La adversidad como base de la prosperidad

  • Autoayuda
  • 3 minutos de lectura

El ser humano fue creado dentro de un ambiente de abundancia total y solo se le exigió un pequeño detalle. Dios le dijo:

“…de todo lo que existe en el huerto puedes comer, menos del árbol que está en el medio del huerto…” .

Fuimos creados en abundancia con una sola obligación por cumplir, pero como lo narra la historia Bíblica, el ser humano hizo lo contrario, y de allí en adelante nuestro panorama cambio, de tenerlo todo por bendición del Creador, a alcanzar lo que nos propongamos por el trabajo de nuestras manos.

Lo triste del caso es que muchos todavía andan buscando el camino al huerto del Edén para retornar así a sus bondades, pero lo cierto es que nos corresponde producir lo que necesitamos para vivir y dejar un legado a nuestros descendientes. Esa es la ley que comenzó a regirnos posterior a la desobediencia y nada la cambiara.

Un conocido refrán popular nos expresa: “…Si el enemigo es más fuerte únete a él…”. Si la orden es trabajar, pues identifiquemos extraordinarias herramientas para que podamos obtener mejores resultados. Unámonos al trabajo inteligente y produzcamos, no solo lo necesario para vivir, sino que convirtámonos en generadores de fortuna para los nuestros.

Constantemente, en nuestros ciclos de conferencias, son muchas las personas que se me acercan pidiéndome tips para aplicar en su vida de negocios. Preguntas como las que les transcribo, son un común denominador:

Puedes enseñarme la vía mas rápida para alcanzar mis metas?

Como lo logro?

Como hiciste para lograrlo?

Usted cree que puedo lograrlo?

Definitivamente, todos podemos alcanzar lo que nos propongamos. Si tu puedes creerlo, puedes realizarlo; Nada imposible existe para el ser humano decidido a salir del montón. Miremos la historia global y observemos como todos los que se destacaron tuvieron puntos de partida que se iniciaron dentro de sí mismos.

Si crees que puedes, estas en lo cierto; si crees que no puedes, también estas en lo cierto.

Existen los sueños de alegría y los sueños de dolor. Dependiendo de cuál sea el sueno que te mueva mas, redundara en que alcances las metas trazadas. Si tu visión no es lo suficientemente fuerte, terminaras por aplicar la “postergación”… te dirás: “… es verdad que quiero alcanzar mis metas…pero voy poco a poco…. Mañana será otro día… amanecerá y veremos…”

Personalmente le recomiendo que se enfoque en la adversidad como base de la prosperidad. Los sueños de dolor son el mejor fundamento, el mejor apoyo para iniciar y alcanzar las metas establecidas.

Es cierto que la adversidad provoca que algunos desmallen, pero a otros nos ha hecho romper los records.

Cuando el hombre aparece sobre la faz de la tierra vino envuelto en papel de regalo, hijo de papi, con todo a pedir de boca. Pero hoy la obligación paternal de provisiones, producto de el desacato de los principios establecidos, se transfirió a cada uno de los seres vivientes, y de allí que desde que el ser humano existe permanecen los que se quejan y los que tomamos la adversidad como punto de partida.

Analízate… Que te mueve a mayor velocidad…? Las gratificaciones o tus temores…?

De acuerdo a estudios sociológicos realizados por múltiples universidades y revistas especializadas, las mayores fortunas han tenido su génesis en momentos de adversidad. Lea las biografías de los multimillonarios de hoy. En su gran mayoría, iniciaron sus propios negocios cuando ya no había más nada que hacer; fueron despedidos de sus trabajos, los votaron de las universidades por ser portadores de ideales locos, etc.….todo porque decidieron ser excelentes en medio de mediocres; creyeron en sí mismos y en su capacidad creativa y lucharon por la excelencia y nunca por la perfección.

Adentrados como estamos en el siglo XXI, no tenemos otra opción que convertirnos en portadores de buenas noticas, nuevos ideales, y no solo eso, sino que poner manos a la obra. Como dijo Goethe: “… El saber no basta; debemos aplicarlo. El desear no es suficiente; debemos hacerlo…”

Identifica cuáles son tus puntos vulnerables y trabaja en ellos para fortificarlos. El fuego es peor que el caldero…Cual es tu punto débil…? Trabaja en él y fortalécelo… no te pongas a llorar y darte golpes en el pecho ajeno. Es tu vida, es tu futuro, es tu destino.

Que hallas nacido en la pobreza no es culpa tuya, pero que vivas en ella y que los tuyos sean herederos de la misma, es solo tu responsabilidad.

Identifica cuales son los deseos de tu corazón; cuáles son tus sueños; trázate un plan de acción; únete con gente positiva que va dentro del camino llamado éxito; capacítate diariamente; no te desenfoques; si es necesario re-planificar, hazlo, pero no te detengas; se hace camino al andar; Obedece los principios del éxito y da un paso a la vez. Tu eres una roca para construcción de grandes fortunas, no para destrucción de tu propia vida…!

! Animo campeón que no estás solo…! No eres producto de la casualidad, sino de la causalidad…! Lo que te venga por hacer, hazlo…! La bendición no está hoy en el huerto del Edén, está ahora en nuestras manos…!

Deuteronomio 28, versos 11 y 12 nos dice:” …(11) Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, y en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que juró Jehová á tus padres que te había de dar. (12) Te abrirá Jehová su buen depósito, el cielo, para dar lluvia á tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás á muchas gentes, y tú no tomarás emprestado.

Sinceramente…

Copyright “ESTUPINAN BUSINESS CONSULTING, LLC.” 2003. All rights are reserved.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Estupinan Wilmer. (2007, febrero 1). La adversidad como base de la prosperidad. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-adversidad-como-base-de-la-prosperidad/
Estupinan, Wilmer. "La adversidad como base de la prosperidad". GestioPolis. 1 febrero 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-adversidad-como-base-de-la-prosperidad/>.
Estupinan, Wilmer. "La adversidad como base de la prosperidad". GestioPolis. febrero 1, 2007. Consultado el 20 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/la-adversidad-como-base-de-la-prosperidad/.
Estupinan, Wilmer. La adversidad como base de la prosperidad [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-adversidad-como-base-de-la-prosperidad/> [Citado el 20 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de cliche en Flickr
DACJ