Agua potable en el mundo

Siempre trato de escribir artículos donde la base, es la inversión y la posibilidad de incrementar el capital. Sin embargo, hoy escribo este artículo porque es un tema que debe preocuparnos a todos, ya que estoy hablando de algo vital para nuestras vidas: El futuro gran negocio será…el agua potable….

“El Agua”. Que lamentablemente no escapa a los capitales, ya que ven en ella una importante fuente de ingresos que actualmente mueve decenas de miles de millones de dólares anuales.

El agua potable es más que esencial e imprescindible para que la vida del ser humano sea posible en nuestro mundo: “La tierra”, ya que es mucho más que un bien material, que una mercancía, (aunque para muchas empresas, su comercialización ya es un excelente negocio con la venta del agua embotellada), es un recurso natural, de ahí que el agua potable es concretamente un derecho humano de primer orden y un elemento esencial de la propia soberanía nacional ya que, muy probablemente, (ojala no ocurra), quien controle el agua, controlará la economía y toda la vida en un futuro no tan lejano, aunque parezca increíble o de ciencia ficción.

Los esfuerzos del hombre por mejorar el medio ambiente en el que habita y tratar de mejorar su calidad de vida, dependerá sin duda, de la disponibilidad y posibilidad del agua, existiendo una estrecha correlación entre la calidad del agua y la salud pública, entre la posibilidad de acceder al agua y por ende el nivel de higiene y la posible abundancia de agua, con el crecimiento económico y turístico de un país.

Las medidas dirigidas a ampliar y mejorar los sistemas públicos de prestación del servicio de agua potable, (que muchas veces no se concretan), contribuirían a una reducción de la morbi mortalidad, relacionada con las enfermedades entéricas, ya que estas enfermedades, están asociadas directa o indirectamente con el abastecimiento de aguas deficientes, o provisión escasa de agua.

Actualmente, más de 1.500 millones de personas no tienen acceso a agua potable y casi 4.000 millones carecen de un saneamiento adecuado.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 80% de todas las enfermedades en el mundo en desarrollo, la mayoría, son causadas por la falta de agua limpia y saneamiento adecuado, siendo ésta una de las causas principales de enfermedades y muertes sobre todo en los niños.

Esta crítica situación se debe a que sólo una muy pequeña parte de las poblaciones, en particular, en los países en desarrollo, tienen acceso a un abastecimiento de agua de calidad aceptable, no así el resto, ya que de acuerdo a estudios realizados, se estima que en algunos países, solamente el 21% de la población rural dispone de agua de calidad satisfactoria.

En base a estas estadísticas, se desprende la urgente necesidad de que se debe tomar conciencia sobre el cuidado del uso del agua.

Ya que sin darnos cuenta, estamos poniendo en serio riesgo este recurso tan esencial, no ya para nosotros, sino para las futuras generaciones, debemos pensar que cada gota de agua tiene un valor inmenso ya que representa “vida” y que lamentablemente nosotros malgastamos y no valoramos.

Si analizáramos los impactos a la salud, que en distintas poblaciones, por no tener acceso a agua en buenas condiciones de salubridad, son ya innegables. (Y muchos de nosotros, la derrochamos).

A pesar de los aportes del progreso científico y tecnológico, el agua sigue siendo un problema, por esta razón, en el contexto de la creación de un mundo cada vez más globalizado, se debería adoptar una clara política para organizar los esfuerzos que confluyen en la satisfacción de esta necesidad básica para todos y cada uno de los habitantes de nuestro planeta.

El agua potable es un recurso vital para el ser humano y el derecho al agua potable y al saneamiento, forma parte integrante de los derechos humanos, (oficialmente reconocidos en los diferentes eventos internacionales).

Nunca se ha considerado el agua como lo que realmente es, un bien común universal, patrimonio vital de la humanidad.

El acceso al agua debe ser considerado como un derecho básico, individual y colectivamente inalienable.

Frente a esta situación, se debe optar por una nueva cultura del desarrollo sostenible en materia de aguas. Debemos cuidar nuestros ríos, acuíferos, humedales y lagos que son mucho más que simples almacenamientos de agua, ya que son, nuestras reservas de “vida”.

Por ser un tema preocupante, en mis próximas entregas iré dando datos sobre distintas particularidades, tanto de agua, como del gran negocio que es, su embotellamiento y comercialización. Por qué suba la baja.

El agua dulce es un recurso limitado, el agua cubre el 79% de la superficie terrestre; el 97,5% del agua es salada, sólo el 2,5% es dulce.

Los casquetes de hielo y los glaciares contienen e1 74% del agua dulce del mundo.

La mayor parte del resto se encuentra en las profundidades de la tierra o encapsulada en la tierra en forma de humedad.

