Pasión e inspiración del líder. Con el alma erizada

LA PIEL DEL ALMA (LA PASIÓN)

Dicen que “la piel, es de quien la eriza”.

¿Conoces la sensación? ¿La has experimentado, en tu piel? Biológicamente, la adrenalínica reacción de la piloerección, busca protegernos del frío y proveernos de un aspecto que espante a los depredadores. Entre humanos, desnudos de pelaje, este vestigio evolutivo de tiempos más agitados, pareciera no tener utilidad.

Más allá del horizonte sensorial, sin embargo, el espíritu ha tejido su propia piel y otorgado a las emociones – aquel hervor bajo la dermis – el protagónico indiscutible en nuestras vidas. El roce de unos dedos, una mirada, un recuerdo o una serendipia, tocan nervio y la convierten en antesala de intensos fervores.

Y si – como todo buen soñador – habitamos en el país de la ucronía, del ¿y si cambiáramos el curso de la historia?, será entonces la esperanza quien la haga vibrar, al recorrerla sutilmente:  Si has perdido el corazón en una ciudad, que cobra realidad sólo en tus sueños, vives con el alma erizada.

¿Recuerdas la saga cinematográfica de Indiana Jones? Quizá hayas oído hablar de quien inspiró el personaje: El valiente coronel Percy Harrison Fawcett, desaparecido en la selva brasileña en 1925, junto a su hijo Jack y Raleigh Rimell,mientras buscaba la mítica “Z”, ciudad de cuya existencia, estaba convencido.

En la última carta que hizo llegar a su familia, el prototipo del explorador romántico del siglo XX, develó que se dirigía a la misteriosa ciudad. Había despedido a los porteadores y falseado sus propias coordenadas, para proteger el secreto de su ubicación exacta. Parte de la inquietante misiva, decía:

Si no volvemos, no deseo que organicen partidas de salvamento… sea que salgamos de la selva o dejemos nuestros huesos para secarse en ella… la respuesta al enigma de la antigua Suramérica… y quizá el del mundo prehistórico, será hallada cuando se hayan localizado las antiguas ciudades y queden abiertas a la investigación científica… las ciudades existen, de eso, estoy seguro

Ese fue el último contacto de Fawcett con el mundo acotado. Las pesquisas ulteriores no sirvieron para aclarar su destino final. ¿Por qué pidió no ser buscado hasta dos años después de una eventual desaparición? ¿Alcanzó la ciudad de “las luces que no se apagan”? o, ¿Pereció en pos del sueño, al que había enganchado el alma?

Lo cierto, es que nada habría conseguido abatir la férrea determinación del inglés. Más de una vez, la prensa puso en duda – y en ridículo – algunos de sus reportes, como su encuentro con una anaconda de 19 metros de largo o, aquel otro, con una tribu de hombres peludos de la sierra de Parecis, en Brasil.

Lejos de frustrarlo, estas actitudes espoleaban su curiosidad científica y su apetito de ir más allá. Había demasiada ilusión en él para atender a la violencia del desánimo y egoísmo ajeno. Los relatos de los viajes paternos, que escuchó embelesado cuando niño, eran la cometa que él asía con firmeza y que lo remontaba frente a cualquier duda.

Sabía que la historia, olvida la negatividad, la sensación de fracaso, la falta de fe, y perenniza en cambio, el camino, la innovación, el logro. El fuego interior de quien se promete a un sueño, es inextinguible. La pasión sin acción, consume el cuerpo; mas, acompañada de la acción, consume el miedo y éste era el caso de Fawcett.

Los diarios de viaje del coronel, preñados de asombro y detalle, alentaron a su amigo, el médico y escritor  Sir Arthur Conan Doyle, a escribir la novela El Mundo Perdido, claramente inspirada en las aventuras del primero. Fue publicada en 1912 y su mayor mérito trasciende la literatura pues resuelve el más grande misterio del liderazgo :

¿Cómo es el líder ideal?

