Cómo Internet revoluciona la manera de hacer negocios

En el mundo de Internet hemos pasado por varias etapas:

Etapa 1 Internet iba a ser la revolución. Nada iba a ser como antes. Tanto el B2C (comercio a consumidores) como B2B (comercio entre empresas) iban a ser un éxito no comparable a todo lo sucedido anteriormente. Lo único importante era ser rápido. Se compraba un dominio (business.com) por 7,5 millones de dólares y todo iba muy rápido y posiblemente muy mal.

Etapa 2. Tras los primeros “sustos”, se llega a la conclusión que el B2C es un desastre aunque B2B va a revolucionar el mundo entre empresas. Empiezan a aflorar gran cantidad de portales “.com” enfocados al comercio electrónico entre empresas y empiezan a cerrar empresas B2C (boo.com por ejemplo).

Etapa 3. Tras los segundos “sustos”, se cambia y se dice que ni el B2B ni el B2C van a funcionar. Internet ha sido un engaño. Es sólo un medio más como lo son el correo y el teléfono.

Entonces, ¿no hay más que hablar?. Claro que sí… Internet sólo está naciendo como herramienta para hacer negocios.

Algunos defendemos que la realidad es que Internet va a revolucionar la manera de hacer negocios aunque eso no va a ser creando empresas puras de Internet “sin pies ni cabeza” sino para que las empresas que operaban ya en el mundo físico usen Internet para mejorar sus resultados reduciendo costes e incrementando ingresos.

Internet y los sistemas de información modificarán las estructuras de costes de las empresas, la manera en la que se relacionan con clientes y proveedores, los conceptos de fidelización de clientes y de empleados, etc.

Pero claro, ninguna revolución ha sido ni será nunca ni fácil ni rápida. Cuando James Watt descubrió la máquina de vapor, difícilmente nadie podría haber imaginado los cambios que generaría. En aquellos momentos mucha gente decía “nunca dejaremos de usar caballos” y en el siglo XXI pensamos ¿dónde están ahora los caballos?.

De hecho, la penetración de Internet está siendo mucho más rápida que el resto de tecnologías que ahora conocemos y ampliamente utilizamos. Si se calcula el tiempo que se ha tardado en alcanzar los 50 millones de usuarios de distintas tecnologías tenemos que la radio tardó 38 años, la televisión 13 años, los ordenadores 16 años e Internet sólo 5 años.

El problema y la confusión que ha habido con Internet han sido los plazos. Se pensaba que la revolución se iba a hacer en un año.

Pensando en el impacto en las empresas, se podrían distinguir tres grandes grupos:

Multinacionales

Para las multinacionales y grandes empresas, Internet es una prioridad estratégica ya que es una manera de mejorar sus resultados de una manera radical.

En estas empresas, en las que el número de proveedores, clientes y empleados es muy alto, Internet les ofrece grandes posibilidades debido a la importante reducción de costes de interacción con estos grupos.

Siguiendo la fórmula

Coste total comunicación = Número de comunicaciones x coste unitario de comunicación

En las grandes empresas, al ser muy alto el número de comunicaciones, lo único que pueden hacer para reducir el coste total de comunicación es reducir el coste unitario de cada una de ellas.

Pensemos en un caso tan sencillo como la consulta del precio sobre un producto determinado. Conseguir derivar estas consultas a través de Internet consigue que los miles de consultas que se realizan para conocer el precio de este producto se realicen a coste prácticamente nulo.

Razonamientos análogos se pueden hacer para el envío de información a clientes, la comunicación interna a sus empleados, para las solicitudes de material a proveedores, para la generación y envío de ofertas a clientes, etc.

Por ello, han sido muy importantes las inversiones que han hecho todas las multinacionales y grandes empresas en Internet. Desde el e-marketplace Covisint, creado por DaimlerChrysler AG, Ford Motor Company, General Motors, Nissan, Renault, Commerce One y Oracle hasta las iniciativas de cada una de las compañías citando los famosos casos de Cisco, Oracle, IBM, etc.

