Contabilidad socioeconómica y problemática ambiental

INTRODUCCIÓN

En las últimas décadas, el crecimiento económico de los países de América Latina se ha encerrado en un conjunto de restricciones, condiciones  estructurales y concepciones gubernamentales que dejaron un marcado rastro de imperfecciones e inestabilidades en las economías, estas llevaron a una crisis a principios de los años ochenta de carácter nacional, de relaciones internacionales y de concepciones políticas, que dieron pie para que  los gobiernos empezaran a replantear el papel frente a sus economías, y a formular nuevas políticas que se acoplaran al nuevo orden mundial para así asegurar y consolidar sus estructuras productivas.

Pero estas políticas no fueron implantadas solo para tratar de responder a los problemas económicos, responden también a la necesidad de tratar de solucionar otros flagelos que los azotan como la desigualdad social, la pobreza, la polarización de ingreso, el desempleo y la problemática ambiental entre otros[1], obstáculos que producen daños que van mas allá del aspecto económico, que afectan la calidad de vida colectiva, la estabilidad de las instituciones y la legitimación de la democracia. Se podría decir que de un problema económico, se pueden producir otros con efectos no económicos de gran magnitud.

Siendo estas las condiciones que han alterado la dinámica económica y social de la región cabe preguntarse, si el insuficiente progreso de estos países contrasta con la magnitud de los cambios que han tenido sus políticas económicas y sociales y si dichas políticas han aminorado las desigualdades sociales, la pobreza, la polarización del ingreso, la problemática ambiental, la explosión demográfica y muchos otros flagelos que en la actualidad surgen del arraigado cambio que presentan estas sociedades por la necesidad que se presenta de un desarrollo permanente de las condiciones económicas, políticas y sociales.

El objetivo de este ensayo es establecer los efectos de la problemática social que se ha venido desarrollando en América Latina durante la última década, por todo un conjunto de factores que han llevado a la mayoría de los países a implementar diferentes políticas y estrategias para la consecución de sus metas, a nivel micro y macro, que han afectado de una manera significativa los procesos de relación que se presentan en la colectividad de cada uno de ellos, entre estos podemos denotar un elevado aumento en la polarización del ingreso, aumento de la pobreza, una explosión demográfica creciente, un deterioro del medio ambiente y muchas otras que en la actualidad son de vital importancia para el desarrollo y crecimiento de una comunidad.

También se debe tener en cuenta la metodología de evaluar y revelar las formas en las que se miden los impactos de cada uno de los actores principales de la problemática, ya que al tratar de solucionar estos impactos frente a la sociedad y al entorno que lo circunda, por ser estos parte de una colectividad y que de una u otra manera interfieren en los procesos de su consolidación como tal, estarán en la obligación de responder frente a esta por los actos que contra ella cometan.

Después de haber establecido esta relación, se pretende establecer el impacto que han tenido las políticas sobre el medio que nos rodea, y si este crecimiento que se pretende obtener con tales reformas son “sostenibles” por la sociedad, tomando como base para esto los diferentes instrumentos y estrategias para el control y protección ambiental, así como la medición de estos. 

CONCEPTUALIZACIÓN

MALESTARES HISTÓRICOS 

En América Latina se encuentra una larga lista de problemas que se han venido fortaleciendo y evidenciando en las estructuras económicas negativamente, afectando directamente a todos los sectores de la región, marcando así una gran estructura de rigideces y deformaciones, que han llevado a un deterioro de todas las áreas y vías productivas de dichos países.

Estas deformaciones y rigideces según Ugo Pipitone son principalmente: “el dualismo sectorial y territorial que caracteriza a gran parte de las economías regionales; el desempleo, pero sobretodo el subempleo crónico de amplios sectores de la población económicamente activa; la elevada polarización del ingreso que contribuye a segmentar las estructuras productivas y a impedir economías de escala adecuadas para muchas empresas; la insuficiente consolidación de administraciones públicas eficaces y depositarias de amplios márgenes de legitimación social; el uso de tecnologías “fuera de línea” respecto a los niveles a los precios relativos nacionales; la periódica fragilidad de las cuentas externas excesivamente dependientes de exportaciones de bienes con escasa elasticidad ingreso en su demanda internacional y la crónica deficiencia de ahorro interno que vuelve a la región en exceso dependiente del flujo de capitales externos”.

Debido a estos problemas los países latinoamericanos presentan un atraso frente a otras economías ya que al tener deficiencias constitutivas tan amplias, pagaron costos muy elevados en términos estructurales, estancamiento tecnológico y debilidad de las conexiones dinámicas entre los agentes sociales, productivos y políticos[2]. 

CRECIMIENTO ECONÓMICO Y DISTRIBUCIÓN DEL INGRESO 

Un aspecto de gran relevancia y que es importante mencionar es la relación que se presenta entre el crecimiento de estos países y la elevada polarización del ingreso, en el informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de 1998 se hace un paralelo de la situación latinoamericana de hace veinte años con la situación actual,  y se ha concluido que se ha producido un inmenso retroceso en las condiciones de vida de la población, y citando a Federico García Morales “esta situación ha conducido paralelamente a una fuerte polarización entre ricos muy ricos y pobres muy pobres. Una construcción que no sería un defecto en los modelos económicos en aplicación (algunos lo ven como virtud), si no contuviera motivos desestabilizantes[3].

Desde otro punto de vista (Leylany) plantea que “la alta concentración del ingreso en América Latina está asociada a su estado de desarrollo y a las características de su dotación de recursos naturales”. Desde este punto de vista  se puede decir que frente al grado de desarrollo la eficiencia económica de un país se presenta como la adición de varios elementos entre las empresas, instituciones públicas, estructuras educativas, instancias políticas, centros de investigación científica y las múltiples interacciones que entre ellas se presenten[4].

