Organización y productividad del trabajo, factores que las afectan

  • Talento
  • 29 minutos de lectura

En la actualidad las empresas se enfrentan a un mercado cada vez más dinámico, cambiante y competitivo, afectado por rápidas e intensas transformaciones, por lo que están obligadas a reducir sus costos, mejorar la calidad de sus productos y servicios, identificar nuevas oportunidades de crecimiento y elevar la eficiencia y productividad, teniendo en cuenta el aumento del compromiso, la calificación y la responsabilidad de los trabajadores.

En la presente Monografía se abordan aspectos relacionados con la Administración, la Organización del Trabajo y en particular con el análisis de la productividad, con énfasis en los antecedentes históricos y las propensiones en la identificación de los factores que inciden en esta, a partir del análisis crítico y creativo de los planteamientos recogidos en la fuentes consultadas, que sirven de base para el aporte y la elaboración personal.

Palabras claves: productividad, organización del trabajo, administración

INTRODUCCIÓN

Cualquiera sea el régimen social imperante, la productividad del trabajo es un tema de total actualidad, aspectos tales como: productividad del trabajo y su influencia en el nivel de empleo, Productividad, Trabajo en Grupo, Mayor productividad, son objeto de interés en la literatura especializada. <http://paged2.googlesyndication.cc>.

Una de las definiciones de productividad más difundidas, plantea que “es la relación entre la cantidad de bienes y servicios producidos y la cantidad de recursos utilizados. En la fabricación, la productividad sirve para evaluar el rendimiento de los talleres, las máquinas, los equipos de trabajo y los empleados”. <http://paged2.googlesyndication.cc>.

En consecuencia se infiere que en el concepto productividad no solo se relacionan los recursos materiales sino que es una consecuencia del proceso de trabajo y de la combinación de sus elementos, donde el hombre ocupa el lugar central. En la misma influyen la organización social del proceso de producción, las condiciones naturales, el nivel de progreso de las ciencias y sus aplicaciones.

En correspondencia con este planteamiento en los últimos años existe una tendencia en la dirección del estado cubano, encaminada a promover la necesidad de efectuar estudios de organización del trabajo como vía para potenciar la eficiencia y eficacia logrando mejores resultados productivos.

Como consecuencia se asume por las autoridades empresariales del país el reto planteado y se han desencadenado innumerables estudios, los cuales en muchas ocasiones carecen de los fundamentos científicos, el arsenal teórico de instrumentos, así como de procedimientos, técnicas y metodologías para ejecutarlos.

Lo que indica la pertinencia de Fundamentar la necesidad de identificar los factores que inciden en la productividad del trabajo en una UEB de la producción, en correspondencia con las exigencias actuales de la empresa cubana.

“…los individuos no desligan su condición de seres humanos a la de empleados y la humanización de las condiciones de trabajo aumenta la productividad de la empresa y a la vez la autoestima de los empleados…”

William Ouchi, Teoría Z

DESARROLLO:

FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y METODOLÓGICOS SOBRE ADMINISTRACIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL TRABAJO. SU INFLUENCIA EN LA PRODUCTIVIDAD.

El hombre desde sus primeros momentos y en todas las Formaciones Económico Sociales ha administrado. Motivado por el deseo de incrementar la producción o el control de los recursos. Para conocer mejor el significado de esta palabra se considera conveniente definir semánticamente la palabra administrar: ”dirigir, gobernar, ejercer la actividad sobre un territorio y sus habitantes “(Larousse) esta definición semántica no alcanza el objetivo que nos proponemos, quien suscribe este trabajo prefiere el concepto de  administración: “Organizar y dirigir la economía de una persona o de una entidad” (Larousse).

Esta última definición aproxima el concepto a la empresa. Diferentes autores han caracterizado la administración considerando que en ella se encuentran 4 conceptos fundamentales:

  • Universalidad: Se administra en todas la esferas de la vida.
  • Especificidad: Entendida esta como la capacidad de dirigir.
  • Unidad temporal: En el mismo tiempo se dan diferentes etapas o fases del fenómeno.
  • Unidad jerárquica: Va desde el primer gerente hasta el último empleado.

La administración ha evolucionado por distintas teorías:

  1. Organización científica  (Taylor-Gilbreth).
  2. Teoría de la burocracia (Weber).
  3. Escuela de las relaciones humanas (Mayo-Lewin).
  4. Teorías de las decisiones (Simon).
  5. Teoría de los sistemas socio técnicos (Berthanfy-Kast-Rosewing).
  6. Teoría Neoclásica de la administración (Koont- O’Donnel- Newman).
  7. Escuela del comportamiento (Mgregor-Argeris).
  8. Escuela del desarrollo organizacional (Bernis-Keckihard-Schenm).
  9. Teoría de la contingencia.

Estas teorías han planteado primero que los factores organizacionales, técnicos, administrativos son los más importantes sin contar con el  hombre, hasta que posteriormente le dan el papel preponderante a este sin tener en cuenta a los elementos antes mencionados, mas adelante se intentan engranar ambos factores.

En la bibliografía sobre el tema se aprecia que en todos los casos las diferentes teorías o escuelas han definido desde su punto de vista las funciones de administración.

