Terapia breve sistémica en el marco laboral

  • Talento
  • 10 minutos de lectura

Las organizaciones de hoy en día están en constante cambio y evolución. La apertura de las empresas con respecto a la atención de las necesidades de sus trabajadores es un hecho en movimiento.

Nosotros consideramos la salud mental del trabajador como parte fundamental para el desarrollo de la empresa.

Nuestra propuesta está enfocada a lograr el cambio organizacional a través del proceso terapéutico individual dentro del contexto de la empresa. En especifico, nuestra experiencia en la empresa Suleón S.A de C.V en la ciudad de León Gto.

De los resultados sobresalientes se encuentran que las áreas en las que mejoraron estas personas fueron: familiar (77%), trabajo (17%), amigos (3%), carácter, relación de pareja y en lo personal (3%), obteniendo una mejora significativa de un 100%.

A continuación les presentamos los resultados obtenidos de esta nueva forma de implementar la terapia en las empresas.

Introducción

“Hay una teoría que afirma que si alguien descubriera lo que es exactamente el Universo y el por qué de su existencia, desaparecería al instante y sería sustituido por algo aún más extraño e inexplicable. Hay otra teoría que afirma que eso ya ha ocurrido” Douglas Adams

El restaurant del Fin del Mundo

Al momento de que somos entidades que se mueven en un Universo organizado de manera compleja implica, desde su etimología latina y en su naturaleza, que todo está relacionado y entrecruzado. Las derivaciones de lo anterior se encuentran en la naturaleza de las interacciones que rigen a todos los elementos de los subsistemas que se desarrollan dentro del macrosistema. La interacción implica una comunicación y una organización que consolida estructuras tal como lo hacen los átomos en un muro determinado.

Por ello, un sistema sea una galaxia o una empresa participan de los mismos principios que rigen nuestro Universo que son, de acuerdo con Edgar Morin (1970) el dialógico (las aparentes contradicciones encuentran un punto de equilibrio y fusión), el recursivo (la bidireccionalidad de las interacción entre causas y efectos) y el hologramático (el todo está tanto incluido en las partes tanto como en éstas está representado el todo).

Este paradigma nos permite pensar de forma multidireccional y circular viendo que los principios de la Terapia Breve Sistémica encuentran su acoplado desenvolvimiento dentro del marco donde dos sistemas se encuentran: la persona y la empresa. Esto señala que el crecimiento apoyado de ambas representa una organización que aumenta sus caudales de capitales emocionales, económicos y culturales que son la base de sistemas inteligentes cuyos insumos son la complejidad, la adaptación y la diversificación de funciones características de los sistemas autosustentables que crecen y permanecen a la vanguardia.

Nuestro artículo es el producto de nuestro trabajo dentro de la empresa Suleón S.A de C.V. en la ciudad de León Guanajuato, donde impartimos Terapia Breve Sistémica por espacio de 7 meses para el personal de todos los niveles, enfocada a lograr el cambio organizacional a través del proceso terapéutico individual. Presentamos aquí los resultados y conclusiones a las que arribamos en nuestra práctica.

Nuestro contexto social contemporáneo

La vertiginosa realidad social que hemos construido en el siglo XX y que heredamos en el XXI marca un derrotero para las organizaciones empresariales. Al hablar de cambios debemos de tomar en cuenta el contexto en el que se desarrollan y la forma como impactan a la mente de las personas. Por ello, una empresa que se precie de ser competitiva en el marco que mencionamos requiere escuchar y atender constantemente la retroalimentación tanto de los micro como de lo macro, esto es, tanto de la situación extramuros de la empresa, como de las personas que la constituyen. Esto es un pensamiento sistémico.

La apertura de las empresas formas de funcionamiento basados en los principios científicos de la Administración modernas les permite encontrar formas fluidas de funcionamiento, pero hay otras que en la tesitura del pensamiento sistémico al que hemos aludido, incluye la atención de las necesidades en materia de salud mental de los trabajadores para el incremento de la complejidad de la organización pues la retroalimentación les indica que, de ignorarse, son fuentes de estancamiento con situaciones como la disfuncionalidad en el clima laboral, falta de motivación, desperdicio aprovechamiento del tiempo por dispersión mental, resistencia a trabajo en equipo, intransigencia al cambio, déficit en comunicación estructural y manejo inadecuado de estrés por mencionar algunos que son isomórficos con vivencias que ocurren en la interacción diaria con los círculos sociales como la familia y el grupo de pares.

Con esto podemos señalar como premisa de trabajo que persona y empresa son interdependientes y por lo tanto sus problemas atañen a ambos. Ahora bien debemos señalar una nota precautoria a riesgo de que parezca obvia: nuestra propuesta y trabajo se circunscribió a un contexto y situación específica de una organización, lo cual significa que aunque se emplearon las técnicas de la Terapia Breve Sistémica para las dificultades emanadas de la interacción personal, se hubieron de desarrollar otras estrategias de intervención ad hoc a lo que emergía. De aquí que las contrariedades psicológicas no se pueden solucionar de la misma manera en todas las empresas; no es como una receta a seguir, en la cual se cumplen unos cuantos pasos y desaparece el problema.

