Manejo de las tensiones y el estrés en los empleados

  • Talento
  • 3 minutos de lectura

En el mercado cambiante y competitivo en el que nos desenvolvemos, donde tanto organizaciones como individuos debemos desarrollar y mantener una alta flexibilidad y capacidad de aprendizaje que nos permita una adaptación continua al entorno, el stress es un mal que ha tomado fuerza en los últimos años.

La tensión de los empleados es un problema cada vez más generalizado en las organizaciones, causando malestar, insatisfacción y descenso en la productividad de las mismas. Está estrechamente relacionada con la insatisfacción, la adquisición de malos hábitos alimenticios, alcoholismo y tabaco, así como con la ansiedad, nerviosismo y habla rápida. Asimismo influye en la disminución considerable de la productividad, elevando las tasas de ausentismo y rotación.

La tensión o stress podemos definirlo como la condición dinámica en la cual se produce una reacción fisiológica, psicológica y comportamental del organismo al enfrentar un evento que es percibido como una restricción, demanda u oportunidad y cuyo resultado es percibido incierto e importante para nosotros. Por ende, es parte inevitable de nuestra vida y no es mala en sí misma. Algo de tensión es necesaria y vigorizante, sobretodo cuando representa una ganancia potencial, ya que nos mantiene alerta, agudizando nuestros sentidos y atención, preparándonos para una respuesta rápida. Sin embargo, al estar expuestos a una tensión, una incertidumbre, alta o moderada pero prolongada esto nos ocasiona un marcado descenso en la productividad y desempeño acompañado de un desgaste físico y emocional.

Tomando el modelo de tensión de S. Robbins (Organizational Behavior 1998), podemos mencionar tres grupos de fuentes potenciales de stress:

• Fuentes ambientales, referidos al desarrollo y cambio de tecnología, la incertidumbre política y económica.

• Fuentes organizacionales, incluye las demandas propias de la tarea, las características y complejidad del trabajo, los diferentes roles asumidos por la persona, las relaciones interpersonales, apoyo social, ambiente organizacional, la estructura organizacional, el grado de flexibilidad de la misma, las políticas de comunicación, el tipo de liderazgo, y el periodo de vida de la organización (siendo los periodos de establecimiento y descenso los generadores de tensión por la gran incertidumbre).

• Fuentes individuales, percepción, problemas familiares, económicos, rasgos de personalidad (asertividad, locus de control).

Estas fuentes usualmente interactúan, y pueden estar presentes a la vez o en diferentes etapas, pues recordemos que la tensión es acumulativa, como reza la frase “la gota de agua que derrama el vaso”, la exposición a un determinado nivel de tensión que en su momento no es percibido como estresante, transcurrido un periodo determinado de tiempo desencadena repercusiones visibles en el individuo de manera integral y específicamente en su conducta y rendimiento.

Sin embargo no podemos eliminar la tensión definitivamente, ya que si no se genera cierto grado de tensión, se cae en el aburrimiento y letargo, y la producción disminuye inevitablemente. Por tanto, es necesario mantener un equilibrio adecuado de la dosis de tensión en la empresa, dosis que permita ese estado de alerta y productividad en los empleados, es decir manejarla adecuadamente en nuestro beneficio.

Entonces, surge la interrogante que estrategias utilizar para manejar la tensión y lograr buenos beneficios?

A nivel organizacional:

• Promovamos la participación activa de los empleados en la toma de decisiones.

• Definamos con claridad, objetividad y realismo las metas a conseguir lo cual proporciona motivación y reduce la tensión.

• Deleguemos autoridad y responsabilidades así disminuiremos las situaciones de dependencia de otros y transferiremos un sentido de control de la actividad a los empleados con la consecuente reducción de la tensión.

• Establezcamos una política de puertas abiertas y distribución de la información a todos los niveles.

• Rediseñemos puestos incluyendo una mayor retroalimentación del desempeño

• Realicemos una adecuada selección y colocación de personal con una visión integral de las competencias reales requeridas para el puesto.

• Brindemos oportunidades de adquirir experiencia a través de simulaciones, mediante programas simulados de entrenamiento el empleado se familiariza con el puesto y así la nueva tarea no se verá tan amenazadora disminuyendo la tensión.

También podemos establecer talleres para desarrollar a nivel personal habilidades para manejar la tensión (técnicas de relajación) y brindar herramientas como la adecuada administración de tiempos. Incentivar la preocupación por la salud y bienestar (práctica de deportes al aire libre y actividades recreativas) y concientizar al personal para que incremente su red social de apoyo fuera del trabajo.

La idea es brindar las herramientas necesarias hacer frente a la tensión, que es necesaria y está presente a lo largo de nuestra vida y en especial en las organizaciones hoy en día, y lograr el máximo beneficio sin perjuicio de nuestra salud y nuestras capacidades personales.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Márquez Pérez Mónica. (2002, marzo 20). Manejo de las tensiones y el estrés en los empleados. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/manejo-tensiones-estres-empleados/
Márquez Pérez, Mónica. "Manejo de las tensiones y el estrés en los empleados". GestioPolis. 20 marzo 2002. Web. <https://www.gestiopolis.com/manejo-tensiones-estres-empleados/>.
Márquez Pérez, Mónica. "Manejo de las tensiones y el estrés en los empleados". GestioPolis. marzo 20, 2002. Consultado el 20 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/manejo-tensiones-estres-empleados/.
Márquez Pérez, Mónica. Manejo de las tensiones y el estrés en los empleados [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/manejo-tensiones-estres-empleados/> [Citado el 20 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de carlosluna en Flickr
DACJ