Fideicomiso en el derecho Argentino

FIDEICOMISO
Índice
1. Introducción
2. Desarrollo
3. Conclusiones
4. Bibliografía
1. Introducción
El fideicomiso (fiducia significa "fe, confianza", etc.) es una figura jurídica que permite
aislar bienes, flujos de fondos, negocios, derechos, etc. en un patrimonio independiente y
separado con diferentes finalidades. Es un instrumento de uso muy extendido en el
mundo. Su correlato anglosajón es el trust y cuenta con antiguas raíces en el derecho
romano.
En nuestro país se perfecciona a través de un contrato y está regulado por la Ley
24.441 “Financiamiento de la vivienda y la construcción” (artículos 1º a 26º inclusive). Esta
ley es clara, la figura es considerada segura y aplicable a una gran variedad de asuntos
en razón de sus características y ventajas comparativas.
Observando su aparición en nuestro país en 1995, y lo sucedido en otros países y
considerando la situación económico-financiera imperante, es posible asumir que en la
República Argentina, la aplicación de esta figura mantendría el fuerte crecimiento que se
viene manifestando.
Existe fideicomiso cuando en un contrato una persona le transmite la propiedad de
determinados bienes a otra, en donde esta última la ejerce en beneficio de quien se
designe en el contrato, hasta que se cumpla un plazo o condición.
El fiduciario, quien maneja los bienes, deberá actuar con la prudencia y diligencia del
buen hombre de negocios, sobre la base de la confianza depositada en él, en defensa de
los bienes fideicomitidos (ya que se comporta como el nuevo “propietario”) y los objetivos
del fideicomiso. Si no es así, el fiduciante o el beneficiario pueden exigir la retribución por
los daños y perjuicios causados.
El fideicomiso no es el único instituto que permite llevar adelante un negocio, simplemente
cuenta con ciertas ventajas por las cuales merece ser evaluado.
En esencia, la utilización de la figura "fideicomiso" permite al inversor invertir su capital en
un negocio que se manejado por un experto que actúa con la prudencia y diligencia del
buen hombre de negocios. Se propone como instrumento jurídico, puesto que es
consistente con los principios de confianza con los que muchos negocios se llevan a cabo
desde hace décadas.
La figura del fideicomiso puede ser utilizada para múltiples objetivos. Cuenta con las
ventajas de permitir armar estructuras jurídicas que se ajustan de forma muy precisa al
objetivo buscado.
El fideicomiso no asegura rendimientos, sino que asegura experiencia, diligencia y
honestidad en el manejo del negocio. Los intentos de empujar la figura del fideicomiso
como la panacea de los negocios, son maltratos peligrosos que pueden condicionar la
utilización de una herramienta útil.
Teniendo en cuenta la ausencia de sistema financiero y la imposibilidad de las empresas
de conseguir financiamiento formal e informal, se presenta oportuno evaluar al fideicomiso
como un mecanismo que permita formalizar los negocios existentes y ampliarlo a
inversores que antes no participaban.
2. Desarrollo
Concepto
De acuerdo con el artículo 1º de la Ley Nº 24.441: "habrá fideicomiso cuando una persona
(fiduciante) transmita la propiedad fiduciaria de bienes determinados a otra (fiduciario),
quien se obliga a ejercerla en beneficio de quien se designe en el contrato (beneficiario), y
a transmitirlo al cumplimiento de un plazo o condición al fiduciante, al beneficiario o al
fideicomisario."
Aspecto Normativo
Marco legal:
Artículo Nº 2662 del Código Civil Argentino.
Ley Nº 24.441 “Financiamiento de la vivienda y la construcción”.
Resoluciones de la Comisión Nacional de Valores Nº 271/95 y siguientes.
Decreto P.E.N. Nº 780/95
Marco impositivo:
En general, a los fideicomisos les son aplicables los diversos impuestos (ganancias,
IVA, ingresos brutos, etc.).
En particular, los fideicomisos financieros cuentan con exenciones impositivas en la
medida en que se enmarcan en el Decreto Nº 780/95.
Marco administrativo:
Los fideicomisos comunes son contratos privados que no requieren la intervención de
instituciones específicas. En el caso de cesión fiduciaria de bienes inmuebles, se requiere
escritura pública.
En la Argentina, no existen restricciones para actuar como fiduciario en general. En
particular, para ser fiduciario en fideicomisos financieros se debe ser entidad financiera
autorizada o sociedad inscripta al efecto ante la Comisión Nacional de Valores.
El informe 28 (agosto 1997) del C.P.C.E.C.F. (Comisión Estudios de Contabilidad)
referido al tratamiento contable del fideicomiso, explicita las formas de contabilizar la
propiedad fiduciaria.
Caracteres
El contrato de fideicomiso es:
Consensual, ya que produce efectos desde que las partes manifiestan recíprocamente
su consentimiento, resultando la entrega de los bienes en propiedad un acto de ejecución
del convenio, cuya falta autoriza a reclamar la entrega y el otorgamiento de las
formalidades que imponga la naturaleza de los bienes.
Bilateral, pues genera obligaciones recíprocas para fideicomitente (debe entregar la
cosa y la remuneración del encargo) y fiduciario (debe administrar la cosa de acuerdo con
las disposiciones de la convención).
Oneroso, ya que el beneficio que procura a una de las partes sólo le es concedido por
una prestación que ella le ha hecho o se obliga a hacerle y el constituyente del
fideicomiso debe al fiduciario una comisión.
No formal, aunque en su constitución requiere escritura pública u otras formas
determinadas, según la naturaleza de los bienes fideicomitidos, no obstante dada su
importancia económica lógica su conclusión debe efectuarse en forma escrita, aún en
documentos privados.
Sujetos
Fiduciante o fideicomitente o constituyente o cedente: es quien transmite los bienes en
fideicomiso y estipula las condiciones del contrato.
Fiduciario o fideicomitido: es quien los recibe en carácter de propiedad fiduciaria con
obligación de dar a los bienes el destino previsto en el contrato.
Beneficiario: es quien recibe los beneficios de la administración fiduciaria.
Fideicomisario: es el destinatario final de los bienes una vez cumplido el plazo o
condición estipulada en el contrato. En general, beneficiario y fideicomisario son la misma
persona.
Objeto
Serán objetos de fideicomiso bienes inmuebles, muebles, registrables o no, dinero, títulos
valores, etc., cuando se puedan individualizar.
Cuando a la fecha de celebración del fideicomiso no resulte posible su individualización,
se describirán los requisitos y características que deban reunir.
Los bienes no pueden entrar en el patrimonio del fiduciario confundiéndose con los suyos,
son bienes separables del activo, con cuentas separadas y excluidos tanto de la garantía
de los acreedores del fiduciario como de los del fideicomitente.
Sobre los bienes fideicomitidos se constituye una propiedad fiduciaria conformando un
patrimonio separado del patrimonio fiduciario y del fiduciante. Cuando se trata de bienes
registrables, los registros correspondientes deberán tomar razón de la transferencia
fiduciaria de la propiedad a nombre del fiduciario.
El objeto puede ser:
Inmediato: es la entrega de la propiedad de un bien para ser administrado a
título de propietario.
Mediato: puede ser toda clase de bienes o derechos.
El objeto mediato y la propiedad fiduciaria se incrementan si así resulta del contrato,
cuando el fiduciario adquiere otros bienes con los frutos de los bienes fideicomitidos o con
el producto de actos de disposición sobre ellos, dejándose constancia en el acta de
adquisición y en los registros pertinentes.
