El equipo de trabajo directivo

Los retos del mundo empresarial moderno no solo exigen grandes esfuerzos personales de los directivos sino equipos de trabajo con gran capacidad de liderazgo

Aunque en los últimos años se ha evidenciado el poder de los equipos de trabajo para mejorar el desempeño corporativo, los esfuerzos por diseñar estos equipos se ha enfatizado en la parte media de las organizaciones, es muy poco el trabajo desarrollado en las esferas directivas. Diferentes estudios han demostrado que aunque se intenta la creación de equipos de trabajo directivos, realmente estos no producen los resultados esperados.

Los siguientes son algunos errores más frecuentes que cometen con los equipos de trabajo directivos:

* El equipo se conforma por la posición que ocupa la persona y no por las habilidades y/o la experiencia que posee

Por ejemplo cuando se trata de incorporar a la empresa al mundo de la internet se crea un equipo conformado en gran parte por ejecutivos del área de sistemas que aunque conocen muy bien el área operativa no están capacitados en la parte estratégica, se ha dado el caso de firmas que invierten mucho dinero en servidores y plataformas tecnológicas eficientes, lo cual no es malo, pero desaprovechan esta tecnología porque no la saben mezclar con un modelo de negocios eficiente o una promoción efiente, etc.

* El equipo no ejecuta

Si un equipo de directivos se reúne, delibera, analiza, informa a la junta de socios y delega, no está realizando ninguna labor que realmente genere valor a la firma, sus reuniones sólo sirven para trazar esquemas o bosquejos. Los equipos directivos deben decidir y tomar parte de la acción no solo analizar y delegar, deben ser los primeros en identificar fallas, plantear soluciones y llevarlas a cabo. Para ellos deben tener autonomía, poder decisión y toda la confianza de los accionistas.

* El equipo no tiene un plan estratégico alineado con el de la empresa

Este error se comete con frecuencia cuando el equipo trabaja de manera informal sin un rumbo definido, es decir, cuando a partir de la creación del equipo no se trazan objetivos y políticas con claridad. Cuando se emprende la creación de un equipo directivo se debe realizar un plan de estrategia y acción, no solo deben acordarse las horas y fechas de las reuniones, se debe plantear qué se quiere alcanzar en esas reuniones, de no ser así se estará perdiendo el tiempo.

Equipo

Cuando un grupo no tiene metas claras como colectivo y cuando el liderazgo del mismo se da por la posición jerárquica que ocupan las personas al exterior del grupo, realmente no se ha conformado un equipo

Estos errores, sumados a la confrontación del ego de los ejecutivos y al interés de cada uno por su carrera, hacen que los equipos directivos no sean eficientes. Esto suena paradójico porque son los altos mandos quienes generalmente exigen a sus subalternos el trabajo en grupo porque de una u otra manera saben que el trabajo en equipo brinda más resultados positivos que el trabajo aislado y particular, pero cuando se trata de que ellos mismos sean quienes desarrollen su labor en grupo se presentan problemas difíciles de superar.

Un equipo es más que la suma del trabajo individual de sus componentes

Las más grandes compañías alrededor del mundo se caracterizan porque identifican al trabajo en equipo como una de sus fortalezas, pero no solo el trabajo en equipo en los niveles medios u operacionales sino porque sus directivos conforman verdaderos equipos de trabajo en los cuales cada miembro aporta para alcanzar mejores rendimientos, no solo para el grupo sino para toda la organización. Pero ¿cómo se consigue que el trabajo directivo en equipo sea una realidad con resultados? A continuación algunos principios básicos:

* Al crear el equipo no se deben tener en cuenta las posiciones jerárquicas externas al mismo

Esto es que si el equipo está conformado por un vicepresidente, y tres gerentes de área, no necesariamente el liderazgo se debe otorgar al vicepresidente, debe liderar el grupo quien posea más capacidades y conocimientos. Por ejemplo, si se quiere lanzar un nuevo producto y se crea un equipo para realizar este lanzamiento exitosamente, éste debe estar encabezado por la persona que más conozca el mercado y el producto, si es el director de esa línea de producto y su jerarquía, al exterior del grupo de cuatro o cinco miembros, es la menor, este no debe ser óbice para darle la coordinación, más bien debe ser el determinante par ser considerado como cabeza de grupo.

* Olvidar las posiciones

Este principio va de la mano con el anterior y se fundamenta en que siendo personas con alto poder de mando, grandes capacidades en sus respectivas áreas y buenos resultados en las mismas, será difícil hacer que se olviden de su ego a la hora de trabajar en grupo. Si no se les hace entender que al interior de ese grupo todos tienen que trabajar por unos mismos objetivos y que no importa quien sea el líder del mismo sino los resultados que obtengan, seguramente el grupo no llegará a ser equipo jamás y nunca producirá resultados satisfactorios.

* No priorizar en el equipo de trabajo

No se debe crear el grupo haciendo entender a sus miembros que la labor que en él realicen será más importante y de mayor valor que la que realizan al mando de sus respectivos departamentos o áreas porque les desmotivará su trabajo, tanto en el grupo como en su labor diaria, lo cual se verá reflejado en los resultados de cada área y muy seguramente en desequilibrios dentro del grupo. El equipo de trabajo no debe crearse como la panacea a todos los problemas de la empresa sino más bien como una fuente especializada y rica en experiencia que permitirá mejorar el desempeño a través de la identificación de problemas que generalmente no podrían ser descubiertos sin la interacción de las cabezas de cada área o departamento.

El equipo directivo no necesariamente se debe crear para cubrir cuestiones específicas, no hay un límite preestablecido

Estas son solo algunas de las conductas a seguir para crear equipos directivos que funcionen, lo cierto es que estos equipos pueden resultar muy provechosos para las empresas siempre y cuando se logren conformar teniendo presentes los objetivos e intereses corporativos por encima de los personales y de cada departamento.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

Tu opinión vale, comenta aquíOculta los comentarios

Comentarios

comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
López Carlos. (2001, septiembre 20). El equipo de trabajo directivo. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/equipo-trabajo-directivo/
López, Carlos. "El equipo de trabajo directivo". GestioPolis. 20 septiembre 2001. Web. <https://www.gestiopolis.com/equipo-trabajo-directivo/>.
López, Carlos. "El equipo de trabajo directivo". GestioPolis. septiembre 20, 2001. Consultado el 15 de Junio de 2018. https://www.gestiopolis.com/equipo-trabajo-directivo/.
López, Carlos. El equipo de trabajo directivo [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/equipo-trabajo-directivo/> [Citado el 15 de Junio de 2018].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de fieldsofview en Flickr
DACJ