Kuhn, Popper y el conocimiento contable

Autor: Fernando Pineda Villa

CONTABILIDAD

11 / 2002  

A fin de no entrar de una manera muy apresurada en la profundidad que encierra el tema, considero necesario tomar en cuenta, unas consideraciones previas acerca de las coincidencias y desacuerdos en el pensamiento de estos autores, para que luego el análisis del texto Paradigmas en la Contabilidad, resulte más fácil.

1. PARALELO KUHN-POPPER

 - Kuhn: Acepta la verificación. Popper: Acepta la falsación. Niega la existencia de procesos de verificación.

- Kuhn: Se pone a prueba al científico, sí este fracasa al tratar de resolver una anomalía, es por su incapacidad y no por culpa de la teoría. Popper:

Se pone a prueba la conjetura, teoría o mito (son equivalentes), que se pretende destruir.

- Kuhn: Existen dos momentos en la ciencia: Normal y Revolucionaria. Los científicos investigan para romper paradigmas (es decir, son revolucionarios, llevan a cavo una investigación divergente), o para acumular conocimientos sobre la base de una teoría (investigación convergente) sin interés en cuestionarla.

Popper: Considera que la ciencia normal no es tan importante en el desarrollo del conocimiento científico, afirma que los verdaderos científicos son revolucionarios en todos los momentos, sino no lo son, deben ser considerados como simples pseudocientíficos.

- Kuhn: El desarrollo histórico del conocimiento científico no se relaciona con la demostración de la falsedad de nuestras teorías. Popper: El conocimiento científico avanza mediante conjeturas y refutaciones falsación y refutación son lo mismo.

 - Kuhn: Su unidad de análisis es el Paradigma. Se habla de que Kuhn toma en más de 20 sentidos diferentes el término paradigma. Aquí se tratará como las teorías, metodologías de investigación, e instrumentos que comparte una comunidad de científicos. Popper: Su unidad de análisis son las Conjeturas o Teorías. 2.

PARADIGMAS EN LA CONTABILIDAD: UNA REFLEXIÓN CRÍTICA TARDÍA

Si se analiza un poco el pensamiento kuhnniano, resulta sumamente curioso que para pasar de la mecánica y física clásica al relativismo, y del creacionismo al evolucionismo tuvieran que transcurrir cientos de años, mientras que en la contabilidad, según se desprende de Jorge Túa Pereda, en poco menos de un siglo existieron tres paradigmas diferentes.

Podría pensarse que esto ocurrió porque durante este período (siglo XX) la contabilidad sufrió un proceso de renovación y sustituciones teóricas debido a que tuvo que ajustarse a la realidad cambiante.

También, que en lugar de cambios de paradigmas, simplemente hubo una acumulación de conocimientos sobre la base del paradigma existente al que se aclaró, purificó y añadió nuevos aspectos.

 Otra posición que vale la pena mencionar, es la de que, la contabilidad jamás sufrió una revolución científica, puesto que no se le pueden aplicar las ideas de Kuhn, porque no es una ciencia.

 Sin embargo, por no entrar en discusiones improvechozas atribuyámosle tentativamente, a fin de desarrollar las dos primeras posturas, este carácter.

Sin duda, cualquier persona suspicaz, puede valerse de esto para afirmar que gracias a actitudes como éstas es que es posible encasillar, así sea a la fuerza, al conocimiento contable dentro de unas concepciones filosóficas sobre el avance del conocimiento científico, tal vez usted es de los que comparte esta idea, le confieso que también yo, por lo que más adelante discutiré esto un poco.

La primera postura es que la contabilidad sufrió unos cambios de paradigmas para superar unas anomalías que surgieron debido a los cambios de la realidad económica y que en el último de esos cambios se impuso el paradigma de utilidad de la información.

