Las cooperativas como empresas sociales

  • Economía
  • 4 minutos de lectura

El sistema Capitalista se fundamenta en empresas; con el único objetivo de maximizar los beneficios de las mismas para sus accionistas.

Sin embargo, las empresas sociales tienen como objetivos obtener beneficios para las personas que entran en contacto con su actividad, las mismas deben generar utilidades, pero los inversores que la apoyan no obtienen a corto plazo ningún beneficio material, sino que recuperan con el tiempo su inversión inicial.

Las empresas sociales no ofrecen caridad, son empresas en todos los sentidos y deben recuperar sus costos y gastos, al tiempo que obtienen beneficios de sus operaciones, para devolverles el dinero a sus inversores y para fomentar proyectos sociales a largo plazo en beneficio de las personas pobres o a la sociedad en general.

El cooperativismo surge como un intento más humano en el que trabajadores y consumidores unen sus fuerzas para gestionar una empresa solidaria en beneficio de todos.

El cooperativismo apareció en respuesta a la explotación de los pobres por parte de los empresarios avariciosos, por tanto, el cooperativismo debe estar orientado a ayudar a los pobres o a generar cualquier otro beneficio social. Sin embargo si cae en manos codiciosas, las cooperativas pueden llegar a convertirse en sistemas que controlan la economía en beneficio de una persona o de un grupo, en lugar de ayudar a la sociedad en general. Cuando una cooperativa pierde de vista sus objetivos sociales originales, pasa a convertirse, en la práctica, en una empresa más del sistema capitalista.

Los excedentes obtenidos, vale decir la diferencia entre el precio de costo y el precio de venta, se distribuyen en proporción a las operaciones efectuadas y no en proporción al capital invertido. A mayor gasto, mayor ahorro, esto quiere decir que los servicios de las cooperativas se deben fundamentar en ofrecerlos a sus miembros al menor precio posible y así obtener el mayor ahorro en el uso de los mismos.

El cooperativismo es una herramienta que permite a las comunidades y grupos humanos participar para lograr el bien común. La participación se da por el trabajo diario y continuo, con la colaboración y la solidaridad.

La principal característica de una empresa de economía social -cooperativas, mutualidades, asociaciones, sociedades laborales…- no es el tipo de actividad al que se dedican sino las técnicas de actuación que utilizan; es decir, a diferencia de las empresas capitalistas, estas sociedades se basan en los principios de solidaridad, autonomía y participación democrática, donde las relaciones entre los socios se fundan en criterios de igualdad y solidaridad frente a los objetivos económicos y de aumento de beneficio que priman en las sociedades capitalistas. Aquí, los trabajadores se convierten en empresarios y su principal aportación es, precisamente, su propio trabajo.

Valores Cooperativistas

El Cooperativismo como propuesta que busca el bien común de un grupo de personas que se asocian y se organizan en una empresa para el alcance de un objetivo, se orienta por los siguientes valores:

  1.  Ayuda Mutua: El grupo que asume una cooperativa mantiene una interrelación de apoyo, de trabajo individual en función de la meta común.
  2.  Responsabilidad: Todas las personas que conforman un grupo cooperativo están pendientes de cumplir siempre el trabajo que les corresponde. Nunca se permite que el logro del equipo se pare por haber pospuesto alguna tarea.
  3.  Democracia: La máxima autoridad dentro de un grupo cooperativo es la reunión en Asamblea de todos sus integrantes. Las decisiones se toman entre todos.
  4.  Igualdad: Todos los miembros de un grupo cooperativo tienen los mismos derechos y deberes. La asignación de cargos directivos tiene un fin cooperativo pero no existen privilegios especiales.
  5.  Equidad: Los cooperativistas se comportan siempre de manera justa y equitativa, entendiendo que el reconocimiento del trabajo aportado por cada asociado es la base del buen funcionamiento de una empresa cooperativa.
  6.  Solidaridad: El cooperativista siempre está dispuesto a dar apoyo a otras personas. Jamás es indiferente a la injusticia ni, al atropello de la dignidad humana.

Principios Cooperativistas

Las Cooperativas ponen en práctica sus valores a partir de los principios básicos del cooperativismo. Principios en los que se asienta el trabajo de las cooperativas como líneas maestras de su funcionamiento.

Los principios básicos del cooperativismo están contenidos en el artículo 2 de la Ley General de Asociaciones Cooperativas.

Estos son:

a) “Funcionar conforme a los principios de libre acceso y adhesión voluntaria, y en consecuencia, con número ilimitado de asociados.

b) “Funcionar según el principio de control democrático, que comporta la igualdad en derechos y obligaciones de los asociados, y en consecuencia a cada asociado le corresponde un solo voto, sea cual fuere su participación económica”.

c) “No estar sujeta a recursos económicos fijos ni duración predeterminada”.

d) “Distribuir excedentes entre sus asociados a prorrata de los servicios recibidos por éstos, de la cooperativa o del trabajo personal que le hubieren suministrado.” Esto significa que las ganancias de la cooperativa, siempre que la Asamblea decida que sean repartidas, serán asignadas según la participación de cada asociado en la generación de estos excedentes, según el trabajo que haya aportado o la utilización de sus servicios.

e) “Funcionar de acuerdo con el principio de interés limitado sobre el capital”. Esto quiere decir, que el reparto del excedente se orienta por el trabajo aportado por cada uno de los asociados y no por el capital proporcionado.

f) “Realizar sus actividades económicas mediante el esfuerzo propio y la ayuda mutua de sus asociados, el provecho inmediato de éstos y el mediato de la comunidad”.

g) “Funcionar según el principio de neutralidad política y religiosa”.

h) “Fomentar la educación de sus asociados”.

Como hemos visto, el cooperativismo busca desarrollar al HOMBRE, con el valor de la cooperación, de la igualdad, de la justicia, del respeto y del trabajo conjunto.

Podríamos decir, que el cooperativismo como empresa social es el lado bueno del capitalismo salvaje” (la llamada economía con rostro humano o empresa ética)
Sus miembros deben ser hombres y mujeres educados, porque la educación es la base para la transformación de los ciudadanos, ya que los conocimientos adquiridos los llevaran a tener una mayor cultura política y social para bien común.

Por eso entendemos, que es desde las escuelas donde se deben promover las enseñanzas del cooperativismo, ya que debemos educar a los niños con una tendencia social integral para el mañana, una educación basada en valores, en la creación de empresas sociales que piensen en las personas por encima de la maximización de los beneficios para los accionistas y que preserven el medio ambiente, la ciencia, la política y la espiritualidad

Deseo exhortar a todos los Cooperativistas que debemos tener siempre presente la esencia de la doctrina original del cooperativismo, que es formar instituciones basadas en valores y principios que tengan como objetivos apoyar al ser humano más necesitado y que los beneficios resultante de una gestión transparente sean para apoyar proyectos en beneficio de la sociedad y no para una persona o un grupo.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Martínez Almonte José Manuel. (2009, marzo 19). Las cooperativas como empresas sociales. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/las-cooperativas-como-empresas-sociales/
Martínez Almonte, José Manuel. "Las cooperativas como empresas sociales". GestioPolis. 19 marzo 2009. Web. <https://www.gestiopolis.com/las-cooperativas-como-empresas-sociales/>.
Martínez Almonte, José Manuel. "Las cooperativas como empresas sociales". GestioPolis. marzo 19, 2009. Consultado el 20 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/las-cooperativas-como-empresas-sociales/.
Martínez Almonte, José Manuel. Las cooperativas como empresas sociales [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/las-cooperativas-como-empresas-sociales/> [Citado el 20 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de socialeurope en Flickr
DACJ