La alta desigualdad de los países latinoamericanos puede ser un gran impedimento  para desarrollarse y es posible actuar sobre sus causas para lograr un círculo fuerte de equidad y desarrollo, niveles de educación mayores y mejor distribuidos que equivalen a mayor igualdad de oportunidades, altos niveles de acumulación de capital significan competencia y usos productivos para la capacidad laboral, tasas moderadas de expansión demográfica que representan mejores posibilidades de participación para la mujer y de educación para los niños, y por consiguiente fuentes más amplias y más sólidas de generación de ingresos para las generaciones presentes y futuras, tasas elevadas de urbanización implican mayores economías de escala y especialización en el campo y en la ciudad y mejores niveles de vida promedio, niveles altos de formalización traen consigo mayor productividad laboral y mecanismos más amplios de protección de los trabajadores, Pero estas dimensiones del desarrollo no avanzan necesariamente en forma acompasada, ni son el resultado espontáneo del crecimiento económico, en cada una de estas dimensiones hay grandes diferencias entre países de un mismo nivel de ingreso per- cápita, incluso entre aquellos que comparten una historia común y dotaciones de recursos semejantes. Y algunas de estas dimensiones tienen una dinámica propia, relacionada sólo en forma parcial con otros aspectos del desarrollo o del crecimiento económico[5].

POBREZA Y DESIGUALDAD

Este es uno de los aspectos en los que se debe hacer un gran énfasis, ya que este problema viene en crecimiento en todos los paises latinoamericanos, y es el que enfrenta la problemática social y la responsabilidad de los entes gubernamentales frente a la sociedad. En el informe del BID y el de la CEPAL de 1997, se trata este aspecto de forma extensa, y relaciona algunas causas, consecuencias, repercusiones y nuevas formas de implementar frentes para la reducción de esta desgracia que azota a las sociedades. En estos informes se destacan los siguientes aspectos: 

  • “La “década perdida” fue un período de marcado deterioro en materia de pobreza en América Latina. La región retrocedió en este terreno, en 1990 sus niveles de pobreza eran superiores incluso a los existentes a comienzos de los años setenta. En los noventa, por el contrario, la recuperación del crecimiento económico ha impulsado una importante mejoría en esos indicadores, aunque el promedio regional se encuentra aún por encima de los niveles prevalecientes antes de la crisis. De este modo, mientras en 1980 el 35% de los hogares se encontraba en situación de pobreza, y en 1990 dicha proporción se ubicaba en el 41%, en 1994 se mantenía en el 39%. En cuanto a la distribución del ingreso, la década de los años ochenta fue también de deterioro. La expectativa de que la renovación del crecimiento económico revertiría dicha tendencia, de manera que los niveles de desigualdad se encuentran hoy por encima de los ya elevados que existían antes de la crisis de la deuda”.
  • “Estas tendencias globales esconden, patrones heterogéneos en los distintos países de la región. Según los estudios comparativos existentes, en sólo uno de ellos (Uruguay) tanto los niveles de pobreza como los de equidad han mejorado en relación con los que se observaban a comienzos de los años ochenta. En varios otros (Brasil, Panamá y de acuerdo con algunos estudios, Colombia) los niveles de pobreza han bajado, pero no han mejorado los de equidad. El caso chileno es más complejo, la pobreza se ha reducido notablemente en relación con los niveles de mediados de los años ochenta y quizás con los de comienzos de dicha década, pero apenas ha regresado a los de comienzos de los años setenta; en tanto que la desigualdad en la distribución del ingreso es superior a la de entonces y ha sido renuente a disminuir durante el período reciente de fuerte reducción de la pobreza”

La explicación de estas tendencias ha dado lugar a una importante controversia sobre los efectos del comportamiento macroeconómico, de las reformas estructurales y de la globalización sobre los indicadores sociales. A partir del ensayo pionero de Morley (1994), diversos trabajos han confirmado que la pobreza tiende a reducirse con el crecimiento económico, lo que explicaría, por lo tanto, el comportamiento favorable que ha tenido dicha variable con el mayor crecimiento que ha acompañado el proceso de reformas. Por el contrario, existe un creciente cuerpo de estudios que indica que la liberalización económica y la globalización han tendido a deteriorar la distribución del ingreso[6].

En la actualidad, diversas organizaciones han coincidido en señalar que el crecimiento de la pobreza y de la miseria extrema en América  Latina ha aumentado vertiginosamente, todo esto justo en un período de dominio de las estrategias económicas vinculadas al modelo neoliberal y cuando también se ha dado en la región un crecimiento inusitado de la inversión extranjera (mayor en un 46%)[7].

El BID destaca que en los países que se implemento un tipo de reforma de tipo “neoliberal”, y a consecuencia de “los cambios estructurales”, se ha visto crecer el desempleo, y que bajo estas condiciones, para llegar a reducir la pobreza de modo significativo sería necesario mantener crecimientos anuales hasta el año 2000, del orden del 6%. Pero desventuradamente ese crecimiento es sólo del 3.1%, una dinámica que no tiene efectos creadores de empleo sobre el interior de las economías latinoamericanas.

La pobreza, grande en las ciudades, es todavía mayor en los campos. Una pobreza en la que se mezclan repartos inequitativos de los medios de producción alza de insumos, desempleo y bajos ingresos. En Brasil es ya endémico el conflicto campesino y las oleadas de hambrunas y en México se estima que entre el 13 al 7% de la gente del campo vive en extrema pobreza, con escolaridad baja y en tren permanente de migración[8].

