El dolor en disfraz de Placer

  • Otros
  • 22 minutos de lectura

Para comenzar a abordar, las temáticas de este escrito, debemos analizar, a la sociedad actual, el legado del pasado y que tipo de sociedad estamos contribuyendo a futuro, tanto en lo colectivo como en lo individual.

Hacemos frente a sistemas sociofamiliares, complejos que, por diversas causas, generan sistemas autopoiéticos, la cualidad de un sistema capaz de producirse y mantenerse por sí mismo  (según el concepto de los biólogos chilenos Humberto Maturana Y Francisco Varela) en los cuales se preservan y normalizan condiciones de vida, en este caso que generan angustias, pero que son capaces de mantenerse por entregar, satisfactores de necesidades básicas de manera rápida, sensación de placer momentáneos e ingresos destinados a satisfacción de adicciones, en especial drogas y alcohol. El costo de esto es el permanente daño emocional, social, familiar y la auto destrucción generada por las personas, que están al interior de estos sistemas.

Consideraremos además el doble vinculo existente en las sociedades, planteada por el antropólogo inglés, Gregory Beteson, en especial a nivel familiar, se transmiten de forma verbal muchas cosas positivas, pero con el lenguaje no verbal y acciones se está infringiendo daño[1], con connotaciones negativas.

Podemos extrapolar esto, al aporte negativo de los medios de comunicación y redes sociales, en que se trasmiten, mensajes positivos, pero que tienen un trasfondo negativo, un ejemplo de esto es el alto contenido sexual, y lenguaje vulgar de los programas de televisión actual. Consideremos que esto es lenguaje y el lenguaje tiene la capacidad de crear realidades, como lo plantea Rafael Echeverría, en su escrito la ontología el lenguaje.

Otro aspecto a mencionar, es la incapacidad de los gobiernos, de crear políticas públicas, destinadas a la mantención de la familia, visualizando a estas como la primera unidad de control,” ya que fuera de esta, se encuentran los traficantes, los proxenetas, sicarios, alcohol, drogas, etc “(claro está que los sistemas familiares también fallan en el doble vinculo).

Esta falencia gubernamental, es a pesar, que muchas veces sus discursos de campaña, se basan en las familias. Finalmente, en esta variable, la incapacidad que hemos tenidos como sociedad civil, ya sea en el frente que estemos: organizaciones comunitarias, territoriales y funcionales, organizaciones no gubernamentales, iglesias, entre otras y de lo simplemente personal, de contradecir con nuestras acciones, constantemente nuestros discursos y excluyendo, a las personas en las cuales, la decidía y el dolor ha hecho presas de sus vidas y de su ser. Creando nosotros mismo una peor sociedad a futuro.

El tema abordado es la prostitución femenina. Por ser este un tema complejo y socialmente mal visto, lo abordaremos desde el enfoque de derechos, en que se deben buscar, fomentar, proteger y garantizar los derechos de las personas, la importancia de esto, es que todos somos personas, imperfectos, con vulnerabilidades.

Debemos tomar en cuenta, que la realidad es una construcción social, y que somos el reflejo de nuestros, espacios donde nos ha tocado socializar, como lo plantean los autores, Berger y Luckmann, por más lapidario que esto, parezca siempre hay espacios de socialización donde las personas pueden resignificar sus realidades y cambiar a estados satisfactorio, no olvidando la resiliencia, como un motivador importante en las personas.

Esto debe enfocarse el que hacer de las ciencias sociales y en forma muy particular el Trabajo Social, “profesión de quien suscribe”.

Se hace imprescindible no dejar de comentar, que cada vez estamos en una sociedad más consumista, en donde se endiosa el dinero, y la adquisición de bienes y servicio, se privilegia esto, sobre lo familiar, social y cultural, en palabras del  sociólogo chileno, Tomas Moulian, el consumo tiene la capacidad de consumir a las personas, generando esclavitud, para obtener estos bienes y servicio y degenerando la sociedad, ya que se pierden los espacios de interacción básico en especial en lo familiar, esto en base a otros actores que lucran de la prostitución.