Entre los objetos mediatos posibles está el dinero, constituyendo los ejemplos más típicos
de fideicomiso los de inversión y de administración; el dinero aparece en forma tangible
como expresión del capital dado en fideicomiso y como manifestación de su renta; otras
veces, aparece como expresión del fruto o resultante de un capital no dinerario.
El dinero como objeto mediato de fideicomiso aparece en forma directa o indirecta,
constituyéndose la mayoría de las veces en generador de recursos bancarios.
Derechos Y Obligaciones De Las Partes
a) Del fiduciante
Derechos:
Designar uno o más fiduciarios y reservarse derechos específicos, vinculados con la
posibilidad de vigilar que se cumplan las disposiciones del convenio, entre los cuales
conviene destacar la facultad de revocar el fideicomiso, aún contra el principio genérico
que impone la irrevocabilidad, única forma de ponerle fin, cuando éste resulta ineficaz o
innecesario.
Entre las causas de extinción del fideicomiso se encuentra la remoción del fiduciante si se
hubiera reservado expresamente esa facultad.
El fiduciante puede pedir judicialmente la remoción del fiduciario por incumplimiento de
sus obligaciones. El fiduciante puede exigir al fiduciario rendición de cuentas y,
eventualmente, ejercer acciones de responsabilidad.
Obligaciones:
remunerar al fiduciario,
reembolsar los gastos efectuados por este en ocasión del encargo y,
sanear la evicción.
b) Del fiduciario
Derechos:
Posee todas las facultades inherentes a la finalidad del fideicomiso, en particular las
relativas al dominio y administración que tiene de la cosa.
Puede usar y disponer de los bienes, no puede apropiarse de los frutos, pero siempre
hasta lograr el fin del contrato.
Obligaciones:
Administrar en la forma establecida, resultando inherente la conservación y custodia
material y jurídica de los bienes, efectuar las mejoras y reparaciones necesarias, contratar
seguros y pagar los tributos que los graven.
Administrar haciendo producir frutos de acuerdo con la utilización regular de las cosas sin
disponer de ellas, pero produciendo el mayor rendimiento. Algunas legislaciones imponen
la diversidad de inversiones para evitar los riesgos derivados de la concentración en una
sola actividad económica.
Mantener la identidad de los bienes del encargo separados de los del fiduciario, no
pudiendo incluirlos en su contabilidad ni considerarlos en su activo.
Puede gravar los bienes fideicomitidos cuando lo requiera los fines del fideicomiso. Se
encuentra legitimado para ejercer todas las acciones que correspondan para la defensa
de los bienes fideicomitidos tanto contra terceros como contra el beneficiario.
Rendir cuentas sobre las gestiones que realiza avisando dentro de un corto tiempo la
celebración de ciertas operaciones de inversión o el recibo de frutos derivados de éstas.
Los fiduciarios deben rendir cuentas a los beneficiarios con una periodicidad no mayor a
un (1) año.
Presentar informaciones completas y fidedignas sobre el movimiento contable de los
bienes en su poder.
Transferir los bienes de acuerdo con lo convenido al tiempo del encargo al beneficiario o
al fideicomisario.
Cese del fiduciario
revocación judicial,
incumplimiento de sus obligaciones, a instancia del fiduciante, o a pedido
del beneficiario con citación al fiduciante,
muerte o incapacidad declarada judicialmente si fuese persona física;
quiebra o liquidación; o
renuncia.
c) Del beneficiario
Es un acreedor especial del fideicomiso, pudiendo serlo por los frutos que produzcan los
bienes fideicomitidos, o con relación a éstos, una vez transcurrido el tiempo o cumplida la
condición prevista para transferir la propiedad.
El beneficiario puede exigir al fiduciario el cumplimiento del fideicomiso. Tiene derecho al
ejercicio de acciones de responsabilidad por incumplimiento y de exigir acciones
conservatorias.
Puede impugnar los actos cumplidos por el fiduciario contrariando las instrucciones del
fiduciante.
El derecho a la obtención de la propiedad una vez concluido el fideicomiso, puede ser
trasladado al fideicomisario sin que coincida con la persona del beneficiario.
Efectos Del Fideicomiso
La responsabilidad objetiva del fiduciario se limita al valor de la cosa cuyo riesgo o vicio
fuese causa del daño, si el fiduciario no pudo razonablemente haberse asegurado.
Los bienes fideicomitidos quedan exentos de la acción singular o colectiva de los
acreedores del fiduciario y tampoco podrán agredir los bienes fideicomitidos los
acreedores del fiduciante, quedando a salvo la acción de fraude. Los acreedores del
beneficiario podrán ejercer sus derechos sobre los frutos de los bienes fideicomitidos.
Los bienes del fiduciario no responderán por las obligaciones contraídas en la ejecución
del fideicomiso, las que solo serán satisfechas con los bienes fideicomitidos. La
insuficiencia de los bienes fideicomitidos para atender a estas obligaciones, no dará lugar
a la declaración de su quiebra. En tal caso, y a falta de otros recursos provistos por el
fiduciante o el beneficiario según previsiones contractuales, procederá a su liquidación, la
que estará a cargo del fiduciario, quien deberá enajenar los bienes que lo integren y
entregará el producido a los acreedores conformes al orden de privilegios previstos para
la quiebra; si se tratase de fideicomiso financiero, en caso de insuficiencia del patrimonio
fideicomitido, si no hubiere previsión contractual, el fiduciario citará a asamblea de
tenedores de títulos de deuda, lo que se notificará mediante la publicación de avisos en el
Boletín Oficial y un diario de gran circulación del domicilio del fiduciario, la que se
celebrará dentro del plazo de sesenta (60) días contados a partir de la última publicación,
a fin de que la asamblea resuelva sobre las normas de administración y liquidación del
patrimonio.
Estas normas podrán prever:
a) La transferencia del patrimonio fideicomitido como unidad a otra sociedad de
igual giro;
b) Las modificaciones del contrato de emisión, las que podrán comprender la
remisión de parte de las deudas o la modificación de los plazos, modos o condiciones
iniciales;
c) La continuación de la administración de los bienes fideicomitidos hasta la
extinción del fideicomiso;
d) La forma de enajenación de los activos del patrimonio fideicomitido;
e) La designación de aquel que tendrá a su cargo la enajenación del patrimonio
como unidad o de los activos que lo conforman;
f) Cualquier otra materia que determine la asamblea, relativa a la administración o
liquidación del patrimonio separado.
La asamblea se considerará válidamente constituida, cuando estuviesen presentes
tenedores de tulos que representen como mínimo dos terceras partes del capital emitido
y en circulación; podrá actuarse por representación con carta poder certificada por
escribano público, autoridad judicial o banco; no es necesaria legalización.
Los acuerdos deberán adoptarse por el voto favorable de tenedores de títulos que
representen, por lo menos, la mayoría absoluta del capital emitido y en circulación, salvo
en el caso de las materias indicadas en el inciso b) en que la mayoría será de dos
terceras partes (2/3) de los títulos emitidos y en circulación.
Si no hubiese quórum en la primera citación, se deberá citar a una nueva asamblea, la
cual deberá celebrarse dentro de los treinta (30) días siguientes a la fecha fijada para la
asamblea no efectuada; ésta se considerará válida con los tenedores que se encuentren
presentes. Los acuerdos deberán adoptarse con el voto favorable de títulos que
representen a los menos la mayoría absoluta del capital emitido y en circulación.
