Israel: un mercado creciente

  • Economía
  • 6 minutos de lectura

Israel es un país soberano que se encuentra en la rivera sudoriental del mar mediterráneo. Limita al norte con Líbano, Siria, Jordania y Palestina. Al este con la Franja de Gaza, al oeste con, Egipto, al suroeste con el Golfo de Agaba y al sur del mar muerto.

Es la cuarta economía de Oriente Próximo, por encima de Egipto, Argelia, Marruecos. Con una gran diferencia poblacional de 8.710.000 millones de habitantes aproximadamente, la mayoría de ellos judíos. Es mucho menor comparada con la de sus vecinos, como por ejemplo, Arabia Saudita con 32.552.000 millones de habitantes.

Un país con recursos naturales limitados, que logró aprovechar sus ventajas, potencializarlas y conformar una nación. Unirse, logrando un gran desarrollo tecnológico y educativo. Es el país con el mayor número de empresas, que cotizan en la bolsa de New York. Su inversión en investigación y desarrollo la más alta del mundo (4.5% de PIB) por encima de grandes potencias.

Ha logrado elevarse más allá de los conflictos históricos permanentes con sus vecinos y consolidar su economía con bases fundamentadas fuertes y no relacionadas con la situación económica actual.

Pero ¿cómo entender la evolución de Israel, un país, una comunidad tan sufrida, limitada y perseguida política y religiosamente?

A través de la historia…

Nos remontamos a épocas remotas para entender, aprender y admirar su evolución y capitalización, aprendizaje y cambio a partir de sus hechos históricos. Para entender sus grandes diferencias evolutivas con respecto a sus vecinos Líbano, Siria, Jordania, Palestina, Egipto.

Es admirable el respeto y arraigo a sus principios, la ayuda y cooperación entre sus coterráneos, que estructuran y fundamentan su comunidad aún el día de hoy.

Para entender de dónde viene la persistencia, fuerza y empoderamiento de Israel debemos remontarnos a la Segunda Guerra Mundial, sucedida entre 1939 y 1945. En la que estuvieron implicadas la mayor parte de las naciones del mundo y que estuvo marcada por hechos de grandes repercusiones, como el Holocausto y el genocidio de millones de civiles. Catalogada como el momento más mortífero en la historia con 50 y 70 millones de víctimas aproximadamente, el 2.5% de la población mundial.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el pueblo judío sufrió el antisemitismo por parte de Alemania nazi. Una combinación de prejuicio religioso, racial, cultural y étnico, como ningún otro pueblo lo ha sufrido, con el objetivo de obtener una “solución final”, convirtiéndose en el mayor genocidio del siglo XX.

Los judíos respondieron a la opresión nazi con resistencia espiritual, creando instituciones culturales, prácticas religiosas y la voluntad de recordar su historia.

El 14 de mayo de 1948, Israel proclamó su independencia, después de años de lucha por hacerse de un lugar en el mundo. Sin embargo, en menos de 24 horas los ejércitos regulares de Egipto, Jordania, Líbano e Irak, prácticamente todos sus vecinos lo invaden y lo fuerzan a defender su soberanía.

Con la creación del Estado de Israel, refugiados, aproximadamente 50.000 inmigrantes empezaron a llegar al nuevo Estado y después de librar varias guerras Israel se concentró en la construcción del estado. El primer Knèset (parlamento), con 120 bancas, empezó sus actividades después de las elecciones del 25 de enero de 1949 y conformó el puesto 59 como miembro de las Naciones Unidas.

Postguerra

Desde el momento en que las Naciones Unidas determina una fuerza de emergencia a lo largo de la frontera de Israel y Egipto, con el compromiso de Egipto de la libre navegación en el golfo de Eilat, se abrió una gran oportunidad de comercialización por el paso del estrecho de Tiran. Logrando que Israel iniciara su comercialización con los países de Asia y África Oriental e importar petróleo del golfo pérsico. También la construcción de un segundo puerto de aguas profundas, adicional al de Haifa en Ashdod en la costa Mediterránea, que tiene un gran volumen de comercio.

Con las ayudas del gobierno de Estados Unidos y reparaciones pagadas por parte del gobierno de Alemania, los recursos se utilizaron en la construcción de viviendas, el fomento de la agricultura, la construcción de la marina mercante, línea aérea, la explotación de minerales, la industria, la ampliación de caminos, telecomunicaciones y electricidad.

La visión del primer presidente Jiam Weizmam y el primer ministro, al terminar la primera década, logró que la industria se duplicara y las exportaciones se cuadruplicaran. Igualmente el número de personas empleadas lograron la autosuficiencia y el abastecimiento, gracias al cultivo de todos los productos alimenticios básicos. Vente mil hectáreas de tierra árida, fueron reforestadas plantando árboles.

La economía israelí está muy integrada internacionalmente y es muy abierta al exterior. La suma de exportaciones e importaciones de bienes y servicios en relación con el PIB alcanza el 70% lo cual es elevado. Igualmente el mercado israelí es muy competitivo y dinámico pues continuamente aparecen nuevos productos y empresas.