Finalmente, como herramientas, metodológicas, para este escrito, se usó entrevistas en profundidad, (incluyendo relatos de vida), etnografía, mediante el espacio y las acciones de las personas que fueron entrevistadas y una profunda observación del entorno que lo rodea , siendo este escrito el análisis de estas instrumentos.

De esto surgen muchas interrogantes como:

¿Las políticas públicas existente, son efectivas en generar espacios de control familiar?

¡Hay políticas públicas y sociales destinadas a aminorar y prevenir el ejercicio del comercio sexual?

¿Las ofertas programáticas del estado son capaz de integrar, con un enfoque trasformador a personas que ejercen la prostitución?

¿Desde la sociedad civil, se visualiza el fenómeno del comercio sexual, como efectos de vulneraciones proporcionadas por el entorno, o solo se asume del prejuicio?

Hacia un perfil típico de personas que ejercen la prostitución.

Tomando en cuenta, que las personas, de sexo femenino que ejercen, la prostitución, es heterogéneo, abarca diferentes Rangos etarios, status social (en cuanto a mayor y menor, exclusividad), asociado al poder adquisitivo, aumento de este fenómeno por inmigración, abarcando diferentes sectores sociales. Sin perjuicio de esto podemos unificar el perfil, en base a ciertos factores captados en la realidad, que son confluyentes entre la heterogeneidad, que compone, este mundo de intercambio de realidades y transacciones, tanto simbólicas, como concretas.

Contexto Socio familiar:

Lo descubierto en el marco investigativo, es la proveniencia de familias, a las cuales se les denomina disfuncionales: con alta presencia de consumo de alcohol y drogas, violencia intrafamiliar; en muchas ocasiones, las personas, que ejercen la prostitución, fueron víctimas de violencia física, psicológica, verbal y sexual, producto de, la existencia de estos flagelos, al interior de sus familias, que no permitieron que estos sistemas generen una correcta homeostasis, si vemos con los ojos de la teoría general de sistema. Otro aspecto a mencionar, es que, en algunos, casos estas personas, productos de las desigualdades sociales, no tuvieron la posibilidad, de crecer en su entorno familiar nuclear, siendo derivados a residencias de protección, otros de hogares que pueden ser de familiares o no, quedando expuestos a las mismas vulneraciones.

En otros casos son los mismos contextos socio familiares, los que gravemente aun siendo la persona niña o adolescente, los introducen a la prostitución, incapaces de generar ayuda y contención.(Se tuvo conocimiento, de un persona al cuidado de la hermana, la cual, le exigió acostarse con hombres para aportar con dinero),

Desde esto, ya se podemos apreciar, lo dañado de auto estima de estas personas, muchas veces en base de los mismo, carencia de control de impulso, desconfianza, pero a la vez falta de auto cuidado, también el poco o nulo desarrollo y descubrimientos de sus habilidades y potencialidades, para enfrentar la vida desde espacios de iteración, sanos y satisfactorios.

De lo mencionado proviene la necesidad de evadirse con drogas y alcohol, ya que estas al ir adormeciendo la conciencia, permiten evadir el legítimo dolor de compartir la intimidad, con cualquier persona, de cualquier condición higiénica, de cualquier carácter, de trato afable o menospreciable.

La naturalización de lo no normal

Como mencionábamos, en la parte introductoria, cuando hablamos de reproducción de sistemas, pero con vínculos negativos, que se ven como normal, y desde la construcción social de las realidades, hoy en día se refleja, el comercio sexual como algo casi normalizado, y no se reflexiona sobre el daño emocional, que causa a las personas, la constante situación de consumo, por parte de quienes están al interior de esta, de igual forma como normalizado y no como lo, que en la realidad pasa un elemento auto flagelante, que tiene la capacidad de crear nuevos núcleos familiares, una vez más reproduciendo disfuncionalidad y poca o nula contención, (cabe mencionar que muchas de las personas que están, en prostitución son esposas y madres), en donde se siguen replicando situaciones de abusos y violencia, y adicciones pero visualizado como parte de lo cotidiano y lo normal por quienes la viven y con escasa o nula intervención social.

Desde el punto de vista de la auto realización no alcanzada.

