Proceso de toma de decisiones para el emprendedor Pyme

El emprendedor del sector de la pequeña y micro empresa, se enfrenta día a día con un sin fin de desafíos en lo que a la toma de decisiones se refiere, cada una de ellas puede tener resultados y efectos, tanto directos como colaterales, en sus finanzas, en su relación con los clientes y seguramente en el futuro de su negocio.

La toma de decisiones aventuradas es un factor común entre los pequeños empresarios, ya que muchos no nos tomamos el tiempo para analizar de forma detallada cada uno de nuestros problemas y nos lanzamos de la mano de nuestros instintos, no podemos negar que muchas veces acertamos, pero aquellas en las que no, afectan la rentabilidad y productividad de nuestro negocio.

Entonces, ¿cómo hacemos para garantizar que cada una de nuestras decisiones serán acertadas?

¿Cómo establecer un patrón que nos permita contar con la más alta probabilidad de éxito en la toma de las mismas?

La respuesta quizás sea, que no existe una fórmula mágica que nos funcione para todo, pero los siguientes elementos sin duda nos proveerán de un esquema más sólido y nos facilitará no solamente la toma de decisiones, sino que además sentaremos las bases necesarias para poder analizar en que fallamos, en el caso de que las cosas no vayan tan bien como quisiéramos, sea que nuestra empresa este conformada tan solo por un individuo, sea una empresa familiar o un pequeño negocio con empleados y colaboradores.

Convicción, ¿a dónde vamos?

El primer paso es tener muy claro lo que quieres, a donde vas, cuáles son tus objetivos, de esto dependerá en mucho el éxito de lo que haces, dirigir un negocio sin poder focalizar claramente a donde vamos, es como navegar sin ocuparse del timón.

No te voy a plantear que de entrada te embarques en el desarrollo de un complicado plan de negocios, pero sí es conveniente contar con un procedimiento ordenado que te permita visualizar los objetivos en todo momento y basar tus decisiones en el plan de trabajo establecido, para esto sigue los pasos que te indico a continuación.

Escribe en un documento, preferiblemente si es un cartel que puedas colocar en un lugar visible, cuales son los objetivos principales de tu negocio, recuerda que los objetivos son aquellas metas realistas, aquellas que estás en la capacidad de lograr y por las cuales vas a luchar cada día, muchos, solemos confundir nuestros objetivos con nuestros sueños.

Procedimientos, ¿cómo se hace?

Ve armando un plan de acción para cada objetivo, describe cómo vas a hacer para logra cada uno de ellos, no importa que al principio no puedas aclarar del todo tus ideas, lo importante es que lo escribas para que puedas leerlo con frecuencia e irlo actualizando a medida que vas afinando los procedimientos, verás cómo vas evolucionando y poco a poco aquello que originalmente era solo una lista de ideas desconectadas, se va convirtiendo en la guía de operación de tu negocio.

Lleva una bitácora escrita donde puedas anotar tus decisiones más trascendentales, anota aquellas que te dieron mejores resultados, así como aquellas que te produjeron pérdidas y desastres, así con el tiempo tendrás una base de conocimiento excelente tanto para ti, como para tus colaboradores.

Flexibilidad, ¿reglas o lineamientos?

Recuerda que eres un emprendedor, que te diferencias del empresario tradicional en muchos aspectos, algunos que quiero mencionar en este artículo son quizás tus mejores herramientas para competir contra empresas mucho más grandes y con muchos más recursos que los tuyos.

El hecho de que hayas definido una metodología o procedimientos para la toma de decisiones, no significa que debas seguirlas al pie de la letra, en una gran empresa, cambiar un procedimiento se torna muchas veces en un conflicto institucional, en el cual quizás tengan que intervenir varios ejecutivos y todo eso significa burocracia, pero sobre todo tiempo, tiempo que afecta la toma de decisiones, la empresa lleva una inercia marcada por todos sus reglamentos, cambiar el rumbo mediante una decisión que no se apega a los mismos puede significar que cuando la decisión finalmente se adopte, sea demasiado tarde y por ende los resultados que se perseguían o la oportunidad que se pretendía aprovechar, se haya perdido.

El pequeño emprendedor, tiene en sus manos las decisiones, las que tomadas de manera oportuna pueden hacerle cerrar una venta, conseguir un precio excelente, en fin, aprovechar oportunidades gracias a su flexibilidad. Siguiendo con la analogía de los navegantes, diremos que un pequeño empresario es como quien navega en un pequeño bote de motor y ve frente un obstáculo, gira el timón, cambia el rumbo y lo esquiva, visualiza un espacio de aparcamiento cercano al muelle en una excelente ubicación, va y lo toma. La gran empresa es como el Titanic, ve el iceberg, anuncia el peligro, pero de todas maneras se estrella con él.

Información

No te encierres en tu mundo, haz la tarea e infórmate, hay miles de maneras hoy en día de informarse, leer publicaciones especializadas en tu línea de negocios, (tal como la que estás leyendo en este momento), participar en foros y comunidades, saber qué están haciendo otros emprendedores, conocer nuevas experiencias, tanto las positivas como las negativas, invierte tiempo en informarte, comparte tus experiencias.

Hoy por hoy, la Internet nos permite acceder a un sin fin de documentos, recursos y bases de conocimiento, que no hay excusas para cultivar un nuevo hábito, que te garantizo, será muy productivo tanto para el crecimiento de tu negocio, como para tu desarrollo personal.

Ten cuidado también, recuerda que informarte no es lo mismo que encuadrarte, las sugerencias no son órdenes que debas acatar, el hecho de que algo le haya funcionado o no a alguien, no garantiza que tendrá el mismo efecto en tu empresa. Infórmate, analiza y concluye, agrega a ésta receta los condimentos de tu experiencia y la pimienta de tu pasión, al final la responsabilidad y los frutos de tus decisiones, serán totalmente tuyos, disfruta de tus triunfos y aprende de tus fracasos, así serás cada día más grande.

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Estupinan Wilmer. (2009, junio 27). Proceso de toma de decisiones para el emprendedor Pyme. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/proceso-de-toma-de-decisiones-para-el-emprendedor-pyme/
Estupinan, Wilmer. "Proceso de toma de decisiones para el emprendedor Pyme". GestioPolis. 27 junio 2009. Web. <http://www.gestiopolis.com/proceso-de-toma-de-decisiones-para-el-emprendedor-pyme/>.
Estupinan, Wilmer. "Proceso de toma de decisiones para el emprendedor Pyme". GestioPolis. junio 27, 2009. Consultado el 21 de Abril de 2015. http://www.gestiopolis.com/proceso-de-toma-de-decisiones-para-el-emprendedor-pyme/.
Estupinan, Wilmer. Proceso de toma de decisiones para el emprendedor Pyme [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/proceso-de-toma-de-decisiones-para-el-emprendedor-pyme/> [Citado el 21 de Abril de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de designandtechnologydepartment en Flickr
Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

También en Emprendimiento