Falsa Ecología mimetizada de Crecimiento Sostenido

Respetando el término propuesto por el biólogo y filósofo alemán Ernest Haeckel (1834-1939), en 1.869 para designar el estudio de las relaciones de los seres vivos entre sí y el medio que los rodea.

La ecología es pues, la ciencia de las condiciones de existencia y de las interacciones entre los seres vivos y el medio, y el conocimiento de las relaciones de esos seres con el medio.

El ecologista es aquél que asume una actitud y actividad militante en defensa de la naturaleza y en la lucha por la calidad de vida. Hoy han surgido movimientos ecologistas, que se movilizan contra la agresión ecológica y luchan por la realización de unos programas y sistemas de valores que harían posible que los hombres viviésemos en armonía y en comunicación con la naturaleza y con toda la raza humana.

El ecólogo es el que profesa la ecología, pero al igual que en las sectas religiosas, existen falsos pastores, también en la ecología hay  falsos ecólogos.

Hoy en día tenemos una ecología de antifaz, la cual está no sólo al servicio de los monopolios locales, sino al servicio de las transnacionales, quienes han depredado el medio ambiente y siguen siendo cómplices de la depredación, han diseñado un sistema educativo al servicio de sus propios intereses.

Para nuestro caso se ha clasificado a la depredación en las siguientes clases:

Depredación Latente

Como su nombre lo indica, es una forma disimulada de depredación, la cual es consecuencia  de los efectos de la tecnología moderna, el uso de las radiaciones eléctricas, electromagnéticas, iónicas, la implementación de infraestructura para sistemas de comunicaciones inalámbricas, como son los satélites, radares y antenas que no sólo transmiten señales a través de microondas, sino que también dependiendo de la frecuencia, a través de los magnetrones (1) gradualmente se disminuye la frecuencia de la  banda para generar mayor energía, a menor longitud de onda mayor energía y así poder usarla con fines no precisamente de comunicaciones, emitiendo rayos “X”,  rayos Gamma o  radiaciones de todo tipo.

La energía de los radares puede utilizarse para disociar las moléculas de agua, ya que el agua tiene la propiedad química de disociarse mediante una corriente eléctrica, se pueden desarmar nubes y producir falsas sequías. Las microondas son un gran calentador atmosférico, ya que el 85% de la troposfera es vapor de agua, y la microonda tiene la particularidad de hacer rotar a las moléculas de agua por ser ésta bipolar. Con las microondas se pueden producir sistemas de alta o baja presión para generar catástrofes naturales. Un medio escrito local en titular hizo referencia  que Suiza compra energía eólica a Colombia a través de microondas, es decir; a través de una frecuencia determinada, se orienta la microonda hacia un lugar determinado, puede ser en la baja o alta atmosfera y se obtiene  lo que las transnacionales y el poder político y económico a nivel mundial deseen, para imponer sus exigencias y doblegar a países, ajustándolo a los intereses de sus mercados como forma de dominación, distorsionando el sistema educativo, fomentando la mentira refrendada en una tecnología de punta cargada de perversidad.

El clima en la tierra depende del ciclo global del agua, interferir en la formación de nubes es manipular  el clima, pues, se está rompiendo el ciclo normal del agua. Aquí en mi ciudad Barranquilla he observado muchas veces cómo en los parques de diversiones Para alejar la lluvia para que no se les dañe el espectáculo, se utilizan lámparas rompe nubes, las cuales apuntan hacia arriba con una luz, cationizan las nubes y las desarman,  éstos procedimientos se ejecutan en todas las ciudades y países del mundo, este es un ejemplo palpable de manipulación climática.

Por consiguiente la microonda al hacer girar rápidamente a las moléculas de agua, ocasiona fricciones  entre ellas, al circular en la atmósfera en los diversos puntos de cobertura, calienta el medio en el que se encuentran. Es decir, tenemos un arma de destrucción masiva como instrumento de persuasión y como factor depredador del ecosistema. Sin embargo siguen proliferando las instalaciones de antenas para éstas señales en sectores residenciales, sin que ninguna autoridad haga nada para desmontarlas.

Depredación Activa:

Es la que  practica y ejecuta un gobierno mediante el sistema de entrega de sus recursos a través del sistema de concesiones a las transnacionales para usurpar las riquezas de un país, en detrimento de la calidad de vida de sus habitantes, contribuyendo con ello al deterioro de los ecosistemas, ya sea en proyectos madereros, mineros o de biodiversidad.

