Ciencia de la administración pública

  • Economía
  • 4 minutos de lectura

Es un término de límites imprecisos que comprende el conjunto de organizaciones públicas que realizan la función administrativa y de gestión del Estado y de otros entes públicos con personalidad jurídica, ya sean de ámbito regional o local.

Por su función, la Administración Pública pone en contacto directo a la ciudadanía con el poder político, satisfaciendo los intereses públicos de forma inmediata, por contraste con los poderes legislativo y judicial, que lo hacen de forma mediata.

Se encuentra principalmente regulada por el poder ejecutivo y los organismos que están en contacto permanente con el mismo. Por excepción, algunas dependencias del poder legislativo integran la noción de “Administración Pública” (como las empresas estatales), a la vez que pueden existir juegos de “Administración General” en los otros cuatro poderes o en organismos estatales que pueden depender de alguno.

La noción alcanza a los maestros y demás trabajadores de la educación pública, así como a los profesionales de los centros estatales de salud, la policía, las fuerzas armadas, el servicio de parques nacionales y el servicio postal. Se discute, en cambio, si la integran los servicios públicos prestados por organizaciones privadas con habilitación del Estado. El concepto no alcanza a las entidades estatales que realizan la función legislativa ni la función judicial del Estado.

Para Wilson, el objeto de estudio administrativo es rescatar los métodos ejecutivos de la confusión y el costo del experimento empírico, para ponerlos sobre cimientos profundamente enclavados en principios estables. La Administración Pública tiene un campo; un campo de negocios, donde se ha desterrado la contienda política de su seno.

“La administración está más allá de la esfera propia de la política. Las cuestiones administrativas no son cuestiones políticas. Aunque la política se ajusta a las tareas de la administración, no se debe permitir que manipule sus oficinas” (Guerrero, 1986:210). Este planteamiento es debatido, contrastado y superado con otros planteamientos expuestos por otros especialistas de la disciplina.

La administración pública consiste entonces, en todas las operaciones que tienen por objeto la realización o la observancia forzosa de la política del Estado. El sistema de administración pública será la ordenación integrada de todas las leyes, reglamentos, prácticas, relaciones, códigos y costumbres que prevalecen en un momento y lugar determinados para la realización o la ejecución de la política del Estado (White, 1926:4).

El desarrollo teórico de la Administración Pública se expande y se diversifica en los países del mundo: Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia y muy tardíamente en Inglaterra. En América Latina diversos estudiosos de la disciplina se encargan de cultivarla y difundirla a todo lo largo del continente. La Ciencia de la Administración Pública adquiere el carácter de mundial, ya que es reconocida en el planeta con el mismo nombre.

Woodrow Wilson (1967:85) en su estudio clásico señala que la Administración como ciencia práctica “(…) el objeto del estudio administrativo es descubrir, primero, qué puede hacer adecuadamente y exitosamente el gobierno, en segundo lugar cómo puede hacerlo con la máxima eficiencia y al mínimo costo posible, tanto de dinero como de energía”.

Frederick Mosher en 1957 sostenía que la Ciencia de la Administración Pública no era una ciencia. “Es más bien un área de interés que una disciplina; más un foco que una ciencia independiente” (:239). Sin embargo, el punto de inflexión ocurre a partir de la discusión Simon-Dahl, quienes en 1958 realizan una polémica sobre el carácter científico de la disciplina. Simon sostenía que los “principios” de la administración eran sólo “proverbios” (1979).

Por su parte, en 1974 Vicent Ostrom (1974) afirmaba que desde la Segunda Guerra Mundial la Ciencia de la Administración Pública enfrentaba una crisis producto de la insuficiencia del paradigma tradicional, por lo que se requería de un paradigma alternativo donde la elección pública –public choice- pueda ser utilizada como criterio de eficiencia en la provisión de los bienes y servicios públicos. Más recientemente, Osborne y Gaebler (1992) y Barzelay (1992) han sostenido que se debe adoptar un paradigma posburocrático que permita la reinvención del gobierno, mediante mecanismos de mercado y orientación al cliente.

El estudio del objeto de la Ciencia de la Administración Pública es histórico, incremental, perfectible, acumulativo, multidisciplinario y se encuentra todavía en formación. La Ciencia de la Administración Pública es una disciplina en pleno desenvolvimiento, crecimiento y, por lo tanto, sujeta a contradicciones y polémica. No es un producto social acabado o dogmático.

La tendencia a estudiar el “como” de la actividad organizada del Estado, ha puesto en la discusión el carácter instrumental, factual y empírico de la administración pública, pero al mismo tiempo ha desdeñado volver a su origen teórico y conceptual. La enorme influencia de las técnicas gerenciales privadas como la calidad, la planeación estratégica y la reingeniería de procesos, intentan reflejar de manera superficial la supremacía de la administración de negocios frente a la administración gubernamental.

Situación que con el presente siglo ha comenzado a declinar frente a nuevos planteamientos basados en el interés público, los valores éticos y democráticos, en los que la administración pública realiza una enorme contribución a la democracia, el combate a la corrupción y a la estabilidad social.

Frente a estas tendencias resulta indispensable el “qué” de la Ciencia de la Administración Pública, es necesario volver a replantearse los avances y aportes a la naturaleza teórica, metodológica, así como las aportaciones al conocimiento del estudio de la disciplina. Existen hacia el futuro algunos estudiosos que continúan proponiendo nuevos enfoques y contenidos dentro del estudio del objeto, que seguramente le darán viabilidad, identidad, permanencia y  continuidad  a la Ciencia de la Administración Pública.

Fuente: Mosher, Frederick (1957).  “Research in public administration: some notes and suggestions”,  en American Political Science, vol. XVII, Nueva York.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Zuñiga Moreno Juan Carlos. (2013, febrero 19). Ciencia de la administración pública. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/ciencia-administracion-publica/
Zuñiga Moreno, Juan Carlos. "Ciencia de la administración pública". GestioPolis. 19 febrero 2013. Web. <http://www.gestiopolis.com/ciencia-administracion-publica/>.
Zuñiga Moreno, Juan Carlos. "Ciencia de la administración pública". GestioPolis. febrero 19, 2013. Consultado el 6 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/ciencia-administracion-publica/.
Zuñiga Moreno, Juan Carlos. Ciencia de la administración pública [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/ciencia-administracion-publica/> [Citado el 6 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de double-m2 en Flickr