La educación empezó a ser gratuita y obligatoria para todos los niños de 5 a 16 años y es gratuita hasta los 18.

Las relaciones exteriores se ampliaron estrechando los lazos con Estados Unidos, los países de la Comunidad Británica de Naciones, algunos de la Europa Occidental, Latinoamérica, África y algunos de Asia, desarrollando programas de cooperación en donde Médicos, maestros, ingenieros, agrónomos, etc., compartieron sus conocimientos y experiencias con sus homólogos de otros países en desarrollo. Compartir conocimientos y experiencias es lo que lo caracteriza al pueblo Israelí para lograr mayor efectividad en diferentes procesos.

Adicionalmente, la capacidad de abrir sus puertas a inmigrantes, aun cuando para ellos no fue así, básicamente mano de obra cualificada de la ex Unión Soviética y de Etiopia, impulso la economía hacia una expansión.

La búsqueda de la paz, ha sido una constante de esfuerzo para los gobiernos israelís, así como el desarrollo económico y la integración de los inmigrantes.

Características

Analizando la gran pregunta de entender de dónde viene la persistencia de una comunidad, se puede determinar que de acuerdo con el recorrido histórico realizado, la comunidad judía ha vivido en comunidades cerradas dentro de otros países.

Esto ha generado el desarrollo de habilidades competitivas, que los ha esforzado a salir adelante a pesar de las circunstancias. A prosperar y progresar, apoyados en su cultura y educación, en una continua autoexigencia. A valorar el trabajo duro, a potencializar las experiencias vividas debido a su obligada diáspora por el mundo, a realizar y perfeccionarse en el comercio y las finanzas, a la capacidad de reinventarse. De aprender de las experiencias de las cuales fueron víctimas.

Esto los ubica dentro de un país protagonista para ganarse a pulso un destacado puesto en el progreso de la humanidad. Contribuyendo a trazar el camino para determinar las características básicas para lograr desarrollar estrategias comerciales en el mercado actual.

Las principales son:

  • 1. Es un país dinámico, emprendedor y que presenta un gran periodo de expansión.
  • 2. Dentro de las características de las Startup de Israel, están acostumbradas a riesgos altos y a trabajar en condiciones muy precarias, pero persistentes en lograr el objetivo planteado.
  • 3. Son directos, claros y de reuniones cortas pero provechosas.
  • 4. El adecuado asesoramiento legal, es muy importante.
  • 5. Conocimiento de la normativa KOSHER (Normativa a productos apropiados para ser consumidos según los preceptos del judaísmo).
  • 6. Necesario encontrar distribuidor local adecuado, asistiendo a ferias internacionales.
  • 7. Sentido de comunidad de los emprendedores, los cuales comparten todas sus ideas y trabajan unidos aun con los que son de su competencia.
  • 8. Mentalidad “Juspack” osadía para sacar cosas adelante.
  • 9. El Israelí es muy ambicioso, le gustan los grandes retos.
  • 10. Piensan en grande y salen desde el día No 1 al mercado internacional.
  • 11. No quieren llegar a la perfección por eso aprenden de los diferentes emprendedores.

La conciencia del pueblo Judío, de ser un pueblo elegido por Dios para ser luz de las naciones, sin existir otro pueblo con este grado de conciencia, ha generado a lo largo del tiempo tanto recelo y miedo dentro de las otras naciones. Desarrollando su instinto de sobrevivencia, de no rendirse, de evolucionar, de esfuerzo continuo, de reinventarse, de crecer y seguir a partir de las dificultades y sobre todo de pensar en los demás como un bien común, no individual.

Transmitido de generación en generación con el aprendizaje del undécimo mandamiento, el de una madre al despedir a su hijo en momentos del holocausto “¡Sobrevivirás!”, nos permite entender que nuestros intereses deben propender ir más allá del interés personal y tener gran contenido colectivo humano.

Bibliografía

  • Korbonski, Stefan. Polacy, Zydzi i Holocaust. Warszawa: Instytut Pamieci Narodowej, 2011.
  • Sarnacki, Andrzej, (2017) «Cómo se construyen las versiones de la memoria en estos tiempos: el ejemplo de la Segunda Guerra Mundial». Memoria y Sociedad 21, n.° 42 (2017): 38-49.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Maya Cardona Aida Milena. (2019, junio 25). Israel: un mercado creciente. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/israel-un-mercado-creciente/
Maya Cardona, Aida Milena. "Israel: un mercado creciente". GestioPolis. 25 junio 2019. Web. <https://www.gestiopolis.com/israel-un-mercado-creciente/>.
Maya Cardona, Aida Milena. "Israel: un mercado creciente". GestioPolis. junio 25, 2019. Consultado el 17 de Octubre de 2019. https://www.gestiopolis.com/israel-un-mercado-creciente/.
Maya Cardona, Aida Milena. Israel: un mercado creciente [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/israel-un-mercado-creciente/> [Citado el 17 de Octubre de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 37808000@N03 en Flickr