Ford Motors y su alianza con Toyota en 2006

Por éstos días (Diciembre del 2006) se está hablando de un compromiso estratégico entre las firmas Ford Motors de los Estados Unidos y la Toyota de Japón. Los norteamericanos iniciaron los contactos, la pregunta que cabe hacerse es ¿porqué?. Varias son las razones, una de ellas dice ser la necesidad de producir motores con menor consumo de combustible y la segunda la imperiosa necesidad de reducir costos.

Comencemos por el segundo de los aspectos, o sea la reducción de costos. Los directivos norteamericanos nunca llegaron a comprender, ni asimilar la filosofía y el sistema de Producción Toyota. En primer lugar no han sabido tomar debidamente en consideración la importancia de la calidad para generar un incremento en la productividad y reducir costos, y en segundo lugar el perseguir resultados en el corto plazo los alejo de la perspectiva del mejoramiento de los procesos en el mediano y largo plazo. Con el transcurrir del tiempo la mejora continua “kaizen” de los japoneses terminó por superar estratégica y competitivamente a la empresa americana.

La empresa Ford no ha sabido asimilar el concepto de las Seis “F”, concentrando como otras empresas de su país la búsqueda de la ventaja competitiva en los sistemas informáticos. La generación de software carentes de flexibilidad, fluidez y generadora de información por excepción lleva a las empresas a la generación de sobre-estructuras informáticas, rígidas, pesadas, generadoras de miles de datos improductivo. Se han olvidado que lo primero es mejorar e innovar los procesos, para luego recién generar nuevos diseños informáticos. Claro está que la informática puede y está en condiciones de generar importantes apalancamientos en las fases de los negocios, pero no pueden construirse soluciones a partir de la informática sino a partir de los procesos.

Lograr fundamento, flexibilidad, fuerza, fiabilidad, flujo y fidelidad en los procesos y actividades de una empresa requiere de un sistemática búsqueda de mejoras y perfeccionamiento en puntos críticos y superar las performance.

Los directivos de la Ford no han sabido ni han podido comprometerse en la búsqueda de las Seis “F”, de tal modo los ajustes a las necesidades de la demanda le han impedido reducir costos, ello se debe fundamentalmente a la ausencia de flexibilidad y un correcto flujo en sus procesos. Por otro lado no han llegado a niveles de calidad “a la primera” (fidelidad) que le permitan reducir en forma considerable sus niveles de reprocesamientos y desperdicios.

Por último los fundamentos, la fiabilidad y la fuerza de sus procesos internos le han obstaculizado la obtención de una mayor Tasa Interna de Retorno para el mediano y largo plazo.

Una de las formas de reducir costos en el corto plazo ha sido la reducción drástica de personal, procedimiento que le ha llevado a perder más músculos que grasas, pues la pérdida de personal competente, la pérdida de desarrollos de curvas individuales de aprendizaje, y el alto grado de desmotivación colectiva, terminan generando un efecto opuesto al buscado.

A pesar de los años transcurridos los directivos de Ford no han sabido asimilar los conceptos que en sus días le proveyera Deming, ni los retos que las automotrices japonesas le vienen generando desde finales de la década de los ’70.

En cuanto a la necesidad de producir rodados con menor consumo de combustible, es algo que venía vislumbrándose desde hace mucho tiempo, y ya al respecto la Toyota, Honda y Nissan entre otras automotrices niponas mediante el kaizen han ido reduciendo de manera sistemática y continua el consumo de energía tanto en la producción como en el funcionamiento de sus automóviles. Justamente esa política y estrategia permitió a Toyota producir utilidades luego de la crisis de los ’70, cuando las empresas americanas y europeas sólo sumaban números en rojo en sus cuadros de resultados. El menor consumo de energía y recursos en la fabricación le permitió menores costes, y el producir rodados con menor consumo de combustible le hacia más demandado sus modelos a los consumidores, tanto por los menores precios, la mayor calidad y el menor consumo de combustibles. Todas ellas muy buenas razones para inclinarse por los rodados Toyota.

Así a pesar de los años transcurridos, el Sistema de Producción Toyota, sigue marcando el paso en materia productiva. Siendo los sistemas Kaizen y Just in Time que le dan vida aplicables a distintas actividades. La necesidad imperiosa de mejorar la gestión y consumo de recursos lleva a todas las industrias a buscar nuevas y mejores formas de hacer uso de recursos cada día más costosos y limitados. Sin lugar a dudas que el Kaizen es la solución a tales vicisitudes.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Lefcovich Mauricio. (2007, enero 20). Ford Motors y su alianza con Toyota en 2006. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/ford-motors-y-su-alianza-con-toyota-2006/
Lefcovich, Mauricio. "Ford Motors y su alianza con Toyota en 2006". GestioPolis. 20 enero 2007. Web. <https://www.gestiopolis.com/ford-motors-y-su-alianza-con-toyota-2006/>.
Lefcovich, Mauricio. "Ford Motors y su alianza con Toyota en 2006". GestioPolis. enero 20, 2007. Consultado el 20 de Septiembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/ford-motors-y-su-alianza-con-toyota-2006/.
Lefcovich, Mauricio. Ford Motors y su alianza con Toyota en 2006 [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/ford-motors-y-su-alianza-con-toyota-2006/> [Citado el 20 de Septiembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de toprankblog en Flickr
DACJ