Si tomamos en cuenta lo planteado, por el psicólogo estadounidense Abraham Maslow, en su pirámide de necesidades humanas, en que los seres humanos, debemos ir supliendo, necesidades, desde las fisiológicas, las cuales no son alcanzadas en su plenitud por estas, personas, no pueden tener buen descanso, muchas veces malas alimentación, riesgo de enfermedades de trasmisión sexual y el evidente daño causado por adiciones (hasta riesgo de muerte por sobre dosis y ataques de quienes las frecuentan), y vulnerable a agresiones físicas y psicológicas, las necesidades de seguridad, las cuales claramente no se alcanza, ya que están expuestas a cualquier tipo de riesgo y agresiones, de consecuencias fatales, tampoco están cubiertas por sistemas de salud y previsión social, estando completamente al margen de la sociedad.

Siendo esta un ejercicio al margen de lo social, es sumamente complejo alcanzar las necesidades de aceptación social, haciendo imposible, que alcancen estados de interacción más satisfactorios, Y como ya vimos no se alcanza la de auto estima, en cuanto al daño heredado y ala replica de este mismo. Por ende, en estas personas no hay una auto realización, si se evidencia y se menciona con plena responsabilidad de opinión una auto destrucción muchas veces ocultada por el inconsciente de las personas.

La distorsión comunicativa, a través de lenguaje en doble vinculo 

Cuando hablamos de comunicación de forma básica, podemos definirla como un intercambio de información entre personas, si lo tomamos desde la complejidad lhumaniana, solamente una conciencia puede pensar, pero no puede pensar con pensamientos propios dentro de otra conciencia, solamente la sociedad puede comunicar y en los dos casos se trata de operaciones propias de un sistema operacionalmente cerrado, determinado por la estructura.

Entendemos entonces, los espacios de interacción donde se ejerce la prostitución, como una semi sociedad, donde hay muchas conciencias, pero la comunicación se da a través de esta sociedad la cual es un sistema cerrado2 , por lo que sus elementos(personas dentro del sistema social), carecen de otros, espacios que le brinde información y re significación de sus realidades, estando siempre presas dentro de un mismo entorno, en este caso nocivo; esto producto de lo ya mencionado, que esto funciona al marguen de lo social.

Claro está que la comunicación debe expresarse dentro de un determinado lenguaje, el lenguaje se constituye cuando se incorpora a nuestra vida como modo de vivir, este es un ir de coordinaciones conductuales a coordinaciones conductuales que surgen en la convivencia como resultado de ella. Es decir, cuando las coordinaciones conductuales son consensuales.

Toda interacción implica un encuentro estructural entre los que interactúan. Y todo encuentro estructural resulta en el gatillado o desencadenamiento de un cambio estructural entre los participantes del encuentra (Humberto Maturana), lo expresado por Maturana, el lenguaje es el modo como naturalizamos la comunicación y podemos coordinarlos es decir tomar acuerdos, pero esto es para ejecutar una duna determinada conducta, con otras personas, lo que va generando cambio en la estructura social.

La prostitución tiene una serie de códigos comunicativos, en que prestadora y quien requiere la prestación deben tomar un acuerdo, o varios acuerdos, que llevan consigo una conducta sexual, por ende, un cambio en los constructos mentales de ambas partes, como dijimos en capitulo anterior naturalizando lo no normal, como sucede con muchos flagelos, el más común la violencia de genero ejercido contra las mujeres.

El rol la tecnología y las redes sociales. 

Donde se expresa la oferta sexual, con mayor frecuencia es través de redes sociales, donde comúnmente las mujeres se ofertan, con un mensaje llamativo, comúnmente destacando cualidades físicas y de las conductas sexuales, que son capaz de practicar3 , precios y ubicaciones, contactos telefónicos, posteriormente, los clientes las contactan y concretan las citas y las practicas.

Si tomamos que una red social, a una página web son de fácil acceso de cualquier persona, incluso niños y que muchas veces, es claro que hay un doble vinculo, en lo que es éticamente correcto, se trasmite publicidad negativa como positiva, otra vez se normaliza lo no normal. Esto claramente es dado, por el elemento de consumo, ya que realizar este tipo de publicidad genera ganancias monetarias los administradores de sitios web, no importando el daño comunicativo, también podemos hacer la crítica a la falta de regulación legal para este tipo de publicidad.