EL PROBLEMA DEMOGRÁFICO 

La tendencia que se ve en los últimos años en todo el mundo, es a un crecimiento desbordado de los niveles de población, esto fue aseverado por Malthus que dijo: “la población tiende por naturaleza a crecer geométricamente”, de esto se desprende que “la transición demográfica”, es un componente más de los que pueden afectar  la sociedad, por esta razón (según Leilany)[9] tiene que ver sólo en parte con el desarrollo previo de los países, ya que las tasas de mortalidad se han reducido antes que las tasas de fertilidad, dando lugar a un “período transitorio de expansión rápida de la población”, pero  otro autor Garret Hardin en su obra, nos dice que “el “problema demográfico” es un problema sin solución técnica[10]“, y “que aunque una tasa positiva de crecimiento se podría tomar como evidencia de que una población se encuentra por debajo de su punto óptimo, las poblaciones que en la actualidad crecen en forma más rápida son ,en general, las más miserables”. 

Este aspecto es de gran relevancia, ya que al aumentar la población en las proporciones que en la actualidad se dan, poco a poco los recursos que el planeta  brinda se harán escasos, y al no poder ser estos recuperados de manera rápida y eficiente por factores de tiempo y accesibilidad se entrará en una encrucijada entre las formas de repartir de forma racional los pocos recursos que queden.

MEDIO AMBIENTE 

Cuando muchas personas hablan del medio ambiente solo se refieren al entorno en el cuál viven o al campo, por ello les es indiferente lo que pueda suceder con él y al no darse cuenta de la importancia que tiene en la vida que a diario llevan, poco o nada les importa la responsabilidad que tienen frente a este, el aumento de los niveles de contaminación, la creciente cantidad de desechos, la salinización, la disminución en la producción provocada por la erosión, La degradación de la tierra y muchos otros males que azotan nuestro entorno han sido de gran preocupación para todas las personas que se han dado cuenta que día a día los recursos que nos brinda la tierra se estan agotando, y que si se sigue por este camino de despilfarro, abuso e irracionalidad al explotar y utilizar los recursos que nos otorga la naturaleza, muy pronto será demasiado tarde para remediar lo que se esta haciendo al exceder los límites de esta fuente generadora de bienes ambientales.

Teniendo en cuenta que estos problemas tienden a aumentar conforme pase el tiempo, debemos establecer de donde provienen, “los impactos ambientales son generados en determinados procesos de producción de riquezas o de modificaciones en el ambiente para ajustarlos a las necesidades humanas. La producción de riqueza es fruto del trabajo y/o de la explotación de un ecosistema, en la medida que aumente esa presión de producción, de manera tal que sobrepase la capacidad autosostenida, o sea, un nivel de explotación que permita la reproducción indefinida de aquellas riquezas, el ambiente sufre un proceso de deterioro, en general, cuanto mayor es la presión de producción, mayor es la presión de degradación ambiental”[11]. 

Según la nueva percepción del hombre frente al medio ambiente, se han realizado grandes esfuerzos para poner de acorde el crecimiento económico con el “desarrollo sostenible”[12] de los recursos ambientales, por ello es claro que es necesario construir una racionalidad ambiental que posibilite un desarrollo económico que respete el equilibrio natural,  esta podría facilitar la consecución de niveles de crecimiento que vayan a la par de la utilización y el logro de una minimización del impacto de la producción de residuos. Así mismo, tendría que propender el equilibrio de los ecosistemas y la variedad de la vida presente en cada uno de ellos.

“Para los empresarios ambientalistas, es un hecho que el crecimiento económico resultará en sustentabilidad ambiental. Bajo esta creencia subyace una confianza inquebrantable en la capacidad del mercado para resolver todos los problemas ecológicos. Los más sofisticados estarían dispuestos a aceptar, de palabra, la necesidad de controles estatales, pero la mayoría de ellos promueve la autorregulación como alternativa”[13]. ( De esto se hablará posteriormente con mayor énfasis) 

REFORMAS 

Con todos los problemas socio-económicos que se presentaron en la última década en América Latina, los gobiernos de cada país, buscaron implementar algunos tipos de políticas y reformas que les pudieran ayudar a solucionarlos, ya que las que venían practicando no estaban dando los resultados que se esperaban en el campo del crecimiento y desarrollo de la economía y del bienestar social de todos los individuos de la sociedad, siguiendo esta línea se buscó una nueva orientación en todos los campos de la estructura de estos países, por ello es necesario aclarar las reformas más importantes que se implementaron en latinoamérica y que son esbozadas enseguida:

Según Leilany[14], “las reformas comerciales se encuentran bien avanzadas, pero pueden lograrse progresos adicionales mediante una mayor nivelación y armonización arancelaria, en el área financiera han avanzado mucho más rápido las medidas de liberalización que los esfuerzos de mejoramiento de los sistemas de regulación y supervisión, en el campo tributario, quedan grandes vacíos en administración y recaudaciones, especialmente de los impuestos de renta, y en ampliación de las bases del impuesto al valor agregado. Las privatizaciones han  marchado a ritmos muy disparejos entre unos países y otros, de forma que hay espacios variables en todos los campos, desde la venta de empresas en los sectores industriales y financieros en algunos países, hasta la conformación de sistemas e instituciones estables de participación del sector privado en diversas formas de infraestructura, finalmente, el mayor potencial se encuentra en el área de legislación laboral, donde las reformas recientes han sido escasas, a pesar de las enormes rigideces que dificultan la creación de empleo en la región”. 

Pero se debe tener en cuenta que algunas de las reformas estructurales y de las políticas implementadas por los gobiernos en la última decada, han tenido efectos positivos, (que no constituyen una prueba de la eficacia de las mismas), también estas han acelerado el crecimiento económico, pero han reducido el ritmo de generación de empleo, debido a los obstáculos de la inversión que habían hecho descender la relación capital-trabajo, a pesar de esto, no es un resultado inevitable de las reformas y sería incorrecto deducir  que ha sido una estrategia equivocada.