Extincion Del Fideicomiso
El fideicomiso se extinguirá por:
a) El cumplimiento del plazo o la condición a que se hubiere sometido o el
vencimiento del plazo máximo legal (30 años);
b) La revocación del fiduciante, si se hubiere reservado expresamente esa
facultad; dicha revocación no tendrá efecto retroactivo;
c) Cualquier otra causal prevista en el contrato.
Producida la extinción del fideicomiso, el fiduciario estará obligado a entregar los bienes
fideicomitidos al fideicomisario o a sus sucesores, otorgando los instrumentos y
contribuyendo a las inscripciones registrales que correspondan.
Clases de fideicomiso
a) Según que el fiduciante reciba o no una contraprestacion
1) Transmisión fiduciaria con contraprestación: la transmisión de los bienes fideicomitidos
se realiza a título de fiducia, o de confianza, pero el fiduciante recibe una contraprestación
por dicha transmisión.
2) Transmisión fiduciaria sin contraprestación: es posible la existencia de una transmisión
fiduciaria sin contraprestación, por ejemplo, donar los bienes fideicomitidos a un tercero.
b) Según El Objeto
Una posible clasificación no limitativa de las diversas clases de fideicomiso existentes,
según su objeto, puede ser la siguiente:
1) Fideicomiso de garantía: puede reemplazar con ventajas a la hipoteca y a la prenda.
Para ello, el fiduciante transmite un bien (una cosa inmueble o mueble) en propiedad
fiduciaria, garantizando una obligación que mantiene a favor de un tercero, con
instrucciones de que, no pagada la misma a su vencimiento, el fiduciario procederá a
disponer de la cosa y con su producido neto desinteresa al acreedor y el remanente
líquido que resta, lo reintegra al fiduciante. En el contrato de fideicomiso se adoptarán
todas las previsiones necesarias, incluyendo la forma de acreditar la mora del fiduciante
deudor con su acreedor, beneficiario de la garantía. De este modo, se evitan los trámites
de ejecución judicial, con la rapidez y economía que ello supone, no olvidando que el bien
fideicomitido queda fuera de la acción de los otros acreedores del fiduciante y de los que
los sean del fiduciario. Queda fuera también del concurso de cualquiera de ellos,
evitándose todo trámite de verificación (salvo la acción de fraude que se haya cometido
respecto de los acreedores del fiduciante).
2) Fideicomiso de seguros: las buenas intenciones del jefe de familia que contrata un
seguro de vida para que, el día que fallezca, su esposa e hijos reciban una suma
importante que les permita una digna subsistencia, puede malograrse si, ocurrido el
siniestro, los beneficiarios de la indemnización que abone la compañía aseguradora
administran mal lo recibido y en poco tiempo consuman el importe cobrado. Es una
preocupación que nunca descarta quien contrata tal seguro, la que puede evitarse por vía
de un fideicomiso debidamente constituido. El asegurado nombra como beneficiario a un
banco u otra entidad financiera de su confianza y celebra con el mismo un contrato de
fideicomiso, designándolo fiduciario del importe a percibir de la aseguradora, fijando su
plazo y especificando todas las condiciones a las que debe ajustarse aquel en
cumplimiento de los fines instruidos (inversiones a efectuar, beneficiarios de las rentas,
destino final de los bienes, etc.).
Se trata de una modalidad de fideicomiso que puede ser de suma utilidad y con provecho
para las entidades fiduciarias por las comisiones u otros ingresos que por su gestión
convengan y perciban.
3) Fideicomiso inmobiliario: el fiduciario recibe del fiduciante un inmueble con el fin de
administrarlo o desarrollar un proyecto de construcción y venta de las unidades
construidas.
Damos como ejemplo la construcción de un edificio con unidades a distribuir entre
quienes resulten adjudicatarios bajo el régimen de propiedad horizontal. Confluyen en el
negocio intereses diversos, como entidades que conceden créditos, constructores y
arquitectos que realicen los trabajos, ingenieros y calculistas, entidades municipales que
deban conceder los permisos y autorizaciones que correspondan, entidades de control
ambiental, el o los propietarios del terreno donde se hará la construcción, etc. La
presencia de todos estos interesados, logra conciliarse con ventaja cuando una entidad
financiera especializada ejerce la titularidad del inmueble como propiedad fiduciaria y
ofrece plena seguridad de que el negocio se desarrollará con respeto de todos los
intereses involucrados y según lo convenido.
4) Fideicomiso de administración con control judicial: se establece para las asociaciones
civiles con personería jurídica, como las dedicadas a la actividad deportiva de cualquier
índole que, en casos de quiebras decretadas o concursos preventivos, se constituya un
fideicomiso de administración a cargo de un órgano fiduciario con el fin de administrar
dichas entidades. Este órgano fiduciario que se supone experto en crisis concursales, se
compone de un contador, un abogado y un experto deportivo, quienes trabajan en forma
conjunta y a su vez son controlados por un juez. El fin de este órgano fiduciario es que
tres expertos de distintas áreas unan sus esfuerzos, a fin de solucionar la crisis que
atraviesa la entidad y mantener su continuidad, además de establecer las causas que la
llevaron a la quiebra. Una de las actividades encargadas a este órgano es la
consolidación del pasivo, sobre el cual, una vez determinado, se emitirán certificados
representativos, nominativos y endosables a los acreedores. Las bases sobre las que se
apoya la normativa legal son el deporte como derecho social, el generar ingresos
genuinos, a fin de poder sanear el pasivo y garantizar a los acreedores el cobro de sus
créditos, superando el estado de insolvencia, para que de este modo se garantice la
continuidad de la institución.
5) Fideicomiso testamentario: puede constituirse por contrato o testamento, y solo podrá
ser hecho sobre bienes determinados. De esta manera, el fiduciante puede imponer
la indivisión de los bienes fideicomitidos durante un plazo a partir de su deceso.
6) Fideicomiso de administración: responde a la conveniencia del fideicomitente en
relevarse de la administración de sus bienes, por razones de edad, de ocupación o por
comodidad.
7) Fideicomiso de inversión: constituye una modalidad del fideicomiso de administración.
Con él, se procura un rendimiento de los bienes que se optimiza por el manejo profesional
que realiza el banco.
8) Fideicomiso traslativo de dominio: produce la transmisión definitiva del bien a favor del
fideicomisario al cumplirse la condición del contrato.
9) Fideicomiso financiero: la Comisión Nacional de Valores aprobó el primer fideicomiso
financiero el 07 de diciembre de 1995. Permiten tomar diversos tipos de derechos
creditorios como un activo subyacente con la finalidad de posibilitar la titularización
(securitización) emitiendo sobre la base de dichos activos subyacentes, títulos de deuda
y/o certificados de participación que son adquiridos por inversores.
El fiduciario es una entidad financiera o una sociedad especialmente autorizada por la
Comisión Nacional de Valores (CMV) para actuar como fiduciario financiero; los
beneficiarios son los titulares de certificados de participación en el dominio fiduciario o de
títulos representativos de deuda, garantizados con los bienes así transmitidos.
(2) El fiduciario emite (3) Los títulos emitidos
títulos de deuda y/o se colocan entre los
certificados de inversores.
participación
(1) Cede bienes
al fideicomiso
(5) Con el producto de la colocación (4) Los inversores abonan los títulos
de los títulos se paga al fiduciante
por los bienes cedidos
El contrato de fideicomiso financiero debe considerar:
a) La individualización de los bienes objeto del contrato. En caso de no resultar
posible tal individualización, a la fecha de celebración del fideicomiso deberá constar la
descripción de los requisitos y características que deberán reunir los bienes.
b) La determinación del modo en que otros bienes podrán ser incorporados al
fideicomiso.
c) El plazo o condición a que se sujeta el dominio fiduciario, el que nunca podrá
durar más de treinta (30) años desde su constitución.
d) El destino de los bienes a la finalización del fideicomiso.
e) Los derechos y las obligaciones del fiduciario, y el modo de sustituirlo si cesare.
f) La individualización del/los fiduciantes, fiduciarios y fideicomisarios.
g) La identificación del fideicomiso.









