Factor humano en la organización

  • Talento
  • 1 minuto de lectura

Desde la Psicología Social, siguiendo la concepción de sujeto del Dr. Enrique Pichon-Riviére, la misma da cuenta de: “Un sujeto emergente, configurado en un sistema vincular a partir del interjuego fundante entre necesidad y satisfacción, interjuego que remite a su vez a una dialéctica intersubjetiva”.

Existe una contradicción entre los objetivos de los individuos y el de las organizaciones, donde muchas veces las últimas se constituyen en negación de las primeras, en tanto organización significa la puesta de límites a la variedad de las conductas individuales, y por lo tanto, a la satisfacción de los objetivos y necesidades.

Individuo-Organización: Entre ambos se establece una relación de figura-fondo. De modo que cuando preguntamos por la eficacia de la Organización, desaparece el sujeto; y cuando la preocupación se centra en la salud de los individuos, la primera pasa a segundo plano.

La dinámica entre la Instituido e Instituyente, se describe como la resultante de la pugna que se establece por la asignación de significados a los hechos de la cotidianidad.

Ser Sujeto producido, es ser víctima de las relaciones de poder o bien actuar las necesidades que ellas imponen en términos de una racionalidad que no se puede cuestionar y que es ajena al mismo sujeto. En cambio ser Sujeto Productor implica la posibilidad de promover, moverse hacia delante, hacer, modificar y ser modificado, de ser Sujeto y agente de un aprendizaje social.

Aun las organizaciones con mecanismos democráticos para la designación de sus autoridades, como las Cooperativas de trabajo, se manifiestan autocráticas en la cotidianidad de sus relaciones. Existe una brecha entre el Ideal Democrático que alienta a la sociedad en su conjunto y lo que sucede en la vida de las Organizaciones.

Es necesario reflexionar sobre el significado de esta brecha y sus efectos en la estructura social y el mundo interno de los sujetos.

En cuanto un Sujeto entra en una Organización, le espera allí un rol determinado por ella.

El Sujeto, entra con su historia personal, familiar y organizacional que condiciona la modalidad de asunción de dicho rol; porque siempre que se adjudica un rol, hay otro para asumirlo.

Creo que solo cuando quienes dirigen las Organizaciones dejan de considerar a los Sujetos como “pertenecientes” a ellas, solo cuando los puedan concebir como contexto, empiezan a preocuparse realmente por ellos.

Los individuos son el cuerpo y el alma de la Organización

La Organización posee dos principales componentes: Dirección y Empleados. Ahora bien, estos últimos son el componente principal de cualquier emprendimiento. El factor humano debe ser considerado como un elemento determinante en el desarrollo de la Organización.

A modo de cierre: “Por mucho capital monetario que posea una Organización, sino invierte en el Capital Humano, indefectiblemente será superado a largo plazo”.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
checura Valeria Inés. (2003, septiembre 20). Factor humano en la organización. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/factor-humano-organizacion/
checura, Valeria Inés. "Factor humano en la organización". GestioPolis. 20 septiembre 2003. Web. <https://www.gestiopolis.com/factor-humano-organizacion/>.
checura, Valeria Inés. "Factor humano en la organización". GestioPolis. septiembre 20, 2003. Consultado el 7 de Diciembre de 2018. https://www.gestiopolis.com/factor-humano-organizacion/.
checura, Valeria Inés. Factor humano en la organización [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/factor-humano-organizacion/> [Citado el 7 de Diciembre de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de alanrmiles en Flickr
DACJ