Estudio etnográfico de un colegio en Argentina

  • Otros
  • 17 minutos de lectura

1. Descripción del establecimiento escolar y su ambiente:

El Establecimiento Escolar elegido para la observación de clase está ubicado en zona urbana, perteneciente al distrito de San José, departamento de Guaymallén, en la Provincia de Mendoza. Consta de una población estudiantil de alrededor de 700 alumnos, con características socioeconómicas principalmente de clase media baja, aunque también hay algunos que pertenecen a barrios de los denominados “conflictivos”.

Es una institución que posee EGB 3 y Polimodal, que funciona en tres turnos (mañana, tarde y vespertino), de modalidad en Bienes y Servicios, desarrollándose las especialidades de Electricidad, Mecánica y Construcciones, como Trayectos Técnicos Profesionales.

La estructura edilicia ha sido diseñada para el funcionamiento de la escuela, con las características de las antiguas escuelas Técnicas, es decir con una parte áulica y talleres específicos para el desarrollo de las especialidades.

Respecto a las características del alumnado que concurre al establecimiento escolar es mayoritariamente masculino, observándose especialmente en el Polimodal, una escasa concurrencia femenina, notándose una preferencia de este sexo hacia la Especialidad de Construcciones. Asimismo es en ésta especialidad en la cual se observa un mayor índice de alumnos de ascendencia boliviana.

La observación de clase se ha efectuado en un 2° Año del Polimodal, de la Especialidad de Construcciones, turno vespertino, constituido por 13 alumnos, de los cuales 4 son de género femenino.

El aula donde se desarrolla la clase, posee características que indican que no fue diseñada para tal fin, puesto que presenta azulejado en tres de sus paredes, desde el piso hasta aproximadamente los 2 metros de altura, evidenciando que su diseño fue realizado para otro fin, posiblemente Laboratorio de Química; la cuarta pared es un tabique de madera que separa a la misma de una dependencia administrativa de la institución. El pizarrón de madera, posee características provisorias, diferenciándose de las aulas normales, cuyas pizarras se encuentran directamente construidas sobre la pared. Posee un gran ventanal que abarca prácticamente la totalidad del largo del aula, el cual da vista hacia el interior del establecimiento, que en este sector es un gran espacio techado y cerrado, dando las características de salón de actividades invernales. Sobre la pared opuesta hacia el fondo del aula, posee una ventana de dimensiones más reducidas, que permite observar parte del sector destinado a talleres. Ambos sectores vidriados, a pesar de comunicar con el interior del establecimiento escolar, se encuentran enrejados. La puerta de ingreso al aula es de madera, observándose que no posee cerradura ni picaporte, poseyendo la misma sobre su parte exterior una puerta de rejas, que evidencia que dicho recinto fue ocupado para otra actividad, cuyos elementos requerían custodia.

Opuesta a ésta se encuentra otra puerta que comunica con el sector de talleres, la misma se encuentra bloqueada. La iluminación del recinto es a base de tubos fluorescentes, observándose la falta o no funcionamiento de algunos de ellos. La calefacción del ambiente es provista a través de una única pantalla radiante ubicada en una de las paredes por arriba de la parte azulejada. Posee además dos ventiladores de techo, de los cuales funciona solamente uno. El mobiliario está constituido por bancos de diferentes diseños y estilos -integrales de a dos con taburete y asiento en una sola pieza, bancos integrales de a uno con taburete y asiento en una sola pieza y mesas de a dos con sillas individuales- donde todos denotan la acción de deterioro del tiempo y de los alumnos, a través de un gran número de inscripciones, rayones y dibujos. El espacio destinado al docente está constituido por una mesa de reducidas dimensiones y una silla, situadas al frente del aula.

2. Estudio etnográfico

  • Fecha: 19 de octubre de 2005.
  • Escuela: De nivel EGB 3 y Polimodal estatal.
  • Distrito: San José.
  • Departamento: Guaymallén.
  • Maestro: Hugo C. (Ingeniero)
  • Curso: 2° Polimodal.
  • Materia: Estática y Resistencia de Materiales
  • Tiempo de observación: 20,45 hs. – 22,00 hs.
  • Observadores: los 5 autores de este trabajo práctico

Descripción de la clase

Los alumnos se encuentran de pie junto a sus bancos. Uno de los observadores -que es Profesor en esa Institución- nos presenta. Nos ubicamos al final del aula y el Profesor -P- comienza la clase solicitando las actividades anteriores que se encuentran plasmadas en los cuadernos. Parece ser que se ha solicitado cuaderno para tomar apuntes de la materia, porque nadie tiene hojas sueltas en sus pupitres.