A nivel latino, por ejemplo, la inversión estimada de cuatro de las 10 mayores empresas españolas en Internet ha ascendido a nada menos que 600 millones de euros en los últimos 18 meses. Telefónica, Repsol-YPF, el BBVA y Endesa han invertido esa cifra en infraestructuras, creación de intranets, implantación de sistemas de pago y atención a los clientes online, comunicación corporativa en internet y exploración de nuevos modelos de negocio, según Emarketeer.A nivel latino, por ejemplo, la inversión estimada de cuatro de las 10 mayores empresas españolas en Internet ha ascendido a nada menos que 600 millones de euros en los últimos 18 meses. Telefónica, Repsol-YPF, el BBVA y Endesa han invertido esa cifra en infraestructuras, creación de intranets, implantación de sistemas de pago y atención a los clientes online, comunicación corporativa en internet y exploración de nuevos modelos de negocio, según Emarketeer.

Pequeñas Y Medianas Empresas (PYMEs)

En cuanto a las PYMEs, en un estudio realizado por el equipo de Improven Consultores, se concluyó que las organizaciones no están consiguiendo mejorar sus resultados empleando Internet por una o varia de las siguientes causas:

1. Desconocimiento total o parcial de las importantes oportunidades que ofrecen las nuevas tecnologías en general (e Internet en particular) lo que lleva a poco apoyo por parte de la dirección.

2. Retorno de la inversión poco claro.

3. Se subestiman las posibilidades que brinda Internet a la empresa.

4. Falta de planificación en el proceso de integración de Internet.

5. Falta de personal cualificado para este área.

6. No se remodelan los procesos de la empresa para la correcta adecuación del negocio.

7. No se tiene como prioritario.

8. Resistencia al cambio.

9. Falta de metodología en el desarrollo del proyecto.

Con lo que, como se puede observar aún hay mucho camino por recorrer aunque muchas de ellas ya han empezado a recorrerlo. Las PYMEs tienen multitud de posibilidades en Internet, con un enfoque distinto a las multinacionales, con inversiones mucho menores, pero tienen muchísimas posibilidades.

Las empresas puras de Internet “.com”

Aunque estas empresas son una minoría, es importante hacer una reseña en ellas porque han sido la bandera de esta nueva revolución y más en un momento en el que un clásico de las .com, Amazon.com ha dado por primera vez beneficios. Y esto que es algo casi normal en cualquier empresa, en el caso de Amazon es una gran noticia. Basada en una visión muy clara sobre las posibilidades del liderazgo y del posicionamiento en Internet, Amazon ha lanzado una carrera hacia este liderazgo basada en inversiones y gastos sin medida y a costa de la confianza “casi ciega” de sus inversores.

Tras unos años duros para Amazon.com, parece que actualmente está cerca de alcanzar un posicionamiento que le puede dar unas cuantas décadas de rentabilidad. Aunque el mercado y los inversores siempre tendrán su última palabra.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Navarro Eduardo. (2002, junio 11). Cómo Internet revoluciona la manera de hacer negocios. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/como-internet-revoluciona-manera-hacer-negocios/
Navarro, Eduardo. "Cómo Internet revoluciona la manera de hacer negocios". GestioPolis. 11 junio 2002. Web. <https://www.gestiopolis.com/como-internet-revoluciona-manera-hacer-negocios/>.
Navarro, Eduardo. "Cómo Internet revoluciona la manera de hacer negocios". GestioPolis. junio 11, 2002. Consultado el 11 de Diciembre de 2017. https://www.gestiopolis.com/como-internet-revoluciona-manera-hacer-negocios/.
Navarro, Eduardo. Cómo Internet revoluciona la manera de hacer negocios [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/como-internet-revoluciona-manera-hacer-negocios/> [Citado el 11 de Diciembre de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de funkyah en Flickr