Diagnóstico del área crítica DAC del parque nacional Juan Bautista Pérez Rancier Valle Nuevo República Dominicana

Diagnóstico del área crítica DAC del parque
nacional Juan Bautista Pérez Rancier Valle
Nuevo República Dominicana
1. Introducción y objetivos
1.1 Introducción
En el mes de marzo del 2005, un equipo de planificación multidisciplinarío inicia acciones
para el desarrollo del “Plan de Manejo del Parque Nacional Juan Bautista Pérez
Rancier” (Valle Nuevo), el objetivo obtener un Plan de Manejo practico y operativizable,
que permitira a mediano y largo plazo un adecuado manejo y conservación de los
recursos naturales del área protegida.
El desarrollo del Plan de Manejo, toma como herramienta de orientación la “Guía
Metodologica para la Elaboración y Actualización de Planes de Manejo de la
Republica Dominicana”, elaborada por la Dirección de Areas Protegidas con la asesoria
de GTZ.
En base a la guía metodologica, se realizo la “fase de diagnostico” del área protegida,
durante su desarrollo se concluyo que era necesario profundizar en algunos áreas
temáticas debido a lagunas de información existentes, como además de la propuesta del
equipo de planificadores de orientar elPlan de Manejo” hacia un enfoque de “Pago de
Servicios Ambientales” bajo la modalidad de “Compensación Ambiental”.
Bajo la consideración anterior se decidió el desarrollar un Diagnostico de Areas Criticas,
cuyo objetivo principal es contribuir con el desarrollo de una “zonificación” mas realista,
practica y operativizable. Esto además como medida complementaria de los estudios
biologicos desarrollados por la “Fundación Moscoso Puello” dentro de marco de
elaboración de la Evaluación Ecológica Integral de área protegida.
Es por ello que se diseñaron una serie de talleres y microtalleres participativos donde el
objetivo principal era la validacion de la información ecológica, social, económica,
productiva y ambiental del PNJBPR y su zona de amortiguamiento (influencia), como
además la identificación de áreas criticas temáticas y físicas, que posteriormente fueron
verificadas a través de la información secundaria y recorridos de campo.
El desarrollo del “Diagnostico de Areas Criticas” (DAC), además de contribuir con el
desarrollo de una zonificación interna del PNJBRP, es la base para la priorizaciòn de
acciones a nivel de estrategias, metas y actividades en los programas y subprogramas de
manejo del área protegida, siendo un estudio complementario a: 1. Estudio de Capacidad
de Uso de la Tierra (ECUT); 2. Caracterización Socioeconomica pida (CSR); 3. Sonde
de Valorización Hídrica (SVH); 4. Propuesta de Enfoque de Compensación Ambiental
(CAM); y 5. Actualización del Mapa de Cobertura y Uso de la Tierra.
1
De hecho podemos considerar que el Plan de Manejo del PNJBPR se desarrolle sobre
dos ejes transversales que permitirán su aplicabilidad:
1. Pago de Servicios Ambientales bajo la modalidad de Compensación
Ambiental;
2. Planificación Estratégica basada en “Ordenamiento Territorial”.
La metodología que se aplico para el desarrollo del “Diagnostico de Ares Criticas”
(DAC) se desarrollo en el ámbito de la planificación estratégica para “áreas protegidas,
utilizándose en varias ocasiones para el desarrollo de Planes de Ordenamiento Territorial,
dicha dualidad permite presuponer que los resultados satisfacen la obtención de datos
que nutran los ejes transversales del Plan de Manejo.
Para el desarrollo del “Diagnostico de Areas Críticas” (DAC) se contó con la
participación de actores de locales de diversos sectores de desarrollo, pero
principalmente los miembros de las comunidades, de las 33 comunidades internas y
externas que integran el mosaico del PNJBPR, durante las diversas actividades
realizadas, se contó con presencia de miembros de más de 26 de ellas.
Habiéndose además realizado las verificaciones de campo necesaria para pode constatar
las áreas criticas temáticas y físicas, con ello se puede aseverar que se cuenta con el
cruce de información necesario para un “Diagnostico de Areas Criticas” con calidad
necesaria para utilizarse en el fortalecimiento del “Plan de Manejo del Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancier”.
2
1.2 Objetivos
Objetivo general
Identificar áreas críticas temáticas y físicas dentro y fuera del PNJBPR que por sus
características biofísicas, sociales, históricas y culturales, presentan condiciones
deficiencias u oportunidades para la planificación y/o el manejo del área protegida y su
zona de amortiguamiento, permitiendo con el Diagnostico de Areas Criticas, el desarrollo
de una zonificación mas pragmática y operativizable.
Objetivos específicos
Obtener información por medio de la consulta a actores claves (lideres e instituciones
locales) sobre la localización y situación de los sitios considerados como críticos para la
planificación y/o su manejo del PNJBPR y su zona de amortiguamiento.
Caracterizar por medio de herramientas objetivas las áreas críticas que afectan o
pueden afectar positiva o negativamente la planificación, manejo y administración del
PNJBPR y su zona de amortiguamiento.
Obtener insumos para la toma de decisiones en cuanto al tratamiento a aplicarse a las
áreas críticas identificadas en el PNJBPR.
3
FASE DE
DIAGNÓSTICO
FASE DE MARCO
TÉCNICO Y LEGAL
FASE
PROPOSITIVA PRODUCTO
PLAN DE MANEJO
AREA PROTEGIDA
FASE
PREPARATORIA
ACTUALIZACIÓN
ELABORACIÓN
DIAGNOSTICO
DE AREAS
CRÍTICAS
DIAGNOSTICO
DE AREAS
CRÍTICAS
2. Alcance del estudio
El especialista en planificación Roger Morales establece que un área critica de manejo
para un AP, es un sitio determinado que demanda una atención o tratamiento
especial en forma eventual o permanente por parte de los programas de manejo y/o
administración. Pudiendo identificarse a través de diferentes elementos
heterogéneos sobresalientes del paisaje, que pueden influenciar positiva o
negativamente la planificación y el manejo del AP. Las áreas críticas se clasifican
en:
Areas criticas temáticas: son las problemáticas socioambientales que son reconocidas
por los miembros de las comunidades y actores claves como aquellas que afectan social,
económica y ambientalmente el territorio, en su mayoría no tiene un enfoque netamente
territorial, pero su repetición y frecuencia en un lugar determinado puede transfórmala en
un área critica física.
Area critica física: son las áreas geográficas que son seleccionadas por los actores
claves y verificadas por el equipo de investigación donde el numero de problemática
Sociambiental ejercen una presión sobre un área geográfica determinada, convirtiéndolo
en un “área critica”, donde es necesario concentrar acciones en el marco de
planificación para lograr la solución a corto y mediano plazo de las problemática
socioambiental.
El principal objetivo delDiagnostico de Areas Criticas” (DAC) es colectar y analizar la
información construir una zonificación basada en el sistema de “ecología del paisaje” y
“ordenamiento territorial”. El DAC debe considerarse como una herramienta más de
colecta y analisis de información del ciclo lógico propuesto por laGuía Metodologica de
Elaboración y Actualización de Planes de Manejo para la Republica Dominicana”.
Figura 1: El DAC dentro del flujo de elaboración del Plan de Manejo del PNJBPR
4
El DAC basa el sistema de analisis de información en “ecología del paisaje”, pero
principalmente en el “Analisis Estratégico Situacional”, al identificar temática y
físicamente las áreas críticas de conservación, manejo y protección del Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancier.
El Analisis Estratégico Situacional” (AES), busca determinar en forma conceptual y
participativa las: 1. Condicionantes; 2. Deficiencias; y 3. Potencialidades. El cruce de
información, permite establecer no solo las áreas criticas, sino además aquellos
potenciales latentes que deben de se encuentran en estado de latencia y que son
factibles a ser maximizados para fortalecer el manejo del territorio y en el actual caso del
PNJBR.
En el presente estudio no se planeo la utilización de toda la “metodología” del DAC,
solamente se circunscribirá a la identificación de las “áreas criticas” temáticas y físicas,
basado en la “condicionantes” y “deficiencias” territorial, las potencialidades serán
analizadas en el estudio de “Diagnostico de Capacidad de Uso Publico” (DCUP), el
cual es parte del “Kit del Plan de Manejo del PNJBPR”.
Al cruzar la información producto del AES en sus dos principales variables
“condicionantes” y “deficiencias” se logra establecer las zonas de conflicto, al
profundizar el estudio en el Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, se puede
determinar que los 910 Kilómetros Cuadrados se encuentran con un alto nivel de conflicto
sobre el uso de los recurso naturales.
Los recursos asignados a las “Areas Protegidas” año tras año, se van reduciendo de los
presupuestos nacionales, los “Planes de Manejo” en la mayoría de los casos tratan o
buscan la manera en forma “paradójica” de solucionar “todos” los problemas que son
identificados en la “fase de diagnostico”, al final se obtiene un Plan de Manejo basado
en “buenas voluntades”. Los planificadores tradicionales de “áreas protegidas”
lamentablemente al formarse como ecologistas, pierden la noción de la realidad
socioambiental, productiva y principalmente la situación económica de área protegida,
enfrentándose en la mayoría de las ocasiones a la constante realidad de que existen los
fondos suficientes para la implementación de las “buenas” propuestas que han
desarrollado.
A pesar de que el Plan de Manejo del PNJBPR posee la bondad de que existen fondos
iniciales para el desarrollo de la infraestructura y programas de fortalecimiento al personal
técnico y operativo. Los recursos no son suficientes para la implementación los programas
y subprogramas de manejo y conservación. El secreto del éxito del Plan de Manejo no
solo esta en promover una estrategia de “compensación ambiental”, además hay que
orientar las acciones a la concentración de actividades durante los primero cinco años en
áreas geográficas específicas.
La concentración de acciones a través de la identificación arreas geográficas por el
“Diagnostico de Areas Críticas” es una de las estrategias territoriales que permitira
orientar los recursos financieros asignados en el manejo y conservación del área
protegida. Sin olvidar acciones transversales que son necesarias para la protección a
largo plazo del PNJBPR.
5
Los pasos metodológicos indican la necesidad de ubicar lasunidades de paisaje” para
establecer el grado de sensibilidad existente, se debe aclarar que pesar de habido
identificado, utilizando para ello las “Cuencas Hidrográfica” que aglutina territorialmente
los limites del PNJBPR. Las características biofísicas automáticamente establecen el
territorio del PNJBR como de “alta sensibilidad ecológica” lo cual condiciona un manejo
altamente restrictivo, que ha demostrado poca efectividad a nivel latinoamericano.
El punto anterior nos lleva a considerar inmediatamente el desarrollo de una propuesta de
zonificación que permita generar las sinergias necesarias para el cumplimiento de los
objetivos de conservación de la categoría de manejo de un “Parque Nacional”, para ello
también los administradores del área protegida deben romper paradigmas de ¡manejo y
administración! que en la mayoría los casos han demostrado ser contraproducentes para
lograr la conservación del área protegida.
El DAC del PNJBPR, por si solo no brinda toda la información necesaria para el desarrollo
de una “zonificación” adecuada, es necesario completar la secuencia de estudios que
permitirán una zonificación práctica y operativizable.
Figura 2: Diagrama de estudios necesarios para la
zonificación especifica del PNJBR
Fuente: Propuesta CAM, 2005.
6
Actualización del Mapa
de Cobertura y Uso de la
Tierra
Estudio de
Capacidad de Uso
de la Tierra
Diagnostico de
Areas Críticas
Caracterización
Socioeconómica Rápida
Zonificacio
n
Especifica
3. Metodología
3.1 El estudio de la ecología del paisaje y el diagnóstico de áreas críticas
Zonneveld (1988) señala que lo básico de la ecología del paisaje, y lo que la diferencia de
otras disciplinas, es la suposición de que un espacio específico de un paisaje es una
entidad holística, que incluye todos sus componentes heterogéneos, incorporando al
hombre como un elemento más del conjunto. El autor señala asimismo que el objeto de
estudio de la ecología del paisaje es el "paisaje", correspondiendo éste a la
heterogeneidad de un área de tierra compuesta por un grupo de ecosistemas
interactuantes, que se repite en forma similar a lo largo del espacio (Forman y Godron,
1986).
Los especialistas de las ciencias de la tierra (geógrafos, agrónomos, geomorfólogos, entre
otros) y biólogos, utilizan el término paisaje para identificar patrones individuales de
superficie definidos en función de unos atributos de la tierra, identificados por cada
disciplina en cuestión y para entender la realidad espacial de forma sistémica. Los
componentes abióticos son la parte fundamental del paisaje, ya que en ellos se reflejan
los índices e indicadores, las propiedades ecológicas y los procedimientos que se llevan a
cabo en el paisaje, en donde los procesos físicos, químicos y biológicos operan como una
unidad en espacio y tiempo.
Morales, R (2002); considera que un área critica de manejo para un AP, es un sitio
determinado que demanda una atención o tratamiento especial en forma eventual o
permanente por parte de los programas de manejo y/o administración. Pudiendo
identificarse a través de diferentes elementos heterogéneos sobresalientes del
paisaje, que pueden influenciar positiva o negativamente la planificación y el
manejo del AP.
3.2 Desarrollo del diagnóstico de Área crítica basado en ecología del paisaje
A continuación se presenta una metodología experimental con sus correspondientes
fases metodológicas que se pueden utilizar para llevar a cabo el diagnóstico del área
crítica, destacándose el uso del enfoque de la ecología del paisaje a fin de fortalecer el
desarrollo sustentable de las Áreas Naturales Protegidas.
3.2.1 Fase preparatoria
3.2.1.1 Recopilación y actualización de la información para el área en estudio
En el contexto del presente trabajo, interesan los pasos relativos a la caracterización
integrada de las unidades de paisaje, la definición de elementos ambientalmente críticos y
la identificación de la sensibilidad ambiental de esas unidades.
3.2.1.2 Caracterización integrada de las unidades de paisaje
La caracterización ambiental del área se enfocará a la identificación y análisis de
unidades de paisaje, lo que permitirá establecer áreas homogéneas desde el punto de
vista ambiental, pudiendo ser cartografiadas a escala 1:5,000 a 1:100,000, dependiendo
el nivel de detalle que se requiera en el estudio. La caracterización se lleva a cabo con un
7
enfoque operativo, es decir, teniendo en mente al proyecto en análisis, sus efectos
potenciales y tendencias (directas, indirectas y acumulativas).
Para la caracterización de cada una de las unidades de paisaje se consideraran los
aspectos siguientes: geología y geomorfología superficial, hidrología superficial, situación
actual y usos de la vegetación y fauna, calidad y uso del agua, uso de la tierra y centros
poblados, por ser éstos los más relevantes en relación a las características primarias de
manejo del Área Protegida.
Cada unidad de paisaje debe de tratarse bajo un enfoque sistémico, identificando los
compartimientos y relaciones relevantes, a fin de obtener información de los elementos
del ambiente que podrían afectar o ser afectados positiva o negativamente por el proyecto
en estudio y viceversa, con la finalidad de poder prever la magnitud de los obstáculos,
oportunidades y/o cambios esperados con la puesta en marcha del mismo.
A partir de este análisis sistémico, que a los fines del estudio se denominara
caracterización de áreas críticas de manejo, se obtendrán esquemas operativos para
cada unidad de paisaje, donde se destacan los compartimientos y relaciones relevantes
para su funcionamiento. En el caso de los centros poblados, debido a la estrecha
interdependencia que existe entre ellos, el aspecto de desarrollo social se analizará como
un todo y no por unidades de paisaje. Se recomiendan las siguientes escalas de acuerdo
al nivel de calidad de estudio de “Diagnóstico de Áreas Criticas”:
Tabla 1: Escala de acuerdo a nivel de calidad de estudio
Nivel del estudio Escala
Cartográfica
Clasificación del paisaje de las
áreas criticas identificadas
Detallado 1:5,000 a 1:25,000 Elementos del paisaje
Semidetallado 1:26,000 a 1:50,000 Subpaisajes
General 1:50,000 a 1:100,00 Paisaje
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB, 1999.
3.2.1.3 Elementos condicionantes de área crítica
Partiendo del análisis de la caracterización integrada del área, se determinan los
compartimientos y relaciones críticas para el funcionamiento de los sistemas naturales y
antrópicos. Ello sirve para definir los criterios de sensibilidad para toda el área bajo
estudio y determinar los elementos que deben tenerse como prioritarios, a fin de asegurar
el mantenimiento de los sistemas descritos. Los elementos de análisis para el diagnóstico
son todos los componentes físicos del ambiente o los efectos físicos que ellos se
producen por acciones antropicas.
Estos elementos se pueden dividir en tres grupos:
CONDICIONANTES
DEFICIENCAS Y PROBLEMAS
POTENCIALIDADES
8
Cada uno de lo elementos determinados son visualizados en mapas temáticos que
posteriormente serán utilizados durante el desarrollo del “Taller de Diagnostico de Área
Critica (TDAC)”.
