Brasil en procura de nuevos mercados

Autor: Profesor Bernardo Quagliotti de Bellis

Integración internacional

23-08-2007

La Federación de Comercio del Estado de San Pablo, convocó a un gran debate, respecto a la “Inserción de Brasil en el mundo globalizado”. La gran interrogante se centró en: ¿Continuará el país exportando principalmente “commodities” agrícolas y minerales, o ampliará su oferta de productos con mayor valor agregado? Sigue un resumen de opiniones.

En la década de 1970 -período que en Brasil se conoció como la del “milagro económico”, su PBI alcanzó los 334.000 millones de dólares, y los valores de su exportación se situaba en 12.000 millones de dólares. Comparando con China, durante igual período su PBI fue de 160.000 millones de dólares, en tanto sus exportaciones no pasaban de los 6.000 millones de dólares. Enmenos de treinta años, la situación se invirtió. Es de destacar que solamente las reservas externas de China suman, actualmente, más de un trillón de dólares. El año pasado (2006) el superávit comercial del gigante asiático alcanzó la marca de 177.500 millones de la moneda estadounidense. (exportaciones: u$s.969.000 millones – importaciones: u$s 791.500 millones).

Ante esas cifras que siguen creciendo, en el debate realizado en la Cámara de Comercio de San Pablo, hubo consenso al reconocer que Brasil no tiene acertadamente definido un proyecto de inserción en el mundo globalizado, basado en la exportación de manufacturados. Caso a destacar la visión estratégica de la India que, aunque con una expansión económica de un 6% al año -media de los últimos 15 años- en sus exportaciones suma el rubro servicios.

Consideran los industriales brasileños que el tema de la inserción a nuevos mercados, es un tema tan importante que no puede ser dejado apenas en manos de diplomáticos y burócratas gubernamentales. Si bien éstos actúan en bloques regionales o mundiales como el MERCOSUR o la organización Mundial del Comercio, hay que reconocer que a las empresas le cabe el aplicar los acuerdos acordados en las negociaciones que se reflejará en la marcha de toda la economía nacional.


Innovar para exportar

El director del Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA) -Alberto de Negri- presento en la oportunidad el estudio : “Inserción externa e innovación en la industria brasileña”, en el cual se revela que innovar y gastar en investigación y desarrollo, aumenta un 16% las oportunidades que tiene una empresa para ingresar al mercado internacional. “La innovación tecnología es más relevante justamente en los mercados más dinámicos del comercio mundial y proporciona un adicional no menor del 30% en el valor de la exportación, en razón del valor agregado” , considera el informe.

Por su parte, el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE), señaló que las inversiones realizadas en investigación y desarrollo por las empresas industriales brasileñas, suman en tiempos actuales apenas un 0,6% de su facturación, un porcentaje muy bajo comparado a los padrones internacionales.

Es indudable que el atraso que sufre la industria brasileña -al igual que la argentina y la uruguaya- se debe a varios factores determinantes: alto interés de los préstamos, tasa de cambio apreciada, carga tributaria sofocante. En el caso brasileño, “si bien el país tiene un superávit muy considerable en agro-negocios y “commodities” , ha ido acumulando un déficit enorme en alta tecnología”. (Coutinho) Este economista considera que se deben reforzar las estructuras tecnológicas por medio de una política de recursos humanos calificados, explicando el por qué: “Mientras que en Brasil hay menos de 30.000 ingenieros en actividad en el sector productivo, en Estados Unidos son 800.000, en China 130.000 y en Corea del Sur 100.000 “.

¿A quién y cómo vender?

Como “glober trader” -un país que vende de todo un poco para diferentes regiones del planeta- Brasil depende de acuerdos comerciales con el fin de ampliar su comercio exterior.

En tal dirección, el presidente Lula da Silva viene procurando mantener acuerdos con la Unión Europea, dispuesto a negociar la apertura de su mercado a productos y servicios de la Comunidad, si ésta a su vez está interesada en revisar los aranceles a la importación de los productos agrícolas. Martín Schulz -presidente del grupo socialista del Parlamento Europea- es una de las figuras que más interés muestran en la cooperación entre la Unión Europea y América Latina , quien ha iniciado un periplo por la región, comenzando por San Pablo, donde expresó: “Los problemas ya no pueden ser resueltos dentro o por Estados nacionales en solitario. Si queremos tener éxito al afrontar los desafíos económicos, financieros, políticos y ecológicos, tenemos que actuar de manera conjunta, en la medida en que las regiones del mundo se entiendan entre sí.

En el foro que se comenta, resultó claramente evidenciado que Brasil -como todo el continente iberoamericano- se encuentra frente a un panorama de marginalización económica, política y estratégica, fundamentalmente a causa de los cambios producidos en la estructura y el funcionamiento del sistema económico mundial, motivo por el cual su sector industrial-exportador viene considerando como decisión urgente del gobierno, redefinir su inserción internacional y regional. Conformando esa reclamada nueva estrategia, pasó a tener un importante papel lo concerniente a la agudización del comercio, a la obtención de mayor eficiencia para enfrentar la competencia en los mercados y en la propia transformación de los sistemas productivos nacionales.

Aun con la diversificación de su estructura político-económica, Brasil , en general, sigue dependiente del sistema internacional; dependencia que se presenta con agua gravedad en sectores esenciales para la proyección de su influencia en la región: capital, energía, tecnología, que son las armas de la economía política actual.

Brasil tiene una marcada deficiencia de capital, el cual está siendo requerido en grandes cantidades para muchos de sus proyectos de desarrollo de alta prioridad nacional (energía, agricultura, minería, transporte). Necesitado de inversiones extranjeras y esperando aliviar el desequilibrio de la balanza de pagos, indudablemente que será presionado a acordar con ciertos términos que les son o pueden ser determinados por el capital multinacional.

Una proporción creciente de consumo nacional de energía precisa ser importada, pues su economía continúa atada al petróleo y el gas, y su reservas son escasas para atender la creciente demanda, a pesar del programa hidroeléctrico.

Si una de las principales fuentes de desigualdad entre Estados con o sin influencia en el exterior, es el nivel del alcance de su ciencia y su tecnología. En este rubro, Brasil aun realiza pocas investigaciones y desarrollos básicos, pues casi toda la tecnología es importada. Es muy cierto -como se dijo en el Foro realizado- que las firmas nacionales invierten cuotas mínimas en tecnología y desarrollo de productos y permiten -sin analizar las consecuencias- que firmas extranjeras, sí lo hagan aumentando su superioridad.

En cuanto al comercio, éste ha sido un gran motor de crecimiento industrial del país, que ha tenido que enfrentar al proteccionismo de los mercados foráneos y la competencia -desleal- con los países industrializados, situación que provoca una acentuada fricción política en el escenario del comercio exterior a medida en que el espacio económico internacional se contrae.

Sumando factores diversos, considero que es muy pragmática la campaña de diversificación que Brasil realiza entre los bloques de países desarrollados en procura de nuevas asociaciones. Es que su inter.-dependencia se define en términos de inter.-relacionamiento. Y ello puede y debe repercutir en el campo regional.

Profesor Bernardo Quagliotti de Bellis

Asociacion Sudamericana Estudios Geopolíticos

bquaglioarrobaadinet.com.uy

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.