Terapia Breve Sistémica: sus características

La empresa del siglo XXI requiere de marcos teóricos globales y que busquen la configuración de realidades desde lecturas plurales. La terapia breve sistémica funciona bajo el mismo proceso, esto es, construir nuevas narrativas basadas en los aconteceres sociales. Lo que presentamos en este apartado es una visión sintética del funcionamiento de la Terapia Breve Sistémica para poder enmarcar el campo de acción de la misma dentro de la empresa.

La Terapia Breve Sistémica, que ya se le conoce como “Terapia de tiempo efectivo” o “de tiempo-costo efectivo” (Budman & Gurman, 1988), se emplea en el tratamiento de problemas emocionales al igual que los aproximadamente cerca de 400 enfoques terapéuticos que existen. Sin embargo, pone su acento en que los problemas generados tienen su origen y mantenimiento desde un marco social, es decir, un problema siempre tiene un marco relacional. Las dificultades se originan en la interacción con una realidad construida en la vida cotidiana y por ende, las soluciones deben de orientarse en ese mismo rubro en cambiar las interacciones de la persona con su medio y, al lograr esto, redundará en una transformación psíquica interior.

Esta óptica difiere de la psicoterapia tradicional al indicar que la solución no se origina en un señalamiento o interpretación en un consultorio sino que la persona la produce al cambiar su forma de relacionarse con los demás y con las narrativas y construcciones de vida que ella misma efectúa. En esto, la terapia de tiempo efectivo, como lo dice su nombre, enfatiza la maximización de resultados con el decremento de tiempo de atención terapéutica ya que se emplean los propios recursos de la persona para generar cambios que se adecuen a su ser y acontecer.

Esto se hace en aras de colaborar con la persona para que tome las riendas de su devenir sin tener que depender intelectual o emocionalmente del terapeuta. Por otra parte, encontramos que un marco sistémico breve se adecuaba a las formas de trabajo de la empresa y sus maneras de emplear el tiempo de producción ya que, isomórficamente, tanto la terapia como la organización tienen su punto de encuentro en la visión de Taylor (1903) en su estudio sobre los tiempos y movimientos de los principios de la administración científica.

Para la meta anterior, en el trabajo terapéutico empleamos dos premisas: hacer del problema parte de la solución y, trabajar fundamentalmente para co-crear una solución viable y posible para la persona sin dar tanta importancia terapéutica a cómo se originó la dificultad. Ambos supuestos de trabajo s pertenecen a dos escuelas en Terapia Familiar Sistémica: la Terapia Estratégica de Palo Alto (1967) y el enfoque Centrado en Soluciones (De Shazer & Berg, 1985). Ambas escuelas concuerdan en limitar el número de sesiones para optimizar la independencia y generación de recursos emocionales de las personas.

La solución a los problemas se encuentra, desde los citados modelos, no en la comprensión de problemas de la infancia o del pasado, sino en la construcción de alternativas en el presente y con proyección a futuro y donde el terapeuta no tiene la palabra última con respecto a qué le pasa al cliente / paciente, sino que es un colaborador en la gestación de un proyecto de vida.

En cuanto al tiempo de trabajo empleado en la terapia de tiempo efectivo, el número de sesiones que se utilizan puede variar de acuerdo con las herramientas psicológicas del consultante y su disponibilidad al cambio (factor indispensable) y que pueden ir, de acuerdo a cada escuela en un rango de una a diez sesiones para acordar resolver el problema. En nuestro caso, y de acuerdo con innovaciones que implementamos en intervenciones comunitarias previas, nos limitamos a una intervención de cinco sesiones distribuidas de la siguiente manera: una sesión por semana y, al llegar a la cuarta, se programaba la última para quince días después a fin de que la persona se percatara por si misma de los cambios efectuados o requeridos efectuar para lograr el efecto deseado.

En el caso de que en la última sesión una persona dijera requerir más tiempo de atención, se le señalaba que se enfocara por dos meses a resolver lo que primeramente había traído y después, de continuar requiriéndolo, se le podía atender. La finalidad de ello se centraba en evitar la dependencia de la asesoría psicológica y empujar a la persona a que resolviera su situación y en que ese camino, pudiera encontrar directrices propias para solventar otras que se le presentaran.

El trabajo terapéutico en el marco laboral

En una organización o empresa la salud mental del trabajador es parte fundamental para que ésta se desarrolle ya que cualquier persona que tenga problemas y no pueda resolverlos, puede tornarse un escollo para que pueda realizar sus actividades laborales de manera eficiente. Es importante y fundamental ver el lado humano del trabajador.

