Liderazgo y sus enfoques actuales

Resumen

Podríamos decir que una persona  puede  representar la diferencia! es una prueba viviente de que un líder eficaz puede rehacer una organización  y la justicia. Se le conceptúa casi unánimemente en términos  tales como una persona de mente abierta, imparcial y considerada. En una sociedad cerrada, en que las autoridades son los guardianes y los prisioneros son los guardados, Toda organización está expuesta a cambios, ya sean continuos o discontinuos. En organizaciones sometidas a cambios rápidos, se debe ser proactivo, anticiparse a los acontecimientos. Lo que requiere un ambiente de aprendizaje y mejoramiento continuos en los  enfoques de liderazgo. Existen otros enfoques que contribuyen al establecimiento de tipologías (es el estudio o clasificación en diferentes tipos existentes que se lleva a cabo en cualquier disciplina ) o características del liderazgo: Según la actividad que ejercen, la preparación que tienen, la tendencia a defender la verdad o propalar la falsedad, la meta que persiguen. Se puede mencionar los siguientes: líder político, profesor o docente, sacerdotes, escritores, padre de familia, entre otros; personas que configuran la opinión pública a través del arte, la literatura, el pensamiento, los medios de comunicación social.

De acuerdo con esto, para que alguien sea un buen líder tiene que ser eficaz y ético, cualidades que originarán el respeto y la confianza de los seguidores.

Pero no todo puede ser apoyo y ejemplo, se requiere del líder un comportamiento que motive a comprometerse con él  con las metas y objetivos que plantea, creando un verdadero vínculo personal líder – seguidores. Este aspecto fue abordado exitosamente por un equipo comandado por D. Goleman en el año 2002, enfocando el liderazgo con la perspectiva de la “inteligencia emocional”.

Es un factor muy importante el  liderazgo es uno de los temas que, en el ámbito de los negocios, es ampliamente tratado y estudiado. Numerosos libros, artículos y expertos continuamente cubren aspectos del liderazgo, especialmente lo relacionado con la naturaleza y comportamiento (la manera de comportarse conducirse, portarse) de los buenos líderes, y con la estructura y características de las organizaciones en las que estos se desempeñan y desarrollan.

Introducción

Esa rara cualidad  guiar grupos humanos hacia objetivos que signifiquen un cambio en las condiciones y satisfacciones comunes ha sido, desde tiempo inmemorial, inaccesible a las tentativas de estudiarla y describirla en forma precisa. En alguna parte que, con el propósito de buscar una definición común, una investigación existen 221 interpretaciones de lo que entendemos por “liderazgo” (la palabra liderazgo define a una influencia que se ejerce sobre las personas y que permite incentivarlas para que trabajen en forma entusiasta por un objetivo común) sin aclarar nada.

El asunto es interesante, tiene un  misterio, ya lo mencionamos antes: el liderazgo es como la belleza, difícil de definir pero fácil de apreciar si uno lo ve.

En algunas empresas  han permitido conocer líderes de diferentes áreas de actividad, viviendo encontradas situaciones de cambio. He tenido la oportunidad de ver en acción a aquellos que son seguidos incondicionalmente y a otros que -resistidos en un principio- son finalmente aceptados porque tienen algo que convence; también hemos  conocido algunos que fracasaron como dirigente y guías.

He llegado a la conclusión que cualquier mortal puede ser líder si se lo propone, pero también he concluido en que hay diferentes niveles de liderazgo, ocupando la cúspide aquellos que tienen “algo más” que el resto ( una cosa es ser primer violín de la orquesta y otra ser el virtuoso que da el concierto ).

Además hay una realidad que por lo obvia la pasamos por alto: No hay líderes sin seguidores. Olvidándola nos embarcamos en alambicadas teorías académicas mirando el liderazgo ‘desde fuera’, cuando lo lógico es enfocarlo ‘desde dentro’ desentrañando las razones que impulsan a los seguidores.

Desde nuestro punto de vista, la tarea fundamental del líder es despertar los sentimientos positivos de sus subordinados y ello ocurre cuando el líder produce resonancia, es decir, el clima emocional positivo indispensable para movilizar lo mejor del ser humano. En su raíz, pues, la tarea fundamental del liderazgo es emocional”  Es lo único que da sentido a todo lo que hacemos.