No se pretende explicar en que consiste éste, además parece una afirmación completamente clara y coherente, pero no resulta así sometida a un examen crítico, es decir aplicando un poco el pensamiento popperiano acerca del desarrollo de las teorías acerca del mundo, es decir con una actitud crítica, prestando especial atención al pensamiento crítico, y sólo sí viene al caso, con algún argumento empírico.

En primer lugar un paradigma es según Kuhn compartido por generaciones sucesivas de científicos, los cambios revolucionarios son raros y se necesitan épocas prolongadas de investigación convergente preliminarmente, y nada de esto concuerda con lo que implícitamente manifiesta Túa Pereda: de tres diferentes paradigmas en un siglo, que son los de función de registro, visión económica y función utilidad de la información.

 Otro aspecto es que la utilidad de la información no es ninguna novedad, si la contabilidad no pudiera suministrar la información acerca de la situación económica de una empresa o gobierno, o cualquier otra institución que persiga el control de sus recursos, sería totalmente inútil pero como puede hacerlo, es que fue y es, un conocimiento aprovechable.

 Lo que pasa es que la información es el producto final de un proceso que se fundamenta en unos registros y que es sobre una misma realidad, sólo que para algunas personas una parte de esa información es más útil que la otra, esto condiciona no tanto lo que se va a producir sino más bien la que se va a entregar a los usuarios de la información de acuerdo a sus necesidades específicas.

Y esto no es ninguna teoría nueva, ni siquiera puede decirse que sea una teoría ¿y es que acaso la visión económica y el registro han cambiado o han sido sustituidos? La respuesta es no, porque sin registro no hay información y asumiendo que esta función de registro fuese un paradigma superado ¿cómo es posible que las concepciones que encierra no hayan sido rebatidas? Simplemente porque no pueden serlo.

Y respecto a lo primero, lo de la visión económica, no hay información sin ella pues esta es necesariamente económica, es algo, por lo tanto, de lo que no se puede prescindir.

 Al supuesto paradigma de búsqueda y registro de la verdad sólo se le ha adicionado un elemento nuevo, que de nuevo tiene poco, y es la atención de los usuarios y sus necesidades, esto a razón a que después de la crisis económica de 1929-1930 se adquirió conciencia de la necesidad de hacer pública la información contable, con el fin de prever y evitar otra situación similar; note que en esto se ha fracasado.

En un artículo titulado Contabilidad y Desarrollo económico; un reto para el siglo XXI, Túa Pereda afirma que una de las consecuencias del paradigma de utilidad es "la obtención de un desarrollo económico equilibrado y adecuado", querrá decir más bien, que con la disciplina se contribuye a perpetuar las desigualdades sociales, porque en los países del mundo, el desarrollo económico no es más que el beneficio de unos pocos gracias a la explotación de muchos.

 La contabilidad no ha cambiado de función o de paradigmas, sirve y se purifica hoy para lo mismo que hace algunos siglos, y es contribuir a mantener y mejorar la posición dominante de los grandes poderes económicos, antes de la iglesia y señores feudales principalmente, ahora de empresas y gobiernos.

 Se sigue basando en registros de acuerdo a la partida doble (no creo que por ahora pueda ser de otra manera), en la visión de la realidad económica, y como elemento ligeramente nuevo, su producto final, la información tanto cualitativa y cuantitativa está orientada, en buena parte los objetivos y cualidades con que debe cumplir.

De acuerdo al pensamiento de Kuhn y a lo aquí esbozado no ha habido una revolución científica desde hace unos cuantos siglos, se sigue con los mismos métodos, técnica de registro y teorías, ah!, y con algunos aspectos adicionales, reconozco, pero lo esencial del marco conceptual de la contabilidad aun se mantiene de pie y no se vislumbra por el momento su caída, no podemos hablar estrictamente entonces, que ha habido tales cambios de paradigmas como plantea Túa.

Hemos llegado así a la segunda postura, la de que la contabilidad se encuentra en un estado de ciencia normal en el que ha logrado acumular muchos conocimientos sobre la base de una misma función (unos dogmas), para producir información igual que antes, sólo que ahora de manera muchísimo más eficiente y eficaz con una calidad y objetividad antes impensable.

