Los recursos humanos en la administración pública

  • Economía
  • 2 minutos de lectura

Los recursos humanos, mejor expresados como potencial humano constituye en toda organización el factor principal e indispensable para prestar servicios de calidad y lograr las metas y objetivos fijados, cualquiera fuera su naturaleza administrativa, operativa e incluso política.

No cabe la menor duda –y nadie lo objeta, al menos teóricamente- que será muy difícil lograr un trabajo a conciencia prestado con lealtad, esmero y competencia, si no ponemos especial atención en el personal, sobre todo en aquellos de menor jerarquía que realizan labores operativas o administrativas vinculadas con la finalidad o misión de la organización y que paradójicamente son ignorados o tratados sin las consideraciones respectivas.

No conseguimos nada o logramos muy poco cuando las presiones o exigencias de los directivos y funcionarios no están precedidas de un clima laboral adecuado; esto es, un ambiente amistoso de desarrollo personal, de respeto, sin agravios, resentimientos ni temores.

Todos los individuos constituyen un alto potencial humano, por la tanto experimentan impulsos hacia el crecimiento y desarrollo personal lo que se facilita si se proporciona un ambiente que los apoye y a la vez le proponga u ofrezca un reto.

Este ambiente o clima laboral es factible de alcanzar cuando la ciencia y la técnica se arreglan al servicio de la organización y del trabajador quien al sentirse reconfortado, motivado y apreciado volcará sin condiciones todo su esfuerzo y voluntad a mejorar su desempeño identificándose con su institución y superiores, dando por ello más de lo que su puesto o cargo demanda.

Lo contrario es trabajar en un escenario laboral turbulento, inestable, rodeado de rumores, pintas en las paredes –ofensivas y amenazantes- y volantes anónimos. De trabajadores desalentados, malhumorados y hasta agresivos, proclives a realizar cualquier acción ilegal o imprevista contra quienes asumen son responsables de su situación. En estas condiciones son altamente vulnerables y presa fácil de terceros con pretensiones malintencionadas.

Debemos tomar conciencia que la moderna tecnología, los métodos y procedimientos racionalizados, la estructura organizacional simplificada, el plan estratégico etc. no resuelven per se los problemas de la organización. Su valor lo adquieren a partir del mal o buen uso que le dan las personas, de ahí la necesidad de que todos estos recursos se encuentren imprescindiblemente precedidos y acompañados de una acertada gestión de personal que bajo las políticas y lineamientos de la alta dirección obtenga de los servidores, directivos y funcionarios un óptimo rendimiento así como la mejor y sostenida predisposición a un trabajo corporativo y en línea con los objetivos institucionales.

En resumidas cuentas no es sencilla la tarea profesional a desarrollar en el sector público por cuanto además de lo dicho no puede dejarse de lado o aislarse el componente político en cuyo espacio o sede se toman decisiones de alta envergadura y se determinan también las prioridades de un Plan de Gobierno formulado en un esperado régimen democrático.

Quiere decir entonces que en los asuntos gubernamentales no pueden existir disociadas la técnica y la política aunque en estas circunstancias de singular simbiosis los funcionarios públicos deben quedar firmemente protegidos de aquellas infaltables intervenciones que pretendan vulnerar su independencia e imparcialidad y puedan -sin ninguna presión o atadura- traducir libremente la voluntad pública en normas, objetivos y metas que correspondan a las aspiraciones ciudadanas.

En un estudio comparativo de siete países (EEUU; Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia, Holanda y Suecia) se mostró que los altos funcionarios públicos se están convirtiendo en policymakers; vale decir necesitan aunar sus conocimientos especializados con las responsabilidades políticas (*)

(*) “Una Nueva Gestión Pública para América Latina”

Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Maraví Mustto Germán. (2006, febrero 18). Los recursos humanos en la administración pública. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/recursos-humanos-en-la-administracion-publica/
Maraví Mustto, Germán. "Los recursos humanos en la administración pública". GestioPolis. 18 febrero 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/recursos-humanos-en-la-administracion-publica/>.
Maraví Mustto, Germán. "Los recursos humanos en la administración pública". GestioPolis. febrero 18, 2006. Consultado el 19 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/recursos-humanos-en-la-administracion-publica/.
Maraví Mustto, Germán. Los recursos humanos en la administración pública [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/recursos-humanos-en-la-administracion-publica/> [Citado el 19 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de eneas en Flickr
DACJ