El factor del capital humano atendido terapéuticamente es el primer paso hacia el crecimiento de la complejidad de la empresa y un paso seguro hacia la consolidación de una organización inteligente, donde cada miembro será una parte de la totalidad – desde sus funciones – y la salud mental será el primer y más importante capital porque de ella saldrá el torrente de productividad que generará plusvalía en economía y satisfacción personal a todos los elementos de la empresa : si algo en el sistema se modifica, todo el sistema completo tiene una reacción. Una empresa en donde las necesidades psicológicas del empleado son cubiertas, hay una mayor satisfacción, compromiso y productividad laboral y hay un ambiente laboral de mayor calidad.

Nuestras intervenciones se habían circunscrito al ámbito comunitario en atención terapéutica a poblaciones vulneradas por la marginación y pobreza como parte de un programa de Servicio Social Profesional de la Universidad Iberoamericana León. Posterior a la finalización del proyecto, hubo un acercamiento por parte del Ingeniero Federico Portillo, de la empresa SULEÓN SA DE CV, quien estaba interesado por el bienestar integral de sus trabajadores y en la implementación de estrategias que apoyaran la salud mental de los mismos.

A partir de su petición, elaboramos un plan de trabajo y nos avocamos a la tarea de atender con un enfoque de tiempo efectivo a las personas dentro la citada organización, en la ciudad de León Guanajuato. El objetivo del programa fue brindarles orientación para descubrir y desarrollar herramientas para la solución de su problema. Como un producto derivado esperábamos que las personas ampliaran su horizonte de posibilidades en cuanto una mejor calidad de vida y desarrollo en el ámbito personal y laboral.

El tratamiento se llevó a cabo dentro de la empresa en horario de trabajo y con el tiempo de duración de consulta de 50 minutos y la misma habilitó un cubículo para la privacidad de las conversaciones terapéuticas.

El programa se extendió de Febrero a Agosto del 2008. A lo largo del mismo, se atendió a un total de 67 empleados interesados, sin que hubiera ninguna reincidencia. Los problemas que más se presentaron fueron depresión, ansiedad, dificultades de pareja, problemas en la interacción familiar, casos de alcoholismo y drogadicción.

Las áreas en las que reportaron mejoría fueron: su entorno familiar (77 por ciento), trabajo (17 por ciento), amigos (3 por ciento), carácter, relación de pareja y en lo personal (3 por ciento). Por su parte, en lo referente a su percepción de la calidad del servicio y su disponibilidad a volver a acceder al mismo el 94 por ciento piensa que el trato recibido por parte del equipo fue adecuado y resultó benéfico para lograr cambios significativos en sus situaciones de vida. En este rubro, las calificaciones otorgadas por los usuarios se encontraron que el 100 por ciento recomienda el servicio y un 90 por ciento lo volvería a tomar en caso de otra dificultad.

Conclusión

A partir de nuestra intervención, nos percatamos de que no había un trabajo similar realizado anteriormente en el contexto empresarial con las características que presentamos. Y con ello se observó que hay mucha necesidad de los empleados de tener un apoyo profesional en su vida emocional ya que de su bienestar depende su funcionamiento en la vida cotidiana. Con la labor efectuada detectamos áreas de oportunidad para una intervención psicológica que tenga sus miras puestas en aumentar la salud mental de los empleados y que redunde en ayudar a lograr diferentes objetivos de la empresa.

Por lo anterior consideramos que la mejor opción a invertir por parte del empresario posmoderno, lo es en su capital humano – donde él mismo entra – a través de enfoques terapéuticos que se centren en soluciones de su personal de manera breve, eficiente y eficaz. El tiempo y modalidad de maniobra de la visión sistémica, tanto en la estrategia empresarial como en la terapéutica, es ahora y sus efectos se construyen para el beneficio de la organización.

Nuestra aportación a partir de la experiencia es ver a la empresa como un todo que incluye tanto sus procesos, mobiliario, productos y representaciones como el bienestar psicológico colectivo. Cuando esto se logra, la organización crecerá y ampliará su horizonte de posibilidades. La suma de la salud mental de los componentes de la empresa redundará en generar un sistema que se autosustente y que vaya en pro del crecimiento de todos y cada uno de sus componentes

Para consultar experiencias similares sírvase consultar:

• .

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Negrete Exelaris. (2008, septiembre 25). Terapia breve sistémica en el marco laboral. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/terapia-breve-sistemica-en-el-marco-laboral/
Negrete, Exelaris. "Terapia breve sistémica en el marco laboral". GestioPolis. 25 septiembre 2008. Web. <https://www.gestiopolis.com/terapia-breve-sistemica-en-el-marco-laboral/>.
Negrete, Exelaris. "Terapia breve sistémica en el marco laboral". GestioPolis. septiembre 25, 2008. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/terapia-breve-sistemica-en-el-marco-laboral/.
Negrete, Exelaris. Terapia breve sistémica en el marco laboral [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/terapia-breve-sistemica-en-el-marco-laboral/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de pasukaru76 en Flickr
DACJ