Si. Doyle – esta vez sin ayuda de Sherlock – encontró al líder ideal en los rasgos de personalidad y valores de los expedicionarios que animan el libro. Los profesores Challenger y Summerlee, Lord Roxton y el periodista Malone, superan múltiples dificultades y prejuicios personales, combinando sus talentos individuales, energía e instinto: “esa memoria de la raza humana”.

Aquel grupo, sale en busca de grandes monstruos y halla, en cambio, la mejor versión de sí mismos. ¡Por supuesto! Si es lo que ocurre cuando te enamoras de un ideal : utilizas tu propia pasión para forjar tu carácter. Amén del temperamento con el que llegaste al mundo, nada es capaz de formarte como tus propios sueños.

La novela es ¡un exhaustivo tratado de liderazgo creativo, de cómo poner en acción un sueño y merece ser leída con esos ojos, a más de cualquier otro mérito literario. Por si deseas hacerlo, aquí hay un vínculo de dominio público http://www2.ayto-sanfernando.com/biblioteca/files/El-mundo-perdido.pdf .

las puertas permanecen abiertas. Seguirán descubriéndose viejos sitios con nuevos ojos… manteniendo siempre viva   la posibilidad de que soñemos con otros universos, con la diferencia; siendo, como el profesor Challenger y su grupo, los primeros en descubrir mundos perdidos– Sir Arthur Conan Doyle.

MUNDOS PERDIDOS …

En el humilde monasterio nepalí, el monje Tathagata, nos enseña cómo reconocer al alma gemela : “No hará temblar tus rodillas, ni secará tu aliento. La silueta de su alma calzará la tuya y te invadirá una profunda calma, una alegría indescriptible. Su energía y su luz despertarán en ti, un TU más grande que tú”.

Un sueño calza contigo porque completa tu alma, porque manifiesta lo que hay dentro de ti; es el GPS interno que te regresa al camino cuando te pierdes, al intentar seguir la ruta de alguien más. Confía en su luz y recuerda que si tu luna es más grande que tú, ninguna de tus dudas o temores, podrá opacarla.

Por muy de moda que esté la “extimidad”, revelar un sueño aún produce cierto pudor. Un sueño te desnuda. Es una ventana indiscreta desde donde otros pueden ver claramente tus sentimientos y emociones. Dos verdades : Todos estamos expuestos y todos somos líderes, en algún modo influimos, inspiramos, motivamos… o lo contrario.

Ser consciente y aceptar la responsabilidad de ese liderazgo, nos sitúa en tierra de elegidos. El llamado nace desde de nuestras convicciones, allí, empieza el camino espiralado hacia los objetivos, involucrando en el viaje, los de otros. ¿Qué nos impulsa a seguir a un líder? Saber que nuestro propio reto será nutrido por la coherencia entre lo que aquel hace y dice.

Es indispensable que el líder abrace un gran respeto, confianza y afecto por si mismo y su propósito, necesita elegirse, antes de emprender la marcha. Vivir de fachada, manipulado por un ego que seduce y sabotea, buscar el afecto y admiración del otro, antes que el propio, sólo lo haría girar en un espiral sin retorno. El corazón nada calla, se lo hará saber.

El mundo es una amplia vitrina. Y está comprobado que sentimos y nos comportamos distinto cuando somos observados. Por ello, la importancia de casarte con tu propia anhelo y tener claro que éste será sometido al juicio de las audiencias. ¿Prometes serle fiel de cara a la galería como lo eres en la intimidad de tu corazón?

Es necesario que creas en ti y en tu sueño, que éste rime con tu respiración, con tu fondo insobornable, que te haga sentir orgullo, que creas ¡de verdad! que no podrías vivir si no te dedicas a esto y que el mundo será mejor con tu historia en sus anales. ¿Tu respuesta es Sí? Entonces, cálzate las botas y avanza con intensidad pero por favor, sin prisa.

¡Ah, la prisa y las carreras! Si atendiste a tus clases de filosofía en la escuela, recordarás que allá por el siglo V a. de C., en la antigua Grecia, tuvo lugar una entre el veloz Aquiles (el de La Ilíada) y una tortuga y que, el guerrero jamás pudo alcanzar a su competidora. Esto es lo que plantea, la famosa aporía de Zenón de Elea :

Aquiles ofreció una ventaja en distancia, a la tortuga y tras la partida intentó superarla, mas, al llegar a donde ella empezó, ésta había avanzado. El guerrero, la persiguió hasta el nuevo punto pero la tortuga había adelantado uno más y así continuó indefinidamente pues, al ser el espacio infinitamente divisible … nunca alcanzaría a la tortuga.

