La sincronicidad en el servicio al cliente - GestioPolis

La sincronicidad en el servicio al cliente

  • Marketing
  • 4 minutos de lectura

Desde muy joven he mantenido una actitud muy contestataria en contra de los ritos de las Iglesias de las diferentes religiones existentes en el mundo. Siempre me pareció innecesario el asistir a una Iglesia para entrar “en contacto con Dios”, de alguna manera siempre asumí que para estar en contacto con Dios, bastaba con entrar en contacto con la naturaleza y con uno mismo.

Sin embargo, hoy en día, al haber estado trabajando durante los últimos 10 años con el concepto de Sincronicidad en el Liderazgo, he comenzado a comprender el poderoso papel que juegan los Templos en la consolidación de las religiones, como el lugar donde confluyen las energías de los feligreses y se establece la conexión con la inteligencia superior (Dios según las diferentes religiones, Orden Implicado según los físicos cuánticos, Inteligencia No Circunscrita según los místicos, Universo según los metafísicos).

No es nuestro deseo introducir aquí la discusión de un tema religioso, sino más bien obtener algunas lecciones que nos dan los movimientos religiosos en cuanto a lo que debe ser el Servicio al Cliente, dentro de un nuevo modelo de Sincroservicio.

la-sincronicidad-en-el-servicio-al-cliente

Una de las cosas que hoy en día he comprendido es que la oración nos introduce en un estado de meditación y la reunión con otras personas en un lugar específico, en el cual todos, supuestamente están para conectarse con Dios, crea una energía especial que facilita el proceso de conexión. Si hiciéramos un símil con el Internet, podríamos decir, que un Templo actuaría como una especie de Cybercafé donde todos van en busca conectarse con la Inteligencia Superior (en el Cyberespacio), en el cual la Computadora es nuestro Cerebro, el Explorer, medio de entrar en la red, es la oración y todos los que están en el Cyber conforman una red interconectada. Si bien existen otros lugares donde conectarse, en el Cyber tenemos servicio de soporte y apoyo para realizar nuestra actividad.

2. LA SINCRONICIDAD COMO NECESIDAD

Para introducir el tema de la Sincronicidad, de manera que los no iniciados puedan comprenderlo, deseo referirme al Capítulo X de mi libro “De la Necesidad al Deseo”, Comala Ediciones,Venezuela, año 2000, páginas 149 a 152. Cito en forma textual el capítulo a continuación:

“¿Qué podemos lograr los seres humanos con las herramientas de desarrollo personal obtenidas bajo el enfoque de necesidades y deseos?. Quizá mucho más de lo que nos imaginamos. Hasta ahora se puede prever la obtención de un liderazgo personal con un profundo sentido humano, que nos permita una ubicación importante en nuestra sociedad a todos los niveles. Sin embargo, particularmente pensamos que el ser humano puede ir aún más allá. Es posible que comencemos a entender los procesos de liderazgo en una forma diferente a lo que conocemos hoy en día, lo que nos puede llevar a establecer un nuevo paradigma, que ronda entre lo real y lo esotérico, ya que se trata de un liderazgo sincronizado con el todo o universo que nos rodea.

Pero, ¿será en realidad esto posible?.

Desde mediados del Siglo XX, se viene hablando de una nueva conciencia que va hacia lo espiritual y lo trascendente. Todo este movimiento actual de la nueva era, parece moverse, de una forma u otra, en esa dirección. Es una corriente donde ciencia, tecnología e incluso la superchería, se reúnen para buscar respuestas a fenómenos que actualmente no tienen una respuesta plausible. Este ha sido un movimiento que se ha difundido de manera increíble, a una velocidad asombrosa, usando como medio la transmisión persona a persona de esa nueva conciencia.

