Ejemplo de uso de derivados financieros

  • Finanzas
  • 4 minutos de lectura

Combinando bonos y acciones para aprovechar la rentabilidad del mercado de capitales

El objetivo de toda persona que invierte en los mercados financieros es alcanzar los mejores rendimientos por la inversión de su dinero, esta es la razón por la cual los intermediarios, los emisores y las bolsas de valores o derivados, diseñan día con día nuevos productos encaminados a maximizar las utilidades de estos inversionistas, dotándoles de la información necesaria para comprender los riesgos y rendimientos asociados a cada instrumento o cartera.

El proceso de involucrar acciones de corporativos cotizadas en bolsa, más complejas de valuar, a los portafolios de inversión de aquellas personas que tradicionalmente invierten en bonos de deuda con rendimientos predeterminados y asociados a riesgos mucho menores, es muy lento y conlleva un periodo de aprendizaje por parte de los inversionistas sobre las características de los instrumentos en los mercados de capitales.

Proceso que al involucrar los productos derivados como las futuros y las opciones, se vuelve más complicado por requerir inversionistas más capacitados para poder realizar su valuación y medir su exposición al riesgo por estos contratos.

Estas son algunas razones por las que operadores e intermediarios han creado estrategias de inversión como la estrategia “90/10”, que implica colocar el 10% de sus fondos de inversión en opciones de compra largas (Long Call) y el 90% restante en un instrumento de mesa de dinero o deuda (en nuestros ejemplos usamos CETES) que se mantienen hasta el vencimiento de la opción, este tipo de carteras permite a los inversionistas sentirse mucho más cómodos y estar dispuestos a utilizar ese pequeño porcentaje en derivados, como son las opciones, disminuyendo su preocupación por no conocer su funcionamiento o valuación.

Muy importante es, identificar que los operadores internacionales realizan esta estrategia cuando esperan rendimientos interesantes del mercado de capitales en el mediano plazo, buscando involucrar a los inversionistas que tradicionalmente no compran acciones o derivados.

Esta estrategia proporciona tanto apalancamiento (de las opciones) como riesgo limitado (de los CETES), permitiéndole al inversionista, recibir beneficios de un movimiento favorable en el precio de las acciones del mercado de capitales, mientras se limita el riesgo de caída de la prima, de la opción de compra, menos cualquier interés recibido por los certificados de tesorería.

Ejemplo:

Asuma que CEMEX serie CPO cotiza en $60 pesos por acción en la Bolsa Mexicana de Valores. Para comprar 100 acciones de CEMEX CPO, se requiere una inversión de $6,000 Pesos en acciones, que en su totalidad quedarían expuestas a todos los riesgos asociados a los mercados de capitales. Para aplicar la estrategia 90/10, usted compraría una opción de compra “At the money” de CEMEX CPO, en el Chicago Board Options Exchange (CBOE), con precio de ejercicio de $60 pesos y un plazo de seis meses. Asumiendo una prima de $6 pesos por acción amparada por el contrato de opciones, por lo que el costo total de la opción sería de $600 pesos.

Esta compra le deja con $5,400 pesos disponibles para invertir en CETES durante seis meses. Asumiendo una tasa de rendimiento del 10% y que los certificados de tesorería se conservan hasta su vencimiento, los $5,400 pesos devengarían intereses por $270 pesos durante el periodo de seis meses.

El interés devengado reduciría el costo de la opción efectivamente a $330 pesos (prima de $600 pesos menos intereses de $270 pesos).

Si el precio de CEMEX CPO aumenta en la Bolsa Mexicana de Valores más de $3.30 pesos por acción, su opción Long Call liquidaría la apreciación en pesos en la fecha de expiración de una posición larga en 100 acciones de CEMEX CPO, pero con menos capital invertido en la opción, que el que se hubiese invertido en las 100 acciones de un título en el mercado de capitales.

Si en su lugar, el precio del título aumenta menos de $3.30 pesos o cae su precio, su pérdida se limitaría al precio que pagó por la opción ($600 pesos) y esta pérdida al menos se compensará parcialmente por los intereses pagados por Banco de México por los CETES, más la prima que reciba al cerrar su posición vendiendo la opción en el mercado secundario del CBOE, si así lo decide.

  • Escenario 1:

Si el precio de la acción de CEMEX CPO, en la Bolsa Mexicana de Valores, aumenta a $65 pesos por acción (8.33%) en seis meses y el monto de la prima de nuestra opción “In the money”, o sea, el precio al que se puede vender en el mercado secundario del CBOE aumenta a $8 pesos, el resultado de la posición es:

Venta de la Opción de CEMEX CPO en el secundario del CBOE……… $800.00

Interés recibido por la Tenencia de CETES por Banco de México………. $270.00

Menos el costo inicial de la opción de CEMEX CPO………. -$600.00

UTILIDAD………. $470.00

Como vemos, el utilizar el 10% de nuestros fondos de inversión disponibles en opciones de CEMEX CPO y al cumplirse nuestras expectativas de crecimiento de las acciones del mercado de capitales en el mediano plazo (8.33%), ha dado como resultado una utilidad de $200.00 pesos adicionales al inversionista, que ha pasado del 10% de rendimiento anualizado por su capital invertido en CETES por el 90% de sus fondos invertidos, al 15.67% anuales al utilizar esta estrategia con sólo 10% en opciones Call.

  • Escenario 2:

Si el precio de la acción de CEMEX CPO, en la Bolsa Mexicana de Valores, disminuye a $55 pesos por acción (- 8.33%) en seis meses y el monto de la prima de nuestra opción “Out the money”, o sea, el precio al que se puede vender en el mercado secundario del CBOE, disminuye a $4 pesos, el resultado de la posición es:

Venta de la Opción de CEMEX CPO en el secundario del CBOE………. $400.00

Interés recibido por la Tenencia de CETES por Banco de México………. $270.00

Menos el costo inicial de la opción de CEMEX CPO………-$600.00

UTILIDAD………. $70.00

Como vemos, al No cumplirse nuestras expectativas sobre los precios del mercado de capitales, las perdidas ocasionadas por la disminución en el precio de las primas de las opciones de $6 a $4 pesos, es compensada por los rendimientos generados por los CETES, dando como resultado una pequeña utilidad para el inversionista de $70.00 pesos o 2.33% anualizados.

Esta es una de las múltiples estrategias con derivados, y en especial, con opciones que se pueden realizar; yo los invito a conocer esta clase de instrumentos derivados y sobre todo a utilizarlos como un mecanismo eficiente de administración de riesgos o de maximización de utilidades.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Cornejo Hernández Abel. (2011, marzo 11). Ejemplo de uso de derivados financieros. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/ejemplo-uso-derivados-financieros/
Cornejo Hernández, Abel. "Ejemplo de uso de derivados financieros". GestioPolis. 11 marzo 2011. Web. <https://www.gestiopolis.com/ejemplo-uso-derivados-financieros/>.
Cornejo Hernández, Abel. "Ejemplo de uso de derivados financieros". GestioPolis. marzo 11, 2011. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/ejemplo-uso-derivados-financieros/.
Cornejo Hernández, Abel. Ejemplo de uso de derivados financieros [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/ejemplo-uso-derivados-financieros/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de tusca en Flickr
DACJ