                                                        

  • En que no existe la retroalimentación de otros espacios de interacción, según la teoría general de sistema
  • Lo que comúnmente denominan servicios

El flagelo y el auto flagelo.

Si tomamos en cuenta el principio de dignidad humana “valor inherente al ser humano, por el simplemente hecho de serlo, en cuanto a ser racional dotado de libertad. No se trata de una cualidad dotada por nadie, sino consustancial al ser humano”, claramente hay un desconocimiento a la dignidad humana, por partes y hay un flagelo constante, en provocarse daño (en relato de una persona en prostitución)…”debes consumir cocaína, porque si el cliente quiere, el paga por compañía y debes hacerlo, no te puedes negar”, no se puede dejar de mencionar, que el machismo y la violencia de género, aquí está presente, en cuanto al nivel de sometimiento, al que quedan vulnerables las personas en prostitución. (en relato de la misma persona) …” Esto es ejercer violencia contra ti mismo, contra el cliente y el cliente contra ti, el cliente contra él, porque es un mundo de mentiras y daño”. En otro relato “a veces debes someterte “Pero como vemos todo esto se da a través de contextos comunicativos y de lenguaje distorsionado con doble vinculo, capaz de generar realidades angustiosas, flagelantes pero existentes en nuestra sociedad. Claro está que esto es dado por construcciones sociales, que es sumamente necesario resignificar.

El universo de transacciones

Todo el contexto en que se desarrolla la prostitución está bajo, múltiples sistemas de transacciones, tanto concretas o materiales y simbólicas, que confluyen todo el tiempo en intercambio de lenguaje, como ya dijimos en doble vinculo. En análisis realizado sobre este sistema de intercambio, es netamente de los relatos y lo captado mediante observación.

Transacción simbólica

Los mercados lingüísticos son denominados de interacción, en que existe un flujo de capital lingüístico (Borduiu). Aunque lo dicho por el sociólogo francés, está basado en los sistemas económicos de las sociedades, en este contexto es fácil de extrapolar. En que la persona que ejerce la prostitución debe convencer entre tanta competencia, al denominado cliente de sus atributos, simpatía, actos a practicar, para que este la prefiera…” Son comunes faces, como trato de polola[2] o novia, trato amable, respeto el tiempo, en promoción y otras propias de genitalidad femenina y prácticas sexuales”. Entonces la transacción simbólica, tiene que ver con la capacidad de emisor de convencer al receptor y se da mediante el lenguaje, (persona que ejerce prostitución, convenciendo al denominado cliente), este intercambio en base a relatos, a veces es utilizado para mantener las visitas del hombre, con frases que al oído pueden ser dulce, pero como hemos analizado traen doble vinculo, por lo tanto, emocionalmente dañinas. En otra ocasión la realidad que se manifiesta es no concordante, con lo ofrecido y desilusiónate para el varón, pudiendo esto provocar, severos problemas como agresiones.

Transacción de adicciones

“Una adicción adición, es una enfermedad física y psicoemocional, que crea una dependencia o necesidad, hacia una sustancia, activa o relación. Una droga es toda sustancia que introducida al organismo vivo pueda modificar una o varias de sus funciones, alterando los pensamientos, emociones, percepciones y conducta, en una relación que pueda hacer deseable repetir la experiencia, pudiendo promover mecanismo de tolerancia y dependencia” (OMS).

Las drogas visualizadas en este entorno abarcan desde tabaco. Alcohol, marihuana, cocaína, pasta base, éxtasis, y en general de todo tipo de drogas duras, no deja de ser preocupante, el nivel de vulnerabilidad al que están estas personas, bajos los efectos de estas sustancias desde: abusos, agresiones, no tener control de sus actos y quedar a pleno sometimiento del hombre que las posee, del mismo modo, riesgo de posibles enfermedades, como vasculares, cáncer, entre otras.

Todos esto son fenómenos conocidos a nivel de salud a consecuencia del abuso de drogas, sin dejar de mencionar riesgo de muerto, por sobredosis o paro cardiaco. Pero también hay conocidas consecuencias de perdida y menoscabo de vida social, familiar y de daño económico, ya que la dependencia hace necesario cada ver consumir en mayor cantidad5 o sustancias más fuertes de mayor costo. Todo este daño ampliamente comprobado y demostrable por diversos estudios.

