Reflexiones sobre los cambios de poder en el mundo. Opinión

  • Economía
  • 4 minutos de lectura

Al describir los cambios cada vez más rápidos que se producen en la actualidad, los medios de comunicación nos lanzan ráfagas de información incorrectas. Los expertos nos entierran bajo montañas de monografías altamente especializadas. Los pronosticadores más populares nos presentan listas de tendencias faltas de relación sin el nivel de respaldo de modelo alguno que demuestre sus interconexiones o las fuerzas que probablemente las invertirán.  Como resultado de todo ello, se ha llegado a ver  el cambio en si como algo anárquico, lunático incluso.

Por contraste los cambios ultra rápidos de hoy en día no son tan caóticos ni aleatorios como se nos ha hecho creer, no solo hay pautas inconfundibles detrás de los titulares, sino fuerzas identificables que les dan forma, una vez que los comprendemos, se nos hace factible afrontarlas con método, en vez de hacerlo de cualquier modo y una por una. No obstante, para encontrar sentido a los grandes cambios de hoy, y pensar  estratégicamente en ellos, hemos de conseguir algo más que datos informáticos, ráfagas de información y listas de predicciones. Necesitamos ver de que forma se relacionan entre si los diferentes cambios. Por ello, el cambio del poder, al igual que sus dos predecesores, expone una síntesis clara y amplia, una imagen general, de la nueva civilización que, en la actualidad, se extiende por todo el planeta.

El cambio del poder sostiene que las absorciones y reestructuraciones corporativas que hemos visto hasta ahora no son más que las primeras salvas de batallas empresariales, muchos mayores y completamente insólitos que aún están por librarse. Y lo que es más importante, mantiene que las recientes convulsiones  que se han producido en Europa  son mercas escaramuzas comparadas con las luchas por el poder que a nivel mundial, han de sobrevenir, tampoco la rivalidad entre Estados Unidos, Europa, Japón ha alcanzado toda su virulencia. El cambio del poder trata el tema de las crecientes luchas por el poder que afrontamos todavía a medida que la civilización industrial va perdiendo su dominio del mundo y surgen nuevas fuerzas llamadas a dominar la tierra. Para mí el cambio del poder es un hito que se ha alcanzado después de un viaje fascinante.

El shock del futuro contempla el proceso de cambio, la forma en que este afecta a las personas y las organizaciones, la tercera ola se centra en las orientaciones de ese cambio, a donde nos están llevando los cambio de hoy, el cambio del poder aborda el control de los cambios que han de sobrevenir quien les dará forma y como. El shock del futuro que definimos como la desorientación y la tensión que se produjeron al tratar de hacer frente  a excesivos cambios en demasiado poco tiempo, mantiene que la aceleración de la historia acarrea sus propias consecuencias, con independencia de las orientaciones reales del cambio. La simple aceleración de los acontecimientos y de los tiempos de reacción produce sus propios efectos, tanto si los cambios se perciben como buenos o como malos.

El futuro no es conocible en el sentido de predicción exacta. la vida está llena  de sorpresas surrealistas inclusive los modelos y datos más sólidos en apariencia están basados, con harta frecuencia, en suposiciones endebles en especial cuando se refieren a asuntos humanos, además, el mismo tema el cambio acelerado hace que los detalles contenidos en ellos están sujetos a una rápida caída en desuso, las estadísticas cambian, las nuevas tecnologías suplantan a las antiguas. Los líderes políticos surgen y desaparecen. No obstante a medida que penetramos en la tierra incógnita del mañana, es mejor tener un mapa, aunque sea general e incompleto sujeto a revisión y corrección que no tener mapa alguno.

El poder sigue siendo uno de los menos comprendidos y uno de los más importantes, en especial para nuestra generación. Para nosotros porque nos hallamos en el albur de la era del cambio del poder, vivimos unos momentos en los que toda la estructura del poder que mantuvo unido al mundo se desintegra, y otra, radicalmente diferente, va tomando forma. Y los está haciendo en todos y cada uno de los niveles en que habíamos estratificado la sociedad humana. En la empresa, en el supermercado, en el banco, en el gobierno, en nuestras iglesias, hospitales, universidades y en el hogar, las viejas formas de poder se están desgarrando a lo largo de extrañas y nuevas líneas. Los campos universitarios hierven, caso Morelia y el estado de México, en el mundo empresarial vemos como se desmontan y vuelven a ensamblarse gigantescos grupos de empresas, cuyos directores generales son despedidos, junto con miles de sus empleados. Tal vez un paracaídas de oro o indemnización por cese, prodigo en dinero y otras ventajas, puede suavizar la caída en picada de un alto ejecutivo, aun así, deberá renunciar a sus privilegios del poder, el reactor de la empresa, el automóvil con chofer, las convenciones en los clubes, y sobre todo el secreto placer que muchos experimentan en el simple ejercicio del poder.

El poder no está cambiando solo en el pináculo de la vida empresarial, el jefe de la oficina y el supervisor están comprobando que el personal ya no admite sus órdenes a ciegas, como muchos hacían tiempo atrás. Los trabajadores formulan preguntas  y exigen respuestas, este derrumbamiento de la autoridad y el poder a la vieja usanza, tanto en el mundo laboral como en la vida cotidiana se está acelerando precisamente en los momentos en los que las estructuras del poder a nivel mundial se desintegran también, y demuestran que no tienen la solidez que presumían tener como el caso de España, y el mismo Estados Unidos, hay razones  para creer que las fuerzas que agitan ahora el poder a todos los niveles del sistema humano se harán más intensas y penetrantes en los años inmediatamente venideros, de esta masiva reestructuración de las relaciones de poder, como si se tratara de un desplazamiento y la fricción de las placas tectónicas antes de un tsunami o terremoto, se producirán uno de los más raros acontecimientos de la historia humana una revolución en la propia naturaleza del poder.

En la actualidad esta desacostumbradamente retraído y sus maduros líderes avergonzados por escándalos financieros y de faldas como el caso del ex presidente de los estados unidos Bill Clinton con su ex becaria Mónica Lewinsksky, o actualmente Petraeus director de la Cía., en su relación extramarital con Paola Bradwell. Ellos por primera vez se enfrentan a indignadas y cada vez más luchadoras  mujeres votantes, a los consumidores, contribuyentes y otros muchos que antes le apoyaron.

La cuestión es si el poder puede salir airoso en este cambio a largo plazo, lo que sí se sabe, es que el poder se ha visto privado de una parte harto significativa de su poder mismo.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Trujillo Camacho Abraham. (2012, noviembre 22). Reflexiones sobre los cambios de poder en el mundo. Opinión. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/reflexiones-cambios-poder-mundo/
Trujillo Camacho, Abraham. "Reflexiones sobre los cambios de poder en el mundo. Opinión". GestioPolis. 22 noviembre 2012. Web. <https://www.gestiopolis.com/reflexiones-cambios-poder-mundo/>.
Trujillo Camacho, Abraham. "Reflexiones sobre los cambios de poder en el mundo. Opinión". GestioPolis. noviembre 22, 2012. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/reflexiones-cambios-poder-mundo/.
Trujillo Camacho, Abraham. Reflexiones sobre los cambios de poder en el mundo. Opinión [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/reflexiones-cambios-poder-mundo/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de ramnaganat en Flickr
DACJ