Liderazgo Moral y modelos de Liderazgo

Existen hoy en día muchas figuras públicas las cuales puede decirse que mueven masas, sin embargo es necesario decir que no todos estos personajes que son capaces de mover a las masas son unos lideres natos, la verdad es que pocos lo son, ya que ser líder no es solo poder decir algo y que la demás gente te sigo ciegamente, con la llegada de las redes sociales ya cualquiera puede ser un líder de papel.

Es necesario además que quienes logran traspasar esa barrera del líder de papel, sepan manejar con responsabilidad este tipo de liderazgo, ya sea en un red social, en lo personal o en las organizaciones, por lo regular las personas que siguen al lider son personas que piensan y razonan por su propia cuenta y que congenian con lo ideales que expresa el líder sin embargo, es ocasiones llega a haber ciertos fanáticos que son capaces de todo con tal de seguir al líder.

Es aquí cuando decimos que el  liderazgo debe manejar se manera responsable, una manera de hacerlo es mediante el liderazgo moral, ha habido casos de lideres sin escrúpulos o sin valores los cuales han hecho que tanto sus fieles seguidores como ellos mismo hagan atrocidades que quedan marcadas en la historia.

Como los falsos pastores que llamaron al suicidio masivo por la creencia de que ese lider lo guiaría hacía el ser divino al cual buscaban, de igual forma ocurre en una organización. Los líderes deben de ser capaces de manejar de manera correcta esa empatía que tienen con sus seguidores, guiarlos por el camino que mejor le convenga a ambos bandos y siempre evitando aprovecharse de el talento humano el cual es muy susceptible y en algunas ocasiones fácil de persuadir.

En este articulo hablaremos sobre el liderazgo, el liderazgo moral, los tipos de líderes que hay dentro de las organizaciones, como se identifican y de igual forma los beneficios que conlleva tener un liderazgo moral.

Definiciones.

De acuerdo con (wikipedia.org, 2018) liderazgo significa lo siguiente:

“El liderazgo es el conjunto de habilidades gerenciales o directivas que un individuo tiene para influir en la forma de ser o actuar de las personas o en un grupo de trabajo determinado, haciendo que este equipo trabaje con entusiasmo hacia el logro de sus metas y objetivos.”

También se entiende como:

“La capacidad de delegar, tomar la iniciativa, gestionar, convocar, promover, incentivar, motivar y evaluar un proyecto, de forma eficaz y eficiente, sea éste personal, gerencial o institucional (dentro del proceso administrativo de la organización).”

De igual forma tenemos la definición de moral, de acuerdo con (wikipedia.org, https://es.wikipedia.org, 2018) es la siguiente:

La moral (del gen. latín mōris, ‘costumbre’, y de ahí mōrālis, ‘lo relativo a los usos y las costumbres’) es un conjunto de normas, creencias, valores y costumbres que dirigen o guían la conducta de las personas en la sociedad. La moral permite distinguir qué acciones son correctas (buenas) y cuáles son incorrectas (malas).

Otra perspectiva la define como el conocimiento de lo que el ser humano debe hacer o evitar para conservar la estabilidad social. 

Liderazgo moral es un modelo de liderazgo desarrollado por Eloy Anello y Juanita Hernández, en la Universidad Nur, Bolivia, comenzando en 1993. Este cuerpo teórico se sostiene en un marco conceptual compuesto por seis elementos, complementado con una serie de 18 capacidades repartidas en tres familias: capacidades para la transformación personal, capacidades para la transformación de las relaciones interpersonales, y capacidades para la transformación social.

(Laguna., 2012)

De acuerdo con el investigador italiano Daniele Trevisani, el liderazgo puede surgir en un ser humano de uno de los factores de síntesis los cuales son los siguientes:

  1. Altos niveles de potencia física, exhibición de la energía, la superioridad en vigor, capacidad de generar miedo, o la necesidad del grupo de miembros de un poderoso protector de grupo (Primal liderazgo)
  2. Energías superiores mentales, las fuerzas de motivación superiores, perceptibles en la comunicación y comportamientos, la falta de miedo, coraje, determinación (Liderazgo psicoenergético )
  3. Habilidades superiores en el manejo de la situación general (MacroLiderazgo)
  4. Habilidades superiores en tareas especializadas (micro-Liderazgo)
  5. Mayor capacidad en la gestión de la ejecución de una tarea (Liderazgo de Proyecto)
  6. Alto nivel de valores, la sabiduría y la espiritualidad (liderazgo Espiritual), por lo que cualquier líder debe su liderazgo a partir de una mezcla única de uno o más de los factores mencionados “. (wikipedia.org, https://es.wikipedia.org, 2018)