Figura 3: Variables territoriales a analizar
Condicionantes
Deficiencias
Potencialidades
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA 2000.
3.2.1.4 Identificación de la sensibilidad ambiental para las unidades de paisaje
Una vez identificados los elementos en las unidades de paisaje que debían tenerse
presente al momento del la implementación del TDAC, éstos se categorizaron en
tres niveles de sensibilidad: alta media y baja. El criterio para ello es la respuesta del
elemento crítico frente al impacto de las actividades naturales y antrópicas sobre el AP. Se
consideraron como de sensibilidad alta aquellos elementos cuya respuesta a la
intervención actual o futura provoca o provocaría cambios substanciales o irreversibles en
el funcionamiento de los sistemas ecológicos allí representados, ya fuera por la afectación
directa de algún componente o componentes del sistema o sistemas, o por alteración de
procesos (flujos de energía, ciclaje de nutrientes, flujos hídricos, etc.).
Fundamentado en esta misma base conceptual, se consideraron de sensibilidad media a
aquellos elementos cuyas respuestas a la intervención implican también cambios
reversibles en el funcionamiento del sistema, y podían ser mitigados o eliminados
incorporando las medidas pertinentes. Por último se le asignó sensibilidad baja a los
elementos con respuestas "leves o bajas" frente a la intervención ambiental y antrópica
y que pueden ser relativamente fácil corregir.
A continuación se muestran los niveles de sensibilidad propuestos, asociados con los
elementos críticos identificados:
9
Sensibilidad alta
oÁreas inundables con suelos aluviales periódicamente utilizados
oÁreas de pendientes elevadas
oÁreas morfodinámicamente activas o potencialmente activas
oZonas importantes de recarga, donde la infiltración es mayor que la
escorrentía
oCursos de agua permanentes, que abastecen poblaciones o sirvan
para riego
oCabeceras de ríos o microcuencas
oÁreas con cobertura forestal y/o bosques de galería
oÁreas con sucesión secundaria temprana
oÁreas de uso actual agropecuario con sobreuso
oAgricultura semi-comercial con tendencia a la explotación
oCultivos anuales mecanizados
oAgricultura de subsistencia
oGanadería intensiva
El análisis de sensibilidad se realiza en principalmente en toda el área protegida y en su
zona de amortiguamiento partiendo de la premisa que la área natural protegida es de alta
sensibilidad.
Sensibilidad media
oÁreas con pendientes medias a bajas
oÁreas con drenajes intermitentes
oVegetación de bosque decíduo o bosque secundario
oGanadería semi-intensiva
Sensibilidad baja
10
oÁreas con pendientes bajas
oÁreas con baja densidad de drenajes superficiales
oBosque decíduo espinoso y vegetación de sabana e con o sin árboles
oGanadería extensiva.
Luego de la categorización de las áreas críticas, en las unidades de paisaje y los grados
de sensibilidad, se elaborara una lista de chequeo en forma de matriz para cada unidad
de paisaje, en la que se verifica la presencia de los elementos críticos jerarquizados con
la ayuda de los mapas temáticos, como se muestra en el análisis de factores en la
metodología de TDAC.
Finalmente, la combinación de los niveles de sensibilidad específicos de cada elemento
presente, da como resultado la sensibilidad para toda la unidad de conservación o
sectores de la misma. Al analizar las planillas en un taller de trabajo interdisciplinario (Ver
metodología de TDAC, análisis de Áreas criticas), la mayor frecuencia de elementos con
el mismo nivel de sensibilidad condiciona la sensibilidad general. Sin embargo, la
existencia de elementos con diferentes niveles de sensibilidad en sectores específicos
dentro de una misma unidad, puede determinar, niveles de sensibilidad diferentes (por
sectores) dentro de una misma unidad de paisaje analizada.
Una vez asignado el nivel de sensibilidad a las diferentes unidades de paisaje, esta
información se representa cartográficamente a escala 1:50.000, destacándose aquellas
variables o grupos de ellas (elementos) que determinan condiciones diferentes de
susceptibilidad a las actividades del Proyecto. Estas variables están relacionadas con
propiedades inherentes al sistema, con el tipo de uso al que está sometida el área en
cuestión y con las restricciones legales que impone la normativa ambiental vigente. El
mapa de Área critica generado, producto de la caracterización, servirá como base para
dar condicionantes de localización para las acciones a proponer por en el Plan de
Manejo, sobre la base de la identificación de los elementos críticos o de alta sensibilidad
presentes.
Asimismo, se elabora la matriz ambiental sobre la cual se evaluaran los posibles efectos
que pudieran generar las actividades asociadas al manejo del AP.
3.2.1.5 Relación entre la sensibilidad ambiental de las unidades de paisaje y las
características del área protegida, zona de amortiguamiento y zona de influencia;
En el de las Áreas naturales protegidas, se evidencia que el concepto de paisaje resulta
sumamente útil para:
1. Agrupar sitios dentro del espacio de estudio;
11
b. Durante el taller
Análisis participativo de las
condiciones para el
diagnóstico de áreas críticas;
Identificación de áreas críticas
de manejo;
Determinación y priorizaciòn
de factores de definición de
áreas críticas.
2. Visualizar los mismos en forma integrada;
3. Identificar elementos críticos para el funcionamiento de las unidades de paisaje a
identificar, tanto compartimientos como relaciones entre estos; y
4. Predecir la capacidad que tienen las unidades de paisaje para asimilar cambios o
impactos, a fin de mantener lo más cerca posible su condición original.
La incorporación de estas tareas en las evaluaciones socio-ambientales soporta mejor las
decisiones que luego se tomarán para la planificación integral del Área natural protegida y
en la zona de amortiguamiento.
3.2.2 Fase de validación
La fase de validación se divide en dos acciones básicas:
1. La implementación del taller de diagnóstico de área crítica (TDAC);
2. El reconocimiento a nivel de campo de los resultados de la fase preparatoria y del taller
del diagnóstico de área crítica.
3.2.2.1 Taller para la elaboración del diagnóstico de áreas críticas (TDAC)
El taller de diagnóstico de área crítica (TDAC), consiste en una herramienta de rápida
formulación; debiendo ser implementado, con la participación de los principales actores
locales, regionales y nacionales involucrados en el manejo y administración de áreas
protegidas (AP).
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA, 2000.
a. Antes del taller
La preparación de las condiciones de trabajo es esencial para garantizar el éxito del taller.
a.1 Equipo de trabajo y participantes
12
a. Antes del taller
Capacitación del equipo
de planificación;
Colecta de información
secundaria
Elaboración del material
de apoyo;
Preparación del taller.
c. Después del taller
Redacción de
resultado del taller
de diagnóstico de
áreas críticas;
Divulgación.
La preparación y realización del taller de diagnóstico esta a cargo de un equipo
estratégicamente.
En el taller participan:
El facilitador (equipo planificador del Plan de Manejo);
El personal que maneja y administra el Área Natural Protegida (AP);
El ente rector a nivel nacional de las AP;
Algunos representantes de la sociedad civil (ONG);
Representantes de las instituciones sectoriales con acciones directas en el AP;
Vecinos honorables y empresarios locales;
Gremiales, asociaciones, cooperativas;
a.2 Capacitación al equipo
El equipo de formulación del TDAC, es capacitado en análisis de ecología del paisaje y las
interacciones existentes a nivel socioproductivo y demográfico.
El contenido de la capacitación se concentra en los siguientes temas:
Elaboración de material de apoyo para la preparación del taller;
Proceso de planificación y contenido del taller;
Preparación y organización del taller;
Documentación y gestión del producto final.
a.3 Preparación del taller
El equipo de planificación debe tener preparado:
La información y el material de apoyo para el taller;
Los mapas base para el taller;
El lugar del evento y la logística en general;
Enviar y confirmar la invitación de los participantes;
a.4 Material e información a preparar
El material principal para la realización del taller es un mapa que cubre todo el territorio
del Área Protegida en escala que permite identificar los elementos que caracterizan el
territorio, y que tienen importancia significativa, tales como:
Elementos de los recursos naturales y medio ambiente; ríos, lagos, montañas, bosques,
lugares turísticos;
Lugares poblados; cascos urbanos, aldeas, caseríos, colonias;
Proyectos importantes de desarrollo urbano y rural;
Infraestructura importante; carreteras, ferrocarril, hidroeléctrica;
Servicios de educación y salud de importancia;
Fábricas y empresas importadoras y exportadoras.
13
Para el taller se necesita por lo menos una copia de mapa y suficiente material
transparente (papel manteca o material plástico). Además son necesarios
suficientes marcadores y tarjetas METAPLAN de diferentes colores.
Se busca obtener alguna información y datos que caractericen en forma general la
situación del área geográfica donde se ubica el Área Natural Protegida y de su
demografía. No se esta pensando en amplios volúmenes de estadística o estudios y
diagnósticos exhaustivos, si no, en una noción generalizada basada en el conocimiento y
la experiencia vivida de los habitantes del área geográfica donde se ubica el AP.
Un buen mapa que muestra todos los elementos importantes del Área Natural
Protegida es esencial para visualizar las condiciones y estrategias del desarrollo.
b. Desarrollo del taller
b.1 Diagnóstico participativo determinación de áreas críticas de manejo
La consulta sobre las áreas críticas, es el primer paso a dar en el taller. Se parte del
supuesto que la mejor información sobre lo que ocurre en el manejo y deterioro de los
recursos naturales y medio ambiente, es conocido a profundidad por los vecinos del AP.
Ninguna estadística o indicadores sociales pueden expresar lo que siente y conocen los
actores principales del manejo del AP. Los asuntos que se quieren aclarar
sistemáticamente en el taller son las condiciones marco en las cuales se desarrolla el AP.
Condiciones de áreas críticas de manejo
Para analizar las condiciones de áreas críticas de manejo es necesario conocer todos los
elementos del paisaje y acciones positivas y negativas en los ámbitos socioproductivos,
demográficos y de tenencia de la tierra. Los elementos de análisis para el diagnóstico son
todos los componentes físicos del ambiente o los efectos físicos que ellos producen por
acciones antrópicas. A continuación se describen cada uno de estos componentes a fin
de orientar el trabajo del taller:
Condicionantes: son los elementos que caracterizan la situación y condicionan la
acción, es decir, condiciones físicas y naturales del medio ambiente, determinantes
legales, compromisos, obligaciones con consecuencias para el desarrollo físico,
limitaciones o restricciones que deben ser considerados en la planificación. En gran parte
se trata de elementos que ya fueron presentados en el mapa a nivel biogeográfico y
socioproductivo.
Las deficiencias están caracterizadas por problemas, debilidades y amenazas
provenientes de diferentes factores, tales como: recursos naturales o contaminación
ambiental, efectos que causan peligro para el AP y las comunidades, que afectan
negativamente el medio ambiente y que normalmente demandan inversiones y
generalmente acciones concretas para ser superados o eliminados.
14
Las potencialidades son los elementos, oportunidades o fortalezas y sugerencias que
sirven para mejorar la situación en general, tales como, manejo de los recursos naturales,
fuentes de financiamientos, reservas de terrenos para áreas naturales o ventajas de
localización, es decir, todo lo que este a disposición del AP para ser incorporado
adecuadamente al desarrollo y que debe ser protegido contra el sobre uso o explotación.
Estos determinan los tres ejes de análisis.
Ejes de análisis
Para lograr un análisis acertado de los resultados del taller, se deben de considerar tres
ejes de análisis y decisión, es decir, debe plantearse la situación actual y deseada del AP,
así como las expectativas principales de desarrollo del área protegida:
Figura 4: Ejes de analisis y decisión para desarrollo del DAC
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA, 2000.
En el taller se tiene que asegurar que no se pierda o suprima ninguna información
que pueda ser útil. Por otro lado es importante concentrarse en asuntos de
importancia para toda el AP y no perderse en asuntos ajenos del objetivo del taller.
Lo importante es que todos los que participan en la reunión tengan la oportunidad de dar
su opinión y de aportar su información. Los facilitadores tienen que observar
cuidadosamente eventuales conflictos entre grupos de interés y mediar para lograr
resultados que son de beneficio para toda el AP.
15
PRESERVAR LO QUE
LA BIODIVERSIDAD E
INTEGRIDAD DEL AP
Proteger y preservar el
medio ambienta y
recursos naturales:
Bosque nativos;
Ríos y lagos;
Fuentes y recursos
de agua;
Flora y fauna;
Valores paisajísticos;
Valores históricos.
SOLUCIONAR LOS PROBLEMAS
DEL TERRITORIALES DEL AP
(INTERNOS Y EXTERNOS)
Prestar mejores servicios a la
comunidad:
Mejorar oferta servicios
ambientales
Saneamiento básico salud,
educación ambiental;
Crear oportunidades para
impulsar el desarrollo
sostenible;
Prevención de desastres
naturales;
Prevención de incendios
HACER LO QUE SE PUEDE
CON LOS RECURSOS
FINANCIEROS
DISPONIBLES.
Utilizar de forma eficiente los
recursos disponibles:
Usar racionalmente los
bienes del AP;
Mejorar la recaudación de
ingresos del AP;
Explorar potenciales
económicos y naturales;
Gestión de cooperación
nacional e internacional.
Figura 5: Pasos para analisis de variables en taller DAC
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA, 2000.
b.2 Presentación de los resultados en el taller
Durante el taller se trabaja con mapas para visualizar las principales fortaleza,
oportunidades, amenazas y debilidades en el ámbito de los recursos naturales y medio
ambiente. Los dibujos se realizan sobre papel o plástico transparente. Se recomienda
usar colores diferentes para cada mapa. Junto con los mapas se debe elaborar una breve
descripción de los hechos encontrados.
Al fin del proceso se cuenta con tres mapas:
16
1. Condicionantes:
Cuales son las principales
características del AP, que
necesitamos cuidar y conservar?
2. Problemas y deficiencias
Que le hace falta al AP, cual son los
problemas socio-ambientales
graves que afronta o puede
afrontar?
3. Potencialidades
Que se puede hacer para la
solución de los problemas, con que
recursos?
La primera pregunta produce
demandas de protección,
conservación y
mantenimiento.
La segunda aclara las
demandas para la solución
de problemas y para
impulsar el desarrollo.
La tercera identifica posibles
acciones (actividades) y los
potenciales recursos para la
solución de problemas.
La lista de posibles
acciones (actividades) que
resulta de la base para la
priorizaciòn de las acciones
de AP.
Los condicionantes a respetar y las necesidades para la protección y
preservación del AP;
Los problemas y deficiencias a eliminar y las demandas de acciones de manejo,
conservación y protección de los recursos naturales y medio ambiente;
Las potencialidades a aprovechar y las necesidades para la sostenibilidad del
desarrollo;
En el gráfico se presentan ejemplo esquematizados de los mapas Condicionantes,
Deficiencias y Potencialidades. Este material solo debe servir de orientación. El equipo
de planificación conjuntamente con el técnico de la unidad ambiental establecerá el marco
de análisis de la información colectada.
Figura 6: Mapas Generados
Condicionantes
Deficiencias
Potencialidades
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA 2000.
b.3 Estrategia de desarrollo
La estrategia de desarrollo es un acuerdo de los participantes en el taller sobre qué se va
hacer para solucionar los problemas y amenazas del AP. Se trata de definir en base a las
áreas críticas de manejo identificadas, cuales son las áreas prioritarias de acción para la
protección del medio ambiente, de los recursos naturales y donde se debe intervenir para
impulsar el desarrollo económico y social-productivo del AP. La estrategia se define
mediante los pasos siguientes
17
Paso No. 1 “Determinación de Áreas Críticas”
Se parte del principio básico de presentar, los problemas identificados en base a los
parámetros de sensibilidad ambiental establecidos en el marco metodológico, utilizando
los mapas generados en la fase preparatoria y validados en el TDAC, se sobreponen los
definiendo los sitios identificados de cómo áreas criticas.
Figura 7: Integración de mapas
Condicionantes
Deficiencias
Potencialidades
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA 2000.
Figura 8: Composición de mapa de áreas críticas
Integración de mapas Mapa de áreas criticas
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA 2000.
Las Áreas Críticas se pueden analizar según las demandas evidentes y subdividirlos en
áreas estratégicas:
18
Áreas de preservación y protección, es decir de restricciones para el desarrollo;
Áreas de desarrollo sostenible de los recursos naturales o manejo irracional de recursos
naturales;
Áreas de dinamizaciòn y desarrollo de infraestructura y actividades económicas con
efectos positivos o negativos para el manejo del AP;
Áreas de desarrollo urbano y agrícola con efectos positivos o negativos para el manejo
del AP;
Áreas de uso e interés especial.