El intercambio transaccional aquí, como ya mencionamos a este tipo de sustancias generan dependencia, en la solicitud que la mujer en prostitución realiza al denominado cliente, al momento de concordar el encuentro, que le lleve drogas, considerando que muchos, de los que, frecuenta a estas mujeres, también son adictos y desde lo simbólico, se construye una imaginación de mejor momento a disfrutar.

Otro aspecto como se manifiesta esta transacción, es cuando el cliente lleva sustancias adictivas o droga y bajo el constructo mental de sometimiento, como se menciona en capitulo anterior, la mujer acepta consumir, pensando que por que el hombre pone el dinero, tiene derecho a vulnerarla y el cliente a vulnerar su voluntad, nuevamente hacemos referencias a construcciones sociales, con violencia de géneros, necesarias a buscar desde lo profesional resignificar no solo en este contexto.

La transacción económica

Esta es la más conocida, por lo que hemos antes analizado, quizá no la más  común y tiene que ver con el intercambio económico del hombre a la mujer, por relaciones sexuales de diversa índole[3]. Lo único posible a comentar, es que esto es lo central de la práctica de la prostitución, por lo que, aunque resulte lógico, se menciona la claridad, de que por más que en a la transacción simbólica se verbalice, frases de atracción, belleza, cariño., calidad, pasión, etc, esta es en el doble vinculo o falsa, siendo el medio final la obtención monetaria, o en muchas ocasiones para realizar transacción adictiva.

Los demás beneficiados indirectos de transacciones

De este universo de transacciones, hay otros beneficiados, como ya dijimos los administradores de páginas web o redes sociales, dueños de hoteles y cabañas, que son arrendadas para ejercer prostitución, taxista o personas que trabajan en trasporte, llevando hombres, a las mujeres por comisión y por su puesto micro y narcos traficantes.

Visualizando desde una perspectiva ecológica, hay un menos cabo al derecho humano de vida, libertad y seguridad. Siendo unos cuantos los beneficiarios indirectos los con mayor ganancia económica, a cuesta del flagelo de otras personas. Lo que condice por la tesis del antes citado Sociólogo tomas Mullían de que el consumo, puede hacer cualquier cosa, para generar dinero, incluso, trabajar en base a denigrar la dignidad de otras personas.

Es aquí que se encuentra sentido, no de una forma moralista o religiosa, sino ética, al proverbio bíblico la raíz de todo mal es el amor al dinero. Desde un punto de vista ecológico[4], se crea daño al entorno donde suceden estas transacciones. No es posible dejar de mencionar, que, en un gran número de ocasiones, quien menos tiene las ganancias económicas es la mujer que flagela su cuerpo, si no los otros beneficiarios de este sistema de transacciones, como es lógico deducir, quienes más lucran son los que comercializan con drogas y alcohol.

El predominio del sistema patriarcal

En Nuestra sociedad chilena, aun culturalmente es muy patriarcal; un sistema en que, en la organización social la autoridad la ejerce el varón, solo con observar noticieros nos damos cuenta que hay una considerable taza de femicidios, los que trabajamos en programas sociales somos testigos de las diversas formas de violencia y sometimiento, ala que están expuestas mujeres. Es por esta razón que han crecido con fuerza diversas manifestaciones y movimientos feministas, que buscan empoderarse y generar cambios en nuestra cultura.

En base al espíritu de este escrito, diríamos que dichos cambios, tienen que darse a través de la comunicación, para poder romper un sistema autopiético cultural insatisfactorio e instalar otro sistema autopoiético satisfactorio, romper el doble vinculo de decir te amo, después de una agresión de cualquier tipo, para que se creen realidades más justas y no una realidad en que hasta por las propias víctimas justifique y naturalice la violencia

La naturalización de la violencia a la mujer en el comercio sexual.

Hablábamos en capítulos anteriores de como lo que comunicamos y expresamos crean realidades capaces de reproducirse en el tiempo, en el párrafo inicial de este capítulo hablamos de cómo estas realidades naturalizan la violencia, en el ejercicio de la prostitución podemos decir que es un medio que valida el injusto sistema patriarcal, como dijimos anteriormente se normaliza lo no normal.