Al observar a los chicos, se nota que algunos presentan aritos, unos más marcados que otros, que tienen barbas recortadas y uno sólo una cola de cabello “tipo caballo”; una sola alumna lleva puesto el guardapolvos y los demás están con vestimentas de las más variadas, pero sencillas.

Alumnos -A- hablan en voz baja entre sí.

Va llamando de a uno y los A concurren al escritorio del P a exhibir sus cuadernos. En un momento P dice “¿Figueroa, quién es?”, denotando no poder relacionar dicho apellido con su correspondiente cara. En general P observa todos los cuadernos y controla tareas pasadas. En reiteradas ocasiones a distintos A pregunta si han “pegado” el examen. Mientras realiza esta actividad profiere en tono amenazante la siguiente expresión: “no cuaderno, mala nota”.

Hay 2 alumnos sentados adelante que conversan continuamente. Son un varón y una chica. En eso, el varón le toma la mano a la chica y le escribe con bolígrafo azul algo.

Justamente a este A que tiene esta actitud le solicita el cuaderno y al devolvérselo le dice ”…Gaspar: no se atrase más! Sobre todo Ud., que lo va a necesitar…!”

En general, los A que están sentados de a pares conversan en voz baja y uno de ellos le tira un caramelo a otro que se lo había solicitado. Como no lo puede tomar, se para, sin más y lo recoge del suelo.

A Gaspar pide permiso para ir al baño a lo que el Profesor responde “vaya y venga rápido”. Al levantarse se advierte que el mismo se encuentra enyesado, por lo que la expresión de rapidez causa algunos comentarios y risas.

P pregunta al A que le ha presentado su cuaderno ¿qué significa específico?. Sin esperar respuesta procede a hacerle leer a diferentes A lo que estaba escrito en el cuaderno. Ninguno lo hace en voz alta e inmediatamente el P agrega “3 A que no saben leer”

A Gaspar vuelve del baño.

P explica acerca de específico, señalando la diferencia entre específico y especifico. A escuchan en silencio.

La pizarra se encuentra escrita con ejercicios de matemáticas (tal vez del módulo anterior). El P en un mínimo espacio en blanco de la pizarra escribe fórmulas que fueron dadas en clases anteriores. Es el tema de clase y ya son las 21:04 hs.

P va hasta su escritorio y saca de una bolsa plástica borrador y tizas. Borra la mitad de la pizarra y plantea un problema haciendo una representación gráfica. Dicta: “¿cuál será la longitud máxima que puede llegar a tener una viga …..? Hace una aclaración respecto de una las palabras técnicas que se usó en el problema y formula una pregunta

