Responsabilidad de los gerentes sobre la empresa

La “buena suerte” duradera nunca va existir si nosotros mismos no preparamos el camino y la empezamos a generar. He escuchado a muchos gerentes designar toda la responsabilidad de la situación actual de sus empresas al entorno socio económico que los rodea, librándose así de todo involucramiento directo sobre resultados negativos que estas puedan tener. Refiriéndose en ocasiones a la mala suerte que han tenido y la buena fortuna que otros tienen es que justifican resultados no deseados en sus organizaciones.

La baja de las ventas, el no contar con personal idóneo, el alza de los impuestos, el ingreso de nuevos competidores, la salida de proveedores importantes, el cambio de la tecnología, el cambio en las preferencias del consumidor, hasta el nivel de exigencia del cliente, entre otros, son factores que pueden perjudicar directamente en los resultados empresariales y a los cuales los gerentes suelen denominar “mala suerte”. Entre estos, hay un grupo más reducido de gerentes que pueden afirman que gran parte del éxito o fracaso de una organización esta ligado a un golpe de “buena suerte” que puedan o no tener durante su gestión empresarial.

A partir de lo mencionado anteriormente, cabe reflexionar y preguntarnos:

  • ¿ Realmente los gerentes y organizaciones exitosas están constantemente recibiendo golpes de suerte, de forma tal que les permite mantenerse arriba?
  • ¿Son realmente tan afortunados de estar siempre recibiendo golpes positivos del azar?.

Creo que cualquier respuesta afirmativa a los cuestionamientos mencionados anteriormente sonaría muy poco creíble. Y es pues así, no es que los gerentes de organizaciones exitosas sean personas que por azares de la vida reciben golpes de buena suerte constantemente, más bien, ellos mismos son quienes generan esa buena suerte, no están sentados esperando a ver que de positivo les sucede.

Ellos están constantemente buscando y aprovechando nuevas oportunidades, innovando, y teniendo en mente sobre todo “ que no todo lo que es bueno ahora, seguirá siéndolo mañana”, por lo cual el cambio y la adaptación debe ser continua. La receta gerencial de hoy puede ser buena para hoy, pero es muy probable que mañana ya no funcione, y por último, “la buena suerte no existe al azar, uno mismo la genera con sus acciones anteriores”.

Otro ejemplo de que la buena suerte no es un factor de éxito es que la gran mayoría de las personas que han ganado la lotería, en un periodo breve de tiempo han vuelto a tener los mismos recursos y estilo de vida que tenían antes de ganarla, con lo cual afirmamos, que si podemos en determinados momentos recibir un golpe positivo del azar, esta no debería ser tomada como buena suerte, sino como una herramienta para conseguirla posteriormente y de forma sostenible, y la cual debemos tener la capacidad de aprovecharla de forma eficaz. La clave de éxito está en que a partir de este golpe positivo del azar, se pueda generar personalmente buena suerte de forma continua y no esperar sin hacer nada que me vuelva a tocar. Uno mismo genera su buena o mala suerte con las acciones y actitudes que toma o deja de tomar de forma previa, pues a partir de estas siembra su futuro.

En conclusión valdría la pena reflexionar para ver el grado de responsabilidad de los gerentes y de cualquier persona en los resultados positivos o negativos de la empresa y de su vida diaria, así como la influencia del azar en estos últimos con las siguientes preguntas:

  • ¿Que hago yo para generar oportunidades de crecimiento y desarrollo de mi empresa o en mi vida diaria?
  • ¿Cómo preparo yo el camino para poder ser exitoso y a traer la “buena suerte”?
  • ¿Lo que tengo actualmente es por buena (o mala) suerte que he tenido o por las acciones y actitudes que he tenido?

Es importante que al momento de dirigir una organización y nuestras propias vidas nos olvidemos de dejar todo al destino y de justificar todo resultado, positivo o negativo” al azar y la fortuna que uno pueda tener, y nos centremos en generar una variedad de estrategias y nuevas oportunidades que nos permitan de forma sostenible poder contar con una “buena suerte” duradera. A lo que me refiero en este aspecto es que la “buena suerte” duradera nunca va existir si nosotros mismos no preparamos el camino y la empezamos a generar.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Vásquez Lema Marcelo. (2007, abril 20). Responsabilidad de los gerentes sobre la empresa. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/responsabilidad-de-los-gerentes-sobre-la-empresa/
Vásquez Lema, Marcelo. "Responsabilidad de los gerentes sobre la empresa". GestioPolis. 20 abril 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/responsabilidad-de-los-gerentes-sobre-la-empresa/>.
Vásquez Lema, Marcelo. "Responsabilidad de los gerentes sobre la empresa". GestioPolis. abril 20, 2007. Consultado el 19 de Julio de 2018. https://www.gestiopolis.com/responsabilidad-de-los-gerentes-sobre-la-empresa/.
Vásquez Lema, Marcelo. Responsabilidad de los gerentes sobre la empresa [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/responsabilidad-de-los-gerentes-sobre-la-empresa/> [Citado el 19 de Julio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de stevethephotographer en Flickr
DACJ