En la vida real, el veloz Aquiles ganaría la carrera sin esfuerzo mas, esta aporía es sólo eso, no pretende demostrar ley física o matemática alguna. Desde el universo del discurso, Zenón de Elea, plantea : “O apostamos por los sentidos (física cuántica) y afirmamos el movimiento y el cambio, o apostamos por la razón lógica (física clásica) y lo negamos”.

Los sueños corren de manera similar. Si cumplimos alguno lo desplazamos, vamos tras nuevas expectativas y cuando estamos a punto de lograrlas, éstas vuelven a cambiar. Esta búsqueda constante, impide que nuestros sueños, se esfumen. Es positivo entrar en la carrera de la vida, ocupados no en la velocidad sino en llegar a la meta, con sabiduría.

¿Te preocupa que tus proyectos no encajen en tu realidad? ¿ves algún obstáculo práctico? ¿El no tener estudios formales o una holgada economía? ¿te consideras mayor o muy joven? ¿resientes la falta de apoyo de tu familia o amigos? En 1820, un talentoso y joven hombre de ciencia, autodidacta, tuvo esas mismas dudas.

Quizá el nombre de Michael Faraday te diga poco. No obstante, antes de sus teorías, la electricidad era un fenómeno curioso e impráctico. Su semilla contribuyó a mejorar grandes inventos. ¿Cuáles? La próxima vez que regreses para contar, que te asaltó una tormenta en pleno vuelo, ya sabes a quién agradecer.

La pasión de este líder, científico y maestro, no recorría sus venas cual furioso torrente sanguíneo. Abría, sereno, camino para sí y para otros. Sembraba y compartía generoso : “No soy un poeta – decía – pero si ustedes piensan por su cuenta a medida que procedo, los hechos presentados formarán un poema en sus mentes.”

¿Qué es la pasión sino un poema, escrito y declamado a tu ritmo y estilo, en sincronía con el universo? Las ciudades de tus sueños, están formadas por hechos y palabras. Las forjó tu mente, con el punto exacto de fuego capaz de encender tu corazón, iluminar tu espíritu y mover tu cuerpo a la acción.

Un poema que combina tu música y la de aquellos capaces de seguir, con sabiduría, el ritmo de otro tambor. Recuerda esta sentencia poderosa : Si ayudas a otro a trascender, el universo, recíproco, te dará el ritmo y las palabras, afirmará tus pasos, subirá y bajará tu diapasón, te devolverá el favor.

¿Quieres reescribir la historia? Explora cada día los mundos dentro de ti. Mantén tu sueño en mente, el fuego de la pasión a punto y ¡actúa! El camino se abrirá ante tus ojos : “…Todo arde si le aplicas, la chispa adecuada, cantan los Héroes del Silencio y arderá porque ¡las ciudades de Fawcett y las tuyas existen, eso es seguro!

PARTE  II

EL SOPLO CREADOR (LA INSPIRACIÓN)

Si consigues cruzar el eviterno puente colgante de Pokhara, en Nepal, hallarás a Mishra, sentada en la hierba. Si la miras a los ojos, te responderá con los suyos y se iniciará entre ustedes, un entrañable diálogo sin palabras. Con una sonrisa, soplará sobre tu mano bendiciones, que sólo podría entender tu corazón.

El soplo ha transportado magia, desde su génesis: ha secado lágrimas, curado las heridas de la piel y el alma, ha devuelto la vida y concedido deseos a la luz de una vela e incluso, alguna vez, anunció la llegada de la inspiración, con ese airecillo que te obligó a cerrar los ojos y te erizó el vello de la nuca, ¿a que sí?

