Manual para la gestión municipal del desarrollo económico local

  • Economía
  • 9 minutos de lectura

Este libro es una herramienta que, más allá de lo indicado por su título, tiene como fin último contribuir a una globalización más justa como parte de la estrategia diseñada por la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, creada por la OIT en el 2001.

manual-de-gestion-municipal-de-desarrollo-economico-local

La principal conclusión extraída por esta Comisión es que la Globalización y sus efectos pueden y deben ser modificados para que sus beneficios se distribuyan equitativamente entre la población mundial ya que es evidente que el número de excluidos por este nuevo orden se multiplica. Por ende, no podemos hablar de progreso si éste es sólo económico, beneficia a unos pocos y genera pobreza.

Una de las estrategias para lograr este cambio de rumbo se articula a través del Desarrollo Local porque, como recoge el informe de la Comisión, «las repercusiones de la globalización afectan a las vidas y aspiraciones de la gente en las comunidades en las que ésta vive y trabaja. Se requiere entre otros capacitación local, inversión en instituciones participativas y democráticas, el desarrollo de una capacidad económica y administrativa local, y mayor atención a los derechos e inquietudes de los pueblos indígenas», entre otros.

No debemos ver el desarrollo local como antagónico a la globalización, sino como un instrumento corrector de ésta, capaz de llegar a la persona a través de su entorno: «Piensa globalmente, actúa localmente», es el afortunado lema que compendia esta idea. Además la experiencia nos ha demostrado cómo economías locales desarrolladas pueden convertirse en uno de los principales activos para el progreso de un país.

Esta descentralización, junto con una mayor participación de la sociedad civil en la toma de decisiones a través, por ejemplo, del sistema de presupuestos participativos, constituye el caldo de cultivo necesario para iniciar el reto de impulsar un desarrollo local y regional integral en el que su economía sea el motor para lograr el bienestar de la población promoviendo condiciones de Trabajo Decente.

Dentro de los objetivos específicos del Programa Regional de Empleo Sostenible (PRES II) se encuentra el fortalecimiento municipal dirigido a incrementar la capacidad de respuesta de los municipios a las demandas y necesidades de las MYPEs con el fin de promover el Desarrollo Económico Local.

Por ello, nos satisface presentar este libro, cuyo autor es el Lic. Luis Rojas Morán – especialista peruano de reconocida trayectoria en el tema del desarrollo económico local -, que encierra el resultado de la sistematización de un conjunto de instrumentos metodológicos y enfoques dirigidos a este objetivo y desarrollados por el Programa Promoción Municipal para el Desarrollo Económico Local (PROMDE) y que ha sido continuada por nosotros a través del Programa Regional de Empleo Sostenible (PRES II).

Esperamos que se convierta en un referente en el proceso de consolidación de los gobiernos locales y regionales dentro del gran reto que supone la competitividad territorial, la lucha contra la pobreza a través de la promoción empresarial y del empleo de calidad.
Dr. Ricardo Hernández Pulido.
Director
Oficina Subregional de la OIT para los Países Andinos

PRÓLOGO

Desde la década anterior, en Latinoamérica y otras regiones del mundo, la OIT ha buscado preparar y fortalecer a los actores económicos locales con relación a los efectos de la globalización en los espacios locales y regionales. Esta preocupación ha estado animada por el interés de OIT de promover y garantizar el empleo decente.

Podemos señalar que las políticas tradicionales de desarrollo han fracasado a la hora de garantizar las condiciones necesarias para el desarrollo sostenible y la creación de empleo. El énfasis de estas políticas puso el acento en los programas de infraestructura y en la atracción de inversión extranjera, sin tomar en cuenta los procesos en los espacios locales y regionales animados por las empresas de pequeña escala.

Es por ello que las estrategias recientes de desarrollo territorial han tendido a centrarse más en lo que se conoce como factores endógenos: el tejido económico local, los recursos humanos y el marco institucional local, capaces de aprovechar las oportunidades del entorno.

La consecuencia de este cambio ha sido la puesta en marcha de estrategias de de desarrollo novedosas, agrupadas bajo el nombre de desarrollo económico local, en la que los factores endógenos se integran con la infraestructura y la inversión extranjera directa en programas de desarrollo integrales, creando entornos favorable para asegurar el aprovechamiento del potencial económico de cada localidad o región.

La ejecución de proyectos de desarrollo económico local ha venido acompañada del avance en los métodos y herramientas de gestión para el desarrollo. Es así que desde la experiencia PROMDE y del Programa Regional de Empleo Sostenible de la OIT ejecutada en los últimos dos años en Honduras, Nicaragua, Bolivia y Perú se han validado una serie de enfoques e instrumentos que hoy ponemos a su disposición.

