15 lecciones de ajedrez para líderes. El peón coronado

“Sobre el tablero de Ajedrez se miden personas y no figuras”.”

Emanuel Lasker.

Aficionados o no.   Muchos de nosotros, nos hemos visto seducidos por el famoso juego ciencia, atraídos tal vez, por la similitud de las jugadas y maniobras, con nuestras humanas actitudes de coraje, lealtad, orgullo, desafío y cooperación.

Cuenta una leyenda que Sheram, príncipe de la India, maravillado por el invento del Sha-Mat o Muerte al Rey (ajedrez), quiso recompensar con generosidad a Sessa, su creador, quien astutamente, planteó el siguiente acertijo:

El soberano debía entregarle un grano de trigo por la primera casilla del tablero, dos por la segunda, cuatro por la tercera y así sucesivamente, hasta la casilla 64. El resultado de esa operación “S = 1 + 2 + 4 + 8 … + 263” es de casi 18 trillones.

Sheram no pudo cumplir con lo solicitado. No existía trigo suficiente en el reino para cubrir aquella cantidad. Para darnos una idea, alcanzarla significaría hoy, sembrar la Tierra entera 65 veces o multiplicar por 160 la producción global de trigo.

Como en el acertijo, el tablero representa un escenario inmenso.   La combinación de partidas que pueden realizarse, excede el número de átomos en el universo mas, si bien la lógica es la base de este juego, también lo son las emociones.

El origen y misterios del ajedrez han inspirado vasta literatura.  En el Scacchia Ludus (Juego de Ajedrez), antiguo poema en latín de Marco Vita, el dios Mercurio consigue vencer a Apolo y dedica su triunfo y el tablero a la ninfa Scacchide, con el propósito de cortejarla.

En otro poema –contemporáneo- Ximena Vidal lo describe como “una bella historia de amor entre tu mente y la mía”,  válido, si consideramos al juego como el intercambio consciente de dos voluntades, el mismo que libera y a la vez, cautiva.

Del lado menos romántico, la historia narra anécdotas como la del zar Iván “El Terrible”, quien murió de un ataque de gota mientras iniciaba una nueva partida. Adicto absoluto al juego real, rechazaba ser atendido por los médicos de palacio.

En otra muy conocida, aunque no comprobada, Carlomagno apostó a Garín: su reino y a su propia esposa, si lo vencía en el juego; lo que ocurrió felizmente para el diestro soldado, pues se jugaba la propia vida. Fiel a su rey, Garín renunció a lo ganado.

Volviendo a la leyenda sobre la creación del ajedrez, cabe la pregunta ¿por qué un juego cuyo objetivo era asesinar al rey, produjo tanto entusiasmo en un soberano? ¿sólo por tratarse de un juego táctico de guerra? o, ¿habría visto algo más?

Una práctica oriental, afirma que las blancas y las negras no son rivales sino opuestos-complementarios, las fuerzas del ying y el yang, necesarias como el frío al calor o la noche al día, para que la vida marche. ¿Será esto lo que hace mágico al ajedrez?.

¿O será que la mente sí crea su propia realidad y existen tantas versiones de esta última como posibles partidas? Los trebejos arden en ánimos de gloria al roce de los dedos, un laberinto de egos y pasiones que imita la vida y las relaciones humanas.

Parafraseando a la Maestra FIDE, Marina Rizzo, el ajedrez es una útil herramienta para conectar nuestros tres cerebros: reptiliano (instinto), límbico (emoción) y neocórtex (juicio). Esta compleja conexión, es ya un logro humano, para toda la vida.

Cada turno nos entrena para actuar. En el ámbito personal, laboral y de relaciones, el éxito depende no sólo de una clara estrategia y buenas tácticas sino de atrevernos a tomar riesgos, decisiones y escuchar a la intuición y eso, señores: es ajedrez.

Aquí una lista de 15 lecciones sobre liderazgo personal, desde el ajedrez.  ¿Jugamos? la idea es disfrutar la vida y seguir descifrando junto a nuestras torres, peones, reyes, caballos y alfiles, los secretos de la mente y el corazón :

# 1   :        Lo material no determina el éxito

La desventaja de material o posición, puede ser compensada con iniciativa, una mejor estrategia o paciencia. Para el ajedrecista de la vida, el tiempo es la mayor ventaja y urge aprender a gestionarlo y gozarlo.

# 2   :        El peón se convierte en gigante

El peón es el “ejecutivo” del ajedrez. Avanza paso a paso, apoya a otros y jamás da marcha atrás. Juega confiado en el éxito y su tenacidad le ha ganado el derecho de ser “coronado” tras un osado, octavo paso.

# 3   :        Cada figura tiene un valor

Conocer a nuestro equipo propicia ganar juntos, muchas partidas. Tendemos a encasillar a cada persona en un rol, no obstante los esquemas mentales son plásticos, se pueden “reorganizar”. Eliminar prejuicios, abre posibilidades para todos.

# 4   :        El rey expuesto necesita protección

Si un rey permanece instalado en el centro de la escena, se torna vulnerable, la pieza más débil y debe ser protegido por el resto. Un líder inteligente, se expone sólo cuando se sabe respaldado por su equipo y una buena estrategia.

