Teoría sobre el “Estado Natural de las Empresas: El Desorden”

Algo Aera de Mi Teoría sore el Estado
Natural de las Empresas: El Desorden
“Mi teoría establece que, por más recursos de cualquier tipo que se inviertan dentro
de una Empresa, no es posible sacar a ninguna Empresa de éste su estado natural.
El día que se lograra hacer, esa Empresa moriría sin remedio. ¿La razón?: dejaría
de aprender. Muy pronto, sus competidores, la rebasarían”.
Nota: El Desarrollo y la Comprobación de esta Teoría se encuentra en mi Libro: “Formación
con Visión de Negocio Para Técnicos y Profesionistas”; Autor: Ricardo Hernández Jiménez;
Editorial Trillas. Para Cursos y Conferencias Sobre el Tema Comunicarse Directamente con el
Autor: ricardohjafi@hotmail.com Móvil: 5551728090
Tuvo origen un par de meses antes de la entrada del año 2000. El cambio de siglo tuvo un
impacto global que costó al mundo algo así como 800 mil millones de dólares, de los cuales
a México le tocó pagar aproximadamente 32 mil millones de dólares. Dicho fenómeno, por
su trascendencia, se conoció como Y2K (Año 2000: Year 2000), el cual, por su enorme
relevancia, fue incluso administrado y supervisado por una comisión de carácter
internacional nombrada por la ONU. Se trató de un cambio que había que hacer en todas
las computadoras y sistemas de información del mundo, el cual consistía en manejar el
campo de la fecha correspondiente al año a través de cuatro dígitos y no con dos como se
venía haciendo. La tarea fue titánica, pues consistía en identificar, detectar y modificar,
todos los programas de computadora (millones en todo el mundo) para este propósito del
manejo del año con cuatro dígitos.
Como ejercicio de mis actividades como consultor en informática en diversas Empresas del
país pude constatar directamente que el problema real no consistía tanto en
cómo
hacer
para cambiar los millones de programas, sino en conocer
cuáles
eran esos programas y
dónde
había que realizar los cambios. Me di cuenta que el desorden con el que estaban
operando (y con el que operan actualmente) la gran mayoría de las Empresas, era tal, que
nadie a ciencia cierta podía asegurar
dónde
estaban ni
cuáles
eran los programas que
había que modificar. Hablé con colegas de otros varios países, y el asunto sucedía igual.
Ciertamente, a la postre, se logró el cambio a nivel mundial, pero el costo fue superlativo,
cuando simplemente habiendo tenido afianzada la operación de las Empresas, hubiera sido
como algo de rutina. Aquí estuvo la clave para el desarrollo de mi teoría: encontré que el
control absoluto de las Empresas no es posible alcanzarlo (mucho menos afianzarlo) por más
recursos de todo tipo que se inviertan:
persistir para lograr hacer negocio a pesar de ese
desorden, es un reto y una actividad constante y permanente para cada Empresa en todo
momento y para siempre
. Así fue como inicié mis investigaciones que dieron origen y sustento
a esta teoría.
DEFINICIÓN DE LA TEORÍA SOBRE EL ESTADO NATURAL DE LAS EMRESAS
“Estado natural de las Empresas:
El Desorden
”. Mi teoría sostiene que éste es el estado
natural de cualquier Empresa, en cualquier parte del mundo, en todos los tiempos, estado
natural del cual, por más recursos de cualquier tipo que se inviertan, no es posible sacarla. El
desorden operativo es inherente a toda Empresa. Ese estado natural será parte permanente
de cualquier Empresa durante todo su ciclo de vida hasta que muera. Por lo tanto, mi teoría
sostiene que, partiendo de ese estado natural de desorden permanente, las Empresas lo que
requieren para su operación, en esencia, no son empleados tradicionales animosos y con
gran capacidad de trabajo, sino
estrategas
visionarios que sepan
qué
y
cómo
hacer para
que, a pesar de ese desorden operativo permanente, la Empresa ¡Logre Hacer Negocio!.
Además, mi teoría revela que, gracias a ese estado natural, es como toda Empresa adquiere
su real
conocimiento
para competir con éxito en los mercados, siempre y cuando, logre
capitalizar las soluciones operativas que a su paso va dejando ese estado natural de
desorden.
DESARROLLO DE LA TEORÍA
Evidentemente, en las Empresas de hoy y de siempre, han existido y existen problemas
añejos no superados, esperando por personal calificado que sepa cómo resolverlos.
Problemas éstos, tan arraigados y asfixiantes, que se vuelve necesario atender y resolver de
manera urgente al amparo de una nueva visión de Empresa, antes que muchas de ellas se
vean en la necesidad de bajar sus cortinas. Pero, ¿qué Empresa no trabaja inmersa en un
mar constante de problemas, mismos que las mantiene arrinconadas en permanente estado
de estrés competitivo?
En lo personal, me resulta curioso y hasta divertido, escuchar las cotidianas mesas redondas
organizadas en la radio y la televisión, donde experimentados críticos, especialistas y
políticos, tratan de encontrar las explicaciones y las respuestas a los diarios aconteceres
nacionales y mundiales. No tengo duda que en esas mesas redondas se tratan problemas
verdaderos, reales, tan diversos, que van, desde los llamados derrumbes económicos, hasta
los naturales, catastróficos los unos y los otros, y de toda índole, pasando por los increíbles y
hasta por los inimaginables, que a cada momento surgen y nos asechan.
