Transformación digital. Liderazgo, ejemplos y un nuevo enfoque

La Torre de Babel es una edificación enorme que aparece en el Génesis de la Biblia, la cual se supone construida por los hombres en tiempos inmemoriales y que se suele asociar con el histórico zigurat Etemenanki de la antigua ciudad de Babilonia, con la que los hombres querían alcanzar el cielo.

Parece que en el 2018, estamos llegando a tocar el cielo con las manos, siempre que las organizaciones comienzan a sacar mejor provecho de lo digital. Es el año en que la transformación se convierte en mainstream. Efectivamente, ya no se trata de un tema conceptual, aprovechado exclusivamente para vender un proyecto -o un enlatado tecnológico-, y del que no hay idea más allá del título. Que uno se trata mucho más que alguna iniciativa aislada que se realice en las redes sociales, o algún fogonazo de automatización industrial, ni menos aún de la mera digitalización de los sistemas “legales”. Tampoco alcanza que sea un ítem más de la lista de deseos, con la seguridad a priori que va a ser uno de los primeros en salir expulsados ni bien se contrastan los pendientes con la realidad -y el presupuesto-.

Es que este campo de intervención de la estrategia, management y operaciones, está migrando fuerte este año, en especial, en un momento en que las empresas grandes y las medianas se disponen a tomar posiciones frente a los embates reales -o potenciales- de los jugadores puramente digitales, que llegan deseosos de sacarles una parte sustanciosa del negocio: Todo por que vienen con otra cabeza, y quieren sacar provecho antes que se cierre la brecha. Es que implementar una estrategia de transformación digital responsable, meditada, consistente y bien articulada, es clave para que esa oportunidad deje de serlo lo antes posible. Ese es el deseo de todos los empresarios y los managers de negocios tradicionales, que quieren seguir siendo relevantes, en este momento de negocios exponenciales.

LOS MADRUGADORES A LA VANGUARDIA

Son varios los grupos que quieren ir a la delantera, están los que gustan adoptar temprano las oportunidades o early adopters, esos que gustan estar un poco más allá, especialmente cuando se trata de innovaciones tecnológicas-. También están los que pertenecen a una empresa multinacional, y por tal motivo reciben “linea” desde la central, sobre aquellas iniciativas que podrían aportarles beneficios jugosos. Que decir de aquellas organizaciones más chicas, regionales o locales, que encuentran en la innovación una fuente de ventajas competitivas. Finalmente vienen aquellos líderes inspirados en transformar sus compañías y están dispuestos a cargarse la organización en sus espaldas para llevarlas a otro nivel.

Lo cierto, es que este año la transformación digital está llegando a un momento clave, dejó de ser un término hueco y ostentoso para formar parte de las iniciativas concretas que las organizaciones están llevando acabo con expectativas especificas y realistas, y para lo cual comprometen esfuerzos que cruzan toda la organización.

LAS DISTINTAS ÁREAS DE EXPERIENCIA RECLAMANDO EL LIDERAZGO

Entre los que primero aparecen reclamando el liderazgo de la transformación digital, están quienes ya han conseguido algunos avances considerables en marketing digital, sea planear, crear y gestionar campañas, desplegar alguna iniciativa en redes sociales, o tal vez porque han lanzado exitosamente un e-commerce. La verdad que no debe extrañar que reclamen su lugar de privilegio, han conseguido algo significativo y creen que pueden extenderlo a otras áreas de la organización.

Los emprendedores digitales también reclaman el trono. Desarrolladores de una app -o varias- tal vez han aportado a mejorar la experiencia de cliente, obtenido ventajas en eficiencia, o han desarrollado un modelo de negocios potencialmente innovador. ¿Quién podría discutirles el liderazgo?.

En el pelotón de frente también están todos aquellos que han colaborado en volver sus operaciones más ágiles, una característica clave, en momentos de tanta vorágine, es poder hacer las cosas de manera rápida, se trate del lanzamiento de un nuevo producto o una propiedad digital.

No son menos quienes vienen trabajando hace tiempo en poner el foco en el cliente o customer centricity, una idea que evolucionó desde sus orígenes en la calidad de producto, se extendió al marketing y ahora lo esta impregnando casi todo, especialmente producción y operaciones.

Cercano a lo anterior esta la idea de aplicar la mentalidad de diseñador al desarrollo de productos y servicios –design thinking-. Un proceso que antes estaba en manos de los creativos publicitarios, pero que ahora promete enriquecer los equipos de innovación del las compañías.