A responden. Es notable que la A que habla continuamente con el otro A -Gaspar- puede responder -aparentemente de manera correcta- a la pregunta hecha por P
P continúa con el dictado del problema “…siendo la forma de apoyo….” El P se corrige a sí mismo, pensando en voz alta: “….2 veces forma…..no!, escriban……”. Concluido el problema indica: “yo los oriento, Uds. lo resuelven”. Transcurridos unos segundos comienza a hacer preguntas (aparentemente orientativas)
A responden. Se destaca que la A que conversa también responde a las preguntas del P
El P indica: “listo!, háganlo!”. A se ponen a trabajar individualmente
A (Guerrero) formula una pregunta. El P llama la atención de todos los A para que atiendan la respuesta que comienza a explicar en la pizarra. Según expresa el P están haciendo un repaso de lo visto en la primera parte del año. Comienzan preguntas y respuestas entre ambos protagonistas (P y A)
Se observa que los A que se encuentran sentados en las primeras filas están más enganchados o concentrados y responden con mayor rapidez y exactitud a las preguntas del P.
A (Gaspar) se gira y copia algo del cuaderno de la A de atrás (con quien continuamente conversa)
P: “resuélvanlo!”
A se para y toma la regla de otro sentado más atrás sin emitir palabras. El A a quien se le ha quitado la regla le pide otra regla a otro A, quien se la presta.
P pregunta en relación al problema y aclara que un cierto concepto del enunciado “debe” hacerse por tratarse de un ejercicio pero que en la “práctica” no sería necesario hacerlo.
P (21:20 hs.) empieza a observar banco por banco (comenzando por adelante). Se detiene en el banco de A (Gaspar) y le pregunta puntualmente ¿cómo va?. Ante la respuesta de A (Gaspar) otros 2 A del final se ríen e irónicamente reproducen la respuesta “….eh, eh, eh….” P sigue recorriendo los pupitres y se dirige hacia estos 2 A que se han reído.
Se observa que A no tienen todos los útiles necesarios para trabajar porque se piden elementos (goma, lápiz, regla) entre ellos. Se oye un estornudo de un A a lo que otro expresa “salud!”
P pregunta si habían quedado en algo respecto de la evaluación. A responden “no”. P anuncia que el próximo miércoles se hará, ya que el lunes hay asueto. Asimismo establece que consistirá en teoría y práctica. Se destaca que no llama mucho la atención esta enunciación, inclusive A Gaspar habla del problema con la A de atrás al tiempo que el P estaba anunciando el examen.
Un A sentado en la última fila (en el medio y solo) ha estado todo el tiempo golpeando su pie izquierdo en el suelo.
Dos A sentados al final conversan y se pasan un cuaderno.
P se detiene junto a Gaspar y comienza a ayudarlo. Va hasta la pizarra y continúa explicando para todos. Mientras explica también hace preguntas. Los A responden y sigue llamándonos la atención que la A que conversa todo el tiempo con Gaspar siempre responde al P.
Los A se dirigen al P sin tutearlo y llamándolo “Profe”
P: “……bueno, sigan!”
Hay 2 A sentadas adelante en primera fila, una de ellas arranca una hoja. P “¿qué pasó? ¿se habían equivocado?. Otros A del fondo lanzan risas irónicas.
A de adelante hace una pregunta. P: “sí porque tenemos…..”
P pregunta y solicita que le avisen cuando alguien encuentre la respuesta.
A de adelante cada vez que quiere preguntar algo se pone de pie y va hasta el P. Esta conducta la reitera a lo largo de la clase. En una oportunidad, mientras está de pie dicha A y el P le está explicando, otro A hace una pregunta simultáneamente. Se observa que P deja a la A parada sola en el frente del curso y se dirige hacia el A que le ha hecho la pregunta (se detiene en su pupitre)
A se pone de pie para buscar algún útil y P “¿qué pasó? ¡No se pare!”
El reloj marca las 21:35 hs. y se observa que los A comienzan a consultarse entre ellos respuestas y preguntas acerca del planteo. Uno de los A -sentado en la última fila solo-, se cambia de banco y se sienta con el de adelante.
P circula entre los bancos y va respondiendo preguntas.
A comienzan a mirar la hora. Particularmente el A que se ha cambiado de banco observa su celular (aparentemente la hora) y le hace un comentario a su compañero (risas)
A se consultan respuestas y hay leves sonrisas y algunos festejos por aparentemente haber llegado a la respuesta.
Se destaca que los de adelante terminan primero.
P al final le dice a un A “¡ésto está mal!” Se dirige hacia la pizarra y explica para todos.
Finalmente 2 A ríen, P “¿qué pasó Frati?”
P vuelve atrás y escribe en el cuaderno del A con quien se encontraba antes.
Un A sentado al medio (central) del aula levanta frecuentemente la mano como para hacer preguntas. El P no le responde normalmente a este A, que lo llama. Finalmente este A en voz alta pregunta “….si está bien escrito…..” Irónicamente los 2 A del fondo, se ríen y sugieren que “se fije en el cuaderno si está bien escrito”.
P en la pizarra hace explicaciones y expresa “….el tema de las unidades es uno de los talones de aquiles que arrastran….” y hace una sugerencia. Es que P acaba de detectar que varios A tienen problemas para reducir medidas de longitud, algo muy básico en matemáticas.
P reprende a A Frati. P en la pizarra explica y exhorta puntualmente a Farías -uno de los chistosos del fondo, que en reiteradas ocasiones ha venido haciendo chistes que P no alcanza a escuchar, aunque sí otros A del fondo, que se lo festejan- “ésto es para usted”. Es que Farías aparentemente no estaba prestando atención y responde “¿qué pasa Profe?”
P “busquen….” Los A giran las hojas de sus cuadernos. A lee lo que ha encontrado en su cuaderno. P explica…. ”por eso…. Farías….”
P toma un cuaderno de un A, luego lo devuelve y da un ejemplo “…fíjense en los puentes camino a Potrerillos que…..”. Es la primera vez en la clase que ha hecho una relación con la realidad.
A Gaspar ha hecho una bola con papel que ha enganchado en la punta de un bolígrafo quedando una figura similar a un chupetín de gran tamaño. Con éste le pega suavemente en la cabeza a quien está sentado detrás. P “¿hasta dónde ha llegado Gaspar?”. A (Gaspar) responde. P insiste. “A ver! Es que no tiene que hablar y ver, tiene que saber!”
Toca el timbre. Al fondo se oye una expresión “uf”. Rápidamente se ponen de pié y comienzan a salir del aula. Como últimas palabras, P se refiere al examen y al global.
El P recoge su borrador y tizas y los guarda en la bolsa en la que los traía. Mientras se retiran algunos A saludan “hasta luego Profe”

