¿Cómo debemos asumir el reto de liderar y delegar?

Autor: Walter Rojas Álvarez

Liderazgo

20-04-2009

El artículo “Cómo debemos asumir el reto de liderar y delegar” tiene como finalidad ser una guía practica para las personas que están asumiendo por primera vez el reto de liderar y dirigir un equipo de trabajo.

El aspecto más álgido cuando asumimos el reto de liderar un equipo de trabajo, sin duda alguna, es el trato con los subordinados, debido a que la conducta de las personas siempre es impredecible. Al momento de asumir el liderazgo de un equipo encontraremos, básicamente, tres tipos de actitudes hacia nosotros:

• Un grupo de trabajadores nos mostrarán su apoyo.
• Habrá un pequeño grupo se nos opondrá abiertamente.
• Otros preferirán hacer únicamente lo necesario para mantenerse en el puesto.

Lo ideal es que nuestro estilo de liderazgo genere un clima laboral positivo con personas que apoyen e innoven a favor de la compañía, con esto lograremos que la mayoría de nuestros subordinados se ubiquen en el grupo de las personas que nos muestran su apoyo y que poco a poco se vaya disolviendo el grupo de los que se nos oponen abiertamente.

Desde mi perspectiva, desde un inicio, debemos actuar tal como solemos hacerlo habitualmente, no es recomendable asumir poses o gestos que no nos representan, es necesario que transmitamos una imagen real. Las poses son descubiertas más rápido de lo que imaginamos y esto ocasionará que las personas difícilmente confíen en nosotros cuando comuniquemos una orden o demos alguna indicación.

Para empezar a delegar les sugiero tener en cuenta los siguientes aspectos:

1. Debemos poseer el conocimiento necesario, no podemos delegar funciones o actividades de temas o aspectos que no comprendemos en su totalidad, es importante estar muy bien informado y actualizado.

2. Hay que desarrollar una comunicación cien por ciento efectiva, el principio de una comunicación exitosa lo constituye el saber escuchar y analizar lo que nos transmiten, ya que esto nos ayudará a darnos cuenta que no necesariamente todas las iniciativas deben partir de nosotros, debido a que los demás miembros del equipo también pueden aportar ideas valiosas. Tampoco debemos olvidar que para obtener una comunicación plena, deben emplearse los mismos códigos y usar el mismo lenguaje.

3. Toda orden o disposición debe tener un objetivo, hay que dejar muy en claro que el cumplimiento de esa orden reviste importancia y que el no hacerla adecuadamente traerá consecuencias negativas para la organización.

El desarrollo de conflictos es uno de los mayores dolores de cabeza de los jefes que aun no cuentan con experiencia en temas de dirección, sin embargo no es sano considerar que todos los conflictos son nocivos, ya que generalmente después de un conflicto el equipo logra arribar a soluciones o iniciativas muy valiosas. Dependerá de la pericia del jefe que el conflicto proporcione resultados positivos o que en caso contrario cause grietas al interior del equipo. Un buen jefe debe dejar que el conflicto fluya, pero también debe saber cuándo es necesario intervenir.

Otro aspecto fundamental es asumir desde un inicio que estamos trabajando con personas que como ya hemos comentado necesitan ser escuchadas, que requieren de recursos e infraestructura para poder efectuar sus labores. Asimismo necesitan de motivación, conocer cuál es el objetivo de la organización y sentirse adecuadamente recompensados. Todos estos aspectos forman parte de la gestión del talento humano en una empresa, por lo que es recomendable trabajar siempre con el apoyo permanente de la dirección o gerencia de recursos humanos en pos de mantener un clima laboral adecuado.

Si luego de aplicar estas medidas aun hay miembros del equipo que no nos muestran su apoyo, es recomendable tomar al toro por las astas y preguntar a la persona por el origen de su actitud ya que la solución puede ser de fácil aplicación. En caso no consigan resultados positivos con todos los miembros de su equipo, no se frustren ya que muchas veces nos encontramos con personas cuya actitud no encaja en la organización, por lo que en ese momento será necesario tomar otro tipo de decisiones por el bienestar del equipo.

Considero que si seguimos estos consejos, contaremos muy pronto con un equipo conformado por personas que nos mostrarán su apoyo lo cual se traducirá en mayores iniciativas, mayor empeño y dedicación al momento de efectuar las tareas encomendadas.

Walter Rojas Álvarez

- Magíster de Esan (Escuela de Administración de Negocios para Graduados).

- Diplomado en Dirección de Capital Humano del Tecnológico de Monterrey.

- Bachiller en Administración de Empresas de la Universidad Ricardo Palma.

Cuento con 11 años de experiencia en el área de Recursos Humanos, 7 de ellos desempeñandome como Jefe de Recursos Humanos en empresas privadas y gubernamentales. En la actualidad soy Jefe de Recursos Humanos de COFOPRI una reconocida entidad estatal peruana.

De manera paralela a mi labor profesional me dedico a la docencia y la investigación en la Escuela de Maestría de la Universidad Inca Garcilaso de la Vega (Lima – Perú).

walroalvarrobayahoo.com

Comentarios
comments powered by Disqus

Nuevas publicaciones

⇐ Hazte Fan en Facebook
⇐ Síguenos en Twitter
⇐ Agréganos en Google +
⇐ Suscríbete vía Email
"Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas"
George Bernard Shaw
Comparte conocimiento
Contenidos publicados con licencia CC BY-NC-SA 3.0 a excepción de los casos en los que se indican derechos de autor específicos. Sugerimos contactar a los autores al usar material públicamente.