Sólo el 0,3% del agua dulce del mundo se encuentra en los ríos y lagos.

Para uso humano se puede acceder, a menos del 1% del agua dulce superficial subterránea del planeta.

En 25 años, es posible que la mitad de la población del mundo tenga dificultades para encontrar agua dulce en cantidades suficientes para consumo y para riego.

En la actualidad, más de 80 países, (el 40% de la población mundial) sufren una escasez grave de agua y las condiciones pueden llegar a empeorar en los próximos 50 años, a medida que aumente la población y que el calentamiento mundial perturbe los regímenes de precipitaciones.

Un tercio de la población mundial vive en zonas con escasez de agua, en las que el consumo supera el abastecimiento. Asia occidental es la región más amenazada.

Más del 90% de la población de esa región, padece un gran estrés por escasez de agua y el consumo de agua supera en un 10% los recursos de agua dulce renovables.

El agua dulce es un recurso esencial para la salud. El agua es un elemento esencial para la vida humana, para la salud básica y para la supervivencia, así como para la producción de alimentos y para las actividades económicas.

De acuerdo a: Guissé H. (1997), en el ser humano, la pérdida de agua puede tener consecuencias graves si alcanza el 10% de la masa presente en el cuerpo, y provocar la muerte a partir del 20%.

Por otra parte, aunque el agua está siempre cargada de diferentes sustancias minerales y orgánicas, su contenido en el hombre adulto y en buena salud va del 58 al 67%, mientras que en el recién nacido es del orden del 66 al 74%.

Las enfermedades transmitidas por el agua causan el 80% de las enfermedades y muertes que se producen en los países en desarrollo y provocan la muerte de un niño cada ocho segundos.

La mitad de las camas de hospitales del mundo, están ocupadas por gente que padece enfermedades transmitidas por el agua. Para pensarlo, verdad?, mientras muchos de nosotros la derrochamos.

Se ha comprobado que los servicios deficientes de agua y saneamiento, son la causa directa del deterioro de las condiciones de salud, así como causa importante de enfermedades originadas en el medio ambiente.

El impacto de la falta de agua segura, se traduce en que casi la mitad de los habitantes de los países en desarrollo, sobre todo niñas y niños, sufren enfermedades causadas directa o indirectamente, por el consumo de agua o de alimentos contaminados o por organismos patógenos que se desarrollan en el agua (Organización de las Naciones Unidas, 2003).

Las cifras son dramáticas: cada año, 2,2 millones de habitantes de países en vías de desarrollo, (la mayoría menores de edad), mueren por enfermedades asociadas a la falta de acceso al agua potable, la inadecuada salubridad y la escasa higiene, esto significa que, diariamente, 6.000 niños y niñas mueren por estas razones.

Una persona necesita beber aproximadamente entre dos a tres litros de agua por día.

De acuerdo con los parámetros de la Organización Mundial de la Salud y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), un suministro razonable de agua debe corresponder como mínimo a veinte litros por persona al día y la instalación debe estar situada a menos de un kilómetro de la vivienda del usuario.

Sin embargo casi e1 4% de la población del mundo vive a 60 kilómetros o algo menos de la costa.

Las enfermedades y defunciones relacionadas con las aguas costeras contaminadas cuestan a la economía mundial, por sí solas, 16.000 millones de dólares por año.

En término medio, el uso doméstico diario de agua dulce de una persona de un país desarrollado, es diez veces superior al de una persona de un país en desarrollo.

En el Reino Unido, una persona usa un promedio de 135 litros de agua por día. En los países en desarrollo, una persona usa 10 litros con suerte, increíble… pero real.

Los ríos forman un mosaico hidrológico en el mapa político del mundo Hay aproximadamente 263 cuencas fluviales internacionales, que abarcan el 45,3% de la superficie terrestre del planeta (excluyendo la Antártica) y en las que habita más de la mitad de la población del mundo Un tercio de esas 263 cuencas transfronterizas es compartido por más de dos países.

En muy pocos casos, los límites de las cuencas hidrográficas coinciden con los límites fronterizos administrativos.

Muchos países también comparten los acuíferos subterráneos. Los acuíferos subterráneos almacenan hasta el 98% de las fuentes de agua dulce accesibles.

Proporcionan el 50% del agua potable en el mundo, el 40% del agua utilizada para la industria y el 20% del agua para la agricultura.

Sería interesante hacer un ejercicio:

Tratar de vivir dos días sin utilizar el agua potable, ver cómo nos arreglamos para asearnos, lavar la vajilla, la ropa, asear la casa, los baños, la cocina, si tenemos sed, ver cómo hacemos sin el preciado liquido, ( por supuesto, no comprar agra embotellada), vivir como vive esta gente marginada, que no cuenta con la misma, ( yo viví una experiencia, en donde podía bañarme cuando llovía) para sentir en carne propia lo que significa no disponer de ella, me parece que de esa forma, comenzaríamos a respetarla y valorarla.

