Implementación de mantenimiento centrado en la confiabilidad RCM

PLAN DE IMPLANTACIÓN GENERAL DEL RCM
Índice
1. Generalidades.
2. Aspectos preliminares.
3. Descripción general de la instalación.-
4. Grupo de trabajo.
5. Tareas principales del análisis RCM.-
1. Generalidades.
El Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad RCM es una metodología de
análisis sistemático, objetivo y documentado, que puede ser aplicado a cualquier
tipo de instalación industrial, útil para el desarrollo u optimización de un plan
eficiente de mantenimiento. Desarrollada por la United Airline de Estados Unidos,
el RCM analiza cada sistema y cómo puede fallar funcionalmente. Los efectos de
cada falla son analizados y clasificados de acuerdo al impacto en la seguridad,
operación y costo. Estas fallas son estimadas para tener un impacto significativo
en la revisión posterior, para la determinación de las raíces de las causas.
La idea central del RCM es que los esfuerzos de mantenimiento deben ser
dirigidos a mantener la función que realizan los equipos más que los equipos
mismos. Es la función desempeñada por una máquina lo que interesa desde el
punto de vista productivo. Esto implica que no se debe buscar tener los equipos
como si fueran nuevos, sino en condiciones suficientes para realizar bien su
función. También implica que se deben conocer con gran detalle las condiciones
en que se realiza esta función y, sobre todo, las condiciones que la interrumpen o
dificultan, éstas últimas son las fallas.
El proceso de análisis global del RCM se resume como sigue:
a) Análisis de fallos funcionales. Define el funcionamiento del componente en un
equipo, su fallo funcional, y sus efectos de fallo.
b) Selección de ítems críticos. Determina y analiza que componentes, sistemas
se caracterizan como funcionalmente significativos.
c) Decisión lógica del RCM. Incluye el análisis de los ítems funcionalmente
significativos (IS), para determinar la consecuencia del fallo.
d) Análisis de inspección. La inspección determina qué datos son necesarios
para el apoyo del análisis RCM.
e) Resumen de los requisitos de mantenimiento. Determina la agrupación de los
requisitos óptimos del nivel de mantenimiento que se practica.
2. Aspectos preliminares.
El Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad RCM, como herramienta
estructurada de análisis a partir de la información específica de los equipos y la
experiencia de los usuarios, trata de determinar qué tareas de mantenimiento son
las más efectivas, así mejorando la fiabilidad funcional de los sistemas
relacionados con la seguridad y disponibilidad, previniendo sus fallos y minimizar
el costo de mantenimiento.
Para llevar a cabo la implantación del RCM, deben sostenerse según un plan
definido del RCM y los procedimientos adicionales que se muestran en este
trabajo.
Resumen de tareas.-
Los requisitos de las tareas son el resultado del análisis del RCM que pueden
tener intervalos variantes. Las tareas deben ser resumidas en grupos, con el
objetivo de lograr varias tareas en el equipo, toda vez que el equipo se encuentra
en un programa de mantenimiento. Resumidas las tareas se consideran los
niveles e intervalos de mantenimiento en las áreas de trabajo.
Los procesos de las tareas.-
Lo primero es convertir los intervalos de tarea en una medida común base
(normalmente el tiempo). Todas las tareas se despliegan en función del tiempo
para ver si hay agrupaciones naturales. El ajuste de los intervalos de tareas de
mantenimiento se realiza con el objetivo de agrupar tareas de mantenimiento,
estas agrupaciones deben ser registradas para realizar comparaciones, rediseñar
y determinar los procesos más convenientes del mantenimiento fijado.
Consideraciones de las herramientas.-
Las siguientes consideraciones son requisitos para la realización de un programa
de mantenimiento:
Agrupar todos los requisitos de trabajo en un área específica, sobre todo si se
tiene pérdida de tiempo; sin embargo si se carga excesivamente un área de
trabajo con demasiado personal de mantenimiento es un procedimiento ineficaz, el
personal debe ser distribuido uniformemente en áreas de trabajo diferentes.
El resumen de tareas de un programa de mantenimiento, afecta tales
situaciones como las horas-hombre, la realización del mantenimiento, la
disponibilidad del equipo, y en algunos casos la estructura organizada del
mantenimiento.
3. Descripción general de la instalación.-
Nombre de la instalación, haciendo una breve descripción de la actividad.
