Planificación de su empresa. Cómo dar a luz la visión de su negocio

El aspecto más importante a la hora de planificar un negocio es el de adquirir una visión para la empresa. Antes de elaborar cualquier estrategia o plan de negocio es necesario que se tenga una idea clara de adónde se quiere llegar. Así nos podemos enfocar en un fin preestablecido. Las diferentes etapas por las cuales tiene que pasar hasta ver que la visión para su negocio se hace realidad son muy parecidas al embarazo natural. Conozca las 4 etapas diferentes por la cual tiene que pasar hasta poder dar a luz su visión.

Lo primero que se debe adquirir al comenzar con un negocio en Internet es una visión.

Más allá de una mera visión para el negocio, debe haber una visión más amplia que abarca todas las áreas de nuestra vida. La visión para el negocio llegaría a ser como una “sub-visión” que esta perfectamente alineada con los sueños que queremos alcanzar en nuestras vidas.

Según Stephen Covey, autor del Bestseller “Los siete hábitos de la gente altamente efectiva,” comenzar con un fin en mente hace posible que nuestra vida tenga razón de ser.

La creación de una visión de lo que queremos lograr permite que nuestras acciones estén dirigidas a lo que verdaderamente es significativo en nuestras vidas. Después de todo, para un velero sin puerto cualquier viento es bueno.

Es importante tener sueños y visiones para nuestras vidas. Dios nos creó de tal manera que necesitamos tener metas–algo que deseamos alcanzar. Sin nuestra visión, no podemos crecer más allá de lo que somos hoy día.

Dios tiene una visión para cada una de nuestras vidas y es Su voluntad que se cumpla lo que ha puesto en nuestro corazón.

La visión comienza como una semilla que es plantada en nuestro corazón. En ese momento quedamos “embarazados” con un sueño nuevo. Se puede comparar con el embarazo natural de una mujer.

El proceso de la adquisición de una visión hasta el llegar a ver su realización es muy parecido al de una mujer que da a luz:

1. Concepción:

Durante esta etapa nace una gran idea, pero no existe evidencia visual de ella. Hay alegría, hay entusiasmo por lo que viene, pero no se ve. Es el momento en el cual hay que aprender a creer que la visión no es solo una posibilidad, sino algo que es factible de lograr.

Una mujer no dice que posiblemente tendrá un bebé. Dice que VA a tener un bebé, a pesar de que no hay una señal externa de que esté embarazada. Ella esta anticipando poder tener a esa criatura en sus brazos y esta expectante del día en que llegue el momento preciso para poder hacerlo.

De la misma manera, una visión para un negocio debe ser planteada como una realidad que se va a manifestar en el futuro. Debe ser el “puerto” hacia el cual se navega con enfoque y determinación durante toda la gestión empresarial.

2. Embarazo:

Una vez concebida una visión, hay que planificar y preparar para que todo esté en su lugar cuando llegue el momento de la manifestación, o el alumbramiento, del sueño. Durante éste período, al igual que una mujer embarazada, pasamos por diferentes etapas y comenzamos a experimentar sentimientos y sensaciones que jamás hemos tenido. Puede que nos invada el temor, o el cansancio. Muchas veces suceden cosas que están fuera de nuestro control y no comprendemos lo que esta sucediendo.

En estos momentos solo hay que seguir adelante, sin vacilar, aplicando paso a paso las estrategias de desarrollo que se planificaron de antemano. Aunque no podemos verlo del todo, podemos tener la plena certeza de que la visión esta tomando forma.

3. Nacimientos prematuros y abortos:

Todo negocio tiene su proceso de maduración, desde sus inicios hasta que por fin llegar al punto de ser rentable y de producir los resultados esperados.

Debido al cansancio, el agobio y la falta de perseverancia, muchas personas abortan su proyecto. Se rinden ante las dificultades y, de pronto, se dan por vencidos y deciden no seguir persiguiendo la visión.

También existen los nacimientos prematuros. Por falta de paciencia, no se espera el momento de maduración óptimo y se presenta un resultado mediocre y mucho menos efectivo.

4. Trabajo de parto y alumbramiento:

Finalmente, ¡es hora de dar a luz! ¡Llegó el momento tan esperado!

Sin embargo, no siempre todo es color de rosas en los momentos antes de la manifestación de nuestra visión. Muchas veces también es el momento más difícil. Hay que hacer grandes esfuerzos inesperados y debemos recurrir a la ayuda de otros para que la visión se manifieste en todo su potencial.

En estos momentos muchas veces buscamos el alivio, pero el alumbramiento inminente nos obliga a seguir empujando hacia adelante, hasta que la visión se manifieste en todo su esplendor y el negocio esté dando abundantes frutos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Langerfeldt Bettina. (2011, noviembre 21). Planificación de su empresa. Cómo dar a luz la visión de su negocio. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/planificacion-empresa-como-dar-a-luz-vision-negocio/
Langerfeldt, Bettina. "Planificación de su empresa. Cómo dar a luz la visión de su negocio". GestioPolis. 21 noviembre 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/planificacion-empresa-como-dar-a-luz-vision-negocio/>.
Langerfeldt, Bettina. "Planificación de su empresa. Cómo dar a luz la visión de su negocio". GestioPolis. noviembre 21, 2011. Consultado el 16 de Octubre de 2018. https://www.gestiopolis.com/planificacion-empresa-como-dar-a-luz-vision-negocio/.
Langerfeldt, Bettina. Planificación de su empresa. Cómo dar a luz la visión de su negocio [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/planificacion-empresa-como-dar-a-luz-vision-negocio/> [Citado el 16 de Octubre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de alusnak en Flickr
DACJ