Tipos de liderazgo

Según Max Weber hay tres tipos puros de liderazgo:

  • Líder carismático: es el que tiene la capacidad de generar entusiasmo. Es elegido como líder por su manera de dar entusiasmo a sus seguidores. Tienden a creer más en sí mismos que en sus equipos y esto genera problemas, de manera que un proyecto o la organización entera podrían colapsar el día que el líder abandone su equipo.
  • Líder tradicional: es aquel que hereda el poder por costumbre o por un cargo importante, o que pertenece a un grupo familiar de élite que ha tenido el poder desde hace generaciones. Ejemplos: un reinado.
  • Líder legítimo: Podríamos pensar en “líder legítimo” y “líder ilegítimo”. El primero es aquella persona que adquiere el poder mediante procedimientos autorizados en las normas legales, mientras que el líder ilegítimo es el que adquiere su autoridad a través del uso de la ilegalidad. Al líder ilegítimo ni siquiera se le puede considerar líder, puesto que una de las características del liderazgo es precisamente la capacidad de convocar y convencer, así que un “liderazgo por medio de la fuerza” no es otra cosa que carencia del mismo. Es una contradicción per se, lo único que puede distinguir a un líder es que tenga seguidores: sin seguidores no hay líder. (wikipedia.org, https://es.wikipedia.org, 2018)

Líder ético.

Un líder ético cuida a su gente, practica la justicia, es leal y virtuoso, respeta el orden social cuando es justo y humano, y sobre todas las cosas entiende el verdadero sentido de la libertad, que en ningún caso es un cheque en blanco para la destrucción de los demás y de sí mismo. Para ser un líder ético lo principal es no tener miedo a defender y vivir bajo el imperativo de los principios a través de los cuales uno cree que puede hacer todo el bien posible.

Hay conductas deseables y las hay indeseables. Un enfoque teórico llamado

“Moral Foundations Theory” (MFT) distingue seis pares dicotómicos de la moralidad humana. Ellos son los siguientes:

  1. Cuidado – Daño. Refiere al contraste entre lo que se debe hacer o se deja de hacer para garantizar la salud, la prosperidad, el mantenimiento y la protección de la gente. Un líder ético cuida y no daña.
  2. Justicia – Injusticia. Refiere al contraste entre las decisiones rectas, íntegras y rigurosas, por un lado, y las que son sesgadas, tramposas e inequitativas.
  3. Lealtad – Traición. Refiere a la capacidad para ser confiable o por el contrario para desvirtuar cualquier acuerdo o palabra empeñada.
  4. Virtud – Degradación. Refiere a la forma como se asume la propia vida, o asociada a valores o determinada por los vicios.
  5. Autoridad – Subversión. Refiere a la forma como se asumen las normas y el orden social. O apegados a ellos o practicando la trasgresión.
  6. Libertad – Opresión. Refiere a la ética de la dignidad humana, el respeto que merece el individuo y su proyecto de vida y todas las tentaciones que en el camino surgen para confiscar su libre albedrío.

La necesidad de liderazgo moral.

Las organizaciones que están haciendo esfuerzos por resolver los problemas complejos que afligen a los pueblos del mundo han descubierto que los medios científicos, tecnológicos y políticos no son suficientes por sí solos. En el corazón de la crisis global que atormenta a la humanidad, hay una crisis fundamental de valores, que se manifiesta en las esferas sociales, económicas, políticas y ambientales de la vida humana.

Esta crisis de valores es parte de la causa subyacente que genera el vacío en el liderazgo moral, el cual se presenta en todos los niveles de la sociedad. En resumen, no son ni el dinero, ni la capacidad organizativa, ni siquiera los conocimientos, los que faltan para mejorar el mundo, sino el liderazgo moral necesario.

Historia del liderazgo moral.

Eloy Anello y Juanita Hernández  son las personas que desarrollaron el modelo de liderazgo mora en la Universidad Sur, Bolivia en el año de 1993. Sus inicios surgen por un grupo internacional de educadores en Rusia, en 1992, de  aquí surge una estructura básica, Eloy participo en este grupo y concibió la idea de expandir el esquelo elaborado, desarrollando un proyecto que tenía como fin capacitar a maestros rurales como agentes de desarrollo comunitario. (Lagunes, 2016)

¿Cuál es el objetivo del liderazgo  moral?