Planes de crecimiento a futuro, señalando la fecha estimada de realización.
Fecha de inicio de operaciones (únicamente para instalaciones en operación).
Fecha estimada de inicio de operaciones del proyecto.
Ubicación de la instalación o proyecto. Calle, ciudad, localidad, municipio,
departamento, código postal, teléfono(s) y fax, u otra referencia.
Coordenadas geográficas de la instalación o proyecto.
Incluir planos de localización a escala, describiendo y señalando las
colindancias de la instalación o proyecto y los usos del suelo en un radio de 500
metros en su entorno, así como la ubicación de zonas vulnerables, tales como:
asentamientos humanos, áreas naturales protegidas, zonas de reserva ecológica,
cuerpos de agua, etc.; indicando claramente los distanciamientos de las mismas.
Superficie total de la instalación o proyecto y superficie requerida para el
desarrollo de la actividad [m2].
Descripción de accesos (marítimos, terrestres y/o aéreos):
Infraestructura necesaria. Para el caso de ampliaciones, deberá indicar en
forma de lista la infraestructura actual y la proyectada.
Actividades conexas (industriales, comerciales y/o de servicios) que tengan
vinculación con las actividades que se desarrollan o pretendan desarrollar.
Número de personal en la operación de la instalación.
Descripción del proceso.-
Mencionar los criterios de diseño de la instalación o proyecto con base a las
características del sitio y a la susceptibilidad de la zona o fenómenos naturales y
efectos metereológicos adversos.
Descripción detallada del proceso por líneas de producción, reacción principal
y secundarias en donde intervienen materiales considerados de alto riesgo
(debiendo anexar diagramas de bloques).
Listar todas las materias primas, productos y subproductos manejados en el
proceso, señalando aquellas que se encuentren en los Listados de Actividades
Altamente Riesgosas, especificando sustancia, cantidad máxima de
almacenamiento en kg, flujo en m3/hr, concentración, capacidad máxima de
producción, tipo de almacenamiento y equipo de seguridad.
Tipo de recipientes y/o envases de almacenamiento. Especificar:
características, código o estándares de construcción, dimensiones, cantidad o
volumen máximo de almacenamiento por recipiente, indicando la sustancia
contenida, así como los dispositivos de seguridad instalados en los mismos.
Describir equipos de proceso y auxiliares, especificando características, tiempo
estimado de uso y localización. Asimismo, anexar plano a escala del arreglo
general de la instalación o proyecto.
Ejemplo:
Equipo Nomenclatura
del equipo
Características
y capacidad Especificaciones
Vida útil
(indicada
por el
fabricante)
Tiempo
estimado
de uso
Localización
dentro del
arreglo
general de
la planta
Bomba P-1 Centrífuga
Sello hidráulico
150 HP
460 Volts
3 fases
60 Herz
Acero inoxidable
1400 lt/min
10 años 3 años Área de
desagüe
Condiciones de operación. Anexar los diagramas de flujo, indicando la
siguiente información:
a) Balance de materia.
b) Temperaturas y presiones de diseño y operación.
c) Estado físico de las diversas corrientes de proceso.
d) Características del régimen operativo de la instalación (continuo o por
lotes).
e) Diagramas de tuberías e instrumentación con base en la ingeniería de
detalle y con la simbología correspondiente.
4. Grupo de trabajo.-
Naturaleza.-
El grupo de trabajo es establecido y debe incluir una persona de la función de
mantenimiento y de operación y un facilitador especialista en RCM. El grupo de
proyecto RCM define y clasifica los objetivos y el alcance del análisis,
requerimientos y políticas de criterio de aceptación con respecto a la seguridad y
protección del medio ambiente. Tal como se resume a continuación.
El equipo de trabajo debe ser multidisciplinario altamente proactivo, conformado
por personas de los departamentos de mantenimiento, operaciones y
especialistas. Estas personas deberán estar altamente familiarizadas con los
temas que les competan.
El grupo será dirigido por un facilitador que podrá o no provenir de los
departamentos nombrados anteriormente. El mejoramiento del desempeño
implica contribuciones en actitudes, organización, conocimiento, patrones
culturales y resultados.
Funciones del grupo de trabajo.-
Las funciones del grupo de trabajo están enmarcadas en realizar actividades de
mejoramiento continuo en las operaciones de la empresa. Estas pueden ser
agrupadas en dos frentes de trabajo.
