Cooperativas de trabajo. Opción para Argentina

  • Economía
  • 6 minutos de lectura

La realidad de la desocupación, la subocupación y del trabajo en negro e informal, es toda una oportunidad para impulsar auténticas cooperativas de trabajo.

Además, las oportunidades de los sectores: calzado, agrícola, textil, forestal, apicultura, turismo, basura (recolección, tratamiento, clasificación, reciclado, enterramiento, etc.), seguridad (guardias manzaneros, rejas, cercas, alarmas, sirenas colectivas, patrullas rurales), minero, pesca, vivienda, educación (rural, a distancia, personalizada, particular) entre otros y, la mejor instrumentación del programa oficial “manos a la obra”, ameritan y refuerzan la idea y la propuesta de la creación de nuevas cooperativas de trabajo así como la reconversión y consolidación de las auténticas actuales.

Estas cooperativas han de precisar, alianzas de ciudadanos iterativos, personas-agentes racionales (SEN), uniones solidarias, estratégicas, situacionales y prospectivas duraderas.

Es que cada cooperativa de trabajo auténticamente lograda, puede ser una solución para la vulnerabilidad laboral actual así como para las potencialidades insinuadas y aquellas probables ineficiencias-externalidades económicas que el escenario descripto propone.

Por eso se reitera el concepto de “auténticas” ya que esto supone la pureza de cada cooperativa que será tal cual sea su fidelidad a los principios y al profundo espíritu cooperativo.

Esta Administración Nacional a través del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Artículos, 99, 100 y CC. Ley Nº 20.337), ha resuelto simplificar los trámites de las cooperativas de trabajo para la industria y la construcción de viviendas así como eliminar el arancelamiento a tales cooperativas, (Resoluciones INAES Nros. 2038 y 3334/03, respectivamente).

Igualmente se ha previsto eliminar toda gabela actual sobre las cooperativas, Vg., sea el impuesto a las ganancias, sea el tratamiento de monotributistas eventuales a los asociados en cooperativas de trabajo independiente, sea el impuesto al valor agregado, así como recuperar al menos, el destino educativo y pedagógico del impuesto distorsivo a los capitales cooperativos (Ley 23.427).

En otro orden de cosas y concomitantemente, creemos también plausible armonizar nuestra legislación cooperativa en el Cono Sud, (Ley 24.578).

Brasil en su propia Constitución Federal da un fuerte impulso a las cooperativas (véase artículos: 5º XVIII, 174 inc. 2º y cc.) en tanto Chile está orientando de modo interesante –que seguimos- los propósitos de una cooperativa de trabajo.

Por su parte, podemos definir a una cooperativa de trabajo como aquella que tiene como objeto especifico dedicarse a la producción o transformación de bienes, y/o prestar servicios a terceros, sin fines de lucro, mediante el trabajo independiente y mancomunado de sus asociados no sólo en los rubros que nosotros señalamos como oportunidades sino también en materia, Vg., de consultoras, artesanos, capacitación docente cooperativa, etc.

Así, desde esta nueva mirada, una cooperativa de esta clase, busca trabajo independiente en primer lugar para sus asociados pero, agotada o menguada la capacidad de éstos, también podrá:

  1. Contratar por cuenta propia las actividades conducentes al logro de su objetivo, en términos de brindar servicios a terceros que posibiliten el cumplimiento de sus finalidades de desarrollo socioeconómico, empresarial y laboral.
  2. Efectuar por cuenta propia o ajena, la elaboración, importación, exportación y la distribución de los productos y servicios a que se orientan sus actividades; y de los insumos, materiales fungibles y no fungibles, tangibles e intangibles, materias primas, equipos y demás bienes necesarios, accesorios o complementarios a ella.
  3. Producir mediante el trabajo autónomo en común de sus asociados, los antecedentes, estudios e investigaciones que el mercado al cual la cooperativa está orientada requiera para la mejor ejecución de sus programas y proyectos, es decir, de su objeto, teniéndose muy presente el plan estratégico administrativo y ambiental del pueblo, ciudad o zona rural en que se inserte.
  4. Contratar la realización de cursos, charlas, seminarios, estudios y en general actividades de capacitación y educación continua para sus asociados, consejeros, síndicos, auditores, personas, empresas y organizaciones a las cuales la cooperativa orienta sus actividades.
  5. Estimular la capacitación, unidad y cohesión de los asociados para lograr así elevar su nivel participativo, organizativo, económico, social y cultural, todo fundado en el espíritu de solidaridad y de práctica de la cooperación mutua.
  6. Perfeccionar la gestión cooperativa aplicando normas y procedimientos tendientes a lograr su funcionamiento como una empresa de servicios, económica y socialmente eficiente en su capacidad de generar excedentes a sus asociados y beneficios a toda la comunidad circundante, (artículos: 2, 42 inc. 2º, 5º b) y cc., Ley 20.337).
  7. Fomentar el empleo de modernas tecnologías que conduzcan al incremento de la producción, de la productividad, de la competitividad y a la inserción dinámica en los mercados nacionales e internacionales.
  8. Proporcionar servicios de educación, difusión, formación técnica, administrativa y económica a sus consejeros, síndicos, auditores, asociados y terceros; Resol. INAES Nº 935/03.
  9. Incorporar la cooperativa a la ejecución de programas de desarrollo productivo, Vg., el programa del Poder Ejecutivo Nacional “manos a la obra”; programas locales o regionales que beneficien a sus asociados y/o a la comunidad.
  10. Asumir la defensa y protección de los recursos naturales que estén en su ámbito de responsabilidad, asegurando su preservación y desarrollo.
  11. Celebrar toda clase de actos y contratos sobre bienes raíces y muebles, con el objeto de facilitar su uso y aprovechamiento por parte de sus asociados.
  12. Adquirir para sí o para distribuir entre sus asociados, alimentos, vestido, medicamentos, útiles escolares así como equipos o implementos necesarios para el desarrollo de sus labores productivas y técnicas.
  13. Diseñar y ejecutar programas de capacitación continua, reconversión permanente y formación que proporcionen a los asociados y a sus familias, conocimientos que propendan a su desarrollo personal, el incremento de su capacidad como productor, a la educación para el consumo y al tratamiento más cuidadoso posible del medioambiente.
  14. Propender a la integración temprana y plena del joven y de la mujer a la organización cooperativa como asimismo la creación de programas productivos o de servicios específicos, actividades socio-culturales, deportivas, etc.
  15. Contratar créditos con entidades preferentemente cooperativas (véase Ley 25.782), privadas, publicas, fiscales, semifiscales o de administración autónoma, o de cooperación internacional, con el objeto de propender al desarrollo, mejoramiento y ampliación de sus actividades o para suministrar a los asociados apoyos financieros o ayudas económicas destinados exclusivamente al fomento, modernización y desarrollo de las tareas que constituyen su objeto
  16. Establecer relaciones con otras cooperativas u organismos de productores para elaborar y formular propuestas programáticas tendientes a planificar el uso de los recursos destinados a la producción para contribuir y hacer posible un desarrollo laboral armónico y equilibrado a nivel local (municipal, comunal e ínter comunal), alcanzar economías de escala y conformar alianzas estratégicas y situacionales, según cada caso en particular.
  17. Cada asociado deberá aportar a un “banco de ideas y oportunidades” proyectos, necesidades, ofertas, demandas, información disponible en periódicos e Internet, datos de idóneos, de oficios y destrezas, etc., existentes en cada persona y/o familia en el perímetro circundante a su domicilio.
  18. En cuanto sea posible, editar un boletín cooperativo funcional a todo lo expuesto pero que además, informe la oferta cooperativa, sus necesidades y proyección.
  19. Las empresas comerciales y el Estado podrán tercerizar en estas cooperativas de trabajo, abaratando aportes jubilatorios, obras sociales y otros impuestos o cargas laborales actuales, todo lo cual se verá recompensado por las nuevas fuentes de trabajo independiente brindadas por estas cooperativas, el descenso de los índices de desocupación, subocupación, trabajo en negro e informal, una mejora en la ecuación fiscal así como la disuasión de “abusos patronales” con empleados, con su posición dominante, con el Estado y con la sociedad.
  20. Estas cooperativas no solo recuperarán la alegría y familiaridad en el trabajo sino que han de dignificar y reposicionar el trabajo independiente, que también está latente en tantos desocupados, subocupados, etc., promoviendo simultáneamente sinergias y tensegridades nuevas a favor de facilitar el desarrollo humano (Art. 75 inc. 19 y cc. C.N.).
  21. Genuinas cooperativas de esta envergadura, generarán nuevos empresarios y, consecuentemente, nuevas empresas.
  22. Efectivamente, los asociados de estas cooperativas pueden también mañana ser microempresarios, partiendo de la experiencia y los logros del autoempleo cooperativo.

Estas y otras medidas afines y complementarias son imprescindibles para una autentica cooperativa de hoy como, asimismo, dejar sin efecto rápidamente tanto el Decreto Nº 2015/94 del Poder Ejecutivo Nacional y la Resolución Nº 183/92 del entonces Instituto Nacional de Acción Cooperativa, INAC., expresiones y manifestaciones legales que sólo pusieron en evidencia la ignorancia, incapacidad e impotencia oficial en general y de los Órganos de control Cooperativo en particular sobre el cooperativismo del trabajo, o bien debemos pensar, fueron instrumentos de la sobreactuación del neoliberalismo que sutilmente perseguía terminar con estas cooperativas permitiendo su utilización, como burda compraventa de fuerzas humanas del trabajo en el gran mercado que trajo la sobreactuación del neoliberalismo y su espíritu de la época de los 90`

A modo conclusivo, de este modo y con estilo cooperativo, podemos generar, incitar y conducir esfuerzos y energías argentinos, organizaciones viables y duraderas imitables, movilidad social ascendente y la promoción de los sectores más vulnerables de la comunidad nacional.

Debe advertirse ahora que, en toda la propuesta, en la constitución y funcionamiento de cada cooperativa de trabajo, tendrán un rol esencial tanto la educación cooperativa productiva (Leyes 16.583, 23.427 y Decreto PEN 1171/03), los órganos oficiales de promoción y control cooperativo así como las federaciones pertinentes.

Finalmente, lo bueno y lo cierto de todo esto es que disponemos de esta posibilidad –quizá inadvertida- de aportar, cooperativa y concretamente, a la cultura del trabajo y de la producción, a la recuperación y a la restauración nacional.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Bertossi Roberto F.. (2004, febrero 11). Cooperativas de trabajo. Opción para Argentina. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/cooperativas-trabajo-opcion-para-argentina/
Bertossi, Roberto F.. "Cooperativas de trabajo. Opción para Argentina". GestioPolis. 11 febrero 2004. Web. <https://www.gestiopolis.com/cooperativas-trabajo-opcion-para-argentina/>.
Bertossi, Roberto F.. "Cooperativas de trabajo. Opción para Argentina". GestioPolis. febrero 11, 2004. Consultado el 20 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/cooperativas-trabajo-opcion-para-argentina/.
Bertossi, Roberto F.. Cooperativas de trabajo. Opción para Argentina [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/cooperativas-trabajo-opcion-para-argentina/> [Citado el 20 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de blmurch en Flickr
DACJ