Depredación Pasiva:

Es la que se ejecuta mediante la tramitología y sistemas de educación, como es el caso actual en el que se viene enseñando la mentira a nivel profesional y de academias, en instituciones educativas desde párvulo hasta nivel especializado en universidades, porque así le conviene a las transnacionales y a quienes manejan el poder político y económico a nivel mundial (llámense grupo de los 8, grupo de los 20, Comunidad Económica Europea, ONU, etc.).

Depredación Cómplice

Es la sumatoria de todas las anteriores, ya que irremediablemente todas confluyen. De esta forman parte también los medios de comunicación, comunidades locales, regionales y nacionales que se prestan  para ello a cambio de papeles sin ninguna clase de respaldo (dólares).

Se ha ideado la frase acomodaticia y justificadora de la depredación tal como es el “crecimiento sostenido”, la cual es una frase que se ajusta a los intereses del mercado, frase con la cual se engaña a los intelectuales ingenuos como son la mayor parte de nuestros profesionales y académicos. Es la frase que encaja dentro de la depredación, pues, sólo es una frase medioambiental, no tiene aplicación para ecosistemas, en vez de existir “crecimiento sostenido” debería de existir un “crecimiento compatible”. El crecimiento sostenido corrompe a las clases dirigentes, se engaña a la población con falsas promesas de crecimiento sin destrucción, porque en la realidad se ha demostrado que este “crecimiento sostenido” sólo ha dejado miseria y muerte, porque  este crecimiento sostenido es bajo amenazas y sobornos en dinero a todo el que intente defender los ecosistemas  y la calidad de vida de las zonas productos de la depredación y explotación, el “crecimiento sostenido” se trasfiere en violencia para las regiones, pues al final terminan llevándose nuestras riquezas y dejando a nuestros pueblos y ecosistemas en desolación.

No sólo destruyen a nivel   local, sino   extraterritorial,   por   lo  general  se  destruyen   reservas  forestales  que  son patrimonio de las regiones, se destruyen cuerpos de agua que alimentan   no   sólo   fuentes    locales,   sino   nacionales   o extranjeras, porque  algunos sistemas orográficos e hidrográficos de algunos países también dependen del    de sus vecinos, como son  los grandes ríos que atraviesan a un país, es decir son    afluentes internacionales,  por  eso  es   importante  la  compatibilidad entre países de una misma región.

Por consiguiente, debemos derrotar esa falsa ecología que se difunde en nuestros medios y academias, debemos acabar  el “crecimiento sostenido” y reemplazarlo por un “crecimiento compatible”, no con el medio ambiente de la zona de la depredación local, sino con todos los ecosistemas que forman parte integral de ese hábitat.

Primero están  los intereses generales de  las personas, todos los proyectos de explotación minera a cielo abierto no representan ningún crecimiento compatible con los intereses generales de la población y de los ecosistemas de ningún país, son destructores y contaminantes, atentan contra la vida de las personas y las especies de seres vivos que forman parte de nuestra biodiversidad (flora y fauna).

El mal llamado “crecimiento sostenido” no es más que una simple apología a la depredación cómplice.

(1)Magnetrón: es un dispositivo que transforma la energía eléctrica en microondas.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Tejada Maury José de Jesús. (2018, abril 29). Falsa Ecología mimetizada de Crecimiento Sostenido. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/falsa-ecologia-mimetizada-de-crecimiento-sostenido/
Tejada Maury, José de Jesús. "Falsa Ecología mimetizada de Crecimiento Sostenido". GestioPolis. 29 abril 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/falsa-ecologia-mimetizada-de-crecimiento-sostenido/>.
Tejada Maury, José de Jesús. "Falsa Ecología mimetizada de Crecimiento Sostenido". GestioPolis. abril 29, 2018. Consultado el 14 de Agosto de 2018. https://www.gestiopolis.com/falsa-ecologia-mimetizada-de-crecimiento-sostenido/.
Tejada Maury, José de Jesús. Falsa Ecología mimetizada de Crecimiento Sostenido [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/falsa-ecologia-mimetizada-de-crecimiento-sostenido/> [Citado el 14 de Agosto de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de blmoregon en Flickr
DACJ