Seguimos en mi próximo capítulo ya que es un tema más que interesante.

¿El futuro gran negocio será… el agua potable?

Que no escapa a los capitales, ya que ven en ella una importante fuente de ingresos, que actualmente mueve miles de millones de dólares.

El Agua en el Futuro

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA, 2003), doscientos científicos de 50 países han determinado que la escasez de Agua, es uno de los dos problemas más acuciantes del nuevo milenio (el otro es el cambio climático).

Desde 1950, se ha triplicado con creces el uso del agua en el mundo. Durante los últimos 25 años, la disponibilidad de agua en el mundo disminuyó un 50%.

Si continúa la tendencia actual, en los próximos 20 años, los seres humanos utilizarán un 40% más de agua que en la actualidad.

Según proyecciones, para el año 2025, se predice que 4,000 millones de personas (casi la mitad de la población total), sufrirán problemas con el agua.

Así mismo, la cantidad de gente que vive en países con estrés por falta de agua, pasará de los 470 millones actuales a 3.000 millones en el año 2025. La mayor parte de esa gente vive en países en desarrollo.

Para lograr los objetivos de suministro de agua dulce, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), asegura que utilizará la campaña de una década de duración para llamar a los gobiernos a cumplir con las promesas realizadas en la Cumbre del Milenio del año 2000, donde los líderes prometieron reducir el número de personas que carecen de acceso a agua potable para el año 2015.

Para ello habrá que abastecer de agua a 1.500 millones de personas más en África, Asia, América Latina y el Caribe.

Casi 200 millones de personas en África sufren una grave escasez de agua.

En el 2025, aproximadamente 230 millones de africanos tendrán problemas por insuficiencia de agua y 470 millones vivirán en países con estrés por falta de agua.

Los problemas del agua, están más relacionados con una mala gestión que con la escasez de ese recurso.

En algunos casos hasta el 50%, del agua en las zonas urbanas y el 60%, del agua utilizada para la agricultura se desperdicia por pérdidas y evaporación.

La explotación forestal y la conversión de la tierra para dar lugar a las demandas de los seres humanos, han reducido a la mitad los bosques del mundo entero, lo cual ha aumentado la erosión de la tierra y la escasez de agua.

Entre 300 y 400 millones de personas en todo el mundo, viven en áreas cercanas a humedales y dependen de éstos.

Los humedales son mecanismos de tratamiento de las aguas servidas extremadamente eficientes, ya que absorben las sustancias químicas y filtran los contaminantes y sedimentos.

La mitad de los humedales del mundo han desaparecido a causa de la urbanización y el desarrollo industrial. La única manera de lograr un desarrollo sostenible y de mitigar la pobreza, será mediante una mejor gestión de los ríos y humedales y de las tierras en las que desaguan y drenan, así como a través de una mayor inversión en ellos.

Principios del derecho al agua potable: El primero, es el derecho a disponer de una cantidad suficiente para consumir de agua potable. Alrededor de 50 a 100 litros de agua.

El segundo, es que el agua debe cumplir con los estándares máximos para ser consumida.

El tercero, consiste en que el centro de abastecimiento debe estar próximo a la residencia y de fácil acceso.

El cuarto y último, es que el hecho de acceder al agua no puede significar renunciar al consumo de otros bienes vitales. En tal caso el acceso al agua debe ser enteramente gratuito.

El agua en el contexto Internacional: El agua promete ser a mediado del siglo XXI, lo que fue el petróleo para el siglo XX y parte del siglo XXI, el bien precioso que determinara la riqueza de las naciones.

El agua, brota como el mayor conflicto geopolítico del siglo XXI. Se espera que en el año 2025, la demanda de este elemento, tan necesario para la vida humana, sea un 56% superior que el suministro.

Se calcula que, en la actualidad, los 6.670 millones de habitantes en el mundo, requerirían un 20% más de agua.

Según el Informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo (WWDR), más que un problema de escasez, “se trata de una crisis de gestión de los recursos hídricos, esencialmente causada por la utilización de métodos inadecuados”.

Los recursos hídricos en lagos, ríos y acuíferos son, en general, renovables a través de precipitaciones que constituyen, en definitiva, la principal fuente de agua para la humanidad.

A través del fenómeno de la evapotranspiración, el agua puede cumplir su ciclo natural y luego precipitarse en forma de lluvia irrigando los ecosistemas, los bosques y las tierras de pastoreo y de cultivo.

En promedio, el ser humano consume 8% del total de agua dulce renovable, 26% de la evapotranspiración y 54% del agua de escorrentía accesible.