Las funciones específicas de dirección se caracterizan por su gran movilidad, debido al dinamismo del objeto mismo de dirección: grado de complejidad, nivel tecnológico-técnico, forma de organización, etc. Es lógico que a medida que se van desarrollando los sistemas, se extinguen unas funciones y aparecen otras nuevas, por lo que cambian su importancia dentro del conjunto de las actividades de dirección. Esto implica la necesidad de realizar un análisis periódico y precisar las funciones, además de una mayor o menor redistribución de éstas entre las subdivisiones y los funcionarios del aparato directivo.

Los objetivos del órgano o entidad objeto de dirección determinan cuáles serán las funciones de dirección que se requerirán para convertir en realidad esos objetivos, ambos elementos basados en las leyes objetivas y los principios de dirección.

Las funciones de dirección pueden ser clasificadas de acuerdo con distintos criterios. Uno de los más utilizados es:

  1. a) Funciones generales, son aquellas que son cumplidas o ejecutadas por todos los sujetos de dirección.
  2. b) Funciones específicas, son aquellas que están determinadas por las particularidades del proceso de producción o servicio y las de cada sistema de dirección.

Las funciones generales de la administración también tienen diferentes formas de clasificación, la más utilizada es:

  • Planificación.
  • Organización.
  • Dirección
  • Control.

La función de organización en el sistema de dirección se reduce a la formación de los sistemas dirigente y dirigido (sujeto y objeto de dirección) o, en otros términos, el aseguramiento del equilibrio dinámico de los procesos internos del sistema y a su ordenamiento, mediante la creación de una estructura adecuada y la regulación de las acciones que se operan dentro de éste.

“En relación con todo sistema, la organización de la actividad de dirección presupone: fijar tareas precisas (¿qué hacer?), determinar las formas del aprovechamiento de las condiciones existentes (variantes de agrupación de los elementos integrantes) y elegir los métodos (modos de alcanzar los objetivos planteados)”. (Material de Clases de Administración; 2008)

Una definición de organización dada por Armando Pérez  y  Carlos .Díaz, plantea que:   «consiste en ordenar y armonizar los recursos humanos, materiales y financieros de que se dispone, con la  finalidad de cumplimentar un objetivo dado con la máxima eficiencia.» (Pérez, Armando y Díaz, Carlos, 1986).

Interesante resulta lo planteado por Orlando Carnota Lauzán que vincula los medios materiales y los medios humanos: «La organización es un trabajo de combinación para llevar a cabo tareas fijadas en el plan, se dispone de medios materiales y de medios humanos, combinar adecuadamente cada tipo de medio, y además ambos entre si para lograr mejores resultados con los menores gastos de trabajo es organizar”. (Carnota, 1985)

Según el punto de vista asumido en la presente monografía, Carnota plantea un aspecto de vital importancia, pero el interés de este análisis se centra en la organización y por tanto en cómo pueden estos menores gastos influir en la productividad.

Al respecto, es impostergable revertir la tendencia de enfocar el incremento de la productividad sólo a partir de mecanismos salariales, sin considerar los estudios de organización del trabajo, la disminución de los costos y el ahorro de materias primas, materiales, combustible y de portadores energéticos, entre otros, porque ahí, es donde se encuentran las principales reservas en cada empresa.

La Organización del Trabajo es la ciencia que se encarga del estudio constante del proceso de producción o servicio, centrado especialmente en la participación del hombre en el mismo. Busca la máxima efectividad del trabajo del hombre en su interrelación con la tecnología y con el resto del personal que interviene en el proceso de producción o servicio.

Tiene como objetivo principal lograr la máxima efectividad del trabajo del hombre, y comprende el estudio y análisis de qué se hace, dónde, cómo y con qué, con el fin de diseñar e implantar medidas dirigidas a perfeccionar la participación del mismo en el proceso de producción o servicio, o lo que es lo mismo, perfeccionar la forma en que se ejecutan las actividades laborales de los hombres en su relación constante con los medios de producción.

Comprende el estudio, análisis y perfeccionamiento de la División y Cooperación del Trabajo, de los Métodos y Procedimientos de Trabajo y de la Organización y Servicio de los Puestos de Trabajo, con vistas a determinar Normas de Trabajo que permitan conocer correctamente la capacidad de cada eslabón del proceso de producción o servicios y la cantidad de fuerza de trabajo necesaria para lograr los niveles de actividad deseados de la forma más eficiente.

La Organización del Trabajo requiere de una labor sistemática de estudio y análisis de las distintas actividades del proceso de producción o servicios con el fin de perfeccionarlo. Para ello es necesario el estudio sistemático de las mismas de forma que permita conocer con exactitud cómo se realizan las tareas y cuáles son los problemas, descubriendo así las deficiencias organizativas que se presentan y que impiden lograr una mayor efectividad en el trabajo del hombre, con vistas a buscar y proponer las soluciones más adecuadas que permitan el incremento sostenido de la productividad del trabajo.

El estudio del trabajo es el  registro y examen crítico sistemático de los métodos existentes para llevar a cabo un trabajo con el fin de mejorar la utilización eficaz de los recursos y establecer normas técnicamente fundamentadas y actualizadas con respecto a las actividades que se están realizando.

Por tanto, tiene por objeto establecer como debe hacerse el trabajo, de la forma más sencilla y eficaz, en las condiciones existentes o en la proyección de nuevos procesos o procedimientos y fijar el tiempo norma para su realización con vistas a lograr el perfeccionamiento y racionalización de los métodos existentes o proyectados, incrementar la productividad del trabajo y la eficiencia del equipamiento, disminuir los costos y crear mejores condiciones de trabajo.