El Manual pretende contribuir a empoderar a los gobiernos locales en el gran reto que supone la competitividad territorial, la lucha contra la pobreza y la promoción del trabajo decente. Es decir que estos logren una mirada estratégica más allá de la simple promoción empresarial, que permita resultados e impactos en los ingresos y mejores condiciones de trabajo de las personas de nuestros países.

El libro está organizado en 9 Capítulos, que combinan enfoques sobre el rol de los gobiernos locales en la promoción del DEL, la planificación estratégica territorial y la planificación operativa. Asimismo, aborda las diversas iniciativas e instrumentos básicos que la municipalidad puede desarrollar, y el enfoque transversal de la gestión municipal para el desarrollo económico. Estos enfoques y herramientas giran en base a una propuesta sobre desarrollo de capacidades en la gestión municipal para la promoción del Desarrollo Económico Local.

Por otro lado, el manual presenta una metodología de diagnóstico rápido y participativo de conglomerados empresariales que ha sido desarrollado por el autor y cuyos ejemplos se presentan en anexo al final del libro.

I. INTRODUCCION

La globalización y sus efectos:

La globalización ha puesto en marcha un proceso de cambio que afecta a todos. Las nuevas tecnologías, asentadas en políticas de mayor apertura, han creado un mundo más interrelacionado que nunca. Ello no sólo entraña una mayor interdependencia en las relaciones económicas –el comercio, la inversión, las finanzas y la organización de la producción a escala global-, sino también una interacción social y política entre organizaciones y personas de todo el mundo.

Los beneficios que pueden obtenerse son inmensos. La creciente posibilidad de conexión entre las personas de todo el mundo está favoreciendo la constatación de que todos pertenecemos a una misma comunidad global.

Este naciente sentido de interdependencia, de compromiso con valores universales compartidos y de solidaridad entre los habitantes de todo el planeta puede aprovecharse para cimentar una gobernanza global, abierta y democrática que beneficie a todos. La economía de mercado global ha puesto de manifiesto una gran capacidad productiva. Gestionada con acierto, puede dar lugar a progresos sustanciales y sin precedentes, crear puestos de trabajo más productivos y mejores para todos, y contribuir de manera importante a la lucha contra la pobreza en el mundo.

Sin embargo, también somos conscientes de lo mucho que queda por hacer para que esta posibilidad se convierta en realidad. El actual proceso de globalización está produciendo resultados desiguales entre los países y dentro de ellos. Se está creando riqueza pero son demasiados los países y las personas que no participan de los beneficios y a los que apenas se tiene en cuenta, o se ignora totalmente, a la hora de configurar el proceso.

Para una gran mayoría de mujeres y hombres, la globalización no ha sido capaz de satisfacer sus aspiraciones sencillas y legítimas de lograr un trabajo decente y un futuro mejor para sus hijos. Muchos de ellos viven en el limbo de la Economía Informal, sin derechos reconocidos y en países pobres que subsisten de forma precaria y al margen de la economía global. ( OIT. Por Una Globalización más justa. Pág.10).

Capítulo I: Globalización y Desarrollo Local

La globalización es un proceso histórico imparable. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) creó en el 2001 la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización. El informe, fruto de esta Comisión, recoge interesantes reflexiones y propuestas que exponemos para contextualizar la necesidad de fortalecer el proceso de transferencia de funciones y autonomía que en gran parte de América Latina se está dando, desde el gobierno central hacia las distintas regiones y municipios, para avanzar en el camino del desarrollo local como fórmula para enfrentar los retos y desigualdades profundizados por la globalización.

Esta nueva situación internacional ha generado un cambio sustantivo en las estrategias de desarrollo, siendo un componente clave en los procesos de descentralización dirigidos hacia la modernización de los Estados, con el fin de hacer más eficiente la gestión pública y redefinir el marco de la inversión social.

La descripción de los efectos positivos y negativos de la globalización es el punto de partida de una serie de sugerencias y recomendaciones para encauzar este proceso hacia la senda de la justicia social. Esta visión tiene sus raíces en el desarrollo local, porque las personas viven y conviven dentro de su ámbito más próximo, y desde el mismo deben organizarse para corregir y codirigir este proceso que les afecta en lo más cercano.