h) El procedimiento de liquidación de los bienes frente a la insuficiencia de los
mismos para afrontar el cumplimiento de los fines del fideicomiso.
i) La rendición de cuentas del fiduciario a los beneficiarios.
j) La remuneración del fiduciario.
k) Los términos y las condiciones de emisión de los certificados de participación y/o
los títulos representativos de deudas.
Tratamiento Contable
Existen diferentes alternativas de tratamiento contable de los contratos de fideicomiso en
los libros del fiduciante, las que dependen de las distintas clases de fideicomiso existentes
y de las cláusulas particulares de cada contrato, en especial las relativas al destino final
de los bienes fideicomitidos y a la contraprestación relacionada con la transmisión
fiduciaria, en el caso de que ésta exista.
Corresponde establecer si es necesario que el fideicomiso lleve una contabilidad por
separado y emita Estados Contables y, en este caso, cuales son las características que
éstos deben contener.
Se requiere que los participantes del contrato de fideicomiso informen en sus Estados
Contables acerca de los derechos y obligaciones emergentes de dicho contrato.
a) Transmisión fiduciaria con contraprestación
b)
La transmisión fiduciaria, por la que el fiduciante recibe una contraprestación, se
registrará como una operación de venta en los libros del fiduciante, cuando éste, al
transferir la propiedad fiduciaria, transfiera efectivamente el control de los bienes
fideicomitidos.
De no darse esta circunstancia, los mencionados bienes permanecerán en el activo del
fiduciante con una adecuada explicación de la situación contractual que los afecta o los
puede afectar.
Tratamiento cuando la transmisión fiduciaria resulta asimilable a una
operación de venta
Para que la transmisión fiduciaria se contabilice como una operación de venta en la
contabilidad del fiduciante, deben darse todos los siguientes requisitos:
(a) El fiduciante transfiere al fideicomiso los futuros beneficios económicos que producirán
los bienes fideicomitidos. Este requisito no se cumple si el fiduciante retiene la opción de
readquirir los bienes fideicomitidos. No se considera que dicha opción exista cuando el
contrato prevea la posibilidad de igualar la oferta de un tercero para readquirir los bienes
fideicomitidos.
(b) En caso de que la transmisión fiduciaria se efectúe con la obligación por parte del
fiduciante de hacerse cargo de pérdidas relacionadas con los bienes fideicomitidos,
pagando el monto de la pérdida o reemplazando los bienes fideicomitidos, el fiduciante
deberá hacer una estimación razonable de las pérdidas futuras y gastos conexos
relacionados con dichos bienes. Se considera que no existe venta cuando el fiduciante no
puede efectuar dicha estimación.
(c)
(d) El contrato de fideicomiso no puede obligar a readquirir los bienes fideicomitidos o
sólo lo podría hacer en una proporción poco significativa. Un ejemplo típico de esta
alternativa es la "securitización" o titularización de hipotecas, prendas o cupones de
tarjetas de crédito.
(e)
(f) La transmisión fiduciaria del activo en fideicomiso no se realiza en garantía de
obligaciones del fiduciante o de terceros (fideicomiso de garantía).
(g)
El tratamiento contable de estas alternativas en la contabilidad del fiduciante y en la del
fideicomitido serán:
En la contabilidad del fiduciante
El fiduciante, en el caso de que lleve registro contable de sus operaciones deberá
registrar en su contabilidad la transmisión fiduciaria de los activos involucrados en el
contrato de fideicomiso, dándolos de baja y registrando como contrapartida el o los
activos recibidos como contraprestación. Cuando la transacción se efectúe por un valor
diferente al valor de libros de los activos involucrados, se deberá registrar dicha diferencia
como resultado, conjuntamente con las pérdidas futuras y gastos conexos estimados.
En la contabilidad del fideicomiso
Los bienes fideicomitidos se incorporarán en la contabilidad del fideicomiso a los valores
previstos en el contrato correspondiente o, en su defecto, según los criterios previstos en
las normas contables profesionales vigentes por cada tipo de activo.
En todas las anotaciones registrables o balances relativos a bienes fideicomitidos deberá
constar la condición de propiedad fiduciaria con la indicación "en fideicomiso".
La contrapartida de dicha registración será la que refleje más adecuadamente los
derechos de los acreedores, beneficiarios y fideicomisarios.
La financiación de los activos fideicomitidos se efectuará a través de títulos de deuda y/o
certificados de participación. Los títulos de deuda deberán registrarse como "Pasivo
fiduciario".
Los certificados de participación constituyen o integran el denominado "Patrimonio neto
fiduciario" y como tal serán registrados integrando dicho rubro.
Las transacciones posteriores que se realicen durante el ciclo de duración del fideicomiso,
como resultado de la gestión del fiduciario, deberán registrarse en la contabilidad del
fideicomiso.
Tratamiento cuando la transmisión fiduciaria no se asimila a una operación
de venta
Para el tratamiento de la transmisión fiduciaria como una operación de venta, el
tratamiento contable será el siguiente:
En la contabilidad del fiduciante
Los bienes fideicomitidos deberán ser reclasificados en la contabilidad del fiduciante en
una cuenta que refleje su afectación al fideicomiso, reflejándose, además, como activos y
pasivos las prestaciones y contraprestaciones vinculadas o relacionadas con la operación
en cuestión.
Las transacciones posteriores que se realicen durante el ciclo de vida del fideicomiso
serán registradas en los libros del fiduciante en base a la información recibida del
fiduciario.
En la contabilidad del fideicomiso
Dado que en esta alternativa tanto los bienes fideicomitidos como las contraprestaciones
recibidas son contabilizadas en los libros del fiduciante, el fideicomiso en dicho momento
no deberá hacer ninguna registración al respecto.
c) Transmisión fiduciaria sin contraprestación
Cuando el fiduciante no recibe ninguna contraprestación por la transmisión fiduciaria y
además existe una probabilidad remota de que el fiduciante readquiera los bienes
fideicomitidos, dichos bienes deberán ser dados de baja del activo del fiduciante y deberá
reconocerse la pérdida correspondiente.
La contabilización en los libros del fideicomiso de esta alternativa es similar a la descripta
en tratamiento como venta en los libros del fideicomiso.
d) Tratamiento en la contabilidad del fiduciario
El fiduciario registra en sus libros los resultados devengados por su gestión, tales como
comisiones, honorarios, etc., pudiendo reflejar en cuentas de orden o en notas a sus
estados contables su responsabilidad como fiduciario sobre los bienes fideicomitidos.
e) Tratamiento contable de los certificados de participación
El titular de los certificados de participación, según su actividad, los integrará o expondrá
en el rubro pertinente y asimismo los clasificará (en corrientes o no corrientes) según el
plazo en que estima su conversión en efectivo o su aplicación en la cancelación de
pasivos.
Su valuación deberá resultar de aplicar la proporción de la respectiva tenencia de
certificados de participación al patrimonio neto fiduciario. En ningún caso dicha valuación
deberá exceder su valor recuperable.
f) Estados Contables del fideicomiso
Cuando la trascendencia económica y jurídica del patrimonio del fideicomiso, así como la
gestión o administración involucrada en el contrato de creación (la cual puede presentar
un grado de complejidad asimilable a la de una entidad comercial o industrial) lo
justifiquen, el fideicomiso presente información periódica en forma de estados contables.