Para comprender cómo el estudio del trabajo reduce los costos y el tiempo que se invierte en determinado proceso, es necesario examinar detenidamente cómo está constituido el tiempo total de un trabajo.

“El contenido básico de trabajo del producto o de operación: es el tiempo que se invierte en fabricar un producto, prestar un servicio o realizar una operación sin pérdidas de tiempo por ningún motivo. En la práctica los tiempos reales invertidos en las operaciones son muy superiores a los teóricos debido al contenido excesivo de trabajo, donde vienen a sumarse los elementos siguientes:

  1. Contenido de trabajo suplementario debido a deficiencias en el diseño o en la especificación del producto o servicios o de sus partes, o a la utilización inadecuada de los materiales.
    • Deficiencia y cambios frecuentes en el diseño de los productos o servicios
    • Desechos de materiales.
    • Normas incorrectas de calidad.
  1. Contenido de trabajo suplementario debido a métodos ineficientes de producción o funcionamiento en el caso de las actividades de servicio.
  • Mala disposición y utilización del espacio.
  • Inadecuada manipulación de los materiales.
  • Interrupciones frecuentes al pasar de la producción de un producto a otro.
  • Método de trabajo ineficaz.
  • Mala planificación de las necesidades de materias primas.
  • Roturas frecuentes de las máquinas y equipos.
  1. Contenido de trabajo suplementario debido al comportamiento de los recursos humanos.
  • Ausentismo y falta de puntualidad.
  • Mala ejecución del trabajo.
  • Riesgo de accidentes y lesiones profesionales.

Si esos factores se eliminan,  se reduce el tiempo y el costo de la producción o servicio y, por tanto, incrementa la productividad.  Por consiguiente, el estudio del trabajo debe evaluar si estos factores están presentes al examinar un proceso productivo o de servicios y establecer un método perfeccionado”, (MTSS, 2006)

“La organización del trabajo es la base que sustenta el incremento de la productividad. De los resultados de su estudio se derivan las medidas organizativas, de capacitación y desarrollo de los trabajadores, el mejoramiento de las condiciones de trabajo y los ingresos de los mismos”. (Tabloide especial: Parte I ,2007).

DEFINICIÓN DE PRODUCTIVIDAD DEL  TRABAJO

Antes de abordar el proceso complejo de la productividad y su vinculación con la organización se definirá el significado de esta palabra: “capacidad o grado de producción de una industria, explotación agraria o de cualquier otro tipo, por unidad de trabajo” (Larouse).

Coincido con esta definición, sobre todo en su primera parte, que menciona la dimensión o grado de producción, entendida esta como “… proceso de consumo de la fuerza de trabajo y creación de los medios de producción y objetos de uso (…) ello explica que la producción posea siempre un carácter social. Por consiguiente la producción presenta dos aspectos: el de las fuerzas productivas y el de las relaciones de producción” (Diccionario Filosófico, 1981).

Las relaciones de producción antes expuestas están condicionadas por la base económica y sin dudas un factor fundamental en cualquier formación económica social, y a la cual se le ha prestado atención, es sin lugar a dudas, la productividad.

Son varios los estudios que abordan la problemática de la productividad, definida como:

“Productividad del trabajo, es la efectividad de la actividad racional del individuo, en la esfera de la producción material”. (Valdés, Clemente, 2008)

Según la anterior definición para Clemente Valdés “La productividad se mide por la cantidad de productos elaborados por unidad de tiempo de trabajo, de acuerdo con los niveles medios de habilidad e intensidad del trabajo”. (Valdés, Clemente, 2008).

Para Feíto Morera “La Productividad del Trabajo es el indicador que expresa la relación existente entre la cantidad de bienes o servicios producidos y los gastos de trabajo invertido en producirlos.(…) es sólo uno de los indicadores que pueden utilizarse para analizar la eficiencia de una entidad, específicamente la eficiencia en el uso de la fuerza de trabajo, es un indicador de eficiencia del gasto de trabajo vivo (al igual que el gasto de salario por peso de VAB), y por tanto uno de los indicadores más importantes para medir la eficiencia de una entidad. (Feito Morera, 2004)

Según especialistas del Instituto de Estudios e Investigaciones del Trabajo, “la productividad del trabajo es un concepto inherente exclusivamente a la producción material, que representa la efectividad del gasto de trabajo del hombre. Sólo el trabajo del hombre tiene productividad, sólo el trabajo del hombre es capaz de crear valor. De lo cual se deriva que sea incorrecto hablar de la productividad del equipo, de las maquinarias, de las instalaciones, etc.” (IEIT, 2003).

Al respecto Marx señala en el primer tomo del Capital: “…… los medios de producción no pueden jamás añadir al producto más valor que el que ellos mismos poseen, independientemente del proceso de trabajo al que sirven. El conservar valor añadiendo valor es, pues, un don natural de la fuerza de trabajo puesta en acción, de la fuerza de trabajo viva.”

Resumiendo, podemos definir la Productividad del Trabajo como la relación existente entre la cantidad de bienes y servicios producidos y la cantidad de trabajo invertido en su realización, es decir:

P = _V_

T

Donde:

P: Productividad del Trabajo

V: Volumen o Cantidad de Bienes o Servicios producidos

T: Cantidad de Trabajo Invertido

No obstante, debemos señalar, que el indicador de productividad por sí solo no dice nada. Para que el mismo nos dé una información de utilidad tenemos que compararlo, o sea, comparar la productividad obtenida en determinado período con la productividad planificada para dicho período o con la productividad obtenida en períodos anteriores o con la productividad de otras empresas de similar tecnología y surtido de producción.