No podría dejar afuera a quienes ayudan a que las organizaciones tomen decisiones basadas en hechos en lugar de suposiciones. Se trata de los partidarios de la incorporación de múltiples fuentes de datos al proceso de toma de decisiones: data driven.

Llegando al final de esta lista seguramente incompleta, están los hombres y mujeres de tecnología tradicionalmente asociados a la innovación y a la automatización de procesos, pero que últimamente han perdido protagonismo, tal vez por que en el pasado construyeron muros tan altos, que los innovadores muchas veces quedaron del lado de afuera.

Sin embargo, a este listado lo cierra un grupo que generalmente no estuvo asociado a la innovación, se trata del área de talentos. Para llevar las organizaciones a otro nivel se requiere un nuevo tipo de liderazgo, que requiere destacar ciertas competencias claves en la organización. Hace mucho se habla de la importancia del talento, es hora de pasar del discurso a la acción.

ALGUNOS EJEMPLOS CLAVES DE TRANSFORMACION DIGITAL

La transformación digital se cimienta en cuatro pilares: estrategia, talentos, procesos y tecnología. Según el IDC estima que el 40% de la inversión tecnológica de los próximos años tendrá como destino la transformación digital (casi un trillón de dólares norteamericanos).

El primer caso es Nike, una compañía comprometida en la integración del producto físico y el mundo digital desde hace muchos años. La compañía reconoce que una profunda comprensión de las expectativas de sus consumidores es primordial para el desarrollo de sus negocios. Nike espera obtener $ 7 mil millones en ingresos digitales para 2020, en un esfuerzo por acelerar ese crecimiento, la marca ha incorporado distintas plataformas e invertido en capacidades digitales integrales para mejorar la experiencia de sus clientes. “Digital hace más que solo agregar capacidades actuales … Define cómo los consumidores experimentarán la marca. Es un acelerador en todo nuestro negocio, en productos a través de la cadena de suministro, en análisis y en ventas“.

Desde el caos, Disney ha comenzado a implementar un nuevo modelo para respaldar su estructura organizativa digital, luego de enfrentarse a problemas de escala, velocidad y estabilidad de sus operaciones. Las cuatro divisiones del gigante de los medios: estudios, productos de consumo e interactivos, parques y soporte, y redes de medios, todos tienen un director de tecnología (CTO) propio -y autónomo-. Jason Cox, Director de Ingeniería de Sistemas de Disney, se dio cuenta de que los silos de datos planteaban un problema persistente para la empresa. A medida que Disney crecía rápidamente, la compañía necesitaba una forma de colaborar y comunicarse con cada división, tanto cultural como técnicamente.

SE TRATA DE UN ENFOQUE SISTÉMICO

La transformación digital es una construcción que conecta distintos aspectos de la vida de una organización, la estrategia, los talentos, los procesos y finalmente, aunque no menos importante la tecnología. Y nótese que se dispuso la tecnología en último lugar por que existe la fuerte tentación de querer manejar la tecnología como un fin en si mismo, y en realidad se trata de un facilitador de todo lo anterior.

Las estrategias de transformación digital requieren de una visión integrada, cooperativa, ágil, basada en datos, focalizadas en el cliente, colaboran, miden, aprenden y mejoran.

Hay que evitar los silos y que la organización hable un idioma distinto en cada proyecto. No se puede hacer, de esta gran oportunidad de negocios, una nueva Torre de Babel.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Márquez Néstor. (2018, junio 4). Transformación digital. Liderazgo, ejemplos y un nuevo enfoque. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/transformacion-digital-liderazgo-ejemplos-y-un-nuevo-enfoque/
Márquez, Néstor. "Transformación digital. Liderazgo, ejemplos y un nuevo enfoque". GestioPolis. 4 junio 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/transformacion-digital-liderazgo-ejemplos-y-un-nuevo-enfoque/>.
Márquez, Néstor. "Transformación digital. Liderazgo, ejemplos y un nuevo enfoque". GestioPolis. junio 4, 2018. Consultado el 16 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/transformacion-digital-liderazgo-ejemplos-y-un-nuevo-enfoque/.
Márquez, Néstor. Transformación digital. Liderazgo, ejemplos y un nuevo enfoque [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/transformacion-digital-liderazgo-ejemplos-y-un-nuevo-enfoque/> [Citado el 16 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de freestocks en Flickr
DACJ