Las tres leyes del cambio

En este artículo presento los 3 elementos que considero claves para lograr cambios con resultados, tanto a nivel personal como organizacional. Estos son el deseo, el valor y la acción, y me he aventurado a llamarlos “Las Tres Leyes del Cambio”, porque sin ellos no hay cambio posible.

Mucho se habla de cambio en el mundo organizacional por estos días y de la importancia de la disposición al cambio para tener éxito en este mundo ultra competitivo. La pregunta que surge entonces es: ¿qué es aquello que permite realmente cambiar a las personas y a las organizaciones?

En mi experiencia trabajando con personas y empresas he encontrado que hay tres elementos definitivos cuando de cambiar se trata, y me he aventurado a llamarlos “Las Tres Leyes del Cambio”, las cuales presento a continuación:

Deseo: para cambiar hay que querer hacerlo, tener el firme deseo de lograrlo. El cambio verdadero y profundo es imposible de lograr por la vía de la imposición. Esa es la razón por la cual cuando el cambio se impone, la gente se opone. Evidentemente, es posible imponer cambios, pero apenas desaparezca el factor de poder que doblegó a quienes los aceptaron, inmediatamente se regresará al estado anterior de las cosas.

Valor: para cambiar hay que tener el valor de creer en nosotros mismos y en que podemos pensar y actuar de otra manera. Obviamente, escudarse en la seguridad de lo conocido es mucho más fácil que afrontar los retos que impone cambiar. Muchas personas, por temor, prefieren una estabilidad mediocre a un cambio que genere progreso. Estas personas normalmente son las que se esconden detrás de frases como:

  • “Acá las cosas siempre se han hecho así y han funcionado.”
  • “¿Para qué cambiar si todo está bien?”
  • “Cambiar es difícil y doloroso.”

De esta manera evitan enfrentarse a sus propios miedos y limitaciones, perdiendo la oportunidad de superarlos e ir más allá.

Acción: nada cambia si no se entra en acción. Actuar es lo único que asegura que los cambios sucedan. Es muy fácil hablar sobre cambio, pero es muy distinto llevarlo a cabo. Para lograr los cambios se requiere que estén impulsados por personas de acción que no se amilanan frente a las dificultades, ni se encogen frente a los retos. Cambiar implica entrar en acción, porque de otra manera el cambio se convierte en una simple ilusión.

Sólo las personas y las organizaciones que desarrollen estos atributos estarán en capacidad de afrontar con éxito un mundo donde lo único constante es el cambio. Autoridades en temas de desarrollo gerencial y liderazgo, entre los cuales se pueden nombrar Peter Drucker, Jack Zenger, Joseph Folkman, Kenichi Ohmae y Ram Charam, hacen énfasis en que los líderes efectivos en la actualidad son aquellos que son capaces de liderar y gestionar los cambios para hacer que las cosas pasen.

Cultivar el deseo por el cambio, respaldar a quienes tienen el valor de cuestionar el statu quo y facilitarles entrar en acción son una excelente manera de lograr este cometido. Sin embargo, esto supone un reto magnífico, puesto que implica para el líder el propio compromiso con estas “tres leyes”, lo cual requiere de un profundo trabajo personal para abandonar los temores que, muchas veces, sabotean sus buenas intenciones en este sentido.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Jiménez Agustín. (2006, julio 8). Las tres leyes del cambio. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/las-tres-leyes-del-cambio/
Jiménez, Agustín. "Las tres leyes del cambio". GestioPolis. 8 julio 2006. Web. <https://www.gestiopolis.com/las-tres-leyes-del-cambio/>.
Jiménez, Agustín. "Las tres leyes del cambio". GestioPolis. julio 8, 2006. Consultado el 24 de Abril de 2018. https://www.gestiopolis.com/las-tres-leyes-del-cambio/.
Jiménez, Agustín. Las tres leyes del cambio [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/las-tres-leyes-del-cambio/> [Citado el 24 de Abril de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de mikebaird en Flickr
DACJ