La ciencia y el desarrollo del método científico

1
2

3
Por tanto la naturaleza debe servir de base y de modelo a la
CIENCIA, por eso el Arte trabaja de acuerdo con la Naturaleza en todo
lo que puede. Para ello es menester que el artista observe la Naturaleza
y opere como ella opera a través de la comprensión e interpretación. Y
así es como el Científico debe también de actuar en armonía y sintonía
con la Fuente Suprema.
RAMON RUIZ LIMON
RAMON RUIZ LIMONRAMON RUIZ LIMON
RAMON RUIZ LIMON
4
Introducción
Desde la más remota antigüedad, el hombre se ha preguntado
por la realidad, tanto para resolver sus problemas más inmediatos y
satisfacer sus necesidades, como para saber qué son las cosas que lo
circundan. Esta necesidad de conocer surge del asombro del hombre
ante los procesos de los fenómenos que se manifiestan en el Universo:
los eclipses, los movimientos de los astros, la sucesión de las estaciones y
muchos otros fenómenos le cursaban extrañeza, admiración y además
temor, y así de esa manera surgen factores que propician buscar el
porqué, el qué (las cuatro causas aristotélicas: causa material, formal,
final) de los fenómenos naturales.
Resulta difícil precisar el nivel de conocimiento alcanzado por los
pueblos primitivos previo al tercer milenio antes de Cristo. Lo que si
puede afirmarse es que en Egipto y Mesopotamía surgieron los primeros
indagadores de las cosas que rodean al hombre. Existen numerosos
testimonios escritos de los reconocimientos logrados por dichos pueblos
hacia el año 2000 a. C. En ambas regiones había ya por entonces
ciudades cuyo centro de reunión era el templo, con sus sacerdotes y
astrólogos; asimismo, contaban con topógrafos, arquitectos e ingenieros
de irrigación.
¿Qué es la Ciencia?
Los griegos dividieron el estudio de la realidad, que llamaron
filosofía, en diferentes áreas: filosofía primera o metafísica, que estudia
el ser de las cosas; astronomía, que se ocupa de los astros y sus
movimientos; física, que tiene como objeto el estudio de la naturaleza;
biología, que estudia los seres vivos; ética, que señala el camino al bien
y a la felicidad; política, que indica cómo debe organizarse la ciudad y
teología o estudio de Dios. Para los griegos, la ciencia era un
5
conocimiento seguro, racional, explicativo y demostrativo, que
señalaba las causas del fenómeno estudiado.
Ya Platón (427-347 a. C.) nos muestra en sus obras a Sócrates (470-
399 a. C.) su maestro, quien afirmaba la deficiente validez de la simple
opinión (Doxa) como base del conocimiento. Su diálogo Teeteto está
dedicado a buscar las condiciones de un conocimiento científico,
capaz de superar el mundo de las apariencias (mundo físico o sensible).
Por ejemplo, cuando una vara se introduce en un estanque, da la
impresión de esta quebrada, apariencia distorsionada de la realidad
debida al fenómeno de la refracción de la luz.
Aristóteles (384-322 a. C.) se adentra sistemáticamente sobre los
requisitos del conocimiento humano para llegar a la realidad de las
cosas. Trata de esto en los Segundos Analíticos y sobre todo en el libro IV
de su Metafísica. Tiene conciencia de que el conocimiento científico es
distinto del conocimiento que por opinión se tiene comúnmente. La
opinión (Doxa) es un juicio inseguro, basado en el conocimiento
superfluo de las cosas en base a sus apariencias. No sabe dar razones
(argumentos válidos y demostrables, sustentados en datos empíricos y
datos intelectuales o teóricos) de lo que afirma y juzga con gran riesgo
de equivocarse. En cambio, la ciencia es más segura, ya que da
explicación de lo que afirma y se refiere a las causas de las cosas.
Hasta principios de la Edad Moderna, en base a las apariencias,
se opinaba que sólo había cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego.
Lavoisier (1743-1794), entre otros, comenzó a investigar científicamente
los elementos que constituyen la materia y que hoy día sabemos que
son más de cien.
6
La Ciencia Moderna
Durante siglos, el concepto griego de ciencia prevaleció. Llegado
el siglo XVI aparece una serie de pensadores notables, con un
concepto de ciencia diferente. El principal autor de esta nueva forma
de pensar es el florentino Galileo Galilei (1564-1642). La nueva ciencia
que intenta fundar no consiste en explicar filosóficamente la realidad
acudiendo a sus causas últimas, sino en describir los fenómenos y
explicar la realidad por sus agentes más inmediatos.
Por ejemplo, los antiguos astrónomos, entre ello Ptolomeo,
siguieron a Aristóteles en la creencia de que los astros eras seres
inteligentes, cuya sustancia era eterna, inalterable e incorruptible, ya
que les consideraba como intermediarios entre lo corruptible del mundo
sico y lo eterno de Dios. Mientras que Galileo comprobó mejor el sol y
sus manchas solares, la luna con sus montañas y los primeros planetas
con sus satélites naturales, dándose cuenta de que están compuestos
de la misma materia que la tierra.
Y fue así como Galileo hubo de romper con el peso de la tradición
que venía desde los griegos; su talento se impuso y demostró lo fundado
y sólido de su intento. Sin embargo, no podía objetar la idea de
Aristóteles de que el conocimiento científico ha de ser seguro, cierto y
demostrativo; ni podía reducir la Ciencia a lo opinable (Doxa) y
discutible. El genio del florentino logun conocimiento seguro y firme,
sin recurrir a conceptos filosóficos, mediante la unión de la ciencia de la
naturaleza con la matemática. De este modo nació la ciencia
fisicomatemática guiada por el método galileano, y como la
conocemos, basada en la medición (características cuantitativas:
medida, peso, duración, etc.) de los fenómenos y sus representación a
través de fórmulas o modelos matemáticos.
7
Y es así como este nuevo pensamiento científico se ha extendido
por todo el mundo. En sus tres siglos de existencia, esta ciencia nueva
ha logrado portentosos avances tanto en el conocimiento de la
realidad como en su dominio y transformación. Su prestigio es tan
seguro que otras disciplinas, como la psicología, la biología y la
socioloa, intentan a veces seguir el modelo de las ciencias naturales
(sica-matemática).
¿Cómo ha logrado la Ciencia su intento?
Los grandes avances de la físico-matemática se deben, por un
lado, a los hombres de gran talento (que aprovechan y desarrollan sus
facultades humanas superiores: lenguaje, la razón, el pensamiento
(inductivo, deductivo y analógico) y la solución de problemas) que se
han dedicado a la investigación científica, como Kepler (1571-1630),
Descartes (1596-1650) y su método de la duda Cartesiana o todo
cartesiano, y Isaac Newton (1642-1727).
Por tanto los grandes éxitos, frutos y avances en la ciencia pura y
aplicada, es sin lugar a dudas, por un instrumento cognoscitivo
denominado el Método Científico el cual emplea, y cuyos cuatro pasos
son los siguientes:
1. Las Observaciones que el científico realiza sobre el
fenómeno o sector de la realidad que va a estudiar; la mide
y cuantifica, las cataloga y analiza.
2. La Experimentación, que consiste en violentar la naturaleza
para que responda de alguna manera a las cuestiones que
el investigador le plantea (manipulación y control de
variables o condiciones). El hecho de que en las escuelas
8
existan laboratorios, significa que seguimos la línea
marcada por el Método Galileano o método de Galileo.
3. Luego, el científico formula o diseña una hipótesis premilitar
que pueda explicar el fenómeno en cuestión, cuyas razones
ignora. Pero no basta la hipótesis; el método científico exige
un cuarto paso dirigido a comprobarla (criterios de
confiabilidad y veracidad).
4. Se trata ahora de Verificar (demostrar), de someter a una
serie de pruebas empíricas e intelectuales la hipótesis
preliminar formulada. Si ésta resiste las pruebas a la que es
sometida, entonces se ha logrado un avance científico,
pasando la hipótesis a convertirse en una tesis que en
cualquier momento pueda ser una ley de bajo o alto nivel.
Y es así como, el científico tiene que apoyarse, además, en una
serie de instrumentos cognoscitivos. Ya que necesita de la actividad
propia de su mente, que es la abstracción e imaginación, igualmente
necesarias son la inducción, la deducción y la analogía que son
elementos del razonamiento o de la razón.
Por tanto se puede decir que, el conocimiento o pensamiento
humano está en continuo proceso dialéctico de captar su propia
realidad y la del mundo sensible. Y es así como existen diferentes formas
de conocer al ser humano y al mundo sensible (objetos materiales)
desde puntos de vista o enfoques diferentes (objetos formales)
empleando modos distintos de conocer (métodos: generales,
específicos y particulares; véase anexos).
9
Hume, empieza por constatar que el hombre tiene dos
tipos diferentes de percepciones, que son impresiones e
ideas. Con impresiones quiere decir la inmediata percepción
de la realidad externa. Con ideas quiere decir el recuerdo de
una impresión de este tipo. 1
Por ejemplo. Si un individuo se quema en una estufa
caliente, recibe una impresión inmediata o crea en su mente
una imagen del suceso. Mas adelante puede pensar en
aquella vez que se quemo. Es a esto lo que Hume llama Idea.
La diferencia es que la Impresión es más fuerte y más viva
que el recuerdo de la reflexión sobre el recuerdo. Se puede
decir que la sensación sólo es el original, y que la Idea o el
recuerdo de la sensación sólo es una pálida copia. Porque la
impresión es la causa directa de la Idea que se esconde en la
conciencia.
Cualidades objetivas o cualidades primarias de los
sentidos según John Locke, se refiere a la Extensión de
las cosas; su peso, forma, movimiento, número. En
cuanto a estas cualidades cuantitativas podemos estar
seguros de que los sentidos reproducen las verdaderas
cualidades de las cosas.2
 ! "#$%&''
2 Pág. 318. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía. Editorial Grupo Patria Cultural, S.A. de C.V., México
2004.
10
Cualidades subjetivas o cualidades secundarias de los
sentidos según John Locke, son cualidades cualitativas
como color, sabor o sonido, aunque no siempre reflejan
las verdaderas cualidades que son inherentes a las
cosas mismas, sino que sólo reflejan la influencia de la
realidad exterior sobre nuestros sentidos.3
¿De dónde recibimos nuestras ideas y conceptos?
¿Es realmente el mundo como nosotros lo percibimos?
Locke decía que poco a poco vamos juntando y
entrelazando las sensaciones formando conceptos durante
nuestras experiencias. Pero todo el material de nuestro
conocimiento (contenido de conciencia) sobre el mundo
sensible entra al fin y al cabo por los órganos sensoriales. Por
lo tanto, los conocimientos que no pueden derivarse de
sensaciones simples, son conocimientos falsos y deben ser
rechazados.
No hay nada en la inteligencia humana, que no haya
pasado antes por los sentidos. La mente puede ser
considerada como una pizarra vacía (tabula rasa), en el
momento del nacimiento.
3 Pág. 319. Ibíd.
11
Por lo tanto, queda comprendido que, la experiencia
(externa o interna) como la fuente exclusiva de nuestro
conocimiento sensible. De aquí surge la regla de oro del
empirismo: sólo es valido aquel conocimiento que esté
debidamente apoyado en una experiencia sensible.
¿Cuáles son las fuentes para la adquisición del conocimiento?
En resumen, se puede decir que, el empirismo y el
racionalismo son enfoques filosóficos, que son validos en la
adquisión de conocimiento, y así mismo los podemos
considerar para describir, comprender y analizar los
fenómenos naturales, sociales y del hombre mismo, ya que a
partir de los datos sensibles, se obtienen las representaciones
o ideas. Y estas representaciones o ideas nos permiten
construir conceptos o abstracciones científicas para
identificar al objeto de estudio de determinado problema de
la vida cotidiana.
12
1.5.- El pensamiento Científico
¿Qué es la ciencia?
La ciencia como concepto general y logístico, es la
investigación metódica de las leyes naturales por la
determinación y la sistematización de las causas de un
fenómeno o hecho determinado (véase glosario de términos).
Para Aristóteles, la ciencia o epísteme consiste, no tanto
en una serie de conocimientos objetivos, sino en una virtud
intelectual que se define como hábito demostrativo, entonces
podemos concluir que esa aptitud propia del científico tiene,
como instrumento de formación, precisamente el silogismo,
operación que demuestra rigurosamente las tesis propuestas.
Y, por fin, con esto se concluye que la Lógica es el
instrumento propio del científico y del filósofo.
El vocablo "ciencia" proviene del latín scientia, que en un
sentido estricto significa "saber". Sin embargo, al término saber
debe otorrsele un significado más amplio y, así, ciencia
seria el "conjunto de lo que se sabe por haberlo aprendido
mediante una continua actividad mental o razonamiento
(inductivo, deductivo o analógico)para tener ciencia hay
que abarcar al menos todo un sistema de conocimientos;
para tener saber basta con poseer más conocimientos
acerca de uno o varios sistemas. En una palabra, el saber es
13
la ciencia del hombre que ha buscado la oportunidad de
observar, analizar, interpretar, comprender los elementos que
forman parte de los procesos que identifican o caracterizan a
un fenómeno o hecho en el mundo sensible".