3. Análisis de la clase

Respecto al uso del tiempo, prácticamente no hubo dispersión en cuestiones ajenas a la asignatura. Al comienzo de la clase el profesor controló el cumplimiento de las tareas revisando los cuadernos y de inmediato comenzó la clase. De allí en más la única interrupción, extemporánea si se quiere ya que los alumnos se encontraban trabajando, fue de parte del profesor para fijar la fecha de la próxima evaluación. Alguna acotación jocosa por parte de algún alumno provocó algunas risas que cesaron de inmediato sin necesidad de intervención del profesor. Sólo un alumno, al comienzo de la clase, pidió permiso para salir del aula.

Se pudo observar en los alumnos las redes de reciprocidad de las que habla Elena Achilli, para el intercambio de saberes y útiles. Fue notorio como los estudiantes intercambiaban opiniones sobre el problema propuesto por el docente, en algunos casos en voz alta pero sin que ésto generara desorden, y de hecho, aceptado por el profesor.

La estrategia de enseñanza desarrollada en la clase fue la de preguntas y respuestas. Muy escasa fue la estrategia expositiva, usada dos o tres veces y no por más de tres minutos cada vez. Pudo influir en ésto que el problema planteado se refería a temas dados en clases anteriores.

La clase consistió en el desarrollo de un problema. Una vez enunciado el mismo el docente orientó a los alumnos en su resolución y los puso a trabajar. Recorriendo los bancos y al observar algunas dificultades que presentaban los chicos, el profesor volvía al frente, reclamaba la atención y comenzaba una explicación. Hacía un enunciación muy breve que no podría calificarse de exposición y comenzaba a preguntar, en general, no a un alumno determinado, avanzando en el desarrollo del tema a medida que los alumnos contestaban. Las preguntas a veces inducían a la respuesta, y en estos casos contestaban todos a la vez. Si no había una ayuda del profesor a veces se producía un silencio o respondían a lo sumo dos o tres alumnos. O sea que los actos de habla del profesor eran básicamente ejercitativos, generalmente preguntas (intercambio interrogativo) u órdenes (resuelvan, a trabajar, etc.).

En la interacción verbal predomina netamente la relación docente-alumno, con un uso de la palabra también claramente mayoritaria a favor del profesor, dedicado básicamente a la dimensión cognoscitiva y muy escasamente, y sin importancia, a la dimensión disciplinar (Brandi y otras). La participación en cuanto a contribuciones respecto del contenido es asimétrica a favor del docente.