Mira qué datos más interesantes :

Hace pocos meses, el coach Jonathan Farrington, refirió en su blog, el resultado de una encuesta efectuada a 1,500 directivos de empresas. En ella, el 55% del grupo señaló a la Inspiración como el atributo de liderazgo más deseado y sin embargo, sólo un 11% de ellos, lo reconoció en sus líderes actuales.

John Zenger, en su libro El Líder Extraordinario,  analizó los resultados de 41,436 encuestas practicadas a 8,110 líderes y comprobó que la competencia : INSPIRA Y MOTIVA PARA CONSEGUIR UN ALTO RENDIMIENTO logra, indefectiblemente, los niveles más altos de compromiso en un equipo.

¿Qué entraña, exactamente, la palabra Inspiración? Precisamente, su etimología reza : “aspirar el espíritu”. Esto cobra sentido, fisiológicamente, en la respiración, ejercicio vital para oxigenar y poner a funcionar el cuerpo. Podemos decir que, literalmente, inspiramos para vivir.

Ya sabes : Inspirar, espirar …

La respiración sana es silenciosa, ligera, lenta y poco profunda. Produce niveles óptimos de oxigenación celular y favorece el correcto funcionamiento del cerebro. ¿Has observado a personas sedentarias o con problemas de salud (asma, depresión y otros)? Su respiración es ruidosa, pesada, rápida y muy profunda.

¿Practicamos? Inhala por la nariz, lentamente, y retén el aire en los pulmones por 4 segundos (no más, si no deseas dormirte). Exhala lentamente, por la boca. Es todo. 5 a 10 minutos de este ejercicio, en un lugar apacible y ventilado, regalarán a tu cerebro un baño de oxígeno que no tardará en agradecerte.

Respirar a conciencia es prestar atención. Inspirar y espirar une cuerpo, mente y espíritu, lo que genera energía y presencia en el domicilio de la vida : “el aquí y ahora”. Tomar conciencia de un acto que es comúnmente, involuntario, libera los circuitos cerebrales y en especial, fortalece tu atención y disposición al … intercambio.

El diálogo, la interacción y el aliento mutuo, son aliados insustituibles de la inspiración. El valor de cada individuo, único y precioso, se multiplica ante el desafío diario de crecer, ser feliz y trascender, ayudando a otro a alcanzar la felicidad. Una mente constructiva y un corazón determinado a la acción, pueden crear nuevas circunstancias, propias y ajenas.

DE DINOSAURIOS EXTINTOS Y TORTUGAS FELICES

El buen líder, aprende a balancear su cerebro triuno. “No me sorprendería – dice la consultora Silvia Damiano – que en 10 años, en lugar de evaluaciones escritas, los empleadores soliciten un escáner para ver si a nuestro cerebro, le faltan o le sobran químicos, o tenemos muy cargado el narcisismo”.

Los problemas se atascan, químicamente, en nuestros conductos neuronales. ¿El culpable? El distrés (estrés negativo) que planea acabarnos ¡como lo hizo con los dinosaurios!… ¿reconociste la estrategia? 65 millones de años atrás, la tierra se distresó, perdió energía, intentó recuperarla con demasiada prisa y… ¡colapsó!

¡Ah, la prisa y las carreras, otra vez! ¿Recuerdas la aporía de Zenón? ¿Cómo logramos que Aquiles y la Tortuga, lleguen juntos a la meta? O mejor, ¿Cómo coordinamos nuestros cerebros emocionales (reptiliano y límbico) y el reflexivo (neocórtex) para que trabajen integrados?

Lo primero es, detener la carrera, esa prisa por llegar al mañana antes de que éste asome.

Lo segundo es, entrenar hábitos :

1) Meditación,

2) Deporte,

3) Dormir suficiente,

4) Nutrición sana.

El primer hábito modifica el cerebro y los otros tres, generan sustancias bioquímicas que ayudan a combatir el distrés y ganar un cerebro balanceado. “El hombre es un animal de costumbres”, escribió Dickens. La clave del éxito está en cambiar los hábitos negativos por otros, conscientes y positivos.