Utilización del Agua en el Mundo

En un mundo globalizado como el actual, es importante destacar la relación que existe entre el agua dulce renovable y el número de habitantes de los diferentes continentes, además del estado actual en términos de calidad y acceso.

De esta manera se estará en condiciones de entender mejor las posiciones políticas sobre el destino de este recurso a nivel mundial.

Veamos la relación entre el volumen de agua y el número de habitantes correspondiente en % a nivel de Continentes:

  • Continente Agua % Habitantes %
  • Asia 36 60
  • África 11 12
  • América Norte
  • A. Central 8 15
  • América del Sur 26 6
  • Australia 4 1
  • Europa 8 13

Fuente: Organización de las Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Casi toda Europa se encuentra en una situación que oscila entre crítica y grave, debido a la explotación de los recursos naturales, así como a la contaminación provocada por las industrias, especialmente las petroquímicas y el uso de agrotóxicos.

De sus 55 ríos, sólo 5 no están contaminados.

Por su parte, Asia muestra una situación extremadamente grave en el suministro de agua que incluso es causa de enfrentamientos armados entre países.

En China, el río Amarillo y los ríos que alimentan las planicies del norte y las reservas subterráneas, han sido afectados por la contaminación, debido fundamentalmente al auge de su crecimiento económico y a una incorrecta gestión ambiental. Como consecuencia, el norte del país se está secando y dos tercios de todas las ciudades no cuentan con suficiente agua a lo largo del año.

En Australia, la sobreexplotación de los ríos y de las reservas de agua subterránea, está haciendo que se concentren grandes cantidades de sal en la superficie, el intento por desviar el curso de algunos ríos terminó causando un desastre ecológico irreversible, pues se perdió gran cantidad de tierras fértiles.

En el norte de África, a pesar de que existen dos enormes acuíferos, el suministro de agua está en estado crítico, con el agravante de que la mayoría de sus ríos y lagos están contaminados.

En Estados Unidos, la situación es también preocupante, dado que la mitad de la población (150 millones de personas), dependen del agua subterránea para el uso doméstico.

Los acuíferos estadounidenses se encuentran contaminados y han mermado su capacidad, a pesar de tener aún reservas para unos 40 años.

Merece resaltarse el caso del acuífero Ogallala, cuyo volumen ha disminuido en unos 60 metros, debido a la sobreexplotación para irrigar las grandes extensiones de cereales; presenta, además, altos niveles de contaminación por el uso de agrotóxicos, desechos químicos y residuos sólidos.

Canadá posee 9% del agua dulce y renovable del mundo; este recurso es, en su mayoría subterráneo y su volumen es cerca de 37 veces mayor que el del agua de lagos y ríos de todo el país.

Más de un cuarto de la población de este país, se abastece de agua subterránea para uso doméstico.

Sin embargo, como en el resto de países, existen serios problemas de contaminación, debido a la presencia de petroquímicos, pesticidas, aguas servidas y nitratos, que ponen en riesgo la salud de la población por la alta toxicidad que se genera.

En el caso de América Latina, el acuífero Guaraní, resulta que es la mayor fuente de agua potable del mundo y se encuentra en una enorme área que abarca:

Gran parte de la Mesopotamia argentina (Corrientes y Misiones), las costas del río Uruguay, El Este de Paraguay y El sur de Brasil:

Esta fuente de agua subterránea tiene una extensión de 2.000.000 (dos millones) de kilómetros cuadrados y está dividida en:

  1. 3% Territorio Uruguayo
  2. 8% Territorio Paraguayo
  3. 17% Territorio Argentino
  4. 72% Territorio Brasilero

El agua potable, que se filtra por la permeabilidad del suelo durante las lluvias, se encuentra a una profundidad de 50 metros.

Y ese lago subterráneo tiene a su vez una profundidad de 40 metros. Se calcula que el agua que posee este enorme lago puede abastecer a toda la humanidad, 6.700.000.000 (seis mil setecientos millones) de habitantes por 200 años, por tratarse de una reserva renovable de acuerdo con los estudios realizados.

Sin embargo, en América Latina existen problemas de disponibilidad y calidad de agua, como señala el Informe del Banco Mundial sobre Salud y Medio Ambiente:

En la mayoría de los casos el problema del agua en la región obedece a la falta de un marco jurídico, institucional y normativo adecuado, a las enormes distorsiones en los precios y a los servicios subsidiados que benefician a los sectores más prósperos de la sociedad en detrimento de los pobres.

Agua y agricultura: Datos del Banco Mundial, muestran que el 70% del agua en el mundo es para uso agrícola, proporción que se eleva a 82% en países de ingresos bajos y medios, comparado con un 30% en los países de altos ingresos.