Actividades reactivas: Análisis Causa Raíz (ACR), solución de problemas.
Actividades preactivas: Mantenimiento Centrado en la Confiabilidad (RCM).
Con el análisis funcional y análisis de criticidad de equipos.
Actividades previas.
Estos análisis nos permiten conocer el orden de implantación de las técnicas a
usar, de manera de garantizar un impacto significativo en los sistemas estudiados.
Actividades a realizar.-
Preparar el grupo de trabajo. Seleccionar personal de perfil acorde a la
naturaleza del proyecto. Seleccionar reemplazos naturales para cada miembro del
grupo, la mejor manera de lograr esto es tener redundancia, es decir dos
operadores (por ejemplo), pudiendo estar en cada reunión uno o ambos,
garantizando ente ellos mantenerse siempre informados del avance de las
actividades. Tener reemplazos que trabajen sólo en caso de emergencia, tiene
asociados diversos problemas de índole práctico.
Preparar un inventario de sistemas a analizar u oportunidades de mejora.
Realizar el análisis funcional y de criticidad o el análisis de oportunidades de
mejora.
Preparar un orden de implantación del RCM, estimando el impacto positivo
para la empresa que pudiera representar una mejoría en los mismos.
Seleccionar el sistema o problema de mayor impacto posible y de mayor
probabilidad de éxito.
Definir claramente las funciones de los sistemas o la naturaleza de los
problemas.
Establecer una misión precisa y clara en consenso, definir los objetivos del
grupo de trabajo.
Preparar los cronogramas de actividades, la naturaleza de dicho cronograma
dependerá del grupo de trabajo, de sus necesidades y limitaciones, pudiendo ser
desde una reunión semanal, a reuniones diarias, quinquenales o jornadas de
trabajo continuas (por semanas o proyecto).
El cronograma de trabajo deberá llegar hasta la implantación de actividades y
su seguimiento.
Realizar plan de contingencia, para evitar cualquier retardo debido a problemas
previsibles, como permisos, vacaciones de algún integrante del grupo.
Lograr consenso con la gerencia de la planta sobre los puntos anteriores.
Comenzar el análisis, partiendo de una sencilla pero concisa documentación
de los pasos anteriores.
Completar el análisis.
Sugerir soluciones.
Evaluar la factibilidad económica de las soluciones, recordar que muchas
posibles soluciones no son viables desde el punto de vista económico.
Documentar todo el proceso anterior, realizando pequeños resúmenes a
presentar a la gerencia.
Presentar los resultados a la gerencia de planta, los resultados deberán estar
con un completo juicio económico que soporte su implantación.
Convertir en realidad las sugerencias propuestas y justificadas por el equipo de
trabajo.
Realizar un seguimiento a las actividades y sus resultados, tomar medidas de
ser requerido, recordar que se trata de un mejoramiento continuo y no de una
mejora por salto al más alto nivel de desempeño.
Verificar si las actividades son aplicables en otras áreas de la organización e
implantarlas de ser necesario.
Del facilitador.-
El facilitador es el líder del equipo de trabajo, deberá facilitar la implantación de las
filosofías o técnicas a usar aprovechando las diferentes destrezas del personal
que forma el equipo de trabajo, el facilitador deberá ser absolutamente
competente en las siguientes áreas:
a) Técnicas a implantar.
b) Gerencia del análisis.
c) Dirección de reuniones.
d) Administración del tiempo.
e) Administración, logística y gerencia ascendente.
f) Las funciona típicas del facilitador incluyen:
Organizar y dirigir todas las actividades inherentes al proyecto.
Planificación, programación y dirección de reuniones. Garantizar la
ejecución de reuniones en cualquier caso, por lo tanto debería manejar
alternativas para solventar cualquier inconveniente con los miembros del equipo.
Seleccionar el nivel de análisis, definir fronteras y alcance, además de
estimar el impacto, la duración y los recursos requeridos para el mismo.
Asegurar que cada plazo sea plenamente comprendido antes de su
ejecución.
Asegurar el correcto orden de implantación, evitando dar saltos
metodológicos que afecten la integridad del proceso.
Asegurar que el proyecto se cumpla dentro de lo planificado con un margen
de error aceptable.
Coordinar todo el material de apoyo para el trabajo del equipo (planos,
diagramas, etc.), así como, mantener al día toda la documentación del proyecto
(expedientes, avances, etc.) y compartirla en línea con el grupo.