La meditación, en su práctica tibetana, integra a la respiración, dos elementos : el detenerse y la mirada profunda. Los monjes, nos recuerdan que deberíamos parar, que cada paso que damos es en verdad, una llegada; que hemos corrido durante todas nuestras vidas – las pasadas y la actual – y lo seguimos haciendo.

Corremos, porque creemos que la felicidad no es posible en el aquí y ahora, porque buscamos para alcanzarla, como Aquiles, condiciones que no están en el instante presente. ¿Qué nos diría Tathagata? : “Si sólo te hubieras detenido, habrías visto que las condiciones de felicidad que requería aquel Presente estaban ahí, a tu lado”.

¿Sabes que aún es tiempo, verdad?  Ya lo dijo, Machado :

Hoy es siempre todavía, toda la vida es ahora.

Y ahora, ahora es el momento de cumplir las promesas que nos hicimos.

Porque ayer no lo hicimos, porque mañana es tarde …

.. Ahora.”

Y … ¿CÓMO ME INSPIRO?

Sostenemos que la inspiración es un proceso interior permanente, subconsciente, por el cual recabamos y organizamos información relevante para nosotros que al ser excitada por determinado estímulo sensorial o emocional, fluye y nos impulsa a ser productivos.

Este proceso incluye un período de gestación, más o menos largo, durante el cual es responsabilidad del individuo, exponer a los sentidos a múltiples estímulos intelectuales y sensoriales, lo que aumenta la probabilidad de que el cerebro una el material acumulado con la emoción que detonará el “Eureka”.

Esa explosión creativa, visión o epifanía, necesita de una mente relajada : un estado que los científicos conocen como ‘REST’ (descanso) que propicia la libre asociación. En ese estado, mientras el cerebro combina, hila… aparece el paisaje, la frase, la melodía, el aroma o el recuerdo que gatilla la emoción y ¡et Voilà!

La inspiración es un proceso activo, a la luz de cualquier Luna.

En su ensayo “Night Walks” (“Caminatas Nocturnas”), el escritor Charles Dickens explica que derrotó al “restlessness” o incapacidad de descanso, caminando por el Londres del siglo XIX, pasada la medianoche. Rompía el estado de angustia que lo asaltaba con frecuencia, saliendo de casa. Volvía, dormía y se levantaba, aún de madrugada, a escribir.

Beethoven, lápiz y papel en el bolsillo, también interrumpía sus sesiones de composición con un paseo por los bosques de Viena. Una vez que había esbozado varias ideas musicales, utilizaba ese tiempo para detonar la inspiración. El descanso en movimiento funciona para este fin, cuando se da en medio de un proceso de pensamiento.

¡Rediseña el cerebro! porque armoniza la respiración y beneficia las funciones orgánicas. Está comprobado que el hecho de permanecer de pie, al menos durante 4 horas en un día, aumenta no sólo la esperanza de vida sino la productividad. Empresas como Google, Facebook, Chevron, Intel, Boeing, Inhabitat.com; ya han adoptado el reto de “eliminar las sillas”.

En el mismo ámbito empresarial, la compañía 3M, libera el 15% de tiempo de sus empleados para que puedan dedicarlo a soñar y promueve así, la innovación. Ese tiempo de descanso dentro de la jornada, ya ha rendido sus frutos a la compañía : El popular post-it, ¡toda una serendipia!, es uno de ellos.

EL DUENDE NUESTRO DE CADA DÍA

El profesor Cayetano Aranda Torres, recoge la intensa visión del poeta granadino Federico García Lorca sobre la inspiración, que él llamaba “Duende” : “…es un presente para quien no dimite del deseo, para quien sostiene y mantiene ese deseo vivo, para quien no ceja de querer”.

El excéntrico Salvador Dalí, se interesó en las teorías de Freud y tenía por libro de cabecera “La Interpretación de los Sueños”. Su afición por los misterios del subconsciente, inmortalizada en su obra y su no menos importante interés por la física de Einstein, estallaron su obra surrealista.

Stephen King escribió parte de su novela El Resplandor, en la habitación 217 de un hotel llamado Stanley, estimulado por las vivencias paranormales que allí tuvo, como oír las voces de un niño que no veía y una vieja melodía tocada al piano, en un bullicioso bar, donde, al acercarse, había un solitario camarero secando las copas. Esa mezcla de temor y excitación, activaba su creatividad.