Paso No. 2 “Análisis de factores que determinan las áreas críticas”
Se debe de generar una matriz paralela al mapa de áreas críticas, que indique los
factores que influyeron en la selección o identificación por parte de los participantes como
una “Área Critica”, desarrollándolo en tres ámbitos específicos: 1. Protección de
biodiversidad (ecología del paisaje); 2. Efectos Socioproductivo; y 3.Conflictos agrarios
(tipo de tenencia de la tierra):
Tabla 2: Factores influyentes en la identificación de áreas críticas
Área Crítica de
Manejo
Protección de
biodiversidad
(ecología del
paisaje)
Efectos
socioproductivos
Conflictos Agrarios
(Tipo de tenencia de la
tierra)
Área Crítica No. 1
Área Crítica No. 2
Área Crítica No. 3
Área Crítica No. 4
Área Crítica No. n
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA, 2000.
19
Para la consideración de la racionalidad de los factores analizados con relación a su
importancia, éstos deben de ser priorizados para proponer posteriormente posibles
acciones que contribuyan a disminuir la incidencia del factor sobre el área crítica
identificada.
Paso No. 3 “Priorizaciòn de factores que determinan Áreas Críticas”
Para lograr la priorizaciòn de manera participativa se puede trabajar con dos métodos
diferentes:
Priorizaciòn por preferencia de grupos o individuos;
Priorizaciòn por factores que influencia la selección de áreas críticas del AP.
Método No. 1 “Priorizaciòn por preferencia”
El instrumento de trabajo en grupo o en plenaria es la matriz en forma ampliada, legible
para todos y al mismo tiempo como hoja de trabajo para cada participante interesado. En
la primera columna y en la primera fila se escriben los nombres de los factores
identificados. La votación ser realiza de manera cruzada. Columna No. 1 contra fila No.
2, 3,4. Después Columna No. 2 contra fila No. 1, 3,4. Así siguiendo hasta el final. En
los campos libres se marca el número del proyecto de preferencia. La matriz se realiza
para cada área crítica de manejo identificada.
La suma de las votaciones obtenidas determina la prioridad del factor que incide
directamente sobre la determinación de área crítica:
Tabla 3: Matriz ejemplo de análisis de priorizaciòn por preferencia
Factor
identificado No.
1
Factor
identificado No.
2
Factor
identificado No.
3
Factor
identificado No.
4
Factor
identificado No.
1
0 veces
4ª prioridad
Factor
identificado No.
2
2 veces
3ª prioridad
Factor
identificado No.
3
6 veces
1ª prioridad
Factor
identificado No.
4
4 veces
2ª prioridad
Adaptado por Melgar, M. 2002, de INAB-PROSELVA, 2000.
20
4. Resultados del Diagnostico de Areas Criticas (DAC)
4.1 Resultados de Fase preparatoria
4.1.1 Recopilación y actualización de la información para el área en estudio
4.1.1.1 Aspectos biogeográficos
Ubicación y límites
El Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier –PNJBPR- (Valle Nuevo) esta localizado
en la Cordillera Central, Republica Dominicana, entre los 18º 35`10” y 18º 57`52” latitud
Norte y los 70º 26`56” y 70º 57`52” longitud Oeste. Esta área protegida comparte
territorios de la provincia del Monseñor Nouel, La Vega, Azua y San José de Ocoa y
ocupa un Área aproximada de 910 Km2. (Modificado por Melgar, M. EEI, 2002)
La Ley Sectorial de Areas Protegidas, establece los siguientes límites geográficos:
Valle Nuevo, con los límites y superficie que se describen a continuación: se toma como
punto de partida el muro de la presa de Río Blanco, se asciende por la divisoria
topográfica oriental del arroyo Juan de Jesús hasta la cota topográfica 1,200 metros, la
cual sirve de límite en dirección Este hasta el nacimiento del arroyo Atravesado, de donde
se pasa al firme de la loma de la Hamaca, luego se pasa en nea recta hasta el firme de
la loma La Bola para proteger la cabecera de los arroyos Bonito y Masipedrito. De este
punto se asciende por la divisoria topográfica hasta la cota topográfica de 1,200 metros, la
cual sirve de límite (cruzando 12 manantiales), hasta tocar el arroyo Arenosito, el cual
sirve de límite hasta su nacimiento y de aquí se atraviesa la loma El guano para
descender por la divisoria topográfica hasta el río Tireo en su confluencia con el arroyo
Pinalito. De este punto se asciende por la divisoria topográfica hasta el firme El Alto de los
Fríos y de aquí se pasa en línea recta hacia la cabecera del arroyo Palero que baña el
Valle de Constanza. Aquí se toma como límite la cota topográfica 1,600 metros, la cual
bordea la loma La Neblina por su vertiente occidental para cubrir el nacimiento de todos
los manantiales que descienden hacia el Valle de Constanza, hasta descender al río
Grande por la divisoria topográfica que desciende a la confluencia de éste con el arroyo
Primera Cañada, por cuya divisoria topográfica se asciende hasta la cota topográfica de
los 1,700 metros, la cual se toma como límite en dirección Oeste hasta el arroyo Pinar
Bonito, el cual sirve de límite agua abajo hasta la confluencia con el río Grande, el cual se
toma de nuevo como límite agua abajo hasta la confluencia con la cañada que desciende
desde el firme El Portazuelo. Desde este punto se sigue la divisoria topográfica hasta
llegar a la cota topográfica de los 1,300 metros, la cual se sigue en dirección Sureste por
la falda de varias montañas muy escarpadas y protegiendo las cabeceras de los arroyos
Hondo, Culo de Maco, Guarico, Los Prietos, Guayabal, El Puyón, Blanco, Las
Auyamas, Las Canas, Sin Fin, José, La Zurza y Palero hasta llegar a la divisoria
topográfica occidental del arroyo Los Toritos, por la cual se desciende hasta la confluencia
del arroyo Los toritos con el río Las Cuevas ascendiendo luego por la divisoria topográfica
oriental la cañada Mala, hasta la cota de los 1,300 metros nuevamente, la cual se sigue
hasta llegar al arroyo La Vaca. Luego el arroyo La Vaca sirve de límite hasta la vertiente
Norte de la loma Barro Colorado. De aquí se desciende por el arroyo Los Corralitos hasta
el río Banilejo, de cuya confluencia se asciende por la divisoria topográfica hacia la loma
de Locario en la cota topográfica de los 1,500 metros, la cual sirve de mite en dirección
Sureste hasta la cañada Loma Atravesada, bordeando toda la vertiente Sur de la loma
21
Tetero Mejía y protegiendo el nacimiento de 20 arroyos y cañadas de los ríos Banilejo y
Ocoa. La cañada Loma Atravesada sirve de límite hasta su confluencia con la cañada El
Gallo, donde nace el río Ocoa.
Luego se asciende por la cañada El Gallo, hasta el firme Cañada Honda, el cual se sigue
hasta el nacimiento del arroyo Toro, por el cual se desciende convirtiéndose luego en
arroyo Bonito, el cual se sirve de límite hasta su confluencia con el río Nizao, el cual se
toma como límite aguas arriba su confluencia con la cañada Desecho Largo, por la cual
se asciende para tomar la divisoria topográfica oriental del río Nizao, pasando por el
Mogote de la Nuez y el firme El Naranjo hasta la cota 1,200 metros, la cual se sigue
bordeando la loma Jumunucú hasta el firme Morroy, por el cual se pasa al nacimiento del
arroyo Azulito, el cual se sigue hasta su confluencia con el arroyo Blanco siguiendo luego
hasta la confluencia de éste con el río Yuna, el cual sirve de límite hasta su confluencia
con la cañada La Piedra, por la cual se asciende hasta la cota 800 metros, siguiendo por
la misma hasta el arroyo Los Pinitos, por el cual se asciende hasta la cota 1,000 metros
para seguir por ella hasta la divisoria topográfica oriental del río Tireíto, la cual se sigue
hasta el muro del embalse Tireíto, del cual se pasa en línea recta al muro del embalse del
Arroyón y de éste último al embalse del río Blanco que se tomó como punto de partida,
protegiendo de esta manera todo el Complejo Hidroeléctrico de Río Blanco. El polígono
antes descrito encierra una superficie de aproximadamente 910 Km². (Ley Sectorial de
Areas Protegidas, SEMARN, 2004)
Figura 9: Ubicación del PNJBPR a nivel nacional
22
Parque Nacional Juan
Bautista Pérez Rancier
Suelos del PNJBPR
Los suelos del PNJBPR, se dividen en:
Suelos de la cordillera central
Los suelos de la Cordillera Central tienen en su mayor parte topografía accidentada que
los hace inadecuados para el cultivo, excepto para los que son típicamente de montaña o
para agricultura de subsistencia, en zonas asiladas. En zonas donde las condiciones
topográficas son menos limitantes y los suelos más profundos, es posible obtener
cosechas económicas siempre que se usen y manejen adecuadamente. Los suelos de la
cordillera, son por lo general, de poca profundidad efectiva y con texturas ligeras. Estas
condiciones, conjuntamente con la alta precipitación de la región y con las pendientes
muy pronunciadas de los terrenos, propician la erosión acelerada de los suelos que son
inmediatamente desbrozados para su utilización agrícola
El uso más adecuado para la mayor parte de los suelos de la cordillera, es la explotación
forestal, con métodos racionales y prácticas de conservación. Sin embargo, por razones
especialmente de tipo social, en los últimos años los agricultores se han dedicado en
forma casi sistemática, a la destrucción del bosque en un intento desesperado para lograr
nuevas tierras para establecer una precaria agricultura de sustento. Después de algunas
cosechas estos terrenos desprovistos de su cubierta vegetal protectora y sujetos a la
acción erosiva del agua de escurrimiento, se convierten en terrenos erodados e
improductivos.
Los suelos de la cordillera presentan tanta complejidad como las rocas que los originan,
aunque tienen el factor topográfico que es determinante para la mayoría de ellos. Sin
embargo, es posible encontrar suelos marcadamente diferentes, aun cuando han sido
originados por el mismo tipo de roca y en las mismas condiciones de lluvia y topografía, y
en otros casos es posible encontrar suelos más o menos semejantes en cuanto a
desarrollo del perfil y fertilidad inherente, pero que han sido originados por rocas
diferentes. (FAO, 2003)
Suelos del Valle de Constanza
El Valle de Constanza es un valle de montaña alta, situado a 1190 m sobre el nivel del
mar y determina una división de la Cordillera Central en dos grandes macizos: el macizo
de occidente, que alcanza su altura máxima en el Pico Duarte (3190 m) y el macizo
oriental, que culmina en el monte Tina( 2700 m).
Este valle recibe una precipitación pluvial media anual de 1070 mm. Los altos bordes que
la circundan están formados de rocas de origen ígneo, volcánico y metamórfico, pero
tienen, además, alguna estratificación de rocas sedimentarias. Estas calizas afloran
también en algunas lomas bajas situadas al centro del valle. Tiene como suelo
representativo a la Asociación Constanza. El Valle de Constanza está constituido por una
faja de suelos aluviales que pasa insensiblemente al suelo Constanza, desarrollado a
expensas de materiales de deposición de origen volcánico. Este suelo es representado
por una arcilla de color negro rojizo (10R 2/1), que a los 15 cm. pasa a color rojo
sombreado (10YR 2/2) con alguna gravilla fina de origen ígneo. El suelo pasa
gradualmente al material de depósito que le origina, aumentando la cantidad y tamaño de
la gravilla con la profundidad. (FAO, 2003)
23
Figura 10: Suelos de Valle Nuevo, Constanza; intensamente utilizados en
agricultura.
Estos suelos presentan estructura granular bien desarrollada en los horizontes superiores
y en bloques subangulares en la parte inferior del horizonte B. Son suelos muy
productivos a causa no sólo de su fertilidad inherente y a las excelentes condiciones
físicas y topográficas, sino también al alto nivel de manejo con que son aprovechados.
En los bordes del valle ocurren suelos coluviales que representan transiciones hacia el
Terreno Escabroso de Montaña circundante, dependiendo sus características de los
materiales de estos. Su capacidad productiva esta limitada por razón de su topografía y
por la acumulación de fragmentos de roca. El uso de estos suelos ha de ser en cultivos
permanentes, particularmente de frutales.
El Valle del Convento presenta suelos similares a los de la asociación Constanza, pero de
color más rojizo o amarillamiento en la superficie y mayor extensión de los terrenos
pedregosos. (FAO, 2003)
Figura 11: Suelos utilizados en cultivos, nótense las labores de conservación
establecidas; pertenecen a El Convento, Valle de Constanza
24
Geología
La Cordillera Central es un macizo montañoso que consiste en un basamento
metamórfico intrusionado por rocas ígneas, y de rocas volcánicas rodeadas de un manto
de sedimentos terciarios (Schubert A. 1984). Diferentes edades geológicas se han
registrado en el Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier, habiéndose documentado áreas
originadas en el Cretácico (parte de las cuencas Yuna y Nizao); zonas de origen glacial
específicamente la zona de Alto Bandera, entre los rasgos geomorfológicos glaciales que
sustentan tal aseveración están: citamos “circos, aristas, canales glaciales, rocas
aborregadas, morreras y depresiones rellenadas por turbas, a elevaciones por encima de
1800 m” (Schubert 1984), y otras de origen terciario. (EEI, 2002)
Recursos hídricos
25
Este parque nacional ha sido reconocido por su capacidad de producción de agua: 472
Ríos de orden I, 196 de orden II y 101 de orden III. Algunos de los principales ríos del
país inician sus cuencas en esta parte de la geografía nacional, tales como:
Cuenca Río
Yuna
con un área ocupacional dentro del parque de 279.00 km2 con una longitud hasta su
desembocadura de 206.6 Km. Esta cuenca tiene una producción de agua según las
precipitaciones de 2000-3000 l/s/Km², reportados en los datos de la EEI, Mlelgar, M. 2005.
Cuenca Río
Nizao
que ocupa un área dentro del parque de 200.00 Km² una extensión total de 143.2 Km. La
producción de agua en la cuenca según las precipitaciones es de 1000 l/s/Km²,
reportados en los datos de la EEI, Melgar, M. 2005.
Cuenca Río
Las Cuevas
cubre una superficie dentro del parque de 280.00 Km² y una extensión hasta su
confluencia con el Río Yaque del Sur en la presa de Sabana Yegua de 58.4 Km, Melgar,
M. 2005
Cuenca Río
Grande del
Medio
Esta cuenca cubre 128.00 Km² dentro del parque, y recorre 79.3 Km. antes de confluir con
el río Yaque del Sur en la Presa de Sabana Yegua, con un caudal aforado promedio de 3.2
m³/seg. EEI, Melgar, M. 2005.
Cuenca Rio
Yaque del
Norte
Esta cuenca cubre solamente 23 Km² dentro del PNJBPR, determinado solamente con
unos pocos afluentes (5 a 6) de los cuales se han identificado 3 como efímeros y el resto
permanentes, en el EEI 1998-1999 no esta indicada como cuenca hidrográfica y de hecho
lo incluyen dentro del Rio Yuna. Modificado por Melgar, M. 2005.
Fuente: Modificado por Melgar, M. 2005. de EEI, 2002.
Las cuencas hidrográficas para el presente estudio se utilizaran como las “unidades de
paisaje” a ser evaluadas a través de la información secundaria, acciones participativas y
actividades de reconocimiento de campo.
Figura 12: Cuencas hidrográficas del PNJBPR
Rasgos Biológicos
26
Cuenca del
Rio Yuna
Cuenca del
Rio Nizao
Cuenca del
Rio Las Cuevas
Cuenca del
Rio Grande del
Medio
Cuenca del
Yaque del
Norte
En 1998 se realizó en el Parque Nacional Juan B. Pérez Rancier una Evaluación
Ecológica Rápida (EER), apoyados en interpretación de imágenes de satélites LANDSAT
TM 1988, 1992 y 1996 y de fotos áreas de 1984, metodología usada por The Nature
Conservansy para levantar información en un breve espacio de tiempo de la situación de
los recursos naturales de un área dada. Entre los resultados obtenidos está la
elaboración de mapas con cada una de las unidades de vegetación caracterizadas, así
como la descripción las especies de fauna y los sitios de interés para las mismas. El
objetivo ulterior a este trabajo realizado con un equipo multidisciplinario es recomendar
las directrices para una efectiva protección de la biodiversidad y demás valores
agregados. Durante ésta EER se hizo hincapié en los recursos de flora y fauna, de este
ultimo grupo se prestó atención a la Herpectofauna (anfibios y reptiles), Ornitofauna
(aves) y Lepidopteros (mariposas), también se enfocó la problemática socioeconómica de
esta zona.