Basta recordar que un kilogramo de trigo o de arroz requieren, respectivamente, 1.500 y 4.500 litros de agua, mientras que el algodón necesita 10.000.

Las tierras de regadío representan únicamente alrededor de una quinta parte de la zona cultivable total de los países en desarrollo.

De manera inversa, el agua para uso industrial en estos países es de 59% respecto a un 10% en los países de ingresos bajos y medios.

La industria tiene grandes necesidades de agua; este sector absorbe cerca del 20% de los recursos disponibles. A título de ejemplo, la fabricación de una tonelada de acero exige por término medio 200 metros cúbicos de agua, la de una tonelada de papel, entre 50 y 300 metros cúbicos y la de un automóvil, cerca de 30.000 litros de agua.

La importancia del recurso agua para la producción de alimentos, se encuentra condensada en el Informe de las Naciones Unidas sobre el desarrollo de los recursos hídricos en el mundo (Organización de Naciones Unidas, 2003).

El informe destaca que el riego consume actualmente 70% del insumo total de agua, cantidad que aumentará en un 14% o 17% en los próximos treinta años por el incremento de las zonas de regadío.

El documento refiere también, que la mayoría de los sistemas de riego funcionan de manera ineficiente, por lo cual se pierde aproximadamente 60% del agua que se extrae, que se evapora o que vuelve al cauce de los ríos o a los acuíferos subterráneos.

El agua subterránea poco profunda, importante fuente de agua de regadío, es también motivo de preocupación en el mencionado informe, que resalta factores como el exceso de bombeo de los acuíferos, la contaminación por sustancias agroquímicas y la extracción excesiva de aguas subterráneas.

Las aguas residuales, son también usadas para regadío: abastecen a alrededor de 10% del total de las tierras de regadío en los países pobres. Por lo general se las usa en forma directa, sin tratamiento, con los riesgos que ello supone por la exposición de los trabajadores y los consumidores a parásitos bacterianos, amébidos, virales y nemátodos, así como a contaminantes orgánicos, químicos y metales pesados.

El uso de aguas residuales sin tratar es, además, una barrera para la exportación de cosechas y restringe parcialmente su acceso al mercado.

“El Agua” es algo que no escapa a los capitales, ya que ven en ella una importante fuente de ingresos, que actualmente mueve miles de millones de dólares.

Se sabe que todos los organismos vivos necesitan del agua, la vida nació en el agua hace 3,500 millones de años. Cada célula está compuesta en gran parte por agua.

Los seres humanos utilizan la mayor parte del agua a su disposición, lo cual amenaza la existencia de otras especies, fauna y flora.

La falta de agua lleva a la desaparición de especies, pobreza, mortalidad y contagio de enfermedades.

Los incendios registrados recientemente en California a causa de largos períodos de sequía son un ejemplo de la falta de una política que promueva el uso controlado del agua y el crecimiento desproporcionado de la población.

El agua existe en los tres estados físicos: líquido, sólido y gaseoso. Es asimismo una de las pocas sustancias que es menos densa cuando es sólida que en su estado líquido, de ahí que el hielo flote.

Por otra parte, el agua está en movimiento constante, elevándose al cielo en forma de vapor, en ríos y mares, y luego cayendo sobre la superficie de la Tierra en forma de lluvia.

Las plantas tienen un papel fundamental en el ciclo del agua, absorbiendo agua del suelo y expulsándola al aire a través de sus hojas.

Además, el agua tiene un gran poder para absorber y mantener el calor. Por esta razón, las corrientes marinas tienen un rol importante en el clima de la Tierra.

Pero, por otro lado está el agua en botella que es una mejor y más sana opción a las bebidas gaseosas, pero las botellas de plástico, representan una amenaza para el medio ambiente.

A escala mundial el consumo de botellas de agua se duplicó entre 1997 y 2006, con Estados Unidos a la cabeza en América, con unos 99 litros por persona en 2006.

A nivel mundial, 2.7 millones de toneladas de plástico son utilizadas cada año para hacer botellas, pero en Estados Unidos menos del 20 por ciento de ellas son recicladas. Muchas personas creen que el agua embotellada es una versión más pura, proveniente de vertientes naturales.

Sin embargo, el 40 % del agua embotellada proviene del grifo.

La producción mundial se duplicó entre 1997 y el 2006, el agua envasada aparece como uno de los problemas del planeta.

Es, además, protagonista de una enorme injusticia social, porque los grandes bebedores son los habitantes de países ricos y no los de aquellos lugares donde el grifo si lo hay no da garantía sanitaria alguna.

Países con mayores consumo de litros per Cápita de agua embotellada:
Italia con 192, Emiratos Árabes 181, México 179, Bélgica 161, España 146, Francia 139, Alemania 128, Líbano 107, Suiza 104, EEUU 99, Chipre 98, Arabia Saudí 93, R, Checa 90, Portugal 83, Eslovenia 81. Siendo la media mundial, de 25 litros.