Ciencia (en latín scientia, de scire, ‘conocer’), término
que en su sentido más amplio se emplea para referirse al
conocimiento sistematizado en cualquier campo, pero que
suele aplicarse sobre todo a la organización de la experiencia
sensorial objetivamente verificable. La búsqueda de
conocimiento en ese contexto se conoce como ‘ciencia
pura’, para distinguirla de la ‘ciencia aplicada’ —la búsqueda
de usos prácticos del conocimiento científico— y de la
tecnología, a través de la cual se llevan a cabo las
aplicaciones. (Para más información, véanse los artículos
individuales sobre la mayoría de las ciencias mencionadas a
lo largo de este artículo.)
También se puede definir a la ciencia, desde un punto de
vista totalizado, como un sistema acumulativo, metódico y
provisional de conocimientos comportable, producto de una
investigación científica y concerniente a una determinada
área de objetos y fenómenos.
14
Se debe de reconocer que, la ciencia es un sistema de
conocimientos en desarrollo, los cuales se obtienen mediante
los correspondientes métodos cognoscitivos y se reflejan en
conceptos exactos, cuya veracidad se comprueba y
demuestra a través de la práctica social. Además se puede
decir que, es un complejo fenómeno social, que incluye
numerosas facetas y está relacionado con otros numerosos
fenómenos de la vida social. La aparición de la ciencia y su
desarrollo constituye una parte integrante de la historia
universal de la humanidad. Si la ciencia no puede surgir ni
desarrollarse al margen de la sociedad, tampoco ésta, en
una fase elevada de su desenvolvimiento, puede existir sin la
ciencia. El sentido histórico de la aparición y desarrollo de la
ciencia consiste en dar satisfacción a las necesidades de la
producción de bienes materiales, la practica político-social, la
estructura económica de la sociedad, el carácter reinante de
la concepción del mundo, las distintas formas de conciencia
social, el nivel de desarrollo de la producción, la técnica, la
cultura espiritual, la instrucción y también la lógica interna del
propio conocimiento científico.
El éxito de la creación científica depende no sólo del
talento, la agudeza y la fantasía del científico, sino también
de los instrumentos o aparatos necesarios. Es precisamente el
desarrollo de la técnica lo que ha proporcionado a la ciencia
medios potentísimos de experimentación y de investigación
lógica, como son el sincrociclotrón, las naves espaciales y las
15
maquinas lógicas. Por ello, se puede decir que, la práctica
social es la esfera de aplicación de los conocimientos, y en
este sentido constituye el objetivo del conocimiento. Es
importante reconocer que, la Práctica sirve de criterio a la
veracidad de los resultados del conocimiento científico. De
hecho, en cualquier esfera de la ciencia, la orientación
práctica representa el estímulo fundamental y determinante
de la investigación científica.
Es importante enfatizar que, el conocimiento científico
persigue la máxima exactitud, excluyendo todo lo individual,
todo lo que el científico haya podido aportar por cuenta
propia: la ciencia es una forma social, de carácter general,
de desarrollo del saber. Toda la historia de la ciencia confirma
un hecho de que cualquier subjetivismo ha sido eliminado
siempre o al menos se evita en lo posible, de modo más
implacable, de la senda de los conocimientos científicos,
conservando únicamente la supraindividualidad, lo objetivo.
Las obras artísticas son únicas en su género, mientras que los
resultados de las investigaciones científicas son generales. La
ciencia es un producto del “desarrollo histórico general en su
resumen abstracto”. En cambio el arte admite la invención, la
introducción por el propio artista de algo que en esa forma
precisa no existe, no existy probablemente no existirá en la
realidad del mundo sensible o físico.
16
Pero la ficción artística es únicamente admisible en lo que
se refiere a la forma singular de expresar lo general, y no en lo
que respecta a su contenido: la verdad artística no admite la
menor arbitrariedad y subjetivismo. Si el artista, al reflejar lo
general, no mantiene la unidad orgánica con lo especifico
(típico) y singular, el resultado no seuna obra artística, sino
un simple esquematismo y sociología desnuda. Si, por el
contrario, reduce todo en su obra a lo singular, copiando
ciegamente los fenómenos que observa y separando lo
singular de lo general y de lo específico, obtenduna copia
naturalista, en lugar de una obra artística. En la ciencia, por el
contrario, lo fundamental consiste en eliminar todo lo singular
e individual, todo lo que no se puede repetir, y conservar lo
general en forma de conceptos y categorías. En el mundo, la
forma de lo general es la ley. Por eso, el conocimiento
científico es el conocimiento de las leyes que representan a
los fenómenos o hechos y sus procesos dentro del mundo
sensible o físico.
17
1.6.- Orígenes de la ciencia
Los esfuerzos para sistematizar el conocimiento se
remontan a los tiempos prehistóricos, como atestiguan los
dibujos que los pueblos del paleolítico pintaban en las
paredes de las cuevas, los datos numéricos grabados en
hueso o piedra o los objetos fabricados por las civilizaciones
del neolítico. Los testimonios escritos más antiguos de
investigaciones protocientíficas proceden de las culturas
mesopotámicas, y corresponden a listas de observaciones
astronómicas, sustancias químicas o síntomas de
enfermedades —además de numerosas tablas
matemáticas— inscritas en caracteres cuneiformes sobre
tablillas de arcilla. Otras tablillas que datan aproximadamente
del 2000 a.C. demuestran que los babilonios conocían el
teorema de Pitágoras, resolvían ecuaciones cuadráticas y
habían desarrollado un sistema sexagesimal de medidas
(basado en el número 60) del que se derivan las unidades
modernas para tiempos y ángulos.
En el valle del Nilo se han descubierto papiros de un
periodo cronológico próximo al de las culturas
mesopotámicas que contienen información sobre el
tratamiento de heridas y enfermedades, la distribución de
pan y cerveza, y la forma de hallar el volumen de una parte
de una pirámide. Algunas de las unidades de longitud
actuales proceden del sistema de medidas egipcio y el
18
calendario que empleamos es el resultado indirecto de
observaciones astronómicas prehelénicas.
El mayor impulso que genera la ciencia es el deseo de
explicaciones sistemáticas y controlables por la evidencia
empírica. El propósito distintivo de la ciencia es el
descubrimiento y la formulación en términos generales de las
condiciones en las cuales ocurren sucesos de diversas clases,
y las proposiciones generalizadas de tales condiciones
determinantes que sirven como explicaciones de los sucesos
correspondientes.
La ciencia es una de las pocas realidades que se
pueden legar a las generaciones venideras. Los hombres de
cada periodo histórico asimilaron los resultados científicos de
las generaciones anteriores, desenvolviendo y ampliando
algunos aspectos nuevos. Del doble elemento de la época, lo
inmutable y lo fijo, lo n no comprobado y lo establecido
definitivamente, solamente lo último es acumulativo y
progresivo.
Aquellos elementos que constituyen buena parte de la
ciencia y que son la parte efímera y transitoria, como ciertas
hipótesis y teorías, se pierden en el tiempo y conservan,
cuando más, cierto interés histórico.
19
Cada época elabora sus teorías según el nivel de
evolución en que se encuentra, sustituyendo a las antiguas
que pasan a ser consideradas como superadas y en
consecuencia anacrónicas.
Lo que permitió a la ciencia llegar al nivel actual fue un
núcleo de técnicas de orden práctico (método científico), los
hechos empíricos y las leyes que forman el elemento de
continuidad, y que ha venido siendo perfeccionado y
ampliado a lo largo de la historia con la evolución misma del
hombre.
La ciencia en los modelos en los que se representa hoy,
es relativamente reciente. Solo en la edad moderna de la
historia adquirió el carácter científico que muestra hoy. Pero
ya desde los comienzos de la humanidad, se encuentran los
primeros trazos rudimentarios como vestigios de
conocimiento, de técnica, y que luego se constituiría en
ciencia.
La revolución científica, propiamente dicha, se registra
en los siglos XVI y XVII con Copérnico, Bacon y su método
experimental, Galileo Galilei, Descartes y otros. No surgió,
pues, por casualidad. Todo descubrimiento ocasional y
empírico de técnicas y conocimiento referente al universo, la
naturaleza, y los hombres, desde los antiguos griegos, egipcios
y babilonios, la contribución al espíritu creador griego
20
sintetizado y ampliado por Aristóteles, las invenciones hechas
en la época de la conquista, preparan el surgimiento del
método científico y el espíritu de objetividad que va a
caracterizar a la ciencia a partir del siglo XVI, antes de forma
indefinida y ahora de modo riguroso.
Años más tarde, ya en el siglo XVIII, el método
experimental se perfecciona y aplica a las nuevas áreas del
conocimiento. Se desarrolla el estudio de la química, de la
biología, surge un conocimiento más objetivo de la estructura
y funciones de los organismos vivos. En el siguiente siglo se
verifica una modificación general en las actividades
intelectuales e industriales. Surgen datos nuevos relativos a la
evolución, al átomo, la luz, la electricidad, el magnetismo y a
la energía nuclear. Ya en el siglo XX, la ciencia con métodos
objetivos y exactos, desarrolla investigaciones en todos los
frentes del mundo físico y humano, obteniendo un grado de
precisión sorprendente, no sólo en el campo de la
navegación espacial, de las comunicaciones, cibernética y
de los trasplantes, sino también en los más diversos sectores
de la realidad social.
21
1.7.-. El empirismo y la ciencia moderna
Mucho es lo que le debe la ciencia moderna al
Empirismo en lo que contiene exclusivamente a la
observación y a la experimentación. El constante progreso de
tales averiguaciones, la extensión de las mismas a los seres
vivos, los logros de la teoría evolucionista, el desarrollo de la
bioquímica, la cibernética, la inteligencia artificial, la
robótica, la mecatrónica han ido constantemente ganando
terreno al supernaturalismo y a las “fuerzas vitales” de la
naturaleza tal como la concibe la ciencia.
En la actualidad ya no se cree, de la manera efectiva y
con la amplitud de antes, en la interferencia de un mundo
sobrenatural (invisible) en el mundo en que habitamos. Si el
aparato de radio o el coche tienen una avería, si un no
tiene calentura o muestra otros ntomas de enfermedad, si
una plaga de insectos destruye las cosechas ya no atribuimos
tales eventos o hechos a causas intangibles o espirituales. Ya
incluso atribuimos las enfermedades mentales, la
delincuencia infantil, la neurosis ansiosa, la anormalidad
sexual o las tensas relaciones conyugales a causas
psicológicas. Cada vez creemos más en que la averiguación
de la causa de muchas cosas o eventos es de la
incumbencia exclusiva de la CIENCIA. Con todo, el misticismo
sigue desorientando a mucha gente, misticismo que
constituye el torcido todo de su manera de pensar; por lo
22
que no hay que cejar en la actitud crítica, antes bien es
preciso intensificarla más y más. Pero, después de todo,
podemos asegurar que el supernaturalismo va de vencida.4
La ciencia en su evolución, tiene indudablemente como
eje impulsor, los métodos e instrumentos de investigación
(método científico) que se acrecientan y perfeccionan,
aunados al espíritu científico, perspicaz, riguroso y objetivo.5
4 Pág. 33-34. Lewis John. Ciencia, fe y Escepticismo. Editorial Grijalbo. México 1969.
5 Pág. 55-56. Ortiz Frida, García Maria del Pilar. Metodología de la Investigación. Editorial Limusa, México 2005.
23
1.9.-. CRITERIO DE VALIDACION DE LA CIENCIA
“Una plena claridad es la medida de toda la verdad”
Hursserl
Cuando una cosa es evidente por misma, no hay
mayor dificultad; pero, ordinariamente, la mayoría de las
cosas no son evidentes por misma y necesitan una
demostración. La ciencia vale tanto cuanto es capaz de
probar, pero la ciencia no puede demostrarlo todo, ya que
dependen de otros conocimientos anteriores, indemostrables
y que son evidentes por sí mismos.
Martínez (1989) comenta que en el siglo pasado, se
hacía hincapié en la base empírica de la evidencia; en este
siglo, preferentemente en las últimas décadas, la
epistemología ha destacado más la importancia de la
evidencia racional.
Hoy en a, debemos ponernos muy alertas a la hora de
aceptar algo como más o menos “evidente”, tenemos que
hacer una crítica sistemática para reducir el margen de error
de nuestros conocimientos. Martínez propone seis criterios de
validación de la ciencia:
1. No podemos empezar a pensar desde cero, ya que
otros han pensado antes que yo, y yo soy llevado por su
24
pensamiento. Pueden existir varias hipótesis, teorías o
cuerpos coherentes de creencias que, aun cuando
sean muy diferentes unos de otros, den razón suficiente
de todos los hechos conocidos en un campo
determinado de una disciplina.
2. Es posible superar los conceptos de “objetividad y
“subjetividad” con uno más amplio y racional, que es el
de “enfoque” ya que representa una perspectiva
mental, un abordaje, o una aproximación ideológica, un
punto de vista desde una situacn personal, que no
sugiere ni la universalidad de la objetividad ni los
prejuicios personales de la subjetividad; sólo la propia
apreciación.
