La oratoria y el entusiasmo

  • Autoayuda
  • 1 minuto de lectura

El elemento más importante de la comunicación frente a grupos es el entusiasmo. El entusiasmo es el 85 por ciento de la posibilidad de éxito de un conferenciante.

La comunicación frente a los auditorios debe tener fondo, pero también forma. Y la mejor forma es hablar con energía, con ánimo, con entusiasmo, con ganas. ¿Con ganas de qué? De persuadir. De vender lo que está pensando, lo que está planteando.

Hay que hablar con pasión y con sentimiento. Una charla sin sentimiento es una charla mecánica, estéril, sin sentido. El entusiasmo es aquella parte de mí mismo que le pongo a mi charla. Hay que dejar ver las emociones. La emoción, la mayoría de las veces, despierta respuestas emocionadas en el auditorio.

Hay que hacer que la gente viva la charla, que sienta cada palabra que dices, y para eso se necesita hablar con emoción. Cuando las personas vibran, viven la charla, se emocionan, es un éxito. Hay oradores que tienen cosas muy importantes para decir, pero las dicen sin ánimo, sin entusiasmo, sin brío y, en consecuencia, pierden al auditorio. El entusiasmo es el elemento determinante en el éxito de un orador.

Oratoria y miedo escénico

Si una persona no tiene nada que decir, si no conoce el tema sobre el cual va a hablar, si no domina las técnicas de oratoria moderna. Entonces ¿cómo no va a sentir miedo escénico? Ni San Pancracio lo podrá ayudar. No existen los milagros para quienes no están preparados.

Para dominar el miedo escénico, hay que dominar la materia a fondo, dominar cómo se va a transmitir y dominar las técnicas de oratoria moderna. ¿Por qué las personas que van a hablar frente a los auditorios tienen temor? Puede ser por las dudas que tienen frente al tema. Ese temor desaparece cuando la persona gana confianza y seguridad en sí misma, lo cual puede surgir por la preparación y el dominio del tema. Es por eso que uno debe hablar sobre temas en los cuales se haya ganado el derecho de hacerlo.

Hay que ganarse el derecho, con experiencia, trayectoria, preparación, el hábito de la lectura, la práctica. Los temores no desaparecen por obra y gracia del Espíritu Santo, pero con la preparación y la práctica cada vez estarás más tranquilo. Uno está vivo y siente nervios, es algo normal. No creas en el engaño de perder el miedo escénico. Se requiere mucho entrenamiento y práctica.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Cellamare Mike. (2010, septiembre 2). La oratoria y el entusiasmo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-oratoria-entusiasmo/
Cellamare, Mike. "La oratoria y el entusiasmo". GestioPolis. 2 septiembre 2010. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-oratoria-entusiasmo/>.
Cellamare, Mike. "La oratoria y el entusiasmo". GestioPolis. septiembre 2, 2010. Consultado el 15 de Enero de 2018. https://www.gestiopolis.com/la-oratoria-entusiasmo/.
Cellamare, Mike. La oratoria y el entusiasmo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-oratoria-entusiasmo/> [Citado el 15 de Enero de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de factuurcongres en Flickr