Los motivos por los que se opta por agua embotellada en lugar de agua de grifo son múltiples: tiene mejor sabor, por comodidad en el trabajo, en reuniones o como sustituto de otras bebidas.

En España, por ejemplo, el 31% del agua embotellada va a la restauración u hostelería.

En Estados Unidos, donde el consumo es también alto pero sin llegar al nivel de Italia (un estadounidense bebe 99 litros al año y un italiano, 192), el agua embotellada, que no tiene las calorías de los refrescos, satisface a los consumidores preocupados por la obesidad.

El agua embotellada y el desastre ecológico: El agua embotellada nos la presentan como un producto que nos asegura nuestra salud y se nos hace ver que es señal de calidad de vida, de un cierto nivel de vida y respetuosa con el medio ambiente.

El sector del agua embotellada está creciendo muy rápidamente en todo el mundo, siendo el negocio más boyante actualmente, pero también uno de los menos regulados, lo que da lugar a situaciones auténticamente escandalosas.

Las cifras del negocio del agua hablan por si solas. En la década de 1970, el volumen anual de agua embotellada que se comercializa en todo el mundo ronda los 1.000 millones de litros.

En la siguiente década se dobla el consumo, sin embargo es a partir de la década de 1990 cuando el crecimiento ya es exponencial.

En el año 2001, los norteamericanos se gastaron 6.880 millones de dólares, en el año 2006 ya eran unos 10.980 millones de dólares, con un consumo de 25.800 millones de litros de agua embotellada.

Esto supone un crecimiento superior anual al 9%, según los datos aportados por Beverage Marketing Corporation y la Internacional Bottled Water Association.

El consumo medio anual de agua embotellada de un norteamericano está en torno a los 99 litros por persona/año.

La moda del agua embotellada es aún mayor en Europa. Alemania consume 10.300 millones de litros, Francia 8.500 millones de litros y España 5.500 millones de litros.

Los italianos tienen una media de consumo, en el año 2006, de 192 litros por persona/ año y los españoles de 146 litros anuales.

El consumo global de agua embotellada alcanza los 154.000 millones de litros, en el año 2006, ( de donde sacaran tanta agua mineral?) y supone un aumento del consumo del 57 % respecto al del año 2001.

Esto representa un gasto de unos 100.000 millones de dólares. El precio medio de un litro de agua embotellada está en los 0,65 dólares.

Las fábricas embotelladoras frecuentemente sacan el agua, que embotellan, de la misma red de agua que llega al público.

En muchos casos, como Coca Cola, lo que hacen es agregarle un paquete de minerales, así la denominan “agua mineral”, consiguiendo aumentar de esta forma su precio, convirtiéndose en uno de los mayores negocios del mundo.

Sirva como ejemplo, que en marzo de 2004, Coca Cola reconoció en Reino Unido que el agua de su marca Dassain era agua común y corriente del grifo, que era vendida en botellas de medio litro.

Se retiraron más de medio millón de botellas del mercado argumentando que habían detectado niveles de bromato que excedían las normas legales británicas.

Estas industrias están contribuyendo a la destrucción de las fuentes de agua públicas con el objetivo de abastecer de “agua pura” a la elite mundial.

Estas empresas son depredadoras del agua, buscando continuamente nuevas fuentes hídricas para cubrir sus insaciables necesidades de negocio, comprando continuamente derechos de agua a los agricultores, una vez que los agotan los abandonan creando numerosos problemas ecológicos.

En América del Sur, las multinacionales norteamericanas y europeas están comprando grandes zonas de naturaleza salvaje en la que se incluyen sistemas hidrográficos integrales.

Estas empresas agotan no sólo los sistemas de su propio terreno sino las zonas circundantes.

Esto es lo que sucedió en Tillicum Valley en la Columbia Británica, donde la empresa Canadian Beverage Corp ha estado explotando el agua subterránea de la región de forma tan intensa que los habitantes y agricultores de la zona se quedaron sin ella.

Esta industria embotelladora de agua dice que es respetuosa con el medio ambiente pero esto no es así, pues como vemos usa el agua de una forma poco respetuosa y además el 90 % de los envases que utiliza son de plástico.

Todos los que vamos por el campo vemos en él infinidad de estos envases que son fuertemente contaminantes del medio ambiente. Estas empresas nos dirán que cumplen la ley escrupulosamente en este tema, pero aún siendo así, los envases de plástico deben desaparecer con carácter urgente.