¿Por qué ha cambiado nuestra forma de percibir el mundo?. Para entenderlo hagamos la siguiente experiencia. Voltee hacia su derecha, identifique cuántos objetos de color rojo Ud. puede observar.  Descríbalos. Haga lo mismo, ahora viendo hacia la izquierda. Voltee hacia atrás y repita la rutina propuesta. Se da cuenta de cuántos objetos rojos lo rodean a usted en este momento y que solo tomó conciencia de ellos cuando comenzó a buscarlos. Nuestro cerebro funciona de esa manera. Cuando se propone algo, entonces abre los sentidos y comienza a buscar lo que requiere para lograrlo, hasta conseguirlo. Esa capacidad de percibir aquellas cosas que estamos buscando, es lo que genera, que hoy en día estemos comenzando a percibir, cosas diferentes a las que encontrábamos antes cuando no las estábamos buscando.

Nadie consigue lo que no anda buscando. Mientras el Ser Humano no dedicó tiempo y esfuerzo suficiente, y una masa crítica de gente, a la búsqueda de lo espiritual, pues lo espiritual no apareció con la fuerza con la que lo está haciendo hoy en día.

Desde el segundo quinquenio de la década de los 80 y la de los 90, ha surgido una búsqueda permanente en personas, parejas, familias, organizaciones, instituciones y sociedades, de visiones de futuro que generen cambios importantes en cada uno de estos
entes. Eso ha generado que una buena parte de los seres humanos que conviven dentro de ellos, permanezcan con sus sentidos bien abiertos, tratando de encontrar oportunidades para acercarse a sus visiones en sus diferentes contextos. Esto ha creado unos niveles de percepción diferentes a los tradicionales y que nos han permitido descubrir cosas desconocidas hasta el momento. Por
supuesto, nuestro modelo social establece que todo aquello que no podamos explicar en forma coherente desde el punto de vista “científico”, es esotérico, paranormal o metafísico.

Es preciso entender que el mundo está cambiando porque nosotros los seres humanos lo hemos hecho cambiar.Que las percepciones que tenemos del mundo están cambiando porque ahora somos más perceptivos. Que hemos comenzado a
sincronizarnos con el todo o universo, porque hemos comenzado la búsquedadela armonía con nuestro entorno y eso nos lleva a preocuparnos por algunos aspectos que antes no formaban parte de nuestro círculo de preocupaciones.

Stephen Covey en su libro Los Siete Hábitos de las Personas Altamente Efectivas, menciona que el ser humano transita un camino que va de la Dependencia emocional como ser humano a la Independencia emocional a través de los primeros tres hábitos y de allí a la Interdependencia como paradigma del proceso de interrelación humana a través de los siguientes tres hábitos. Finalmente, Covey establece un séptimo hábito (el de la renovación), con el fin de evitar la involución hacia el modelo de dependencia emocional. Sin embargo, estos siete hábitos están en el mundo de las interrelaciones humanas y no nos trasladan hacia la totalidad.

Aparte de los aspectos humanos, es necesario considerar otros elementos existentes en el universo que aún son inexplorados para nosotros. La forma de transmitir los mensajes y los conocimientos y la manera de enfrentar el liderazgo desde otra óptica distinta al modelo lineal LIDER-SEGUIDOR, parecen sugerir la necesidad de desarrollar un nuevo hábito.

Ese octavo hábito, en un principio lo hemos definido como Alineación y por supuesto,se requiere de todo un libro para explicarlo.

(Ver PDF)

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Betancourt José. (2003, marzo 15). La sincronicidad en el servicio al cliente. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/la-sincronicidad-en-el-servicio-al-cliente/
Betancourt, José. "La sincronicidad en el servicio al cliente". GestioPolis. 15 marzo 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/la-sincronicidad-en-el-servicio-al-cliente/>.
Betancourt, José. "La sincronicidad en el servicio al cliente". GestioPolis. marzo 15, 2003. Consultado el 20 de Julio de 2019. https://www.gestiopolis.com/la-sincronicidad-en-el-servicio-al-cliente/.
Betancourt, José. La sincronicidad en el servicio al cliente [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/la-sincronicidad-en-el-servicio-al-cliente/> [Citado el 20 de Julio de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de bensutherland en Flickr