Ética ecológica. Un mundo frágil

Según Mortalla (2012) la ética ecológica o también llamada ética ambiental, se ocupa especialmente de regular que las acciones de los seres humanos no atenten contra el desarrollo y la evolución de los ambientes naturales. Los hombres no pueden desligarse del medio ambiente en el que se desenvuelven, sin embargo sus conductas agresivas, la falta de políticas ambientales y actividades ecocidas se han venido incrementando a lo largo de los años.

Se ha perdido la sensibilidad ecológica y debería considerarse ésta como una actitud permanente a fin de rescatar los diversos ecosistemas y  perseverar a la humanidad.

Al hablar de la fragilidad del mundo, me refiero a lo fácil que resulta que las actividades humanas puedan destruir la naturaleza, ecosistemas completos que incluyen diversas especies de animales y plantas endémicas.

Existe una falsa idea entre los seres humanos de que la naturaleza está ahí para nuestro uso particular, la idea judío-cristiana “creced, multiplicaos y dominad la tierra”, sigue prevaleciendo. Aunado a estas ideas, el desarrollo de la ciencia moderna ha orillado a los seres humanos a creerse los dueños y señores de la naturaleza, esto sin importar que los recursos naturales también forman parte de la vida de otros seres vivos. Se debe tomar en cuenta que nosotros de forma natural, no formamos parte directa de las cadenas tróficas, sino que somos una extensión de éstas y nos hemos convertido en uno de los peores depredadores, pues la caza desmedida de animales no obedece a satisfacer una necesidad primaria, sino que esto lo hace para demostrar el poderío que puede tener sobre otras especies.

Considerando que la tecnología es solo una herramienta, consecuencia de las diferentes ciencias, la bondad o maldad de dicha tecnología dependerá del uso que se haga de ella. El responsable directo de ello es el hombre, pues también se vuelve como una forma de vida, en donde lo que se puede hacer se debe hacer, justificando sus acciones como una consecuencia del desarrollo tecnológico.

Por otro lado, debemos ser conscientes de que las técnologías modernas han esclavizado al hombre: tal es el caso del uso del automóvil, los teléfonos inteligentes, las computadoras, internet, entre otros. Esto implica que aún y cuando la intención del uso de alguna tecnología sea buena a corto plazo, se vuelva dañina a largo plazo y que las consecuencias globales condicionen a las siguientes generaciones.

Me refiero a que las futuras generaciones se vean en la necesidad de restringir el uso de alguna tecnología para preservar o recuperar algún tipo de ambiente natural.

Del Castillo (2013), dice que existen tres actitudes hacia la tecnología, que hoy se han establecidos como modelos:

  1. Tecnofilia (Prometeo): en este modelo la respuesta al deterioro del mundo es lograr un mayor desarrollo tecnológico para tener así mayor dominio sobre la naturaleza.
  2. Tecnofobia (Frankestein): este modelo establece que se ha generado un odio hacia la creación de tecnología y que el mundo no contaminado es ahora una añoranza. La respuesta es no utilizar tecnología.
  3. Hermes: Aquí se establece que la clave es lograr un equilibrio entre el odio y la confianza en la tecnología. Es dar respuesta responsable al cuidado de nuestro mundo.

La consciencia ecológica exige una nueva actitud o una nueva ética. Anteriormente, la ética había dado por supuesto la continuidad de la vida humana sin tomar en consideración a los otros seres vivos con los que se tiene convivencia. En esta nueva ética se habla de extender el cumplimiento de normas morales, a los reinos animal y vegetal, haciendo frente a los problemas ecológicos y haciéndose responsables de cada una de sus acciones.

De aquí se desprende un término nuevo: Ética de la responsabilidad (generar un nuevo poder, sobre nuestro poder).

Según Florent Marcellesi, que es coordinador de Ecopolítica y miembro destacado de la Revista Ecología Política, define la Crisis Ecológica como:

La crisis ecológica es principalmente una crisis de escasez: escasez de materias primas, de energía, de tierras y de espacio ambiental para mantener el ritmo de la economía actual, y aún menos extenderlo a todos los países del Sur y dejarlo en herencia a las generaciones futuras.

