Estrés personal y laboral

  • Talento
  • 4 minutos de lectura

Un factor invisible que puede afectar la vida de un ser humano y en casos extremos puede llevar a la muerte es el estrés.

El estrés es una palabra que comúnmente utilizamos en nuestra vida diaria, con mucha frecuencia la vemos escrita en los periódicos locales, la escuchamos en la radio o en algunos programas televisivos y otros medios de comunicación. Sin embargo es un término al que personalmente no le damos la importancia debida, esto es por el ritmo de velocidad que llevamos en nuestra vida actual.

Todas las personas estamos expuestas a sufrir estrés tanto física, mental y emocionalmente.

Quien de nosotros no ha sufrido en alguna ocasión de alguna situación o acontecimiento que nos provoca cierto malestar y que a la larga se desencadena en estrés.

Pero en si ¿qué es el estrés?. En 1998 el autor Tim Hindle en su obra “El estrés bajo mínimos” lo describe de la siguiente manera: “el estrés es un conjunto de alteraciones que aparecen en el organismo cuando se exige un rendimiento muy superior al normal. Suele afectar tanto la salud física como la mental, y sus resultados son muy perjudiciales”.

Algunos factores que provocan el estrés en nuestra vida cotidiana pueden ser la separación temporal o definitiva de algún ser querido, cuando nos enfrentamos a algún accidente en casa, automovilístico o laboral, inclusive el manejar un vehículo cuando el tráfico se encuentra muy congestionado nos produce un gran estrés, o cuando sufrimos un despido o una liquidación en nuestro trabajo, un divorcio, un robo o la pérdida parcial o total de nuestros bienes materiales, cuando somos estudiantes y vamos a presentar un examen, cuando lo reprobamos, otro situación que provoca una situación generalizada de estrés son las malas relaciones tanto con nuestros compañeros de trabajo como con alguno de los integrantes de nuestra familia, etc…

Como personas que nos encontramos expuestas a situaciones de estrés cotidianamente, también estamos expuestas a sufrir ciertas enfermedades derivadas de la exposición a los factores que causan el estrés. Desde mantener una mala postura al estar sentando en la oficina o en el auto al estar manejando lo que nos causa fatiga a nuestra columna, lo cual nos produce un estrés físico que a lo largo del tiempo se va acumulando y puede degenerar en una deformación esquelética y nerviosa que nos sujeta a sufrir de fuertes dolores los cuales producen una baja productividad tanto en la vida personal como laboral.

Realizar levantamientos incorrectos es una gran causa de lesión a nuestra columna vertebral y como esto se realiza frecuentemente a lo largo de nuestra vida, el desorden va degenerando nuestros huesos lo que a la larga ocasiona un impedimento físico que no nos permite movilizarnos ágilmente.

El efecto en el cuerpo se ve sometido a un estrés físico o psicológico, aumenta la producción de ciertas hormonas, como la adrenalina y la hidrocortisona. Estas hormonas provocan cambios significativos en las pulsaciones, la presión sanguínea, el metabolismo y la actividad física. Aunque esta reacción estimula el funcionamiento más eficaz durante lapsos breves, a largo plazo puede ser extremadamente perjudicial.

Los factores ambientales de la organización también tiene su efecto sobre las personas ocasionándoles en algunas ocasiones situaciones de estrés. Por ejemplo en el trabajo docente que se desarrolla en una escuela de nivel superior de la Ciudad de Chihuahua, encontramos aulas que durante el verano se encuentran con temperaturas superiores a las 40º C y durante el invierno ha habido ocasiones que las temperaturas son tan bajas como los –3º C. Lo cual es completamente inadecuado ya que la ergonomía nos dice que la temperatura adecuada a la cual debe de laborar un ser humano es de 20º C. (en cualquier época del año). La ventilación es otro aspecto a cuidar para que en la empresa se tenga un buen ambiente laboral. Por otro lado los altos niveles de ruido a los que se encuentran expuestos algunos trabajadores en empresas sobre todo del área metalmecánica y maquiladora les ocasionan pérdida parcial de la audición además de que el ruido provoca nerviosismo, dolor de cabeza y en algunas ocasiones llega a generar la pérdida total de la audición y provocar neurosis en las personas. El ruido es además un fuente de riesgo laboral que puede provocar accidentes. Los niveles óptimos de ruido a los que puede ser sometido una persona es de 80 decibles según algunos autores otros establecen el nivel de 90 decibeles. Con respecto al sistema visual podemos decir que el ambiente de trabajo no debe de tener sobrecarga visual ya que provoca fatiga mental que a la larga se acumula desencadenado estrés para la persona que la sufre.

Recientemente se verificó un viejo refrán que dice que el estrés “envejece” a una persona rápidamente, se realizó un estudio de mujeres que habían pasado mucho tiempo cuidando niños con capacidades diferentes o muy enfermos. Debido a que sus cuerpos no fueron capaces de regenerar completamente las células sanguíneas, se encontró que estas mujeres eran físicamente diez años mayores que su edad cronológica.

Estar expuesto al estrés por periodos de tiempo prolongados, pueden alterar el sistema inmunológico del cuerpo en formas que están asociadas con otras condiciones de “envejecimiento”, como son la fragilidad, descenso en funcionalidad, enfermedad coronario, osteoporosis, artritis inflamatorio, diabetes tipo dos y algunos tipos de cáncer.

Pero ¿Cómo actuar en caso de estar sometido a condiciones de estrés?. Aprender a trabajar con el estrés efectivamente es un esfuerzo que vale la pena. Muchos de los factores estresantes que son más comunes a largo plazo como son: enfermedad en la familia, recuperación de heridas, presiones en el trabajo, entre otros, surgen sin previo aviso5. Sería recomendable primero que nada identificar la causa del estrés, también es conveniente monitorear los estados de animo.

Permítase tomar aunque sea diez minutos al día de “tiempo personal” para ayudar a refrescar su visión mental y detener los sistemas de respuesta que tiene el cuerpo. Se recomienda apagar el teléfono, pasar tiempo en soledad, hacer ejercicio. Antes de reaccionar a un estimulo que nos hace enojar tome tiempo mentalmente para meditar y cuente hasta diez antes de enojarse.

Entonces observe la situación nuevamente. El caminar o realizar otro tipo de ejercicio le ayudara a relajarse. Realice una lista priorizando las actividades y delege responsabilidad, elimine las actividades que no sean necesarias. Pero sobre todo no espere perfección.

1 Hindle,Tim. “El Estrés bajo mínimos”¿Qué es el estrés? Biblioteca Esencial del Ejecutivo. Grijalbo. Barcelona 1998.

2 Oborne,David J. Ergonomía en acción. Editorial Trillas. México, 1998.

3 www.apa.org Salud y bienestar emocional, estrés en el trabajo.

4 Idem 2

5 Idem 3

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Ramírez Nevarez Susana. (2006, marzo 18). Estrés personal y laboral. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/estres-personal-y-laboral/
Ramírez Nevarez, Susana. "Estrés personal y laboral". GestioPolis. 18 marzo 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/estres-personal-y-laboral/>.
Ramírez Nevarez, Susana. "Estrés personal y laboral". GestioPolis. marzo 18, 2006. Consultado el 19 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/estres-personal-y-laboral/.
Ramírez Nevarez, Susana. Estrés personal y laboral [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/estres-personal-y-laboral/> [Citado el 19 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de irrationalisha en Flickr
DACJ