Características de los empresarios de éxito

El empresario nace o puede hacerse?. Parece que la respuesta es que si puede hacerse, mediante un trabajo de construcción personal.

No todas las características del empresario de éxito son innatas, también se deben considerar su entorno y que influencia ha recibido durante la vida.

Un empresario de éxito no solo es el jovencito de 18 años que funda una compañía de Internet; el concepto es mucho mas abierto. En el tienen cabida también gente madura que ha sacado adelante proyectos sociales o comunitarios. Esto último no excluye el interés económico particular, pero no podemos tratar al empresario como una máquina que nada más le interesa el lucro.

Estas son las características que diferencian a los empresarios exitosos del resto.

1. Fijación contínua de objetivos: Se trata de determinar metas claras, alcanzables y compatibles con los intereses; como también de reevaluar las mismas. El empresario de éxito siempre se plantea nuevos retos.

2. Perseverancia: Es la firmeza de carácter que los obliga a seguir esforzándose constantemente para alcanzar la meta, no importa con que barreras se encuentre.

3. Conocimiento del negocio: Cuando se está en un negocio, se debe conocer de él, todo lo posible, pero también debe saberse delegar. No se trata de acaparar todo, sino de comprender el funcionamiento de la compañía y los trabajos específicos de los colaboradores.

4. Fuerte ante el fracaso: Comprende que el fracaso es parte del éxito y no se desanima ante él; al contrario, transforma la experiencia en algo positivo, y construye sobre las ruinas.

5. Autonomía: La independencia no es la soledad. Se trata de tener un criterio formado, responsable e inteligente para pensar y decidir por si mismo.

6. Toma de riesgos moderados: El empresario no es un jugador. El identifica los riesgos y mide las oportunidades. Luego decide si la meta es real o no. Solo así se lanza a aventurar algo.

7. Persistencia en la resolución de problemas: Aquí juega mucho la imaginación del individuo, su creatividad e ingenio. Muchas veces llegan muchos problemas a la vez y el tiene que estar en capacidad y disposición de solucionarlos óptimamente.

8. Iniciativa: No esperan que les den ordenes y confían plenamente en sí mismos; además tienen la voluntad de cooperar y probar su carácter ante la situación que se lo exige.

9. Empuje y energía: Los empresarios de éxito hacen gala de niveles altísimos de energía ya que a menudo son exigidos para trabajar largas jornadas e incluso sacrificarse para llegar a la cima.

10. Aceptan que no lo saben todo: Ellos piden ayuda cuando es necesario; el hecho de la independencia no significa que sea un experto en todo. Ellos reconocen y evitan esa trampa.

11. Salud física: No solo se trata de gozar naturalmente de buena salud, sino de cuidarla y mantenerse en forma para estar a la cabeza de la organización.

12. Salud mental y emocional: El entorno del empresario, de por sí es bastante tensionante y los desequilibrios mentales son comunes. Los empresarios exitosos cuentan con un ambiente familiar y social que los ayuda a relajar sus cerebros para la batalla en la oficina.

13. Manejan la incertidumbre: Entienden que no son empleados sino empresarios y como tal integran la incertidumbre como algo natural al negocio.

14. Retroalimentación: Son asiduos al Feedback a todo nivel. De hecho la relacionan como una herramienta de perfeccionamiento continuo.

15. Autocompetencia: Ellos no solo compiten con otros sino que están a prueba con ellos mismos a través de modelos y supuestos de rendimiento personal.

16. Responsabilidad: Ellos comprenden el poder. Saben que son responsables de los resultados y del proceso. Disfrutan del deber.

17. Confianza: Cuestión de fé en sí mismo. Ellos creen en sus capacidades reales y confrontan la adversidad con la fuerza y la habilidad que provienen de ellos mismos.

18. Versatilidad: Demuestran capacidad de cumplir con diversos roles y de cambiar uno a otro según se necesita.

19. Deseo de independencia: Muestran clara inclinación a buscar ser sus propios jefes. Autodisciplina y esfuerza propio, bajo normas propias, buscando objetivos propios. La relación con otros es mas profesional.

20. Fantasías positivas: Permiten que sus mentes vuelen y construyan imágenes de sus metas. Esto funciona como una motivación constante.

No está de más recordar que no se trata de una formula mágica que debe cumplirse al pie de la letra y paso por paso. Esta es una guía para mejorar nuestro desempeño a través de un enfoque teórico-practico, es decir, que identificando estas características y mediante un ejercicio de introspección podemos mejorar aquellas, en las que somos débiles y aprovechar nuestras cualidades más desarrolladas.

A continuación las siguientes 24 características:

21. Misión: Se trata de tener una finalidad clara, propia y precisa, este es el combustible para iniciar un proyecto empresarial. La plena identificación de esta intención reafirma su personalidad y estimula su esfuerzo como emprendedor.

22. Objetividad: Comúnmente llamado “Cabeza Fría”, un empresario no puede dejarse llevar por sus emociones y debe estar siempre en capacidad de reaccionar ante los problemas de una forma racional; inclusive si se trata de abordar fallas propias. La intuición es algo muy diferente a la subjetividad; sin embargo, no se trata tampoco de convertirse en un robot, ni en un témpano de hielo.

23. Buscan realizaciones: Se enfocan en el éxito y no en las situaciones hipotéticas de fracaso. Sin embargo siempre tienen presente un plan de contingencia. Se trata de probarse constantemente y llegar al limite de sus capacidades. Ellos saben que si se encuentran con alguna barrera hallarán una forma de superarla.