3. El concepto de enfoque nos lleva ha otro sumamente
rico, el de complementariedad. Si cada enfoque nos
ofrece un aspecto de la realidad y una interpretación
de la misma desde ese punto de vista, varios enfoques, y
el dialogo entre sus representantes, nos darán una
riqueza de conocimiento mucho mayor.
4. Es necesario revalorizar en nuestros medios académicos
la intuición y más concretamente el llamado
conocimiento tácito. La intuición se encuentra tanto al
principio como al final de todo proceso cognoscitivo y
de todo conocimiento científico. Al principio en la
postulación de hipótesis y conjeturas prometedoras y al
final en la “verificación” de cada uno de los resultados y
25
conclusiones. Toda demostración, todo razonamiento y
toda prueba no son sino una cadena de intuiciones
menores, de “visiones intelectuales” que indican que las
cosas son de una determinada manera. Y aunque dicho
proceso sea en parte consciente, nunca lo es
plenamente.
5. En la mayoría de los diseños de investigación de corte
clásico se utiliza la lógica analítica (derivada de los
principios aristotélicos, unida a una visión determinista
derivada de los empiristas ingleses como D. Hume y J.
Mill), se ha ido demostrando cada vez más que dicha
lógica es incapaz de comprender los complejos
problemas de las ciencias humanas, ya que los sistemas
humanos no funcionan con la secuencia de esta gica
ordinaria ni con la casualidad de un solo sentido, sino
que son sistemas con interacción reciproca e
influenciada circular; es decir, se debe ceder el paso a
una nueva lógica estructural, sistemática y dialéctica. En
un sistema, según L. Von Bertalanffy (1981), se da un
conjunto de unidades interrelacionadas de tal manera
que el comportamiento de cada parte depende del
estado de todas las otras, pues todas se encuentran en
una estructura que las interconecta. En los seres
humanos se dan estructuras de un altísimo nivel de
complejidad, las cuales están constituidas por sistemas
26
de sistemas cuya comprensión desafía la agudeza de
las mentes más privilegiadas.
6. La verdad tiene sólo un carácter provisional. Nuestros
conocimientos actuales no se pueden verificar; en el
sentido estricto lo más que podemos hacer es
confirmarlos con pruebas o contrastes concluyentes que
nos reafirman en nuestras ideas actuales, pero que no
durarán más de lo que dure el enfoque o paradigma
aceptado. La verdad tiene un sentido histórico, y
siempre estaen continuo proceso de formación. “Las
verdades de hoy constituirán los errores del mañana…”6
Por lo tanto, es necesario considerar que la verdad será
siempre subjetiva, ya que lo que en determinado tiempo
parezca una verdad, en un futuro puede complementarse
o dejar de ser una teoría o un instrumento cognoscitivo
válido, ya que los femenos, están constantemente en
cambios infinitesimales.
6  !"#$ %&'(
)**+,--
27
1.10.- LOGROS Y LÍMITES DE LA CIENCIA PURA Y APLICADA
¿Qué es lo que ha logrado la ciencia pura y aplicada durante el
desarrollo de la humanidad?
En primer lugar, un mayor acercamiento a la realidad sensible,
mediante el estudio profundo, fundado y riguroso de los fenómenos,
descubriendo las leyes universales que rigen en los procesos de los
fenómenos. Por ejemplo, los eclipses se consideraban antiguamente
como portadores de malos augurios, mientras que hoy en día se sabe
cómo se producen y pueden predecirse con bastante exactitud.
En segundo lugar, han permitido un conocimiento más extenso de
la realidad. Actualmente sabemos mucho acerca de áreas que hace
siglos ni siquiera se sospechaba existieran. Como por ejemplo, la
química quántica o la teoría de la relatividad de Einstein, y la sica
Quántica.
Por último, la ciencia ha modificado nuestra manera de pensar y
de vivir, mediante el desarrollo de la técnica (revolución industrial, se
pasa de la artesanía a la manufactura. Artesano ). Tal es el caso de la
fabricación de nuevos medicamentos, sin los cuales la probabilidad de
muerte de un enfermo era muy alta; el desarrollo de órganos artificiales
y así como muchas otras cosas que han permitido la prolongación de
vida del hombre. Así tenemos que en la época prehistórica el promedio
de vida oscilaba entre 20 y 30 años; a finales del siglo XIX la expectativa
de vida era de 50 os y en la actualidad es aproximadamente de 70
años, todo es gracias a la ciencia pura y aplicada.
28
Sin embargo, la ciencia pura y aplicada tiene sus mites, que son
de dos tipos.
1. Existen límites del desarrollo que puede tener una
determinada ciencia y que no le permiten, por ahora,
conocer algo de la realidad que estudia. Pero el tiempo y
las investigaciones se encargarán de que estos mites
retrocedan y el hombre vaya conociendo mejor la realidad
sensible. Por ejemplo, Augusto Comte afirmó que era ocioso
tratar de conocer la composición química de los astros; sin
embargo en la actualidad es posible obtenerla con
precisión gracias al análisis espectroscópico.
2. Existen también límites Metodológicos, que nacen de la
forma parcial y relativa de considerar la realidad sensible,
los cuales la ciencia nunca podrá superar. Están más allá de
su competencia, pues el método científico que emplea no
le permite alcanzar determinados aspectos. Por ejemplo, a
la ciencia escapan conocimientos sobre las realidades
meta-empíricas, como la conciencia y la libertad. Están mas
allá de sus todos, procedimientos y técnicas de
investigación clásica, y deben estudiarse con un tipo de
investigación distinto al sistema clásico (ciencias
experimentales como: física, química, biología, etcétera),
como la investigación histórica, la filosófica, la religiosa y
otras.
Esto nos permite se concientes de que la ciencia es valida, pero
no constituye el último modo de conocimiento al alcance del hombre.
Por lo que no hay que caer en el error de absolutizarla, ya que en la
realidad sensible y en el hombre hay campos que trascienden el
método científico tradicional o clásico (método: Aristotélico, Galileano,
Baconiano y Cartesiano). La pasión de vivir; la responsabilidad y la
culpabilidad; el amor y la entrega. Toda la enorme variedad de los
29
valores internos del hombre, como la bondad, la justicia, el amor, y otros
muchos dominios como la creación artística, no pueden ser tratados
desde un punto de vista puramente científico o tradicional, sino al
contrario deben ser vistos como enfoques epistémicos o
epistemológicos, ya que pueden estudiarse como sistemas, y así
conocer y comprender la relación que existen entre sus elementos y sus
conexiones.
Por supuesto, el alma no existe en su concepción
idealista y religiosa. Pero existen procesos psíquicos, como
conciencia, sensación, percepción, concepción,
pensamiento, emociones y voluntad.
Pues también Aristóteles describió en su tratado, en
mayor grado, fenómenos pquicos reales, y no el alma
abstracta, de la cual empezó a hablar después el
cristianismo, tergiversando en gran medida los conceptos de
Aristóteles.
Los idealistas siempre intentaron e intentan interpretar las
psiquis como una manifestación de cierto principio espiritual
primario, independiente de la materia. El materialismo
dialéctico afirma que la psiquis es lo secundario, puesto que
debe su origen a la materia; y que el ser, la materia y la
naturaleza son lo primario.
30
La historia de la psicología es la historia de la lucha del
materialismo contra el idealismo, y de su victoria sobre éste.
Cualesquiera sean en los detalles los conceptos del mundo,
en última instancia todos ellos pueden dividirse en dos grupos.
Si una persona cree que el mundo circundante existe lo en
su conciencia, es idealista. Si cree que el mundo sensible, la
naturaleza y el ser existen fuera e independientemente de su
conciencia, es materialista. En una palabra, para el
materialista lo primario es el ser; para el idealista, la
conciencia.
Se han cometido muchos errores en la comprensión de
los fenómenos psíquicos. Así, Baruch Espinosa (1632-1677),
filósofo, ateo y materialista holandés, consideraba el
pensamiento como un atributo eterno de la materia. Desde
mediados del siglo pasado adquirió amplia difusión el
paralelismo psicofísico, según el cual los fenómenos psíquicos
y fisiológicos se desarrollan en forma independiente,
paralelamente uno al otro. Desde comienzos de nuestro siglo,
en la psicología norteamericana se extendió el behaviorismo
(del inglés behaviour, conducta; 1925); esta tendencia
reaccionaria niega la conciencia y la actividad conciente del
hombre.
31
1.11.- Integrantes de la capacidad intelectual
La capacidad intelectual está compuesta de:
1. Conocimiento- la información acumulada sobre las
experiencias anteriores puede estar disponible cuando un
individuo necesita resolver un problema. Cabe hablar del
conocimiento en términos de:
a) Cantidad: el mero de elementos de información
relativos a un problema, y
b) Calidad: la utilidad del conocimiento para solucionar
problemas al permitir que los nuevos problemas se
consideren como casos especiales de lo ya
conocido.
2. Habilidades cognoscitivas- tipos de operación que actúan
sobre la información que se tiene sobre experiencias
anteriores. Para propósitos pedagógicos podemos
agruparlas en:
a) Habilidades del pensamiento: un número de
habilidades complejas que se aplican aislada o
conjuntamente, y
b) Habilidades de comunicación: relacionadas con la
organización y presentación de la información
32
destinada a informar y comprender a otro individuo, o
sistematizar la información para uso propio.7
John Locke, utiliza el Método Introspectivo como dos vías
diferentes, para describir las experiencias en el ser humano.
1. La experiencia Externa proviene de la SENSACION y
PERCEPCION (el mundo de los sentidos de acuerdo con
Platón) que es la modificación que experimenta el alma
cuando los sentidos la excita directamente (factores
externos, estímulos).
2. La experiencia Interna es el camino de la reflexión que
es la autopercepción del alma de su propio acontecer
(el mundo de las ideas según Plan).
Locke ante el embrollo y la desorientación causados por
los erróneos métodos de pensamiento reinantes en su tiempo,
intentó, en su Ensayo sobre el entendimiento humano,
establecer los límites del raciocinio. Arguye Locke que la
verdad debe estar limitada a lo que puede ser deducido o
lógicamente construido a través de la experiencia sensorial;
que la prueba infalible del amor a la verdad está en “no
tomar en consideración ninguna proposición con mayor
seguridad que la que pueda facilitar la prueba sobre la que
ésta está construida”, al objeto de que el grado de
7 (()*+,-!&.#/&&01#$%&23
33
asentamiento que prestemos a un determinado punto de
vista estribe en los fundamentos de probabilidad existentes en
su favor.
Y, como sea que las especulaciones metafísicas y los
dogmas teológicos no disponen de tal base, dichas
especulaciones y dichos dogmas no deben ser tomados en
consideración. Si tales hipótesis son aceptadas como
verdades reales, nos encontramos entonces “viviendo
sumidos en una especie duermevela a “un estado de
ignorancia ilustrada”.8
Durante el siglo XVII, varios filósofos pertenecientes a la
corriente filosófica del Empirismo (John Locke, George
Berkeley y David Hume, entre otros) adoptaron el punto de
vista de que no tenemos absolutamente ningún contenido en
la conciencia antes de adquirir nuestras experiencias
mediante los sentidos Ya que un empirista desea hacer
derivar todo conocimiento sobre el mundo de lo que nos
cuentan nuestros sentidos (experiencias).9
8 Pág. 27. Lewis John. Ciencia, fe y Escepticismo. Editorial Grijalbo. México 1969.
9 Pág. 315. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía. Editorial Grupo Patria Cultural, S.A. de C.V., México 2004.
34
John Locke (1632-1704) intenta aclarar dos cuestiones.
En primer lugar pregunta de dónde recibe el ser humano sus
ideas y conceptos. En segundo lugar si podemos fiarnos de lo
que no cuentan nuestros sentidos. Locke esta convencido de
que todo lo que tenemos de pensamientos y conceptos son
sólo reflejos de lo que hemos visto y oído. Antes de captar
con nuestros sentidos, nuestra conciencia es como una
tabula rasa, o pizarra en blanco.10
Hay una línea que va desde Sócrates y Platón y pasa por
San Agustín antes de llegar a Rene Descartes, Baruch Spinoza,
Leibniz. Durante el Siglo XVII todos estos filósofos fueron
RACIONALISTAS. Opinaban que la RAZON es la única fuente
segura de conocimiento. Sí, un RACIONALISTA cree en la
RAZON como fuente de conocimiento. Opina que el ser
humano nace con ciertas ideas, que existen por tanto en la
conciencia de los hombres antes de cualquier experiencia.11
Platón dice que no podemos saber nada con seguridad
sobre algo que cambia constantemente. Sobre lo que
pertenece al mundo de los sentidos, es decir, lo que podemos
sentir y tocar, sólo podemos tener ideas o hipótesis poco
seguras. Solo podemos tener conocimientos seguros de
aquello que vemos con la razón. La propia facultad visual
puede variar de una persona a otra. Sin embargo, podemos
fiarnos de lo que nos dice la razón, porque la razón es la
misma para todas las personas; la razón es lo contrario de las
10 Pág. 317. Ibíd.
11 Pág. 283. Ibíd.
35
opiniones y los pareceres. Podríamos decir que la razón es
eterna y universal precisamente porque sólo se pronuncia
sobre asuntos eternos y universales. Solo podemos tener ideas
vagas sobre lo que sentimos, pero sí podemos conseguir
conocimientos ciertos sobre aquello que reconocemos con la
razón.12
¿Qué es el razonamiento?