Aquí es visualizado por las propias mujeres, al hombre como el que puede traer dinero, proveer de las drogas que se consumen; aunque aparentemente parece una utilización del hombre, es la mujer la que queda expuesta a los deseos del hombre a través del todo el sistema de transacciones, dicho en términos simple ella pierde poder y debe someterse, ante quien trae los recursos, siendo necesario que en lo que haga deba agradar al hombre, quedando seriamente expuesta a agresiones, malos tratos verbales, otras condiciones como mala higiene, hombres con carácter violento por consumos de drogas o alcohol, tomando en cuenta a Borudieu, hay una clara manera de violencia simbólica, a través de habitus internalizados, pero ya naturalizada como normal… en palabras dichas con angustia y rabia  de una persona que ejerce la prostitución “acá muchos piensan que pueden tomarte como quieren, darte vuelta para donde quieren”, podríamos dar el ejemplo dado anteriormente, de quien dijo que si el hombre le ofrecía cocaína ella debía aceptar, porque por eso pagaba.

Desde el punto de vista del hombre, esta validada su posición patriarcal sintiéndose con poder, el mismo poder que le otorga nuestra actual sociedad machista, donde él se siente con derecho, de tomar aúna mujer, por su condición de hombre que trabaja, que tiene dinero, que se lo merece, donde en términos simple se siente como un rey, solo por el hecho de ser de género masculino, para concluir de manera clara este capítulo, en el comercio sexual femenino[5] predomina el machismo.

El perfil básico de varones que frecuentan el comercio sexual.

 Producto que en el periodo investigativo se centró más en captar, en profundidad las percepciones y el entorno en que gira el comercio sexual hacia la mujer y se dieron entrevistas con ellas y espacios de ellas, el análisis de los llamados clientes, se da también mediante lo aportado con ellas, por lo que, es posible mencionar algunos tips :

  1. Del mismo modo que las mujeres que ejercen la prostitución varias de estas personas están sujetas bajo adicciones de drogas y alcohol que no les permite llevar una vida familiar funcional, buscando desde su perspectiva un espacio que les permita satisfacer todas sus necesidades, incluidas la de sus adicciones.
  2. Influenciados por el entorno y la cultura patriarcal y machista, donde saben que pueden satisfacerse, no importando la condición en que se presente, muchas veces algunos concurren después de haber asistido a lo que comúnmente es llamado carrete[6], sabiendo que por la transacción que se manifieste, pueden ejercer dominio. En esta variable también destacamos, muchas veces que son los padres, hermanos o amigos que instan a jóvenes que cumplen mayoría de edad a frecuentar prostituta (cobra el dicho común hasta hombre)
  3. Influenciados por la comunicación distorsionada en doble vinculo, que se expresa principalmente en redes sociales, por imágenes y forma escrita, de manera verbal al hacer el acuerdo telefónico. En esta variable, podemos encajar personas que pueden estar pasando por periodos de soledad, insatisfacción sexual en el matrimonio, es más fácil dejarse influenciar por la comunicación distorsionada, pensando equivocadamente que van a ser satisfecho también, en lo emocional.

Como se aprecia tantas mujeres que ejercen comercio sexual y hombres que la frecuentan están en un constante estado de autoflagelo y las variables que los rodean, tienen una clara similitud.

Conclusión

De lo expresado en el presente escrito, se comprende que el comercio sexual es un sistema social cerrado, en que se normaliza la violencia hacia la mujer, se perfecciona el sistema patriarcal, que la componen personas que a lo largo de su historia social y familiar han sufrido diferentes vulneraciones, en base a esto han construido su realidad en la que están inmersas; a la cual se manifiestan adicciones a drogas y alcohol. A pesar de que hay un constante flujo de dinero, no podemos mencionar esto como un trabajo[7], Tomando en cuenta la tesis de Max Weber, en términos lo más simples posible, el argumentaba hacia relaciones sociales favorables, involucra diferente conocimiento de las personas, uso adecuado de tecnología y sobre todo su fin es brindar tanto bienestar social como personal.