Ser el punto focal de comunicaciones del grupo centralizando la información
relacionada al tema de trabajo. Mantener a la gerencia informada sobre todos los
planes y el progreso de actividades, debe generar constantes informes de elevada
calidad.
Ser la voz técnica que aclare cualquier duda (metodológica) presentada por
los miembros de los equipos durante cualquier etapa del proceso.
En la mayoría de los casos deberá fungir como el transcriptor de la
información generada.
Investigar profundamente sobre temas tratados y no conformarse con
información superficial, debiendo en muchos casos dedicarse a corroborar la
información generada en las reuniones. Por lo tanto se debe tener el suficiente
juicio para saber cuando la participación de un especialista es requerida.
Debe velar por que las soluciones aportadas por el equipo de trabajo,
superen el nivel de informe técnico, es decir sean implantadas realmente.
Estar en capacidad de reconocer necesidades de adiestramiento (técnico o
metodológico) de los integrantes del grupo y prestarlo cuando sea requerido y esté
a su nivel.
Asegurar el consenso de las decisiones tomadas.
Motivar el grupo.
Gerenciar los problemas: choques personales, interrupciones, etc.
De las reuniones.-
Se debe garantizar que el equipo de trabajo tenga objetivos comunes y
conozca (“grosso modo”) la metodología y el plan de acción. Tener especial
cuidado con invitados ocasionales (darles suficiente información).
Serán programadas con sesiones de trabajo de no más de 90 minutos, con
periodos de descanso de 15 minutos entre sesiones (si se programan jornadas de
trabajo de más de 90 minutos). Sesión ideal 50 minutos de trabajo + 10 minutos
de descanso (refrigerio).
Recordar que las reuniones son eventos sociales y se debería hacer todo lo
posible por convertirlas en eventos agradables (estos proyectos a veces duran
años).
La reunión debería ser confirmada por el punto focal en la planta, quien deberá
asegurar la participación del grupo y localizar los suplentes de ser requeridos.
De no ser posible reunir todo el equipo multidisciplinario, se pueden hacer
sesiones de trabajo por especialidad, garantizando la participación de un miembro
de operaciones en cada reunión.
El facilitador preparará una agenda con objetivos a cumplir en la reunión y
deberán ser verificados al final de la misma.
Los resultados de la reunión anterior deberán darse a conocer en la reunión
actual.
Nunca suspender una reunión sin fijar en consenso la fecha y la hora de la
próxima reunión.
El ambiente de la reunión deberá ser libre de culpa. “La búsqueda de
soluciones no deberá ser una búsqueda de culpables destinados a la hoguera”.
No se deben cuestionar negativamente las opiniones de los integrantes. Los
problemas internos deberán ser resueltos por el grupo y quedarse entre ellos.
Los objetivos del análisis y el diagrama de procesos deberán estar siempre
visibles en el salón de reuniones.
El facilitador deberá animar la participación de todos los integrantes de una
manera entusiasta.
El tiempo de las reuniones debe ser usado de una manera inteligente y eficaz.
Se debe garantizar la existencia de todos los recursos a utilizar en cada
reunión (manuales, planos, refrigerios, etc.)
Deben ser realizadas en lugares cómodos y accesibles por todos los
integrantes.
Se puede hacer uso de las técnicas de análisis, como tormenta de ideas,
diagramas de espina de pescado, etc.
La información clave deberá ser validada antes de continuar trabajando en
base a ella. Trabajar en torno a realidades y no a opiniones.
Buscar soluciones a los problemas y no problemas a las soluciones.
El incumplimiento de actividades asignadas a los integrantes del equipo para la
siguiente reunión, resulta en serios tropiezos. El facilitador y el punto focal
deberán garantizar los medios a los integrantes de los equipos para cumplir dichas
actividades.
Entonces en todo este trance las comunicaciones juegan un papel importante,
siendo canalizadas por el facilitador y el punto focal, deberán ser en sentido
vertical (arriba/abajo) y horizontal.
5. Tareas principales del análisis RCM.-
Los principales elementos del análisis RCM se resumen en doce pasos como
sigue:
Estudios y preparación.
Definición y selección de sistemas.
Análisis funcional de la falla.
Selección de ítems críticos.
Tratamiento de los ítems no críticos.
Colección y análisis de los datos.
Análisis de los modos de fallo y sus efectos.
Selección de las tareas de mantenimiento.