Sólo así este índice nos permitirá conocer si la empresa es eficiente desde el punto de vista de la utilización de la fuerza de trabajo. Es también recomendable comparar la productividad obtenida por la empresa con la productividad de empresas nacionales y extranjeras que poseen tecnologías más avanzadas con el objetivo de conocer a donde podemos llegar de modernizar la tecnología existente.

Otro aspecto importante a destacar es que el aumento de la productividad por sí solo, nos indica exclusivamente que la fuerza de trabajo se ha utilizado de una forma más eficiente y no que la  empresa en su conjunto, sea más eficiente en su gestión. Para ello es necesario analizar el comportamiento de otros indicadores de eficiencia, tales como: la relación gasto total sobre el nivel de actividad, el gasto de salario sobre el nivel de actividad, utilidades después de impuestos sobre el nivel de actividad y otros relacionados con la tecnología y la organización del proceso de producción o servicios.

Uno de los objetivos fundamentales del socialismo radica en satisfacer las crecientes necesidades de toda la sociedad y para lograrlo hay que aumentar la producción de bienes y servicios.

Al respecto, especialistas del Instituto de Estudios e Investigaciones del Trabajo, consideran que “el aumento de la producción de bienes y servicios se alcanza solamente a través de dos vías: por la vía extensiva, es decir, aumentando el número de trabajadores o por la vía intensiva, o lo que es lo mismo, aumentando la productividad del trabajo”. (IEIT, 2003).

El primer camino está limitado por factores de carácter demográfico, ya que  el aumento de los bienes de consumo mediante el incremento de la fuerza de trabajo está en correspondencia directa con el ritmo de crecimiento de los habitantes en edad laboral de cualquier lugar. Específicamente en Cuba esta vía se hace más difícil, pues la composición etérea de nuestra población y el bajo índice de natalidad provocan que el ritmo de crecimiento del capital humano sea lento.

Es por ello que el segundo camino, o sea el incremento de la producción de bienes y servicios mediante el incremento de la productividad sea la vía más apropiada en Cuba para lograr la satisfacción de las crecientes necesidades de la población.

Aunque coincido con la importancia de esta definición considero debe prestarse especial atención a otras reservas de productividad definidas por la aplicación de otros factores relacionados con el desarrollo científico-técnico.

La que suscribe asume el concepto de productividad dado por Carlos Mateo donde expresó  “La productividad del trabajo, factor clave   para elevar la eficiencia y eficacia, no es  más que una consecuencia del proceso de trabajo y de la combinación de sus elementos, donde el hombre ocupa el lugar central. En la misma influyen la organización social del proceso de producción, las condiciones naturales, el nivel de progreso de la ciencia y sus aplicaciones”. (Mateo Pereira, 2007).

MÉTODOS EMPLEADOS PARA LA MEDICIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO

Existen diversas formas de relacionar la producción con el capital humano. A partir de la producción física, la producción en valores, las ventas, y los ingresos, entre otras, pero la que lo expresa con mayor veracidad es:

Productividad = ___Valor agregado bruto___

Promedio de trabajadores

Para el cálculo del valor agregado bruto se considera el nivel de actividad de la empresa expresada en pesos (valor de producción, ingresos o margen comercial) al que se le restan los gastos incurridos por concepto de materias primas, materiales, combustibles, energía y servicios recibidos.

En la industria, la agricultura y la construcción se determina, restándole a la producción bruta el valor de los gastos de materias primas, materiales, combustible, energía, etc. y los servicios prestados por terceros, o lo que es lo mismo, para la determinación del valor agregado bruto en estos sectores se le resta a la producción bruta los gastos totales excluyendo los gastos salariales y la depreciación.

En el transporte y en las empresas que prestan servicios se determina restándole a los ingresos el valor de los gatos de materias primas, materiales, combustible, energía, etc y los servicios prestados por terceros. Ello equivale a restarle a los ingresos los gastos totales excluyendo los gastos salariales y la depreciación.

La productividad medida mediante este indicador tiene la ventaja, de que se refiere al aporte de los trabajadores, obviando el insumo material y los servicios, o sea, circunscrito al trabajo vivo.

Es por ello que la productividad se define como el valor agregado generado por un trabajador, participe o no directamente en el proceso productivo. Además resulta coherente con la forma de medición de la productividad inherente a la economía nacional que se mide mediante el producto interno bruto.

“Este indicador es utilizado a partir del 2002 para planificar y medir la productividad del trabajo, según lo dispuesto por los Ministerios de Economía y Planificación, Finanzas y Precios, Trabajo y Seguridad Social”. (Tabloide especial: Parte I, 2007).

La problemática del incremento de la productividad trasciende su simple medición para convertirse en centro focal de la empresa, para lo cual es esencial el empleo racional y optimización del capital humano. Elevar la productividad es el principal reto que tienen ante si los colectivos laborales.

Lo primero que se necesita para el mejoramiento de la productividad es el establecimiento de indicadores y su análisis. El éxito de la medición y el análisis de la productividad dependen en gran medida de que las partes interesadas (dirigentes, trabajadores, organizaciones sindicales) tengan una clara conciencia de por qué el incremento de la productividad es importante para el país, la empresa y el colectivo.