El derroche energético también es importante, sirva como ejemplo que para producir el agua embotellada que se consume en Estados Unidos se necesitan quemar 1,5 millones de barriles de petróleo, cantidad suficiente para alimentar los motores de 100.000 coches durante un año.

En España significan unos 330.000 barriles de petróleo que supone el gasto de unos 22.000 coches.

Creo que sería prudente que se controle este negocio y que tenga una regulación mucho más exigente que la actual en el apartado económico, sanitario y medio ambiental.

Se puede entender que el negocio privado debe generar beneficios, pero que este no sea perjudicial para el medio ambiente y por ende el mundo en que vivimos.

A pesar de este sombrío panorama, la batalla del agua no sólo no está perdida, sino que va camino de ganarse a medio plazo.

Las nuevas tecnologías, una vez más, se convierten para ello en aliados que proporcionan alternativas valiosas, tanto a la hora de buscar mejoras en la reutilización de recursos ya existentes, como en la de lograr nuevos recursos. Una de estas nuevas vías es el proceso de desalación.

Esta tecnología es una de las principales soluciones de futuro para paliar de manera racional y rentable la escasez de agua que afecta a determinadas zonas de planeta.

En síntesis, la desalación utiliza un recurso que existe en abundancia el agua de mar salada para lograr un producto escaso y valioso, tanto en términos humanos como económicos: el agua potable.

En este sentido, se trata de una tecnología que complementa y se suma a las existentes de reutilización de aguas.

Una buena respuesta la tenemos en Oriente Medio. En algunos países de esa zona se optó por utilizar la opción para solucionar la crisis del agua: la desalinización.

Se estima, según la Asociación Mundial de Desalinización, que hay cerca de 17.000 unidades de desalinización en el mundo. Pues bien, el 61% está en Oriente Medio.

Pero a pesar de que los árabes están en la cabeza de esta carrera por la búsqueda de nuevos recursos, tendrán que invertir mucho más para paliar su escasez.

En África, unos 300 millones de personas actualmente no tienen acceso al agua y saneamiento. Allí es ejemplar el caso de la República de Cabo Verde, donde se han construido decenas de plantas desalinizadoras que palian la escasez de agua.

Pero a pesar del desarrollo de esta antigua colonia portuguesa, el resto del continente no respira tan desahogadamente y otros países ya han apostado por la desalazación.

En Europa, España, Italia, Grecia, Turquía y Chipre utilizan esta técnica. En Sudamérica, la situación del agua es similar al resto de continentes. Por ejemplo, en México, según la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México, 11 millones de personas no tienen acceso al agua potable.

Australia, que ha impuesto importantes restricciones tanto al consumo humano como al uso por parte del sector industrial, con el fin de reducir el mal uso de los recursos hídricos, lanzó un ambicioso plan que pretende reutilizar hasta un tercio del agua residual para 2015.

Además, desde hace varios años ya hay desalinizadoras en marcha en Japón y Kazakhstan. En Estados Unidos, la desalación se centra en los estados de California, Tejas y Florida.

No obstante, El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) critica en un informe la “frenética construcción” de desalinizadoras y su impacto negativo en el medioambiente y el cambio climático.

Según el estudio ‘Haciendo agua, desalinización: ¿opción o distracción para un mundo sediento?”‘, España es el país con “ mayor capacidad de desalinización del mundo occidental”, aunque para el WWF esa no es la mejor solución para garantizar el suministro de agua.

“Desalinizar el mar es una forma cara y de gran coste energético para conseguir agua”, dado que la desalinización lleva a la emisión de gases de efecto invernadero y a la destrucción de las costas, lo que agrava el cambio climático.

Según las organizaciones ecologista, los países con más problemas de agua potable están volcándose en la desalinización de agua marina como solución a sus problemas de gestión de agua. Entre ellos se incluyen Australia, Oriente Medio, España, EEUU, Reino Unido, seguidos por India y China. “En todos los casos se trata de grandes áreas afectadas por escasez de agua y densamente pobladas”, señalan.

Para WWF, la frenética construcción de plantas desalinizadoras en España tiene su origen en la cancelación en 2004 del proyecto del trasvase del Ebro, que era una de las piezas centrales del Plan Hidrológico Nacional, y en “su tradicional intento de garantizar el agua en uno de los países más secos de Europa”.

El informe critica “la transformación de la árida Almería en la mayor concentración de invernaderos de horticultura de Europa entre 1987 y 2004” y la planta desalinizadora de Carboneras, construida en esa región y que es la más grande de Europa.

Además, el aumento del turismo en España ha llevado igualmente a un mayor consumo de agua debido a la constante construcción de residencias secundarias en urbanizaciones levantadas en las proximidades de campos de golf, como el Desert Springs (norte de Carboneras).