Manual para la Gestión Municipal del Desarrollo Económico Local

Se juzga a la globalización por sus resultados. Aunque muchos de los males que hoy afligen al mundo – pobreza, falta de trabajo decente, negación de los derechos humanos – existían mucho antes de la actual fase de globalización, en determinadas regiones del mundo se ha observado un aumento de la exclusión y de las privaciones. En opinión de muchos, la globalización ha acabado con los modos de vida tradicionales y con las comunidades locales, y representa una amenaza para la sostenibilidad ambiental y la diversidad cultural. A medida que se acelera el actual proceso de interacción e interconexión transfronterizas, crece la polémica acerca de las desigualdades, no solo entre los países, sino también dentro de los países, así como sus repercusiones para la población, las familias y las comunidades. Estas inquietudes afectan a los fundamentos mismos de la política. El debate sobre la globalización se esta convirtiendo rápidamente en un debate sobre la democracia y la justicia social en el seno de una economía globalizada. (Obra citada, Pág. 3).

Por otro lado, podemos señalar que las políticas de ajuste aplicadas en países de América Latina no han corregido las desigualdades locales y regionales. En muchos los casos los impactos son negativos. Las desigualdades que se observan, en términos de ingresos y desarrollo de los diferentes territorios con respecto a sus países, requieren que el conjunto de actores presentes en esa realidad se transformen en gestores de su propio desarrollo.

II. EL DESARROLLO LOCAL

Como sabemos, la responsabilidad principal de los diferentes niveles de gobierno es promover el desarrollo, entendida como construcción de capacidades y derechos de las personas.

En este sentido, el desarrollo local lo entendemos como un proceso concertado de construcción de capacidades y derechos ciudadanos en ámbitos territoriales político-administrativos del nivel local (municipios = territorio) que deben constituirse en unidades de planificación, de diseño de estrategias y proyectos de desarrollo en base a los recursos, necesidades e iniciativas locales. Este proceso incorpora las dinámicas del desarrollo sectorial, funcional y territorial, que se emprendan desde el Estado, las organizaciones sociales y la empresa privada en el territorio.

El desarrollo local es integral; es decir, incorpora en el diseño de sus planes al conjunto de dimensiones presentes en el territorio: social, económico, ambiental, etc. Por ello, iniciar un proceso de desarrollo local debe permitir favorecer el crecimiento económico, la democracia política y el progreso social, de modo que se vaya alcanzando el desarrollo humano sostenible.

En la medida que es un esfuerzo organizado de toda la sociedad local será necesario un fuerte liderazgo que deberá asumir el gobierno local (la municipalidad).

Tradicionalmente se ha considerado a los gobiernos locales como empresas de servicios (orientadas a la ejecución de obras e infraestructuras), limitando las posibilidades de actuación de los alcaldes y funcionarios públicos en la promoción e impulso de un desarrollo integral de sus territorios. Afortunadamente, esta visión está siendo superada en la mayoría de nuestros países que están inmersos en un proceso de descentralización territorial que, entre otros, provee a las municipalidades y gobiernos regionales de las herramientas formales necesarias para asumir adecuadamente un mayor grado de autonomía en la gestión y distribución de los recursos.

Capítulo I: Globalización y Desarrollo Local

Ámbito territorial del desarrollo local

La unidad básica en el desarrollo local es precisamente el territorio o municipio. Este tiene un conjunto de características que señalamos a continuación:

  • Demarcación geográfica definida y características físicas espaciales.
  • Gobierno con administración propia: municipalidad.
  • Población vecinal vinculada: vecinos, sentido de pertenencia, etc.
  • Patrón socio – productivo: actividades económicas definidas por sector y producto «estrella» de la economía.
  • Dotación de recursos a utilizar: recursos naturales, posicionamiento, etc.
  • Articulación regulada con las instancias públicas y privadas de mayor escala.
  • Dinámicas, sectoriales y funcionales, que tienen una lógica de inversión no necesariamente racional en la localidad.
    Sin embargo, la característica principal es la dispersión de los escasos recursos, ya sea por la escasa coordinación entre actores y agentes de desarrollo o la inexistencia de voluntad, capacidades y estructuras para gestionar los Planes de Desarrollo de manera sistémica.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Rojas Luis M.. (2007, diciembre 13). Manual para la gestión municipal del desarrollo económico local. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/manual-para-la-gestion-municipal-del-desarrollo-economico-local/
Rojas, Luis M.. "Manual para la gestión municipal del desarrollo económico local". GestioPolis. 13 diciembre 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/manual-para-la-gestion-municipal-del-desarrollo-economico-local/>.
Rojas, Luis M.. "Manual para la gestión municipal del desarrollo económico local". GestioPolis. diciembre 13, 2007. Consultado el 26 de Mayo de 2019. https://www.gestiopolis.com/manual-para-la-gestion-municipal-del-desarrollo-economico-local/.
Rojas, Luis M.. Manual para la gestión municipal del desarrollo económico local [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/manual-para-la-gestion-municipal-del-desarrollo-economico-local/> [Citado el 26 de Mayo de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de joz3 en Flickr