Las razones que fundamentan esta conclusión son las siguientes:
En aquellos casos en que la operatoria contractual del fideicomiso trasciende por su
importancia, magnitud o significatividad los intereses de las partes involucradas
directamente en dicho compromiso, y se extiende a potenciales demandantes de esta
información (Fisco, mercados de capitales, Bolsas, organismos de control, inversores,
etc.), es necesaria la emisión de estados contables a efectos de informar a dichos
usuarios.
El considerando expuesto en la Primera Parte -inciso e)- de la R.T. 8 de la
F.A.C.P.C.E., en cuanto a: "...que los estados contables constituyen uno de los elementos
más importantes para la transmisión de información económica y financiera sobre la
situación y gestión de entes públicos y privados".
El artículo 6 de la Ley 24.441 establece la responsabilidad de administración e
información que le corresponde al fiduciario, quien debe obrar "...con la prudencia y
diligencia del buen hombre de negocios que actúa sobre la base de la confianza
depositada en él".
El deber de informar surge del artículo 7 de la Ley 24.441, que textualmente indica: "El
contrato no podrá dispensar al fiduciario de la obligación de rendir cuentas... ". "En todos
los casos los fiduciarios deberán rendir cuentas a los beneficiarios con una periodicidad
no mayor a un (1) año."
Con respecto a los requisitos de información, se interpreta que son de aplicación, por
extensión, los artículos 68 a 74 del Código de Comercio.
Lo establecido por el Decreto 780/95, reglamentario de la Ley 24.441, que si bien en
su artículo 1 no impone la obligatoriedad de emitir estados contables, establece
indirectamente la necesidad de presentación de éstos al indicar que "...en los balances
relativos a bienes fideicomitidos deberá constar la condición de propiedad fiduciaria..."
La Resolución General 274/95 de la Comisión Nacional de Valores, que regula los
fideicomisos financieros, estableció un régimen informativo trimestral que debe presentar
el fiduciario por cada fideicomiso que administre mediante estados contables
independientes según los plazos fijados para el régimen de oferta pública.
Los estados contables deberán ser presentados por períodos anuales y subperíodos
trimestrales, siendo de aplicación los plazos de presentación, formalidades y requisitos de
publicidad establecidos para las emisoras de valores negociables comprendidas en el
régimen de oferta pública y que coticen en la sección especial de una entidad
autorregulada.
Los estados contables anuales y por períodos intermedios, deberán estar firmados por
el representante del fiduciario y aprobados por los Organos de Administración del
fiduciario y contarán con informe de auditoría y de revisión limitada, respectivamente,
suscripto por contador público independiente, cuya firma será legalizada por el respectivo
Consejo Profesional.
a. Estados contables básicos a presentar
Los estados contables básicos que deberán presentar los fideicomisos son:
a) Estado de Situación Patrimonial Fiduciario.
b) Estado de Evolución del Patrimonio Neto Fiduciario.
c) Estado de Resultados Fiduciarios.
d) Estado de Origen y Aplicación de Fondos Fiduciarios.
Los mismos deberán seguir los lineamientos previstos en las normas contables
profesionales (la Resolución Técnica 8 y demás resoluciones vigentes), en cuanto a
contenido y exposición de la información que abarcan dichos estados contables.
Dadas las características de los fideicomisos, se considera recomendable que el Estado
de Origen y Aplicación de Fondos Fiduciarios se presente bajo la alternativa de exposición
de las causas de variación de los fondos, considerando como fondos las disponibilidades
e inversiones líquidas transitorias, adoptando el criterio directo de exposición de los
fondos generados o aplicados a operaciones.
En la denominación de los rubros de los estados contables deberá tenerse en cuenta lo
mencionado anteriormente respecto a la identificación de rubros tales como Bienes
Recibidos en Fideicomiso, Pasivo Fiduciario, Certificados de Participación y Patrimonio
Fiduciario.
No será obligatoria la presentación de alguno de los estados básicos cuando, por las
características del contrato de fideicomiso, no se justifique dicha presentación. Un ejemplo
de esta situación puede plantearse respecto del Estado de Evolución del Patrimonio
Fiduciario cuando el fideicomiso se financia totalmente con títulos de deuda.
b. Información complementaria
A la información que habitualmente se presenta en notas y anexos complementarios,
prevista en las normas contables vigentes, se deberá agregar aquella que explique los
aspectos relevantes y las características del contrato del fideicomiso, como ejemplo, la
identificación del fiduciante y del fiduciario, el objeto del fideicomiso, el objetivo de la
gestión del fiduciario y el plazo de duración del contrato y/o su condición resolutoria.
Cuando el pasivo fiduciario esté compuesto por deuda, denominada "junior", cuyo pago
esté subordinado al pago de otra deuda, denominada "senior", deberán explicarse en nota
las condiciones de subordinación.
Habida cuenta las especiales o particulares características de los contratos de
fideicomiso, se deberá explicar el motivo por el cual no se emite alguno de los estados
contables básicos.
c. Información complementaria en los estados contables del fiduciante y del
fiduciario
Tanto el fiduciante como el fiduciario deberán exponer los aspectos relevantes y las
características del contrato de fideicomiso y los derechos y obligaciones de las partes en
la información complementaria a sus estados contables.
En el caso del fiduciante deberán explicarse los motivos por los cuales se seleccionó una
de las dos alternativas previstas, cuando se trata de una transmisión fiduciaria con
contraprestación, y en aquellos casos en que los bienes fideicomitidos hayan sido dados
de baja del activo del fiduciante, pero exista la posibilidad de readquirirlos. Por ejemplo,
cuando no se cumple una condición resolutoria del contrato de fideicomiso, dicha
posibilidad y las condiciones en las cuales ésta se presentaría deben exponerse en notas
a los estados contables del fiduciante.
El fiduciario, a su vez, en la información complementaria a sus estados contables básicos,
deberá suministrar los ingresos y gastos derivados de su gestión como fiduciario, e
información resumida sobre los contratos de fideicomiso que están a su cargo, incluyendo
para cada uno de ellos la clase de los bienes fideicomitidos, el total del activo, del pasivo,
del patrimonio neto fiduciario y del resultado del período o ejercicio.
Normas De Auditoria
En general
La carencia de normas profesionales sobre auditoría de las diferentes clases de
fideicomiso, hacen necesario ajustarse a lo reglamentado por la Resolución Técnica 7
de la F.A.C.P.C.E., respetando el tratamiento contable del fideicomiso que dictamina el
Informe 28 (AGOSTO de 1997) de la Comisión de Estudios sobre Contabilidad del
Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal.
En particular
La Comisión Nacional de Valores en sus distintas Resoluciones Generales y
modificatorias, establece un tratamiento específico para la auditoría de fideicomisos
financieros, las cuales se detallan a continuación:
Comité de Auditoría del Fideicomiso Financiero
Designación de un comité de auditoría del fideicomiso financiero:
Salvo disposición en contrario del estatuto, el Comité de Auditoria será designado por el
directorio de la emisora, por mayoría simple de sus integrantes, de entre los miembros del
órgano que cuenten con versación en temas empresarios, financieros o contables.
La designación de los miembros de este Comité, así como cualquier modificación en la
integración de éste (ya fuere por renuncia, licencia, incorporación o sustitución de sus
miembros, o cualquier otra causa), deberá ser comunicada por la emisora a la Comisión y
a las entidades autorreguladas donde se negocien las acciones de la emisora, dentro de
los tres (3) días de ocurrida o de llegado el hecho a su conocimiento.