 O si se quiere llegamos a la tercera postura según la cual, la contabilidad no es más que un instrumento de poder, a través el cual se perfecciona la explotación y porque no, el dominio de algunos, sobre otros, que se disfraza bajo la ilusoria denominación de científica, y que se mantiene a salvo gracias al éxito abrumador del proceso de alineación.

 Sin embargo tal postura desconoce que toda ciencia es aplicada en algún grado y, tal como dijo Bacon "conocimiento es poder" y por tanto, cualquiera que pueda adquirir para su beneficio los logros de una ciencia, obtiene un instrumento de poder que puede utilizar para esclavizar, o mejor dicho dominar a los demás, o tal vez, sucede de hecho en la realidad, para extender las bondades del conocimiento científico a la humanidad.

Pero esto último sucede muy limitadamente, hoy como hace un par de siglos, aun tiene vigencia la expresión de Rosseau "El hombre ha nacido libre y por todas partes vive entre cadenas", lo que abordaré de acuerdo al pensamiento de Popper en otro texto que espero publicar pronto.

 En este texto tendría que reformular la negación de la cientificidad del conocimiento contable, pues mi propósito no es más, en este caso, repito, que analizar el tema de paradigmas en la contabilidad, así que descartamos la tercera postura pero le agregamos algunos de sus elementos a la segunda que quedaría así: La contabilidad es un conocimiento científico más aplicado que puro, que se encuentra en etapa normal y persigue la protección de unos intereses particulares y gubernamentales más que sociales.

Si no esta usted de acuerdo con lo que implica esta posición, reflexione un poco, porque se habla por solo tomar un ejemplo, de paradigma de utilidad de la información financiera con especial énfasis en las empresas y no así de contabilidad social; si es que es esta, una ciencia social.

La respuesta es tan simple y obvia como desencantadora, no podemos aplicar el pensamiento de Thomas Kuhn en la contabilidad porque no encaja, al menos no como lo plantea Túa Pereda, habría que distorsionar a Kuhn o tomarlo sólo en lo que conviene y esto no es responsable y tampoco es sincero, pero no puede aducirse que es porque nuestra disciplina no sea una ciencia.

 Es por lo tanto insatisfactoria la tercera postura aunque lo que implica sea válido.

 No resulta así, la segunda posición, ya que la primera ha sido descartada por completo, pero le recuerdo esta presenta un grave inconveniente, y es que rechaza aunque sea en parte, no sólo algunas de las ideas de Túa Pereda sino de otros muchos que han adoptado el pensamiento Kuhnianno;

Y esto es realmente justo, nótese que el marco teórico de la contabilidad es casi igual en todos los países del mundo, aunque abundan por doquier organismos como la AAA y pensadores contables que se empeñan en enunciar la que llaman estructuras paradigmáticas en contabilidad, y esto es realmente absurdo.

Los pensadores de nuestra disciplina, deberán aceptar, que se ha y se sigue abusado del uso del término paradigma, de no ser así abundarían una gran cantidad de diferentes teorías, métodos, instrumentos, etc., y como ya se mencionó esto no es así, bueno hasta donde por lo menos yo se.

De todos modos mi interés no es más que despertar el interés de alguien respecto al conocimiento contable relacionado con el filosófico (en especial relación a la epistemología), si he logrado conseguirlo con usted me sentiré satisfecho, tal vez estará interesado en efectuar una crítica a lo que he expuesto bien sea de acuerdo o en desacuerdo, por favor comuníquemela, que sí le puedo contribuir en ella con gusto lo ayudaré en lo que pueda.  Fernando Pineda Villa

 

Fernando Pineda Villa

johannstarrobaterra.com.co 

 Fernando estudia Contaduría Pública en la Universidad de Cartagena (Colombia)

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.