Una vez estuvo ésta información disponible se procedió a mapear los diferentes
ambientes, a caracterizar los impactos y las fuentes de impactos que influyen en los
elementos de la biodiversidad, para lo cual se efectuaron varios talleres. Esta evaluación
de impacto arrojó la información necesaria para ver la localización de ésta y sobre cuales
ambientes actuaban. De ésta manera se determinaron los Objetos de Conservación, es
decir aquellas especies de fauna y flora, hábitats y cuencas sobre las que debemos dirigir
las estrategias para lograr su conservación. En el caso particular del parque nacional
Juan B. Pérez Rancier se determinaron 8 objetos de conservación; 3 ecosistemas, 1
comunidad, cuencas sobre los 1800 msnm y cuencas bajo los 1800msnm, 2 grupos de
fauna. Estos fueron caracterizados con los informes técnicos resultados de la EER, y de
otras fuentes bibliográficas, identificándose por esa misma vía los elementos entrelazados
que son hábitats, especies raras, endémicas y/o amenazadas que dependen de esos
ambientes para su conservación. Estos objetos de conservación fueron llevados a un
mapa por técnicos de la Dirección General de Ordenamiento Territorial, y con el programa
computarizado Sistema de Información Geográfica "ERDAS" versión 8.4 se determinó la
ubicación y superficie que abarca cada uno de ellos. (EEI, 2002)
Los Atributos de Viabilidad
Tamaño considerado como una variable de escala espacial en la cual se encuentran
distribuidos las poblaciones de especies, las comunidades y los sistemas ecológicos. El
tamaño de cada uno de estos objetos de conservación fue determinado con el programa
computarizado, usando mapas elaborados a partir del análisis e interpretación de
imágenes de satélites LANDSAT TM 1988, 1992 y 1996 y de fotos áreas de 1984. TNC
hace hincapié en que el tamaño por sí sólo no garantiza la protección de la biodiversidad,
más bien lo importante es que sea suficiente para mantener la biodiversidad a todo sus
niveles y garantizar los procesos ecológicos. La Condición de cada uno de los objetos de
conservación es una valoración de sus cualidades y refleja la potencialidad de un objeto
de conservación de mantener viables los procesos ecológicos que lo caracterizan. La
condición de un ecosistema debe ser el reflejo de la salud del mismo. El Contexto
Paisajístico representan unidades geográficas en condición de garantizar la salud de los
ecosistemas, ofreciendo un estado ecológico en el cual la biodiversidad puede responder
a los disturbios humanos o naturales. (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 1: Bosque de Pino
Este tipo de bosque ocupa altura entre 1930 a 2550 msnm, abarcando el altiplano de
Valle Nuevo. Cubre una superficie de 244.45 km2, de los que 20.02 km2 corresponden al
27
área mejor conservada en zonas pertenecientes a la Loma la Cuchara, Cerros de
Calderón, Loma de los Chivos y Sabana sin Provecho. Cubre porciones de los polígonos
B, C y D.
La especie característica es el pino (Pinus occidentalis) y constituye el tipo de vegetación
que abarca mayor extensión dentro de ésta área protegida, dominando la cobertura
arbórea. En lugares poco afectados por los incendios se observa un pinar
pluriestratificado, con alturas superiores a los 18 m y árboles con hasta 130 cm de
diámetro. En contraposición zonas como Cuevita y Nizaito áreas que han sido afectadas
por los incendios forestales y la extracción maderera, se observan pinares abiertos y poco
densos. En el sotobosque del pinar se encuentran algunas especies arbustivas y
herbáceas de interés como el arbusto Garrya fadyenii, con altura promedio de 5 m,
Baccharis myrsinites (2.5)m, Rubus sp., Fuchsia pringsheimii (1m), F. Triphylla, Lyonia
heptamera (2m).
En este objeto de conservación se encuentran las denominadas Sabanas de pajón,
caracterizadas por la dominancia del pajón (Danthonia domingensis) y que constituyen
hábitat considerado como área critica para especies de la fauna. La especie de helecho
arborescente Cyathea insignis, sólo fue reportada para éste objeto de conservación. Las
áreas con pinares abiertos y las zonas que presentan bosques mixtos de pinos y
latifoliadas de Pinar Parejo en el polígono D son consideradas importante para la fauna
de mariposas (Lepidóptero fauna), constituyendo hábitat para especies solo reportadas
para Valle Nuevo como son Greta diaphana charadra y Calisto chrysaoros.
Este bosque de pino es importante para especies de la herpectofauna como los reptiles
Anolis christophei, A. etheridgei y Celestus darlingtoni, y los anfibios Eleutherodactylus
montanus, E. patriciae y E. auriculatoides. Para aves como el pico cruzado (Loxia
megaplaga), el (chirrí) Calyptophillus frugivorus. Destaca también la importancia de la
zona del altiplano como área donde se inician las cuencas de los ríos: Las cuevas, Nizao,
Ocoa y Río Grande. (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 2: Bosques Nublados
Los bosques nublados son bosques latífoliados que se encuentran en zonas expuestas a
los vientos, y en donde se dan altos valores de condensación de vapor de agua y
formación de nubes, en zonas de 600 a 2300 msnm. En el Parque Nacional Juan B. Pérez
Rancier estos se localizan a alturas comprendidas entre los 1,200-2,300 msnm, están
distribuidos en 4 unidades dispersas, abarcando una extensión de 124.46 km2 incluida el
área mejor conservada con una superficie de 16.34 km2 que ocupa la zona de La
Calentura y la Loma de Masipedro. Estas unidades están aisladas por zonas que han
sido dedicadas a las actividades agrícolas.
Las especies características de este bosque son Dydimopanax tremulus (palo de viento),
Magnolia pallescens (ébano verde) y Podocarpus aristulatus (palo de cruz). Asociadas a
estas se encuentran Alchornea latifolia, Brunellia comocladifolia, Laplacea sp., Tabebuia
vinosa, Stirax ochraceus, Guetarda cf. ovalifolia. Las condiciones microclimaticas de los
bosques nublados favorecen la proliferación de numerosas epífitas y de los musgos. Este
bosque nublado constituye un área crítica para la Vegaea pungens, reportada en zonas
cercanas a la finca de los Mora, y en El Pichón, este género endémico de la isla es de
28
distribución restringida. Este hábitat es importante para el ébano (Magnolia pallescens),
además para helechos arborescentes, tal es el caso de la Cyathea insignis.
Relacionado con la fauna este ambiente da refugio a especies com: paloma turca
(Columba squamosa), carpintero bolo (Nesoctites micromega), papagayo (Priotelus
roseigaster). (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 3: Bosque Latifoliado
Cuatro manchas de bosques húmedos dispersos, aun persisten en esta unidad protegida,
en áreas de 900 a 1900 msnm abarcando una extensión de 16.34 km2. Este tipo de
bosque se puede observar en la Loma El Pichón y Loma la Monteada Nueva en la
vertiente nordeste (Cuenca del Río Yuna) y en la Loma de Jumunuco y pequeños
parches entre la Loma la Correosa y la Loma del Cajón (cuenca de Río Nizao).
Las especies Ocota leucoxylon, O. patens, Tabebuia berteri, T. vinosa, Brunellia
comocladifolia, Cyathea furfuracea, Trema micrantha, Oreopanax capitatus, Cecropia
schreberiana, y los helechos arborescente Cyathea harrissi, considerado como raro, y
Cyathea furfuracea, están presentes en este tipo de bosque. El bosque de latifoliadas de
la Loma del Pichón y en el de la vertiente sur del parque están presentes además
especies propias de bosque nublado como la Magnolia pallescens, Dydimopanax
tremulus y Podocarpus aristulatus.
Las especies de fauna relacionadas con este tipo de bosque coinciden con los otros
ambientes, sin embargo éste es importante para la conservación de las especies de aves
amenazadas residentes en la isla como el jilguero (Miadestes genibarbis), el papagayo
(Priotelus roseigaster), paloma turca (Columba squamosa) y el carpintero bolo (Nesotictes
migromegas), la lechuza orejita, (Asio stygius noctipetens), los anfibios Eleutherodactylus.
Abbotti y E. Inoptatus. (EEI, 2005)
Objeto de Conservación No. 4: Manaclares
Los manaclares están localizados en las regiones montañosas de las zonas de
condensación de nubes a una altitud de 600 a 1250 msnm, constituyen una comunidad
dentro del bosque latífoliados dominada por la Palma Manacla (Prestoea montana) en
zonas ribereñas y de pendientes. En el Parque Nacional Juan B. Rancier están
conformados por 4 parches discontinuos ubicados en la zona noreste de este parque en
La Loma del Pichón, Loma de Monteada Nueva y el Mechesito, Ocupando alturas
comprendidas entre los 700-1500 metros sobre nivel del mar, expuestos a la acción de
los vientos, derrumbes, escorrentías y en pendientes sobre los 35º. En conjunto abarcan
una extensión de 5.13 km2. Están fuertemente impactados por prácticas agrícolas y
extensión agrícola.
Constituyen la comunidad con los más altos niveles de riqueza de especies de flora y
fauna (anfibios, reptiles y aves). La especie característica es la Manacla (Prestoea
montana) asociadas a estas se encuentran los helechos Alsophila urbanii, Asophila
brooksi, (especie rara) Alsophila wooduardioides, Cyathea furfuracea, Cyathea harrisii,
Cyathea aff. Harrisii (sólo reportada para el Mechesito), los árboles Trema micrantha,
Dydimopanax tremulus, así como numerosas epifitas y plantas no vasculares.
29
Los manaclares de Mechesito y el pichón constituyen áreas de gran interés para la
Herpectofauna de este parque, llegándose a considerar estos como áreas criticas para la
supervivencia de especies. Entre las que se destacan las especies de anfibios
Eleutherodactylus abboti y de los reptiles Anolis aliniger. Algunas de las especies de este
grupo están pendientes de identificar y se presume que son nuevos reportes para la
ciencia y para la isla. Las especies de flora Palma Manacla, Asophila brooksi, Cyathea
harrisii
De igual manera los manaclares de “El Mechesito”, son muy importante para especies
como la Cigua amarilla (Spindalis zena), Ciguita cola verde (Microligea palustris), Canario
(Carduelis dominicensis). El área es importante además desde el punto de vista del
número de endemismo de las aves, ya que de las 28 especies de aves endémicas
presentes en la isla Hispaniola se detectó en el área un total de 12 especies. (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 5: Cabeceras de ríos sobre 1800 metros sobre el nivel
del Mar
Esta zona abarca unos 324.11 Km² y los ríos están clasificados como muestra el
siguiente cuadro:
Orden Cantidad de ríos Longitud (Km.)
1 151 301.3
2 38 48.3
3 4 39.5
Impactos
Degradación calidad de agua
El uso de agroquímicos para las actividades agrícolas, cultivos de flores, alteran el medio
y cambian las condiciones del hábitat de los organismos vivientes y a la vez producen
cambios en las condiciones de los ríos y arroyos, alterando sus condiciones
fisicoquímicas y microbiológicas, como es el caso del nacimiento del Río Nizao, Río
Grande del Medio y en el nacimiento del Arroyo Nizaito
Cambios en la estructura ecológica
Se ha documentado en los diferentes bosques objetos de conservación las actividades
humanas, estas vienen acompañadas de erosión, sedimentación y arrastre de la
vegetación ribereña, dando como resultado que la distribución de los organismos de los
ríos se vea afectada.
Cambios en morfología
La perdida de la cobertura boscosa a causa de la conversión de bosque a áreas de
cultivo, facilita la erosión de los suelos y por consiguiente la sedimentación del lecho de
los ríos, por lo que altera la morfología de estos. Un ejemplo palpable de esto puede
observarse en el río malo, que es cruzado por la carretera que conduce a Alto Bandera.
30
Modificación del flujo de agua
La cantidad de flujo superficial del agua constituye una característica variable en el
tiempo, sujeta a parámetros que varían cíclicamente a lo largo del año.
Disminución de especies
Se debe documentar si la introducción de la trucha (Oncorhynchus mykiss) esta afectando
las poblaciones de baitas (Poecilia hispaniolana). (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 6: Cabeceras de ríos bajo 1800 metros sobre el nivel
del Mar
584 Km² del parque nacional están bajo 1800 msnm, y en esta superficie los ríos se
encuentran clasificados de la siguiente manera:
Orden Cantidad de ríos Longitud (Km.)
1 321 348.7
2 158 153.9
3 97 81.5
Impactos
Degradación Calidad del agua
Los ríos ubicados bajo los 1800 msnm están fuertemente afectados por las actividades
humanas, además de los residuos de agroquímicos reciben los residuos productos de las
aguas domesticas, que al final van a los cursos de agua, afectando las condiciones de los
organismos vivientes y alterando las condiciones fisicoquímicas y microbiológicas los ríos
y arroyos. El río Tireo tiene una situación parecida a la del río Grande del Medio, donde
además de sufrir los efectos de la agricultura química recibe por filtración los desperdicios
y descargas de los moradores al pasar su cauce por los poblados de la zona de
influencia.
Cambios en la estructura ecológica
El uso excesivo de productos químicos gracias a las actividades agrícolas que por el
manejo inadecuado llegan por escorrentía a los cuerpos así como el arrastre de
partículas erosionadas altera la composición de la biodiversidad de los cuerpos de
agua, así como su disposición y funcionamiento.
Cambios en morfología
El arrastre de sedimentos a través de los ríos debido a los derrumbes de tierra y a la
erosión, ocasionan que a lo largo del curso de un río, estos se vallan acumulando,
originando nuevas rutas por donde discurre el agua.
Modificación del flujo de agua
El área ha sido fuertemente afectada por alteraciones y perturbaciones; deforestación,
deslizamiento de tierra, erosión que causan el arrastre de sedimentos y el han
provocado que los cauce de los ríos varíen, es decir se agranden, causando cambios en
31
la morfología de los mismos. Ejemplo de cambios en la morfología de estos puede
observarse en las Cuencas de los ríos Las Cuevas y Ocoa.
Disminución de especies
Sobre los principales ríos que nacen acá se han construido represas sin antes
documentar las especies ni sus dinámicas poblacionales, así como tampoco se ha
estudiado la fauna y flora acuática, por lo que sería inferencia decir hasta que punto el
número de especies han disminuido. (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 7: Anfibios
Schwartz & Henderson (1991) reporta para la región que ocupa el Parque Nacional Juan
B. Pérez Rancier la presencia de 17 especies de anfibios, representando un 26% del total
de anfibios reportados para la isla española, con un endemismo regional de 6%. De
estas 17 especies, 9 (52%) especies fueron documentadas por los resultados de la
Evaluación Ecológica Rápida ocupando los diferentes ambientes del parque nacional
Juan B. Pérez Rancier, es decir que se ha comprobado la presencia en este parque
nacional del 13 % de las especies de anfibios reportadas para Isla Hispaniola
Los especies propias de las altas montañas, en este caso particular de los anfibios tienen
requerimientos de hábitats específicos, por lo que la perdida de hábitat, disminución de
cobertura boscosa y la contaminación por es uso de agroquímicos, provocadas por las
actividades humanas están afectando las comunidades que habitan y por ende sus
poblaciones. Este es el caso de los anfibios reportado para esta área protegida. Entre las
especies de anfibios que merecen atención están: Eleutherodactylus auriculatoides, E.
Audanti (bosque de pinos), E. Abbotti, E. Inoptatus (bosque latifoliado), así como E.
Montanus y E. Patriciae. La especie Hyla vasta reportada para el área y no confirmada
su presencia en la EEI, ha sido clasificada como vulnerable por la UICN (1996) (Pawell et
al 1999), por lo que sus poblaciones merecen también atención. (EEI, 2002)
Objeto de Conservación No. 8: Mamíferos Terrestres
Plagiodontia aedium (hutia) y solenodon paradoxus (solenodonte), son mamíferos
terrestres endémicos de la Isla Hispaniola, de poblaciones muy fragmentadas y
consideradas críticamente en peligro y en peligro de extinción respectivamente de
acuerdo a las categorías de amenazas de la UICN.
Plagiodontia aedium (hutia) pertenece a la familia caprimydae y es de hábitos nocturnos.
Solenodon paradoxus (solenodonte) es de la familia Solenodontidae. Los hábitats donde
han sido reportadas ocupan diferentes ambientes: manglares, bosques secos, latifoliado,
coníferas. Ambas especies han sido reportadas para la Cordillera Central y sus valles
intramontanos. (CAMP 2000).