Independencia:
La mayoría de los integrantes del Comité de Auditoría de las emisoras que hagan oferta
pública de sus acciones deberán investir la condición de independientes.
Las sociedades deberán arbitrar los medios, en caso de reemplazo de los directores
titulares, para garantizar la existencia de directores suplentes independientes para
integrar dicho Comité.
Funcionamiento:
El Comité contará con facultades para dictar su propio reglamento interno.
Deberá reunirse con una frecuencia no inferior a la exigida por la ley, los reglamentos y el
estatuto, al órgano de administración de la emisora.
Serán de aplicación a las deliberaciones del Comité y a sus libros de actas las normas
aplicables al órgano de administración.
Los restantes miembros de los órganos de administración y los miembros del órgano de
fiscalización podrán asistir a las deliberaciones del Comité, con voz, pero sin voto. El
Comité, por resolución fundada, podrá excluirlos de sus reuniones.
Atribuciones y Obligaciones del Comité:
El Comité deberá revisar los planes de los auditores externos e internos y evaluar su
desempeño, y emitir una opinión al respecto en ocasión de la presentación y publicación
de los estados contables anuales.
A tal efecto, como parte de la evaluación de la función de la auditoría externa deberá:
a) Analizar los diferentes servicios prestados por los auditores externos y su relación
con la independencia de éstos, de acuerdo con las normas establecidas en la Resolución
Técnica 7 de la FEDERACIÓN ARGENTINA DE CONSEJOS PROFESIONALES DE
CIENCIAS ECONÓMICAS y en toda otra reglamentación que, al respecto, dicten las
autoridades que llevan el contralor de la matrícula profesional.
b) Informar los honorarios facturados, exponiendo separadamente:
Los correspondientes a la auditoría externa y otros servicios relacionados,
destinados a otorgar confiabilidad a terceros (por ejemplo, análisis especiales sobre la
verificación y evaluación de los controles internos, impuestos, participación en prospectos,
certificaciones e informes especiales requeridos por organismos de control, etc.).
Los correspondientes a servicios especiales distintos de los mencionados
anteriormente (por ejemplo, aquellos relacionados con el diseño e implementación de
sistemas de información, aspectos legales, financieros, etc.).
Dicha evaluación deberá ser realizada por el Comité de Auditoría, e incluirá la verificación
de las políticas que estos tienen en materia de independencia en sus respectivas
estructuras, para asegurar el cumplimiento de las mismas.
En los casos en que no exista Comité de Auditoría, los honorarios de los auditores
externos, deberán ser informados por el Directorio.
c) Emitir para su publicación con la frecuencia que determine, pero como mínimo en
ocasión de la presentación y publicación de los estados contables anuales, un informe en
el que cuenta del tratamiento dado durante el ejercicio a las cuestiones de su
competencia previstas en el artículo 15 del Régimen de Transparencia de la Oferta
Pública del Decreto Nº 677/01.
d) Dar a publicidad, en los plazos previstos en estas Normas, o inmediatamente
después de producidas en ausencia de éstos, las opiniones pertinentes
e) Dentro de los SESENTA (60) días corridos de iniciado el ejercicio, presentar al
Directorio y al órgano de fiscalización de la emisora, el Plan de Actuación previsto en el
artículo 15 del Régimen de Transparencia de la Oferta Pública del Decreto Nº 677/01.
f) En el supuesto respecto de operaciones que las partes relacionadas efectúen con
habitualidad, podrá emitirse una opinión con carácter genérico, pero limitada a una
vigencia en el tiempo que no podrá superar un (1) año o el inicio de un nuevo ejercicio
económico o a condiciones económicas predeterminadas.
g) Cumplir con todas aquellas obligaciones que le resulten impuestas por el Estatuto,
así como las leyes y los reglamentos aplicables a la emisora por su condición de tal o por
la actividad que desarrolle.
Las sociedades anónimas que estén calificadas como pequeñas y medianas empresas,
están exceptuadas de constituir un Comité de Auditoría.
En la primera reunión de Directorio de cada ejercicio de las sociedades que estén
calificadas como pequeñas y medianas empresas, el órgano deberá manifestar, con
alcance de declaración jurada, que reúnen los requisitos para tal calificación.
Dentro de los CINCO (5) días deberá remitirse a la Comisión y a las entidades
autorreguladas en las que coticen sus acciones, copia de dicha acta.
El incumplimiento de dicha carga, hará caducar automáticamente la excepción aquí
prevista, para ese ejercicio.
Auditores Externos
Criterios de Independencia de los Auditores Externos
Los contadores públicos matriculados que actúen como auditores externos:
a) Deberán reunir las condiciones de independencia establecidas por la
Resolución Técnica 7 de la FEDERACIÓN ARGENTINA DE CONSEJOS
PROFESIONALES DE CIENCIAS ECONÓMICAS y en toda otra reglamentación que, al
respecto, dicten las autoridades que llevan el contralor de la matrícula profesional.
b) Adicionalmente, con relación a la prestación de servicios profesionales
distintos a los de la auditoría externa, el auditor externo no reúne la condición de
independiente si dichos servicios incluyen la realización de las siguientes tareas:
Asumir actividades de gestión tales como autorizar, realizar, o
consumar una operación, o de alguna manera ejercer algún tipo de acción en
representación de la entidad o tener facultad para hacerlo.
Tomar decisiones relacionadas con tareas gerenciales o de dirección
por las que se responde ante el órgano de gobierno de la entidad.
Tener la custodia de los activos de la entidad.
Confeccionar documentos fuente u originar datos electrónicos o de
otro tipo, que respalden la realización de una operación.
c) En particular, el auditor externo no será independiente cuando:
Los servicios de asistencia al órgano de administración,
en su responsabilidad de llevar los registros contables conforme las disposiciones legales
vigentes y preparar los estados contables de acuerdo con las normas contables
adoptadas por la Comisión, impliquen tomar decisiones de administración u ocupar un rol
equivalente al de la gerencia.
Los servicios de valuación consistan en la asignación de
valor a rubros significativos de los estados contables y la valuación incluya un grado
significativo de subjetividad por parte del auditor.
Los servicios impositivos impliquen que el auditor
externo tome decisiones sobre las políticas a implementar en el área fiscal de la entidad o
cuando la preparación y presentación de declaraciones y adopción de posiciones fiscales
no sean dispuestas por la entidad sino que dependan del auditor externo.
Los servicios de tecnología, que incluyen el diseño e
implementación de sistemas tecnológicos de información contable para una entidad, se
utilicen para generar información que forma parte de los estados contables, a menos que
se aseguren las siguientes condiciones:
oLa entidad reconoce que tiene la responsabilidad de
establecer, mantener y realizar el seguimiento del sistema de control interno.
oLa entidad designe un empleado competente,
preferiblemente que sea parte de la gerencia de primera nea, para que sea responsable
de tomar todas las decisiones de dirección con respecto al diseño e implementación de un
sistema de equipos y programas de computación.
oLa entidad se encargue de tomar todas las decisiones de
dirección con respecto al proceso de diseño e implementación.
oLa entidad evalúe la suficiencia y resultados del diseño e
implementación del sistema.
oLa entidad sea responsable por la operación del sistema
(equipos y programas) y por los datos utilizados o generados por el sistema.
oEl personal del auditor externo que provee estos
servicios, no tenga a su cargo funciones de dirección o un rol equivalente al de la gerencia
de primera línea.