El razonamiento es una operación lógica mediante la
cual, partiendo de uno o más juicios, se deriva la validez, la
posibilidad o la falsedad de otro juicio distinto. Por lo general,
los juicios en que se basa un razonamiento expresan
conocimientos ya adquiridos o, por lo menos, postulados
como hipótesis.
Cuando la operación se realiza rigurosamente y el juicio
derivado se desprende con necesidad lógica de los juicios
antecedentes, el razonamiento recibe el nombre de
inferencia. Los juicios que sirven como punto de partida son
denominados premisas y desempeñan la función de ser las
condiciones de la inferencia. El resultado que se obtiene, o
sea, el juicio inferido como consecuencia, es llamado
conclusión.
12 Pág. 104-105. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía, Editorial Grupo Patria Cultural, S.A. de C.V., México 2004.
36
La inferencia permite extraer de los conocimientos ya
establecidos, otro conocimiento que se encuentre implícito
en las premisas o que resulte posible de acuerdo ellas.
Cuando en la conclusión se llega a un conocimiento menos
general que el expresado en las premisas, se hab
efectuado una inferencia deductiva. Cuando la conclusión
constituye una síntesis de las premisas y, por consiguiente, un
conocimiento de mayor generalidad, se habrá practicado
una inferencia inductiva. Y, cuando la conclusión tiene el
mismo grado de generalidad o de particularidad que las
premisas, entonces se habrá ejecutado una inferencia
transductiva. La ejecución de las inferencias se realiza
conforme a ciertas reglas que han sido dilucidadas en la
experiencia y formuladas de un modo estricto por la lógica.
En todo caso, lo que se obtiene como conclusión de
una inferencia es simplemente un juicio de posibilidad, o lo
que es lo mismo, una hipótesis. 13
13 Pág. 145. Eli de Gortari. Lógica General. Edit. Grijalbo. S.A., vigésima sexta edición. México 1965.
37
1.12.-. Tipos de problemas del Conocimiento
¿Qué es un problema general?
En rminos generales, por problema entendemos
cualquier dificultad que no se pueda resolver
automáticamente, es decir con la sola acción de nuestros
reflejos instintivos y condicionados, o mediante el recuerdo de
lo que hemos aprendido anteriormente. Por tanto,
continuamente se suscitan en nosotros los más diversos
problemas, cada vez que nos enfrentamos a situaciones
desconocidas, ante las cuales carecemos de conocimientos
específicos suficientes y necesarios. Entonces nos vemos
obligados a buscar la solución o el comportamiento
adecuado para poder enfrentarnos venturosamente a tales
situaciones.”
¿Qué es el conocimiento Objetivo?
Es aquél que permite reproducir en el pensamiento
abstracto los aspectos y relaciones esenciales de la realidad.
Las distintas ideologías pueden facilitar o dificultar el
descubrimiento de la esencia de los procesos y objetos, de las
leyes que expliquen su surgimiento, desarrollo y
transformación. La ideología como conciencia falsa, como
representación deformada de la realidad, cuya emisión es,
38
precisamente, encubrir, distorsionar las verdaderas causas y
consecuencias de las relaciones de la investigación.14
La ciencia trata, pues, de acercarse a la verdad objetiva
a fin de descubrir las relaciones, dependencias y estructuras
esenciales de la realidad como único camino para el
establecimiento de leyes científicas; pero en las ciencias,
especialmente en las ciencias sociales, los valores de los
individuos (elementos fundamentales de la ideología) esta
presentes en el proceso de investigación y en sus productos y
pueden dificultar o facilitar el descubrimiento de la verdad
objetiva. Los valores éticos y morales tienen una influencia
prácticamente insignificante en la elaboración del
conocimiento en las ciencia naturales ya que lo que interesa
aquí es alcanzar un conocimiento objetivo mas completo y
preciso como única forma de tener un dominio cada vez
mayor de la naturaleza, aunque los valores se encuentran
presentes en la selección de los problemas que se estudian y
en la utilización de los productos de quehacer científico, las
cuales responderán en gran medida a los intereses de la
clase que represente el investigador.15
La producción científica en ciencias sociales no puede,
por otro lado, estar subordinada totalmente a los intereses de
una u otra clase social.
14 Pág. 53. Raúl Rojas Soriano. el Proceso de la Investigación Científica. Editorial Trillas. México 2004.
15 Pág. 43, Raúl Rojas Soriano, el Proceso de la Investigación Científica, Editorial Trillas, México 2004.
39
Por ello, las aportaciones de otros enfoques teóricos
deben pasar, primero, por la óptica crítica de la teoría y la
metodología del materialismo dialéctico.
¿Cómo están estructurados los problemas?
Para acercarnos un poco más a la comprensión de lo que
son los problemas conviene analizar los aspectos que se
encuentran presentes en todos ellos, independientemente de
la clase a que pertenezcan. Siguiendo a Mario Bunge, se
puede distinguir en cualquier problema los siguientes
aspectos:
1. El problema mismo, la explicación que se requiere.
2. El acto de preguntar, lo psicológico del problema.
3. La expresión del problema, el aspecto lingüístico, los
interrogantes.16
16 g. 66. José L. López Cano. Método e Hipótesis científicos. Editorial Trillas, Mexico 2001.
40
Existen tres tipos de problemas: razonamiento, dificultad y
conflicto.
Los problemas pueden clasificarse de muy distintas
maneras. Algunos autores distinguen tres tipos de problemas.
1. Los problemas de razonamiento, en donde lo importante
es el uso de la lógica y sus operaciones de ordenación y
de inferencia.
Ejemplo: Obtenga la Derivada de las siguientes
Funciones:
4
2
=
x
x
y, )cos(
)().(tan
x
xsenxg
y=.
2. Los problemas de dificultades. En este caso sabemos
que la respuesta a un problema pero tenemos oposición
o dificultad para ejecutarla. Por ejemplo, queremos dar
vuelta a un tornillo y éste no avanza.
3. Los problemas de conflictos. Son problemas que
tenemos por la oposición de la voluntad de los demás,
ya sea porque no nos entienden o porque se opongan
con animosidad a nuestros proyectos. El aspecto
emocional, en este tipo de problemas juega un papel
importante. Y además puede traer como consecuencia
una discrepancia.
41
Los problemas también pueden clasificarse en
convergentes y divergentes17
1. Los problemas convergentes, tienen una solución única
o un conjunto de soluciones definidas, por ejemplo,
resolver una ecuación, concluir un razonamiento formal,
encontrar una definición en un diccionario, contestar
algo de memoria.
2. Los problemas divergentes tienen un número
indeterminado de respuestas posibles que dependen de
la creatividad de la persona, por ejemplo: ¿mo hacer
una buena publicidad para unos nuevos chocolates en
barra?, ¿Cuántas formas puedo sacar de una moneda
que cayó en un pozo?
Antes de examinar las formas en que adquirimos el
conocimiento y sus fuentes, es quizás útil determinar si es
razonable aceptar que obtenemos alguna clase de
conocimiento de alguna manera, y cuál podría ser el valor de
tal conocimiento, en el caso de que fuera aceptado que tal
conocimiento puede lograrse.
17 Pág. 17. José Espíndola Castro, Análisis de problemas y toma de decisiones. Ed. Alambra Mexicana, México 1996.
42
El problema ontológico o metafísico, o “¿Qexiste? La
suposición básica conocida de Rene Descartes (1596-1650):
“<<Cogito, ergo sum>> pienso, luego existo” se originó de un
problema largo tiempo recalcado por la teología de la Iglesia
Cristiana. ¿Cómo puede la “mente” conocer la “materia”? o
en otras palabras, ¿Cómo podemos llegar a conocer algo
acerca del mundo? ¡Quizá es solamente una ficción de
nuestra imaginación!... La respuesta de Descartes fue
ingeniosa y persuasiva; continúa inquietando a los filósofos y
científicos de hoy en día. Permítaseme suponer, dijo
Descartes, que nada existe en lo absoluto acerca del
universo, excepto, el hecho indiscutible de que estoy
pensando, aq y ahora, y que, debido a que estoy
pensando, debe existir una entidad que realiza el pensar, esto
es, Yo. Más aún, debe haber una parte de que conoce y
una parte (más básica) que es como todo lo demás, un
objeto de conocimiento. Pero inmediatamente, Descartes se
vio ante un problema ulterior: ¿Q sucede si sólo yo existo, y
el resto del universo existe solamente en los procesos de mi
pensamiento? Descartes estaba profundamente preocupado
con esta posibilidad (que posteriormente fue llamada
solipsismo), porque para un filósofo religioso que no podía
dudar de la existencia de Dios, el dudar de la existencia del
universo implicaba que Dios poda estar jugando un sucio
truco de representación falsa. Es importante darse cuenta
que el paso de “pienso, luego existo” a “el universo existe” no
se da lógicamente, se da solamente si se aceptan las
43
premisas adicionales: “Dios existe y es infinitamente bueno y
honrado” y Dios me da las percepciones del mundo”. El
sofista Gorgias resolv el dilema hace algunos 2500 años:
“Nada existe. Si algo existiera no podría ser conocido. Si algo
pudiera ser conocido no podría ser comunicado”. El no
estaba interesado particularmente en los dilemas lógicos y
teológicos, y la preocupación del hombre por lo espiritual
relegó el problema hasta el siglo XVII.
Aún entonces, la conclusión lógica final de que nada
existe, excepto la mente del que percibe, fue evitada por
Descartes, Leibnitz y Berkeley. Para ellos, Dios viene al rescate:
si parece que el mundo está ahí, así debe ser; parafraseando
a Descartes: Dios no es un embustero de confianza. El
solipsismo, al negar la existencia del universo, es por tanto
ateísta y a la inversa; el teísmo tradicional necesita de la
consideración de que el universo es real. (Se podría argüir que
el solipsismo es una forma de teísmo que podríamos llamar
“autoteísmo”, lo que significa “yo soy el Dios de mi propio
universo”. Pero esta variante difícilmente podría ser
considerada “tradicional”). Hoy en día, las ciencias exactas
has exorcizado en alto grado la duda última acerca de la
existencia del mundo como un problema metafísico insoluble.
Ninguna respuesta puede ser aprobada o rechazada.
44
El problema epistemológico: “¿Cómo obtenemos el
conocimiento?” Una objeción mas permanente, realmente
de bastante actualidad, surge de las afirmaciones segunda y
tercera de Gorgias: ¿mo, de ser posible, puede ago ser
conocido y comunicado? El primero de estos dos problemas
constituye la base del sistema de Immanuel Kant (1724-1804).
Nosotros podemos conocer, argumentó, solamente las
impresiones de las cosas, pero no las cosas mismas, más aún,
estas impresiones son percibidas sólo virtualmente al ser
ordenadas a categorizaciones de acuerdo a ciertos criterios
innatos de la mente perceptora. Cualquier intento por utilizar
métodos empíricos a fin de llega más allá de las simples
apariencias, a las “cosas mismas”, sólo podrá terminar en una
especulación sin fin y esotérica. Aunque Kant quería
proporcionar directrices rigurosas para la adquisición de
conocimiento, realmente proporcionó una opción para el
científico y una excusa para el metafísico. El científico tuvo
que abandonar su esfuerzo por conocer el mundo o
replantear sus dudas para admitir que nunca podría sino
conocer más que apariencias.
Por otra parte, el metafísico y el teólogo pudieron ignorar
cómodamente las relaciones establecidas empíricamente al
aceptar que estas relaciones realmente nada dicen acerca
de las cosas mismas, tan sólo de sus proyecciones. Aun sin
dudar de la existencia del mundo, se puede ver cómo la
distinción de Kant de los fenómenos percibidos opuestos a las
cosas “reales” tuvo que llevar al siguiente paso lógico: las
45
percepciones y las observaciones son eventos íntimos
personales, que por definición no pueden ser compartidos
directamente. (La percepción de alguien más, por tanto, se
convierte en una proyección que puede ser conocida por mí,
únicamente como una proyección de “segundo orden”).
Ciertos problemas lógicos, por ejemplo, donde la propia
mente de uno es observadora u observada, o ambas, no
debe preocuparnos aquí.
Examinaremos en cambio, el argumento, dado que no
podemos conocer nada de lo que está “ahí”, de que todo lo
que podemos saber es aprendido al observar y analizar
nuestras propias percepciones o aquellas ideas innatas que
pueden existir en nosotros.
Suponiendo que nada sabemos acerca del mundo
“real”, sólo lo que observamos dentro de nosotros, es no
obstante indiscutible que la mayoría de nosotros, la mayor
parte del tiempo, actuamos como si esperáramos que estas
percepciones y observaciones ocurrieran en una forma
bastante ordenada, o más aún, para usar los términos
inquietantes pero precisos, como si nuestras percepciones
dieran al final la ilusión de causalidad y determinismo.