Otro punto del que es pertinente hacer mención de esto, es el hecho que mientras que se han liberalizado notablemente los mercados de bienes, cambiario y financiero, la flexibilización del mercado laboral ha sido mínima. Reformas más profundas, que lleven a mayores ritmos de crecimiento económico, pueden volver a elevar el ritmo de generación de empleo, especialmente si se corrige el atraso en las reformas del mercado laboral[15].

En cuanto al problema de las reformas frente al medio ambiente las entidades han intentado conciliar un conjunto de estrategias, instrumentos y politicas para que sean la base de las fuentes de nuevas alternativas para un “desarrollo sostenible” que esté de acuerdo y apoyado en las propuestas del crecimiento continuado de la economía, legitimando lo social.

LA CRISIS SOCIO-AMBIENTAL 

Al analizar esta situación en los países latinoamericanos se pone de manifiesto que se deben desarrollar las políticas adecuadas que estimulen el desarrollo del medio ambiente de una manera equilibrada.

Este tema fue tratado en el seminario Latinoamericano sobre el programa internacional “Las dimensiones humanas del cambio global”(DHCG) que sé reunio en venezuela en 1989[16], y en el cuál trato algunos aspectos que pueden dar claridad en algunos aspectos, definiendo el contexto en el que se sitúa el problema ambiental. Centraron sus discusiones en temas desde el siguiente punto de vista:

Las relaciones norte-sur: “…los países subdesarrollados están abocados a sobrevivir en un mundo en que la brecha entre los recursos del norte y del sur sé estan agrandando, en el campo industrial domina la economía gobal, los gobiernos del mundo y las compañias transnacionales, en estas economías, el mundo desarrollado ha usado y malgastado la mayoría del capital ecológico del planeta, esta desigualdad en el uso de recursos es el principal problema del medio ambiente terrestre”

La tarea de las ciencias naturales y sociales: “…hasta hoy las ciencias se han limitado a describir y explicar los problemas, al confinarse en el dominio del conocimiento…”

La crisis de los actuales lenguajes económicos: “…el mundo se encuentra huérfano de un lenguaje económico nuevo, que responda a la crisis social y ambiental de nuestro tiempo…”

Características específicas de los cambios ambientales a escala mundial: “…se consideró la radicalidad, la combinación entre el crecimiento económico y el empobrecimiento ecológico y la multiplicidad de escenarios que incluyen la crisis ambiental total…”

Planteados los diferentes aspectos por los cuales se ha presentado la problemática ambiental en América latina, se formularán las intenciones de las organizaciones internacionales para conciliar una política comercial con un alto grado de componente ambiental.

IMPACTO DE LA POLÍTICA  COMERCIAL FRENTE AL MEDIO AMBIENTE 

Desde que se realizó la conferencia de las naciones unidas sobre el medio ambiente hace veinte años, la mayoría de las entidades gubernamentales y no gubernamentales han intentado formular y crear nuevas políticas en el área comercial para poder minimizar el impacto de esta frente al medio ambiente[17]. Las diferentes partes que han intervenido en este conflicto no se han comunicado de manera adecuada y por esto el conflicto ha tomado mayores proporciones, no atendiendo de forma rápida y adecuada la magnitud del problema.

Para analizar la relación existente entre comercio y medio ambiente se debe verificar en que magnitud  el crecimiento económico es el responsable del deterioro ambiental del planeta, considerando también como las estructuras de comercio y las relaciones económicas entre naciones industrializadas y naciones en vía de desarrollo son responsables del deterioro del medio ambiente, investigando si sé están cumpliendo de manera real las normas ambientales, estudiando en que forma las medidas comerciales pueden alcanzar los objetivos ambientales y analizando cómo se puede proporcionar un medio ambiente sano manteniendo una expansión comercial continua.

Se han desarrollado algunas posibles reglas de acción para el fortalecimiento de las políticas comerciales frente al medio ambiente con el fin de asegurar la preservación de los recursos naturales, “se ha propuesto que se les otorgue un alto valor económico y que se establezcan reservas naturales no explotables, otro aspecto importante es dejar que el libre comercio mejore las condiciones ambientales, esto tiene explicación en que “al generarse riqueza, el aumento de la actividad comercial proporciona los recursos necesarios para adquirir los equipos de control y reducción de la contaminación, así el desarrollo económico permite la transformación de las empresas contaminantes en industrias limpias y de alta tecnología”, para asegurar el manejo racional de los recursos naturales y debido a la poca efectividad de los acuerdos multilaterales se recomienda la utilización de restricciones comerciales unilaterales, sin intenciones proteccionistas, la producción por métodos sostenibles podría asegurarse con normas que reglamenten los procesos de producción, su toxicidad, su eficiencia energética, su nivel de reciclaje, y su emisión de residuos, Los objetivos ambientales podrían alcanzarse a través de arreglos cooperativos utilizando incentivos como pagos laterales, recursos tecnológicos o términos comerciales más favorables, promover la cooperación internacional y la asistencia para los países en vía de desarrollo, a través de la eliminación de las restricciones comerciales, la recuperación de los precios de los productos primarios, la implementación de términos comerciales más favorables, la reducción de deuda y el incremento del apoyo financiero, Incorporar los costos ambientales de producción en los precios de los bienes para evitar la valoración inadecuada de los recursos naturales”[18].

DESARROLLO SOSTENIBLE

Cualquiera que sea el tipo de problema ambiental de que se trate, se puede convenir que el objetivo de  la  política  ambiental  “es  mejorar  la  calidad  del  medio  ambiente,  evitando  que  el  mismo  se degrade  y  promoviendo  una  recuperación  de  los  recursos  afectados”, los gobiernos pueden actuar por sí mismo en, tareas de saneamiento de los recursos contaminados. Pero para frenar la degradación se debe apuntar a las actividades que generan los residuos que son causa de las externalidades ambientales negativas[19].

