Compromiso para una nueva administración sostenible

¿Nos hemos preguntado acerca de la calidad de vida que tenemos?, ¿Cuál es nuestro compromiso con los futuros líderes de nuestro país?, ¿Hacia dónde estamos direccionando las empresas?

El reto es grande. Se ha establecido que los elementos vitales para el hombre son el agua, el aire y el alimento y al parecer todas las actividades del mismo están conduciendo a la reducción de estos tres componentes. La convención de Río de Janeiro en 1992 estableció que los principales problemas de la humanidad eran:

  •  Hambre y Desnutrición
  •  Desempleo
  •  Contaminación

Como se puede ver, las tres características, hambre, desempleo y contaminación, afectan directamente nuestra profesión; si la función del administrador de empresas es producir bienes y servicios con un beneficio social y económico, entonces ¿Qué está sucediendo? Colombia aprovecha en un muy bajo porcentaje su capacidad agroindustrial y adicionalmente tenemos altos índices de desempleo, mientras que nuestras industrias producen anualmente más de 6.500 toneladas de desechos sólidos peligrosos.

Sin embargo la problemática no es solo en Colombia, se espera un crecimiento demográfico de más de 100 millones de personas extra por año, solamente Asia aporta 54 millones extra al año, lo que equivale a una necesidad de 28 millones de toneladas adicionales de granos por año o 78.000 por día. La Primera Revolución Verde involucró los procesos de irrigación, fertilizantes, pesticidas y semillas seleccionadas. Entre 1950 y 1990 aumentó 2.5 veces el área irrigada en el mundo, la cual pasó de 94 a 248 millones de hectáreas.

El uso mundial de fertilizantes aumentó de 14 a 146 millones de toneladas, mientras que dos terceras partes del área irrigada del mundo están en Asia. De ellas, cincuenta millones de hectáreas en China y 48 millones en la India. Los próximos años traerán en Asia 400 millones de consumidores de clase media, mientras que la productividad de nuestros negocios en materias primas, no supera en la mayoría de los casos el 10%.

La sociedad sostenible, según Lester Brown, del Worldwatch Institute, implica la capacidad por parte de ésta de satisfacer las necesidades de sus miembros, sin disminuir las oportunidades de las generaciones futuras. Para muchos autores e investigadores en producción, medio ambiente y desarrollo, algunos ecosistemas ya han pasado el punto de no retomo. Las empresas en donde participan los administradores han tenido una buena responsabilidad en esto, no soto mediante la producción fabril, sino en e! diseño de productos que generan desperdicios, luego de su consumo y que resultan de difícil reciclaje o biodegradabilidad.

Eso lo estamos viviendo de cerca en nuestro país, tasas del desempleo que apuntan hacia el 20% y de desempleo profesional cerca de un 30%, habitantes en pobreza absoluta que superan las cifras de 1.000.000 de personas en la capital y altos niveles de polución que llevan a comparar la estadía de un día en el centro de Bogotá con los efectos de haber fumado más de 80 cigarrillos, en el mismo tiempo.

Estas reflexiones apuntan a un nuevo papel de liderazgo que se inicie en el administrador de empresas desde su etapa como estudiante. El liderazgo viene entonces a aparecer como esa capacidad de servicio, de quien lo ejerce, en busca de una mejor sociedad cada vez más satisfecha en sus necesidades.

Y no solamente requiere una mayor responsabilidad de todos nosotros. Se hace necesario establecer nuevas formas de relacionarnos con la realidad que nos circunda, que opera en redes de causalidades que actúan dentro de sistemas complejos y adaptativos.

Para finalizar nos permitimos citar a Fritjof Capra en cuanto a la visión necesaria para entender nuestra realidad interconectada: “La extinción en gran escala de especies de animales y plantas continuará mientras el hemisferio sur siga bajo el peso de deudas masivas. La escasez de recursos y el deterioro medioambiental se combinan con poblaciones en rápido crecimiento, llevando al colapso a las comunidades locales así como a la violencia étnica y tribal, que se ha convertido en la principal característica de la posguerra fría” (La trama de la Vida, p. 26).

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Montoya Alexandra. (2002, julio 4). Compromiso para una nueva administración sostenible. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/compromiso-para-una-nueva-administracion-sostenible/
Montoya, Alexandra. "Compromiso para una nueva administración sostenible". GestioPolis. 4 julio 2002. Web. <https://www.gestiopolis.com/compromiso-para-una-nueva-administracion-sostenible/>.
Montoya, Alexandra. "Compromiso para una nueva administración sostenible". GestioPolis. julio 4, 2002. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/compromiso-para-una-nueva-administracion-sostenible/.
Montoya, Alexandra. Compromiso para una nueva administración sostenible [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/compromiso-para-una-nueva-administracion-sostenible/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de good_day en Flickr
DACJ