Determinación de los intervalos de mantenimiento.
Análisis y comparación de las estrategias de mantenimiento.
Implantación de recomendaciones.
Seguimiento de resultados.
Estudio y preparación.-
Definir claramente los objetivos que se persiguen con el análisis que se va a
realizar, ya que su definición condicionará el alcance del estudio. Se selecciona
los sistemas objeto de evaluación y se establece el monograma del proyecto,
identificándose los recursos necesarios.
Definición y selección de sistemas.-
Después de la definición para la ejecución del análisis RCM en la planta, se
consideran dos preguntas:
¿Para cuál de los sistemas el análisis es beneficioso, comparado con la
planificación tradicional?
¿A qué nivel de instalación (planta, sistema, subsistemas, etc.) debe ser
conducido la ejecución del RCM?
La descripción de la instalación del proceso jerárquico (registros, flujogramas) es
una buena herramienta para el sistema.
Alisis funcional de la falla.-
Finalizado el anterior paso, el siguiente es definir e identificar las funciones de los
equipos y componentes de los equipos en estudio. Para el sistema seleccionado
en el subtítulo anterior en análisis, deben considerarse los siguientes aspectos:
1) Identificar y describir las funciones de los sistemas y el criterio de ejecución.
2) Describir los requerimientos de operación del sistema.
3) Identificar las formas cómo pueden fallar las funciones de los equipos
seleccionados.
4)
La aplicación de los Modos de Fallo y Análisis del Efecto es recomendado para
este análisis.
Selección de ítems críticos.-
El objetivo fundamental de esta tarea es la identificación de los componentes que
se consideran críticos para el adecuado funcionamiento del sistema en cuestión.
La catalogación de un componente como crítico supondrá la exigencia de
establecer alguna tarea eficiente de mantenimiento preventivo o predictivo que
permita impedir sus posibles causas de fallo.
Para la determinación de la criticidad del fallo de un equipo deben considerarse
dos aspectos: su probabilidad de aparición y su severidad. La probabilidad de
aparición mide la frecuencia estimada de ocurrencia del fallo considerado,
mientras que la severidad mide la gravedad que el impacto que ese fallo puede
provocar sobre la instalación.
Si no se dispone de una base de datos fiable y eficiente para el cálculo de las
probabilidades mencionadas, se puede considerar como criterio único para
catalogar la criticidad de los fallos de los equipos su impacto sobre la función o
funciones definidas para el sistema objeto de análisis, si bien conviene establecer
las medidas adecuadas para que, en un futuro, se pudiera disponer de la
información relativa al término de probabilidad. En algunos casos, puede resultar
conveniente subdividir el sistema objeto de evaluación en varios subsistemas
claramente delimitados para facilitar su análisis. Estos subsistemas que se
analizan como si se tratase de sistemas principales, se caracterizan por
desarrollar una función específica en el sistema considerado y están constituidos
por uso determinados componentes o equipos.
Las interfases del sistema en cuestión constituirán sus fronteras con otros
sistemas de la planta y en su interior están, normalmente, todos los componentes
cuya criticidad se va a analizar. En los procedimientos técnicos del proyecto RCM,
normalmente se establece una lista de tipos de componentes que, con criterio
general, se excluyen del análisis (por ejemplo: válvulas manuales menores de dos
pulgadas, soportes rígidos, termopares, etc.).
El análisis de criticidad es, en esencia, un análisis de fiabilidad del sistema
considerado y suele consumir un importante nivel de recursos. El método clásico
de evaluación de la criticidad de los componentes de un sistema consiste en la
determinación, en primer lugar, de las funciones que debe realizar el sistema
considerado dentro del conjunto de la instalación, así como de sus fallos
funcionales asociados. Para cada uno de estos fallos funcionales, se identifican
aquellos componentes cuyo fallo da lugar al fallo funcional en estudio, provocando
efectos negativos en la instalación. A estos componentes se les denomina
“componentes críticos”. Esta evaluación se realiza normalmente mediante la
conocida técnica de fiabilidad denominada “Análisis de los Modos de Fallo y de
sus Efectos” (FMEA).