La prestación de servicios de asistencia para el
desarrollo de las actividades de auditoría interna, o el tomar a cargo la tercerización de
algunas de sus actividades, no asegure que exista una clara separación entre la dirección
y el control de la auditoría interna, que deberá ser de exclusiva responsabilidad del órgano
de administración de la entidad, y la realización de las actividades de auditoría interna en
si mismas. No se incluyen en esta incompatibilidad aquellas actividades que constituyan
una extensión de los procedimientos necesarios para el desarrollo de la auditoría externa.
La prestación de servicios legales, en virtud de la
existencia de una asociación profesional con abogados, implique actuar en representación
de la entidad en la resolución de una disputa o litigio.
Los servicios financieros consistan en la promoción,
compraventa o suscripción inicial y colocación de las acciones de una entidad, inclusive si
la operación es realizada por cuenta y orden de ésta.
d) El período de cómputo para las incompatibilidades comprenderá desde el
ejercicio en que se realizan los trabajos hasta el tercer año anterior al ejercicio al que se
refieran los estados contables auditados.
Presentación de Declaraciones Juradas de los Auditores Externos
Las declaraciones juradas previstas en el artículo 12 del gimen de Transparencia de la
Oferta Pública del Decreto Nº 677/01, deberán ser presentadas por los interesados ante la
Comisión con carácter previo a la asamblea que vaya a designar al o a los auditores
externos, con una anticipación no menor a la exigida para la documentación
correspondiente a la asamblea en cuestión.
En caso de que el contador a ser designado no hubiere presentado la documentación con
dicha anticipación, la asamblea deberá pasar a un cuarto intermedio para permitir dicha
presentación y el transcurso del plazo en cuestión, antes de votar el respectivo punto del
orden del día.
En caso de que la propuesta de designación hubiere sido realizada por el Órgano de
Administración de la emisora, esta deberá igualmente, con anterioridad a la asamblea,
presentar la opinión del Comité de Auditoría de la emisora ante la Comisión.
Las declaraciones juradas del auditor (titular o suplente) y las opiniones del Comité de
Auditoría de la emisora, en su caso, deberán también ser presentadas por los interesados
para su publicación en los boletines de las entidades autorreguladas en cuyo ámbito se
negocien los valores negociables de la emisora en cuestión y podrán también ser
consultadas por el público en la página de INTERNET de la Comisión.
Contenido de las Declaraciones Juradas
La declaración jurada del designado como auditor titular o suplente, deberá contener:
a) Nombres y apellidos, tipo y número de documento de identidad.
b) Domicilio profesional.
c) Universidad que otorgó el título y fecha de graduación.
d) Otros títulos universitarios obtenidos.
e) Experiencia en auditoría de estados contables de otras sociedades
o entidades.
f) Detalle de los Consejos Profesionales en los que se encuentre
matriculado.
g) Sociedad o asociación profesional que integre o a la que
pertenezca, en su caso, con indicación del domicilio de la misma y detalles de la
respectiva matriculación o inscripción ante el Consejo Profesional competente.
h) Detalle de las sanciones de las que hubiere sido pasible el
profesional individualmente o la sociedad o asociación profesional que integre o a la que
pertenezca, con excepción de aquellas que hubieren sido calificadas como privadas por el
Consejo Profesional actuante.
i) Detalle de sus relaciones profesionales o las de la sociedad o
asociación a la que pertenezca con la emisora o los accionistas de esta que tengan en
ella "participación significativa" o con sociedades en la que estos también tengan
"participación significativa" referidas a funciones de auditoría externa u otras.
En caso de que, durante el plazo de su desempeño, se produjeren cambios a la
información presentada, los interesados deberán actualizar su declaración jurada dentro
de los diez (10) días de producido el cambio o de llegado a su conocimiento el mismo.
Opinión del Comité de Auditoría sobre la designación del Auditor Externo
La opinión del Comité de Auditoría sobre la propuesta de designación de auditores
externos efectuada por el órgano de administración de la emisora, así como, en su caso,
la propuesta de revocación que este presentare, como mínimo deberá contener:
a) Evaluación de los antecedentes considerados,
b) Las razones que fundamentan la continuidad de un contador público en el cargo o
las que sustentan el cambio por otro, y
c) En el supuesto de revocación, o designación de un nuevo auditor externo, deberá
además dar cuenta en detalle de las eventuales discrepancias que pudieran haber
existido sobre los estados contables de la sociedad.
Designación de Auditor Externo propuesto por Accionistas Minoritarios
Las solicitudes de designación de auditores externos efectuadas a propuesta de
accionistas minoritarios de una sociedad, deberán cumplir con las siguientes condiciones:
a) Acreditar la representación de la proporción del cinco por ciento
(5%) del capital social por parte de los presentantes, mediante:
En el caso de tratarse de acciones escriturales, los
respectivos comprobantes de saldos de cuenta emitidos por la sociedad o por quien
tuviere a su cargo el registro respectivo, y
En el caso de tratarse de acciones cartulares, el certificado
de la caja de valores o de la entidad financiera en la cual se encuentren en custodia, o
fotocopia certificada de los títulos correspondientes con constancia de inscripción de la
titularidad en el Libro Registro de Accionistas de la sociedad.
La certificación de los documentos que se presenten al efecto, no deberá tener una
antigüedad superior a los quince (15) días de la fecha de la presentación.
b) Los presentantes deberán acreditar haber agotado las instancias
internas con los órganos societarios competentes.
c) Describir en detalle el daño que puede afectar los derechos de los
presentantes y la ausencia de otras alternativas para evitarlo.
d) Describir en detalle el alcance de la auditoría que solicitan sea
realizada, su plazo de duración, y de qué modo la misma evitará el perjuicio a sus
derechos,
e) Proponer hasta tres (3) estudios de auditores externos, los que
deberán reunir respecto de los peticionantes y de la sociedad, el carácter de
"independientes”, asumiendo igualmente el compromiso de hacerse cargo los
peticionantes del costo de los honorarios y gastos de estos auditores.
Una vez acreditado el cumplimiento de los requisitos establecidos, la Comisión dará vista,
por el plazo perentorio de cinco (5) días, o el plazo menor que en caso de urgencia
determine, al órgano de fiscalización y en su caso, al Comité de Auditoría de la sociedad.
Presentada la opinión del órgano de fiscalización y del Comité de Auditoría de la sociedad
en cuestión, la Comisión podrá instruir a dicha sociedad para que proceda a designar a
uno de los estudios de auditores externos propuestos por los peticionantes para realizar la
o las tareas propuestas por los minoritarios en su petición.
La resolución de la Comisión deberá contener:
a) El plazo máximo otorgado para la formalización de la designación, y
b) El alcance de las tareas para las cuales se designa y su plazo
máximo de duración.
En todos los casos, antes de comenzar la tarea respectiva, el estudio de auditores así
designado deberá ratificar ante la sociedad que la misma no estará obligada a hacerse
cargo de sus gastos y honorarios.
Ventajas Del Fideicomiso
Desde un punto de vista financiero, es destacable mencionar que cuando las empresas
disponen de ciertos tipos de activos con capacidad de generar un flujo de caja y esto es
percibido por el mercado financiero y de capitales como una importante fuente de fondos
para el repago de las obligaciones, se da lugar a una nueva fuente de financiación para
las empresas, garantizando en general esta operación con activos ociosos o de bajo
rendimiento.