Cuando nos equivocamos al derivar las consecuencias de
esta “alusión”, una percepción muy desagradable puede
resultar tal como la que es causada por la percepción de un
46
supuesto y no necesariamente existente, camión que pasa
sobre nosotros. Desde luego que el hecho de que las
percepciones ocurren en esta forma ordenada no prueba la
existencia “real” del camión. También podemos en
situaciones excepcionales, escoger el cultivar las
percepciones independientemente de su ordenamiento,
como sucede en un delirio o bajo la influencia de una droga
psicodélica.
Pero es precisamente la diferencia entre estas últimas
experiencias y las que se dan ordenadas en nuestra vida en
vigilia lo que nos lleva a tomar una decisión. Nunca podemos
saber si nuestras percepciones privadas son enteramente el
producto de un conjurador engañoso y sobrenatural o si es
que existe alguna relación consistente entre lo que está
afuera y lo que está en nuestro cerebro. Nuestras alternativas
consisten en actuar como si fuera posible conocer, o
resignarnos a lo que es, en efecto, solipsismo. Si aceptamos lo
último, el siguiente paso obvio sería imponer nuestra elección
sobre nuestras percepciones y percibir nuestro universo
confeccionado por nosotros mismos, de acuerdo a nuestros
deseos. Muy pocos de nosotros somos capaces de hacerlo
así, y aquellos que lo hacen no son vistos por los demás con
ecuanimidad. Se tiene a verlos como si experimentaran
ilusiones.
No obstante, sin hacer un salto muy temerario, podría ser
razonable, o al menos conveniente, aceptar que el universo
47
existe, que tiene, al menos en cierto grado, orden, y que
puede, al menos en cierto grado, ser conocido.
1.12.1.- Fuentes del Conocimiento
Se puede decir que, el comportamiento orientado a la
búsqueda del conocimiento, es una característica del
aborigen primitivo tanto como del refinado citadino (de
hecho, de ninguna forma eslimitado para el hombre). Los
motivos para la búsqueda del conocimiento, no necesitan ser
los mismos; pueden variar desde las necesidades físicas
básicas hasta la satisfacción sensación del dominio. Algunas
de las formas en que el conocimiento ha sido buscado por el
hombre nos parecen divertidas hoy en día; las entrañas de los
animales ya no son un todo generalmente aceptado para
predecir el futuro (no obstante, la lectura del café y del tarot
aún es muy popular).
Pero la magia, como un medio de adquirir el
conocimiento, no necesita ser siempre espectacular en sus
procedimientos, ni puede decirse con certeza que tal
conocimiento sea necesariamente erróneo siempre.
48
La característica que lo define, y que lo distingue de los
procedimientos científicos, consiste en que acepta la
existencia de una relación entre los eventos, que es
puramente especulativa y no sujeta a la verificación critica.
También la forma en que se acepte que un evento afecta a
otro no tiene base en las leyes naturales; forma en que
digamos, se supone que las estrellas afectan al destino
humano, no específica.
No debemos caer en el error de ridiculizar los intentos de
algunas culturas en sus etapas tempranas de desarrollo para
adquirir el dominio de su ambiente mediante el uso ocasional
de la magia. Algunos aspectos de la misma ciencia se
desarrollaron a partir de la magia, y cualesquiera que sean las
diferencias, comparte con la magia la necesidad de conocer
el mundo físico (en oposición a la metafísica) y la creencia de
que el hombre puede ser mas que una cosa pasiva,
imposibilitada para comprender, que forma parte de tal
mundo. Una influencia bastante más perniciosa es la ejercida
por aquellos que pregonan que han venido a conocer la
naturaleza del universo al ponerse a pensar en él
intensamente, o a través de la inspiración de un agente
sobrenatural. El científico no necesariamente sostiene que el
único conocimiento valioso es el empírico; puede ser con
frecuencia una persona profundamente preocupada por los
valores espirituales. Pero cuando busca descubrir el
funcionamiento del mundo real, tangible, debe, sobre todo,
49
estar listo para observar ese mundo, y sus inferencias deber
ser consistentes con dicha observación.
Finalmente, los argumentos se presentan a veces
diciéndonos que es absurdo o pecaminoso estudiar la
naturaleza del hombre. Hay solamente dos posibles
refutaciones a estos dos puntos de vista. El científico debe,
primero que nada mostrar que sus métodos acrecientan
nuestro conocimiento del hombre y debe demostrar que el
conocimiento es preferible a la ignorancia.18
¿Qué ocurre cuando miramos un objeto?
Las ondas luminosas reflejadas por el objeto llegan a
nuestros ojos y, con ciertas modificaciones, impresionan la
retina donde nos dan una imagen invertida que es
enderezada al llegar al cerebro, donde además se relaciona
con diversas asociaciones y recuerdos. Esta imagen
combinada es entonces proyectada sobre el objeto, el cual
nunca rasga el velo de nuestra percepción. Nunca
percibimos el mundo exterior sino en razón del nuestro propio.
Por tanto, la percepción no es totalmente distinta de la
imaginación. Siempre se proyecta sobre las percepciones
cierto grado de fantasía. Debemos establecer una distinción
básica entre sensación, es decir, la recepción del estímulo, y
la percepción que incluye el conocimiento de la existencia
18 Pág. 13-19. Kaufmann Harry. Introducción al estudio del comportamiento humano. Ed. El manual moderno.
México 1975.
50
del objeto. La percepción combina cierto número de
sensaciones; por ejemplo, el color, la forma, el olor, tamaño y
peso, etc.19
Debemos de recordar que, la realidad exterior tiene
algunas cualidades que podemos reconocer con la razón.
Esas cualidades son las relaciones matemáticas, es decir todo
aquello que puede medirse, como la longitud, la anchura y la
profundidad. Esas cualidades cuantitativas son tan claras y
evidentes para la razón como que los seres humanos somos
unos seres pensantes. Por otra parte, las cualidades
cualitativas como el color, el olor y el sabor, están
relacionadas con nuestros sentidos y no describen realmente
la realidad exterior.
Pero la realidad exterior es esencialmente distinta a la
realidad del pensamiento. Rene Descartes (1596-1650), ya
había constatado que existían dos formas distintas de
realidad, o dos sustancias. Una sustancia es el pensamiento o
“alma”, la otra es la extensión o “materia”. El alma solamente
es consciente, no ocupa lugar en el espacio y por ello
tampoco puede dividirse en partes más pequeñas. La
materia, sin embargo, sólo tiene extensión, ocupa lugar en el
espacio y siempre puede dividirse en partes cada vez más
pequeñas, pero no es consciente.20
19 Pág. 50-51. Wolff Werner, Introducción a la Psicología, Fondo de Cultura Económica, México 1979.
20 Pág. 291. Gaarder Jostein. El mundo de Sofía, Editorial Grupo Patria Cultural, S.A. de C.V., México 2004.
51
Sócrates, estaba convencido de que sólo nuestra razón
puede proporcionarnos conocimientos seguros y verdaderos.
No podemos fiarnos de lo que dicen los viejos libros. Ni
siquiera podemos fiarnos de lo que nos dicen nuestros
sentidos.
Así pensó Platón, también él opinó que sólo la razón nos
puede proporcionar conocimientos seguros. Hay una línea
que va desde Sócrates y Platón y que pasa por San Agustín
antes de llegar a Rene Descartes. Todos estos filósofos fueron
racionalistas. Opinaban que la razón es la única fuente
segura de conocimiento.21
21 Pág. 283. Ibíd.
52
2.- Introducción
Al hablar del todo científico es referirse a la ciencia
(básica y aplicada) como un conjunto de pensamientos
universales y necesarios, y que en función de esto surgen
algunas cualidades importantes, como la de que es
constituida por leyes universales que conforman un
conocimiento sistemático de la realidad.
Y es así que el todo científico procura una adecuada
elaboración de esos pensamientos universales y necesarios.
Sin embargo, mientras que los representantes del camino
más elevado hacia la verdad” se afanan para demostrar que
los procedimientos –disciplinados y positivos- de la ciencia
limitan su radio de acción hasta el punto de excluir los
indubitables aspectos de la realidad. ¿Y en qué fundamentan
éstos tal punto de vista?
53
Su argumento estriba, en primer lugar, en la presentación
del método científico como interesado únicamente en la
física y en la química (ciencias experimentales), es decir, en lo
mensurable (lo que se puede medir, pesar y contar),
excluyendo aspectos de la realidad como la vida y la mente
humana, las cuales quedan reducidas –y a esto lo dan por
descontado- exclusivamente a lo material, a lo corpóreo, a lo
externo. En segundo lugar, tienen que demostrar que el
razonamiento científico constituye un estricto proceso de
deducción, proceso del que están excluidos la imaginación y
el pensamiento intuitivo.
En otras palabras, el método científico tiene su base y
postura sobre la teoría mecanicista (todo es considerado
como una máquina, y para entender el todo debemos
descomponerlo en partes pequeñas que permitan estudiar,
analizar y comprender sus nexos, interdependencia y
conexiones entre el todo y sus partes), y, por consiguiente
también ese mismo carácter.
Si ello fuera realmente así, está claro que quedarían fuera
del alcance, del razonamiento científico vastos campos o
parcelas de la realidad, de la verdad; siendo entonces
necesario hallar un nuevo camino que nos lleve hasta esta
misma verdad.
54
Mas la ciencia no está en modo alguno circunscrita a lo
mensurable. “El papel desempeñado por la medición y por la
cantidad (cualidades cuantitativas) en la ciencia –dice
Bertrand Russell- es en realidad muy importante, pero creo
que a veces se le supervalora. Las leyes cualitativas pueden
ser tan científicas como la leyes cuantitativas.” Tampoco la
ciencia está reducida a la física y a la química; mas a los
defensores del “elevado camino hacia la verdad” les
conviene creer que ello es así. Para ellos es necesario, en
efecto, presentar a la ciencia como estando limitada, por su
misma naturaleza, a la tarea de preparar el escenario para
que la entrada en él una forma más elevada de
conocimiento.
Pero la esfera de la acción de la ciencia es ya bastante
amplia, no ya para incluir a la biología y a la psicología, a la
economía y a la antropología, a la sociología y a la historia,
sino que también sus todos son capaces de ir
modificándose a si mismos, al objeto de mejor adecuarse a
cada uno de los campos estudiados.
Lo que hace que el razonamiento científico es, en primer
lugar, el método de observación, el experimento y el análisis,
y, después, la construcción de hipótesis y la subsiguiente
comprobación de éstas. Este procedimiento no sólo es válido
55
para las ciencias físicas, sino que es perfectamente aplicable
a todos los campos del saber.22
A lo largo de la historia, el hombre se ha enfrentado a un
sinnúmero de obstáculos y problemas para desentrañar los
secretos de la naturaleza, tanto para vivir con ella, como de
ella en “perfecta” armonía. Para superar esos problemas ha
empleado muy diversas estrategias, las cuales dieron paso a
la formalización de procedimientos que, en última instancia,
no son sino el propio método científico.
El método científico es el procedimiento planteado que
se sigue en la investigación para descubrir las formas de
existencia de los procesos objetivos, para desentrañar sus
conexiones internas y externas, para generalizar y profundizar
los conocimientos así adquiridos, para llegar a demostrarlos
con rigor racional y para comprobarlos en el experimento y
con las técnicas de su aplicación.
Al referirse a las formas de existencia de los procesos
objetivos, Elí de Gortari lo es haciendo a las diversas
maneras en que los procesos de por existentes se
desarrollan y sólo a ellos; y cuando dice que la finalidad es
desempeñar sus conexiones internas y externas, se es
refiriendo fenomenológicamente al proceso natural de los
acontecimientos de la naturaleza, pero no a todos, solo a
22 Pág. 34-35. Lewis John. Ciencia, fe y Escepticismo. Editorial Grijalbo. México 1969.
56
aquellos que aún no tienen una explicación acabada que
den cuenta precisamente del cómo suceden tales o cuales
fenómenos, y de los que una vez desentrañados y explicados
sus procesos, se derivan leyes, teorías, modelos, que más
tarde serán punto de partida para la búsqueda de nuevos
conocimientos.
El método científico se emplea con el fin de incrementar
el conocimiento y en consecuencia aumentar nuestro
bienestar y nuestro poder (objetivamente extnsecos o
utilitarios).
En sentido riguroso, el método científico es único, tanto en
su generalidad como en su particularidad. Al todo
científico también se le caracteriza como un rasgo
característico de la ciencia, tanto de la pura como de la
aplicada; y por su familiaridad puede perfeccionarse
mediante la estimación de los resultados a los que lleva
mediante el análisis directo. Otra característica es que, no es
autosuficiente: no puede operar en un vació de
conocimiento, si no que requiere de algún conocimiento
previo que pueda luego reajustarse y reelaborarse; y que
posteriormente pueda complementarse mediante métodos
especiales adaptados a las peculiaridades de cada tema, y
de cada área, sin embargo en lo general el todo científico
se apega a las siguientes principales etapas para su
aplicación:
57
1. Enunciar preguntas bien formuladas y verosímilmente
fecundas.
2. Arbitrar conjeturas, fundadas y contrastables con la
experiencia para contestar a las preguntas.
3. Derivar consecuencias lógicas de las conjeturas.
4. Arbitrar técnicas para someter las conjeturas a
contrastación.