Los métodos utilizados para medir la productividad son:

  1. Método Natural.

El Método Natural es aquel en que la producción y la productividad se calculan en unidades físicas (toneladas, metros, piezas, etc.). Es por ello que mediante este método la producción y, por tanto, la productividad están relacionadas con la producción terminada.

Es un método muy sencillo y fácil de comprender aunque no puede utilizarse cuando la producción es heterogénea, no puede medirse la producción en proceso, ni la auxiliar, ni los servicios prestados a terceros, ni la calidad.

  1. Método Natural Condicionado.

Se utiliza cuando la producción no es totalmente homogénea, pero tiene características comunes que hacen posible expresar la producción realizada a una unidad de medida común.

Es un método  sencillo y fácil de comprender,  puede utilizarse en producciones no homogéneas, pero no puede medirse la producción en proceso, ni la auxiliar, ni los servicios prestados a terceros, ni la calidad.

  1. Método Valoral.

Se utiliza cuando la producción no es homogénea, la producción realizada o la cantidad de servicios prestados se mide en unidades de valor.

Este método permite un análisis más integral de la productividad, por cuanto en el valor de la producción o los servicios prestados está implicada la calidad, puede considerar la producción en proceso, así como los servicios prestados a terceros y la producción auxiliar. No obstante, pueden tergiversarse los resultados cuando hay variación de los precios de un período a otro o cuando hay cambios sustanciales en el surtido de producción.

  1. Método Laboral.

Permite conocer cómo varió la productividad de un período a otro, lo cual se determina relacionando el cumplimiento medio de las normas en el período analizado con el período base.

Es un método sencillo que  puede utilizarse aún en producciones no homogéneas, aunque no mide la productividad sino su variación; es necesario que las normas estén bien calculadas.

FACTORES QUE INCIDEN EN LA PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO

Pereira, en su definición de productividad, toca aspectos claves que influyen en el aumento o disminución de los rendimientos físicos o financieros, originados en la variación de cualquiera de los factores que intervienen en la producción. Dentro de este se encuentra la palabra trabajo, que no es mas que “el trabajo es ante todo, un proceso entre el hombre y la naturaleza, durante el cual el hombre, mediante su propia actividad, mediatiza, regula y controla el intercambio de sustancias entre él y la naturaleza” (Aristos, 1981).

Mateo en su obra además del trabajo toca factores que influyen en la productividad por ello se hace necesario definir la palabra factor, entendida como “elemento, con causa” (Aristos, 1981). Para el análisis resultan interesantes varios factores que influyen en el aumento o disminución de la productividad, sin olvidar que existen factores objetivos y subjetivos.

Por factor objetivo se entiende “las condiciones que, independientemente de las personas determinan la orientación y el marco de su actividad” (Aristos, 1981). Pudieran ser ellos:

  1. Las condiciones naturales,
  2. Las tareas y necesidades del desarrollo material.

Como se aprecia el hombre puede transformar las condiciones naturales, las necesidades y sus tareas pero no puede obviar que ellas se rigen por leyes que son vínculos indisolubles que están fuera e independiente de su conciencia. Asociado a esta conciencia esta el factor subjetivo, que no es mas que “aquéllos que dependen de los hombres” (Aristos, 1981). Dentro de ellos se destacan:

  1. la actividad de las masas,
  2. de las clases,
  3. de los partidos,
  4. del estado,
  5. de los individuos,
  6. su conciencia, su voluntad, su manera de actuar.

Referido a este ultimo factor es interés de este trabajo la siguiente definición: “Cuando se habla de productividad no solo está referida al nivel de la empresa, sino la que debe lograr cada trabajador en su puesto de trabajo, brigada, planta, y donde no es posible calcular el valor agregado bruto la productividad puede medirse en unidades físicas, en horas de trabajo, cumplimiento de coeficientes de disponibilidad técnica, entre otras”. (Tabloide especial: Parte I ,2007).

Se precisa un mayor incremento de la productividad del trabajo y alcanzar los niveles que permitan reducir significativamente los costos; para lo cual existen enormes reservas en la disciplina laboral, el aprovechamiento de la jornada y la organización del trabajo, sin que sea necesario invertir más recursos que los que ya existen.

Cuando se analizan todos estos factores se destaca que en nuestro país “en el último decenio la productividad incrementó a un ritmo promedio anual inferior al salario medio, creciendo más rápidamente la distribución de la riqueza creada que su producción, lo que a la larga no es sostenible”. (Tabloide especial: Parte I ,2007).

En el párrafo anterior se habla de la disminución de la productividad no obstante considero se debe aclarar que la medición de la productividad permite lograr su mejora. Su importancia radica en que:

  • “Provee una base de datos para establecer metas de crecimientos y define objetivos de mejora y desarrollo.
  • Ayuda a conocer problemas en el proceso de producción (técnicos organizativos, de capacitación, de seguridad y medio ambientes, etc.)
  • Constituye una herramienta de aprendizaje, participación y motivación para los trabajadores.
  • Puede usarse como una forma para medir el desempeño.
  • Contribuye a la forma de decisiones más precisas.
  • Genera una base objetiva para mejorar la retribución”. (Tabloide especial Parte I ,2007).

La problemática del incremento de la productividad trasciende su simple medición para convertirse en objetivo primordial de la empresa, para lo cual es esencial el empleo racional y optimización del capital humano.

El primer paso para el mejoramiento de la productividad es el establecimiento de indicadores y su análisis. De ello se infiere que “el éxito de la medición y el análisis de la productividad dependen en gran medida de que las partes interesadas (dirigentes, trabajadores, organizaciones sindicales) tengan una clara conciencia de por qué el incremento de la productividad es importante para el país, la empresa y el colectivo”. (Tabloide especial: Parte I ,2007).