Me entretengo mucho y hasta me divierto, cuando reconocidos entrevistadores tratan de
poner en aprietos a sus entrevistados; después de darles muchas vueltas al asunto en
cuestión, el primero le pregunta al segundo: “... está muy bien, usted ya me dijo lo que hay
que hacer para (tal o cual situación), ahora dígame
cómo
le va a hacer para erradicarlo en
definitiva (por ejemplo: la pobreza, la corrupción, los asaltos, etc.), lo cual, unos vienen y
dicen que van a hacer, y no hacen gran cosa, y vienen otros, y lo mismo, y así, hasta hoy
que seguimos con la misma situación o peor. Entonces, en este caso, dígame usted
cómo
le
va a hacer para resolverlo en definitiva (erradicarlo)”. Dicho lo anterior, por lo general, el
entrevistado empieza a balbucear y a dar muestras claras de no saber exactamente
cómo
le
va a hacer. Así, el entrevistador, como norma, con aire de triunfo y hasta con cierta ironía,
de golpe, opta por terminar la entrevista, dejando al entrevistado sumido en sus dudas y,
con frecuencia, en su profundo enojo, por haber sido “ventaneado”. A mi entender, la vida
es una secuencia de tiempos presentes que a su paso nos van dejando
conocimiento
y
experiencia
, con lo cual, se puede dar un valor al pasado y establecer las expectativas del
futuro, en donde el factor común (la verdadera esencia que da sentido a la vida) son los
continuos retos (problemas) que se van enfrentando, y que, dependiendo de la percepción
que se vaya teniendo de cada uno, y del
aprendizaje
que se vaya extrayendo de esos
tiempos presentes por los que vamos pasando, la humanidad va construyendo las
herramientas que permiten enfrentarlos y, más o menos, controlarlos durante no se sabe
cuánto tiempo, mas no resolviéndolos en definitiva ni totalmente.
Esto último no es posible. Cuando se descubrió la vacuna para la tuberculosis, no se erradi
totalmente el mal, aunque ciertamente hoy mueren muy pocos debido a ese padecimiento,
pero, por otro lado, los seres humanos siguen muriendo en todo el planeta debido a muchas
nuevas enfermedades más que antes no existían como lo es el SIDA y nuevas formas de
hepatitis que han aparecido, y varias más. El hambre, los asaltos, los crímenes, la pobreza,
el problema irreconciliable del aborto, los secuestros, la corrupción, la impunidad, la
injusticia, las guerras, el tráfico de drogas, la sobrepoblación, las inconformidades y las
manifestaciones en masa cada vez más frecuentes, y todo lo imaginable y hasta lo
inimaginable, en menor o mayor grado, seguirán existiendo en todas partes del mundo y en
todos los tiempos. Por eso, quien diga que va a erradicar tal o cual problema de manera
”definitiva”, seguramente no está muy consciente de lo que está ofreciendo, y muy
probablemente, con semejantes promesas, hasta motivará cierta dosis de desconfianza
hacia él en quienes lo escuchen.
La razón inequívoca de que la humanidad se encuentra constantemente enfrentando un sinfín
de retos (problemas) se da en el hecho que permanentemente todo está cambiando. La vida
misma es una avalancha de eventos en constante movimiento y la humanidad un tumulto de
actores tratando de contenerlos; mientras unos contienen a algunos, por otro lado, ya vienen
otros tantos eventos en caída libre, a los cuales habrá también que intentar atrapar y
controlar. Nunca dejarán de crearse nuevos eventos y nunca se podrá atrapar y erradicar
completamente a ninguno de ellos. Ciertamente se podrá sostener y entretener a algunos por
algún tiempo pero no en definitiva. De esta manera, la humanidad (hasta ahora) ha logrado
sobrevivir, porque, de la misma manera, ha aprendido a desarrollar las soluciones (las
herramientas) para enfrentar (más no erradicar) cada evento que va surgiendo. El día que la
humanidad deje de inventar soluciones, ese día empezará su extinción; los eventos seguirán
surgiendo sin saber de dónde ni cuándo.
El Desarrollo y la Comprobación de esta Teoría se encuentra en mi Libro: “Formación con
Visión de Negocio Para Técnicos y Profesionistas”; Autor: Ricardo Hernández Jiménez;
Editorial Trillas. Para Cursos y Conferencias Sobre el Tema Comunicarse Directamente con el
Autor: ricardohjafi@hotmail.com Móvil: 5551728090

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Estás en libertad de marcarlo con "Me gusta" o no

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Hernández Jiménez Ricardo. (2017, Marzo 26). Teoría sobre el “Estado Natural de las Empresas: El Desorden”. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/teoria-estado-natural-las-empresas-desorden/
Hernández Jiménez, Ricardo. "Teoría sobre el “Estado Natural de las Empresas: El Desorden”". GestioPolis. 26 Marzo 2017. Web. <https://www.gestiopolis.com/teoria-estado-natural-las-empresas-desorden/>.
Hernández Jiménez, Ricardo. "Teoría sobre el “Estado Natural de las Empresas: El Desorden”". GestioPolis. Marzo 26, 2017. Consultado el 25 de Junio de 2017. https://www.gestiopolis.com/teoria-estado-natural-las-empresas-desorden/.
Hernández Jiménez, Ricardo. Teoría sobre el “Estado Natural de las Empresas: El Desorden” [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/teoria-estado-natural-las-empresas-desorden/> [Citado el 25 de Junio de 2017].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de criminalintent en Flickr