Desde una perspectiva económica sobre los inconvenientes que se vienen presentando por la elevada contaminación no es nuevo hablar de las externalidades, (este tema tiene una gran variedad de estudios). Sin embargo, el diseño de las políticas ambientales comenzó a tomar en cuenta sus recomendaciones hace no más de un par de décadas. Así, Galperín explica que el  análisis  económico  plantea  que  la  manera  de  lograr  que  los  agentes  económicos modifiquen  su  comportamiento  es  que  tengan  en  cuenta  las  externalidades  ambientales  en  la toma  de  decisiones.  Mientras  la  información  que  brindan  las  ciencias  exactas  y  naturales  es esencial  para  identificar  la  extensión  y  magnitud  del  problema,  los  interrogantes  de  política corresponden a las ciencias sociales, pues “sólo pueden ser corregidos a través de un cambio en el comportamiento de las personas, alterando la demanda de servicios ambientales y cambiando y controlando su oferta”. En este marco se ubica el debate sobre los instrumentos de política ambiental.

La comisión mundial de desarrollo y medio ambiente conocida como la comisión de Brundtland[20]analiza  los planteamientos para permitir un crecimiento económico mundial, relacionando comercio y medio ambiente, se concluyo en este informe que la degradación del entorno natural esta estrechamente vinculada con los bajos niveles de bienestar económico y que la “sostenibilidad” es el único camino para obtener en un futuro niveles constantes de crecimiento económico, conservación del medio ambiente y el bienestar del ser humano. Invariablemente los proyectos de políticas a este respecto implican una táctica por medio de la cuál los menos favorecidos eleven su calidad de vida.

El “ambientalismo empresarial respalda acuerdos económicos internacionales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, los de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y el propuesto Acuerdo Multilateral de Inversión, y los considera esenciales para abordar cuestiones ecológicas”[21]. En realidad, su principio es que “el libre comercio es un requisito clave del desarrollo sustentable”. asegurando que sus propios derechos y libertades beneficien a todos los ciudadanos del planeta.

Se han desarrollado instrumentos económicos para proteger el medio ambiente, estos implantados de una manera eficiente y eficaz son de gran ayuda para las políticas ambientales en los países en desarrollo al enfrentarse con diversos problemas[22].

INSTRUMENTOS ECONÓMICOS PARA LA PROTECCIÓN AMBIENTAL

Existen instrumentos de regulación y control ambiental, instrumentos de incentivo económico para dicha protección  e instrumentos disuasivos.

Un enfoque de regulación directa y control en las políticas públicas es aquel en el que, con el fin de “generar un comportamiento considerado socialmente deseable, las autoridades públicas decretan por ley el comportamiento y luego utilizan determinados mecanismos de ejecución de leyes para que las personas se sujeten a ellas, en el caso de las políticas ambientales, este enfoque consiste en depender de cierto tipo de estándares para generar mejoramientos en la calidad ambiental”[23].

Existen tres tipos de instrumentos de regulación y control unos “Ambientales” del entorno que se refieren a las dimensiones cualitativas del entorno, por lo general se expresan en función de los niveles promedio de concentración durante un determinado periodo de tiempo, otros de “Emisiones” que son los niveles no superables aplicados directamente a las cantidades de emisiones que provienen de las fuentes de contaminación, por lo regular se expresan desde el punto de vista de cantidad de material por determinada unidad de tiempo y los “Tecnológicos” que determinan las tecnologías, técnicas o prácticas que deben adoptar los contaminadores para mejorar su gestión ambiental[24].

El enfoque de incentivos económicos hacia la política ambiental funciona de una manera en la que si se quiere hacer uso de los insumos que provee el medio ambiente, se debe pagar por ellos, por esto este incentivo tiende a que se utilicen de una forma económica y eficiente los recursos fundamentalmente hay tres tipos de políticas de incentivo “Impuestos” es aquella en la cuál los contaminadores tienen que pagar por la cantidad de desechos que arrojen al medio ambiente, cuando se aplica un impuesto a las emisiones, las empresas responsables de estas esencialmente deben pagar por los servicios prestados por el sistema natural, el siguiente es el de “Subsidios” que Actúa como una recompensa por reducir emisiones, en este caso la autoridad pública pagaría a un contaminante determinada cantidad de dinero por cada unidad de emisión que reduzca y finalmente “los permisos negociables de descargas” en este instrumento vemos que se crea un nuevo tipo de derechos de propiedad, este derecho consiste en un permiso para emitir contaminantes. Cada permiso le da la facultad a su portador de emitir una unidad del material de desecho especificado en el derecho, así la cantidad total de permisos que poseen todas las fuentes establece un límite a la cantidad total de emisiones[25].