El  liderazgo  moral  da  como  resultado  el  crecimiento  individual,  pues  logra  un conocimiento de él mismo, un control de su ego, una capacidad  para visualizar las cosas  desde  un  sentido  objetivo.  Le  hace  obtener  un  desarrollo  tal  que  explota todas sus capacidades en todos los ámbitos, lo cual da ese sentido de superación.

También  tiene  beneficio  a  la  sociedad  porque  fomenta  valores  y  sobre  todo  la unidad  y  el  amor.  Pues  hace  ver  que  todos  estamos  unidos,  que  no  somos diferentes  en  cuanto  a  composición  subatómica,  entonces  tampoco  lo  estamos a nivel macroscópico. Que todos somos uno, pero que la unidad debe lograrse como individuo y a la par con la sociedad.

¿Qué implica un liderazgo moral?

Un  liderazgo  moral  implica  grandes  esfuerzos,  por  supuesto,  pues  se  está nadando  contra  corriente.  Pues  ante  una  sociedad  viciada  y  en  un  sentido esclavizada, se debe realizar  un trabajo enorme para no ser dominado por su ego, para  no  ser  influenciado  por  su  medio.  Se  debe  crear  una  disciplina  consigo mismo  y  con  sus  ideales,   los  cuales  deben  pasar  a  ser verdaderas convicciones para  que  prevalezcan  en  su  vida, y no sean sentimientos lo que lo lleven a actuar temporalmente,  sino  actos  nobles  que  surgen  del  interior  y  que  son  llevados  a cabo  continuamente,  sin  importar  las  circunstancias,  los  obstáculos,  la  presión, el cansancio…  tantas  y  tantas  circunstancias  que están presentes todo el tiempo en la vida, pues son  parte de ella, y por tanto, no pueden ser condiciones  que pueden controlar.

El  compromiso  es  la  parte  más  fundamental para el líder moral. Ese compromiso con  sus  convicciones,  es  lo  que  lo  ha  de  llevar  a  trascender.  Pues no solamente consiste  en  tener  en  la  mente  lo  que  debe  hacerse,  sino  llevar acabo toda esa teoría almacenada. Por ello es necesario poder siempre  tener  conciencia  de  sí mismo, pues de esa manera se controla lo que se piensa con respecto al mundo. Debe  hacer  un  esfuerzo  consciente  para  enfocarse en cosas específicas y no dejar  que la mente deambule.  Prestar  atención a la manera de actuar  pues así puede saber quién es y quién debe ser. Todo eso traerá unidad a sí mismo, lo cual implicara paz y felicidad, y eso también debe traer como consecuencia tratar a los demás con amabilidad, amor y compasión, pues va a entender que no todas eligen vivir de esa manera (conscientemente), pero eso no significa tratarlos con aversión. (Huerta, 2017)

Modelos prevalecientes de liderazgo

Al hablar del liderazgo, siempre debemos hacerlo en el marco del funcionamiento de un grupo. El liderazgo no puede existir en un vacío. Existe en el contexto de un grupo. Las tres funciones principales de cualquier grupo, las cuales contribuyen a su buen funcionamiento, son:

  • Conservar y fortalecer la unidad del grupo.
  • Llevar a cabo las tareas para las cuales el grupo fue creado.
  • Desarrollar las potencialidades de los miembros del grupo.(Anello)

Podemos clasificar a los modelos mentales prevalecientes del liderazgo en cinco categorías principales: autoritario, paternalista, sabelotodo, manipulador y democrático. Durante el seminario 331 de Salzburgo, que se llevó a cabo en Austria en 1995 sobre el tema de “EL LIDERAZGO: CONCEPTOS Y DESAFIOS”, se realizó una sencilla encuesta sobre el predominio de estos cinco modelos mentales del liderazgo en los 35 países de donde provenían los 72 participantes. La encuesta reveló que estos cinco modelos son muy prevalecientes en los 35 países, lo cual indica que son comunes en diversos entornos culturales. A continuación se describirá brevemente cada modelo:

El líder autoritario.

El líder autoritario da órdenes. Espera una obediencia inmediata, exacta y sin cuestionamiento a su autoridad. Evita el diálogo y no permite que nadie le pida una explicación acerca de sus órdenes. El prototipo del líder autoritario se encuentra en las organizaciones militares, aunque el liderazgo autoritario también es común en las relaciones patrón-obrero.

Los subordinados de un líder autoritario generalmente sienten resentimiento, el cual puede ser expresado de manera abierta o indirecta. Cuando el resentimiento se manifiesta de manera abierta, eventualmente puede llevar a la rebeldía o la sublevación. Cuando el resentimiento no se expresa, la conformidad y aparente sumisión pueden caracterizar a la relación.

