Los conflictos en el trabajo

Una de las situaciones que afectan a las personas de manera más frecuente e intensa, es la de tener problemas o conflictos interpersonales en el trabajo. Cuáles son los conflictos más frecuentes, que los causa y cómo prevenirlos y resolverlos? Siga leyendo.

El ámbito laboral es uno de los más sensibles en la vida de las personas. Y hay razones de peso para que sea así, pues el trabajo se relaciona con el sustento económico, el talento personal y las metas. Pensemos que una persona pasa más en promedio 100 mil horas de actividad a lo largo de su vida. Así, pues, trabajar es un evento altamente significativo y cualquier situación que amenace nuestra productividad o nuestro bienestar emocional, puede desestabilizarnos.

Un conflicto es una situación de desacuerdo que encuentra resistencia para su resolución. Conviene señalar que desacuerdo no significa conflicto, pues un desacuerdo es una diferencia de puntos de vista, y lo que lo convierte en conflicto es la rigidez en las posiciones, que impide convenir o armonizar.

En el mundo organizacional pueden presentarse situaciones de conflicto entre personas o grupos, y éstas pueden expresarse de manera evidente o permanecer latentes y ocultas. Es necesario develar las tensiones existentes y abordarlas.

En mi experiencia las perspectivas de quienes están en el conflicto, se resumen en tres situaciones causales: conflictos por abuso de poder, por competitividad y por incumplimiento de funciones o bajo rendimiento. En muchos casos se producen quejas de abusos de poder de los jefes o de algunos empleados lo cual genera rebeldía y tensiones locales. Otras veces, el que varias personas persigan la misma meta puede hacerlos chocar, y también se dan casos en que los jefes se quejan de empleados desmotivados, perezosos o incumplidos que no cumplen las asignaciones o impiden impide el logro de las metas en el tiempo o en la forma predefinidos. Debe entenderse que no siempre las causas del conflicto son evidentes o están visibles, por lo que aplica bien la frase de Daniel Goleman:”Los problemas están donde uno los ve”.

Las personas quieren tener y conservar un trabajo, destacar en él y resolver su situación de productividad, y es necesario evitar confrontaciones, y elegir la mejor manera de relacionarse que nos es precisamente la imposición. Como alternativas más positivas, están la negociación y la persuasión. La negociación es un mecanismo en el que cada parte en conflicto cede algo, y la persuasión consiste en motivar a la contraparte para que quiera asumir nuestro punto de vista a pesar de las resistencias. Veamos algunas recomendaciones puntuales para prevenir y resolver los conflictos:

Aceptar las diferencias: Comprenda que las personas no son iguales a usted y que no están obligadas a complacerle.

Negociar acuerdos: Busque los puntos en común y pregúntese si puede ceder un punto para ganar en otro.

Clarificar funciones: Defina claramente el alcance y los límites de su rol o posición laboral. Así, nadie invadirá los espacios de acción de otros. Despersonalizar los hechos:

No se tome como algo personal las conductas de los demás. Cada quien hace lo que estima conveniente a sus propósitos.

Documentar acuerdos: Todo por escrito: El trazo más débil de un lápiz es más fuete que cualquier memoria. Ponga lo que es importante por escrito. Tener evidencias es mejor que no tenerlas.

Respetar roles y reglas: Respete las jerarquías profesionales, pues quien tiene un rango algo hizo para obtenerlo. Conocer el lugar que nos corresponde es una clave para relacionarse con éxito.

Responsabilizarse: Abandone toda posición de víctima y pregúntese que está usted haciendo para generar o mantener esta situación.

Regular la confianza: Evite los excesos de confianza. Amistad y trabajo deben tener compartimientos distintos para no confundir las cosas. Aprender del error: Si se equivoca, admítalo con humildad y esfuércese en no repetir los errores.

Reducir el estrés: Es importante reducir el estrés pues bajo tensión reaccionamos y la percepción de las situaciones tiende a alterarse. Busque el punto divertido o relajado del trabajo e inclúyalo cada día.

Considere estás sugerencias, póngalas en práctica y en corto tiempo notará una mejoría en su estado de ánimo y en sus relaciones laborales. Twittter: @doctorrenny

.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Yagosesky Renny. (2011, Junio 14). Los conflictos en el trabajo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/los-conflictos-en-el-trabajo/
Yagosesky, Renny. "Los conflictos en el trabajo". GestioPolis. 14 Junio 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/los-conflictos-en-el-trabajo/>.
Yagosesky, Renny. "Los conflictos en el trabajo". GestioPolis. Junio 14, 2011. Consultado el 25 de Mayo de 2017. https://www.gestiopolis.com/los-conflictos-en-el-trabajo/.
Yagosesky, Renny. Los conflictos en el trabajo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/los-conflictos-en-el-trabajo/> [Citado el 25 de Mayo de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de jcorduroy en Flickr