Creación de sociedades. 4 temas necesarios de hablar con tu futuro socio de negocios

Autor: Enrique Núñez Montenegro

Herramientas para emprendedores

23-08-2012

Es muy posible que te hayas enfrentado a la situación de tomar la decisión de si te conviene o no tener un socio de negocios. O quizás si aceptar la propuesta de un familiar o amigo a formar parte de una sociedad.

¿Es positivo o negativo tener socios de negocios? ¿Es cierto que la mala elección de los socios es uno de los “tres pecados mortales del emprendedor? ¿Qué criterios debe utilizar el emprendedor para elegir un buen socio de negocios? ¿Y si los socios son la pareja, los padres, hermanos o familiares cercanos?

Éstas y otras preguntas son frecuentes cuando se toma la decisión de emprender y surge la opción de tener un socio de negocios en nuestra empresa.

Estoy preparando un seminario con el nombre “Tres Puentes para elegir un buen socio de negocios”; pero dos amigos deben tomar la decisión ¿Cómo definir el porcentaje de participación y las condiciones que regirán el futuro negocio?

Caso # 1: Isabel está abriendo su quinta tienda y un amigo con su esposa ofrece ser socios en este nuevo negocio. Antonio y María quieren invertir dinero y participar en la operación del negocio, es decir trabajar en la empresa. ¿Cómo se calcula el porcentaje de acciones que le corresponden a Antonio si él está invirtiendo dinero y “aportará” trabajo? Pero el conocimiento y la marca es de Isabel, quien tiene diez años dedicada a esa empresa.

Caso # 2: René y Julio acaban de comparar una pequeña fábrica de sandalias. Invirtiendo cada uno la mitad del valor y ahora deben definir algunos detalles delicados. René está ocupado en otras cosas, solo puede aportar dinero por ahora y visitar la fábrica de vez en cuando. Julio está dispuesto a dedicarse a tiempo completo al nuevo negocio. ¿Cómo se establece el salario de Julio? ¿Cómo se calcula el porcentaje de acciones de cada uno? ¿Cuándo se requiera más dinero para comprar maquinaria y equipo nuevo cómo se aportado?

Claro que cambio los nombres y el tipo de negocio, para respetar la identidad de los personajes. Son casos reales. Sé que te vas a identificar con alguno de ellos.

En el corto espacio de este artículo quiero introducir 4 temas que el emprendedor debe tomar en cuenta y tanto Isabel como René deben conversar y definir claramente hoy que están dando los primeros pasos.

Expectativas

Cada uno debe expresar las expectativas que tiene con respecto a formar parte de esa sociedad. Estas expectativas tienen que ver con las ganancias esperadas, la posibilidad de un trabajo remunerado, mantenerse activo o adquirir conocimientos en los negocios. Algún socio podría simplemente estar interesado en obtener una mayor ganancia por su dinero, mientras que otro lo que quiere es asegurarse un empleo. El emprendedor tiene que ser muy hábil para detectar que no se está diciendo. Leer entre líneas y ahondar en este tema empezando con una simple pregunta: ¿Qué esperas a corto y mediano plazo de este negocio en el que deseas participar conmigo? ¿Deseas ser un socio capitalista o deseas ser un socio operativo? ¿Te interesa simplemente obtener una mayor ganancia por tu dinero o tener un empleo pagado dentro de este negocio.

Los aportes

Los aportes de capital se pueden hacer en efectivo o en especie. Un socio podría pretender un porcentaje de acciones; pero no tiene capital para aportar ahora y pagará en el futuro con trabajo o con dinero en cuotas. No te conviene ceder acciones si no hay aportes en el presente. Debes hablarlo. El aporte en especie puede ser trabajo personal del futuro socio o activos como maquinaria y equipo. Estos dos temas deben claro y muy precisos. Si el socio paga con trabajo, cuál es la base de salario. Ha resultado que el socio es ingeniero en biotecnología; pero trabajará como “cocinero”. ¿Cómo se valora el tiempo? Tendrás que utilizar el salario de un “cocinero”, no de un ingeniero. Por supuesto. Este tema es incómodo. El socio ofrece trabajar equis cantidad de horas; pero luego deja de hacerlo o colocar un familiar. Al principio ofreció aporte con trabajo, pero ahora necesita un salario. En el caso de Isabel que aporta su conocimiento, eso tiene un valor y quizás mayor que el valor de la maquinaria y equipo. Si un socio trabaja en la empresa, recibirá un “salario de mercado” para el puesto que va a desempeñar. Los socios deben estar claros que cuando se requiera capital en el futuro, todos deberán aportar según su participación.

