productividad.
iii) Las nuevas relaciones laborales y el diálogo social.
Como legado de las reformas de la década anterior,
existe una clara relación confrontacional entre tra-
bajadores y empleadores. En tal contexto, se plan-
tea que ambas partes contribuyan al desarrollo gra-
dual de una nueva cultura de relaciones laborales,
con menos confrontaciones y más centrada en la
mejora de la competitividad de las empresas.
Conclusiones
Se ha enfatizado que la visión de competitividad basa-
da en la reducción de costos laborales medios, ade-
más de no generar una rentabilidad suficiente para
inducir un aumento sostenible de la inversión privada
en transables, ocultó el tema central para la competiti-
vidad de las empresas peruanas: el crecimiento soste-
nible de la productividad de todos los factores, como
fuente de reducción de los costos totales unitarios y
mejora de la calidad. El desafío presente, entonces, es
cómo reorientar gradualmente las decisiones microeco-
nómicas en esa dirección.
«...la visión de competitividad
basada en la reducción de
costos laborales medios,
además de no generar una
rentabilidad suficiente para
inducir un aumento
sostenible de la inversión
privada en transables, ocultó
el tema central para la
competitividad de las
empresas peruanas: el
crecimiento sostenible de la
productividad de todos los
factores, como fuente de
reducción de los costos
totales unitarios y mejora de
la calidad»
En términos de competitividad y productividad, se
debe recalcar la importancia de las reformas microeco-
nómicas, que complementen los avances logrados en
términos macroeconómicos. Una economía más abier-
ta plantea mayores oportunidades de información,
conocimiento y acceso a innovaciones. Sin embargo,
para poder aprovechar dicho potencial, es imprescin-
dible un contexto institucional que incida en el nivel
microeconómico y que induzca la adopción de políti-
cas para el aumento de la productividad.
El enfoque estratégico expuesto y el conjunto de polí-
ticas a ser priorizadas serían de implementación más
rápida, si se basan en un acuerdo estratégico entre el
Gobierno y el sector privado. Por consiguiente, la pro-
puesta es formar un perímetro de consenso en torno
de las reglas estables, para el crecimiento rápido de la
inversión privada.
El aumento sostenible de la productividad, particular-
mente en transables, es la base de la competitividad.
Pero para que el empleo de calidad crezca a las tasas
deseadas, la demanda por transables debe crecer de
manera más rápida. Por consiguiente, las acciones di-
rigidas a elevar la productividad y mejorar la calidad
deben ser complementadas con aquellas orientadas a
acelerar el crecimiento de las exportaciones y de la
producción competitiva con importaciones.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Económica Y Social (CIES) Consorcio de Investigación. (2006, marzo 23). Políticas de empleo, competitividad y crecimiento de Perú. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/politicas-empleo-competitividad-crecimiento-peru/
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Políticas de empleo, competitividad y crecimiento de Perú". GestioPolis. 23 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/politicas-empleo-competitividad-crecimiento-peru/>.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. "Políticas de empleo, competitividad y crecimiento de Perú". GestioPolis. marzo 23, 2006. Consultado el 24 de Mayo de 2018. https://www.gestiopolis.com/politicas-empleo-competitividad-crecimiento-peru/.
Económica Y Social (CIES), Consorcio de Investigación. Políticas de empleo, competitividad y crecimiento de Perú [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/politicas-empleo-competitividad-crecimiento-peru/> [Citado el 24 de Mayo de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de wfryer en Flickr
DACJ