El diagnostico de la Productividad del Trabajo constituye la principal fuente para detectar los problemas y sus interrelaciones que frenan la productividad de la empresa. Permite comparar sus propios resultados de períodos anteriores con los actuales y con los de empresas similares, así como permite evaluar los resultados con todos los trabajadores en aras de resolver los problemas identificados y trazar las tareas necesarias a ejecutar para resolver los mismos.

El análisis profundo de los procesos de trabajo permite identificar una gama variada de problemas, entre  los que pueden encontrarse:

  • “Métodos ineficaces de trabajo.
  • Mala disposición y utilización del espacio.
  • Inadecuada manipulación de los materiales.
  • Deficiente planificación de las necesidades de recursos.
  • Deficiente planificación del mantenimiento.
  • Despilfarro o utilización inadecuada de materias primas materiales, energía, combustible.
  • Uso irracional y/o despilfarro de recursos humanos.
  • Deficiente organización de los servicios que se prestan.
  • Deficiente aplicación o no existencia de controles de calidad.
  • No aplicación de normas de rendimiento o las que existen están desactualizadas.
  • Altos índices de ausentismo, impuntualidades o abandono del puesto de trabajo.
  • Incumplimientos del tiempo de trabajo y desaprovechamiento de la jornada laboral.
  • Existencia de riesgos de accidentes de trabajo o enfermedad profesional.
  • Indefinición de los planes de capacitación de los trabajadores.
  • Deficiencias o inexistencia de sistemas de gestión o control de la calidad”. (Tabloide especial: Parte I ,2007).

Al respecto ha expresado el compañero Fidel Castro Ruz “En la disciplina está el secreto de la productividad en la tecnología, en la organización racional, eficiente; en el uso racional y eficiente de las máquinas, de los recursos humanos. Por eso nosotros tenemos que tener disciplina, tenemos que desarrollar métodos científicos, verdaderamente, de organización y dirección, y tenemos que dominar la tecnología.

Por esa vía podemos hacer mucho más de lo que pueden hacer los capitalistas, cuando nosotros perfeccionemos nuestro método de organización, y cuando nosotros seamos capaces de saber dirigir a los hombres -que es donde está el secreto-  por los métodos revolucionarios”.  (Castro, 1992).

Muchos son los factores que influyen en  el crecimiento de la productividad del trabajo. Algunos tienen que ver con la tecnología utilizada, es decir con las maquinarias, equipos, instalaciones, el grado de mecanización y automatización de los procesos, los medios de transportación, y de comunicación, la informatización, etc.

Otros se relacionan con las condiciones naturales, tales como la fertilidad de la tierra, la existencia de fuentes de abasto de agua, la pureza de los minerales y su ubicación a flor de tierra o bajo tierra, etc.

Y otros están relacionados con la correcta utilización de la fuerza de trabajo, entre ellos, la disciplina, el mejoramiento de las condiciones de trabajo, la reducción de los accidentes, la capacitación y el perfeccionamiento de la Organización del Trabajo.

Según Juan Carlos Hiba, Especialista en condiciones de trabajo, seguridad y salud ocupacional, .Equipo técnico multidisciplinario para países andinos. OIT; Lima, “entre las actividades que afectan la productividad y que se dinamizan a través de los planes de acción, pueden citarse la reducción de existencias y de los desperdicios de materias primas; el control del tiempo de producción por pieza o por producto; la eliminación de desplazamientos innecesarios de materiales y de trabajadores; la reducción de los tiempos muertos de máquina; la eliminación de los errores de producción y el ahorro de energía”. (Hiba, Juan Carlos, 2001).

Al respecto, se considera que los indicadores indirectos en los que más frecuentemente se interviene son las mejoras en la calidad de los productos; la adaptación flexible de la distribución en planta y de la mano de obra para la fabricación de nuevos productos; la recuperación de espacios inutilizados de trabajo; la disminución de la rotación del personal; y el mejoramiento de las relaciones laborales. Es por ello que el control de los factores que influyen directa o indirectamente en la productividad repercute sobre la competitividad de las empresas.

Numerosos son los autores que han analizado y definido los factores que influyen en  crecimiento de la productividad del trabajo desde su punto de vista, pero generalmente se agrupan en:

  • “Factores Técnico – Materiales
  • Factores Económico – Sociales” (IEIT. Junio, 2003).

En cada grupo se relacionan factores que dependen en mayor o menor  magnitud de los recursos económicos de que se dispone, y otros que no requieren de grandes inversiones de recursos. Por lo que se debe prestar especial atención a aquellos factores de incremento de la productividad que requieren de menores recursos materiales y financieros, con el fin de lograr incrementos importantes de la productividad sin incurrir en grandes gastos.

Los factores técnico–materiales son aquellos que tienen que ver con el nivel de desarrollo de los medios y objetos de trabajo y su mejor utilización. Entre los mismos encontramos:

  • El Progreso Científico – Técnico
  • Las Condiciones Naturales
  • Otros Factores

Entre los principales factores relacionados con el progreso científico-técnico se encuentran la introducción de la: electrificación, mecanización, automatización, quimización, electrónica, energía nuclear, etc.

La influencia de las condiciones naturales en la productividad del trabajo varía en la medida en que las fuerzas productivas se desarrollan.