Es realmente alarmarte cómo los modelos de las sociedades modernas son las que provocan este tipo de crisis, la interacción sociedad-naturaleza se ve desequilibrada por las altas demandas de los recursos naturales y la poca consciencia de las personas para restablecer o reajustar su forma de vida. Pero también por la falta de responsabilidad en mantener y proteger los ambientes naturales.

Fomentar una “actitud de cuidado” en la nuevas generaciones es parte de estas nuevas responsabilidades que tenemos en el presente para cambiar y lograr un mejor futuro.

La prudencia o sabiduría práctica, es conseguir que el mundo siga siendo más humano”, (Hans Jonas, El principio de responsabilidad). Al respecto, creo que los cambios para solucionar los problemas económicos, sociales y políticos deben estar direccionados a la protección del medio ambiente.

Por otro lado, Del Castillo (1993), aborda en su artículo algunos aspectos de nuestra conducta hacia los demás seres vivos y define la ética como el comportamiento de los hombres en sociedad. De ahí surgen algunas  interrogantes como la de ¿qué hacer para incluir a las demás especies vivas y no solo verlos como productos utilitarios y que generan beneficios?

Para contestar esta pregunta surgen entonces algunas situaciones ligadas a la destrucción de los ecosistemas que deben ser tomadas en cuenta:

  1. De seguir así, se considera que para el año 2057, alrededor de 100 a 350 mil especies de seres vivos se habrán extinguido
  2. Pérdida de biodiversidad en áreas vulnerables, como los desiertos y el ártico. Los ecosistemas son más estables entre mayor biodiversidad de plantas y animales existan.
  3. Perdida de áreas verdes por erosión de tierras o actividades antropogénicas.

De esta nueva ética de la responsabilidad, se desprenden dos vertientes:

  • La primera de ellas denominada Ecología Superficial donde se ven a los recursos naturales como un recurso valioso, solo el valor humano cuenta, las plantas son un recurso medicinal y de alimento.
  • La segunda es la llamada Ecología Profunda, que implica la extensión de la ética entre los humanos y demás seres vivos. En esta se habla del valor intrínseco que tienen el resto de los seres vivos, igualar el valor al del ser humano, las plantas deben ser salvadas por su valor intrínseco, los recursos son de todos los seres vivos y finalmente se considera que el hombre es cruel, pero no necesariamente.

Finalmente y como parte de este nuevo paradigma, los criterios no utilitarios se basan en diferentes argumentos:

  1. Teológicos: Se consideran de procedencia divina. Por ejemplo la prohibición del consumo de cierto tipo de carnes u otros alimentos según las creencias.
  1. Evolución: Se considera que el ser humano es el ser más evolucionado, sin embargo a lo largo de la historia estudios demuestran la existencia de diversos mecanismos evolutivos y se avalan con las evidencias fósiles. Todos los seres vivos evolucionan y es una característica intrínseca.
  1. Inteligencia: Se han realizado diversos estudios sobre la medición de inteligencia de algunas especies como las ballenas, delfines, perros y chimpancés.
  1. Capacidad de sentir o sufrir dolor: Aunque es difícil de saber, ya hay diversas investigaciones al respecto para diferentes seres vivos, en especial se le da énfasis a los mamíferos.
  1. Deontológicas: se refiere al cumplimiento de normas morales por deber, según Kant (1724-1804) son de carácter rígido. De hecho en este punto se propone el extender las normas que defienden el derecho al valor de la vida a los animales y las plantas. Me llama especialmente la atención que el reino vegetal es poco privilegiado de forma general, sin embargo, creo que debería de ser uno de los más protegidos por el valor que agrega a la vida del ser humano, me refiero específicamente a la producción de oxígeno como resultado del proceso de fotosíntesis. Si las personas entendieran lo que se provoca cuando se realiza una tala desmedida o se erosiona el suelo y cambia sus condiciones sustentables, entonces supongo que se consideraría como uno de los recursos más importantes.
  1. Finalmente el criterio teolológico, que norma la gravedad de nuestra conducta y marca específicamente las consecuencias de nuestras acciones, considera que pueden tomarse en consideración los criterios utilitarios y no utilitarios basándose en teorías de valor, y ponen de ejemplo que el matar animales que no están en peligro de extinción puede tener menos valor que si el animal está en peligro de dejar de existir. No considero que deba haber una distinción de valor hacia lo utilitario, más bien debe considerarse el cubrir las necesidades de una población o comunidad y preservar la biodiversidad de la zona y aprender a convivir con otros seres vivos.