Es por lo tanto una clase con un discurso dialogal con una estructura ternaria. Primero una iniciativa a cargo del docente por medio de una pregunta; la segunda reactiva a cargo de los alumnos que responden, y la tercera continuativa-evaluativa, también por parte del profesor. Si las respuestas eran evaluadas como correctas, consistía en otra pregunta que avanzaba en el desarrollo del tema. En caso contrario repetía la misma pregunta o la reelaboraba agregando algún dato que facilitara la respuesta. En general resultaría difícil encuadrar las preguntas en algunas de las cuatro categorías enunciadas por Fontaney porque se refieren a contenidos posteriores a los desarrollados hasta ese momento, aunque ya fueron enseñados en clases anteriores, en este caso podríamos decir que se trata de preguntas fáticas. Con estas interrogaciones el profesor puede evaluar lo que los alumnos saben sobre el tema. Además tendrían las siguientes características señaladas por Brandi: señalan los pasos para resolver el problema, orientan hacia una conclusión, y buscan fundamentación de respuestas.

Respecto del contenido, por tratarse de un tema ya desarrollado en otras clases y por la índole de la materia, no se dan las bases teóricas del mismo. Sí se pudieron apreciar, en las interrupciones que el profesor hacía para aclarar algo, las redes conceptuales, tan notorias en materias técnicas y matemáticas, donde los conceptos más avanzados dependen de lo aprendido anteriormente. En este sentido el problema planteado, bastante complejo, obligaba a los alumnos a utilizar numerosos conceptos aprendidos durante el año. El desarrollo de la clase fue básicamente en un plano teórico-conceptual, sólo al final, una vez resuelto el problema, la clase fue llevada al plano fáctico-experiencial, señalando la aplicación de lo aprendido en la construcción de puentes o de vigas.

4. Entrevista al docente (post-clase)

Aunque el docente reconoció encontrarse condicionado por la presencia de los observadores, afirma que sus clases son generalmente como la observada e incluso el comportamiento de los alumnos no difirió de lo normal.

Otra afirmación fundamental es la calificación del grupo como excepcional, como no ha tenido otro en su carrera docente, todos trabajan con buena predisposición en el aula. La edad teórica de los alumnos es de 16 años por corresponder a un segundo de polimodal, pero los hay mayores, hasta 18 años. Respecto de la disciplina resalta también que jamás tuvo un grupo como éste, al que califica de buenísimo, aunque reconoce que otros profesores tienen algunos problemas, pero sin especificarlos. Manifiesta que los tiene cortitos (sic) de entrada y luego les da algo de confianza. Cuando debe reprender a un alumno lo llama aparte y no delante del curso.

De la conversación surgen algunas características del área de construcciones, a la cual corresponde la clase observada, entre las que resalta la presencia de un mayor número de mujeres y alumnos de origen boliviano que en otras especialidades como electricidad.

Es interesante resaltar la opinión del profesor respecto de los alumnos de origen boliviano, que también pueden ser del norte argentino. Los califica de más sumisos, tímidos y educados, llegando en algunos casos a la autodiscriminación. Se ha dado en otros cursos, no en el observado, que se sienten todos en un costado separados del resto, aunque en los recreos confraternicen con los demás chicos.

Ante la pregunta sobre los contenidos que privilegia en el desarrollo de la materia, contesta que todos, ya que es una asignatura donde los temas están encadenados y son necesarios también para otras materias que se cursan con posterioridad. Por eso resalta la importancia de cumplir con todo el programa, aunque no sea bien desarrollado. No está de acuerdo con la postura del programa a la mitad pero bien sabido, por la falta de contenidos que después serán necesarios. En tal sentido hay que recalcar que con la clase observada ya dictó el programa completo, dedicando las clase que restan a evaluaciones y repasos.

Requerido sobre los valores que transmite a los alumnos en sus clases, recalca primero la disciplina y el orden, algo que considera fundamental para el desarrollo del proceso de enseñanza. También el respeto es algo que requiere de los estudiantes. La relación que mantiene con los alumnos se clarifica con la declaración textual del profesor: “lo primero que digo es que yo no vengo a hacer amistades ni vida social, a mí no me interesa que me quieran ni querer a nadie, a mí me interesa que ustedes entiendan lo que yo doy lo mejor posible, y que perdamos el menor tiempo posible para poder cumplir con el programa”. Ésto se pudo percibir en la observación, ya que no se detectaron casos de falta de respeto hacia el profesor o entre los alumnos, ni otros actos de indisciplina. Podemos definir el clima percibido en el aula como armonioso y agradable.