Para determinados sistemas, se suele plantear la optimización de los recursos
dedicados al análisis de la criticidad de sus componentes, reduciendo el nivel
sistemático del proceso de análisis que supone el desarrollo de un FMEA y el
notable volumen de documentación que se genera. En tales casos, se suele usar
un método simplificado de análisis, siendo la “Lista de Criticidad” uno de los más
utilizados. Este método, basado en la identificación de las consecuencias
negativas que pueden producir los fallos potenciales de los diferentes
componentes sobre el sistema bajo estudio, consiste en la aplicación de una lista
o batería de preguntas a cada componente del sistema considerado, en función de
sus respuestas, catalogarlo como crítico o no crítico. Dichas preguntas tienen que
ver, entre otros aspectos, con la pérdida de producción, de seguridad, de las
condiciones adecuadas de operación o el incremento de contaminación ambiental.
Tratamiento de los ítems no críticos.-
En el paso anterior los ítems críticos se seleccionan para el análisis extenso del
RCM. Pero ocurre que en el sistema existen ítems que no son analizados, en este
caso las plantas tienen un programa de mantenimiento para estos ítems no
críticos, o realizar el mantenimiento según las especificaciones técnicas del
proveedor.
Aunque la teoría del RCM admite que a los componentes considerados como no
críticos se les deje operar hasta su fallo sin aplicarles ningún tipo de
mantenimiento preventivo, se recomienda efectuar una evaluación de estos
componentes no críticos antes de tomar esta decisión.
Colección y análisis de los datos.-
Los datos necesarios para el análisis RCM, pueden ser categorizados en los
siguientes tres grupos:
Datos de diseño.
Datos operacionales.
Datos de confiabilidad.
Para el análisis de los datos, se aplican las técnicas estadísticas y la probabilidad,
con el ajuste apropiado a una ley de distribución de probabilidades, que
proporcionan, una solución gráfica del análisis de las curvas trazadas; el tipo de
análisis que relaciona los posibles modos de fallo que puede ser extendido con la
revisión de las curvas anteriores.
Alisis de los Modos de Fallo y sus Efectos.-
El objetivo de este paso es identificar los modos de falla dominantes, tal como se
describió anteriormente usándose diferentes métodos de identificación de fallas.
Selección de las tareas de mantenimiento.-
El resultado de la tarea de selección de ítems críticos, es la lista de componentes
(críticos y no críticos seleccionados) a los que convendrá identificar una tarea
eficiente de mantenimiento preventivo o predictivo. El objetivo de la presente
tarea es efectuar dicha asignación de actividades de mantenimiento. De forma
genérica, el proceso de selección de tareas de mantenimiento se inicia con la
identificación de las causas más probables asociadas a los distintos modos de
fallo de los componentes considerados.
La aplicación de un Árbol Lógico de Decisión (ALD, Figura 1) es un proceso
sistemático y homogéneo para la selección de la estrategia de mantenimiento más
adecuada para impedir la causa que provoca la aparición de un determinado modo
de fallo correspondiente a un componente del sistema objeto del análisis. Para la
construcción de este ALD, se deberán definir previamente los criterios a considerar
y sus prioridades correspondientes. Así por ejemplo, se podrá dar prioridad a la
prevención del fallo frente a su corrección, a la aplicación de técnicas de
mantenimiento basadas en la condición operativa del equipo frente a actividades
periódicas de mantenimiento o considerar aspectos tales como la evidencia de los
fallos para los operadores cuando dichos fallos ocurren.
El resultado de esta tarea será el conjunto de actividades de mantenimiento
recomendados para cada equipo. Se definirá el contenido concreto de las
actividades específicas que deben realizarse y sus frecuencias de ejecución
correspondientes. A este respecto, puede resultar de utilidad la elaboración de
“plantillas” en las que se recoja el conocimiento disponible sobre el mantenimiento
de los distintos tipos de equipos, con el fin de establecer las apropiadas tareas y
frecuencias de ejecución de forma sistemática y homogénea, en función de
aspectos tales como la criticidad del equipo, su frecuencia de uso o las específicas
condiciones ambientales de su entorno operativo, entre otros.
Determinación de los intervalos de mantenimiento.-
Para determinar los intervalos óptimos de mantenimiento, es necesaria la
información acerca de las fallas, es decir la función de razón de fallos, las
consecuencias y los costos de las fallas, etc.
Análisis y comparación de las estrategias de mantenimiento.-
El criterio de la selección de las tareas de mantenimiento usadas en el RCM, tiene
dos requisitos:
1) Aplicabilidad.
2) Efectividad.