Es imperativo considerar el no poner en peligro las condiciones del medio ambiente a costa del desarrollo antropológico.

El principio de responsabilidad me gusta, esto de crear consciencia y fomentar programas que simpaticen con la protección de ecosistemas, esto desde mi punto de vista puede dar una situación de mayor dignidad al ser humano.

Finalmente, nace una nueva corriente que me agrada, se le llama “Eco humanismo”, en donde se promueve la unidad  entre la especie humana en sociedad  y su relación con el medio ambiente.

CONCLUSIÓN:

Después de revisar los artículos se pone de manifiesto que el modelo económico, industrial, político y social que estamos viviendo, es el que ocasiona el deterioro ecológico, no solo del medio ambiente sino también de la percepción que se tiene de este. El hombre tiende a pensar que tiene derecho sobre todo lo que le rodea y no se ha dado cuenta que los recursos son finitos si no se les da el suficiente tiempo para regenerarse.

La crisis climática y ecológica no se revertirá a menos que se reinventen las bases de los modelos sociales y culturales, respetando los ciclos naturales y tratando de revertir los efectos que se han provocado por la contaminación antropogénica y el desarrollo sin control.

Nuestro estilo de vida debe cambiar, cada uno de nosotros debemos hacer conciencia que el uso desmedido de los recursos y la generación de desperdicios nos puede llevar a una situación poco deseable en el futuro.

Se deben tomar acciones lo suficientemente radicales a nivel mundial, generar un compromiso por parte de los gobiernos para evitar la degradación y comenzar así con la recuperación de los sistemas vitales (ecosistemas) y las reservas naturales para lograr alcanzar un equilibrio ecológico.

Pero sobre todo, que cada uno de nosotros esté dispuesto a cambiar para mejorar y proteger a la naturaleza, respetar sus derechos, darles un valor intrínseco y cumplir con las normas establecidas para evitar su deterioro.

“Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en el sufrimiento de los excluidos”. Papa Francisco

Referencias bibliográficas:

  • Moratalla, T. (2012). Ética y ecología. [online] Revista-critica.com. Disponible en:

http://www.revista-critica.com/la-revista/monografico/analisis/284-etica-y-ecologia [Acceso 7 Dic.

2017].

  • Marcellesi, F. (2013). ¿Qué es la crisis ecológica? [en línea] Florentmarcellesi.eu. Disponible en:

http://florentmarcellesi.eu/2013/01/08/que-es-la-crisis-ecologica/ [Acceso 6 Dic. 2017].      Del Castillo Mussot, M. (1993). Ejournal.unam.mx. Disponible en:

http://www.ejournal.unam.mx/cns/no31/CNS03103.pdf [Acceso 7 Dic. 2017].

  • Vida Nueva – Revista y portal de noticias religiosas y de Iglesia. (2015). Texto íntegro de la encíclica „Laudato si” del papa Francisco (PDF). [en línea] Disponible en:

http://www.vidanuevadigital.com/documento/enciclica-laudato-si-del-papa-francisco-pdf/ [Acceso 6 Dic. 2017].

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Cita esta página
Rodríguez Estrada Amanda María. (2018, abril 10). Ética ecológica. Un mundo frágil. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/etica-ecologica-un-mundo-fragil/
Rodríguez Estrada, Amanda María. "Ética ecológica. Un mundo frágil". GestioPolis. 10 abril 2018. Web. <https://www.gestiopolis.com/etica-ecologica-un-mundo-fragil/>.
Rodríguez Estrada, Amanda María. "Ética ecológica. Un mundo frágil". GestioPolis. abril 10, 2018. Consultado el 20 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/etica-ecologica-un-mundo-fragil/.
Rodríguez Estrada, Amanda María. Ética ecológica. Un mundo frágil [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/etica-ecologica-un-mundo-fragil/> [Citado el 20 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de 70626035@N00 en Flickr
DACJ