En este circuito de transacciones no se genera bienestar para nadie de los involucrados. Es difícil encontrar personas que ejerzan el comercio sexual, con una situación económica estable, con vivienda propia, automóvil, incluso difícil encontrar una buena dieta alimenticia, esto producto de lo que se hablaba en capitulo tres de sistemas de transacciones, producto de adiciones y otras variables muchas veces no son las mismas mujeres quienes tienen la mayor ganancia, por lo general traficantes, no es desfachatado mencionar que hay quienes pagan servicios en droga.

Otra variable es la cultura machista patriarcal y la total desprotección a que están expuesta, al constante maltrato verbal, en algunos casos físico, en aquellos casos que la mujer debe despertar a la hora que sea y consumir lo que sea, por que el cliente lo demanda, los riegos creo que dicho metafóricamente se escriben solos, al estar tan desprotegida y habiendo en nuestra sociedad tantas personas perturbadas en lo psíquico: no es raro que aquí  puedan ocurrir homicidios, secuestros, golpes, violaciones11 y otras vulneraciones.

Desde el punto de vista de la salud, no es preciso dedicarse a la medicina para decir que las adiciones en si ya son enfermedades y que, como consecuencia futura, van a traer otras enfermedades ya que paulatinamente dañan la salud, hay riesgo de pérdida por poli consumo de drogas y alcohol, también riesgos de enfermedades venéreas, cabe mencionar que el Sida o VIH hoy en día es algo común, si bien es cierto hay uso de preservativo, se puede mencionar como hipótesis , que estos riesgos están en la práctica  de sexo oral, en alguna transacción consensuada para el no uso de preservativo, el alguna relación forzada por el hombre y en algún momento producto del contaste consumo la mujer no esté en su pleno uso de razón.

Si se toma en cuenta además que no poseen un sistema de previsión social y de salud, que le permitan abordan situaciones de salud futura, (tomando en cuenta lo precario de salud pública) tampoco hay que ser del área de la salud para saber, que la misma actividad sexual tan continua también puede provocar daños futuros. Desde el punto de vista de la salud psíquica bajo el nivel de vulneración constan que, que están expuesta es imposible que puedan tener una buena salud psíquica, es aquí cuando cobra sentido la antes mencionada pirámide de Maslow .

Para contestar las preguntas que nos planteamos al principio:

Las políticas públicas en Chile, han fallado en generar un buen sistema de control social, un ejemplo claro es la crisis que vive el Servicio Nacional de Menores (SENAME[8] ), en residencias de este o familias puestas por este, se han perpetrados  diversas clases de abusos y en ocasiones este ha sido una puerta abierta  la prostitución, como se ha sabido de boca de profesionales que niñas residentes en hogares comienzan a temprana edad con el consumo de drogas, alcohol y a ejercer el comercio sexual, producto que las residencias y ´programas asociados no satisfaces bien las necesidades y cuidados y no han sido capaces de traspasar conocimientos y habilidades, en que se destacan y promuevan habilidades, que permitan empoderar a las personas, que por causas adversas han tenido que ser usuarios y usuarias de esta institución,(sería conveniente algún estudio cuantitativo sobre cuantas personas que ejercen la prostitución han sido usuarias SENAME). Claro está que las designaciones de recursos para cuidados de la familia desde la primera infancia son deficientes, a pesar de haber avances concretos en las ultimas décadas.

Para contestar la siguiente pregunta si existen políticas públicas sociales, destinadas a abordar el tema de comercio sexual femenino, la verdad es que no las hay pareciera ser un sector de la sociedad al margen, pero que se les permite operar y promocionarse libremente.

La verdad es que las políticas públicas son alimentadas por investigaciones sociales, las cuales también son carentes, sería interesante, investigaciones: por ejemplo, cuantificar relación enfermedad venéreas con prostitución, adición drogas y prostitución. Otras investigaciones cualitativas que investiguen en profundidad contextos sociales y familiares de orígenes de personas que ejercen el comercio sexual, otros estudios de factores de riesgo del comercio sexual, por poner algunos ejemplos, que les demanden a los gobiernos generar políticas públicas para abordar el fenómeno de la prostitución.