No debe existir otra razón para reunir los esfuerzos del grupo (El Objetivo nos da la Dirección hacia donde enfocaremos nuestro esfuerzo). Debe estar claramente definido.

Su cumplimiento es la responsabilidad más importante que debe asumir un líder.

Todo lo que el líder piense, diga o haga, solo tiene sentido si ayuda al cumplimiento del Objetivo.

Existe antes de que el líder y el grupo al que dirige den el primer paso.

Generalmente el líder no decide el Objetivo, ésta le es impuesto por una entidad superior: El jefe, el bien común de la familia, de la sociedad, del país.  Una vez establecido, el líder siempre debe garantizar su cumplimiento.

Desarrollo

Tiene como destinatario, aquellas personas que sin ocupar los altos mandos en las diferentes organizaciones, son responsables de conducir a otros. Llamados “Personajes Ordinarios de Liderazgo Local”. Se construyen los Principios a partir de nuevos conceptos:

El liderazgo no es una facultad abstracta e innata, sino una habilidad o pericia que se puede aprender. El liderazgo no se puede enseñar, solo aprender.

Los Principios del Liderazgo no debe estar reservado para unos pocos, sino que se requiere que estén al alcance de cualquier persona que dirige a otras en su entorno social: En la familia, en sus actividades cotidianas, etc.

El verdadero liderazgo se da en la guerra, la expresión artística grupal y/o el deporte en equipo: Se da ahí donde el líder no puede hacer las cosas por los otros, sino únicamente guiarlos y orientarlos.

Una de las motivaciones más fuertes del ser humano es la búsqueda del poder. Esta búsqueda está relacionada con el deseo y/o necesidad de controlar o transformar el entorno y las circunstancias que le rodean. Muchas personas se sienten cautivados por el poder, sobre todo aquellas que han estado privadas de él. Las personas, organizaciones y naciones luchan por el poder, porque se sienten atraídos por el prestigio, riqueza, estatus, (Posición, escala social y económica a que pertenece una persona) dominio, (es el conjunto de existencia de ella misma, es decir, los valores para los cuales la función está definida) control y reconocimiento que parecen derivar de él. A lo largo de la historia de la humanidad, lograr poder ha venido a significar sinónimo de éxito. El acumular y ejercer poder ha venido a ser sinónimo de liderazgo.

Por otra parte, el poder ejercido sin liderazgo deviene en coerción, manipulación y autoritarismo; pero el poder puesto al servicio del liderazgo es transformador. El poder sin el liderazgo como vehículo de expresión, carece de influencia real y duradera; logra adhesión, pero por miedo, sin convicción y compromiso. Podemos argumentar, como lo dice W. Bennis: “El liderazgo es el recto uso del poder”. Sir Gordon Brunton a su vez define el liderazgo como “el uso inteligente y sensible del poder”.

El ejercicio del poder que genera liderazgo no es el que viene por la investidura del puesto, sino por el modelaje, el desarrollo de competencias comunicacionales asertivas, la habilidad para la resolución de conflictos y la negociación, y el enfoque (estudia las consecuencias pragmáticas que posee la comunicación de carácter interpersonal, concibiendo a la comunicación como una estructura abierta de interacciones que se producen en un contexto particular ).

Y la acción dirigida al logro de los objetivos organizacionales, sin perder de vista las necesidades de las personas. Este ejercicio desarrolla poder personal. El poder personal no es un asunto de posición o jerarquía, como tampoco lo es el liderazgo. En tal sentido comenta John Adair:”Su posición no le da el derecho a mandar; sólo le impone el deber de vivir en tal forma que los demás puedan recibir sus órdenes sin sentirse humillados”. El poder ejercido desde la investidura legal, desde la jerarquía organizacional, desde la posición, pero carente de las competencias personales y profesionales para el liderazgo, degenera indefectiblemente en el ejercicio abusivo (excede de lo normal) y manipular (que maneja o manipula algo) del  poder.