El fideicomiso financiero y la securitización se transforman en un instrumento para obtener
capital de trabajo sin mayor endeudamiento. Constituyen una importante fuente de
financiación de proyectos de inversión y refinanciación de pasivos. La baja en el costo del
endeudamiento se explica fundamentalmente por el descenso del riesgo de no pago y las
garantías operacionales. La separación de riesgos comerciales y de gerenciamiento
también debería influir en la reducción de tasas de costo de capital. Dado que los
certificados de participación y los títulos de deuda son negociables, es posible obtener
cierto nivel de liquidez comprando y vendiendo estos activos financieros en el mercado
secundario.
Desde lo comercial, mejora la transparencia del negocio por el mayor control fiduciario y
se fortalecen los acuerdos societarios.
La securitización modifica el mecanismo de financiamiento tradicional por otro más
complejo que conlleva la desintermediación del proceso, ya que pone en contacto directo
a los inversores con los tomadores de dinero (el banco media pero no asume riesgo
crediticio, ya que la contingencia queda en cabeza del tenedor final del título), y la
movilización de activos de baja rotación.
Esto permite inyectar nuevos recursos al sistema recomenzando el proceso de inversión
que, con mayor liquidez y garantías, beneficia a la economía general, transformando
préstamos o cuentas de activos ilíquidas a cobrar en títulos valores (activos líquidos).
La finalidad perseguida por el originante:
Reduce el costo financiero por el aislamiento de determinados activos de su
patrimonio y el otorgamiento de garantías adicionales.
Reduce el riesgo crediticio, lo que permite conseguir recursos a una mejor tasa de
financiación.
Aumenta la capacidad prestable.
Evita el riesgo de liquidez provocado por las asincronías entre activos y pasivos.
La securitización marca este inconveniente en razón del aumento de la rotación de los
créditos en cartera. Las entidades con alto grado de inmovilización de sus carteras o
largos plazos de amortización adquieren mayor capacidad prestable.
Propende al desarrollo de mercados de capitales al suministrar nuevos títulos a la
oferta pública con una calidad homogénea y en un marco competitivo.
Concentra a la empresa en una actividad específica.
Estimula el crédito a largo plazo.
Mejora el retorno sobre la inversión y sobre el patrimonio neto.
El inversor extranjero puede estar mejor dispuesto a invertir en un proyecto de
inversión garantizado por un activo aislado del riesgo país.
Para el inversor:
Obtiene un mayor rendimiento que compensa el riesgo asumido.
El riesgo es acotado y calificado por profesionales.
Permite la participación directa en grandes inversiones que de otra forma, podría
significar el desembolso de importante sumas de dinero o quizá serían alternativas
posibles.
Hace líquido el título en el mercado secundario pudiendo transmitirlo en pago o
darlo en garantía.
En muchos casos, la renta obtenida está exenta de impuestos.
Caracteristicas Deseables De Los Activos A Securitizar
Clara configuración de los créditos.
Patrones de pago definidos y flujo de fondos predecibles.
Baja probabilidad de incumplimientos.
Diversidad de deudores.
Alta rentabilidad.
3. Conclusiones
El fideicomiso en la economía real garantiza la inversión y los resultados emergentes
que de ella se esperan a partir de un proceso transparente, operaciones previsibles y
pautas claras, considerando tanto intereses particulares como generales, y relacionando
de una manera verdaderamente integradora el comercio con la tecnología, la mano de
obra y las finanzas.
En materia económico-financiera es necesario que los profesionales controlen el
cumplimiento de los procesos y el grado de satisfacción obtenido (tiempo, calidad,
precios, etc.).
Los emprendimientos deben ser categorizados. Los parámetros más importantes son:
la inversión, los plazos, los rendimientos y los riesgos asociados a las actividades. La
evaluación podrá ser individual para cada emprendimiento y también para un conjunto de
negocios (cada uno con individualidad propia), que conformarán una cartera de
inversiones.
La creación de un instituto específico para el registro de fondos fiduciarios y de los
contratos de los compromisos asumidos, junto a una práctica profesionalizada, presente
en las etapas de evaluación y control de los proyectos de inversión y su financiamiento,
potenciaría el desarrollo de actividades específicas y regionales del país.
La aplicación intensiva de los instrumentos financieros, como el fideicomiso, facilitaría
la producción de operaciones en la economía productiva.
Se facilitan las decisiones a tomar, considerando tanto cuestiones particulares como
generales. Los emprendedores considerarán los aspectos tecnológicos, comerciales,
económicos, financieros, y los mercados internos, regionales y externos; el Estado tendrá
en cuenta el crecimiento del producto, los niveles de ocupación, la calidad de empleo y la
recaudación impositiva, los inversores se centrarán en el rendimiento y el riesgo de la
inversión.
Las entidades financieras pueden tomar parte activa en la constitución de los fondos
fiduciarios, pero también otros entes, con la aprobación de las respectivas autoridades de
aplicación, podrán asumir el rol de fiduciantes. De esta manera, se propiciarían los
mecanismos de generación de capital y un vínculo más estrecho de la actividad
productiva con las finanzas.
Con el financiamiento de proyectos particulares y con la formación de un club de
compras, consorcios y la presencia de licitaciones internacionales, pueden exportarse
productos e importarse insumos y equipamiento.
La utilización del fideicomiso debe partir de un diagnóstico de situación y de un
cuidadoso análisis de los mecanismos que se deseen incluir en el contrato.
Los diseños encubren una equilibrada y precisa estructura de incentivos para todos
los participantes. Deben ser consistentes con los antecedentes y la situación de cada uno
de los participantes. Un buen diseño no implica éxito.
Problemas que presenta: falta jurisprudencia.
El profesional en Ciencias Económicas debe jugar un rol integrador frente a este
instrumento identificando sus posibilidades de aplicación, tanto en lo relativo a la
concepción estratégica como respecto a la operación de esquemas que puedan ser
requeridos por corporaciones, Pymes, asociaciones civiles, familias o personas.
4. Bibliografía
Código Civil Argentino
Ley 24.441: Ley de Financiamiento de la Vivienda y la Construcción".
Cuaderno Profesional Nº 1 del C.P.C.E.C.F. "Recomposición del Capital de Trabajo de
Empresas viables".
Cuaderno Profesional Nº 6 del C.P.C.E.C.F. "Fideicomiso".
Informe Nº 28 de la Comisión de Estudios sobre Contabilidad del C.P.C.E.C.F.
Resoluciones Generales de la Comisión Nacional de Valores.
Decreto P.E.N. 780/95.
Contratos Modernos, Ghersi, Carlos Alberto.
Contratos comerciales, Villegas, Carlos.
Páginas Web:
Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Capital Federal:
www.cpcecf.org.ar
Comisión Nacional de Valores:
www.cnv.gov.ar
Ministerio de Economía:
www.mecon.gov.ar
Banco Central de la República Argentina:
www.bcra.gov.ar
Trabajo enviado por:
Karina Barboza

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Barboza Karina. (2004, enero 2). Fideicomiso en el derecho Argentino. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/fideicomiso-en-el-derecho-argentino/
Barboza, Karina. "Fideicomiso en el derecho Argentino". GestioPolis. 2 enero 2004. Web. <https://www.gestiopolis.com/fideicomiso-en-el-derecho-argentino/>.
Barboza, Karina. "Fideicomiso en el derecho Argentino". GestioPolis. enero 2, 2004. Consultado el 21 de Noviembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/fideicomiso-en-el-derecho-argentino/.
Barboza, Karina. Fideicomiso en el derecho Argentino [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/fideicomiso-en-el-derecho-argentino/> [Citado el 21 de Noviembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de neubie en Flickr
DACJ