Las condiciones naturales pueden dividirse en dos grupos fundamentales:

  • Las fuentes naturales de medios de existencias (la fertilidad de la tierra, la abundancia de peces en las aguas que rodean al país, etc.).
  • La riqueza natural de medios de producción (la existencia de petróleo en el subsuelo, la existencia de minas a cielo abierto ricas en mineral, la existencia de ríos con grandes saltos, etc.)

Existen otros factores técnicos – materiales, que se relacionan con la utilización racional de los medios y objetos de trabajo, entre los que se pueden destacar la concentración de la producción; la especialización; la mejor organización del mantenimiento; la reducción y utilización de los desperdicios y el mejoramiento de la calidad de la producción.

Los factores económicos – sociales  son aquellos que tienen que ver con la elevación de la calificación, la motivación y el uso racional de la fuerza de trabajo. Dentro de ellos se encuentran:

  • La organización del trabajo.

A través del perfeccionamiento de la Organización del Trabajo se logran métodos y procedimientos de trabajo más sencillos y eficientes, reduciéndose la cantidad de mano de obra necesaria para fabricar una unidad de producto. La normación, como parte de la organización del trabajo, permite definir el tiempo necesario para la realización de las diferentes pasos del proceso de producción o servicio, lográndose determinar con mayor precisión la cantidad de trabajadores necesarios.

El incremento de la productividad a través de medidas organizativas ha estado dirigido en lo fundamental a lograr una mayor división del trabajo con el fin de lograr una mayor especialización del trabajador y de los equipos y herramientas que utiliza. Sin embargo, la excesiva especialización provoca el incremento de la monotonía y la fatiga y una disminución del rendimiento de los trabajadores.

Lo anterior, unido al aumento de la calificación de la fuerza de trabajo ha traído como consecuencia una tendencia a agrupar operaciones simples en operaciones más complejas que demandan del trabajador un mayor desempeño, lográndose con ello aumentar la productividad.

  • Calificación de los trabajadores.

Es de vital importancia elevar la calificación de los trabajadores porque contando con trabajadores calificados es que puede lograrse la introducción de tecnologías más modernas, asumir tareas más complejas,  que contemplen funciones diferentes, tales como funciones de ejecución, de servicio técnico al equipo, de control, de dirección, entre otras.

  • Emulación.

Es un factor muy eficaz para el aumento de la productividad, pues el deseo de producir más y mejor para ganar la emulación, hace que los trabajadores desarrollen iniciativas que contribuyan a mejorar la organización y a disminuir los tiempos perdidos, con lo cual aumenta la producción y la productividad

  • Estimulación.

Cuando existe un buen sistema de pago y estimulación por los resultados del trabajo, este contribuye de forma decisiva al aumento del rendimiento de los trabajadores.

  • Disciplina laboral y tecnológica.

El fortalecimiento de la disciplina laboral es la base de la organización de la producción y del trabajo, sin la cual es imposible la realización del proceso de producción o servicios de forma eficiente, pues sólo con trabajadores que cumplan adecuadamente las disposiciones establecidas (por ejemplo, los regímenes de trabajo y descanso) puede organizarse adecuadamente el proceso de trabajo.

El logro del cumplimiento de la disciplina tecnológica, o sea  el cumplimiento de las cartas tecnológicas y demás disposiciones técnicas relacionadas con el aseguramiento de la calidad del producto y con los regímenes de funcionamiento de los equipos, es un factor decisivo para que la producción se lleve a cabo de forma ordenada y se logren los volúmenes de producción y calidad deseados.

  • Condiciones del trabajo y los riesgos de accidentes.

Es indispensable que de forma sistemática se mejoren las condiciones del puesto de trabajo y se eliminen los riesgos laborales y con ello la reducción o eliminación de los accidentes de trabajo, ya que cuando el trabajador labora en condiciones ambientales agradables y seguras aumenta su capacidad de trabajo.

En cada uno de estos grupos existen factores que dependen en mayor o menor  magnitud de los recursos económicos de que se dispone, pero hay otros que no requieren de grandes inversiones de recursos y es precisamente por ello que el perfeccionamiento de la Organización del Trabajo es un factor de gran importancia para el incremento de la Productividad, al depender más de la inteligencia, creatividad y conocimientos de los directivos y especialistas del área de Recursos Humanos, que de recursos materiales y financieros, al ocuparse del estudio de los procesos de trabajo con el fin de buscar la forma más idónea y efectiva de llevar a cabo los mismos.

CONCLUSIONES

La obra de numerosos autores consultada permite fundamentar la necesidad de realizar estudios de Organización del Trabajo, con el objetivo de reducir  la duración del ciclo de producción, mejorar la utilización de la fuerza de trabajo, incrementar el rendimiento del equipamiento tecnológico, reducir la fatiga del trabajador, mejorar la calidad de los productos o servicios, disminuir los costos, aumentar la productividad del trabajo y la eficiencia.

Es necesario crear una cultura que garantice la realización sistemática de estudios de organización del trabajo con el fin de contribuir al crecimiento de la productividad, a partir de la determinación de los factores que influyen en la misma.

Podemos plantear que los factores que influyen en la productividad se agrupan en:

  • Factores Técnico – Materiales:
  • Progreso Científico-Técnico
  • Condiciones Naturales
  • Otros
  • Factores Económico – Sociales:
  • La Organización del Trabajo
  • Calificación de los Trabajadores
  • Emulación
  • Estimulación
  • Disciplina Laboral y Tecnológica
  • Condiciones de Trabajo y Riesgos de Accidentes.

