Innovación social 2.0. ¿Es posible?

Autor: Dolors Reig Hernández

Innovación y creatividad

10-07-2008

Es frecuente en la actualidad leer sobre la inquietud de muchos analistas respecto a la ausencia de innovación en la web2.0. Me ocurre también a mi que a veces me resulta ya difícil a veces seguir hablando, blogueando sobre aplicaciones que repiten las mismas funcionalidades matices levemente distintos e irrelevantes.

En el caso del microblogging, las redes sociales o el lifestraming el tema es patente: La escasa inversión económica necesaria para la supervivencia o, en términos de Innovación, el poco riesgo que supone el probable fracaso a medio plazo de Identicas, Plurks, Jaikus, Pownces y los mil derivados de Twitter que podríamos citar hoy son un campo abonado para la pérdida de tiempo de los usuarios y algo peor: la pérdida de recursos que quizás, encaminados a objetivos distintos que ganar cuotas de mercado para poder ser comprados o participados en un futuro por alguna gran empresa podrían tener una elevada utilidad social.

Tema de debate en la esfera anglo, se buscan Startups para cambiar el mundo. Se reta así a inversores, a los líderes tecnológicos de esta ya no-innovación, en base a un discurso que podría resumirse en lo siguiente:

Los precios de la comida son exorbitantes, la energía es cada vez más tóxica y costosa. Nos encontramos al borde de un cataclismo económico. El capitalismo del siglo XXI necesita una revolución. Mientras que el mundo de los negocios sigue pensando sólo en beneficios, la mayor parte del la población mundial lucha aún contra una extrema pobreza. Ni siquiera nuestra salud es sostenible. Somos cada vez más ricos pero no parece que sea un bienestar duradero. Nuestro crecimiento no es ni sostenible ni puede ser considerado un verdadero crecimiento.

Todo ello da lugar a un manifiesto reciente, ideado por Umair Haque, en el que se pregunta cómo puede la web 2.0 ayudar a:

Organizar el hambre en el mundo.
Organizar la energía en el mundo.
Organizar la sed en el mundo.
Organizar la salud en el mundo.
Organizar la libertad en el mundo.
Organizar las finanzas en el mundo.
Organizar la educación en el mundo (eso sí sería realmente edupunk).

Es un manifiesto compartido con otros grandes analistas e inversores que como Fred Wilson, importante bloguero en la esfera americana, se declaran ya “bored with Web 2.0,” (aburridos con la web2.0):

Así como en otros ámbitos científicos existen parcelas que estudian temas serios, como el desarrollo de la energía alternativa o de la tecnología biomédica, hacer de la web un lugar más social, inteligente, ubicuo (móvil) o divertido, no parece una labor tan relevante y a la que deban dedicarse tantos recursos.

O, como diría Sarah Perez en RWB: la Web 2.0 es como una golosina pero no la parte fundamental de una comida sustanciosa.

Parece que es un arma perfecta, pero ¿Cómo podríamos usar la web2.0 de forma comprometida y trascendente para el futuro de la humanidad? ¿Podríamos ir más allá de sus usos sociales triviales y devolver al propio término de lo social sus ambiciones políticas en favor de los más débiles?

Existen, en mi opinión, tres formas de hacerlo, de acuerdo con distintos tipos de Responsabilidad social:

-En el caso de la Responsabilidad social corporativa (revisábamos, pòr si tenéis dudas respecto al término, en este post su significado en este contexto), el tema está en pedir, como consumidores, a las grandes compañías que añadan valor, en su carrera competitiva, en base a la cesión de beneficios de forma directa a la provisión de tecnologías adecuadas a esa gran mayoría de la población mundial que no tiene acceso a las NNTTs. El fracaso de cosas como la iniciativa OLPC debería hacernos pensar…y mucho, acerca de la insostenibilidad global de esta nueva panacea que llamamos web2.0.

-También los consumidores y prosumidores o productores de información deberíamos potenciar, difundir las iniciativas, las inversiones, la innovación significativa en cuestiones de auténtico valor y no la repetición cansina de intentos casi imposibles, según este artículo en Finantial Times, de rentabilización de un producto ya desgastado y con un mercado minoritario y casi agotado.

-O aportar ideas, bien sea mediante usos innovadores de lo que ya tenemos (la cooptación pro causas sociales de los medios sociales o tecnologías mainstream (Digg activista: Yogrito o la creación en Facebook/MySpace de grupos de presión anti FARC, de soporte a las víctimas del terremoto en China, grupos de apoyo a Cruz Roja, etc…)) o a través de nuevas tecnologías ideadas desde su inicio para fines concretos.