5. Someter a su vez a contrastación esas técnicas para
comprobar su relevancia y la fe que merecen.
6. Llevar a cabo la contrastación e interpretar sus
resultados.
7. Estimar la pretensión de la verdad de las conjeturas y la
fidelidad de las técnicas.
8. Determinar los dominios en los cuales valen las
conjeturas y las técnicas, y formular los nuevos
problemas originados por la investigación.
Descrito desde otro punto de vista, podemos decir que el
método científico es el medio por el cual tratamos de dar
respuesta a las interrogantes acerca del orden de la
naturaleza. Las preguntas que nos hacemos en una
investigación generalmente están determinadas por nuestros
intereses, y condicionadas por los conocimientos que ya
poseemos. De estos dos factores depende también la “clase”
de respuesta que habremos de juzgar como “satisfactoria”,
una vez encontrada.
58
El método científico es la lógica general23 empleada, tácita
o explícitamente para valorar los meritos de una
investigación. Es, por tanto, útil pensar acerca del método
científico como constituido por un conjunto de normas, las
cuales sirven como patrones que deben ser satisfechos si
alguna investigación es estimada como investigación
responsablemente dirigida cuyas conclusiones merecen
confianza racional.24
El método científico sigue una direccionalidad univoca que
le es característica, porque el método como tal es en sí un
procedimiento encaminado a un objetivo, el intentar lograrlo
lleva implícita una dinámica que para el caso del método
científico se inicia con la Fase de la Observación, donde el
sujeto conocedor (científico) entra en contacto con el
fenómeno, y sabe de él algo, algo que lo induce a continuar
buscando; en un segundo gran momento, supone de ése
fenómeno cierto nivel de verdad, esto es, en una segunda
fase, o Fase del Planteamiento de la hipótesis, que
fundamentada en conocimientos previos y en los datos por
recoger, podría ser demostrada; por último tenemos la Fase
de Comprobación, la cual depende del grado de
generalidad y sistematicidad de la hipótesis. Las evidencias
que comprueban o desaprueban son igualmente estimables.
23 La Lógica estudia las Leyes del Raciocinio (inductivo, deductivo y analógico) o las Leyes de la Razón.
24              ! "#
$%%
59
Es preferible, denominar a la teoría la concepción
teórica o teoría general, que es un conjunto de conceptos,
categorías y leyes generales sobre los procesos y objetos de
la realidad. De esta teoría general se deriva – aunque de
hecho se encuentra inserto en ella el todo general de
conocimiento concebido éste como la manera de abordar el
objeto de estudio y el cual es general para una determinada
concepción teórica.
se considera a los fenómenos de la naturaleza y de la
sociedad en movimiento, en desarrollo constante, es decir en
su pasado, presente y futuro; en sus conexiones e interacción;
en sus contradicciones internas, y se considera que los
cambios cuantitativos se transforman en determinado
momento y condiciones, en cambios cualitativos, el todo
de conocimiento será dialéctico materialista; pero si se
concibe a los fenómenos y objetos como algo acabado,
inmutable, es decir, sin cambio, y cada uno de los aspectos
de la realidad se analizan en forma aislada, y no existe interés
por conocer las causas esenciales por las cuales los
fenómenos surgen, se desarrollan y transforman, entonces en
enfoque será metafísico.25
25 Pág. 58-60. Raúl Rojas Soriano. El Proceso de la Investigación Científica. Editorial Trillas. México 2004.
60
Cualquier teoría general o concepción teórica involucra
determinados conceptos y sus interrelaciones que dan
cuenta de la forma como se conciben los procesos y objetos.
En el caso del materialismo dialéctico, los conceptos,
categorías, principios y leyes generales, son: la materia, el
movimiento, la contradicción, causa y efecto, esencia y
fenómeno, forma y contenido, apariencia y realidad; el
principio del historicismo, y de la conexión e interacción de
los fenómenos, las leyes de la dialéctica, entre otros.
Estas categorías y leyes generales – que forman parte de
la filosofía marxista: el materialismo dialéctico dan cuenta
de una determinada concepción de la realidad y, a su vez,
son instrumentos metodológicos que orientan la aprehensión
de los fenómenos de la realidad concreta.
Asimismo, las teorías, leyes e hipótesis que se elaboran
en los distintos campos de la ciencia (por ejemplo, la teoría
de la mecánica clásica, la teoría marxista de las clases
sociales), permiten explicar las causas de los fenómenos o la
relación entre ellos, pero a la vez, tales leyes o teorías se
convierten en instrumentos metodológicos que guían el
proceso de conocimiento de los fenómenos particulares
objeto de estudio.
61
El asunto de la relación entre la teoría y método debe
ser abordado, en su primer momento y nivel, como la relación
entre la concepción teórica o teoría general de los procesos
y objetos, y la forma de abordar el estudio de tales procesos
(método general de conocimiento, que para nosotros es el
dialéctico que posee un carácter verdaderamente científico
en cuanto que permite descubrir la esencia de los objetos y
procesos para formular leyes científicas. El materialismo
dialéctico supone que todo se halla vinculado y en
interacción. 26
En el proceso de la investigación científica se utiliza
diversos todos y técnicas según la ciencia particular de
que se trate y de acuerdo a las características concretas del
objeto de estudio. Existen, sin embargo, todos que pueden
considerarse generales para todas las ramas de la ciencia en
tanto que son procedimientos que se aplican en las distintas
etapas del proceso de investigación con mayor o menor
énfasis, según el momento en que éste se desarrolle. Estos
métodos son el análisis y la síntesis, la inducción y la
deducción.27
26 Pág. 61. Raúl Rojas Soriano. El Proceso de la Investigación Científica, Editorial Trillas. México 2004.
27 Pág. 78. Ibíd.
62
2.2. El Método Analítico
El Método analítico es aquel método de investigación
que consiste en la desmembración de un todo,
descomponiéndolo en sus partes o elementos para observar
las causas, la naturaleza y los efectos. El análisis es la
observación y examen de un hecho en particular. Es
necesario conocer la naturaleza del fenómeno y objeto que
se estudia para comprender su esencia. Este método nos
permite conocer más del objeto de estudio, con lo cual se
puede: explicar, hacer analogías, comprender mejor su
comportamiento y establecer nuevas teorías.28
¿Qué significa Analizar?
Analizar significa desintegrar, descomponer un todo en
sus partes para estudiar en forma intensiva cada uno de sus
elementos, así como las relaciones entre si y con el todo. La
importancia del análisis reside en que para comprender la
esencia de un todo hay que conocer la naturaleza de sus
partes. El todo puede ser de diferente índole: un todo
material, por ejemplo, determinado organismo, y sus partes
constituyentes: los sistemas, aparatos, órganos y tejidos, cada
una de las cuales puede separarse para llevar a cabo un
análisis mas profundo (esto no significa necesariamente que
un aparato u órgano tenga que separarse físicamente del
28 &' !"#$%%
63
resto del organismo; en otras palabras, aislar un órgano o
aparato significa aquí que no se tomen en cuenta las demás
partes del todo). Otros ejemplos de un todo material es: la
sociedad y sus partes: base económica (fuerzas productivas y
relaciones sociales de producción) y la superestructura
(política, jurídica, religiosa, moral). La sociedad es un todo
material en tanto que existe fuera e independientemente de
nuestra conciencia.
El todo puede ser también racional, por ejemplo, los
productos de la mente: las hipótesis, leyes y teorías.
Descomponemos una teoría según las leyes que la integran;
una ley o hipótesis, según las variables o fenómenos que
vinculan y el tipo de relaciones que establecen, por lo tanto,
puede hablarse de análisis empírico y análisis racional. El
primer tipo de análisis conduce necesariamente a la
utilización del segundo tipo; por ello se le considera como un
procedimiento auxiliar del análisis racional.
El análisis va de los concreto a lo abstracto ya que
mantiene el recurso de la abstracción puede separarse las
partes (aislarse) del todo así como sus relaciones sicas que
interesan para su estudio intensivo (una hipótesis no es un
producto material, pero expresa relaciones entre fenómenos
materiales; luego, es un concreto de pensamiento).
64
2.3. El Método Sintético
El método sintético es un proceso de razonamiento que
tiende a reconstruir un todo, a partir de los elementos
distinguidos por el análisis; se trata en consecuencia de hacer
una explosión metódica y breve, en resumen. En otras
palabras debemos decir que la síntesis es un procedimiento
mental que tiene como meta la comprensión cabal de la
esencia de lo que ya conocemos en todas sus partes y
particularidades.29
La síntesis significa reconstruir, volver a integrar las partes
del todo; pero esta operación implica una superación
respecto de la operación analítica, ya que no representa sólo
la reconstrucción mecánica del todo, pues esto no permitirá
avanzar en el conocimiento; implica llegar a comprender la
esencia del mismo, conocer sus aspectos y relaciones
básicas en una perspectiva de totalidad. No hay ntesis sin
análisis sentencia Engels, ya que el análisis proporciona la
materia prima para realizar la síntesis.
Respecto de las síntesis racionales, por ejemplo, una
hipótesis, ellas vinculan dos o más conceptos, pero los
organiza de una forma determinada; los conceptos
desnutrición y accidentes de trabajo al vincularse pueden dar
por resultado una hipótesis: a medida que aumenta la
29 Pág. 64. !"#
$%%
65
desnutrición de los obreros, se incrementa la tasa de
accidentes de trabajo. La hipótesis es una síntesis que puede
ser simple o compleja. Asimismo, todos los materiales pueden
ser simples (un organismo unicelular) o complejos (un animal
mamífero); las sociedades pueden ser relativamente simples
(una comunidad primitiva) o complejas (una sociedad
industrial).
La síntesis, sea material o racional, se comprende en el
pensamiento; por ello, es necesario señalar que el
pensamiento, si no quiere incurrir en arbitrariedades, no
puede reunir en una unidad sino aquellos elementos de la
consciencia en los cuales – o en cuyos prototipos reales
existía ya previamente dicha unidad.
La síntesis va de lo abstracto a lo concreto, o sea, al
reconstruir el todo en sus aspectos y relaciones esenciales
permite una mayor comprensión de los elementos
constituyentes. Cuando se dice que va de lo abstracto a lo
concreto significa que los elementos aislados se reúnen y se
obtiene un todo concreto real (por ejemplo, el agua) o un
todo concreto de pensamiento (una hipótesis o ley). En otros
términos,
66
Lo concreto (es decir el movimiento permanente hacia
una comprensión teórica cada vez más concreta) es
aquí el fin específico del pensamiento teórico, en tanto
que es un fin de tal naturaleza, lo concreto define como
ley la manera de actuar del teórico (se trata de una
acción mental naturalmente) en cada caso particular,
por cada generalización tomada aparte.
El análisis y la síntesis se contraponen en cierto
momento del proceso, pero en otro se complementan, se
enriquecen; uno sin el otro no puede existir ya que ambos se
encuentran articulados en todo el proceso de
conocimiento.30
2.4. Inducción y deducción
Debemos de tener en cuenta que, en cualquier área del
conocimiento científico el interés radica en poder plantear
hipótesis, leyes y teorías para alcanzar una comprensión mas
amplia y profunda del origen, desarrollo y transformación de
los fenómenos y no quedarse solamente con los hechos
empíricos captados a través de la experiencia sensible
(recuérdese que en la ciencia no es cierto aquello de que los
hechos hablan por solos). Además, a la ciencia le interesa
confrontar sus verdades con la realidad concreta ya que el
conocimiento, como se ha dicho, no puede considerarse
30 Pág. 78-82. Raúl Rojas Soriano. El Proceso de la Investigación Científica. Editorial Trillas. México 2004.
67
acabado, definitivo, tiene que ajustarse continuamente, en
menor o mayor grado según el área de que se trate, a la
realidad concreta la cual se encuentra en permanente
cambio. En este proceso de ir de lo particular a lo general y
de éste regresar a lo particular tenemos la presencia de dos
métodos: la inducción y la deducción.
La inducción se refiere al movimiento del pensamiento
que va de los hechos particulares a afirmaciones de carácter
general. Esto implica pasar de los resultados obtenidos de
observaciones o experimentos (que se refieren siempre a un
numero limitado de casos) al planteamiento de hipótesis,
leyes y teorías que abarcan no solamente los casos de los que
se partió, sino a otros de la misma clase; es decir generaliza
los resultados (pero esta generalización no es mecánica, se
apoya en las formulaciones teóricas existentes en la ciencia
respectiva) y al hacer esto hay una superación, un salto en el
conocimiento al no quedarnos en los hechos particulares sino
que buscamos su comprensión más profunda en síntesis
racionales (hipótesis, leyes, teorías).
Esta generalización no se logra sólo a partir de los
hechos empíricos, pues de conocimientos ya alcanzados se
pueden obtener (generalizar) nuevos conocimientos, los
cuales serán mas complejos. Insistimos otra vez: el trabajo
científico no va del paso mecánico de los hechos empíricos
al pensamiento abstracto; existen niveles de intermediación y
68
a medida que se asciende, las generalizaciones van
perdiendo contacto con la realidad inmediata ya que se
apoyan en otros conocimientos los cuales tienen relación
directa o indirecta con la realidad.