Por último los instrumentos disuasivos son un  punto  importante  para  la  política  ambiental  porque,  no  importa  si  el  instrumento utilizado es uno económico o uno de regulación directa, “esta política se enfrenta con empresas que no siempre actúan de buena fe o tienen pleno control sobre sus procesos productivos y su nivel de  descarga de efluentes. Por lo tanto, el  gobierno debe, además de determinar los  parámetros del instrumento  elegido,  diseñar  mecanismos  de  control  y  fijar  penalidades  para  el  caso  de  que  las empresas evadan el cumplimiento de los instrumentos de política ambiental”[26]

CONTABILIDAD AMBIENTAL Y TOMA DE DECISIONES 

Al destacarse la importancia que tiene la contabilidad como herramienta para medir los fenómenos económicos y la utilidad para la toma de decisiones de los diferentes individuos, la contabilidad ambiental  toma una gran relevancia para establecer el grado del impacto que presenta la aplicación de políticas y por ende los instrumentos para su regulación y control sobre el medio ambiente, por ello es necesario establecer los parámetros que esta pueda brindar toda la información que sea pertinente, viable, y relevante para que las personas que la necesiten. De otro lado las cuentas ambientales proporcionan datos que resaltan tanto la contribución de los recursos naturales al bienestar económico como los costos impuestos por la contaminación o el agotamiento de estos. En este sentido, un organismo que persigue el estudio de una Iniciativa de Contabilidad Ambiental de la UICN busca ayudar a sus miembros a entender como esta herramienta puede ayudarles a mejorar el manejo ambiental de allí que se desprenda un estudio sobre la importancia que esta  tomando en los últimos años en todo el mundo.

A continuación se presenta La primera fase de la Iniciativa de Contabilidad Ambiental de la UICN[27]:

El Medio Ambiente y el Sistema de Cuentas Nacionales

La “contabilidad ambiental”, algunas veces llamada también “contabilidad de los recursos” o “contabilidad económica y ambiental integrada”, se refiere a la modificación del Sistema de Cuentas Nacionales para incorporar en éste el uso o agotamiento de los recursos naturales. En la literatura de lengua inglés se refiere a “Green Accounting”, “Ressource Accounting” o “Integrated Environmental and Economic Accounts”

“El Sistema de Cuentas Nacionales (SCN) es el conjunto de cuentas que los gobiernos de cada país recopilan en forma periódica para registrar la actividad de sus economías”. Los datos del SCN se usan para calcular los principales indicadores económicos incluyendo el producto interno bruto (PIB), el producto nacional bruto (PNB), las tasas de ahorro, y las figuras para la balanza comercial. Los datos que componen estos indicadores agregados se usan también para una amplia gama de análisis de política igualmente valiosos pero menos conocidos y para propósitos de monitoreo de la economía.

Estas cuentas económicas son calculadas para todos los países utilizando un formato estándar, que ha sido desarrollado, apoyado, y diseminado por la División de Estadística de las Naciones Unidas (UNSTAT por sus siglas en inglés). El hecho de que todos lo países lleven a cabo estos cálculos, en más o menos la misma forma, añade un gran valor a los datos, para la toma de decisiones a nivel nacional e internacional, debido a que posibilita comparaciones y permite poner a cada país en el contexto de las tendencias mundiales. De igual manera el cálculo periódico de dichas cuentas permite entender cómo el mundo está evolucionando, y en dónde se sitúa cada país dentro de éste patrón de cambio. Esto proporciona una base valiosa para la definición de políticas públicas destinadas a orientar a los países y al mundo entero hacia patrones deseados de crecimiento y desarrollo.

Este estudio hace una clara diferencia entre lo que es (“un conjunto de datos nacionales agregados que vinculan el ambiente con la economía, lo cual tendrá un impacto a largo plazo tanto en el desarrollo de políticas económicas como ambientales”), y qué no es (“una valoración de los bienes, activos, o servicios ambientales, ni un análisis del costo-beneficio social de proyectos que afectan el ambiente, ni datos sobre el ambiente desagregados regional o localmente sobre el medio ambiente), la Contabilidad Ambiental[28].

En el informe de la conferencia de las naciones unidas sobre el medio ambiente y el desarrollo[29]en río de Janeiro, se estableció que debe adoptarse un sistema de contabilidad ecológica y económica integrada[30] para ello estructura una serie de Principios para dicha acción:

Un primer paso hacia la integración de la sostenibilidad en la gestión económica es la determinación más exacta de la función fundamental del medio ambiente como fuente de capital natural y como sumidero de los subproductos generados por la producción de capital por el hombre y por otras actividades humanas.  Como el desarrollo sostenible tiene dimensiones sociales, económicas y ecológicas, es también importante que los procedimientos de contabilidad nacional no se limiten a medir la producción de bienes y servicios remunerados de la forma tradicional.  Es necesario elaborar un marco común con arreglo al cual se incluyan en cuentas subsidiarias las aportaciones de todos los sectores y de todas las actividades de la sociedad que no se incluyan en las cuentas nacionales tradicionales, teniendo presente consideraciones de validez teórica y viabilidad.  Se propone la adopción de un programa de creación de sistemas de contabilidad ecológica y económica integrada en todos los países.

El principal objetivo es ampliar los sistemas actuales de contabilidad económica nacional para dar cabida en ellos a la dimensión ambiental y a la dimensión social, incluyendo por lo menos sistemas de cuentas subsidiarias para los recursos naturales en todos los Estados miembros.  Los sistemas resultantes de contabilidad ecológica y económica integrada que habrían de establecerse en todos los Estados miembros lo antes posible deberían considerarse, durante un futuro próximo, como un complemento de los sistemas tradicionales de contabilidad nacional, y no como un mecanismo destinado a sustituirlos.  Los sistemas de contabilidad ecológica y económica integrada formarían parte integrante del proceso nacional de adopción de decisiones en materia de desarrollo.  Los organismos nacionales de contabilidad deberían trabajar en estrecha colaboración con los departamentos nacionales de estadística ecológica, con los servicios geográficos y con los departamentos que se ocupan de los recursos naturales.  La definición de económicamente activo podría ampliarse para hacerla extensiva a las personas que en todos los países realizan trabajos productivos pero no remunerados.  De esta forma se podría medir debidamente su contribución y tenerla en cuenta en el proceso de adopción de decisiones.