32
Figura 13: Mapa de objetos de conservación
33
4.1.1.2 Aspectos socioeconómicos
Dentro del PNJBPR y en casi todos sus límites hay un número considerable de
comunidades que dan múltiples usos a los recursos naturales del área protegida. Se
estima que existen 20 comunidades dentro del PNJBPR. En tota, se estima que existen
alrededor de 750 edificaciones y más de 7,000 habitantes (Melgar, M. 2005). La
concertación mayor de población parece estar en el extremo sur del PNJBPR,
correspondiente a la sección de Sabana Larga, de San José de Ocoa, con hasta 2,000
personas viviendo en los parajes de La Nuez y La Cienaga al Medio. (Modificado por
Melgar, M. 2005, EEI, 2002)
Además de las comunidades que estan dentro del PNJBPR, hay por lo menos 13
comunidades más, que tiene una alta incidencia en el área protegida, por estar ubicadas
cerca de los limites y porque trabajan dentro de dichos limites. Es importante resaltar que
los pobladores de estas comunidades tienen una fuerte orientación hacia Constanza,
pues emigran hacia allí a buscar trabajo, llegando a través de caminos que cruzan las
montañas que dividen al PNJBPR en la zona suroeste. Se identificaron por lo menos
quince (15) zonas que estan dedicadas a la agricultura. Aunque puede haber algunos
ranchos don los agricultores se establecen durante los periodos de trabajo, no son zonas
habitadas de forma permanente sino Áreas de conuco y pasto. En muchos casos, los
“dueños” de los terrenos en estas zonas viven en los pueblos mas cercanos y contratan a
campesinos locales para trabajar y cuidar los cultivos y animales. (EEI, 2002)
En los puntos subsiguientes se ampliaran algunos factores socioeconómicos y
productivos, considerando que los datos deben de ser actualizados a través de la
Caracterización Socioeconomica Rápida, pero son un acercamiento necesario para
cimentar los resultados del Diagnostico de Areas Criticas (DAC). (Melgar, M, 2005)
Comunidades y población
El Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier, pose una historia de asentamiento que
se remonta hasta principios del Siglo XX, el acceso a los valles intramontanos y pie de
montañas altamente productivos por los suelos aluviales que los han formado, son los
dos principales factores para la creación de los asentamientos y su mantenimiento en
tiempo y espacio.
Las características agroecológicas tan favorables en algunas de las zonas del PNJBPR,
como la temperatura, la precipitación promedio anual, condiciones edáficas y la baja taza
de plagas y enfermedades, han instado a la implantación de zonas agroproductivas de
alto rendimiento. Tal es caso de las comunidades de las comunidades que se asientan en
la Cuenca del Rio Grande del Medio (Monte Llano, La Siberia, El Castillo y Pinar Parejo),
donde en diez tareas de dos ciclos de cultivo de papa pueden obtener un monto total de
RD 665,000.00 pesos al año, teniendo una ganancia neta de RD 478,000.00 pesos al
año. (Melgar, M. Propuesta CAM, 2005).
Dada las condiciones anteriormente indicadas existe una evidencia tendencia de
fortalecimiento y ampliación de las zonas urbanas y agrícolas de las comunidades a pesar
de las medidas limitativas y coercitivas que se desarrollan desde hace varios años en el
área protegida en pro de la protección de los recursos naturales existentes en el PNJBPR.
Dentro del área protegida existen 20 comunidades con mas de 750 edificaciones y 7,000
habitantes, además de 13 comunidades con incidencia en los recursos naturales, en la
34
tabla 4, el lector podrá observar la distribución de las comunidades por provincia y cuenca
hidrográfica, no existen ninguna comunidad dentro de la cuenca del Rio Yaque del Norte,
por lo que ha sido descartada dentro del analisis territorial.
Tabla 4: Matriz ejemplo de análisis de priorizaciòn por preferencia
Provincia Comunidad Interna Externa Cuenca Rio
Yuna
Cuenca Rio
Nizao
Cuenca Rio
Las Cueva
Cuenca Rio
Grande del
Medio
Azua 1. La Finca X X
2. Palmar Cana X X
3. Arroyo del Pino X X
4. Guayabal X X
5. La Siembra X X
6. Los Cafeces X X
7. Mata Carlito X X
Monseñor
Nouel
8. El Pichón X X
9. El Mechecito X X
10. Candongo X X
11. El Botao X X
San José
de Ocoa
12.Rancho Arriba X X
13. La Nuez X X
14. Las Espinas X X
15. Calderón X X
16. Quita Pena X X
17. Hato Viejo X X
18. Monteadito X X
19.Los Limoncillos X X
20.La Cienaguita X X X
La Vega 21. La Siberia X X
22. El Castillo X X
23. El Convento X X
24. Pinar Parejo X X
25. Rio Grande X X
26. Las Auyamas X X
27. Pinalito X X
28. Culo de Maco X X
29. Monte Llano X X
30. Las Vacas X X
31. Palero X X
32. Tireo Abajo X X
33. La Descubierta X X
Fuente: Melgar M. 2005.
Los asentamientos humanos varían en años de permanencia en el área protegida, tal es
el caso que las comunidades que se ubican en la Provincia de Monseñor Nouel (Bonao)
reportan su permanencia desde la década de los 20`s del siglo XX, mientras las
comunidades que se ubican en la Provincia de la Vega (Constanza) se han asentado a
partir de la década de los 80`s en el área protegida. (Modificado Melgar, M. 2005, EEI,
2002)
La cuenca hidrográfica con mayor incidencia con comunidades asentadas dentro y en la
periferia del área protegida es la del Rio Grande del Medio, considerando que se
35
encuentran ubicadas en su mayoría en la ribera de los primeros tributarios que van
conformando la parte alta de la cuenca su incidencia sobre la calidad de agua es alta.
(Melgar, M. 2005)
La cuenca con menor cantidad de comunidades en la parte alta es la del Rio Yuna, en la
cual tanto dentro como en la periferia solamente se asientan cuatro comunidades, le sigue
en igual numero de comunidades la cuenca de los Ríos Las Cuevas y Nizao. En la
grafica a continuación podrán observar la distribución de la incidencia de las comunidades
sobre la parte alta de la cuenca y del área protegida. (Melgar, M. 2005)
Figura 14: Grafica de relación de comunidades e impacto en cuencas hidrográficas
Fuente: Elaborado por Melgar, M. 2005.
Es obvio que una población de 7,000 habitantes tiene un impacto bastante fuerte en los
recursos naturales, pero se debe considerar que en realidad la mayoría de los habitantes
deben ser clasificados como beneficiarios/usuarios debido a que en su mayoría no
habitan dentro del área protegidas, sino forman parte del núcleo familiar donde el padre o
varones de la familia realizan actividades agrícolas por temporadas o en forma
permanentemente como por ejemplo en cuatro de las comunidades de mayor impacto en
área protegida ubicadas en la Cuenca Hidrográfica de Rio Grande del Medio como son: 1.
Monte Llano; 2. El Castillo; 3. La Siberia; y 4. Pinar Parejo, a través del autocenso
realizado para el desarrollo de la “Propuesta de Compensación Ambiental de los 1754
habitantes totales (sin incluir obreros haitianos), integradas en 239 familias, solamente 98
familias viven dentro de área protegida.
Tabla 5: Resultados demográficos de población de comunidades
del Sector CAM 1
36
No. Comunidad No. de
familias
Resultados demográficos de
población Dominicana
Hombres Mujeres Niños Total
1 Monte
Llano
103 133 89 450 672
2 El Castillo 79 105 103 518 726
3 La Siberia 18 23 12 31 66
4 Pinar
Parejo
39 53 39 198 290
Totales 239 314 243 1197 1754
Fuente: Modificado por Melgar, M. de Propuesta CAM, 2005.
De las 103 familias beneficiarias de la comunidad de Monte Llano solamente 12 viven
dentro del área protegida (11.5 %);
La comunidad de El Castillo es donde se asientan la mayoría de familias permanentes
dentro del área protegida, es así que de las 79 familias, 68 familias viven
permanentemente dentro del área protegida (80 %);
En la pequeña comunidad de La Siberia de las 18 familias, 14 de ellas viven en la zona
del PNJBR (77 %);
En la comunidad de Pinar Parejo donde son beneficiaras 39 familias solamente 16 de
ellas viven permanentemente dentro del área protegida (41 %).
Figura 15: Ponderación grafica de numero de familias habitando dentro y fuera
del PNJBR, en Sector CAM 1
Fuente: Elaborado por Melgar, M. 2005.
37
Figura 16: Mapa de comunidades del PNJBPR
38
Servicios básicos de las comunidades internas y externas del PNJBPR
Las 33 comunidades con interacciones directas sobre los recursos naturales del PNJBPR,
presentan una situación sumamente precaria sobre lo servicios básicos que permitirían
evaluar su índice de desarrollo humano.
La gran mayoría no poseen los servicios mas indispensables como salud o educacion, lo
cual repercute directamente sobre la tasa de mortalidad infantil y sobre todo la adquisición
de conciencia en la protección y conservación de los recurso naturales.
Es importante resaltar que históricamente en latinoamérica una de las medidas coercitivas
para lograr que las comunidades no se logren un alto nivel de empoderamiento es la no
facilitación de servicios básicos, logran en la mayoría de los casos un efecto contrario. Las
comunidades empiezan a ver al área protegida como la culpable de la falta de interés y
atención de los gobiernos locales y nacionales.
Lo anterior genera un rencor y desafecto creciente contra los recursos naturales del área
protegida, permitiendo el desarrollo de áreas criticas, de hecho la misma falta de
desarrollo de servicios básicos por parte de las autoridades locales y nacionales,
maximizan algunas “áreas criticas”, tal es caso de la falta de centros educativos que
permitirán reforzar a través de la educacion ambiental el fortalecimiento de la conciencia
de los niños y jóvenes sobre los recursos naturales y biodiversidad del área protegida.
La falta de letrinización, centros de salud y agua entubada, acrecienta los problemas de
higiene y saneamiento ambiental, aumentado significativa la contaminación edáfica e
hídrica.
Otro factor que resulta evidente es la existencia del síndrome psicosocial de
“oportunismo eventual del suelo” el cual consiste en: la falta de posicionamiento real
sobre la tierra, impide verla como un bien y recursos sostenible, sino como un
medio de explotación mediata que debe ser aprovechada al máximo, cuanto tiempo
sea posible, con el mínimo de inversión dado el caso que no existe una seguridad
sobre su tenencia y uso”.
Debido a la no existencia de una seguridad sobre el estatus de propiedad de la tierra, los
habitantes de las comunidades no sienten el interés y necesidad de invertir para mejorar
sus estatus de vida dentro del área protegida y aunque podría catalogarse como algo
positivo, repercute directamente sobre la calidad de los ecosistemas del PNJBPR. Al
convertir a los usuarios / beneficiarios en depredadores que no buscan la sostenibilidad
de los suelos de sus parcelas, sino la explotación masiva por el peligro eminente de una
posible reubicación y expulsión del área protegida.
Debilitando las iniciativas de organización comunitaria en búsqueda de mejorar la calidad
de vida de los habitantes de las comunidades. Se debe de evaluar si las practicas de
exclusión de desarrollo de servicios básicos en las comunidades dentro del área protegida
realmente tiene un impacto positivo, o al contrario como lo indica la historia y la
experiencia, repercuten negativamente sobre el manejo y conservación de los recursos
naturales y biodiversidad del Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier.
39
Figura 17: Vista panorámica Comunidad del Convento,
Cuenca del Rio Grande del Medio
Fuente: JICA / Sur Futuro, 2000.
Una comunidad interesante a analizar es la conocida como El Convento la cual se ubica a
35 kilómetros de la ciudad de Constanza y a 23 kilómetros de la oficina administrativa del
PNJBPR, se caracteriza por ser la una ciudad dormitorio de la mayoría de los agricultores
de Monte Llano, El Castillo, La Siberia y Pinar Parejo. A pesar de contar con 83 familias
(499 habitantes, 282 hombres, 217 mujeres, Censo 2002), solamente cuenta con un aula
global para atender a 92 alumnos de diferentes grados de educacion primaria, no cuenta
con centro de salud (existen 2 promotores de salud), aunque existe señal de telefonía
celular, no existe telefonía fija, existe acueducto el cual fue desarrollado no para suplir los
hogares sino para las áreas agrícolas y a pesar de su cercanía con Constanza no cuenta
con servicio de fluido eléctrico. Al preguntar sobre su situación a pesar de encontrarse
fuera del área protegida la percepción que existe es que el encontrarse cerca del área
protegida y tener ellos cultivos dentro de la misma, hace que la autoridades no los asistan
con servicios básicos que mejoren su calidad de vida, lo que inciden negativamente sobre
el nivel de conciencia para la protección y manejo de los recursos naturales del PNJBPR.
Tabla 6: Analisis de frecuencia de existencia de servicios básicos en
40
comunidades con incidencia del PNJBRP
Comunidad Interna Externa Vivienda Centro
educativos
Servicios
de salud
Energía
eléctrica
Acueductos Recolección
de basura
Telefonía
fija
1. La Finca X1 1 0 0 1 0 0
2. Palmar
Cana
X1 0 0 0 1 0 0
3. Arroyo del
Pino
X1 1 0 0 1 0 0
4. Guayabal X1 1 1 1 1 0 0
5. La Siembra X1 1 0 1 1 0 0
6. Los
Cafeces
X1 1 0 1 1 0 0
7. Mata
Carlito
X1 1 0 1 1 0 0
8. El Pichón X1 1 0 0 1 0 0
9.El
Mechoncito
X1 1 0 0 1 0 0
10. Candongo X1 1 0 0 1 0 0
11. El Botao X1 0 0 0 0 0 0
12.Rancho
Arriba
X1 1 1 1 1 1 0
13. La Nuez X1 0 0 0 0 0 0
14. Las
Espinas
X1 1 0 0 1 0 0
15. Calderón X1 0 1 0 1 0 0
16. Quita
Pena
X1 0 0 0 1 0 0
17. Hato Viejo X1 0 0 0 1 0 0
18.
Monteadito
X1 0 0 0 0 0 0
19.Los
Limoncillos
X1 1 0 0 1 0 0
20.La
Cienaguita
X1 0 0 0 1 0 0
21. La Siberia X1 0 0 0 1 0 0
22. El Castillo X1 1 0 0 1 0 0
23. El
Convento
X1 1 0 0 1 1 0
24. Pinar
Parejo
X1 0 0 0 1 0 0
25. Rio
Grande
X1 1 0 0 1 0 0
26.Las
Auyamas
X1 1 1 1 1 1 1
27. Pinalito X1 0 0 0 1 0 0
28. Culo de
Maco
X1 0 0 0 1 0 0
29. Monte
Llano
X1 0 0 0 1 0 0
30. Las Vacas X1 0 0 0 0 0 0
31. Palero X1 1 0 1 0 0 0
32. Tireo
Abajo
X1 1 1 1 1 1 1
33.La
Descubierta
X1 1 0 1 1 0 0
20 13 33 19 5 9 28 4 2
Fuente: Compendio realizado en base a Censo 2002 y JICA 2002, por Melgar, M, 2005.
41
Figura 18: Grafica de relación de servicios básicos de comunidades
Internas y externas del PNJBPR
Fuente: Melgar, M. 2005
42
En las 33 comunidades que con influencia sobre los recursos naturales del PNJBPR (20
comunidades internas, 13 externas), poseen construcciones para vivienda formales e
informales en su mayoría son construcciones rusticas, pero en algunas de ellas
existen construcciones formales de block. Solamente 19 comunidades poseen centro
educativos, la información existente no permite especificar si todos pertenecen de
nivel educativo primario o secundario.
Para la atención de mas de 10,000 habitantes (7,000 internos y 3,000 externos)
solamente existe 5 comunidades con centro de salud, 9 con servicio de electricidad (no es
claro los datos que indican si del fluido eléctrico nacional o por energía alternativa). Uno
de los servicios básicos con mayor permanencia son los acueductos, la mayoría se trata
de agua entubada de nacimientos de agua, sin ningún tipo de tratamiento en las 33
comunidades existen 28 acueductos, la mayoría de ellos cumplen un doble propósito,
para la toma de agua para irrigación de cultivos y de consumo humano. Solamente 2
comunidades cuentan con servicio de telefonía fija (domiciliar) el resto de de las 33
comunidades no posee servicio telefónico fijo, pero gran parte de ellas cuentan con
servicio telefónico celular.
Actividades socioproductivas
En sentido general, los recursos naturales en los limites del PNJBPR y también dentro de
el han sido explotados por mucho tiempo. Todas las área del sur y noreste del PNJBPR
son áreas tradicionalmente agrícolas (en algunos casos por mas de 100 años) en las que
ahora predominan pastos intercalados con conucos. Históricamente, el área del PNJBR
ha sido explotada por aserraderos y agricultores e influenciada que han impactado de
diferentes formas a la flora y fauna de la zona.