BIBLIOGRAFIA

  • Barredo, Lázaro (2008). Sería imperdonable que hipotecáramos el futuro. Cuba. Periódico Granma, marzo 14.
  • Carlos, Marx (2001). Selección de Lecturas, Cultura Política, Primera Parte; Editorial Pueblo y Educación, [s.p.].
  • Carnota Lauzán, Orlando (1985). Curso para dirigentes. Cuba. Editorial Ciencias Sociales, p.90.
  • Castro, Fidel (1992). Discurso ante la Asamblea Nacional. Cuba. Periódico Granma 26 de diciembre, p. 5.
  • IEIT. (Junio 2003). Guía SIMAPRO para las Empresas Cubanas.
  • Instituto de Estudios e Investigaciones del Trabajo (2003). La experiencia de un sistema para la medición y avance de la productividad en una empresa cubana.
  • Instituto de Estudios e Investigaciones del Trabajo. (Junio, 2003). Recomendaciones metodológicas para la medición y planificación de la productividad del trabajo, p. 1, 6.
  • MTSS (2006). Resolución No. 26: 2006 sobre Reglamento General sobre la Organización del Trabajo. La Habana. MTSS, p.5, 6.
  • MTSS (2007).Tabloide especial. Parte I. Documento para la preparación de dirigentes administrativos en materia de productividad, organización del trabajo, sistemas de pago y evaluación del desempeño. Edición: Departamento Comunicación Social. MTSS, p.2, 3.
  • UNAH (Febrero: 2008). Material de Clases de Administración. La Organización. Definición y Componentes, p.2.
  • Diccionario (1981) Aristos. Editorial Científico-Técnica. Guantánamo, p.168, 285,466.
  • Diccionario Filosófico (1981). Cuba, La Habana. Editorial Ciencias Sociales, p.377.
  • Larousse .Edición Digital. [s.p.].
  • Feíto Morera, Roberto (2004). Importancia de la organización del trabajo en el incremento de la productividad. Cuba. Instituto de Estudios e Investigaciones del Trabajo, p.2.
  • Hiba, Juan Carlos (2001). Mayor productividad y un mejor lugar de trabajo: estrategias y resultados en América Latina de un método activo de capacitación empresarial de pequeñas y medianas empresas. OIT, Lima, p.4.
  • Jiménez Jeannette, Castro Adrián, Brenes Cristian (2008). Disponible en: www.monografias.com . Consultado 18/5/09.
  • López, Carlos (2003). La teoría Z de William Ouchi. Disponible en: GestioPolis.com, p.1.
  • Mateo Pereira, Carlos (2007). Curso para la preparación de dirigentes administrativos en materia de Productividad del Trabajo, Organización del Trabajo y los Salarios. Video conferencia Viceministro de MTSS. La Habana, [s.p.].
  • Medición de la Productividad del Valor Agregado. Primera Edición. Red Colombiana de Centros de Productividad. Bogotá. Mayo: 2003.
  • Mertens, Leonard (1998). La medición de la productividad como referente de la formación –capacitación. Una propuesta metodológica. México. Boletín cinterfor No. 143, Mayo-
  • México (2003). SIMAPRO. Sistema de Medición y Avance de la Productividad. OIT -México / Universidad de Brabant, Holanda / Grupo Santos .
  • México. (Octubre, 2003). El ABC de los indicadores de la productividad. Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática. (INEGI). Segunda Edición. Disponible en: http://wwww.inegi.gob.mx. Consultado 16/5/09.
  • Pérez, Armando; Díaz, Carlos (1986). El directivo y la ideología organizacional cubana. Cuba, p.86.
  • Stoner, J. et al. (1994). Administración. Quinta Edición. Editora ENPES.
  • Valdés, Clemente (2008). La productividad del trabajo y su influencia en el Nivel de empleo.
  • Venezuela (2004). El manejo de las emociones es esencial para aumentar la productividad. Artículo publicado por periódico El Nacional, Venezuela.
  • La productividad. Disponible en: GestioPolis.mht; http://page2.googlesyndication.cc. Consultado 18/5/09.
  • Técnicas de Trabajo en Grupo. Cedido por Uch de RRHH el portal de estudiantes de RRHH. Disponible en: Gestiopolis.com. Consultado 19/5/09.
  • Trabajo en Grupo. Mayor productividad. Disponible en: Http://paged2.googlesyndication.cc. Consultado 19/5/09.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

0
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Martínez Rodríguez Yeniley. (2010, octubre 6). Organización y productividad del trabajo, factores que las afectan. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/organizacion-y-productividad-del-trabajo-factores-que-las-afectan/
Martínez Rodríguez, Yeniley. "Organización y productividad del trabajo, factores que las afectan". GestioPolis. 6 octubre 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/organizacion-y-productividad-del-trabajo-factores-que-las-afectan/>.
Martínez Rodríguez, Yeniley. "Organización y productividad del trabajo, factores que las afectan". GestioPolis. octubre 6, 2010. Consultado el 9 de Diciembre de 2019. https://www.gestiopolis.com/organizacion-y-productividad-del-trabajo-factores-que-las-afectan/.
Martínez Rodríguez, Yeniley. Organización y productividad del trabajo, factores que las afectan [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/organizacion-y-productividad-del-trabajo-factores-que-las-afectan/> [Citado el 9 de Diciembre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de dvids en Flickr