El desafío de la mujer en la responsabilidad social empresarial

La RSE es la cara humana de los negocios.

“En este siglo la sociedad no tolerará a empresas que no tomen en serio la Responsabilidad Social Empresarial, pero eventualmente beneficiará a las empresas que sí lo hagan” (C.Michael Armstrong,Charman & CEO, AT&T).

Se identifica a la Responsabilidad Social Empresarial como el impacto total de la empresa en la sociedad. Es un compromiso, tanto económico, social, medioambiental y de respeto a los derechos humanos, que adopta una empresa y que constituye un valor añadido al cumplimiento de sus obligaciones legales.

Tiene que ver con la relación con los empleados, con los clientes, con los proveedores, con los socios, con el entorno social, que debe ser auténtica, abierta, honesta y franca.

La Responsabilidad Social Empresarial es una estrategia desde el momento que mejora nuestra reputación y ganamos la confianza de nuestros trabajadores y de las personas que viven en nuestro entorno: la gente sabe muy bien, por ejemplo, lo que significa esta tienda y lo que significa esta otra, y cuando tiene la opción de elegir, muy a menudo le compran a quien considera un buen vecino que está involucrado con la sociedad y motivado a contribuir.

Los valores que aportan las mujeres al trabajo son únicos y entre ellos reconocemos: empatía, generosidad, fraternidad, servicio. Estas cualidades, con imaginación y creatividad, se traducen en prácticas responsables y sostenibles.

¿Con qué acciones podemos contribuir?

Hay diversas iniciativas, particularmente medioambientales que reducen gastos e improductividad, por ejemplo aquellas que apuntan a la optimización de la capacidad energética y prácticas de reciclaje.

En el área laboral, iniciativas de salud, bienestar, conciliación de la vida laboral y familiar, igualdad de oportunidades y formación.

En el área social, donaciones en dinero o en especie a instituciones sociales, patrocinio de actividades deportivas, de ocio e inserción de ciudadanos con minusvalías.

Estos son sólo algunos pocos ejemplos. En una época de dificultades como la actual, las buenas prácticas ligadas a la Responsabilidad Social Empresarial pueden suponer una oportunidad para rentabilizar los esfuerzos que se realizan en ese sentido y una vía muy interesante para diferenciarse de sus competidores.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Diano Pucci Candida. (2012, septiembre 5). El desafío de la mujer en la responsabilidad social empresarial. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/desafio-mujer-responsabildiad-social-empresarial/
Diano Pucci, Candida. "El desafío de la mujer en la responsabilidad social empresarial". GestioPolis. 5 septiembre 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/desafio-mujer-responsabildiad-social-empresarial/>.
Diano Pucci, Candida. "El desafío de la mujer en la responsabilidad social empresarial". GestioPolis. septiembre 5, 2012. Consultado el 22 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/desafio-mujer-responsabildiad-social-empresarial/.
Diano Pucci, Candida. El desafío de la mujer en la responsabilidad social empresarial [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/desafio-mujer-responsabildiad-social-empresarial/> [Citado el 22 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 8364994@N02 en Flickr
DACJ