De manera similar se manifiesta sobre el tipo de relación buscada con los alumnos, ya que sostiene que él sólo viene a enseñar, y que la amistad o la camaradería, si se da, es sólo una consecuencia pero no algo buscado. Ésto no quita que se dedique de manera especial a algún alumno que lo necesite, aunque no todos son receptivos a la hora de recibir ayuda.

Algo a destacar es que pese a la buena predisposición al trabajo de los alumnos en el aula, y a la aparente comprensión de los contenidos dados, esto no se refleja en las evaluaciones y hay alumnos que no alcanzan el promedio requerido a fin de año y deben rendir en las mesas de diciembre o marzo. Ésto lo atribuye nuestro entrevistado a que los alumnos se contentan con lo aprendido en clase y no estudian en sus casas, por lo tanto no afirman los conocimientos. En ésto hay una contradicción notoria con la actitud positiva de los chicos en el aula, algo que surge de la observación realizada. Considera que esta actitud se debe al medio, ya que en general son alumnos que provienen de estratos bajos o clase media baja. Son muy pocos los que estudian en sus hogares, y aquellos que lo hacen se destacan del resto. Como consecuencia de ésto es que da muy pocas tareas para la casa, porque la mayoría no las realiza.

Hablando en general piensa que hay una desvalorización de la cultura del esfuerzo y el trabajo, no sólo en educación sino en todos los ámbitos de la sociedad. El chico estudioso es motivo de burlas y los fracasos en las evaluaciones son más festejados que los éxitos.

Al pedírsele una calificación respecto de la predisposición del grupo en la clase, lo calificó de casi excelente, como muy predispuestos siempre, lo considera un grupo atípico. Incluso cuando debe abandonar el aula, cosa que rara vez hace, siguen trabajando normalmente.

Al inicio de clases fija las reglas y destaca el uso del cuaderno, ya que en la última hoja del mismo se establece la relación con los padres por medio de comunicaciones que deben venir firmadas por los mismos. También las evaluaciones escritas deben estar pegadas en el cuaderno. Ëste es requerido todas las clases y si no está completo puede ser motivo de una mala nota, y debe ser presentado para rendir en diciembre o marzo.

Las evaluaciones son siempre escritas, aunque algunas veces, para motivarlos y darles la oportunidad de levantar la nota, da un problema en clase y el que lo resuelve primero y bien obtiene un 10, el segundo y el tercero un 9 y 8 respectivamente.

Se une a la entrevista el Regente del turno noche, y coincide con el docente en que las últimas camadas de alumnos están mejorando en su conducta y aplicación respecto de las anteriores. La explicación probable para ésto, al menos en esta institución, es que los octavos y novenos del EGB III que antes funcionaban en el turno noche, con gran cantidad de alumnos repetidores, ahora funcionan exclusivamente a la mañana. También destacan que la matrícula, que había llegado a ser muy baja en los últimos cursos, está aumentado, y le llama la atención la procedencia de alumnos de Lavalle, Luján, Rodeo del Medio y otros lugares alejados de la institución, y que cuentan con una oferta educativa importante.

Bibliografía

1. Bibliografía preparada por la cátedra Didáctica y Curriculum, Facultad de Filosofía y Letras, UNCuyo, Mendoza.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Laza Sebastián. (2005, noviembre 15). Estudio etnográfico de un colegio en Argentina. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/estudio-etnografico-colegio-argentina/
Laza, Sebastián. "Estudio etnográfico de un colegio en Argentina". GestioPolis. 15 noviembre 2005. Web. <https://www.gestiopolis.com/estudio-etnografico-colegio-argentina/>.
Laza, Sebastián. "Estudio etnográfico de un colegio en Argentina". GestioPolis. noviembre 15, 2005. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/estudio-etnografico-colegio-argentina/.
Laza, Sebastián. Estudio etnográfico de un colegio en Argentina [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/estudio-etnografico-colegio-argentina/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de anijdam en Flickr
DACJ