En ese mismo sentido, el WWF recuerda que “España estableció un nuevo récord al construir 800.000 nuevas propiedades en 2005, principalmente en la costa sur”, y asegura que esa cifra supera las edificaciones realizadas en Francia, Alemania y el Reino Unido juntas.

Por todo ello, la organización de defensa del medioambiente se hace eco de “las voces que sostienen que el problema real del agua en España está más vinculado a expectativas poco realistas y a una pobre gestión del agua”.

El estudio se refiere a la importancia que tiene la industria desalinizadora española a nivel mundial, ya que las empresas del país “participan en el desarrollo de la capacidad desalinizadora de EEUU, el Reino Unido y Oriente Medio”.

Pero a diferencia de otros países desarrollados que destinan el agua desalinizada a usos urbanos, España dedica una increíble proporción de agua desalinizada a la agricultura, el 22%, el mayor porcentaje del mundo.

En teoría, el elevado costo del agua desalinizada descarta su uso agrario, pero “desde 1983, el Gobierno español financia el agua desalinizada para que su precio sea similar al que pagan las familias”.

En cuanto a la desalinización en el resto del mundo, se estima que alrededor del 60% de las necesidades de agua dulce en el Golfo Pérsico se satisfacen con la desalinización, en gran parte con tratamientos térmicos que tienen un elevado consumo energético, y Perth (Australia) prevé satisfacer un tercio de su demanda por este método.

Pese a las numerosas críticas contra las desalinizadoras, algunos países han entrado en una espiral por promover la fabricación de agua sin hacer un análisis previo sobre su uso y abusos.

A pesar de las buenas experiencias en la India para tratar aguas contaminadas con tecnologías de membranas, las desalinizadoras no contribuyen a resolver el problema de 1.200 millones de pobres en el mundo que no tienen asegurado el abastecimiento de agua potable. La desalinización masiva muestra que cerramos los ojos ante su problema y los impactos sobre el medio ambiente.

Por otro lado, Acciona Agua, ha sido seleccionada por la empresa americana Poseidón Resources Corporation para llevar a cabo el diseño, ingeniería, construcción y puesta en marcha de una planta de desalación de agua de mar en la ciudad Carlsbad, en California, que será la mayor de Estados Unidos.

La nueva planta desaladora de Carslbad supondrá una inversión de 300 millones de dólares y producirá 204.000 m3/día de agua potable de gran calidad. La instalación de Carlsbad figurará entre las cinco mayores del mundo y será la mayor planta de EEUU, ya que prácticamente duplica la capacidad de producción de la desaladora de Tampa (Florida), que ocupaba hasta ahora el primer puesto del ranking con 104.000 m3/día y que acaba de ser completamente remodelada por una sociedad conjunta entre Acciona Agua y la compañía estadounidense American Water, que se encargará también de su explotación.

Acciona Agua y Poseidón tienen previsto cerrar el proyecto y contratos definitivos en junio de 2007 para iniciar a partir de ese momento la construcción de la planta de forma que esté finalizada y pueda empezar a operar y producir agua a lo largo de 2009. La planta está diseñada con los últimos avances técnicos en recuperación y ahorro energético y cumple los estrictos requisitos medioambientales del estado de California.

La planta de desalación de Carlsbad, constituye una herramienta fundamental para garantizar el suministro de agua potable de calidad en la región de San Diego, reduciendo la dependencia que sufre la región de la aportación de aguas que actualmente se hace desde regiones limítrofes.

La Región de San Diego está acometiendo un ambicioso plan de diversificación de suministros de agua, mediante medidas que promueven el ahorro de agua y la búsqueda de fuentes alternativas como la desalación y la reutilización. La región tiene previsto que, con el conjunto de medidas anteriores, se reduzca sustancialmente de aquí a 2030 el consumo energético necesario para asegurar el abastecimiento de agua.

Afortunadamente… el planeta tierra, no se quedara sin agua potable, gracias a la tecnología creada por el hombre, ya que una vez más ha podido dar respuesta a una necesidad tan imperiosa como es el agua potable, no obstante, debemos ser conscientes en su uso y no derrocharla ya que como todo servicio, tiene su precio.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Brull Hugo Rodolfo. (2008, septiembre 22). Agua potable en el mundo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/agua-potable-en-el-mundo/
Brull, Hugo Rodolfo. "Agua potable en el mundo". GestioPolis. 22 septiembre 2008. Web. <https://www.gestiopolis.com/agua-potable-en-el-mundo/>.
Brull, Hugo Rodolfo. "Agua potable en el mundo". GestioPolis. septiembre 22, 2008. Consultado el 17 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/agua-potable-en-el-mundo/.
Brull, Hugo Rodolfo. Agua potable en el mundo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/agua-potable-en-el-mundo/> [Citado el 17 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de barefootcollege en Flickr
DACJ