Porcentaje accionario

Tema delicado también. Olvídate de que toda sociedad es cincuenta cincuenta. Es la forma más “salomónica” de resolver; pero en los negocios no funciona. Isabel está aportado “conocimiento”, su tiempo para elegir el punto, elegir la maquinaria, entrenar el personal, etc. Antonio aportará dinero y comenzará a aprender cuando ingrese. Los aportes de cada uno difícilmente serán al cincuenta por ciento. Es necesario hacer una lista de los aportes, establecer un precio y hablarlo claramente. Calcular el porcentaje de lo que aporta cada uno y esa será la distribución. Si el otro socio queda con un 20%; pero desea más, deberá pagar en efectivo o con otro tipo de aporte la diferencia. En el caso de René y Julio, tampoco será tan fácil decir “vamos al cincuenta por ciento, tú trabajas a tiempo completo y yo te apoyo por las noches y los fines de semana”. Eso no está claro. No debes mezclar el chocolate con el café. Son dos cosas diferentes. Trabajo es tiempo invertido que tiene un valor de acuerdo con el puesto que se desempeña. Se pueden establecer aportes de tiempo con horas comprometidas por ambos.

Compromiso

La memoria es selectiva. Escuchamos lo que queremos escuchamos y recordamos lo que nos conviene. Lo que acuerdo debe ponerse por escrito. Reúnanse las veces que sean necesarias. Hablen los temas álgidos, aun que sean incómodos. Hablen eso hoy cuando conviene. Esas “cargas no se acomodan en el camino”. En el campo dicen “es mejor ponerse rojo una vez que verde toda la vida”. Este documento es un simple “ACUERDO DE PARTES”. Es un borrador antes de crear legalmente la sociedad. Simplemente anotan algo como:

ACUERDO DE PARTES o ACUERDO DE SOCIOS o PACTO SOCIAL

“Entre nosotros Isabel y Antonio acordamos formar una sociedad para abrir un tienda en equis sitio y estas son las cláusulas que van a regir nuestra sociedad.

Punto 1: x xxxx,

Punto 2: x xxxx,

Firmamos en la ciudad tal, el día tal.

Este es un acuerdo privado. Al principio no tiene que ser autenticado por abogado. Esto se escribe antes de constituir legalmente la sociedad. Cuando resuelvan si serán socios, entonces acuden al abogado. Agregan algunas cláusuales de estas al pacto social y el resto del documento lo pueden imprimir, lo firman y que el abogado autentique las firmas para darle formalidad.

Así tendrán dos documentos:

1) El pacto social que constituye legalmente la compañía ante el registro mercantil

2) El “acuerdo de partes” o “pacto de socios” donde agregan todos los detalles que no se pudieron incluir en el pacto social.

Cuatro temas álgidos que se deben tratar antes de elegir un socio de negocios. Mi experiencia observando emprendedores en mis talleres realizando esta dinámica me asegura que es un primer gran paso. Muchos no resolverán ser socios; pero es mejor que lo decidan hoy y no dentro de dos o tres años.

Estoy seguro que si sigues estos cuatro sencillos pasos, te evitarás muchos problemas y dolores de cabeza. También evitarás divorcios, pérdidas de bonitas relaciones familiares, pérdida de buenas amistades y ganarás más dinero.

Si eliges un mal socio, vas a tener problemas. Te lo aseguro.

Si eliges un buen socio de negocios, tendrás una palanca que te levantará muy alto. Junto convertirán un pequeño negocio en una gran empresa.

Deja tus comentarios, porque el artículo se complementa con tus consultas concretas. Sé que has pasado por este tienes muchas dudas.

En nuestra página tendrás mucha otra información valiosa para utilizar en tu proyecto de crear empresa; pero debes registrarte. Si es la primera vez que ingresas regístrate y luego deja tus comentarios.

Enrique Núñez Montenegro - – Fundapymes.com

Escrito por Enrique Núñez Montenegro, es consultor de empresas, lleva 30 años asesorando y acompañando empresarios en las más diversas actividades económicas. Su misión es promover el espíritu emprendedor, entrenar, asesorar y acompañar a hombres y mujeres que han decidido ser dueños de su propio destino, de su propio negocio. Para recibir todos sus artículos y el Reporte Especial de Los 30 Peores Errores del Emprendedor suscribe gratuitamente en www.fundapymes.com.

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.