Si las habilidades comunicacionales del líder son limitadas, si su capacidad para en visionar un futuro mejor es miope, si sus competencias para el trato interpersonal son deficientes, si su resolución para permanecer fiel a unos valores bien metabolizados y arraigados no es firme; entonces, cuando vengan los momentos de crisis, se sentirá presionado a recurrir a la fuerza, a la manipulación, a la coerción (es una presión que se ejerce sobre una persona para forzar una conducta o un cambio en su voluntad. La coerción, por lo tanto, se asocia a la represión, la restricción o la inhibición y al control para conseguir los resultados planteados; en vez del dialogo, la participación, el trabajo en equipo y la conciliación de intereses.

Conclusiones

Aprender a usar el poder para liderar, vale decir, generar influencia para conseguir resultados con base a objetivos compartidos, requiere aprender a usar la capacidad de movilizar la energía propia hacia esos objetivos compartidos definidos, con el fin de transformar el entorno, lo cual demanda el desarrollo de destrezas y habilidades para el enfoque del liderazgo. El desarrollo de la capacidad para liderar, provee a la persona de la estructura, el sentido y la orientación para que exprese su poder hacia el logro de los resultados propuestos. Ahora, desarrollar liderazgo como vehículo de expresión del poder personal, es un proceso. Crecer en liderazgo implica un proceso de crecimiento personal, que se relaciona con la formación y el desarrollo del carácter de uno como ser humano, que se forja desde adentro hacia fuera, desde la claridad de los procesos personales del líder, desde la conciencia de su interioridad.

Cuando el poder se expresa también con genuino compromiso, con sensibilidad y empatía, con profundo respeto y honra hacia los demás, el uso del poder conlleva a ganar liderazgo y generar influencia que redunda en el logro de objetivos compartidos. El poder, entonces, fluye como energía creativa que moviliza, con enfoque y congruencia, todos los recursos internos (talentos, habilidades, experiencias, emociones, conocimientos, etc.) para el logro de objetivos comunes. El liderazgo se convierte de esta manera en un vehículo para la contribución, el servicio, la acción transformadora, el canal para el aporte a la satisfacción de las necesidades de los demás y el cumplimiento de los objetivos organizacionales. El liderazgo visto así, se define como el uso ético y responsable del poder, que se ejerce con integridad, con respecto al otro y convicción a los propios valores asumidos como principios de vida. El liderazgo, entonces, como lo expresa Warren Bennis, “es el recto uso del poder”.

El implementar los enfoque de liderazgo es  necesaria para integrarla a los procesos de una empresa, por lo general, resulta costosa y aunque su aplicación de manera efectiva puede traer muchos beneficios, no todas las empresas cuentan con los recursos de manera que puedan satisfacer los aspectos necesario de un buen líder. Esto constituye una desventaja, principalmente para las pequeñas y medianas empresa.

Bibliografía

  1. Bennis Warren, Lideres, Paidos Ibérica, 1989.
  2. Lee Blaine, El principio del poder, Mondadori, 1997.
  3. Karp H.B., Guía para el Líder del Cambio, Cuatro Vientos 1997.
  4. John Adair, Líderes, No Jefes, Segunda Edición, Confemtal, 1990.
  5. Quigley Joseph, Liderazgo en Acción, Edición Visión, 1997.
  6. Barroso Manuel, Meditaciones Gerenciales, Editorial Galac, 2005.
  7. http://www.degerencia.com/curso-especializacion-liderazgo-creativo-de-equipos 13 junio 2013.
  8. http://www.degerencia.com/articulo/el-poder-puesto-al-servicio-del-liderazgo#artrel  13 junio 2013.
  9. http://www.degerencia.com/tema/liderazgo  13 junio 2013.
  10. http://www.degerencia.com/articulo/la-actitud-refleja-el-liderazgo 13 junio 2013.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Juárez Morales Berenice. (2013, junio 26). Liderazgo y sus enfoques actuales. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-sus-enfoques-actuales/
Juárez Morales, Berenice. "Liderazgo y sus enfoques actuales". GestioPolis. 26 junio 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-sus-enfoques-actuales/>.
Juárez Morales, Berenice. "Liderazgo y sus enfoques actuales". GestioPolis. junio 26, 2013. Consultado el 11 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-sus-enfoques-actuales/.
Juárez Morales, Berenice. Liderazgo y sus enfoques actuales [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/liderazgo-y-sus-enfoques-actuales/> [Citado el 11 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de abhijeetrane en Flickr