Con miras a lograr un enfoque más integrado del proceso de adopción de decisiones, tal vez sea necesario mejorar los sistemas de datos y los métodos analíticos que se utilizan en todos los procesos.  Los gobiernos, colaborando cuando procediera con organizaciones nacionales e internacionales, deberían examinar la situación del sistema de planificación y de gestión y, cuando fuera necesario, modificar y fortalecer los procedimientos de manera de facilitar el examen integrado de las cuestiones sociales, económicas y del medio ambiente. 

CONCLUSIONES 

En realidad no se puede asegurar que las reformas estructurales y las políticas económicas son la principal causa de los actuales niveles de desigualdad social en América latina, esta desigualdad tiene en raíces muy profundas que están asociadas muy especialmente  a la gran disparidad en la distribución del capital y de la riqueza, sin embargo, y pese a tener efectos positivos sobre el crecimiento, la liberalización económica y la globalización, han aumentado el desafío de obtener la equidad y la polarización del ingreso, Por ello es preciso implementar distintas formas de crecimiento que permitan un mejor reparto de los beneficios teniendo en cuenta que las disparidades sociales no son necesariamente un agregado del modelo organizacional  implementado de la actividad productiva, sino una circunstancia de este.

Los países latinoamericanos deben preparar un camino, donde se  tome conciencia de los problemas económicos y sociales que los aquejan, buscando las herramientas necesarias para salir del estancamiento y niveles bajos de producción, de vida, de educación, de pobreza, de violencia, de degradación del medio natural y de otras externalidades que en realidad son las que afectan el crecimiento económico de estos países, por ende, si no se implementan los correctivos correspondientes, en el futuro no será posible tener un mejoramiento relativo a esta problemática sin realizar cambios más profundos en las estructuras de las economías regionales.

La degradación que presenta en estos momentos el medio ambiente tiene mucho que ver con la expansión comercial y la industrialización de las empresas en todo el planeta, ya que a la mayoría de estas no les importa lo que pueda pasar con el medio de donde adquieren los recursos para la producción de sus bienes, mucho menos les importará como renovarlos, lo único importante para ellos es la obtención de utilidad no importando el daño que se la haga a terceros. Pero por otro lado  la sociedad en general empezó a tomar conciencia de lo nefasto que podría llegar a ser que estos recursos que nos brinda la naturaleza sean destruidos y aniquilados por la satisfacción de la ambición de unos pocos, ahora lo que queda es realizar un compromiso de la humanidad que relacione de manera equitativa los factores económicos, sociales, morales y políticos, formando una cultura ecológica, procurando buscar el beneficio colectivo antes que el propio, trabajando sobre metas comunes que podrían llegar a implementar las políticas necesarias para lograr el crecimiento de la economía, sin afectar el medio ambiente.

En cuanto a las políticas implementadas la liberación y expansión del comercio puede contribuir a la protección del medio ambiente y al “desarrollo sostenible”, siempre y cuando las exterioridades ambientales sean completamente interiorizadas en los costos de producción y comercialización de los bienes y se difundan las tecnologías limpias más que las técnicas de limpieza, de igual forma es indispensable el abandono de las políticas subsidiarias y arancelarias proteccionistas para aumentar la eficiencia del mercado y el bienestar de las naciones en vía de desarrollo. Para ello es necesario que exista un adecuado nivel de información que sea claro, unificado y comprensible, que todos los que necesiten de utilización tengan fácil acceso a su consulta, para ello se debe implementar un plan de cuentas o una contabilización de estos fenómenos que expliquen de manera eficaz el comportamiento de los agregados económicos que influyen en el medio ambiente, así asegurando el crecimiento necesario para salir del umbral del “subdesarrollo”.

Finalmente, si se integran las preocupaciones relativas al medio ambiente y al desarrollo, se podrán satisfacer las necesidades básicas, elevando el nivel de vida de todos, obteniendo una mejor protección y gestión de los ecosistemas logrando un futuro más seguro y más próspero.

BIBLIOGRAFÍA 

  • Pipitone, Ugo. “Crecimiento y distribución del ingreso en América latina: Un nudo irresuelto”. Revista comercio exterior. Julio de 1996.
  • Urias, Homero. “Economía y desarrollo: El debate en democracia”. Revista comercio exterior. Marzo 1999.
  • García Morales, Federico. “El modelo neoliberal y la pobreza en América latina”. Informe del BID. 1998.
  • Castaingts, Juan. “Crecimiento y distribución del ingreso en una economía pequeña y abierta”. Revista comercio exterior. Junio 1998.
  • Informe CEPAL. “Distribución del ingreso, pobreza y gasto social en américa latina”. Presentación en la primera Conferencia de las Américas, Marzo 6 de 1998.
  • Informe BID. 1997
  • Garret Hardin. “La tragedia de los espacios colectivos”. Parte VII
  • Cleverson Vitorio Andreoli. “la deuda externa y la viabilidad para solucionar los problemas ambientales de america latina”.1990
  • Salah El Serafy. “Sostenibilidad, medida del ingreso y crecimiento”.1987.
  • Alvaro Soto Holguín. “Las dimensiones humanas del cambio global” 1989.
  • Felipe Arbelaez y Lily Ho. “Comercio y medio ambiente”. 1994
  • Carlos Galperín “Economia y medio ambiente en países en desarrollo”
  • Trygve Haalvelmo y Stein Hansen. “Sobre la estratégia de intentar reducir la desigualdad económica expandiendo la escala de la actividad humana”. 1987.
  • Revista del Sur. Joshua Karliner ¿Crecimiento equivale a desarrollo sustentable?.1997
  • Revista Análisis de política ambiental. “Estrategias de regulación directa y control”
  • Ernesto Sanchez y Eduardo Uribe “Instrumentos económicos para el control de la contaminación industrial” Revista Planeación y Desarrollo. Enero-abril 1994.
  • Guillermo Rudas “Instrumentos económicos para la protección ambiental”. Revista Planeación y Desarrollo. Enero-abril 1994.
  • Fundación C.S. Mott, de Flint, Michigan, Estados Unidos. “La contabilidad ambiental ¿De qué se trata?
  • Ministerio del Medio Ambiente “Normatividad sobre el Medio Ambiente” República de Colombia. 1998
  • worldbank.com Inequality, poverty and socio-economics performance. Poverty.net.
  • span.part 2.pdf Leilany. “Políticas sociales para reducir las desigualdades”. Cap 5. Paginas (123-152).
  • span.part 2.pdf Leilany “¿Valieron la pena las reformas?”. Cap.2
  • presidencia.gov.co
  • minambiente.gov.co
  • pnud.gov.co
  • iadb.org
  • kilim.com.tr
  • unep.no
  • apha.org
  • www.who.ch

