Terror a la simplicidad en marketing

  • Marketing
  • 2 minutos de lectura

Edward de Bono explica que las mentes mediocres le tienen miedo a la simplicidad, porque no pueden entender que por detrás de una idea simple no haya nada. Pareciera que las personas tienen una necesidad imperiosa de complicar las cosas simples en su afán de justificar una decisión. En el ambiente empresario es común encontrar especialistas, consultores y profesionales que en su afán de mostrar sus conocimientos o brindar consejos, explican todo por medio de términos complejos, diagramas inverosímiles y vagos conceptos. Pero también resulta sorprendente encontrar cómo estos malabaristas de las terminologías se convierten en el apoyo de empresarios que necesitan encontrar – y en especial, escuchar – una solución difícil para un problema fácil, ya que están convencidos que el remedio para todos sus males no puede ser algo simple, sino inmensamente complicado.

Estoy empezando a creer que hay gente que se niega a creer que el camino óptimo para resolver sus problemas es el que tienen delante de sus narices, posiblemente porque esto demostraría su falta de sentido común. Y lo insólito es que en su sana intención de encontrar claridad frente a los problemas, se sumergen bajo la guía de enunciados, misiones, definiciones y presentaciones que sólo aportan confusión al meollo. Porque cuánto más difícil de comprender sea lo propuesto… significa que hubo mucha materia gris por detrás. Para colmo de males, está tendencia a la complicación no sólo es un vicio latino. Inclusive existen famosos autores que lo demuestran. Uno de ellos es Stephen Covey, autor del clásico “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva”. Sus propuestas son muy buenas, pero algunos de sus diagramas son una obra maestra de la complicación, ya que hace uso y abuso de los círculos concéntricos, cuadrantes y flechitas que van y vienen. Basta observar sus gráficos, tratar de entenderlos a simple vista y decir: “Este tipo debe ser un genio porque no entiendo nada, seguramente debo ser muy ignorante frente a semejante demostración de sabiduría”. Porque hablemos claro: un gráfico se utiliza para explicar mejor – sintéticamente – una idea, pero jamás se ha creado para enredar las cosas. Caso contrario, no sirve.

Ahora bien, transcribo unos maravillosos ejemplos del día a día:

  •  “La misión comercial, la cual debe estar plasmada en la expresión corporativa de nuestra organización, debe apelar a la reducción elocuente de la transacción económica por parte de los potenciales compradores”. Traducción: Nuestro slogan debe ser: PRECIOS BAJOS.
  •  “Debemos concretizar una estrategia de merchandising que maximice la exposición de nuestra cartera de productos en el horizonte visual de los clientes que ingresen a la categoría de alta rotación peatonal”. Traducción: Arreglemos la vidriera que da a la calle.
  •  “Desde el punto de vista semántico, expongo mi preocupación y tendré que investigar si el recurso ideal para transmitir nuestros mensajes, es apelar a piezas creativas que se manifiesten por medio de una prosopopeya, hipérbole o metonimia”. Traducción: Veré qué rayos escribo en los anuncios.
  •  “Escúcheme, su cuadro médico presenta la aparición de una protuberancia de origen sebáceo en el vértice de su prominencia olfativa”. Traducción: Oiga, le salió un grano en la nariz.

Por eso, sugiero iniciar una cruzada contra la tendencia a complicar las cosas. Empezar a decirle a esta gente: “Sea claro porque no se le entiende nada”. O más breve aún: “Hable simple”. Podemos empezar por los discursos empresarios y políticos, siguiendo por los profesores universitarios que juzgan tesis en función de la cantidad de hojas escritas, continuando por los profesionales de diversas ramas ( médicos, periodistas, abogados, publicitarios, etc. ) que hacen de las palabras difíciles su pan de cada día, y finalizando con muchos consultores y asesores, que como bien define Peter Drucker, no son otra cosa que traficantes de confusión. La complejidad no debe admirarse. Debe evitarse. Más simple, imposible.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Cabrera Yegros Pedro. (2003, febrero 11). Terror a la simplicidad en marketing. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/terror-simplicidad-marketing/
Cabrera Yegros, Pedro. "Terror a la simplicidad en marketing". GestioPolis. 11 febrero 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/terror-simplicidad-marketing/>.
Cabrera Yegros, Pedro. "Terror a la simplicidad en marketing". GestioPolis. febrero 11, 2003. Consultado el 24 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/terror-simplicidad-marketing/.
Cabrera Yegros, Pedro. Terror a la simplicidad en marketing [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/terror-simplicidad-marketing/> [Citado el 24 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de schjelderup en Flickr
DACJ