Como ejemplo de esto último tenemos el posible desarrollo que se expone en este post de Paul Lamb: Una aplicación móvil que podría contribuir al desarrollo de las comunidades más pobres: LOCOBEAT haría de los medios sociales y la colaboración herramientas reales para el crecimiento económico. Pensada para el segmento más pobre de la población estadounidense, sus funciones incluirían el trazado de rutas más seguras para ir al trabajo o a la escuela, el envío de alertas sobre el mapa de nuevos empleos disponibles, (un LinkedIn móvil), un sistema de promoción de artistas locales, mensajes de texto sobre ofertas en alimentación, etc…

Personalmente creo que la fuerza de la idea proviene del hecho de que son las tecnologías móviles las que proporcionan su soporte. Resulta sorprendente comprobar la implantación de los móviles, muy superior a la de los ordenadores entre poblaciones excluídas de lo digital. Así lo defienden en Mobile Active, organización para el uso del móvil en la promoción de causas sociales o en un reporte de naciones unidas en el que afirman que la tecnología móvil puede cambiar la fomra en la que las ONG trabajan.

Y parece utópico, sí, pensar en empresas que nazcan para fines distintos al de enriquecerse. Pero quizás no lo sea tanto si tenemos en cuenta que muchas de ellas son impulsadas por nuevas generaciones, teóricamente más responsables en temas medioambientales. Tenemos experiencia, además, en iniciativas no lucrativas que provienen de sectores igualmente ligados a concepciones poco sociales de negocio, como los microcréditos que algunas entidades facilitan. Algunos años de Responsabilidad Social Corporativa podrían ser nuestro aval y experiencia a trasladar a la web.

Dejaros, finalmente, una relación de ideas y desarrollos en marcha:

-Kit para ONGs de RRW (revisión de herramientas que incluye soluciones web globales para las mismas como CivicSpace, Convio o Democracy in Action)
- GPS Educativo (en portugués)
- Decision for heroes: Servicio de soporte para grupos en sitaciones de emergencia.
- Bringlight.org: Donaciones online a distintas campañas
- Change.org: similar a la anterior pero con redes sociales a las que podemos unirnos en relación a distintas causas.
- Idealist.org: Bolsa de trabajo-voluntariado, similar en español Pangea, Canal solidario, etc…
- kiva.org: Aliviar la pobreza conectando personas que pueden dar microcréditos y emprendedores de países en desarrollo.
- Amazee.com: Primera plataforma social colaborativa, para encontrar apoyo, personas afines a cada proyecto.
- Portal de ayuda mútua enfermos de Hepatitis.
- Yo grito: Digg, menéame de causas sociales.

Recordar a quienes sí lo tienen realmente difícil para cambiar el mundo: Los propios afectados por el terror contra la libertad, los blogueros iranís amenazados estos últimos días de muerte por expresar su disconformidad con el sistema (gracias, Fernando, por la info)

¿Se os ocurre alguna idea más? Quizás, entre todos, podamos.

Dejadme despedir este post con una ironía que creo que todos podríamos aplicarnos: menos twitteo, (para quienes no lo sepáis, twittear se traduciría como gorjear) menos pajareo y más acción.

Dolors Reig Hernández.

Soy Dolors Reig y llevo unos 15 años impartiendo distintos tipos de formación en Planes de empresa, Intersectoriales en Formación continua y en especialidades que van desde las habilidades sociales, sociedad del conocimiento a la gestión de la innovación. Licenciada en psicología, Máster en Criminología, Posgrado en Inserción sociolaboral, Máster en multimedia, diseño y desarrollo web, pasando por un inicio de Doctorado en Sociedad del Conocimiento y mucha, mucha formación autodidacta durante los últimos años, durante los cuales, podría decir que la pasión por las nuevas tecnologías junto a las posibilidades de la red, han sido el motor fundamental de m¡ desarrollo. Me dedico también al diseño (a veces desarrollo web), al blogging y a la formación de bloggers en taller de blogs, mediante una serie de herramientas 2.0 entre las cuales está en un lugar prioritario el blog. El blog en el que escribo a diario, sobre tecnología, innovación, web semántica, educación, etc...es El caparazón.

http://elcaparazon.net

dreig01arrobagmail.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.