Como ha sido notado en otras partes de la Republica Dominica y el Caribe en general, la
mayoría de las familias frutales dependen de una variedad de estrategias para satisfacer
sus necesidades. Estas estrategias incluyen la diversificación de actividades entre
diferentes miembros de la familia, tales como la intensificación del trabajo agrícola; la
migración temporal o definitiva; la semiproletarizaciòn o proletarización total en la misma
zona rural y la participación en actividades comerciales. (EEI, 2002)
En la región del PNJBPR se nota la presencia de grupos de trabajadores haitianos,
solamente en la comunidad del Castillo se identificaron en 560 haitianos trabajando en
actividades agrícolas (Melgar, M. 2005). En términos generales, se pueden clasificar los
grupos agroproductivos en:
1. Jornaleros agrícolas / asalariados (sin tierra);
2. Agricultores semiprotelarizados;
3. Pequeños agricultores;
4. medianos agricultores;
5. grandes terratenientes / latifundistas. (EEI, 2002)
La importancia de la migración temporal se refleja en el 27.1 % de la población indica
haber vivido en la comunidad en los últimos 10 años, con el mas alto porcentaje de estos
en la Cuenca Hidrográfica de Rio Nizao (Provincia de San José de Ocoa). También el
31.2 % de la población de las comunidades indica el trabajo agrícola asalariado como una
importante fuente de ingresos familiares. (EEI, 2002)
43
Practicas agropecuarias
La producción agrícola es la fuente de ingresos más importante en todas las actividades
comunidades circundantes al PNJBPR. En gran mayoría de las comunidades internas y
externas del PNJBR se practica agricultura es laderas de montañas en pendientes
extremas que pueden alcanzar pendientes hasta de 70º, la mayoría de los agricultores no
poseen ningún tipo de medida de conservación de suelo. (EEI, 2002)
Otro conflicto identificado con la conservación de la zona es alto uso de abonos químicos
y otros insumos agrícolas altamente contaminantes para el suelo, que los agricultores
generalmente dispersan usando motobombas en la mayoría de los casos sin llevar
protección adecuada para el trabajo. Aplicar agroquímicos en la mayor parte de la región
es ofrecer cóctel altamente contaminante a los habitantes de aguas abajo, se aplican
muchas veces en cantidades y toxicidad innecesarias en parcelas localizadas en
pendientes extremas y en las vertientes de los Ríos Nizao, Las Cuevas y Rio Blanco.
(EEI, 2002)
La mayoría de los agricultores de la región (67.5 %) no tienen acceso a sistema de riego
sino que depende de la lluvia para irrigar sus cultivos. El uso de riego por acueductos
utilizando sistemas de graves es frecuente en comunidades de microcuencas que se
ubican en las Cuenca del Rio Grande del Medio y Cuenca del Rio La Cuevas. (EEI, 2002)
Entre las técnicas de conservación de suelo en diferentes zonas encontramos: áreas
reforestadas; barreras vivas y muertas; uso de terrazas; surcos, zanjas y siembras en
curvas de nivel. Sin embargo, a pesar de las variadas actividades realizadas por parte de
ONGs y el gobierno, no ha existido un programa sistémico de conservación de suelos,
sino acciones no coordinadas entre las organizaciones involucradas generalmente para la
construcción de barreras. (EEI, 2002)
Durante el retorno de las comunidades del Castillo y Monte Llano, en el año 1997 se
realizaron varias parcelas con barreras vivas y muertas, práctica que lamentablemente fue
suspendida al trasladar al técnico que asistía a las comunidades. (Comentarios
personales de pobladores del Castillo y Monte Llano)
Cultivos
Los cultivos de ciclo corto mas importantes en las áreas dentro y alrededor del PNJBPR
son papa, cebolla, guandules, repollo, habichuela y en menor grado, tomates. El único
cultivo perenne de importancia económica en la región es el café. En términos de
generación de ingresos, el café es el cultivo más importante para lo pobladores de
Blanco/Bona (Cuenca Rio Yuna) y en las comunidades de Quita Pena (Cuenca del Rio
Nizao) parece ser de igual o mas importante que la papa en términos económicos. En la
gran mayoría de los casos, los cafetales son plantaciones pequeñas de café típico o
caturra sembradas bajo sombra de guama (Inga vera) y plátano. Como se ha
mencionado en otros estudios, los cafetaleros pequeños y medianos “casi siempre
dependen, para la alimentación de la familia y para completar los riesgos, del efectivo
proveniente de los cultivos perennes, y de cultivos de ciclo corto. (del Rosario 1996)
En todas las comunidades, los campesinos han sembrado algunos árboles frutales,
principalmente mango, aguacate, pera criolla y naranja. Sin embargo, los frutos sirven
principalmente para el consumo familiar. El consumo es mayor que la oferta, por lo que
44
hay que importarlos de otras zonas. No hay ninguna comunidad que integran el mosaico
del PNJBPR donde la venta de frutos sea económicamente significativa. (EEI, 2002)
En toda la región circundante y dentro del PNJBPR, los campesinos siembran otros
cultivos para el consumo familiar y/o para vender en pequeñas cantidades en caso de
emergencia. En casi todos los casos, estos son cultivos intercalados entre los cultivos
primarios. Estos incluyen, por ejemplo, la siembra de plátano, guineo, yautía y ñame
entre los cafetales, productos a los cuales no se les ofrece ningún cuidado obteniéndose
muy baja productividad. También, siembran maíz con habichuela, yuca y yautía en los
márgenes de las parcelas, y, en las comunidades de Bonao, arroz en secano entre
habichuela. (EEI, 2002)
La región estudiada comparte básicamente los mismos ciclos de siembra y cosecha. En
la mayoría de las comunidades de la región, los agricultores dependen de tres cosechas
de cultivos de ciclo corto al año. Para estos cultivos (principalmente habichuela, papa,
maíz, cebolla) los meses tradicionalmente de siembra son abril/mayo y
agosto/septiembre, aunque estas fechas pueden variar dependiendo de la llegada de las
lluvias. Hay otro periodo, entre diciembre/enero y abril, en que algunas regiones
(especialmente las zonas seca de la Cuenca del Rio Las Cuevas) se considera como
“tiempo muerto”. En las zonas montañosas mas lluviosas se aprovecha este periodo
para otras cosecha. Los vivieres son sembrados en la mayoría de la región mas para el
consumo familiar que para la venta en el mercado (con excepción de la yautía en la
Cuenca del Rio Yuna) la cual se siembra y cosecha todos los meses del año. (EEI, 2002)
Tabla 7: Ciclo de cultivos de la Cuenca Hidrográfica del Rio Nizao
Mes/Cultivo Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic
Café C C C C S S
Papa SC SC SC C SC SC SC SC S
Habichuela S C C S S C SC
Maíz S C C S S C SC
Cebolla S C C
Zanahoria S C C C C C C C
Yuca SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC
Guineo SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC
Plátano SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC
Yauitia SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC
Ñame SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC SC
Nota: S siembra, C cosecha, SC siembra/cosecha.
Fuente: Modificado por Melgar, 2005, EEI, 2005.
Mercado
En toda la región, los pequeños y medianos agricultores venden sus productos
principalmente a intermediarios en los pueblos más cercanos. Los pueblos donde se
vende los productos también son los de más fácil acceso por los caminos que hay. La
escasez de infraestructura y la falta de transporte crean mercados cerrados en cada
región. En consecuencia, es mas bien el intermediario o agricultor grande el que puede
aprovecharse del mercado para maximizar sus ganancias, y no el pequeño agricultor.
Agricultores con más capital tiene la ventaja de que pueden vender sus productos
directamente en el mercado. Un ejemplo son las fincas grandes de Las Espinas (Cuenca
45
del Rio Las Cuevas) las cuales vende la cebolla directamente en los mercados de Banì
y/o San José de Ocoa a un precio mucho mas favorable que el ofrecido por los
intermediarios locales. (EEI, 2002)
Crianza de animales
La crianza de animales no es una actividad reportada en general como económicamente
importante para lo ingresos de la gran mayoría de los pobladores de las comunidades que
inciden en el PNJBPR. Además de su importancia en el trabajo, generalmente, los
pequeños agricultores en el campo dominicano tratan a los animales con una “cuentas de
ahorros”. De este modo, los animales son vendidos en casos de emergencia o crisis
financiera. Los grandes hatos de ganado y otros animales en casi todos los casos
pertenecen a dueños que no viven en las comunidades. Hay grandes zonas de pasto
alrededor y dentro de los límites del PNJBPR, especialmente al suroeste del PNJBPR,
donde los pastos se extienden hasta la parte baja de Pinar Parejo (Cuenca Hidrografía del
Rio Grande en Medio) y una parte de Vallecito (Cuenca del Rio Las Cuevas) en la zona
núcleo del área protegida. Una explicación de la presencia de tantos pastos en esta zona
es el fenómeno de involución agrícola”. Una vez considerados los suelos como
inapropiados para la agricultura, se dejan para la ganadería y animales de carga, y a
veces para la crianza de chivos. Generalmente estos pastos estan sometidos al sobre
pastoreo y en casi todos los casos son pastos no mejorados, por lo que continua la
degradación causada por la erosion. Probablemente lo más preocupante con relación a la
protección del PNJBPR es el uso de fuego para el mantenimiento de pastos, ya que la
técnica común en la región es quemarlos periódicamente sin usar ninguna técnica de
control, para limpiarlos y estimular el crecimiento de hierba fresca. (EEI, 2002)
Manejo del bosque (extracción ilícita)
Las actividades más importantes en la región son las de extracción de madera,
principalmente usada como combustible para uso casero y para la reparación de cercas y
viviendas. El único sitio en que fue reportada la producción de carbón y el asierre de
madera fue la parte sur (Cuenca del Rio las Cuevas). Hay pocas cacerías y extracción de
recursos naturales y actualmente no son actividades de envergadura dentro de la región.
Más bien, cuando se hacen, son actividades marginales y de emergencia como resultado
de la pobreza y la desesperación económica.
Tabla 8: Tipo de leña generalmente usada por cuenca hidrográfica
No Cuenca hidrográfica Tipo de leña
1 Cuenca del Rio Yuna Guama y Café seco.
2 Cuenca del Rio Nizao Guama y Café seco.
3 Cuenca del Rio Las Cuevas Cambrón, Pino y Eucalipto.
4 Cuenca del Rio Grande del
Medio.
Pino.
Fuente: EEI, 2005.
Tenencia de la tierra
46
La cuestión de la tenencia de la tierra en las comunidades alrededor del PNJBPR es
compleja y requiere mas estudio. El conflicto fundamental con la tenencia de tierra en
el área protegida es que gran parte del se encentra en manos de propietarios
particulares.
Estas propiedades originalmente fueros vendidas a fines de los años 1940 y principios de
los 50 por el Dictador Trujillo, con titulo de propiedad, a cuatro compañías madereras
dirigidas por familias influyentes ligadas a la dictadura. Por tal razón, hay títulos de
propiedad que abarcan toda el área núcleo del parque (principalmente la Cuenca del
Rio Grande del Medio). También en parte de la cuenca del Rio Nizao esta en manos
de una familia proveniente de la ciudad de San José de Ocoa.
Después del cierre de los aserraderos en el 1967, algunas de estas compañías
abandonaron sus propiedades, que luego fueron ocupadas por los trabajadores de las
compañías madereras. Fue bajo tales circunstancias que nacieron las comunidades en el
norte del parque como El Convento, la Monteadita, La Siberia y Pinar Parejo, en
propiedades legalmente tituladas a la compañía maderera dirigida por la familia
Bermúdez. Los otros diez propietarios dentro del mismo Valle Nuevo, compraron parcelas
de la Compañía Maderera Constanza encabezada por la familia Mera, después de
declarar el área como Reserva Cientifica en el año 1983.
El conflicto sobre la tenencia de tierra en el PNJBPR es un problema crítico que hay que
resolver de una forma definitiva para la conservación y manejo adecuado del área
protegida al corto y largo plazo. De otra forma, estos propietarios expresan tener planes
para usar esos terrenos para la agricultura o la industria maderera tan pronto que la
coyuntura política se los permite hacerlo. De acuerdo con las informaciones de varios
propietarios sobre los terrenos del PNJBPR, nos dicen que estan dispuestos a llegar a un
acuerdo para ceder los terrenos al Estado u otra entidad para fines de conservación
siempre y cuando se les ofrezca un paquete de Compesancion que consideran un
paquete de Compesancion que consideran justa. En vez de definirlos como villanos e
ignorarlos como muchos grupos conservacionistas han hecho, se recomienda que se
establezca un contacto permanente con ellos y que se entre en negociaciones, para ver
que solución se pude establecer con sus tierras si destinarla a la conservación o al uso
técnicamente adecuado de los recursos y no a la explotación irracional.
De forma secundaria, hay que tratar con los campesinos que ocupan las pequeñas
parcelas dentro y en los bordes del PNJBPR. Al nivel local generalmente no son las leyes
sino las reglas y derechos informales de tenencia los que son más observados por parte
de los campesinos en las diferentes comunidades rurales del país y no categorías
estrictamente legales como “titulo privado” o “del Estado”. En términos legales, en la
región de estudio las formas predominantes de tenencia en las Áreas ocupadas por los
campesinos son los regimenes de tenencia de tierra “comunera” o tierra del Estado. Es
decir que, en la región del parque:
1. La gran mayoría de los agricultores no tienen titulo de propiedad privada para
las tierras que trabajan. Sin embargo, sin duda, muchos tienen el derecho, según la ley,
de sacar sus títulos por el tiempo que han estado trabajando esos terrenos. Pocos lo
hacen, al parecer, por la dificultad y costo involucrado en hacer una mensura de sus
propiedades y establecer legalmente el tiempo de tenencia.
2. Los agricultores identifican su “derecho de propiedad” en diferentes formas,
mezclando categorías legales y locales. Usan más que todas las expresiones: “propio
47
sin titulo”, “tierras del Estado”, “mejora” y “prestado”, para expresar su derecho de
tenencia, aunque el uso local de estas categorías no corresponde necesariamente a la
definición que establece la ley dominicana.
3. Hay una de reglas informales o de derechos de uso consuetudinarios que
controlan el acceso y traspaso de la tierra En particular, la legitimidad del reclamo de
derecho a la propiedad de la tierra es reforzado a través de la demostración del largo
tiempo de ocupación de la misma.
Según datos de la cuenta realizada para el desarrollo de la EEI en el año 1998, el 89.2 %
de los agricultores entrevistado reportaron estar ubicados en terrenos sin tener titulo de
propiedad. De estos, 34.3 % calificaron sus terrenos como “del Estado” y 40 % usaron un
criterio que expresaba propiedad por derecho (“propios sin titulo” o “con titulo de
mejora”). En muchos menores porcentajes aparecen terrenos calificados como
prestados o arrendados. Los criterios usados acuden a una mezcla de categorías y
reglas locales y definición legales para definir el estatus de propiedad de sus terrenos.
En la Cuenca del Rio Grande del Medio, donde se encuentra los asentamientos mas
recientes alrededor del parque, es donde los agricultores reportan encontrarse en terrenos
“del Estado”, aunque, la recientemente durante el desarrollo de la Propuesta de
Compensación Ambiental para el PNJBPR, se pude determinar que las comunidades del
Castillo, Monte Llano, La Siberia y Pinar Parejo, se encuentran dentro del titulo de
propiedad que ostentan cuatro familias, la descripción se presenta en la tabla siguiente:
Tabla 9: Ubicación catastral
Numero de
finca
Propietario (s) identificado
(s)
Descripción general
1291 Francisco Valverde;
Herederos de Fabio Fiallo;
Herederos de Ángel Logwal;
Herederos de Familia
Cosmas.
Geográficamente dentro de la finca se ubica
el 70 % de las comunidades de Monte Llano,
El Castillo y La Siberia. Existiendo
probabilidades de la existencia de títulos
individuales por algunos de los usuarios
comunitarios.
Fuente: Melgar, M. Propuesta CAM, 2005
Bajo regimenes de tenencia de la tierra reconocidos y respetados al nivel local, los
agricultores se sienten seguros de su exclusivo control y acceso a parcelas previamente
trabajadas y cercadas, sin importar la categoría legal que da el Estado a esas tierras. Si
debe existir un sentido de ilegalidad o de clandestinidad en el caso de la tumba de un
nuevo conuco en el monte, pues saben que Foresta prohíbe este tipo de actividad.
Esta dualidad entre lo criterios que reconocen las comunidades locales para establecer
derecho de propiedad y lo que establece el Estado como propiedad y lo que establece el
Estado como propiedad privada tiene por lo menos dos implicaciones para la
conservación de los recursos: en primer lugar, la violación de derechos y reglas
consuetudinarios por parte el Estado u otros actores puede crear grandes conflictos con
los habitantes locales de la región. En segundo lugar, como las evidencia indican que los
campesinos se sienten propietarios de la tierras bajo su control, sin importar las
clasificación legal de la tenencia según el Estado, la inseguridad en la tenencia según el
Estado, la inseguridad en la tenencia no de servir como un desincentivo para hacer
inversiones, conservar y mejorar las condiciones de las parcelas en un ambiente en que
los derechos consuetinarios se respeten.
48
En el caso de usufructo de tierras hay menos incentivos económicos para que el agricultor
haga inversiones en la conservación de la parcela, ya que el motivo para trabajar esos
terrenos es sacar el mejor provecho en un corto plazo (CERU y Progressio 1992).
Nuestros datos nos indican que esos arreglos de aparcería predominen en la región del
estudio.