24. Flexibilidad: La imagen del gerente cuadriculado, que rechaza el cambio y niega la evolución, ya no funciona. El empresario de éxito sabe que lo único continuo es el cambio; por eso su personalidad no es del corte conservador y más bien se muestra abierto a la nueva información que le permita amoldar sus objetivos y las acciones de la compañía.

25. Deseo creativo: Estos hombres y mujeres tienen mentes inquietas; sienten ansiedad por ser innovadores, por crear algo nuevo se devanan los sesos buscando una idea que pueda culminar en un producto vendible que lleve su marca personal.

26. Trabajadores de largo plazo: Una cualidad admirable de ellos es que son capaces de comprometerse en proyectos de largo plazo y no importa que la cuota de sacrificio sea alta. Ellos saben que todo depende de su trabajo y están ahí para hacerlo.

27. Autovaloración: Demuestran amor propio. No son narcisistas, ni egocéntricos, sino que se conocen a sí mismos y son felices de ser quienes son. Cuando identifican una debilidad entre ellos trabajan para superarla.

28. Compromiso: Se enfocan al objetivo final y no permiten que las interferencias externas los distraigan ni que los problemas los desanimen. Ellos seguirán firmes hasta lograr su meta.

29. Innovación: Ellos tienen gran capacidad para Innovar en la conducción de la empresa; para idear mejores procedimientos. Su ingenio esta siempre activo y en ocasiones suele ser la herramienta mas valiosa para ellos.

30. Perspectivas de largo plazo: Esta es una cualidad importante para la compañía. Ellos comprenden las metas de largo plazo, de tal modo que su visión es mas amplia, lo que les permite cumplir más fácilmente con las metas de corto plazo y les hace más llevadera su evolución.

31. Positivismo: El objetivismo del empresario debe estar matizado de esperanza. El positivismo es vital para poder soportar los fracasos y decepciones que puedan sucederle en el proceso de hacerse empresario.

32. Conocimiento técnico: El debe saber lo que hace su compañía y como lo fabrica. El comprender la ingeniería del negocio, reduce el riesgo de fracasar. El empresario no es un burócrata.

33. Relaciones humanas: Siempre tiene presente que las empresas las conforman personas y no maquinas. Es capaz de congeniar con sus interlocutores y su interacción con el mundo social es acertada.

34. Acceso a recursos financieros: No solo se trata de aptitudes y actitudes, también debe considerar la relativa facilidad con que puede acceder al recurso financiero o su capacidad para obtener fondos.

35. Apetencia por el dinero: No se trata de ser un avaro sino de mostrar respeto por el dinero y ser capaz de manejarlo con responsabilidad dentro de una concepción progresista y prudente.

36. Capacidad de pensar: Esta característica envuelve la creatividad, el análisis, la critica, etc. Se refiere al potencial del individuo para resolver problemas y actuar bajo presión.

37. Capacidad de vender: El estará siempre activo y sabe que la negociación es un arte que se practica a diario. Convencerá a su cliente de que su producto es la mejor opción y cerrara la venta.

38. Capacidad de comunicarse: Oral y por escrito, no solo con sus socios, sino también con sus empleados y clientes o posibles nuevos aliados. De la claridad de expresión del empresario depende la interpretación de las metas y ordenes.

39. Intrepidez: No es un suicida, pero él arriesga la estabilidad de un puesto y una jubilación por lanzarse a los desconocido y trabajar por su cuenta, pese a la oposición de sus parientes y amigos.

40. Edad: No hay una edad clave, pero las estadísticas muestran que entre los 30 a 35 y de los 50 a 55 es cuando la mayor parte de emprendedores toman la decisión de hacerse empresarios.

41. La familia: Por lo general los empresarios de éxito, cuentan con alguien en sus familias que los respalda y los alienta en su empresa, por lo general otro empresario.

42. Costumbres étnicas: No se habla de raza sino de la situación del grupo étnico y sus costumbres. Un ejemplo de esto son los inmigrantes, quienes trabajan independientes desde jóvenes para mejorar la situación económica, familiar.

43. Costumbres laborales: Los individuos empresarios, por lo general demuestran su capacidad ya sea trabajando desde jóvenes o superando la burocracia de su empleo actual.

44. Educación: No hablamos de formación académica, sino de formación como empresario, muchos empresarios de éxito no han pasado por las aulas universitarias pero también encontramos de estos entre los profesionales. El factor común en ambos es el espíritu emprendedor que se les inculco y no sus conocimientos técnicos.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Guerrero Marín Manuel Andrés. (2002, abril 11). Características de los empresarios de éxito. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/caracteristicas-empresarios-exito/
Guerrero Marín, Manuel Andrés. "Características de los empresarios de éxito". GestioPolis. 11 abril 2002. Web. <http://www.gestiopolis.com/caracteristicas-empresarios-exito/>.
Guerrero Marín, Manuel Andrés. "Características de los empresarios de éxito". GestioPolis. abril 11, 2002. Consultado el 30 de Agosto de 2015. http://www.gestiopolis.com/caracteristicas-empresarios-exito/.
Guerrero Marín, Manuel Andrés. Características de los empresarios de éxito [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/caracteristicas-empresarios-exito/> [Citado el 30 de Agosto de 2015].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de lwpkommunikacio en Flickr