[1] Pipitone Ugo. “Crecimiento y distribución en América Latina: Un nudo irresuelto”

[2] Pipitone Ugo. “Crecimiento y distribución en América Latina: Un nudo irresuelto”

[3] Federico García Morales. “El modelo neoliberal y la pobreza en América Latina”

[4] Hernandez Laos Enrique. “Evolución de la distribución del ingreso en México”

[5] Leilany. “Políticas sociales para reducir las desigualdades”. Cap. 5

[6] BID. Informe 1997 y CEPAL. Informe 1997.

[7] Federico García Morales. “El modelo neoliberal y la pobreza en América Latina”

[8] Infome BID. 1997

[9] En este sentido Leilany trata la “transición demografica” desde tres tipos de etapas, una inicial como un aumento de la proporción de los grupos menores, una intermedia cuando estos alcanzan la edad productiva y es la que hay que aprovechar y otra improductiva.

[10] Garret Hardin. “La tragedia de los espacios colectivos”. Parte VII

[11] Cleverson Vitorio Andreoli. “la deuda externa y la viabilidad para solucionar los problemas ambientales de america latina”.1990

[12] Salah El Serafy. “Sostenibilidad, medida del ingreso y crecimiento”.1987.  Define el “desarrollo sostenible” como el desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la habilidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades”.

[13] Tomado de la Revista del Sur. ¿Crecimiento equivale a desarrollo sustentable?.1997

[14] Leilany.  “¿Valieron la pena las reformas?”. Cap 2

[15] Leilany.  “¿Valieron la pena las reformas?”. Cap 2

[16] “Se trabajo en el documento de Alvaro soto Holguín y Hernando Valencia Villa, a fin de explorar las posibilidades de participación latinoamericana”

[17] Felipe Arbelaez y Lily Ho. “Comercio y medio ambiente”. 1994.

[18] En el texto de Arbelaez y Ho se esboza de manera detallada la relación tacita entre los planteamientos.

[19] Carlos Galperín  “Economia y medio ambiente en  países en desarrollo”

[20] Trygve Haalvelmo y Stein Hansen. “Sobre la estratégia  de intentar reducir la desigualdad económica expandiendo la escala de la actividad humana”. 1987.

[21] Revista del Sur. ” Joshua Karliner  ¿Crecimiento equivale a desarrollo sustentable?.1997

[22] Como la debilidad institucional de los entes reguladores, el escaso presupuesto disponible para la política ambiental, la falta de información sobre la situación del  medio  ambiente,  la  superposición  de  instituciones  y  niveles  de  gobierno  en  relación  con  un mismo recurso ambiental, normas obsoletas dados los cambios tecnológicos ocurridos y el nuevo contexto  de  apertura  económica  y  desregulación,  una  limitada  participación  pública  en  torno  a estos problemas y  un nivel  de “enforcement” pobre e inadecuado. (World Bank, 1995).

[23] Análisis de política ambiental. “Estrategias de regulación directa y control”

[24] Sobre esto existen variados escritos que desarrollan la misma temática entre ellos el de Ernesto Sanchez  y Eduardo Uribe “Instrumentos económicos para el control de la contaminación industrial” y el de Guillermo Rudas “Instrumentos económicos para la protección ambiental”. Los dos en la revista Planeación y Desarrollo. Enero-abril 1994.

[25] Este tema esta claramente en el libro “Análisis de política ambiental” capítulos 12 y 13

[26] Carlos Galperín  “Economia y medio ambiente en  países en desarrollo” en este se hace claridad sobre las diferentes decisiones que puede tomar el “contaminador”.

[27] Este ha sido posible gracias al apoyo de la Fundación C.S. Mott, de Flint, Michigan, Estados Unidos. “La contabilidad ambiental ¿De qué se trata?

[28] Para ahondar más en el tema debe leerse a fondo este informe donde se presenta claramente las relaciones de cada uno de sus componentes.

[29] Publicado por el Departamento de Coordinación de Políticas y de Desarrollo Sostenible (DCPDS) de las Naciones Unidas.

[30] El informe es conocido como Agenda 21, aquí se describe todo lo referente a lo anterior.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Anónimo. (2001, junio 26). Contabilidad socioeconómica y problemática ambiental. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/contabilidad-socioeconomica-y-problematica-ambiental/
, Anónimo. "Contabilidad socioeconómica y problemática ambiental". GestioPolis. 26 junio 2001. Web. <https://www.gestiopolis.com/contabilidad-socioeconomica-y-problematica-ambiental/>.
, Anónimo. "Contabilidad socioeconómica y problemática ambiental". GestioPolis. junio 26, 2001. Consultado el 8 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/contabilidad-socioeconomica-y-problematica-ambiental/.
, Anónimo. Contabilidad socioeconómica y problemática ambiental [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/contabilidad-socioeconomica-y-problematica-ambiental/> [Citado el 8 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de sbeebe en Flickr
DACJ