Sin perjuicio de lo mencionado, no se puede dejar de mencionar la responsabilidad, de los gobiernos se ser garante del bienestar de todos sus ciudadanos debiente este controlar los espacios donde se ejercen la prostitución y donde se promueve, y a través de acciones coercitivas como la detención e investigación policial y a través de los tribunales de justicia elaborar un sistema de sanciones, en su rol protector de la sociedad, en especial investigaciones sobre los abusos sufrido por estas mujeres en su ejercicio y desde las familias y quienes lucran de manera indirecta.

Al no haber existencias de políticas públicas y sociales no existen oferta programática adecuada para lograr que personas dejen su realidad insatisfactoria por otra satisfactoria. Lo que no quiere decir bajo ninguna manera, que los profesionales de las diversas disciplinas involucradas, no puedan crear pequeños espacios a través de la adaptación de programas existentes fondos concursables, vínculo con otras organizaciones.

Es el Trabajo Social una de las disciplinas que debe tomar iniciativa en esto, ya que su base misma busca el cambio social. Se deben generar espacios de acercamiento a estas personas, lejos de todo prejuicio, descubrir sus habilidades y mostrar otras realidades, los riesgos expuestos. Capacitar y promover el uso de potencialidades de las personas, para la sana interacción en espacios satisfactorio. También está todo en vinculo y derivación multidisciplinaria, según la necesidad en que se encuentres las personas.

Quizá los más grave, sea la percepción de la sociedad civil, por un lado, una sociedad más egoísta y consumista desinteresada por el otro. Por otro una sociedad prejuiciosa que jamás se acercaría a estas personas. Y lo que es peor una sociedad que por influencia de la comunicación distorsionada ya visualiza este fenómeno como algo normal.

No se es capaz de analizar que, tras esto, hay personas sufriendo, autoflagelación, con un historial social y familiar dramático, lo que se espera de ciertas organizaciones, es el apoyo del control social como lo son: instituciones de deportes, juntas de vecinos, organizaciones de apoyo muto, también iglesias, pasan a ser unidades que ejercen discriminación.

Es necesario replantarlos como sociedad, instruirlos más, generar procesos comunicativos no distorsionados y sobre todo inclusivo, para evitar caer en lo que lo que parece placer, pero termina trayendo dolor.

[1] Verbalmente se pueden expresar frases de cariño, pero en acciones se está cometiendo algún tipo de abuso.

[2] Semejante a persona, con quien se tiene una relación sentimental o de pareja. 5 Revisar teoría de escalada.

[3] Referido a sexo vaginal, oral, anal y cualquier otra práctica sexual, por la que se pueda obtener dinero adicionall.

[4] Teoría de Urie Bronfenbrenner.

[5] Tomando en cuenta que en menor grado hay prostitución masculina, donde resultaría interesante a futuro estudiar sus variables.

[6] En Chile para denominar fiestas, bailes o cualquier evento de jolgorio

[7] No dese una forma despectiva, si no analizando el trabajo de manera técnica.

11 En este caso hablando de sexo no consensuado por ninguna transacción

[8] Institución a cargo de proteger la infancia y adolescencia en Chile, que tiene residencias y programas, en que los respectivos Tribunales de Familia derivan niños, niñas y adolescentes producto de vulneraciones de derecho en su núcleo familiar.

Hazle saber al autor que aprecias su trabajo

1+
Tu opinión vale, comenta aquí

Comentarios

Compártelo con tu mundo

Escrito por:

Cita esta página
Salazar Mauricio. (2019, junio 11). El dolor en disfraz de Placer. Recuperado de https://www.gestiopolis.com/el-dolor-en-disfraz-de-placer/
Salazar, Mauricio. "El dolor en disfraz de Placer". GestioPolis. 11 junio 2019. Web. <https://www.gestiopolis.com/el-dolor-en-disfraz-de-placer/>.
Salazar, Mauricio. "El dolor en disfraz de Placer". GestioPolis. junio 11, 2019. Consultado el 18 de Junio de 2019. https://www.gestiopolis.com/el-dolor-en-disfraz-de-placer/.
Salazar, Mauricio. El dolor en disfraz de Placer [en línea]. <https://www.gestiopolis.com/el-dolor-en-disfraz-de-placer/> [Citado el 18 de Junio de 2019].
Copiar
Imagen del encabezado cortesía de dalbera en Flickr