Para poder pensar en la posibilidad de establecer leyes
y teorías con base en la inducción, es necesario partir del
principio de la regularidad e interconexión de los fenómenos
de la naturaleza y la sociedad, lo cual permite pasar de la
descripción (que se refiere fundamentalmente a los hechos
empíricos) a otros niveles de la ciencia: la explicación y
predicción a través de leyes y teorías.
Puede decirse que las conclusiones obtenidas a través
de la inducción tienen un carácter probable, el cual
aumenta a medida que se incrementa el número de hechos
particulares que se examinan. Cabe destacar que los
procedimientos de la inducción sólo permiten establecer
relaciones entre hechos empíricos (leyes empíricas); para
formular leyes teóricas que expliquen a aquéllas, es necesario
apoyarse en otros planteamientos teóricos existentes en los
marcos de la ciencia de que se trate.
La deducción es el método que permite pasar de
afirmaciones de carácter general a hechos particulares.
Proviene de deductivo que significa descender. Este método
fue ampliamente utilizado por Aristóteles en la silogística en
69
donde a partir de ciertas premisas se derivan conclusiones:
por ejemplo, todos los hombres son mortales, Sócrates es
hombre, luego entonces, Sócrates es mortal. No obstante, el
mismo Aristóteles atribuía gran importancia a la inducción en
el proceso de conocimiento de los principios iniciales de la
ciencia. Por tanto es claro que tenemos que llegar a conocer
las primeras premisas mediante la inducción; porque el
método por el cual, hasta la percepción sensible implanta lo
universal, es inductivo.”
El método deductivo está presente también en las
teorías axiomáticas, por ejemplo en la Geometría de Euclides
en donde los teoremas se deducen de los axiomas que se
consideran principios que no necesitan demostración. Existen
otro método afín desde el punto de vista lógico: el hipotético-
deductivo. La diferencia con respecto al axiomático estriba
en que las hipótesis de las que se deducen planteamientos
particulares se elaboran con base en el material empírico
recolectado a través de diversos procedimientos como la
observación y el experimento.31
En este proceso deductivo tiene que tomarse en cuenta
la forma como se definen los conceptos (los elementos y
relaciones que comprenden) y se realiza en varias etapas de
intermediación que permite pasar de afirmaciones generales
a otras más particulares hasta acercarse a la realidad
31 Pág. 83-84. Raúl Rojas Soriano. El Proceso de la Investigación Científica. Editorial Trillas. México 2004.
70
concreta a través de indicadores o referentes empíricos. Este
procedimiento es necesario para poder comprobar las
hipótesis con base en el material empírico obtenido a través
de la práctica científica.32
La deducción desempeña un papel muy importante en la
ciencia. Mediante ella se aplican los principios descubiertos a
casos particulares. El papel de la deducción en la
investigación científica es doble:
a) Primero consiste en encontrar principios desconocidos, a
partir de otros conocidos. Una ley o principio puede
reducirse a otra más general que la incluya. Si un cuerpo
cae, decimos que pesa porque es un caso particular de
la gravitación.
b) También la deducción sirve científicamente para
describir consecuencias desconocidas, de principios
conocidos. Si sabemos que la formula de la velocidad es
,
t
d
V= podremos calcular con facilidad la velocidad
que desarrolla un avión. La matemática es la ciencia
deductiva por excelencia; parte de axiomas y
definiciones.
32 Pág. 85, Raúl Rojas Soriano. El Proceso de la Investigación Científica. Editorial Trillas. México 2004.
71
Inferencias inmediatas y medianas. En el razonamiento
deductivo se reconocen dos clases de inferencias (tomado
como sinónimo de conclusión, aunque algunos autores
reservan el nombre de conclusión para las inferencias
complejas). La inferencia inmediata de un juicio extrae otro a
partir de una sola premisa. En la inferencia mediata la
conclusión se obtiene a partir de dos o más premisas.33
Ejemplo de inferencia inmediata:
“Los libros son cultura.”
“En consecuencia, algunas manifestaciones culturales
son libros.”
Ejemplo de inferencia mediata:
“Los ingleses son puntuales.”
“Por tanto, William es puntual.”
A partir de Rene Descartes, la Filosofía sigue dos
corrientes principales, claramente opuestas: el racionalismo
(centrado en la razón) y el empirismo (cuya base es la
experiencia). Mientras que los alemanes y franceses cultivan
preferentemente el racionalismo, los autores ingleses son los
clásicos empiristas, los cuales, ya desde Roger Bacon, en la
Edad Media (1210-1292), muestran una decidida inclinación
hacia ese tipo de pensamiento. En el Renacimiento, Francis
Bacon (1561-1626) es el promotor del empirismo inglés, luego
33 Pág. 43-44, José L. López Cano. Método e Hipótesis científicos. Editorial Trillas. México 2001.
72
se continúa con John Locke y George Berkeley, hasta a su
culminación, con David Hume, en el siglo XVIII.
La idea central de Bacon, es la crítica contra el silogismo
y la apología de la inducción. Dice que lo primero que hay
que criticar y rechazar, si se intenta una sólida certeza en la
investigación científica, es la serie de prejuicios que suelen
colarse en nuestros conocimientos ordinarios. Bacon acierta,
al señalar con toda precisión cuatro tipos de prejuicios, que
plásticamente, son llamados ídolos: ídolos de la especie,
ídolos de la caverna, ídolos del foro y ídolos del teatro.
Bacon detecta el abuso del silogismo aristotélico como
la principal causa del estancamiento de las ciencias. Critica
claramente a Aristóteles y su obra. En su lugar, proclama el
método inductivo (generalización a partir de la observación
de casos particulares) como la clave para hacer progresar a
las ciencias.
El método inductivo en versión moderna fue desarrollado
por el inglés Francis Bacon (1561-1626) y se encuentra ligado
a las investigaciones empíricas. Bacon rechazo la silogística
de Aristóteles en la que se apoyaba la escolástica (doctrina
del medievo) y la cual desdeñaba la experiencia sensible. En
su lugar, Bacon destacó la importancia de la observación y el
experimento en la obtención del conocimiento, pero minimizó
73
el papel de las hipótesis por lo cual ha sido ampliamente
criticado.
Acerca de la ciencia, Bacon tiene una idea
completamente utilitarista (John Dewey). Mientras que los
empiristas –afirma- son como hormigas, que sólo acumulan
hechos sin ningún orden; los racionalistas o teóricos son como
arañas, pues sólo construyen bellas teorías, pero sin solidez. El
verdadero científico debe ser como la abeja, que digiere lo
que capta, y produce miel para la comunidad a la que
pertenece.
Para construir ciencia se debe proceder a base de
experimentación, con el fin de observar las causas de los
fenómenos, y poder comprender los procesos de la
naturaleza y sociedad. Para interpretarla, primero hay que ser
dócil a ella.
La observación puede darnos la forma, o la ley de
comportamiento del femeno estudiado. La forma es como
la esencia íntima del fenómeno; pero no es de orden
metafísico, sino sico y social, o sea, observable
experimentalmente.
74
Indudablemente, se debe dar un voto a favor del
método inductivo. Gracias a él como pueden descubrir las
leyes que rigen a la naturaleza y a la sociedad.34
Sin embargo, no había que deslumbrarse tanto por la
eficacia de la inducción, como para menospreciar o dejar de
lado el raciocinio deductivo. Lo correcto es saber utilizar cada
uno de los dos procesos: deducción e inducción, según sea la
naturaleza de la ciencia y del asunto tratado.
Nótese cómo es el tema metodológico el que incide
con frecuencia en el pensamiento filosófico de estos tiempos.
Mientras que Descartes se inclina hacia el todo deductivo,
la corriente empirista se inclinará hacia el método
experimental-inductivo. Lo cierto es que cada uno tiene su
propia zona de aplicación, sin que sea necesario desvirtuar
uno u otro método en cuanto tal.35
34 Págs. 112-113. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., México 1990.
35 Págs. 113. Gutiérrez S. Raúl. Historia de las Doctrinas Filosóficas. Editorial Esfinge S.A., México 1990.
75
2.6. El pensamiento Cartesiano en el mundo Contemporáneo
Rene Descartes (1596-1650), ha sido el más famoso genio
del siglo XVII. Con él se coloca en la Historia una primera
piedra divisoria, con respecto al pensamiento antigua y
medieval, y por eso se le suele llamar el “Padre de la Filosofía
moderna”, no obstante de él brillaron otros pensadores
también revolucionarios, como, por ejemplo, Nicolás de Cusa
(1401-1464) y Francis Bacon (1561-1626).
Su idea central es la creación de un sistema filosófico
completamente inexpugnable, libre de las críticas de los
pensadores subsecuentes, y perfectamente garantizado en
su verdad y en su orden lógico, similarmente a lo que sucedía
en las Matemáticas, edificio mental sólidamente
estructurado e inmune a las simples opiniones de cualquier
profano en la materia.
2.6.1. Las reglas del método
Para evitar el error, no basta con la inteligencia, es
necesario saber aplicarla adecuadamente, es decir, se
requiere un método. Descartes pone especial énfasis en la
necesidad de un Método Racional, que por principio libere al
hombre de la fácil caída en el error. En el Discurso del Método
(Segunda Parte) describe sus famosas cuatro reglas
metódicas, como sigue:
76
a) Regla de la Evidencia: No aceptar como verdadero sino
lo que es evidente. O, en otros términos: tratar de captar
intuitivamente el objeto propio de la inteligencia, a
saber, las ideas claras y distintas. Cuando se logra
percibir las notas características de una idea y cuando
se logra distinguir esas notas con respecto de las demás
ideas, se posee una idea clara y distinta, y esto ya es
una garantía de la verdad del conocimiento poseído.
Para eso hay que evitar la prevención y la precipitación.
En una palabra, sólo se puede poseer la verdad cuando
el espíritu capta las ideas con toda su evidencia, de un
modo fácil, inmediatas, serenas y claras. Esta evidencia
ya no puede encerrar la duda y el error.
b) Regla del Análisis:”Dividir cada una de las dificultades
que se van a examinar, en tantas partes como sea
posible y necesario para resolverlas mejor.” Es decir,
descomponer las ideas complejas en sus partes más
simples; pero, además, remontarse a los principios más
simples, de los cuales depende el asunto que se está
examinando.
c) Regla de la Síntesis: “Conducir por orden los
pensamientos, empezando por los objetos más sencillos,
más fáciles de conocer, para subir gradualmente hasta
el conocimiento de los más complejos…” Se trata de la
operación contraria a la anterior, y es
77
complementación. Una vez dividido en partes un
asunto, para su mejor comprensión, es necesario
reconstruir el todo, a partir de los principios encontrados.
Coincide, tal como se ha estudiado en Lógica, con la
Deducción. Lo importante consiste en el procedimiento
gradual que avanza lógicamente (con
encadenamiento y congruencia natural), desde lo
simple de los principios, a lo complejo de las
conclusiones, teoremas y demás consecuencias de las
primeras verdades.
d) Regla de las Enumeraciones y Repeticiones: “Hacer
enumeraciones tan completas, y revisiones tan
generales, como para estar seguro de no omitir nada.”
Con esto se persigue una intuición global del asunto
tratado, de tal manera que la inteligencia posea y
domine la materia desde el principio hasta el fin, lo cual
supone la repetición o repaso del camino andado.
De esta manera, sencilla y coherentemente, Descartes
propone a la inteligencia las cuatro reglas más importantes
que hay que tener en cuenta si se quiere un resultado eficaz
en su funcionamiento. Por tanto, debemos permitir que la
mente se percate, por misma, del asunto tratado, que el
esfuerzo se divida en partes suficientes como para simplificar
78
el trabajo, que se reconstruya la totalidad del esfuerzo, y que
se revise globalmente el resultado.36
2.6.2. La duda Metódica
Una vez establecido el método a seguir, Descartes se
propone edificar una Filosofía perfectamente estructurada, al
modo de las ciencias matemáticas. Para ello será necesario
partir de una verdad absolutamente indubitable, y de la cual
se pueda derivar todo el edificio filosófico.
Para encontrar esa primera verdad, es preciso borrar,
con anterioridad, todo conocimiento que no es
debidamente fundamentado. Por lo tanto, hay que hacer
caso omiso, o mejor, dudar, de todo lo que percibimos por los
sentidos, y de todos los conocimientos científicos.
La duda que propone Descartes tiene como finalidad la
fundamentación de la nueva filosofía sobre bases
indubitables. Por lo tanto, no se trata de una duda escéptica,
en donde el fin es dudar por dudar. Es una duda metódica,
puesta solamente como un método o medio, para llegar a un
principio completamente evidente.
36 '''$4567)&+0&!#$%&22'
79
En estas condiciones, con una cierta ambigüedad
respecto a la seriedad de la duda metódica y universal,
Descartes se lanza a la búsqueda de su primer principio. Si
dudo (reflexiona así en la Cuarta parte del Discurso del
Método), es que pienso, y si pienso, es que existo. De esto
modo llega a lo que le parece su primer principio
fundamental: Pienso, luego existo” (Cogito, ergo sum).