Algunos genios, como Victor Hugo, autodisciplinaban sus instantes de “soplo” según sus posibilidades, el francés escribió desnudo sus obras “Los Miserables” y “El Jorobado de Notre Dame” para evitar la tentación de abandonar la rutina que dedicaba al oficio. Su ayuda de cámara escondía su ropa para que no pudiera salir de casa.

Al querido Gabriel Garcia Márquez lo inspiraban grandes temas como la soledad, la identidad latinoamericana y su rebeldía contra los prejuicios sociales. Sus novelas, nacieron de hechos ocurridos a figuras de su entorno y su estilo, estuvo profundamente marcado por las historias sobrenaturales que le refería su abuela.

Contaba el gran Gabo en un taller de guión, que una vez lo llamaron para pedirle : “Necesitamos una historia, de largometraje, para una mujer de 40 años” y él respondió, furioso : “¿Cómo se te ocurre pedirme eso, como si estuvieras encargando 10 metros de tela?”. Procesada mientras hacía unas copias y apurada por aquel enojo, la idea llegó.

Es cierto, no puedes “encargar” la inspiración. Esta, “te toca” si la memoria encuentra en ti, material propicio para trabajar y los sentidos, una emoción que haga explotar el Eureka. Para producirse, el proceso requiere descanso en movimiento, un entorno estimulante, conciencia de uno mismo y de propósito. No lo dudes : no te visitará, si falta en tu corazón, amor, fe, orgullo y deseo por aquello que haces.

No importa si escribes con pluma, batuta, varita, o bastón de viaje. Si enfrentas un bloqueo creativo, recuerda por qué te enamoraste de tu causa u oficio, lo que sentiste en tu “primera vez” : tus primeros bosquejos, frases, pasos … Si fue lo primero que hiciste, probablemente lo que te pareció genial antes, hoy te pinte una sonrisa indulgente mas, detonará una emoción ¡Funciona!

Regresa por aquella ilusión. Recupera las mariposas. Poco a poco notarás, cómo la fuerza con que empezaste, aquel entusiasmo y seguridad de comerte el mundo, vuelven a ti.

Yogui Bhajan, empresario pakistaní, afirma que un hombre ama a una mujer porque ésta lo inspira. Ella, – dice Bhajan – puede sacarlo de lo mundano y llevarlo a reinos “más allá” de sus sueños, a experimentar su ser infinito, es decir, ayudarlo a desarrollar los múltiples aspectos de su personalidad.

El también poeta, añade a su teoría, que cuando sólo hay interés y no verdadero amor, el hombre buscará que ella se quede dentro de su reino personal, o intentará modelarla a voluntad y de ese modo, jamás recibirá inspiración pues la mujer, no podrá expresar ni hacer crecer su propio infinito.

Creemos en la lucidez de esta lírica descripción. Ella, la amante, simboliza la inspiración – el numen, la musa – que sopla en cada rincón de nuestra personalidad y nos despierta los nueve sentidos, para la acción. Y todos sabemos que, como en el ajedrez, nueve sentidos alerta, hacen nueve reinas o … nueve musas.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Mosto Gissele. (2016, abril 29). Pasión e inspiración del líder. Con el alma erizada. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/pasion-e-inspiracion-del-lider-alma-erizada/
Mosto, Gissele. "Pasión e inspiración del líder. Con el alma erizada". GestioPolis. 29 abril 2016. Web. <https://www.gestiopolis.com/pasion-e-inspiracion-del-lider-alma-erizada/>.
Mosto, Gissele. "Pasión e inspiración del líder. Con el alma erizada". GestioPolis. abril 29, 2016. Consultado el 19 de Julio de 2018. https://www.gestiopolis.com/pasion-e-inspiracion-del-lider-alma-erizada/.
Mosto, Gissele. Pasión e inspiración del líder. Con el alma erizada [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/pasion-e-inspiracion-del-lider-alma-erizada/> [Citado el 19 de Julio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de kevinbotto en Flickr
DACJ