# 5   :        La pieza y su circunstancia 

El ajedrez es un juego de consecuencias. Antes de ejecutar, cabe anticipar posibles respuestas para controlar los resultados. Un líder responsable, analiza hábilmente ventajas y riesgos, antes de actuar. También aquí se cumple el dicho : La práctica hace al maestro.

# 6   :        Beber un mate antes del jaque

Cerca de la derrota, la ceguera de triunfo del otro jugador, nos facilita revertir un mal destino y ganar el lance. El líder creativo replantea -en ese momento- su estrategia, estudia el contexto, ensaya nuevas tácticas, se hace más ágil.

# 7   :        ¿De los buenos o de los duros?

Nunca se ganó una partida, abandonándola. El ajedrez requiere gran control emocional. Siegbert Tarrasch decía que en el juego y en la vida, la mejor jugada es siempre “la que se realiza”. Visto así, el líder tenaz es un mago que logra imposibles.

# 8   :        Cadena de peones sujeta campeones

La suma de fuerzas de líder y equipo, decide la victoria. El individuo florece en una comunidad audaz, rica en diversidad de talentos, atractiva a sus objetivos y eficaz. En ella, cada miembro aumenta su valor individual y colectivo, de forma exponencial.

# 9   :        Si quiere reinar, cuide a su reina

La reina es la figura más valiosa y versátil. Equilibra y protege la integridad del líder. Suele ser una persona confiable y de múltiples recursos. ¿madre, novia, amigo, mentor o socio? Identificar, cuidar y mantener cerca a su reina, es la regla de oro.

# 10 :       Aprender del error, mil veces mejor

Las jugadas brillantes no ganan partidas, en cambio, las malas sí las pierden. Cometido el error, es necesario aprender de él para no repetirlo. En los negocios y en la vida, la resiliencia y la adaptabilidad, son competencias básicas.

# 11 :       El rey nace y también se hace

El peón puede ser promovido a casi cualquier figura de poder, salvo a rey. Para ser líder, no sirve un empujón, hay que trabajar mucho, desde dentro hacia afuera, con pasión. Ganarse el propio respeto para aspirar al de su equipo. Hacerse  digno de ser modelado.

# 12 :       Ampliar la visión

Para ganar regularmente, se requiere de una visión que trascienda al turno. Estudiar al oponente y mover cada pieza en base al desarrollo de todo el juego. Visualizar y formular objetivos alternos, mejora nuestra capacidad de producir y engranar soluciones eficaces.

# 13 :       Preparación constante

Un buen ajedrecista practica estrategia y jugadas candidatas en su tiempo libre. El líder se mantiene en aprendizaje constante, a través de libros, internet, eventos, un mentor o afiliándose a grupos que comparten activamente sus temas de interés.

# 14 :       Alertar al espíritu y los sentidos

Antes del torneo, el guerrero necesita mente clara y un espíritu dispuesto. En la vida, podemos valernos de la meditación, el ejercicio, la alimentación sana, el sueño y ocio reparador para mantener agudos y funcionales el buen ánimo y los sentidos.

# 15 :       Unirse a una Comunidad

Esto es importante en ajedrez. Un club, reconoce la calificación oficial, como las universidades o institutos, certifican los avances académicos. La discusión desarrolla la habilidad de análisis, organización y enfoque en soluciones.

Comunidad es, además, el grupo de colegas y asociaciones que los reúnen, el colectivo que congrega nuestros intereses, la familia, la sociedad y por supuesto, nuestro equipo. El ajedrez de la vida no es una lid, es el encuentro de dos seres infinitos.

James Altucher, cuyo blog “The Altucher Confidential” ha cautivado a más de 15 millones de lectores desde su lanzamiento en el 2,010, nos recuerda :

“La evolución no se trata de selección individual.  Sobrevivimos al funcionar en comunidad”.

Cuando somos fuertes por pertenecer a un grupo, ayudamos al grupo y al utilizar sus recursos para mejorar como individuos, ya no sólo sobrevivimos sino que además, prosperamos”.

Desde este tablero, respaldamos plenamente esa idea.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Mosto Gissele. (2016, abril 29). 15 lecciones de ajedrez para líderes. El peón coronado. Recuperado de http://www.gestiopolis.com/15-lecciones-ajedrez-lideres-peon-coronado/
Mosto, Gissele. "15 lecciones de ajedrez para líderes. El peón coronado". GestioPolis. 29 abril 2016. Web. <http://www.gestiopolis.com/15-lecciones-ajedrez-lideres-peon-coronado/>.
Mosto, Gissele. "15 lecciones de ajedrez para líderes. El peón coronado". GestioPolis. abril 29, 2016. Consultado el 9 de Diciembre de 2016. http://www.gestiopolis.com/15-lecciones-ajedrez-lideres-peon-coronado/.
Mosto, Gissele. 15 lecciones de ajedrez para líderes. El peón coronado [en línea]. <http://www.gestiopolis.com/15-lecciones-ajedrez-lideres-peon-coronado/> [Citado el 9 de Diciembre de 2016].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de fisstech en Flickr