Tal como fue en los días de la esclavitud, el obrero dice “Sí, patrón”. Sin embargo, detrás de su aparente sumisión, a menudo existe una resistencia pasiva que socava el trabajo que hay que hacer. Muchas veces surgen problemas “misteriosos” que obstruyen el trabajo y para los cuales no se encuentra un responsable. Es común que las tareas se lleven a cabo lentamente y la iniciativa es virtualmente desconocida. (Anello)

El líder paternalista.

Un individuo que ejerce un modelo paternalista de liderazgo puede sinceramente desear el bienestar de los otros miembros del grupo y estar motivado por un verdadero sentimiento de cariño hacia ellos. Él puede tratar a los otros miembros, por tanto, como un padre trataría a sus hijos, o más bien como un padre sobre protector trataría a sus hijos. Él los cuida, los protege, quita todos los obstáculos de su camino, hace cosas para ellos y les dice que no se preocupen porque él ya ha resuelto todo para ellos. A veces puede preguntar a los miembros del grupo sus opiniones y dar una impresión externa de ser un líder democrático, pero en el análisis final es él quien finalmente toma la decisión. El líder paternalista no ayuda a los miembros del grupo a desarrollar sus propias capacidades. Probablemente no piensa que ellos tengan muchas capacidades. Más bien, él siente satisfacción al saber cuán necesario es para los otros miembros del grupo.

Mientras el líder paternalista está respondiendo activamente a las necesidades de los demás miembros del grupo, puede parecer que exista la unidad en el grupo y que las tareas se lleven a cabo competentemente. Pero en realidad, el trabajo no lo hace el grupo. Todo depende del gran “padre-líder”.

Por lo tanto, el liderazgo paternalista básicamente cultiva actitudes de dependencia y desvalimiento que paralizan la iniciativa creativa y el sentido de responsabilidad personal. Como consecuencia, cuando este tipo de líder se va, el grupo tiende a desbaratarse, porque ningún otro miembro del grupo tiene la capacidad, conocimiento, experiencia o iniciativa para tomar su lugar. (Anello)

El líder sabelotodo

Este modelo de liderazgo a menudo ocurre cuando existe una marcada diferencia entre los conocimientos o experiencia de un individuo y aquellos de los otros miembros del grupo.

Como resultado, la persona con mayor conocimiento trata de dominar al grupo en base a sus conocimientos superiores. Este modelo de liderazgo a menudo se ve en los círculos académicos, entre los maestros, consultores y asesores técnicos, y otras personas que se ganan la vida compartiendo sus conocimientos. En su relación con el grupo, el líder sabelotodo aprovecha de cada oportunidad para jactarse de sus conocimientos, estudios o experiencia previa. Le gusta hablar de sus habilidades. A la vez, muchas veces trata de disminuir la credibilidad de otros miembros del grupo al ridiculizar de manera sutil sus ideas y sugerencias, haciendo bromas acerca de estas contribuciones.

Esta actitud de superioridad tiende a crear sentimientos de inferioridad entre los miembros del grupo. Como resultado, aunque el líder solicite las opiniones de ellos, muchas veces son renuentes a dar sus ideas por temor a que tengan poco valor, comparadas con los conocimientos superiores del “experto”. Así, se pierde la riqueza del conocimiento vivencial que el grupo pueda tener con respecto al tema, y el líder sabelotodo a menudo se desanima, quejándose que nadie participa ni contribuye. La falta de integración entre el líder y los otros miembros del grupo afecta tanto la unidad del grupo como la ejecución de sus tareas. (Anello)

El líder manipulador.

Los que practican los tres modelos anteriores de liderazgo quizás sean sinceros en su deseo por ayudar al grupo o estimular su participación, sin darse cuenta de cómo sus propias actitudes de superioridad obstruyen su capacidad de hacerlo. En contraste a ellos, el líder manipulador sólo aparenta pensar en el bienestar de los demás, para esconder sus verdaderos motivos e intereses personales.

A menudo las personas responden a este tipo de liderazgo, que es muy común en la política, con desilusión y falta de confianza. Cuando las personas se dan cuenta de que han sido manipuladas, frecuentemente se vuelven cínicas y desconfían de cualquier organización o proyecto posterior que ofrece ayudarle.

Después de que se haya dañado seriamente el espíritu de cooperación en un grupo o una comunidad, como resultado de confiar en las falsas promesas de un líder manipulador, tiende a ser sumamente difícil recuperar la confianza de la gente. (Anello)

Elementos para la creación de un liderazgo moral.