La aplicabilidad: un programa de mantenimiento es aplicable, cuando este puede
eliminar la falla, o reducir la probabilidad de ocurrencia hasta un nivel aceptable,
reduciendo el impacto de las fallas.
La efectividad: significa que el costo de las tareas de mantenimiento es menor que
los costos de las fallas. Las tareas del programa de mantenimiento definidas.
Implantación de recomendaciones.-
Una vez seleccionadas las actividades de mantenimiento consideradas más
eficientes para los diferentes componentes analizados, se establecen las
recomendaciones finales del estudio RCM y se lleva a cabo su implantación. En
primer lugar, se efectúa la comparación de las tareas de mantenimiento vigentes
en la instalación con las recomendaciones del análisis RCM. El resultado de esta
actividad es el conjunto final de tareas de mantenimiento que se propone aplicar a
cada componente. Dichas tareas finales de mantenimiento habrán surgido de
aplicar los siguientes criterios:
Si una tarea vigente de mantenimiento en la planta no ha sido recomendada
por el estudio RCM, se propondrá su anulación.
Si una tarea de mantenimiento recomendada por el estudio RCM no se está
aplicando en la actualidad, se propondrá su incorporación al plan de
mantenimiento.
Si una tarea vigente de mantenimiento en la planta coincide con una tarea
recomendada por el estudio RCM, se propondrá su retención.
Si la frecuencia de una tarea vigente de mantenimiento en la planta no coincide
con la de una tarea recomendada por el estudio RCM con el mismo contenido, se
propondrá su modificación.
A partir de dichas recomendaciones finales, se deberá proceder a la redacción del
nuevo plan de mantenimiento que se propone para la instalación. Para ello, es
imprescindible la aprobación de las recomendaciones propuestas por parte de la
gerencia, quien además fijará los criterios de aplicación y asignará los recursos
necesarios.
La elaboración del nuevo plan de mantenimiento, además de las bases técnicas
de mantenimiento obtenidas con el análisis RCM, requerirá considerar otros
aspectos tales como los compromisos existentes, ajenos al mantenimiento, que
implican la realización de determinadas tareas y el grado de eficacia que se
consigue en la agrupación de diferentes actividades de mantenimiento. En
algunos casos, será preciso elaborar nuevos procedimientos de trabajo y realizar
adaptaciones de los procesos informáticos existentes que pudieran estar
relacionados con el tema.
Seguimiento de resultados.-
El seguimiento y el análisis de los resultados que se van obteniendo en la planta
con la implantación del nuevo programa de mantenimiento son tareas que resultan
de capital importancia para la evaluación de su eficacia. Este proceso requerirá
por una parte, la definición de los parámetros e índices de seguimiento, la
implantación de los pertinentes procesos de captación de la información básica
necesaria, el establecimiento del adecuado procedimiento de actuación y la
correspondiente asignación de recursos.
La necesidad de considerar nuevas técnicas de mantenimiento, añadir algún
posible modo de fallo o componente no analizado inicialmente o revisar las
hipótesis de estudio, sus conclusiones entre otras, harán conveniente la
actualización global de estudio del RCM, cada cierto tiempo con el fin de minimizar
la obsolescencia de las recomendaciones aportadas con el paso del tiempo.
Título: “PLAN DE IMPLANTACIÓN GENERAL DEL RCM”
Aportado por: Gerardo Murillo Rocha

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Murillo Rocha Gerardo. (2002, agosto 13). Implementación de mantenimiento centrado en la confiabilidad RCM. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/implementacion-de-mantenimiento-centrado-en-la-confiabilidad-rcm/
Murillo Rocha, Gerardo. "Implementación de mantenimiento centrado en la confiabilidad RCM". GestioPolis. 13 agosto 2002. Web. <https://www.gestiopolis.com/implementacion-de-mantenimiento-centrado-en-la-confiabilidad-rcm/>.
Murillo Rocha, Gerardo. "Implementación de mantenimiento centrado en la confiabilidad RCM". GestioPolis. agosto 13, 2002. Consultado el 13 de Julio de 2018. https://www.gestiopolis.com/implementacion-de-mantenimiento-centrado-en-la-confiabilidad-rcm/.
Murillo Rocha, Gerardo. Implementación de mantenimiento centrado en la confiabilidad RCM [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/implementacion-de-mantenimiento-centrado-en-la-confiabilidad-rcm/> [Citado el 13 de Julio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de usnavy en Flickr
DACJ