Grupos y organizaciones con incidencia en PNJBR
La mayoría de las asociaciones locales reportadas fueron estructuradas inicialmente
desde fura del área protegida, principalmente por la Iglesia Católica, los partidos políticos
y otras instituciones. Los propósitos generalmente fueron coyunturales y orientados al
crecimiento económico dentro de los tradicionales proyectos de desarrollo.
Dentro del área protegida se pueden identificar tres tipos de organizaciones:
La iglesia y organizaciones fomentadas por la iglesia: Las organizaciones campesinas
fomentadas por la Iglesia Católica se caracterizan principalmente por que sus miembros
son de la misma comunidad salvo que la organización pertenezca a una junta o
federación. Las organizaciones relacionadas con la Iglesia son las que más han
perdurado en las zonas rurales, pues la Iglesia Católica ha dado mayor continuidad a los
proyectos asociativos que otras instituciones. Cabe referir que, pese al esfuerzo
desplegado por la Iglesia Católica en desarrollar proyectos de carácter comunitario con
las asociaciones que fomenta, una vez se retiran por falta de recursos o de continuidad,
esto grupos se debilitan o desaparecen. Entendemos que esto obedece a varios factores:
la falta de continuidad de los proyectos y de autonomía y participación real de los
beneficiarios; los reducidos recurso económicos y porque la mayoría de estos proyectos
han sido diseñados desde el exterior síntoma encuentra las experiencias locales. Esto
sucede igualmente con los otros tipos de instituciones que fomentan las asociaciones.
Las organizaciones no gubernamentales: Las instituidas por ONGs, simplemente se
interesan por canalizar necesidades que tienen que ver con la falta de servicios
comunitarios, proyectos de concientización y conservación y de fortalecimiento y respaldo
de los grupos asociados y proyectos que tiene que ver con la comercialización y
producción agropecuaria.
Las organizaciones campesinas: Las organizaciones campesinas, en su mayoría,
tienen el propósito de mejorar la producción, demandar tierra o luchar por mantenerlas o
recuperarlas. Generalmente las organizaciones locales reproducen los lazos de
solidaridad familiar y centran la autoridad en personas mayores y de fuerte
reconocimiento y responsabilidad en la comunidad. Es raro que el liderazgo recaiga en
una mujer cuando el grupo tiene por objetivo asuntos relativos a la producción, demandas
de servicio o de tierra. Las mujeres, en lo fundamental, dirigen organizaciones de
carácter religiosos.
Estructura de toma de decisiones
La toma de decisiones sobre políticas y preocupaciones locales ha sido altamente
concentrada en el gobierno central; muestra de ello es que 10 de las 20 comunidades
49
internas piensan que el gobierno es el que debe resolver los problemas que tienen las
comunidades locales. El único representante del gobierno al nivel local es el alcalde
pedaneo (o su segundo), cuya función es básicamente la de mantener el orden publico en
los parajes, trabajar como enlace de la sindicatura municipal para ciertas funciones
burocráticas, y actuar como estilo local. No hay mecanismos locales de gobierno que
faciliten la participación o de representación a los pobladores locales en decisiones sobre
las políticas que impactaran sus vidas.
Con relación a los asuntos cotidianos, la finca o empresa familiar es el lugar más
importante de toma de decisiones sobre aspectos relacionados con la economía local.
Hay reglas informales locales, especialmente sobre tenencia de la tierra, que inciden en el
uso de los recursos naturales al nivel local. Las actividades vinculadas con los procesos
de apropiación del bosque y de los recursos, que van desde la simple recogida de leña
hasta las actividades que tiene que ver con el desmonte, la quema y las practicas de
conservación, estan asociadas con relación puramente familiares.
4.2 Presentación de resultados de fase de validación
La segunda fase del Diagnostico de Areas Críticas”, forma parte de una serie de
acciones paralelas de talleres y microtalleres participativos con comunidades del
PNJBPR. Las acciones participativas permitieron la validacion de la información
colectada durante la fase de “Diagnostico General” del área protegida, como también de
información secundaria catalogada como “clave” a nivel socioproductivo, demográfico y
ambiental. La información producto de los talleres y microtalleres permitió la identificación
de las áreas críticas temáticas y físicas. (DAC, 2005)
4.2.1 Resultado de acciones participativas
Para el desarrollo del Diagnostico de Areas Criticas se realizaron una serie de talleres y
microtalleres con el fin de colectar y validar información primaria y secundaria que
permitiría la retroalimentación sobre las características del área protegida, como la
identificación de los tipos de áreas criticas:
Areas criticas temáticas: son las problemáticas socioambientales que son reconocidas
por los miembros de las comunidades y actores claves como aquellas que afectan social,
económica y ambientalmente el territorio, en su mayoría no tiene un enfoque netamente
territorial, pero su repetición y frecuencia en un lugar determinado puede transfórmala en
un área critica física.
Area critica geográficas (física): las áreas geográficas que son seleccionadas por los
actores claves y verificadas por el equipo de investigación donde el numero de
problemática Sociambiental ejercen una presión sobre un área geográfica determinada,
convirtiéndolo en un “área critica”, donde es necesario concentrar acciones en el marco
de planificación para lograr la solución a corto y mediano plazo de las problemática
socioambiental. (DAC, 2005)
Durante el desarrollo de los talleres y microtalleres, se decidió utilizar el enfoque de
“Pago de Servicios Ambientales”, bajo la modalidad de “Compensación Ambiental”,
donde el eje transversal de presentación y analisis fue los recursos de agua dulce
producidos y conservados por el Parque Nacional Juan Bautista Pérez Rancier. Las
50
unidades sugeridas para el analisis de “Ecología de Paisajes” y “Analisis Estratégico
Situacional” son la cuatro Cuencas Hidrográficas que conforman el paisaje hídrico del
área protegida (Rio Yuna, Rio Nizao, Rio Las Cuevas, Rio Grande del Medio). (DAC,
2005)
En las acciones participativas se utilizaron dos sistemas de consulta y validacion:
Talleres participativos: se realizaron dos talleres en los cuales fueron convocados
actores claves y miembros de las comunidades con el fin de presentar la información
producto de la información secundaria analizada, la identificación, clasificación y
priorizaciòn de áreas criticas.
Microtalleres participativas: dirigidos a comunidades identificadas como prioritarias y
grupos de actores claves, se utilizo además como instrumento de revisar las áreas criticas
temáticas y físicas a nivel de campo, es importante resaltar que el termino “microtaller” no
se refiere al numero de asistentes sino al tiempo de la actividad participativa y tema
tratado. (DAC, 2005)
Tabla 10: Matriz resumen de talleres y microtalleres para elaboración del DAC
Nombre del Taller Numero de
participantes
Lugar Fecha del
taller
Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio Las
Cuevas
Rio
Grande
del
Medio
1. Reunión con
representantes de
cabañas del Parque
Nacional Juan
Bautista Pérez
Rancier
09 Finca del Sr.
Gregorio Mora
07/04/05 X
2. Microtaller de
planificación con
empresarios y
propietarios grades
privados
19 Aqua Plástica
Santo
Domingo
12/04/05 X X
3. Microtaller de
retroalimentación
con instituciones
del estado, ONGs,
Fundaciones y
gobierno local de
Constanza.
12 Ayuntamiento
Municipal de
Constanza
15/04/05
4. Microtaller de
retroalimentación
con instituciones
del estado, ONGs,
Fundaciones,
gobierno local y
comunidades.
23 El Castillo 16/04/05 X
5. Microtaller de
retroalimentaron
con agricultores
externos (ZAM de
Constanza)
27 El Convento 17/04/05 X
Nombre del Taller Numero de
participantes
Lugar Fecha del
taller
Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio Las
Cuevas
Rio
Grande
del
Medio
6. Microtaller de 11 Casa 18/04/05 X
51
retroalimentación
con guardaparques
del PNJBPR
administrativa
Valle Nuevo
7. Microtaller de
retroalimentación
Monte Llano.
68 Escuela Monte
Llano
19/04/05 X
8. Microtaller de
presentación de
metodología para
desarrollo de
Zonificación del
PNJBPR
22 Centro de
Capacitacion
Comunitaria de
FMP El
Convento
22/04/05 X
9. Microtaller de
retroalimentación
Pinar Parejo
27 Pinar Parejo 23/04/05 X
10. Microtaller de
retroalimentación y
TDAC Las Espinas
45 Las Espinas 24/04/05 X
11. Microtaller
participativo con
miembros de
comunidades del
Castillo, Monte
Llano, La Siberia y
Pinar Parejo.
13 Oficina del
Consejo
Interinstituciona
l de Desarrollo
de Constanza
(Constanza)
16/08/05 X X
12. Microtaller
participativo con
miembros de
comunidades del
Castillo, Monte
Llano, La Siberia y
Pinar Parejo.
13 Salón de
reuniones de
Junta de
Vecinos Monte
Llano.
26/08/05 X X
13. Microtaller y
verificación de
campo de Monte
Llano.
10 Comunidad de
Monte Llano
03/09/05 X
14. Microtaller y
verificación de
campo del Castillo
y La Siberia
15 Comunidad del
Castillo
05/09/05 X
15. Taller
participativo para
presentación
preliminar de
resultados de CAM,
DAC y ECUT.
160 Comunidad del
Convento
06/09/05 X X X
16. Microtaller y
verificación de
campo del Pichón,
El Botao y El
Mecherito
09 El Pichón 14/09/05
15/09/05
X
Nombre del Taller Numero de
participantes
Lugar Fecha del
taller
Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio Las
Cuevas
Rio
Grande
del
Medio
52
17. Microtaller y
verificación de
campo La Finca y
Palmar Cana.
12 La Finca 20/09/05
21/09/05
22/09/05
X
18. Microtaller y
verificación de
campo en
construcción de la
Presa Pinalito.
05 Construcción
de Presa
Pinalito.
26/09/05 X
19. Taller de
retroalimentación
de Areas Criticas
con miembros de
comunidades de
Monte Llano, El
Castillo, La Siberia,
Pinar Parejo, El
Convento,
Constanza y
Actores Claves
institucionales.
20 Oficina del
Consejo
Interinstituciona
l de Desarrollo
de Constanza.
(Constanza).
12/10/05 X X X X
20.Taller de
retroalimentación
de Areas Criticas
con miembros de
comunidades de
Monte Llano, El
Castillo, La Siberia,
Pinar Parejo, El
Convento,
14 Oficina del
Consejo
Interinstituciona
l de Desarrollo
de Constanza.
(Constanza).
18/10/05 X X
21. Microtaller y
verificación de
campo en zona
central de Valle
Nuevo y Alto
Bandera.
04 Area central de
Valle Nuevo.
19/10/05 X
Total 538
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
En total se realizar 19 microtalleres y verificaciones de campo y 2 talleres participativos,
aglutinando a un total 538 participantes de las diferentes áreas geográficas del PNJBPR,
es importante resaltar que las acciones participativas fueron diseñas para ser
multifuncionales, debido a que se utilizaban para la captura de información de otros
estudios que se estaban desarrollando en forma paralela tales como: 1. Propuesta de
Compensación Ambiental; 2. Estudio de Capacidad de Uso de la Tierra; 3. Sondeo
de Valorización Hídrica; 4. Caracterización Socioeconomica Rápida; y 5.
Diagnostico de Capacidad de Uso Publico. Lo anterior permitió también tener una
visión más holística del territorio, debido a la diversidad y cantidad de información
colectada. Se realizaron a nivel del DAC, los ejercicios establecidos en la metodología
cuyos resultados se presentaran mas adelante. (DAC, 2005)
Un punto importante que se considero fue la participación y presencia nivel de campo en
las cuatro unidades paisajísticas seleccionadas que este caso eran las cuencas
hidrográficas, lográndose una aceptable frecuencia de participación y actividades de
verificación que pude observarse en la figura que se presenta a continuación.
53
Figura 19: Frecuencia de participación según Cuenca Hidrográfica
para acciones participativas y verificación de campo
Fuente: Elaborado por Melgar, M, 2005
Es importante considerar que para la Cuenca Hidrográfica del Rio Grande del Medio se
han realizado un mayor número de acciones participativas que en la Cuenca Hidrográfica
del Rio Yuna y Rio Nizao, pero en general se logro la colecta de información primaria
necesaria para validar la áreas temáticas y físicas identificadas a través de la fase
preparatoria (revisión de información secundaria), talleres, microtalleres y observaciones
de campo. (DAC, 2005)
54
4.2.2 Escala de acuerdo a nivel de calidad de estudio
El Diagnostico de Areas Criticas, debido a la extensión territorial de estudio (910 Km2),
durante fase preparatoria y de validación, se utilizaros hojas cartográficas 1:50,000 del
Instituto Geográfico Militar (IGM) de Republica Dominicana y Mapas Temáticos que
variaban de escala 1:25,000 a 1:100,000. La mayoría de las acciones participativas
(talleres, microtalleres y recorridos de campo), se realizaron con mapas temáticos y hojas
cartográficas escala 1:50,000. Las dimensiones de las cuatro unidades de paisaje
seleccionadas (Cuencas Hidrográficas), se descarto la Cuenca Hidrográfica del Rio
Yaque del Norte por el tamaño que abarca la cual no puede ser reflejada por la
escala del estudio, ello refiere que la nivel de estudio se realizo en forma
“Semidetallado”, aunque en algunas zonas especificas como el bloque de comunidades
que integran Monte Llano, El Castillo, La Sibera y Pinar Parejo, así como también el grupo
de propietarios individuales integrado por Tomas Villaman, Miguel Crouch, Gregorio Mora,
Julio Sepúlveda y José Delio Guzmán, se realizaron acciones de gabinete y de campo a
nivel de “elementos del paisaje” (1:5,00 a 1:25,000) .
Nivel del estudio Escala
Cartográfica
Clasificación del paisaje de las áreas
criticas identificadas
Semidetallado 1:26,000 a 1:50,000 Subpaisajes
Los mapas temáticos resultantes del DAC, se presentaran en escala 1:50,000 lo que
permitira la unificación del nivel de detalle del estudio, con la cartografía nacional y otros
sistemas de datos geográficos existentes en la Dirección de Areas Protegidas y la
Fundación Moscoso Puello. (DAC, 2005)
Figura 20: Diagrama de analisis de paisaje
Fuente: Melgar, M. 2005.
Subpaisaje de la
Cuenca
Hidrográfica del
Rio Yuna.
Subpaisaje de la
Cuenca
Hidrográfica del
Rio Nizao
Subpaisaje de la
Cuenca
Hidrográfica del
Rio Grande del
Medio
Subpaisaje de la
Cuenca
Hidrográfica del
Rio Las Cuevas.
Unidad del
Paisaje
PNJBPR
55
4.2.3 Identificación de sensibilidad ecológica de unidades paisajísticas
Al tener las cuatro unidades de paisaje determinadas y el nivel de estudio (escala), a
trabes de la revisión de información secundaria de la fase preparatoria y el cruce de
información producto de las actividades participativas, se logro determinar que al trabajar
como “unidades paisajística” las cuencas hidrográficas automáticamente se identifican
como “zonas de alta sensibilidad ecológica”, procediéndose a realizar un cuadro de
chequeo para verificar donde se identifique cuantas de las variables identificadas con alto
nivel de sensibilidad ecológica se encuentran presentes en las unidades de paisaje a
estudiar. En la tabla de frecuencia los factores identificados como positivos se presentan
con el numero uno (1), mientras que si el factor no fue identificado a nivel de la fase
preparatoria o de validacion se presenta con el numero cero (0). El total de apariciones en
las unidades de paisaje indica el grado de sensibilidad de los subpaisajes (cuencas
hidrográfica y del paisaje (PNJBPR). (DAC, 2005)
Tabla 11: Analisis de frecuencia de factores de sensibilidad ecológica por
unidad y subunidades paisajísticas
No. Factor de sensibilidad ecológica Rio
Yuna
Rio
Nizao
Rio
Las
Cueva
s
Rio
Grande
del
Medio
Total
del
PNJBR
1 Áreas inundables con suelos
aluviales periódicamente utilizados
0 0 0 0 0
2 Áreas de pendientes elevadas 1 1 1 1 4
3 Áreas morfodinámicamente activas
o potencialmente activas (cuencas
abiertas, volcanes, zonas de placas
tectonicas).
1 1 1 1 4
4 Zonas importantes de recarga,
donde la infiltración es mayor que la
escorrentía
1 1 1 1 4
5 Cursos de agua permanentes, que
abastecen poblaciones o sirvan para
riego
1 1 1 1 4
6 Cabeceras de ríos o microcuencas 1 1 1 1 4
7 Áreas con cobertura forestal y/o
bosques de galería
1 1 1 1 4
8 Áreas con sucesión secundaria
temprana
1 1 1 1 4
9 Áreas de uso actual agropecuario
con sobreuso
1 1 0 0 2
10 Agricultura semi-comercial con
tendencia a la explotación intensiva
0 0 1 1 2
11 Cultivos anuales mecanizados 1 1 1 1 4
12 Agricultura de subsistencia 1 1 1 1 4
13 Ganadería intensiva 1 1 0 0 2
Total 11 11 10 10 42
Fuente: Melgar, M, DAC 2005.