A  continuación  se  mencionan  los  seis  elementos primordiales para la creación de un marco conceptual de liderazgo moral y debido a que  estos  elementos  están  relacionados  entre  sí,  es  difícil  hablar  de  uno  sin mencionar al otro. (Ávila, 2016)

  1. Creencia en la nobleza del ser humano.
  2. Liderazgo que se oriente hacia el servicio.
  3. Propósito del liderazgo: transformación personal y social.
  4. Desarrollo de capacidades.
  5. Responsabilidad moral para investigar y aplicar la verdad.

Conclusión

El liderazgo moral es un tema muy importante ya que hoy en día se están perdiendo mucho valores, la gente cree que se puede vivir sin ellos, andar por la vida faltándole el respeto a alguien, haciendo de las suyas o simplemente siendo deshonestos, pero debemos de tener siempre en cuenta que la moralidad es un corrector de rectitud y es como una válvula de escape la cual nunca no debe de faltar.

Un líder moral debe aprender a manejar a la gente de la manera más correcta posible, siempre previendo el bienestar de las personas por encima de los de la organización, claro siempre y cuando no se afecte tampoco en la toma de decisiones a la empresa.

Propuesta de tesis.

Realizar un estudio sobre el impacto que tiene un líder moral.

Objetivo general.

Realizar un estudio dentro de una organización de la región Córdoba – Orizaba que pueda determinar que tanto impacto tiene el liderazgo moral dentro de la organización y las consecuencias que este conlleva.

Agradecimientos.

Agradezco a mi madre que es la fuerza para seguir cada día y quien me ha hecho llegar hasta donde estoy, a mis profesores que me han aportado su tiempo y su conocimiento para poder seguir adelante en mis estudios, al Doctor Fernando Aguirre y Hernández ya que nos ha brindado toda su experiencia y conocimiento en esta materia de Fundamentos de Ingeniería Administrativa, así mismo a CONACYT ya que nos da su apoyo para motivarnos a salir adelante en nuestra aventura por la maestría.

Bibliografía.

Anello, E. (s.f.). http://www.ucipfg.com. Recuperado el 21 de Mayo de 2018, de http://www.ucipfg.com: http://www.ucipfg.com/Repositorio/MLGA/MLGA01/semana3/LAMBM308AnelloE.yHernandezJ.LiderazgoMoral.pdf

Ávila, M. F. (1 de Abril de 2016). https://www.gestiopolis.com. Recuperado el 20 de

Mayo          de      2018, de      https://www.gestiopolis.com: https://www.gestiopolis.com/liderazgo-moral/

Huerta, J. A. (15 de Mayo de 2017). https://www.gestiopolis.com. Recuperado el

21          de        Mayo        de        2018,        de https://www.gestiopolis.com:

https://www.gestiopolis.com/necesario-liderazgo-moral/

Laguna., C. (2012). https://prezi.com. Recuperado el 21 de Mayo de 2018, de https://prezi.com: https://prezi.com/xoasu-tk8uz6/el-liderazgo-moral/

Lagunes, X. A. (7 de Junio de 2016). https://www.gestiopolis.com. Recuperado el

21 de Mayo de 2018, de https://www.gestiopolis.com: https://www.gestiopolis.com/definicion-liderazgo-moral/ Xochitl Abigail Luna Lagunes

wikipedia.org. (19 de Mayo de 2018). https://es.wikipedia.org. Recuperado el 21 de Mayo de 2018, de https://es.wikipedia.org: https://es.wikipedia.org/wiki/Liderazgo

wikipedia.org. (20 de Mayo de 2018). https://es.wikipedia.org. Recuperado el 21 de

Mayo de 2018, de https://es.wikipedia.org: https://es.wikipedia.org/wiki/Moral

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Pedraza Boza Aldo Carlos. (2018, junio 12). Liderazgo Moral y modelos de Liderazgo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/liderazgo-moral-y-modelos-de-liderazgo/
Pedraza Boza, Aldo Carlos. "Liderazgo Moral y modelos de Liderazgo". GestioPolis. 12 junio 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/liderazgo-moral-y-modelos-de-liderazgo/>.
Pedraza Boza, Aldo Carlos. "Liderazgo Moral y modelos de Liderazgo". GestioPolis. junio 12, 2018. Consultado el 21 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/liderazgo-moral-y-modelos-de-liderazgo/.
Pedraza Boza, Aldo Carlos. Liderazgo Moral y modelos de Liderazgo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/liderazgo-moral-y-modelos-de-liderazgo/> [Citado el 21 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de taedc en Flickr
DACJ