2.6.3. El primer principio Cartesiano
No es tan original Descartes al anunciar su principio
fundamental: “Cogito, ergo sum. Ya San Agustín había
esgrimido un arma semejante, en contra de los espticos: “Si
fallor, sum” (si me equivoco, existo). Sin embargo, la novedad,
en Descartes, consiste en que, por primera vez, se pretende
erigir sobre esta verdad todo el cuerpo de verdades
filosóficas. Su principio funcionará a la manera de los axiomas
de las ciencias matemáticas.
El “Cogito” (así se suele llamar al primer principio
cartesiano, por brevedad) es, pues, una intuición
fundamental. Todo el mundo podrá dudar sobre lo que
quiera, pero no podrá dudar de su propia existencia. Si duda,
es que piensa, y si piensa, es que existe.
80
Por su parte, Santo Tomás jamás habla de esa intuición
del propio yo; lo que se conoce es el efecto, los frutos, y por
medio de ellos, pero ya de un modo mediato, podemos
retroceder hasta las substancia, la cual es inferida como se
infiere la causa a partir de los efectos, y no por intuición
intelectual (directa e inmediata visión del objeto).37
2.7. Los procedimientos de la inducción según John Stuart Mill
(1806-1873), quien los expuso en forma de reglas:
1. Método de semejanzas: “Si dos o mas casos del
fenómeno sometido a investigación tienen de común
sólo una circunstancia, entonces esta circunstancia en
la que sólo concuerdan todos estos casos es la causa
(o consecuencia) del fenómeno dado.”
La importancia de este procedimiento radica en que
permite una aproximación al conocimiento de la
verdadera causa ya que ayuda a eliminar diversos
factores, porque no guardan relación, aunque es posible
incurrir en error en este punto. En segundo lugar, indica
que ciertos factores parecen darse conjuntamente. En
tercer lugar, nos permite observar que, en la situación
concreta, el factor.
37 ''$4567)&+0&!#$%&22'
81
2. Método de la diferencia: “Si el caso en el que aparece
el fenómeno dado y el caso en que no aparece son
semejantes en todas las circunstancias, excepto en una,
que se encuentran en el primer caso, esta circunstancia
en la cual se diferencian únicamente estos dos casos, es
la consecuencia o la causa, o la parte necesaria de la
causa del fenómeno.”
3. Método combinado de semejanza y diferencia: “Si dos o
mas casos de surgimiento del fenómeno tienen en
común una sola circunstancia, y dos o más casos en que
no surge ese fenómeno tienen en común sólo la
ausencia de esa misma circunstancia, entonces tal
circunstancia en la que sólo se diferencian ambos tipos
de casos, es la consecuencia o la causa, o la parte
necesaria del fenómeno investigado.”
4. Método de variaciones concomitantes: “Todo fenómeno
que varia de alguna manera siempre que otro
fenómeno varia de una manera particular, o bien es la
causa o es el efecto de este fenómeno, o está
conectado con él por alguna causa.”
5. Método de residuos: “Separar del fenómeno una parte
tal, que se sabe por inducciones anteriores, que es el
efecto de ciertos antecedentes y el resto del fenómeno
es el efecto de los demás antecedentes.”
82
3-. LAS ETAPAS DEL METODO CIENTIFICO
Caracterización de los problemas
Las expresiones del pensamiento constituyen preguntas
y problemas por resolver, o bien, respuestas y soluciones a las
indagaciones realizadas. En este sentido, el curso del
conocimiento científico consiste en una sucesión
ininterrumpida de problemas que surgen a partir de los
resultados obtenidos en las investigaciones anteriores y se
resuelven mediante el razonamiento y la experimentación.
Para encontrar la solución de esos problemas, la
actividad científica ha establecido procedimientos
adecuados y desenvuelve continuamente otros nuevos. Entre
ellos se encuentran los experimentos que nos informan, tan
exacta y completamente como es posible, acerca de los
procesos naturales y sociales, lo mismo que sobre sus
conexiones activas y su mutua causalidad. También se
encuentran las teorías, que nos permiten reunir los resultados
de los experimentos en una explicación común, necesaria y
suficiente. Por último, tenemos la aplicación de dichas teorías
para intervenir, de manera directa y concreta, en el
comportamiento de los procesos de la sociedad y de la
naturaleza, haciendo que produzcan la satisfacción de las
necesidades humanas y resolviendo prácticamente, de esta
83
manera, los problemas que impulsan la propia actividad
científica.
En términos generales, por problema entendemos
cualquier dificultad que no se puede resolver
automáticamente, es decir, con la sola acción de nuestros
reflejos instintivos y condicionados, o mediante el recuerdo
de los que hemos aprendido anteriormente.
Por otra parte, además de los problemas que nos
imponen directamente las condiciones naturales y sociales en
que vivimos, constantemente estamos creando o inventando
otros problemas; como con, por ejemplo, la explicación de
los procesos recién descubiertos, la demostración de
teoremas, la verificación de hipótesis, la decisión entre dos o
más teorías de pugna, o bien, la transformación de la
naturaleza y la sociedad, etcétera.38
38 Pág. 223. Eli de Gortari. Lógica General. Edit. Grijalbo. S.A., vigésima sexta edición. México 1965.
84
Diseño de la investigación
Ésta consiste en señalar con toda claridad y precisión el
rumbo y la meta. Así que precisar el campo al que pertenece
el problema sería en principio el primer paso; determinar con
todas sus características el problema a resolver; sería el
segundo paso; fijar el objetivo que se busca alcanzar, o mejor
dicho establecer cuál será el fin que se pretende alcanzar
con la investigación; para esto se deberán definir los
procedimientos, esto es, la metodología y todo tipo de
requerimientos que permitirán obtener la información
mediante los procesos si ese fuera el caso. 39
El método científico consta de las siguientes etapas, las
cuales se describen a continuación:
3.1. ELECCION DEL TEMA DE INVESTIGACION
En la elección del tema se concretará, tanto como sea
posible el objeto de conocimiento; además hab de
estructurarse el título tentativo del proyecto de investigación,
tentativo porque podría hacérsele algunas pequeñas
precisiones durante el proceso de la investigación.
¿Qué se va a investigar?
¿Cómo se realizara la investigación?
39 Pág. 98.  !#$%%
85
¿Por qué es importante la temática a investigar?
Las preguntas son cómo, por qué, cuándo y dónde
Explican el surgimiento de un tema de investigación, la
razón de un trabajo de investigación.
¿Qué elementos forman parte de la Elección del Tema de
investigación?
Se recomienda, enlistar los principales problemas
locales, estatales, nacionales e internacionales que se
identifican desde el lugar donde se va a llevar a cabo la
investigación, y así se puede deducir el Tema de
Investigación.
3.2.- Planteamiento del Problema de Investigación
El problema es la fijación de las contradicciones que se
dan en la propia realidad, contradicciones que se fijan en la
teoría y que concluyen una vez “esclarecidas” con el
planteamiento de un nuevo problema, cuya solución podría
ser resuelta por otros investigadores. Para un adecuado
planteamiento del problema se requiere de, eliminar del
problema cualquier adición engañosa, o sea, identificar
aquellas dificultades que chocan con la teoría.
86
El proceso de solución de todo problema, supone como
condición necesaria, la formulación adecuada y científica de
la interrogante que se encuentra en la base del problema. Si
el problema esformulado científicamente, el camino para
la solución es más claramente definido. Un correcto
planteamiento del problema, además debe poner de
manifiesto las premisas que permitan resolverlo, a partir de la
realidad como condición para su solución, aunada al
supuesto de un examen teórico, fijando determinadas formas
lógico-metodológicas.
Una de las reglas heurísticas más importantes para la
solución de problemas consiste en que éste pueda resolverse
utilizando idealizaciones iniciales, claramente comprendidas
y estipuladas, que simplifiquen su complejidad sin tergiversar
la realidad mostrando la tendencia general del desarrollo del
objeto investigado, ya que es en la realidad en la que se
encuentra su posible solución.
Otra regla heurística, es la exigencia de resolver por
partes los problemas, esta condición es la relativa a la
diferenciación del aparato conceptual (marco conceptual)
que consiste en hacer desde ahora una clara distinción entre
los conceptos involucrados en el problema mismo, ya que la
ausencia de diferenciaciones conceptúales hace posible el
tratamiento científico del problema. Esta diferenciación
conceptual por su esencia, representa el proceso previo para
87
la elaboración de la hipótesis, que en misma da cuenta del
problema.
Una vez seleccionado el Tema de Investigación, se debe
de enunciar la problemática de la investigación, para
buscarle las alternativas de solución a través de las diferentes
disciplinas del conocimiento (ciencias empíricas o formales,
según sea el tipo de investigación) científico o de la que
corresponda dependiendo del problema a investigar.
Por Problema se entiende “la cuestión que trata de
resolver por medio de procedimientos científicos. El inicio de
la investigación es el Problema.
Ahora bien, el planteamiento del problema en forma
general significa, “la presentación clara y directa de la
relación entre dos o mas variables contenidas en el
problema, que se pueden comprobar empíricamente y que
permiten encontrar las vías de solución o respuestas”,
Es decir, plantear un problema es minimizar todos sus
efectos y relaciones fundamentales o entre mas particular sea
el problema a investigar esto, facilita el proceso de la
investigación, en cambio si es muy general dicha
investigación pierde el rumbo, por que existirá diferentes
líneas de investigación.
88
En el planteamiento del problema existen tres aspectos
básicos que se deben de reflexionar, analizar y
conceptualizar y son los siguientes:
1. Descripción del problema de investigación.
2. Elementos del problema de investigación.
3. Formulación del problema de investigación.
Debemos de reconocer que, los problemas como tal no
existen, es el investigador quien los plantea dadas sus
inquietudes, capacidad de observación y conocimientos.
Esta afirmación se apoya en el hecho de que ante un
fenómeno o situación dada, todos podríamos pasarlos por
alto, pero sólo uno se detiene y se plantea las interrogantes
que ésta le despierta.
Son elementos aquellas características de la situación
problemática imprescindibles para el enunciado del
problema, es decir, sumados los elementos del problema se
tiene como resultado la estructura de la descripción del
problema.
89
Para poder abarcar la búsqueda de una solución a un
problema, el investigador debe precisar la naturaleza y las
dimensiones del mismo. Para ello, se requiere reunir datos
empíricos que se puedan relacionar con el problema y
posibles explicaciones del mismo.
Para que la lista obtenida de los elementos del
problema adquiera verdadero significado, el investigador
procura hallar las relaciones que existen entre los hechos
empíricos, por una parte, y entre las explicaciones racionales
por la otra, y tratara de relacionar aquellos con estas.
Luego de incorporar nuevos datos a la lista de
elementos, eliminar los que considere carentes de
importancia, el investigador realizará un profundo examen de
los supuestos en que se basan los hechos, explicaciones y
relaciones halladas.
3.2.3. Descripción del Problema de investigación.
Este aspecto nos indica describir de manera objetiva la
realidad del problema que se esta investigando. En la
descripción se señalan todas las características de la
problemática, los hechos y los acontecimientos que están en
entorno social, al mismo tiempo se debe mencionar los
antecedentes del problema.
Antecedentes del estudio o problema de investigación.
90
Las técnicas en las que se basó, las categorías de
análisis o ejes centrales que permiten guiar el proceso de
investigación.
Los supuestos básicos en los que se apoya el enunciado
del problema.
Un enunciado completo del problema incluye todos los
hechos, relaciones y explicaciones que sean importantes en
la investigación.
Hay que encuadrarlos en un enunciado descriptivo o en
una pregunta que indique con claridad que información ha
de obtener el investigador para resolver el problema de
investigación.
Por ejemplo:
¿De que manera influye la preparación académica (V.
Independiente) en un sujeto (cambio en la conducta del
sujeto V. Dependiente) determinado?
¿Cómo puede utilizar los conocimientos académicos un
sujeto que le permitan lograr movilidad social,
económica y cultural dentro de una sociedad
determinada?
¿Cómo influye la preparación académica en un sujeto
para el desarrollo de una conciencia flexible y racional?
91
El investigador debe de reconocer e identificar, que
datos empíricos e intelectuales (teorías, conceptos, axiomas,
postulados, principios, etc.) conducen a la solución del
problema de investigación.
En el desarrollo del planteamiento del problema, es
conveniente ubicarlo en un contexto geopolítico,
socioeconómico, histórico y geográfico, etc., ya que dicha
problemática no se presenta en forma aislada, esto significa
que necesariamente tenemos que ubicarlo en el tiempo y en
el espacio.
Conocimiento de la problemática, manejar los conceptos,
definiciones, elaborar preguntas sobre el objeto de
investigación. Tener un pensamiento lateral, es decir, creativo,
imaginario.
3.2.4. Elementos que integran a la Descripción del Problema.
Antecedentes del estudio.
Hechos y acontecimientos.
Las características y sus elementos (relaciones y
explicaciones, y la importancia dentro del lugar, y el
beneficio que traerá consigo).
Contexto (político, socioeconómico, histórico,
geográfico).
92
3.2.5.- Formulación del Problema de investigación.
De acuerdo con lo anterior, es de suma importancia de
conocer cómo se define y se formula el Problema de
investigación, con su entorno y sus relaciones de la manera
más concreta pos