La tabla anterior nos muestra con facilidad que en las cuatro subunidades de paisaje y en
general el PNJBPR se puede considerar como un área con alta “sensibilidad
56
ecológica”, debido como se ha indicado anteriormente a encontrarse en una zona de
colecta, filtrado, almacenaje y producción de agua, por medio de las cuatro cuencas
hidrográficas estudiadas. Conjugado además por las diversas acciones antropicas que
generan presión sobre los recursos naturales presentes en el área protegida como son las
actividades socioproductivas dirigidas a la agricultura comercial, de subsistencia y
ganadería intensiva (y extensiva).
La tabla también muestra que no existe una marcada diferencia entre el grado de
sensibilidad entre cada una de las unidades de paisaje (cuencas hidrográficas), lo que no
permite diferenciar o priorizar a este nivel las “áreas criticas” temáticas o geográficas,
debiendo de reducir la escala geográfica a “elementos de paisaje” como lo son las
microcuencas, comunidades (o grupo de comunidades) o fincas individuales. Los
resultados anteriores validan el marco deductivo surgido durante la fase de preparación
del estudio en el cual se plantea que las “áreas criticas” geográficas deberán de evaluarse
a una escala inferior que la de las “cuencas hidrográfica” habiéndose consignado a las
“comunidades” como la mejores unidades (o elementos) a evaluar. (DAC, 2005)
4.2.4 Diagnóstico participativo determinación de áreas críticas de manejo
La segunda herramienta (instrumento) utilizado para el desarrollo del Diagnostico de
Areas Criticas se basa en el “Analisis Estratégico Situacional” (AES), la cual utiliza
para el analisis tres variables o factores a consignar los cuales se presentan y
conceptualizan en la siguiente tabla:
Tabla 12: Variables del a evaluar en el Analisis Estratégico Situacional (AES)
No. Variables AES Descripción
1Condicionantes Son los elementos que caracterizan la situación y condicionan
la acción, es decir, condiciones físicas y naturales del medio
ambiente, determinantes legales, compromisos, obligaciones
con consecuencias para el desarrollo físico, limitaciones o
restricciones que deben ser considerados en la planificación.
2Deficiencias Caracterizadas por problemas, debilidades y amenazas
provenientes de diferentes factores, tales como: recursos
naturales o contaminación ambiental, efectos que causan
peligro para el AP y las comunidades, que afectan
negativamente el medio ambiente y que normalmente
demandan inversiones y generalmente acciones concretas
para ser superados o eliminados.
3Potencialidades son los elementos, oportunidades o fortalezas y sugerencias
que sirven para mejorar la situación en general, tales como,
manejo de los recursos naturales, fuentes de financiamientos,
reservas de terrenos para áreas naturales o ventajas de
localización, es decir, todo lo que este a disposición del
municipio para ser incorporado adecuadamente al desarrollo
y que debe ser protegido contra el sobre uso o explotación.
Estos determinan los tres ejes de análisis.
Fuente: Modificado por Melgar, M, 2005, de Metodología DAC 2002.
Se debe resaltar que a pesar de haberse identificado las tres variables del AES, no
se profundizara en el DAC los resultados de las “potencialidades” los cuales serán
analizadazos a profundidad en el “Diagnostico de Capacidad de Uso Publico”
57
(DCUP) el cual es parte del “Kit de estudios técnicos” del Plan de Manejo del
PNJBPR.
A través de la información secundaria producto de la fase preparatoria” se estableció
una primera lista de “áreas criticas temáticas y como lo indica la metodología (punto 3 del
presente documento), se utilizo en los microtalleres y talleres participativos el sistema
“metaplan” para la identificación y priorizaciòn de las “áreas criticas”. Para su posterior
identificación geográfica a través de mapas temáticos escala 1:50,000, facilitados en
formato digital e impreso por la “Fundación Moscoso Puello”. Los mapas utilizados
para la identificación de las áreas críticas físicas, se presentan a continuación.
Figura 21: Compendio de mapas temáticos utilizados para la identificación
de áreas criticas temáticas y físicas
4.2.4.1 Areas críticas temáticas identificadas
A través de la información secundaria colectada en la fase preparatoria, se lograron
establecer una serie de “áreas críticas” que posteriormente fueron presentadas en la
1. Mapa de Comunidades Internas del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier.
2. Mapa de Objetos de Conservación del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier.
3. Mapa Cuencas Hidrográficas del Parque
Nacional Juan Bautista Pérez Rancier.
4. Mapa de Cobertura y Uso del Parque Nacional
Juan Bautista Pérez Rancier.
58
serie de talleres y microtalleres, con el fin de ser validadas o descartadas, es importante
establecer, que el analisis de áreas criticas temáticas se dividieron en las tres variables
que el AES establece para su análisis. A continuación se presentan la tablas resúmenes
de las áreas criticas temáticas identificas a nivel de condicionantes, deficiencias y
potencialidades, a partir de ellas se generara la matriz de identificación y priorización de
las áreas criticas temáticas que afectan cada unidad de paisaje (cuenca hidrográfica) del
PNJBR. Se debe considerar en analisis que un área criticas puede ser considerada
como condicionante, deficiencias y potencialidad, dependiendo la percepción del
investigador o actores locales.
Tabla 13: Análisis de las condicionantes
No. Condicionantes Análisis
1Plantaciones forestales
con especies exóticas.
Existe una serie de plantaciones con especies exóticas,
principalmente de Pinus caribeae y otras especies de
flora que pueden afectar la biodiversidad del AP.
2
Deforestación en la
zona de
amortiguamiento
Cada año la presión sobre los bosques de las zonas
aledañas al PNJBPR y con estas acciones la
biodiversidad se está quedando desprotegida y se
limita a concentrarse en la zona interna del parque
ocasionando problemas de desmejora genética que
están eliminando poco a poco los corredores
biológicos.
3Erosión
La erosión que se está ocasionando en la parte alta del
parque nacional es un peligro para tanto para la zona
alta y baja del parque, los estudios desarrollados por
JICA 2002, establecen en la Cuencas de Rio las
Cuevas y Grande del Medio un total de 12 cárcavas
catalogadas como grave.
4 Agricultura en laderas
fuera dentro del Parque
y avance de frontera
agrícola
Por la topografía muy accidentada en toda la zona,
sumado la forma de cultivar sin una base técnica en la
mayoría de los casos ocasiona el aumento de la
erosión y por ende el empobrecimiento de los suelos.
Este es un problema prioritario que debe contemplarse
en las acciones a realizar en el futuro.
5 Cárcavas
Existen doce (12) cárcavas dentro del PNJBPR
específicamente en las cuencas hidrográficas del Rio
las Cuevas y Rio Grande del Medio
6 Comunidades internas
y externas
Las que se encuentra dentro del parque aun estando
regidas por los reglamentos de este, ocasionan un
impacto negativo al área protegida. Las comunidades
de la zona de amortiguamiento por no estar regidas por
ninguna ley especial, ocasionan efectivos negativos
sobre los recursos naturales, en las cuencas del Rio
Nizao y Yuna son acusadas de ser las responsables de
la extracción ilícita de madera.
No. Condicionantes Análisis
59
7Alto banderas
La zona denominada “alto banderas” a pesar de uso
restrictivo, específicamente para la colocación y
mantenimiento de antenas de telecomunica, se estiman
que hoy en día existen 200 antenas en la zona.
8Caminos o veredas
Existen una serie de veredas por toda la parte baja,
media y algunas en la parte alta del parque que cruzan
el bosque en su totalidad y permiten el acceso de
cazadores, turistas clandestinos, personas de
comunidades internas o de afuera que entran al parque
a cazar o extraer recursos como leña, hongos
comestibles plantas medicinales entre otros y al mismo
tiempo permite que se vaya erosionando ese suelo
aunque en algunos casos sirva para acceder al sitio de
incendios para poder sofocarlos.
9 Ganadería extensiva
La vocación de los suelos de la zona del área protegida
no es apta para la ganadería, ya que se encuentran en
zonas con pendientes muy pronunciadas, sin embargo,
son utilizadas para ese fin sin dar ningún tipo de
manejo.
10 Turismo
A pesa que la afluencia de turista no es masiva, el no
contar con áreas especificas y un programa adecuado
el impacto en especial por el mal manejo de desechos
sólidos es alto.
11 Cabeceras de cuencas
En el PNJBPR existen 472 nacimientos de ríos, por lo
que para cualquier acción positiva o negativa de
manejo se convierte en un condicionante a ser
considerado.
12 Falta de drenaje
adecuado
Generalmente en la zona baja del área protegida, por
ser suelos planos y estar al borde de ríos sufren
inundación pero esta situación la agravan las malas
prácticas agrícolas en la zona alta y el mal manejo de
los suelos.
13 Suelos frágiles
Los suelos de la parte alta de área protegida son muy
frágiles y por lo tanto cualquier tipo de disturbio al suelo
puede ocasionar erosiones muy graves.
14 Tenencia de la tierra
A nivel de la información secundaria y primaria
colectada, se puede establecer que la tenencia de la
tierra dentro del PNJBPR es una de las condicionantes
con mayor incidencia sobre la conservación y manejo
de los recursos naturales dentro del área protegida.
15 Sedimentación
Por la construcción de calles mal diseñadas en el
PNJBRPR y su zona de amortiguamiento, sumado la
practica de cultivos limpios que existen en la zona y la
ganadería en las partes altas ocasiona sedimentación
en los ríos y parte bajas de la Montaña lo que ocasiona
cambios en la estructura de los suelos y pérdidas en la
cultivos de esas zonas bajas
No. Condicionantes Análisis
60
16 Incendios Forestales
Principalmente en la época seca son un serio problema
en el área, porque degradan la biodiversidad de
especies vegetales y animales. Estos son provocados
en algunos casos por personas que viven dentro del
área pero en su mayoría los provocan personas que
viven fuera que en muchos casos son los mismos
cazadores.
17 Reducción de caudales
Los estudios realizados por JICA para las cuencas
hidrográficas de Rio Las Cuevas y Grande del medio
reporta un reducción del caudal en los últimos 20 años
en un 20 %, lo cual afecta directamente sobre la
producción hidroeléctrica, agua para riego y toma de
agua para consumo humano.
18 Cacería
A pesar que la mayoría de la cacería se concentra en
especies exóticas (cerdo cimarrón y conejo
introducido), las acciones colaterales han provocado
incendios, triíllos que facilitan el acceso a monteadores
de madera y afectando en ocasiones a la avifauna
presente en el área protegida.
19 Red antenas de
telecomunicaron
Las antenas de telecomunicación afectan visualmente
el paisaje del PNJBPR, como además el manejo de las
misma promueven la contaminación por lubricantes y
combustibles de las plantas eléctricas necesarias para
su funcionamiento y desechos sólidos del personal de
mantenimiento y protección.
20 Estructuras de
conservación de suelos
Existen estructuras de protección de cárcavas que han
dado vida al parque por mucho tiempo pero necesitan
ampliarse a otras áreas.
21 Basureros
Cada una de las 20 comunidades, zona administrativa
y de telecomunicación (Alto banderas) existen
basureros clandestinos, solamente en la comunidad de
Monte Llano se pudieron identificar 6 basureros de
grandes proporciones y en la zona de Alto Banderas un
basurero de mas de 20 años de uso.
22 Polcigas
Esta explotación contamina el medio ambiente con
malos olores y ocasiona un impacto visual a las
personas que transitan por esa zona y hasta el
momento no se han tomado acciones al respecto.
23 Apertura de calles en
zonas aledañas
Se han iniciado la construcción de caminos primarios y
secundarios en zonas aledañas al PNJBPR que
pudiera ocasionar serios daños a los recursos
naturales, tal es caso de la ruta de acceso hacia la
construcción de la “Presa Pinalito” y la nueva ruta
Bonao – Constanza.
24 Sitios de extracción de
agua
La mayoría de las fuentes de agua están siendo
utilizadas por las comunidades tanto internas como
externas, además estas para no perder la rota de las
cañerías hacer brechas y estas a la ves posteriormente
se hacen veredas aumenta la erosión de los suelos.
Tabla 14: Análisis de las deficiencias
61
No. Deficiencias Análisis
1 Comunidades internas
Estas por estar ubicadas dentro del parque, son las
causantes de una serie de problemas relacionados con
el medio ambiente en general además de estar ubicadas
en zonas muy delicadas y de no existir voluntad política
para reubicarlas.
2 Construcción de la
Presa Hidroeléctrica
Pinalito
El impacto que la construcción esta causando
paisajísticamente y sobre los recursos forestales de la
zona es alta, además en la zona de amortiguamiento
atraídos por la “plusvalía” de los terrenos se estan
realizando una serie de adquisiciones y proyectos
urbanísticos que afectaran a mediano plazo el área
protegida.
3 Plantaciones forestales
Estas no proporcionan un ambiente óptimo para el
desarrollo de la fauna existente en la zona por no
proporcionar alimento que estos necesitan además de no
poder darles un manejo adecuado.
4 Falta de un Plan de
Manejo
Al existir un plan de manejo muchas de estas
condiciones que hacen ser criticas no lo son por existir
un ordenamiento de todas las acciones y encaminadas a
conservar la biodiversidad..
5 Mal manejo de la
cuenca del ríos
Cada comunidad de las que habitan dentro del PNJBPR,
afectan directamente las cuencas hidrográficas
existentes en el área protegida, a pesar del valor
económico a través de la producción de energía
hidroeléctrica, irrigación agrícola y toma de agua para
consumo humano se han hecho poco esfuerzo para el
desarrollo de proyectos a nivel de cuencas hidrográfica,
a pesar que existe un Plan de Manejo de la Cuenca
Hidrográfica Yaque del Sur, donde se encuentran las
Cuencas Hidrográficas de los Ríos Las Cuevas y Rio
Grande del Medio.
6 Incendios provocados
Durante la estación seca se provocan una serie de
incendios por las personas que habitan dentro y fuera de
las comunidades y no existe un equipo adecuado para el
control de estos.
7 Falta de asistencia
técnica
Debería de existir un plan de asistencia técnica para las
comunidades internas y externas del AP, se incremente
el grado de impacto provocado por las actividades
socioproductivas
8 Cacería
A pesar que la mayoría de la cacería se concentra en
especies exóticas (cerdo cimarrón y conejo introducido),
las acciones colaterales han provocado incendios, trillos
que facilitan el acceso a monteadores de madera y
afectando en ocasiones a la avifauna presente en el área
protegida.
62
No. Deficiencias Análisis
9 Falta de ordenamiento
territorial
No existe un ordenamiento territorial y está vinculado al
manejo de cuencas, comunidades, municipios y
provincias, el “ordenamiento territorial” interno y en la
zona de amortiguamiento (influencia) es clave para
lograr un mejor nivel de desarrollo adecuado para el área
protegida y sus unidades de manejo.
10 Mantenimiento
inadecuado de caminos
A los caminos vecinales se les da muy poco
mantenimiento en parte por ser un área con muchas
restricciones y no permite ejercer impacto sobre el
PNJBPR. Es reconocido que el 42 % de la erosion y
erodabilidad que contribuye a la sedimentación de
cauces de ríos, represas naturales (lagos y lagunas) y
artificiales (presas de riego e hidroeléctricas) es causada
por el mal diseño y mantenimiento de caminos rurales.
11 Practicas agrícolas
inadecuadas
Por la topografía muy accidentada en toda la zona,
sumado la forma de cultivar sin una base técnica en la
mayoría de los casos ocasiona el aumento de la erosión
y por ende el empobrecimiento de los suelos.
12 Deforestación
Generalmente en los bosques de pino occidental y
extracción de maderas preciosas como el ébano verde,
se practica muy a menudo sin ningún control de estas.
13 Ganadería extensiva
La vocación de los suelos de la zona del área protegida
no es apta para la ganadería, ya que se encuentran en
zonas con pendientes muy pronunciadas, sin embargo,
son utilizadas para ese fin sin dar ningún tipo de manejo.
14 Cárcavas
Existe un desprendimiento del cerro Miramundo y otras
que necesitan tratamiento dentro del parque pero ese
problema es mas grave fuera del parque ya que no
existe ningún tipo de tratamiento por parte de los
propietarios de los terrenos; esto se suma también al
poco apoyo institucional para tratar ese problema.
15 Sitios de extracción de
agua
La mayoría de las fuentes de agua están siendo
utilizadas por las comunidades tanto internas como
externas, además estas para no perder la rota de las
cañerías hacer brechas y estas a la ves posteriormente
se hacen veredas aumenta la erosión de los suelos.
16 Red antenas de
telecomunicaron
Las antenas de telecomunicación afectan visualmente el
paisaje del PNJBPR, como además el